Tag

genetica

Browsing

Para empezar, nada mejor que un ejemplo. Las mellizas Phyllis Jones e Irene Crump, que el 20 de noviembre de 2016 cumplieron cien años en la ciudad británica de Stourport-on-Severn, atribuyen el secreto de su larga vida al trabajo duro y a la dieta. Así se lo explicaron a los medios a la vez que les informaban de los muchos familiares suyos que habían fallecido superados los noventa años.

Estas hermanas son una muestra de que la longevidad se hereda, según confirman todos los estudios. El último, financiado en el Reino Unido por el Consejo de Investigación Médica (MRC, por sus siglas en inglés), apunta que el riesgo de morir por una enfermedad cardiaca es un 20 % menor por cada década de más que viven los padres cumplidos los setenta años.

La investigación, publicada en el Journal of The American College of Cardiology, ha llegado a esta conclusión tras analizar los datos de unas 190.000 personas. Este tipo de estudios reviste especial importancia porque permite identificar, en función de su perfil genético, a los pacientes con mayor riesgo de morir y poner así en marcha medidas preventivas. Por ejemplo, puede conocerse si una persona es propensa a tener resistencia a la insulina y evitar que llegue a desarrollar diabetes.

Una de las características de los centenarios es que envejecen con salud, conservan las facultades y pueden valerse por sí mismos hasta muy poco antes de la muerte. Biólogos y médicos investigan estos casos con un objetivo: diseñar medicamentos que eviten el desgaste del cuerpo, igual que existen para controlar el colesterol.

Fuente: Muy Interesante

 

Los científicos creen que el origen de toda la vida terrestre surgió una sola vez, en forma de un primitivo microbio. Lo han bautizado como LUCA.

Todos los seres vivos del planeta poseemos un patrimonio genético común. Los humanos, por ejemplo, compartimos más del 99 % del genoma con los chimpancés, pero también la mitad con los plátanos. Esto ha permitido a los expertos deducir que la vida en la Tierra tuvo el mismo origen –esto es, surgió una sola vez– y que debe existir un único antepasado de todos los organismos que la habitan, desde las bacterias hasta las ballenas azules. Este ancestro universal se conoce como LUCA, acrónimo en inglés de Last Universal Common Ancestor. Los investigadores piensan que pudo surgir en ambientes semejantes a los géiseres y fuentes geotermales del Parque Yellowstone, en Estados Unidos (foto).

Como su nombre indica, se trata del último antepasado común a todas las formas de vida, pero no representa el estadio más temprano de la evolución. Es más, lo que sucedió antes de él es algo que todavía no conocemos muy bien. Por otro lado, que todos los seres vivos compartan el mismo código genético no nos dice nada sobre la naturaleza de LUCA.

Podríamos partir de este supuesto: ¿qué rasgos son comunes a toda la vida celular? Para determinarlo, quizá deberíamos comparar los genomas representativos de los tres dominios naturales: arqueas, bacterias y eucariontes. Los genes que sean comunes a todos ellos también habrían estado presentes en LUCA.

Pero esto es más fácil decirlo que hacerlo. Un problema es que los genes se mueven de un organismo a otro, en un proceso denominado transferencia horizontal. Por ejemplo, hace 100 millones de años la bacteria Escherichia coli adquirió al menos un 10 % del genoma a través de más de doscientos eventos de este tipo.

También puede suceder que ciertos genes que se encontraban en LUCA hayan dejado de ser universales, esto es, que desaparecieran de algún dominio. Hay científicos que sostienen que la citada transferencia es tan importante que, en la práctica, es imposible construir los árboles evolutivos –algo así como las genealogías–, mientras que otros piensan que tal fenómeno resulta insignificante.

Fuente: Muy Interesante