Tag

Gatica

Browsing

El contador, condenado en 2019 por el delito de “lavado de activos”, fue autorizado por el Tribunal de Enjuiciamiento a realizar tareas laborales, tres veces por semana, en un comercio de Trelew.

El contador Federico Gatica, condenado el año pasado por “lavado de activos” en el marco de la causa “El Embrujo”, fue autorizado este viernes por el Tribunal de Enjuiciamiento a realizar tareas laborales tres veces por semana en un comercio de Trelew.

Gatica había solicitado ante la Justicia ese beneficio, que le corresponde por el tiempo que lleva detenido.

De este modo, saldrá tres veces por semana (lunes, miércoles y viernes) de 9 a 13 para trabajar en un comercio de Trelew. Además, mantiene el régimen de salidas para visitar a su familia dos veces por mes, los domingos de 9 a 13.

Los fiscales Alex Williams y Omar Rodríguez definirán hoy los años de condena que solicitarán al Tribunal para cada uno de los integrantes. Correa, Luthers, Souza, Ramón y Gatica son los más complicados.

El fallo de los jueces Alejandro Soñis, Marcela Pérez y Ricardo Rolón provocó cambios en la pretensión punitiva que solicitaron los fiscales.

Williams y Rodríguez se reunirán hoy a la mañana para terminar de pulir el pedido de penas que solicitarán en la audiencia de cesura de pena que se desarrollará mañana en la Oficina Judicial de Rawson.

El líder de la asociación ilícita, Diego Correa, fue imputado por todos los delitos que le enrostraban los fiscales. Ayer los fiscales analizaban una condena entre 10 y 12 años de prisión.

El contador Federico Gatica fue condenado, aunque no por habitualidad, situación que descomprimió levemente la petición original de los fiscales que parten con una base de cuatro años y medio de prisión.

Los fiscales no tenían definido aún lo de Gatica, pero podría ser de 4 años de prisión.

En los casos de Diego Luthers, Juan Carlos Ramón y Daniela Souza no hubo modificaciones, con lo cual el pedido orbitaría en la misma cantidad de años que plasmaron en la acusación.

La situación de Natalia Mc Leod cambió drásticamente, ya que fue absuelta por los jueces en el delito de asociación ilícita, quedándole solamente la condena por enriquecimiento ilícito.

El esquema para Sandro Figueroa también cambió radicalmente: estaba imputado por asociación ilícita, enriquecimiento ilícito y lavado de activos y fue solo condenado por el primero de ellos, así lo informó el chubut.

EVALUACIÓN DE MIQUELARENA

El Procurador General de la Provincia, Jorge Miquelarena, elogió la tarea de los fiscales que trabajaron en la Causa Embrujo, como así también el desempeño del equipo de colaboradores, integrado por contadores, informáticos, investigadores de calle y personal administrativo del Ministerio Público Fiscal (MPF).

El funcionario judicial también valoró la tarea del tribunal que resolvió la culpabilidad de la banda delictiva encabezada por Diego Correa, destacando «el esfuerzo de los jueces que vinieron de cada una de sus jurisdicciones para llevar adelante el debate».

Luego de resaltar que «se trata de la causa más importante de la Provincia en materia de corrupción», Miquelarena indicó que «estamos conformes con el fallo y satisfechos con la tarea cumplida».

En esa dirección, enfatizó que «siento un gran orgullo por el maravilloso trabajo que ha llevado adelante el equipo de fiscales y sus colaboradores».

El Procurador subrayó que «la Unidad Anticorrupción nació para quedarse», pero agregó que «es necesario fortalecerla, pues no alcanza con el esfuerzo de los hombres y mujeres que la componen, debemos acompañarlo con tecnología adecuada, con espacios adecuados y con medios de movilidad apropiados».

El contador Federico Gatica eligió a diario EL CHUBUT para contar sus últimas sensaciones a horas de la sentencia. Cuestionó el proceso llevado adelante por los fiscales, aseguró que no hubo una sola prueba que demuestre que lavó activos y lo atribuyó a que Rodríguez y Williams no investigaron y no peritaron su patrimonio ni el de Mezeta Consulting. Dijo que vive una situación extrema y que independientemente del resultado, le arruinaron su carrera.

En una oficina de 3×2 metros con espacio solamente para un escritorio que estaba repleto de papeles con anotaciones y comprobantes de la AFIP y de los movimientos bancarios desde abril de 2017 hasta el momento de su detención, Gatica recibió junto a su abogado Javier Romero a este medio.

A Gatica lo invadía un sentimiento ambiguo: estaba tranquilo por la entrevista, había punteado disparadores para no olvidarse de ningún detalle, pero en su interior corría adrenalina y nerviosismo por la cercanía del fallo que se conocerá este jueves a partir de la 10 de la mañana.

«¿Cómo me defiendo, si los fiscales no me peritaron, no me investigaron y no hicieron ningún informe mío, ni de Mezeta ni de Blasco?», deslizó Gatica abriendo la conversación con EL CHUBUT. Pero fue más crítico y aseveró que los fiscales «pusieron en boca de ellos mismos frases de los testigos que no son ciertas, han mentido burdamente».

Y agregó: «Me imputan de lavar activos con habitualidad pero no me investigaron mi patrimonio, mis ingresos y egresos y tampoco los de Mezeta».

«Cuando a vos te dicen te equivocaste en esto, está bien, porque ahí uno se defiende sabiendo de lo que supuestamente hizo mal, pero yo no incumplí ninguna norma de la ley antilavado. No incumplí absolutamente nada. No puede ser que un fiscal imponga cosas que no impone una ley», se despachó Gatica.

-¿Qué sensaciones tiene a cuatro días de la sentencia?

-La única palabra que se escuchó fue la del Ministerio Público Fiscal y lo que hay que destacar es que desde un principio hubo un procedimiento mediático y no un procedimiento judicial. Lo más alarmante de la investigación es que a mí se me acusa de lavado de activos y no han investigado nada de lo que tiene que ver con mi persona ni con mi economía.

Mi socio en Mezeta Consulting era traumatólogo, Juan Ignacio Blasco, y no solo no lo investigaron, sino que además ni lo trajeron a proceso. Hubo testigos, documentación, fotos y mensajes donde Blasco estuvo a lo largo de todo este proyecto. No traerlo a proceso y no investigarlo es una grave falencia de los fiscales.

-¿Considera que hubo errores u omisiones?

-Se ha dado a lo largo de todo el proceso una serie de errores muy graves por los cuales realmente me siento agraviado por la forma en la que se me quiere culpar sin siquiera poner los elementos para que uno se pueda defender, por eso hice lo de la pericia.

Lo mismo sucedió con Mezeta Consulting. Nunca expusieron toda la documentación que se llevaron de los allanamientos que hicieron en mi estudio. Son los fiscales los que tienen que demostrar, no soy yo quien tiene que demostrar lo que ellos me achacan a mí. Cómo van a poder analizar una situación tan compleja sin siquiera haber un solo papel mío.

Otra cosa que para mí ha sido gravosa y que fue el caballito de batalla de los fiscales, fue el agravamiento inicial cuando comienza todo el proceso y en donde dicen que yo habitualmente lavaba activos porque intervine en la adquisición de un vehículo. Quedó demostrado en el proceso que yo no participé en la adquisición de ningún vehículo.

-¿Entonces considera que la investigación de los fiscales estuvo mal hecha?

-Fue totalmente parcial y sesgado lo que han hecho los fiscales en todo el proceso. En los alegatos dijeron que las defensas fragmentaron las pruebas.

¿Y yo que tengo que decir respecto a la película completa de que a mí no me analizaron, al igual que a Mezeta y a Blasco?

Es muy grave cuando el fiscal dice que Gatica le pagó a los constructores y al arquitecto recién en marzo porque ya no le quedaba otra. Sin embargo, después el fiscal dijo que Gatica no puso un peso en la obra. ¿En qué quedamos señor fiscal? ¿Pagué o no pagué?

CORREA COBRABA EL 10% DEL TOTAL DE LA INVERSION

-Dijo en todo momento que era el financista de la obra, pero en una escucha Correa habla con Figueroa para decirle que frenaban los trabajos porque sabían que estaban siendo investigados. ¿Usted era el verdadero financista?

-Yo expliqué cómo me ofrecieron el terreno, cómo lo compré, de dónde saqué el dinero para comprarlo y cuál era la condición para estar en el proyecto. Yo no tenía conocimiento del rubro de la medicina y aclaré que podía ser la pata financiera de la primera parte de la obra, y como Correa estaba en Rawson, se iba a encargar de resolver la logística de todo lo que tenía que ver con el proyecto en Rawson.

Correa cobraba un 10% de lo que se invertía en la obra y de esa plata le pagaba a Figueroa. Cuando Correa me dice que se iba a ir de la provincia porque no tenía buena relación con Arcioni y que estaba tratando de resolver su situación en la Aduana y por eso no iba a poder ocuparse más de la obra, decidimos frenarla porque tenía que encontrar a otra persona.

Yo no sé qué le decían Correa y Figueroa al arquitecto y al constructor, pero la obra la financié yo. Cuando uno es inversor no siempre se relaciona con el constructor o los arquitectos, mi función era solamente ser un inversionista esperando obtener lo que todos esperan, que es un rédito. No es nada anormal.

-Los fiscales cuestionaron sus declaraciones cuando dijo que Correa era administrador de Mezeta, siendo el segundo hombre más ocupado de Chubut…

-Blasco ya tenía pactado que Correa era la persona que se iba a ocupar y es ahí cuando Correa delega en Figueroa lo de la obra. Las tareas ejecutivas las hacía Figueroa, no Correa. Es como cuando a mí me contratan para algo y lo termina resolviendo mi secretaria, no lo resuelvo yo.

Cuando ingresan clientes al estudio, no los atiendo siempre yo. Si bien soy el responsable de los acuerdos con el cliente, la fuerza de trabajo en la gran mayoría la terminan haciendo otras personas.

-¿A quién le daba la plata para pagar los trabajos de la obra?

-Yo se la daba a Correa. El iba a mi estudio y yo le daba la plata.

LOS MOTIVOS POR LOS QUE FIGUEROA TENIA DOCUMENTACION DE MEZETA

-En uno de los allanamientos en la oficina que ocupaba Sandro Figueroa encontraron documentación de Mezeta Consulting. ¿Cómo apareció eso ahí si usted nunca fue a esa oficina?

-Sandro Figueroa era el encargado de la obra y tenía papeles de la obra. Yo desconocía esa oficina, jamás estuve ahí. Ni siquiera Figueroa necesitaba una oficina para ser el encargado de la obra, porque su labor era controlar los trabajos, los materiales que pedían y las certificaciones.

Los encargados de obra que tuve anteriormente jamás tuvieron una oficina. Desconozco si Figueroa cumplía otras actividades para él mismo o para Diego Correa. Desde ya que Figueroa tenía que tener documentación porque era el encargado. Los fiscales dijeron que Figueroa mandó por mail un estatuto de Mezeta. Y claro que tenía un estatuto de la empresa si él era la persona que tenía que dar de alta el medidor en la Cooperativa Eléctrica. Por supuesto que le mandé una copia del estatuto porque tenía que dar de alta los servicios.

-Si pudiera cambiar algo, ¿qué sería?

-Con el diario del lunes te diría que uno debería tomar distancia con cualquier persona que haya ocupado u ocupe un cargo público. Los negocios tienen que ser entre privados, aunque directa o indirectamente, todas las empresas y Pymes que están en el Valle dependen y le facturan al Estado. Es algo habitual.

-¿Qué le diría a los jueces?

-Lo que le pido a los jueces es que revisen todos los testimonios. Yo no tendría que haber vivido todo este proceso detenido. El juez de Garantías no funcionó, justamente es la figura que tiene que controlar que la documentación sea sólida para tenerme detenido y justamente esto no pasó.

Es muy grave lo que dijo el fiscal Rodríguez de que yo no puse un peso en la obra, porque es contradictorio a lo que dijeron los testigos y a lo que dijo el propio fiscal cuando aclaró que pagué porque no me quedaba otra.

Ahora tengo que esperar a lo que pase el jueves y pensar en lo que seguirá. No tengo mucho más para pensar que en esto. De lo que me he podido defender, lo he hecho y mi abogado también.

LOS DIAS EN LA CARCEL

-¿Cómo son los días acá adentro?

-Uno no es que se acostumbra, sino que se adapta. Gracias a Dios estoy con gente buena, amigable, donde hay una convivencia fraternal, y eso hace que uno pueda hacerlo más llevadero. Duele muchísimo por la familia, por uno, por la expectativa y por lo que va a pasar el día de mañana. No soy necio y sé que vivimos en una comunidad muy chica y donde veo que para la sociedad uno ya es culpable desde el día cero. Después de la vida, perder la libertad es el bien más preciado, y yo perdí mi libertad hace un año y medio, en donde no estoy con mi familia, con mis hijos, es una situación extrema que no se la deseo a nadie.

¿Quién levanta una mancha como ésta? Ni saliendo libre voy a poder recuperar el buen nombre y la confianza de la sociedad para que uno pueda ser el contador.

 ¿Quién se va a acercar a mí por más que yo salga bien de esta acusación?

 

Gatica admitió que muchos conocidos ni lo visitaron cuando cayó detenido. “Mi círculo de amigos se redujo y uno cree que lo rodea gente de confianza”, aseguró. Piensa que el traumatólogo Juan Ignacio Blasco “tuvo pánico de ir preso” y cargó responsabilidad en organismos de control que lo querellan.

-Cuesta creer que recién en 2017 tuvo vínculo con Diego Correa…

-Me nombran síndico titular de Transpa en mayo de 2016. Uno no va a Casa de Gobierno porque quiere sino con un propósito. Empecé a ir porque el titular de las acciones era el gobernador. Esa Secretaria Privada la compartían Correa y Gonzalo Carpintero. No era funcionario público, me pagaba una sociedad anónima. Cuando arranca Mezeta, fue Carpintero, mi amigo íntimo desde chico, quien le presenta a Juan Blasco a Correa. Carpintero y Blasco estudiaron en Córdoba y tenían una relación. Yo estudié en Buenos Aires. Te digo más: en ese grupo compartía hasta el fiscal Omar Rodríguez. En octubre Correa me pregunta por una cesión de cuotas. Ya había prestado servicios a otras personas que fueron funcionarios teniendo empresas grandes y le facturaron al Estado, no es incompatible. Para que lo sea debe tener la mayoría de la toma de decisiones y una injerencia significativa. Esa tarea corresponde a los organismos de control, no a mí. No estoy en los escritorios de las empresas, no retiro pliegos, no estoy cuando invitan a una empresa a cotizar. Los estudios nos valemos de la información que nos da el cliente.

-Pero trabajó en el área social del Gobierno…

-No era amigo ni había compartido nunca absolutamente nada con Correa ni Diego Lüters ni ningún miembro de Dual Core y Sepat, ni ningún acto social ni político. Sólo era dueño del estudio que prestó servicio a estas empresas, dos clientes más del montón. Se tomaron el trabajo de aportar fotos de WhatsApp y de ver en las casas quién entraba y salía, y meterse en los Facebook de las esposas. No estoy en ningún lado. No milité políticamente ni estaba en cenas de nada. Me buscó el gobernador por mi trayectoria. Hubo mala intención de los fiscales. En su informe Walter Kobak ni siquiera fue él a relevar las propiedades. Le preguntaron cómo había hecho y dijo: “Con profesionales y referentes de la zona con los cuales tengo contacto”. ¿Se lo comunicó a los fiscales? Era una pericia, no una valuación privada donde uno no cuida lo jurídico. Ni siquiera se valió de informes escritos de profesionales de cada localidad. No sabía si los terrenos tenían servicios o cordón cuneta, no sabía nada. Una falta total de seriedad.

-¿Qué sintió al escuchar la declaración de Juan Blasco?

-La única explicación que encuentro es la psicosis que había. Cuando tengo el primer allanamiento ya direccionaban la responsabilidad al contador. Me colgaban en la plaza y les venía bárbaro a los fiscales. La única explicación lógica es el pánico de Blasco a que lo detuvieran, sin importar la inversión legal que haya hecho. Cuando ponían en los medios que me iban a detener yo estaba totalmente de los pelos. Fui su contador diez años, sabía sus movimientos económicos, era su amigo hace 30 años, no era un cliente que no conociera. Cuando uno es contador de una persona no entra a su casa. No te transformás en agente del FBI. Pero de un amigo uno sabe y si encima sos su contador, uno tiene un conocimiento completo. Por eso hablé de Tesla. Yo sabía qué era y me lo había ofrecido. Él era gerente. Yo no era el contador de Tesla pero sí de él. Conocía todo. Lo quería replicar en Rawson y Puerto Madryn. Realmente era un buen negocio y uno va viendo dónde invertir. La única lógica que encuentro es su miedo a perder su trayectoria como médico e ir preso. Mezeta fue un negocio que trajo un amigo y donde puse plata.

-¿Dejó de ser su amigo?

-Por supuesto. Mi estudio no era contador de ningún socio de Dual Core ni Sepat ni del apoderado ni de Correa ni de Lüters. El estudio fue allanado dos veces, se llevaron el backup entero digitalizado del servidor, mi computadora, los DVR, tenían toda la información para relevar. Mi estudio no prestó ningún servicio a ninguna persona física. Lo que hayan hecho o dejado de hacer no me consta ni tenía la forma ni tengo porqué; no sé quiénes eran sus contadores. Era contador de Blasco pero no de Tesla.

-¿Vinieron a verlo todos sus amigos?

-No, tiene que ver con cómo es la vida realmente. Uno cree estar rodeado de gente de confianza y amiga, y recién con estas situaciones ve realmente a quién tiene al lado y con quién puede contar y con quién no. La verdad es que mi círculo se redujo a lo ínfimo y el tiempo dirá. En algún momento lamentablemente voy a tener que empezar de cero sin que me dijeran en qué me equivoqué. Es lo más grave.

-Del grupo de amigos, ¿cuántos vinieron?

-La mitad. Es realmente muy difícil pero es darse cuenta de que uno creía que tenía amigos que quizás se acercaban para que uno lo ayudara. Ayudé a muchísima gente y amigos, a que entraran a trabajar en empresas. De mi grupo fui el primero en volver recibido y en ayudar a todos. Pero son elecciones de la vida.

-¿Hubo gente que lo sorprendió para bien?

-También, es lo más llamativo: gente con quien uno no tenía relación te diga: “Estoy para lo que necesites”, o llamar a mi esposa, un mensaje, saber que están. Es gente con quien ni me juntaba a comer, conocía de vista o compartir un ámbito lejano. Realmente me impresionó gente que no era amiga y que me dio una mano.

-¿Cómo sería arrancar de cero?

-No me queda otra y la verdad que no sé si podré volver a ejercer. Con el prestigio uno gana clientes y la confianza de empresas grandes. Después de esta mediatización de un año y medio, ¿quién me va a querer contratar? Ojalá que pase, pero si no tendré que hacer otra cosa y empezar a golpear puertas desde cero. Lamentablemente debí indemnizar a 12 personas porque destruyeron una empresa. Empleados con 16 años de antigüedad que están en la calle. No hay forma de recuperar eso.

-¿Cómo es su vida preso?

-Escuché que me habían robado el colchón o las zapatillas, la verdad es que jamás tuve ningún problema, nunca me agredieron, nunca nadie me sacó nada. Estuve desde abril de 2017 hasta el 11 de febrero de 2018 en el Centro de Detención con un pabellón de 15 personas, jamás tuve una situación fea, que alguien me amenace o me pida algo. Tuve mejor trato humano detenido que con examigos o gente que era amiga y no me vino ni a ver. Me trataron mejor que los que ni vinieron. Es un shock emocional muy difícil para la familia y más que nada para los hijos. Es muy duro, en un año mi hijo me vino a ver una sola vez.

-¿Qué incluye ese shock?

-Le bloquearon cosas bancarias y patrimoniales a mi papá, médico hace más de 30 años y viudo. Si le pasaba algo yo figuraba como su cotitular por si tenía que hacer trámites. Hoy sigue con bloqueos malintencionados. El daño que me hicieron a costa de lograr un mejor cartel y de sacarse una mejor foto no tiene dimensión. Es ilimitado porque las cosas de mi padre exceden lo que tiene que ver con lo mío. Le bloquearon hasta una sociedad a un hermano que ni vive ni Chubut.

-¿Qué pasa con los organismos de control?

-Debían verificar el patrimonio de estas personas, no un contador. Si todos estos organismos no accionan teniendo la legislación, no es problema del contador. Es grave institucionalmente que me quieran hacer cargo porque no funcionaron los organismos del Estado. Deberían revisar us procedimientos. Hay personas de esta causa que no presentaron sus DDJJ y nunca los intimaron. Es su deber, para eso están constituidos y tienen personal y estructura. La primera obligación del funcionario es presentarse voluntariamente. El organismo lo único que hace es guardarlo como si fuera cualquier papel. ¿No debería verificar lo que el funcionario dice tener? No me pueden delegar una carga pública que no me corresponde.

-¿O sea que querellantes como Fiscalía de Estado y Oficina Anticorrupción no actuaron?

-Exactamente. No tengo poder de policía. Las declaraciones se presentan en el Tribunal de Cuentas, que le rinde cuentas a Legislatura. Si un funcionario no presenta la DDJJ pedile la renuncia. No puedo hacerme cargo de algo que no me compete.

-¿Quién no lo presentó en esta causa?

-Las dos personas más importantes, Correa y Lüters, no presentaron las DDJJ. En el expediente hay una nota del Tribunal de Cuentas diciendo que tampoco los intimaron. ¿No deberían acusar también al Tribunal?, ¿qué tengo que ver yo?, así lo informó Diario Jornada.

“Espero tranquilo”

-¿Cómo espera el fallo?

-Totalmente tranquilo. Confío en la justicia y deberían absolverme en base a los testimonios del juicio. No hice nada fuera de la ley. Esperé un año y medio para poder declarar en un marco de seguridad. Antes no tuve las garantías. Debí pasar por tres forenses para que me examinaran por la salud de mi hijo. El primero hizo un informe sin siquiera verme. El segundo era un clínico que hacía autopsias y me despachó en tres minutos. Recién el tercer forense especialista en psiquiatría, como corresponde, aplicó su criterio profesional para ver las cosas como un especialista en el tema y recién ahí se entendió el problema de mi hijo. Los fiscales decían que yo quería mejorar mis condiciones de detención. Quizás destruyan una familia, ¿Quién me garantiza cómo sale mi hijo de esto? No verificaron ningún papel. Es responsabilidad del juez de garantías, como verificar si el peligro de fuga está acreditado. Me tienen que encontrar con un pasaje de avión yéndome y sabiendo que me iban a detener. El juez debe garantizar el control de la documentación con la cual te acusan.

Federico Gatica exhibió durante toda su declaración su capacidad de liquidez y su prestigio como profesional a través de su participación en uno de los estudios contables más importantes de la provincia y en la quiebra de Harengus, a la que catalogó como «la más trascendente de la historia de Chubut».

Definió  al traumatólogo Blasco como el «ideólogo» del proyecto de los consultorios médicos y llamativamente graficó a Correa «como el administrador» de la obra.

El contador declaró durante una hora y media. Fue la más extensa y se autoproclamó como «inversor» y el «principal financista» de la obra de los consultorios médicos.

No ocultó su malestar con quien era su amigo de toda la vida, Juan Ignacio Blasco, y le asignó ser «el mentor» y «creador» de la obra, a la que describió como «una réplica de Tesla», emprendimiento que Blasco compartía con el exministro Pablo Mamet y otros integrantes.

«Antes de Mezeta Consulting realicé seis inversiones, participé en la inversión de un fideicomiso y la última inversión importante fue en la planta alta de mi estudio con un monto de $ 6 millones», ilustró Gatica.

Justificó en todo momento que tenía «espaldas» para llevar solo la inversión de los consultorios médicos, que solo de la estructura externa tenía un costo de $5 millones, por su «capacidad de ingresos» y porque recientemente «había participado como síndico de la quiebra más importante de la historia de Chubut, que fue Harengus».

«A principios de 2016, Blasco, amigo desde hacía 30 años con el que nos juntábamos a comer siempre, viajábamos juntos, me comenta que quería instalar unos aparatos en Trelew y tener a personas que hagan la parte de kinesiología», distinguió Gatica.
Blasco le ofreció a Gatica ser inversor en ese proyecto de Trelew, aunque lo rechazó.

Especificó que el proyecto era el de «Tesla», que trataba de diagnóstico por imagen. «Con todo el dolor del mundo digo que Blasco mintió», confesó Gatica, en alusión a la declaración que había dado el traumatólogo.

QUERÍA REPLICAR LO DE TESLA EN RAWSON

«Blasco quería replicar lo que hizo en Trelew, en Rawson y Gonzalo Carpintero le presentó a Correa para llevar adelante la compra del terreno para los consultorios», destacó Gatica.

Al mismo tiempo, el contador dijo que «era habitual en mí estar en permanente inversión por mis ingresos, por mi trabajo y por las sucesiones, por eso Blasco vino y me comentó sobre esta oportunidad de comprar un terreno de $ 250.000».

Explicó que «yo puse la plata, pero no podía encargarme de la logística porque no tenía tiempo. Por eso la parte operativa la manejaba Correa».

«Blasco venía de poner la plata en Tesla y yo con la liquidez de la plata de Harengus, podía comenzar la obra sin inconvenientes. Por eso tenía el 90% de las acciones y mi hermano el 10%. Cuando Blasco ponga plata, yo iba a venderle algunas de mis acciones», relató Gatica.

Desmintiendo uno de los delitos que le imputan, dijo que «si yo hubiese querido lavar plata, no me hubiese puesto como socio de la empresa, hubiese buscado un alambrador de Gastre», así lo informó El Chubut.

«DESTRUYERON MI VIDA Y MI CARRERA»

Gatica contó el padecimiento que atraviesa desde hace un año y medio. «Tuve que cerrar el estudio después de 17 años porque nadie quería tener un contador detenido. Era uno de los estudios más importantes de la provincia del Chubut», dijo.

No obstante, cuestinó duramente a los fiscales y explicó los motivos por los que eliminó contenidos de sus dispositivos electrónicos: «Cuando ventilaron que me iban a detener, como si fuera la revista Gente, por supuesto que borré mensajes y todas las cosas de mi teléfono, porque tenía cosas privadas hasta de mi hijo. Destruyeron mi vida y mi carrera».

 

En la continuidad de la ronda de testigos este miercoles en horario de la tarde en el marco del juicio oral por la causa “Embrujo”, se escucharon testimonios que reforzaron la línea argumental diseñada por los fiscales Omar Rodríguez y Alex Williams, lo cual demostraría las vinculaciones directas entre algunos imputados con las empresas creadas con el solo objetivo de hacerse de dineros públicos y de las acciones posteriores para “blanquear” esos activos mediante la construcción de edificios, compras de autos y terrenos.

El contador Mario Glades era un empleado de Tribunal de Cuentas de la provincia, y socio del imputado Federico Gatica desde el año 2002. Reconoció haber realizado  “por un tiempo” trabajos para la empresa Mezeta Consulting. Los fiscales creen que el vínculo entre Diego Correa y los demás integrantes imputados, con Federico Gatica, fue esa empresa con el objetivo de transformar el dinero presuntamente mal habido, en bienes de capital.

Glades dijo que los socios en la empresa eran Federico Gatica y su hermano. Agregó desconocer a qué se dedicaba la empresa Dual Core y que un balance del año 2016 de la otra empresa creada, Sepat, indicaba que no tenía movimientos.

También declaró Graciela Varas, recepcionista en el estudio contable de Gatica entre los años 2005 y 2018. Dijo no haber visto nunca en ese estudio a la imputada Natalia Mc Leod aunque reconoció que por la empresa Dual Core concurría la también imputada Daniela Souza y por Sepat “creo que Giuliana Mcleod”, dijo la testigo. Afirmó que las tres empresas se asesoraban en el estudio del contador Gatica, que “Daniela Souza iba por esas empresas, al igual que “Tato” Ramón y una vez vi a Diego Correa, que fue a ver Gatica”. Destacó que “con las empresas Sepat y Dual Core «solo tuve una sola reunión, no tuve mucha interacción».

En el mismo  sentido expuso la contadora Florencia Biach, empleada también de ese estudio contable. Dijo no conocer a Correa, “solo por las noticias”, indicó y que “no tuve trato con los imputados” que son defendidos por Gabalachis, en alusión a las hermanas Giuliana y Natala Mc Leod, Sandro Figueroa, y los hermanos Diego y Dario Correa.

Reveló que en marzo del año 2018 cargó las acciones del médico Juan Ignacio Blasco en carácter de socio de Mezeta Consulting pero que “por indicación” de Gatica,  la incorporación de Blasco se puso “en una fecha anterior”. La audiencia proseguirá mañana jueves a las 08:30 hs de la mañana.

Omar Rodríguez, Fiscal en la causa El Embrujo, se refirió al rechazo del tribunal al beneficio de la probation solicitada por las defensas para los imputados.

“La posición de la fiscalía fue siempre la oposición del otorgamiento de la probation por varias razones, el tribunal de juicio comunicó la decisión y resolvió que los doce imputados deberán ser juzgados en un juicio oral y público”, aseveró Rodríguez.

Esa decisión se basó en tres argumentos “una es la teoría del caso porque funcionó con la asociación ilícita, la otra con una pretensión punitiva y también el compromiso que asumió el estado argentino de combatir la corrupción, creemos que la probation estaría en contra de este propósito de sancionar esta conducta”, repasó el fiscal.

Rodríguez aclaró que esta decisión va a ser apelada y que tiene un plazo de cinco días “lo van a presentar ante la cámara de impugnación de Trelew y lo resolverá la cámara. Como las partes están pidiendo la suspensión del juicio, no se puede iniciar hasta que quede firme esa situación”.

Caso Gatica

En torno a la situación de Gatica, Rodríguez expresó que “la justicia federal se pronunció en tres oportunidades y lo rechazaron, porque el caso ya está avanzado, por otro lado las partes ya habían consentido que sea la justicia ordinaria la que juzgue el caso”.

Intento de traslado de la causa a la justicia federal

“Creo que lo perseguían era una cuestión estratégica porque no hemos accedido a ningún tipo de juicio abreviado o la probation, quizás la estrategia sea llevarla a la justicia federal para que sea más benévola. Nosotros estamos convencidos de que estos actos tienen que ser juzgados, la sociedad tiene que saber lo que pasó y podamos explicar cómo funcionó este grupo dentro de una estructura de poder”, comentó Rodríguez.

Evidencias

“Tenemos muchísima vivencia entre documentos recogidos en soporte papel en los distintos domicilios, como también en los expedientes que hemos recolectado en las oficinas del Estado, pero también tenemos muchos testimonios e información de los teléfonos“, se refirió a las evidencias.

Rodríguez apuntó a la relevancia del teléfono “es muchísimo más rico, en cuanto a la evidencia, el teléfono analizado en sí mismo que las escuchas telefónicas. Hay 26 mil contactos, entre mediados de 2016 hasta marzo de 2018”.

Ruta del dinero

Al ser consultado por la identificación de la ruta del dinero, el fiscal ofreció importantes detalles “llegamos hasta un punto donde logramos ubicar la mayoría de los bienes que fue producto del robo o la apropiación indebida de fondos del Estado que los fueron convirtiendo en bienes inmuebles o muebles. Diego Correa tiene un valor aproximado de 50 millones de pesos, el resto un poco menos, toda la organización funcionaba bajo la dirección y en pos de Correa”.

En ese sentido, acotó “Correa, antes de asumir como secretario, ya tenía movimientos dinerarios. Ahí empieza a trabajar con la empresa Dualcore, en donde figuraba su mujer como titular y una amiga íntima de ella, iban agarrando obras de manera irregular e ilícita, a partir de ahí empieza a generar ingresos mal habidos y los incrementa cuando llega al gobierno de Das Neves”.

Sobreprecios en la refacción de escuelas

El fiscal Omar Rodríguez fue asignado para investigar la denuncia respecto a los sobreprecios en la refacción de escuelas. “Esta semana el procurador general me asignó trabajar en el caso, vamos a empezar con las primeras medidas para establecer si existe un acto delictivo y posteriormente identificar el autor del delito. Son delitos complejos porque no se ve la conducta delictiva a simple vista, sino que hay que rascar para llegar hasta donde realmente nos muestren un hecho delictivo“, culminó.

 

lacienpuntouno

El juicio comenzará el martes 12 marzo. Ese mismo día, la defensa del contador Federico Gatica solicitará suspender el proceso hasta que la Cámara de Apelaciones de Comodoro resuelva sobre si el delito de lavado de activos es de competencia provincial o federal. Ya hay dos imputados que pedirán probation.

La causa “Embrujo” que investiga la presunta conformación de una asociación ilícita para defraudar al Estado y lavar activos a través de la creación de las empresas Dual Core, Sepat y Mezeta Consulting, llega a su etapa decisiva en la que se definirá la suerte de los 12 imputados, entre ellos, la de Diego Correa, mano derecha del ex gobernador Mario Das Neves.

La reunión que se concretó ayer en la Oficina Judicial de Rawson y en la que participaron los fiscales, querellantes y las defensas sirvió para aunar criterios organizativos del juicio oral y público que comenzará el próximo martes 12 de marzo.

Avanzaron sobre acuerdos para reducir la cantidad de testigos que hay en la causa y en el ordenamiento de las personas que se presentarán a declarar.

Dudas sobre el inicio

Como adelantó Diario El Chubut, la parte acusatoria tiene fuertes dudas sobre el comienzo del juicio oral y público de la causa “Embrujo”.

La primera audiencia del juicio está confirmada y será el próximo martes a las 8. Pero a partir de ahí, hay grandes posibilidades de que el proceso se trabe por dos motivos.

En primer lugar, el abogado penalista Javier Romero, que patrocina a Gatica, presentará un pedido de suspensión del juicio hasta que la Cámara Federal de Apelaciones de Comodoro Rivadavia determine si el delito de lavado de activos que le imputan a su cliente pertenece al fuero ordinario o al ámbito federal.

Si los jueces no hacen lugar al pedido de Gatica, su abogado apelará la resolución.

En segundo lugar, el pedido de suspensión de juicio a prueba que ayer transparentaron los defensores de Juan Carlos “Tato” Ramón y Jorge Godoy, y que será ratificado en la primera audiencia del juicio también podría frenar el proceso.

Justamente, lo que solicitan en la suspensión del juicio a cambio de una reparación, con lo cual el proceso no podría comenzar hasta que no se resuelva y se agoten todas las instancias. Esta situación es analizada por los fiscales Omar Rodríguez y Alex Williams.

El Comodorense

Este miércoles le concedieron la apelación al abogado defensor de Federico Gatica, Javier Romero, para que la Cámara Federal de Apelaciones de Comodoro resuelva si el imputado debe o no ser juzgado en la justicia provincial en una de las causas que investiga casos de corrupción en Chubut, conocida como “El Embrujo”.

De esta manera, a 13 días de que comience el juicio,  la Cámara Federal de Apelaciones de Comodoro deberá resolver si Gatica debe ser juzgado en la justicia provincial.  “Ayer martes, se interpuso apelación que me acaban de notificar que fue concedido, y la actuación fue girada a la Cámara de Apelaciones de Comodoro Rivadavia, la que deberá convocar a una audiencia y decidirá sobre el fondo de la cuestión”, dijo en diálogo con ADNSUR, Romero.

“Acabo de anoticiar a la oficina judicial la concesión del recurso, a los efectos de que esté prevenido que todavía la sentencia dictada por el Juzgado Federal Número 2 no está firme y que va a ser tratada por la Cámara de Apelaciones de Comodoro”, aseguró.

Gatica permanece detenido desde el año pasado, coordinaba la empresa Meseta Consulting y se lo acusa de lavar los activos que generaba con plata proveniente de sobreprecios y coimas el ex secretario privado de Mario Das Neves, Diego Correa, mediante emprendimientos inmobiliarios.

Según el abogado, a Gatica se lo investiga por un delito federal, y es por ello que había solicitado el paso al juzgado federal de esta ciudad. Hasta que no se resuelva este punto, el juicio cuyo inicio está previsto para el próximo 12 de marzo quedará suspendido.

 

 

ADN Sur / Foto: Diario Jornada