Tag

G20

Browsing

El Presidente inaugura la segunda etapa del cónclave, bautizado “Construyendo consenso”. Para el mediodía, después del coffee break, comenzará la tercera y última: “Aprovechando las oportunidades”.

La Cumbre de Líderes del G20, que comenzó este viernes en el predio de Costa Salguero, en la ciudad de Buenos Aires, cierra este sábado sus deliberaciones con sesiones de debate y, luego, con la difusión de un documento con las conclusiones, además que se dará lugar al traspaso de la presidencia del foro por parte de Argentina a Japón, que lo organizará en 2019.

La cumbre arranca su última jornada pasadas las 10.30, cuando se retome la segunda sesión de debate, que ayer había entrado en cuarto intermedio.

Cada cumbre de líderes consta de tres diferentes sesiones de debate: la primera sesión (viernes) llevó el nombre de “Poniendo a las personas primero”; la segunda, que comenzó ayer a la tarde, tuvo el título “Construyendo consenso”, y la tercera y última, que se desarrolla hoy, se denomina “Aprovechando las oportunidades”.

Fuente: Ámbito

El mandatario es protagonista de uno de los focos de tensión del evento, ante la cancelación de su reunión bilateral con su par estadounidense, Donald Trump.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, llegó a Buenos Aires para participar de la cumbre del G20. Fue recibido por el secretario general de la Presidencia argentina, Fernando de Andreis.

El jefe de Estado ruso es protagonista de uno de los focos de tensión del evento, ante la cancelación de su reunión bilateral con su par estadounidense, Donald Trump.

Finalmente no habrá reunión entre Putin y Trump. Lo anunció a través de su cuenta de Twitter el norteamericano y sorprendió. Es que minutos antes, cuando se estaba subiendo al Air Force One que lo trasladó a la Argentina, había dicho que evaluaría una reunión durante el viaje, cuando analizara los reportes de su equipo. La evaluación llevó poco tiempo.

“Basado en el hecho de que las naves y los marineros no han regresado a Ucrania desde Rusia, he decidido que sería mejor para todas las partes concernientes cancelar mi reunión previamente agendada en Argentina con el presidente Vladimir Putin. Espero que tengamos una nueva cumbre significativa tan pronto como esta situación se resuelva”, señaló el estadounidense.

El domingo, tres buques ucranianos intentaron cruzar el estrecho de Kerch en el Mar Negro y fueron atacados por una flota rusa. En consecuencia, las naves y sus 24 tripulantes fueron apresados por Moscú, generando una crisis internacional y visibilizando una vez más el conflicto iniciado en 2014 luego de que Rusia anexara la península de Crimea.

Trump y Putin tenían previsto un encuentro cara a cara de 20 minutos en el predio de Costa Salguero, donde se realizará la cumbre en Buenos Aires. Iban a tratar este tema, y la salida de los EEUU del tratado de desarme nuclear firmado en 1987 por Mijail Gorbachov y Ronald Reagan.

Fuente: Infobae

El avión Airbus A340-313 que transportaba a la canciller germana Angela Merkel hacia la Argentina debió regresar a Alemania por problemas en las comunicaciones de la aeronave, se informó oficialmente.

La canciller participará en la cumbre del G-20 que se desarrollará en Buenos Aires entre el viernes y el domingo. Algunos mandatarios internacionales como el francés Emmanuelle Macron y el canadiense Justin Trudeau, entre otros, ya arribaron a la ciudad.

Merkel tenía pautados encuentros bilaterales con Mauricio Macri, Donald Trump y Vladimir Putin. La reunión con el presidente argentino debía realizarse este viernes a las 8 de la mañana, por lo que probablemente sea suspendida.

Fuente: Ámbito Financiero.

La ministra de Seguridad aseguró que hubo reuniones con grupos que protestarán, para que “todo sea en paz”. También advirtió a quienes alarmen por falsos atentados a través de llamados al 911.

La ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, se mostró satisfecha hoy con el operativo policial que se está llevando a cabo en el marco del G-20, pero adelantó que están “preparados y con fuerzas suficientes para actuar” en el caso que ocurran desmanes o intentos de desestabilización en las actividades oficiales, que se llevan a cabo en la Ciudad de Buenos Aires.

En conferencia de prensa en el Centro Internacional de Medios (IMC), ubicado en Parque Norte, la funcionaria destacó que el operativo “hasta el momento ha salido bien”, sobre todo con la llegada de los principales líderes políticos del mundo, y su traslado en caravanas a hoteles o lugares donde se hospedarán hasta el fin de semana.

Sin embargo, ante el recuerdo del G-20 del año pasado realizado en Hamburgo, Alemania, donde hubo serios enfrentamientos entre manifestantes y las fuerzas policiales, Bullrich declaró que se han realizado diversas reuniones con grupos en contra del G-20 y que “se ha llegado a acuerdos” para que puedan movilizarse “en paz”.

“Estamos en contacto con los que plantearon disidencias con el G-20 y llegamos a un acuerdo para que se manifiesten en paz y en el marco de acuerdos democráticos”, dijo, pero insistió en que están “preparados y con las fuerzas suficientes” para hacer frente a esos casos.

Bullrich acotó que hoy la protesta será frente al Congreso de la Nación, mientras que mañana se hará en la avenida 9 de Julio. “Tienen espacio para manifestarse, pero no vamos a tolerar la violencia y vamos a actuar si algún grupo se intenta salir de los marcos de la paz”, agregó.

El operativo contempla a más de 20 mil efectivos distribuidos en la Capital Federal, conformados por la Policía de la Provincia y la Ciudad, Prefectura Naval, Gendarmería Nacional, Policía Aeroportuaria, y también agentes de Tránsito y Seguridad Vial. Además, se diseñaron centros de comando en el ministerio de Seguridad y en las fuerzas federales, que custodian todos los establecimientos en los que se encontrarán o visitarán los presidentes y sus comitivas.

Asimismo, adelantó que ya está el dispositivo de seguridad armado en conjunto con las fuerzas del servicio secreto de Estados Unidos para la llegada de su mandatario, Donald Trump, quien arribará esta noche. De todas maneras, aclaró que la seguridad pública de la Ciudad de Buenos Aires “está a cargo de las fuerzas federales” y negó que servicios extranjeros tengan participación, salvo en la custodia de sus líderes.

Finalmente, informó que hubo una serie de llamados al 911 de personas que alertaron sobre supuestos objetos extraños, aunque luego se determinó que no eran peligrosos. Más allá de eso, aseguró que “no ha habido atentados” y expresó que aquellos que llamen al 911 por alarmas falsas “van a ser rastreados y procesados de manera inmediata”.

 

La Voz

“Tienen que cerrar el barrio por el G20”, contó Martín que le dijeron los trabajadores del programa Buenos Aires Presente (BAP), cuando lo abordaron en la vereda del Palacio de Hacienda sobre la calle Alsina para llevarlo a él, de 19 años, a su pareja de 18 y a su bebé a un parador. “Vivimos acá hace seis meses porque no pudimos pagar un alquiler en ningún lado”, lamentó el joven en la puerta del ministerio que conduce Nicolás Dujovne. El caso de Martín es uno de las casi 7 mil que viven en las calles de la ciudad que será sede de la reunión de las potencias económicas.

“Yo trabajo de cartonero acá en el barrio y saco para comer, pero no llego a pagar una piecita. Además nuestra vida pasa acá porque cartoneo lo que tiran de las oficinas. Si nos vamos del barrio tenemos que empezar otra vez de cero, y no sé dónde podríamos juntar para la olla como acá”, agregó Martín ante el operativo que busca expulsarlo de la zona durante la presencia de los presidentes del G20 en la Capital Federal. “¿Qué más quisiéramos que nuestro bebé tenga un techo y paredes?”, lamentó el joven, en diálogo con la agencia Télam.

Según cifras del Ministerio de Desarrolllo Humano y Hábitat porteño, son 200 las personas que viven en situación de calle en las calles del centro porteño, que quedarán blindadas por un millonario operativo de seguridad a partir de mañana y hasta el domingo. La cifra total de personas en situación de calle son 1091, de acuerdo a las cifras del gobierno porteño, pero el relevamiento realizado por las organizaciones sociales que trabajan día a día con esa población son 7.300 las que sufren el desamparo, un 30 por ciento más que en 2017.

“Aunque quisiera no puedo exponer a mis hijos a lugares como esos”, rechazó Sergio la posibilidad de ir a un parador del gobierno porteño. Es papá soltero de cuatro chicos de 10, 8, 5 y 3 años con quienes vive desde mediados de 2017 en dos colchones en la vereda de un banco frente a la Plaza de Mayo. “Los trabajadores del gobierno pasaron ayer y nos avisaron que por la visita de los presidentes nos vamos a tener que ir”, confirmó el hombre la orden de expulsión para cumplir con el cierre perimetral de seguridad.

Fuente. Página 12

Tras la llegada del príncipe saudí, arribaron a la Argentina el primer ministro de Singapur, Lee Hsien Loong; el presidente de Francia, Emmanuel Macron; el primer ministro de Italia, Giuseppe Conte; el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in; y el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau; para participar de la cumbre del G20.

Luego de arribar el príncipe de Arabia Saudita, Mohammed ben Salman; llegó al país el primer ministro de Singapur, Lee Hsien Loong. El mandatario y su comitiva fueron recibidos por el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich.

En tanto, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, llegó este jueves a Buenos Aires para participar de la cumbre del G20 y llevar adelante una agenda política, cultural y vinculada a la comunidad francesa en Argentina durante este jueves.

El avión presidencial aterrizó en el aeropuerto internacional de Ezeiza a las 20.30 y poco después descendieron Macron, su esposa, Brigitte, y una amplia comitiva.

El mandatario galo bajó junto a su esposa del avión oficial que lo trasladó pero no encontró a ningún funcionario argentino que lo recibiera. Ante la falta de señales saludó a dos empleados del aeropuerto que se encontraban al final de la escalera.

Minutos después, cuando se disponía a subir al auto oficial, llegó la vicepresidente, Gabriela Michetti, quien se disculpó por la falla. “Hubo un error en el protocolo”, argumentó. Michetti estaba acompañada del embajador francés en Argentina, Pierre Henri Guignard.

Por otra parte, el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, llegó durante la mañana de este jueves a nuestro país. El avión italiano llegó al Aeroparque Jorge Newbery poco después de las 8.15, y el premier fue recibido por el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica.

Conte, de 54 años y jefe de gobierno italiano desde el 1 de junio pasado, será recibido esta tarde por el presidente Mauricio Macri en la Casa de Gobierno, informó Presidencia.

Tras el intercambio de saludos de las comitivas, ambos mandatarios se reunirán en el Salón Eva Perón junto con funcionarios de ambos países.

El presidente de la República de Corea (Corea del Sur), Moon Jae-in, llegó luego que el premier italiano pero al Aeropuerto internacional de Ezeiza.

El avión que lo trasladaba desde Seúl arribó poco después de las 8.35 y el mandatario coreano fue recibido junto a su esposa por la ministra de Desarrollo Social y Salud, Carolina Stanley.

Finalmente, también en Ezeiza, cerca de las 10 de la mañana, arribó el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, acompañado de su esposa. El premier canadiense fue recibido también por la ministra Stanley.

Fuente: Télam

Tres anillos de seguridad de las fuerzas federales (Policía Federal, Policía Aeronáutica, Prefectura y Gendarmería) protegerán el venue o lugar donde se realizará la cumbre presidencial del G20, impidiendo el ingreso de personas ajenas al evento, brindando apoyo al personal perteneciente de la Unidad Técnica G20 y bloqueando cualquier intento de turbas que intenten introducirse dentro de la zona protegida. Lo mismo sucederá en los traslados de las delegaciones y alrededor de los hoteles donde se alojan los 28 presidentes y jefes de estado y los 10 titulares de organismos internacionales, donde habrá una sistema de seguridad similar al que estará rodeando el predio de Costa Salguero.

Por fuera de los tres anillos, la Policía de la Ciudad tendrá presencia y comunicación con el comando unificado alertando por cualquier alteración del orden público. La Policía de la provincia de Buenos Aires custodiará la traza de las rutas que van del Aeropuerto Internacional de Ezeiza a la Ciudad, poniendo especial verificación en los puentes de acceso, contrarrestando el ingreso de agrupaciones o manifestaciones que pretendan impedir el desarrollo de la cumbre. En total, fuerzas federales y locales, desplegarán 22.000 efectivos.

En paralelo, el Comando Aeroespacial del Estado Mayor Conjunto ubicado en la localidad de Merlo se abocará a tareas de vigilancia del espacio aéreo mediante el control del tráfico de todo tipo de aeronave, buscando “actuar disuasivamente y de manera efectiva en el aeroespacio”, como dice el Ministerio de Defensa en un comunicado. Es un eufemismo para evitar decir que está autorizada la llamada “ley de derribo”, una medida que se realiza en todas las cumbres del G20 y que, en el caso de la Argentina, dispuso un blindaje aéreo dentro de un perímetro de 460 kilómetros alrededor de Buenos Aires.

Tal como lo adelantó Infobae, desde las 15 de hoy jueves y hasta las 22 del 1º de diciembre nadie podrá volar ese espacio aéreo porque, de lo contrario, “será tomado como aeronave hostil, pudiendo ser derribado”. Por supuesto, también habrá una vigilancia especial en los aeródromos que se encuentran en su zona de influencia.

Por otro lado, también la Armada Argentina dispuso 500 efectivos integrado por el batallón de comunicaciones Nº 1, la fuerza de infantería de marina de la flota de mar, la compañía de ingenieros anfibios, el batallón de infantería de marina nº 3, la escuadrilla de ríos, el batallón de vehículos anfibios, la agrupación de comandos anfibios, la agrupación de buzos tácticos, además del destructor ARA La Argentina con helicóptero AS-555 FENECC embarcado y el buque multipropósito ARA Ciudad de Rosario.

A los que se debe sumar los grupos de amenaza bacteriológica química nuclear y, por supuesto, los grupos antidisturbios en las zonas por fuera de restricción, donde está prevista una movilización hacia el Congreso, en la que se esperan hechos de violencia.

Nunca en la historia argentina se dispuso un operativo semejante. Claro, nunca se realizó en nuestro país una cumbre que obliga a un desafío de prevención y logística que solo hemos visto en los noticieros internacionales. O en películas.

Es que los megaeventos exigen siempre un esfuerzo descomunal, pero mucho más en países democráticos, donde la protesta y la libertad de expresión son constitucionales, y existe la obligación de los gobiernos de que la faciliten. Cuando en el 2016 el G20 se realizó en Hangzhou, China, nadie hizo movilizaciones en contra. El gobierno chino dispuso la salida compulsiva de los habitantes, a quienes les pagaron pasajes en tren, y no hubo ni siquiera un mínimo atascamiento de tránsito.

Distinto fue lo que sucedió en Hamburgo el año pasado, cuando no hubo muertos, pero sí violentos enfrentamientos entre policías alemanes y militantes antiglobalización que dejaron cientos de heridos y escenas dramáticas, que no impidieron el desarrollo de la cumbre, pero sí la realización de varias reuniones bilaterales entre los líderes. La que estaba prevista entre Emmanuel Macron y Mauricio Macri, por ejemplo, no llegó a concretarse.

Los alemanes estuvieron en la Argentina dando una charla a los responsables de seguridad del G20. Mostraron mapas detallando la estrategia prevista, las zonas de conflicto, las avanzadas inesperadas de los militantes, los errores cometidos. Esos activistas no estarán en la Argentina, un destino muy alejado para los globalifóbicos, pero existe la presunción de que argentinos tuvieron capacitación digital y que -incluso- hay grupos locales que podrían ofrecer ellos mismos enseñanzas a los militantes europeos.

También las fuerzas de seguridad francesas dieron una capacitación similar a los responsables de la seguridad local. Este mismo año tuvieron desmanes y escenas violentas en París, Lyon y Marsella que terminaron con casi 300 heridos una vez conocida la victoria de Francia en el Mundial de Fútbol. Tampoco hubo muertos, pero las fuerzas de seguridad se vieron sorprendidas por la fiereza de las protestas, aunque luego lograron dominar las calles.

En el Comité de Seguridad que preside la ministra Patricia Bullrich existe el convencimiento de que están lo suficientemente preparados para poder reaccionar aún ante situaciones sorpresivas. En principio, recuerdan que hace un año y medio están trabajando para la cumbre. Y resaltan que en la reunión de la Organización Mundial de Comercio (OMC) que se realizó en diciembre del año pasado se implementó una prueba del sistema, que se fue capacitando a lo largo y a lo ancho del país en las más de 50 reuniones que se hicieron con las distintas instancias temáticas (de ministros de Economía, de Energía, de Relaciones Exteriores, de Trabajo, de Educación, de Ciencia y Tecnología, de la Mujer, de la Juventud, de Agricultura, de Ambiente, de Negocios, de grupos think thank, etc, etc, etc), donde no se produjo un solo problema.

“No van a poder llegar a donde está ningún jefe de estado”, se asegura en el Comité de Seguridad. Las dudas están centradas en qué puede pasar por fuera de las zonas cerradas. Están convencidos de que las cosas no estarán tranquilas y que habrá protestas que derivarán en violencia. Pero están convencidos de que están suficientemente preparados, no solo en materia de seguridad, sino también en la justicia, para que se inicien las tareas de identificación y detención, y en los hospitales, para dar cabida a los militantes o efectivos heridos.

¿Alcanzará? ¿Saldrán las cosas razonablemente bien? ¿Se repetirá un papelón semejante al que se produjo en los ingresos al estadio Monumental? En principio, no parece. No hay barras bravas mezcladas con la seguridad ni con la política que conducirá la cumbre. Las alertas están al tope y la organización parece afiatada. Faltan pocas horas para que el mundo se entere si los argentinos estamos en condiciones -o no- de llevar adelante el desafío logístico más importante que tuvo nuestro país en su historia.

Fuente: Infobae

Macri recibirá a Macron a las 12, en su despacho de la Casa de Gobierno, y está previsto que ambos jefes de Estado den una declaración a los periodistas, y también respondan una pregunta cada uno.

Macron, como es de estilo en visitas presidenciales, será recibido, junto al embajador francés en la Argentina, Pierre Henri Guignard, por la Fanfarria Alto Perú del Regimiento de Granaderos a Caballo General San Martín, unidad de escolta presidencial.

Esta será la tercera reunión entre ambos, y la primera en la Argentina, ya que las dos anteriores fueron en París: en julio de 2016 y en enero de este año, luego del viaje al foro empresarial de Davos por parte del presidente Macri.

Según anticipó ayer el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, Macri y Macron firmarán mañana “varios convenios”, uno de ellos destinado a “financiar equipamiento para las fuerzas armadas” nacionales.

Como presidente del G20 durante este año, Macri impulsó un acuerdo -demorado por años- entre el Mercosur y la Unión Europea, de bloque a bloque, pero no se llegó a concretar ante el fuerte rechazo de algunos países europeos, principalmente Francia, ya que Macron consideró que perjudicaba la política nacional respecto de los subsidios a los agricultores.

Previamente, en la residencia de Olivos, Macri recibirá, a las 9, a la presidenta de Singapur, Halimah Yacob.

Yacob se convirtió, en septiembre de 2017, en la primera mujer en alcanzar la presidencia de Singapur, sin pasar por las urnas, al ser la única aspirante que cumplió los requisitos para presentarse a los comicios, que se iban a celebrar el 23 de ese mes.

Por la tarde, a las 18, Macri recibirá en la Casa Rosada al presidente del Consejo de Ministros de la República Italiana, Giuseppe Conte.

Luego de la reunión bilateral, en el despacho presidencial, ambos mandatarios compartirán un brindis junto a comitivas de ministros, diplomáticos, empresarios e invitados especiales en el Museo Casa Rosada, donde dirigirán sendos discursos.

Italia se sumó a la cruzada del presidente Macri para tratar de lograr el relanzamiento del diálogo entre los bloques regionales para un Acuerdo de Asociación entre la Unión Europea y el Mercosur, como el principal instrumento de cooperación y desarrollo de las oportunidades de crecimiento.

El mandatario saudita es el primero en arribar a nuestro país en medio de fuertes tensiones internacionales por la muerte de un periodista del Washington Post, de nacionalidad turca; acerca de la cual se acusa al mandatario saudí.

Justamente, la ONG Human Rights Watch pidió a Argentina procesar al príncipe heredero por este tema y por la guerra en Yemen.

Será precisamente Buenos Aires el lugar donde se reunirá por primera vez con el presidente turco Recep Tayyip Erdogan. En 2020 Riad, capital de Arabia Saudita, será anfitriona del G20.

Mohamed Bin Salman, o MBS, es el primer líder en llegar al país y lo hizo junto a su comitiva al aeropuerto internacional de Ezeiza a bordo de un Boeing 747-400 de la flota oficial del gobierno saudita.

A comienzos de esta semana un Boeing 777 de la aerolínea estatal Saudia ya había aterrizado en Argentina, presuntamente con miembros de la delegación o carga logística requerida.

Se espera que el príncipe heredero se hospede en la embajada de Arabia Saudita en Buenos Aires, que en los últimos días comenzó a ser refaccionada para tal fin, incluyendo la colocación de vidrios blindados.

MBS, de 33 años, representará a su padre, el rey Salman bin Abdulaziz, en la cumbre del G20. Además de heredero al trono, es también ministro de Defensa del país arabe.

En 2017 fue designado sucesor del trono en Riad por su padre, superando a muchos de sus tíos y otros príncipes, y desde entonces ha encarado una agenda de reformas en el ultraconservador reino.

Fuente: Télam

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, afirmó hoy que la organización del G20 “es un enorme desafío” para la Argentina y anticipó que “se trabaja para que las protestas sean en paz”, durante la Cumbre de Jefes de Estado. Peña aseguró que “es natural” que en estos eventos haya “protestas” y aclaró que desde el Gobierno “se trabajará para que sean en paz”. En declaraciones formuladas a LN+, el funcionario dijo que desde la gestión de Mauricio Macri se espera “que todos los sectores políticos respalden esa idea de la paz” y remarcó que “se puedan manifestar en paz”. Tras los disturbios en River, Santilli confirmó que Ocampo sigue en su cargo Peña recordó que el año pasado durante el G20 que tuvo lugar en la ciudad alemana de Hamburgo, “vivimos la conflictividad callejera”, y consideró que “es natural siempre en estos eventos” que haya “protestas”.

En ese sentido, el funcionario afirmó que “se trabajará para que esas protestas sean en paz, esperamos que todos los sectores políticos respalden esa idea de la paz y puedan manifestar en paz”. Consultado acerca de lo que significa el G20 para nuestro país, Peña indicó que “es un enorme desafío y orgullo para los argentinos”, y aseguró que también “refleja la confianza en este proceso de transformación”, y consideró que “ha sido y es una gran oportunidad”. Sobre los disturbios generados en la suspendida final de la Copa Libertadores entre River y Boca, el funcionario manifestó: “Hay un tema estructural. Cuando combatís las mafias,estas mafias se defiende. No hay que dudar en el camino para erradicar las mafias”. Comparto la sensación sobre todo de bronca e impotencia porque venimos trabajando mucho para dejar atrás la Argentina violenta y la cultura barrabrava”.

Fuente www.perfil.com