Tag

FUSSO

Browsing

Desde el año 2005-2006, las compras de medicamentos para todos los hospitales de la provincia se realizaban a través de intermediarios, cuando se podría haberlos adquirirlos directamente a los laboratorios que los fabricaban, con lo cual se reducirían los costos.

Quien se encargaría de elegir quienes serían los proveedores era Miguel Di Perna, hermano de la Secretaria de Salud, Graciela Di Perna, que trabajaba en la Casa de Chubut. Dichas compras, aunque fueran voluminosas no estaban sujetas a controles previos por el Tribunal de Cuentas, debido a que estaban apañados por la Ley 5096.

Se compraban medicamentos más caros y siempre a las mismas droguerías lo que se suponía que habrían conformado una “cartelización”, donde una vez vendía uno y otra vez, otro, por supuesto con precios “inflados”. Esto fue lo que denuncié en una de las primeras sesiones legislativas (el 21-12-2007), a los pocos días de haber comenzado mi gestión como diputado provincial.

Al mismo tiempo solicité que se investigara esta irregularidad, sin embargo eso nunca ocurrió, ya que, la mayoría de los diputados respondían sumisamente al gobernador Mario Das Neves. La misma suerte tuve con un pedido de informe al P.E. (Resolución 114/08) para que se esclareciera los manejos que hacía Miguel Diperna con la compra de medicamentos.

Con esta misma metodología se continuaron comprando los medicamentos e insumos hospitalarios durante varios años más.

¿Habrá sido por eso, que Das Neves abortó el proyecto del laboratorio de medicamentos provincial, que ya estaba en una etapa avanzada?

Dr. Fernando Urbano. Ex diputado provincial. Presidente de la Fundación FUSSO.

El Ministro de Salud Dr. Ignacio Hernández, en forma imprudente, y con el claro objetivo de obtener algún rédito político, hace pocos días, hizo declaraciones respecto a la evolución que supuestamente ha tenido la tasa de mortalidad infantil (TMI) en Chubut, dando datos imprecisos y realizando interpretaciones engañosas.
Expresó: La mortalidad infantil se “SE UBICA ENTRE EL 5 Y 7 POR MIL…” Es muy poco serio haber dado una cifra que carece de certeza, ya que la tasa de TMI surge de datos precisos que se relacionan entre la cantidad de niños fallecidos en un año, cada 1000 nacidos.
Es un indicador 100% objetivo y exacto porque las dos variables que utiliza, nacimientos y muertes quedan invariablemente asentadas en los Registros Públicos y son números incuestionables.
Obsérvese que los dos puntos de diferencia que dio el Dr. Hernández, abarcan un espectro de decenas de niños que habrían o no fallecido en la provincia, dependiendo en qué lugar se ubica la TMI (en 5 o en 7) y de esta forma es imposible realizar cualquier análisis.
Por otro lado expresó: “LOS GUARISMOS DE MORTALIDAD INFANTIL SE UBICAN EN CHUBUT APENAS DESPUÉS DE CAPITAL FEDERAL, PELEANDO EL PRIMER LUGAR” . ¿Esta afirmación en base a qué datos los dio? Si todavía el Ministerio de Salud de la Nación no ha terminado de procesar la TMI de los 24 distritos del país, que se realiza en base a lugar de residencia de la madre. Esta información, para el año 2016, la tendríamos disponible recién en agosto o septiembre de este año.
Si se refirió a al TMI del año 2015, la TMI fue descendiendo, según datos ofrecidos por el Ministerio de Salud de la Nación, de la siguiente forma: 10,2 en el año 2011, 9,8 (2012); 9,3 (2013); 8,1 (2.014) y 6,9 (2015). (Ver Link: http://bit.ly/2qsUnyN ) ,la cual es muy baja relacionada con otras provincias, pero en ese caso, el mérito, que se pretende mostrar, no sería de este gobierno sino del anterior.
Si lo que se intentaba era revelar resultados de la gestión actual, comparándolas con las de otros años y con otras provincias, debían haber esperado hasta contar con la información necesaria para poder analizarlas.
A la tasa de mortalidad infantil hay que darle la importancia que tiene, jamás debe ser manoseada realizando interpretaciones confusas o brindando datos inciertos
Dr. Fernando Urbano. Médico Sanitarista. Presidente Fundación FUSSO.
Las autoridades sanitarias, están actuando  como si no estuviera trayendo consecuencias a la salud el faltante  de agua durante tantos días. Es imprudente que tengan  esa actitud, porque ellos mejor que nadie conocen que esta situación provoca un aumento de la incidencia de ciertas enfermedades y por lo tanto deberían trabajar para atenuar sus consecuencias. 
El  agua que llega al hogar, además de ser deficitaria, cuando es transportada  en bidones, baldes, etc. y almacenada en los mismos u otros recipientes pierde su pureza, pudiendo contaminarse con bacterias, virus, parásitos o sustancias tóxicas.
Asimismo este déficit contribuye a  falta de higiene o una higiene precaria, en particular por la ausencia del lavado de manos. 
Hay una larga lista de enfermedades que se presentan en mayor número al esperado para esta época del año, entre ellas se puede mencionar:  
Gastroenteritis (diarrea)  provocados por distintos agentes:  BACTERIANOS  (E. Coli, shigella, salmonella, etc.);  VIRALES (rotavirus, adenovirus, norovirus, etc. );  PARASITARIAS (giardiasis, amebiasis, helmintiasis, etc.).
HEPATITIS “A” Y “E”: tienen un periodo de incubación largo, vale decir que quienes se hayan contagiado en esta contingencia no van a tener ningún síntoma hasta las 3 o 4 semanas de haber tenido contacto con el virus, con el agravante que el periodo de contagio es anterior a los primeros síntomas con lo cual puede contagiar, sin conocerlo,  a otras personas.
También se pueden presentar diversas enfermedades de la piel, entre otras pediculosis, sarna, eccema etc. también conjuntivitis de distinta etiología.
Como se puede observar los funcionarios de salud pública van a tener una ardua tarea no sólo en lo inmediato si no para más adelante cuando se puedan presentar enfermedades cuyo periodo de incubación sea prolongado. 
Por ello, la Fundación  FUSSO va estar atento para que haya una mayor exigencia en el cumplimiento de los horarios de trabajo de los profesionales, para que se compren medicamentos e insumos esenciales como reactivos para laboratorio, placas Rx. Etc. 
Dr. Fernando Urbano. Médico sanitarista. Presidente Fundación FUSSO.    
La Fundación FUSSO reclama a las autoridades competentes que repartan agua mineral en forma gratuita a quienes lo necesiten, hasta la regularización del suministro de agua potable por red. 
Un sector de la población de la Provincia de Chubut está soportando desde hace 10 días la falta de agua segura. El gobierno sólo se ha limitado a explicar las causas que provocaron esta situación y ha repartido agua en forma discontinua, con ello está dando por finalizada su responsabilidad en esta grave contingencia.
Por supuesto que no está haciendo  lo suficiente para cumplir con su obligación de asegurar la provisión de  este vital elemento para consumo humano, en forma continua, a todas las personas que la necesitan. 
 ¿De qué forma?  Muy sencillo,  debe dar directivas para que se  transporten  bidones o en su defecto agua mineral en botellas, en camiones públicos o privados, provenientes desde otras localidades, provincias vecinas o donde haya cantidad suficiente y repartirlas, a la brevedad, a las familias que lo necesiten.
El agua es un derecho esencial, que no puede ser negado a ningún ciudadano. Está contemplado  en múltiples normas de rango constitucional, Podemos citar, entre otros, la Convención sobre Derechos del Niño, Convención Americana de Derechos Humanos (Pacto San José de Costa Rica), el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales,  por lo tanto se encuentran en un escalón superior a las leyes nacionales o provinciales. Asimismo, sus normas son de aplicación directa, lo que significa que pueden ser invocados por cualquier persona. 
El Estado es el garante del ejercicio pleno de este derecho de las personas sometidas a su jurisdicción, por lo tanto, utilizando todos los medios que tenga disponible, debe asegurar el acceso al agua potable por parte de todos los ciudadanos, sin distinciones de ningún tipo.
Hay que tener en cuenta además que la falta de acceso a agua potable también limita otros derechos, como a la salud, la educación y el trabajo. En caso de negación de parte del gobierno provincial a cumplir con este mandato constitucional, la Fundación FUSSO tramitará una Acción de Amparo.

Dr. Fernando Urbano. Médico sanitarista. Presidente Fundación FUSSO.

Dicha norma establece que se debe exhibir en los establecimientos sanitarios,  en lugares bien visible al público, un cartel que indique el nombre de los profesionales que prestan servicios, especialidad a la que pertenecen y horarios en los cuales desarrollan sus actividades.
Obviamente, esta norma está destinada para que sea  más transparente el funcionamiento de dichas instituciones.
En ningún establecimiento  público asistencial de la provincia se cumple con dicha norma. Esta ilegalidad la hemos denunciado, a través de la Fundación  FUSSO,  en reiteradas oportunidades, primero lo hicimos ante las autoridades sanitarias, en sus distintos niveles jerárquicos y luego ante el mismo gobernador, Mario Das Neves. 
Es el mandamiento de una Ley y por lo tanto debe ser cumplida. Es así de simple. Entonces ¿Por qué, esta resistencia?.
Consideramos que el cálculo que hacen los gobernantes, es que si se exhibieran los horarios de los profesionales, a éstos les resultaría difícil eludir su responsabilidad contractual y por ello se caería el ACUERDO TÁCITO EXISTENTE,  por el cual deben guardar silencio  ante la opinión pública y ante sus pacientes perjudicados por el déficit persistente  de insumos, medicamentos, reactivos, estudios complementarios imprescindibles, etc.  y a cambio reciben favores en sus actividades laborales con un horario flexible y acotado.  
La prueba de que existe un acuerdo implícito, la da el hecho de que los  profesionales, con el respaldo y autoridad que le da su profesión, nunca advierten en forma mayoritaria ante la sociedad, las consecuencias graves, que ellos más que nadie conocen, que están provocando en los usuarios del hospital público las deficiencias descriptas,  

Dr. Fernando Urbano. Presidente. Fundación FUSSO.

BENEFICIO PARA LA MEDICINA PRIVADA. NO TIENEN MAMÓGRAFOS  A PESAR DEL CLAMOR DE SUS HABITANTES. REPASO DE LA SITUACIÓN ACTUAL.

HOSPITAL COMODORO RIVADAVIA: El clamor de los habitantes pidiendo un mamógrafo, se vio reflejado en la junta de 16.270 firmas para solicitar que se comprara uno, en la nota enviada al P.E. expresaba: “Por la Salud de todas nuestras mujeres, queremos un Mamógrafo para Comodoro Rivadavia.”.
HOSPITAL ZONAL DE ESQUEL: En Gobernador Costa y todos los pueblos vecinos está llevando a cabo una colecta para la compra de dicho aparato.
Por su parte ALCEC ha convocado a la población para juntar fondos, en la misiva se puede leer: “…tenemos el recurso humano, mastóloga, oncólogo, entre otros, pero no tenemos mamógrafo…”
HOSPITAL DE TRELEW: tenía un mamógrafo “viejo y con muchos años de uso” ocurrió lo que ya era previsible, dejó de funcionar haciendo imposible su reparación. Intentaron despojar uno de la localidad vecina, sin éxito.
HOSPITAL DE PUERTO MADRYN. Tiene mamógrafo obsoleto que no alcanza a cumplir con las necesidades de la población. Han tramitado la compra de otro nuevo y con mejor tecnología. Es un precio accesible en una provincia que despilfarra dinero en gastos innecesarios.
HOSPITAL DE GAIMAN: posee un tomógrafo desde hace dos años, pero no lo pueden usar  porque necesita un repuesto cuyo valor es de $150.000, la Cooperadora está haciendo una colecta para poder comprarlo. 
HOSPITAL DE RAWSON: tiene un mamógrafo pequeño, están haciendo tramitaciones para tener uno que se adapte a sus necesidades.
PROMESAS INCUMPLIDAS: El 13 de febrero de 2016 quien fuera ministro de salud, Dr. Leandro González expresó que era inminente la compra de mamógrafos para la provincia, esto mismo repitieron otros funcionarios con posterioridad, la realidad indica que ni siquiera se ha llamado a licitación.  
ESTUDIO IMPRESCINDIBLE PARA PREVENIR CÁNCER DE MAMA: Según las estadísticas, una de cada diez mujeres argentinas padecerá cáncer de mama en algún momento de sus vidas. La detección precoz es un factor indispensable que permite determinar si una mujer padece esta terrible enfermedad. La mamografía es el único procedimiento capaz de determinar un cáncer de mama no palpable. 
DERIVACIÓN A LA MEDICINA PRIVADA: Los  médicos están obligados a solicitar  mamografías a sus pacientes mayores de 35 años, si no lo hacen se podrían exponer a una acusación por mala praxis. Quienes se atienden en el hospital público deberán recurrir a la medicina privada, como única alternativa, algunas pagarán con sus propios recursos y para otras será el hospital quien se haga cargo del costo de las mismas. 
Los establecimientos privados están muy contentos, ya que por ejemplo en Trelew (lo mismo ocurre en otras localidades) cuenta con seis mamógrafos y por supuesto los propietarios de todos ellos se ven beneficiados con estos infortunios.
VALOR DE UN MAMÓGRAFO “… un equipo convencional básico sale 70 mil dólares y uno de altísima generación está cerca de los 200 mil dólares. Pero casi todos los hospitales trabajan con el convencional”. Es una cifra totalmente accesible en una provincia que destina mucho dinero en gastos no prioritarios.
MANOS NEGRAS: Hay que identificar quienes son las manos negras que están beneficiando a la medicina privada, al impedir que los hospitales del Chubut cuenten con este imprescindible procedimiento para la detección temprana del cáncer de mama. 

Dr. Fernando Urbano. Médico pediatra y sanitarista. Presidente Fundación FUSSO.

Paciente del ámbito hospitalario chubutense, lo llamaremos Luis: sexo masculino de 54 años de edad, habitaba una vivienda social, sin ingresos fijos, su salud dependía exclusivamente de los servicios que le podía brindar el hospital público. Un día, decidió consultar porque había experimentado cambios en el ritmo intestinal: periodos de estreñimiento combinados con periodos en los que padecía diarrea, a veces tenía dolor abdominal. 
Hizo cola frente al centro de salud más cercano a su domicilio, permaneció en la intemperie desde las 6.30 hasta las 8,00 horas de la mañana, para conseguir que un médico le extendiera la derivación para ser atendido por un gastroenterólogo (GE) , fue atendido alrededor de las 10,30 Hs. 
Con este requisito cumplido, fue al hospital y se entera que los turnos se  ofrecen sólo 2 veces por mes en forma conjunta para todas las especialidades: urología, oncología, cirugía, hematología, endocrinología, dermatología, gastroenterología, cardiología, etc. La señora que lo atiende le sugiere que concurra muy temprano porque los turnos ofrecidos se terminan pronto. 
Concurre muy temprano a las 6,30 de la mañana y ya los pasillos estaban abarrotados de pacientes, consiguió que lo anotaran para ser atendido diez días después y ya quedaban pocos turnos. Seguramente habría muchos que no tendrían la misma suerte que él porque, según expresara el mismo paciente,  había decenas de  personas  detrás de él.
  
Llegado el día el profesional que lo atendió le expresó  que debía realizarse en forma urgente una colonoscopía, ya que, entre otras enfermedades, había que descartar cáncer de colon y añadió que ese estudio en el hospital no se realizaba.
Entonces, averiguó precios de las colonoscopías en el ámbito privado pero el costo era inalcanzable para él.  Varios meses después, debido a que los síntomas se hicieron más intensos, decidió consultar nuevamente: al igual que la vez anterior, debió vencer los mismos obstáculos de cuando tomó la decisión de consultar sobre su enfermedad la primera vez. 
En esta oportunidad ingresó al consultorio acompañado por su esposa. El profesional que lo atendió repitió lo que había expresado en la primera consulta, que era indispensable realizar una colonoscopía y  que no había  ninguna posibilidad de hacerlo en el hospital. 
Nos imaginamos que se retiraron con el ánimo por el piso. Es que el desamparo en que una persona queda expuesta cuando pierde la salud y no tiene posibilidades de ser asistida, es una de las situaciones más críticas que un ser humano debe enfrentar.
Otro paciente, pero con cobertura médica, lo llamaremos Pedro: sexo masculino, 68 años, jubilado de la administración pública, poseía cobertura médico sanitaria a través de la obra social provincial SEROS. La primera vez que consultó por esta enfermedad, lo indujo  el hecho de haber presentado síntomas que eran similares a los que padecía Luis. 
El mismo día que decidió realizar la consulta, a través de una simple llamada de teléfono consiguió  turno con un GE en un sanatorio de la zona, se presentó a la hora consensuada con la secretaria del facultativo y como requisito único debió presentar el carnet de afiliado. Previamente no tuvo que dar explicaciones a nadie, tampoco necesitó que lo derive algún otro médico.
El profesional indicó hacer una colonoscopía, que él mismo la realizó tres días después. A la semana siguiente fue operado, se realizó una colectomía parcial (cirugía para extirpar la sección del colon que contiene cáncer y los ganglios linfáticos cercanos). 
Luis, ocho meses después de la última consulta mostró signos de agravamiento de su estado general, comenzó a perder peso, las deposiciones se hicieron sanguinolentas, presentando fuertes dolores abdominales, ante esta situación los familiares y amigos, todos de bajos recursos, se dispusieron a juntar dinero, inclusive vendían objetos personales. Al final se pudo realizar la colonoscopía en un sanatorio privado y con las biopsias extraídas se confirmó el diagnóstico de cáncer de colon. 
Y ahí empezó otra lucha para conseguir turno con un oncólogo del hospital. Varios días después consigue ser atendido por dicho especialista, quien  dispuso que se hiciera una intervención quirúrgica que, debido a que se tenía que respetar la lista de espera para operaciones programadas,  se  realizó dos meses después en el servicio de cirugía del mismo hospital. Luego cumplió tratamiento con quimioterapia, cuyos remedios eran muy caros, pero por suerte fueron entregados sin dificultad por la farmacia del hospital. 
El cáncer de colon se encontraba en etapa IV, tenía metástasis en ganglios linfáticos e hígado. Según les dijeron a los familiares, se tardó mucho en hacer el diagnóstico e iniciar el tratamiento. Cinco meses después falleció.
Se debe poner énfasis que el caso de Luis no es aislado, ya que el mismo déficit descripto en el servicio de GE, años atrás, se continúa presentando en la actualidad. 
Por su parte, Pedro tuvo una suerte distinta: luego de la operación no fue necesario otro tratamiento adicional. El profesional le expresó que el pronóstico era excelente y que podía hacer una vida normal. Los controles y estudios posteriores relacionados con esta enfermedad tuvieron  100% de cobertura.  Con posterioridad, de la misma forma que lo hizo la primera vez, realizó consultas con el GE y otros especialistas  (clínico, endocrinólogo, nutricionista, etc) todas las veces que lo necesitó en forma ágil, sin necesidad de soportar colas, listas de espera u otros obstáculos fastidiosos.
Se narra esta historia para que se vea las dificultades que tienen los pacientes cuando  su salud depende exclusivamente de los servicios que le puedan brindar el hospital público. 
ALGUNOS DATOS ESTADÍSTICOS
Se calculan que hay 50.000 usuarios del HZT. En promedio se otorgaron 576 consultas por año para ser asistidos por GE, esta cifra fue tomada de acuerdo al registro promedio de  los tres últimos Anuarios de Estadísticas de Salud –Chubut-.  Mientras que para los 30.000 afiliados de la Obra Social SEROS, Agencia Trelew, se facturan a los mismos especialistas entre 4.500 y 4.800 consultas por año.  
En el Hospital Zonal de Trelew  desde hace más de 14 años no se realizaban endoscopías digestivas de ningún tipo, ni altas ni bajas, incluidas las colonoscopías con excepción de los primeros meses del año en curso que, desde el advenimiento de un gastroenterólogo al HZT, se hicieron algunos estudios de este tipo. No obstante, fueron suspendidos  desde fines de abril y se desconoce hasta cuándo: “…se rompió accidentalmente el colonoscopio y no hay presupuesto disponible para arreglarlo”, justificó el director del hospital.
Por otra parte, la obra social provincial SEROS autoriza alrededor de 5.900 endoscopias digestivas por año para sus afiliados de la Agencia Trelew , entre ellas 2.700 endoscopías baja (colonoscopía, videocolonoscopía y rectosigmoidefibroscopía), lo que muestra que es una práctica habitual y necesaria en esa especialidad.  
La realidad y estadísticas demuestran la inequidad que existe en nuestra sociedad entre los pacientes que se atienden en el hospital público y los que tienen cobertura médica social o privada.
Dr. Fernando Urbano. Médico sanitarista. Presidente Fundación FUSSO 
Por su mayor vulnerabilidad habría que brindarles mayor protección sanitaria, sin embargo …

Desprotección 
Para la presentación como requisito final del curso de especialista en medicina sanitaria (UBA), realizamos un estudio de investigación, agrupando en los certificados de defunción del año 2012 el grupo de personas con cobertura social privada y los comparamos con los que estaban desprovistos de ella en el momento que se produjo su deceso, en la ciudad de Trelew.
Se dan a conocer dos de los cuatro estudios realizados: En uno se estableció la tasa de mortalidad ajustada por edad (TMAE), o sea, menores de 65 años, para eliminar el efecto de la edad que tiene la tasa de mortalidad general (TMG) y se comparó la edad promedio de las personas fallecidas en Trelew menores de 65 años, agrupando las que tuvieron obra social y las que no tenían cobertura, dando como resultado que este último grupo vivieron en promedio 5,7 años menos que los primeros.
En el otro estudio, se determinó que la edad promedio de fallecimiento de las personas internadas en sanatorios privados fue de 73,2 años y los decesos acaecidos en los servicios de internación del Hospital Zonal de Trelew fue de 64,3 años. En este caso los pacientes del hospital vivieron en promedio 8,9 años menos.
El resultado de estos estudios, sumado a otros dos: lugar de residencia y años de vida potencialmente perdidos (AVPP), que por razones de espacio no se analizan en esta publicación, convergen en que las personas que no tenían seguro de salud social o privado, han fallecido en edades más tempranas comparado con aquellos que poseían cobertura médica privada u obra social.
La mayoría de las personas que concurren al hospital, sin cobertura médica social o privada, se encuentran dentro del rango de personas desocupadas, sin posibilidades de pagar un seguro de salud privado, por ello se supone que son los más desfavorecidos social y económicamente y por ende su salud depende exclusivamente de los servicios que le pueda brindar el hospital público. 
Si bien existen otros factores, además de la evidente desprotección sanitaria, que influyen para que se presenten muertes prematuras en los grupos sociales desfavorecidos como vivienda, alimentación, escolaridad, etc, el análisis realizado sirve para resaltar que los pobres, en promedio, viven menos años que quienes están en mejor situación socioeconómica.
Esa debe ser la razón para que el gobierno deba redoblar los esfuerzos con la finalidad de brindar mayor protección sanitaria a los grupos sociales más vulnerables.

Fuente: Depto. De Estadística del Ministerio de Salud. Año 2012. – Chubut.
Dr. Fernando Urbano. Especialista universitario en medicina sanitaria. Presidente Fundación FUSSO.

Haberlo eliminado fue un error garrafal del gobierno nacional.
Remediar era un programa de provisión gratuita de medicamentos esenciales ambulatorios. El Estado los compraba en forma masiva por licitación internacional a un valor 7 veces más barato. Llegaba por correo a todos los rincones del país (7000 CAPS).
Los destinatarios de Remediar eran aquellos ciudadanos que están bajo línea de pobreza o no tienen cobertura de obra social. Además como política sanitaria tenía un gran impacto ya que se podían tratar la mayoría de las enfermedades y orientaba las consultas al primer nivel de atención con lo cual se conseguía que bajara la demanda de las guardias de los hospitales.
Este Programa, creado en el 2002, fue una medida acertada y exitosa del gobierno anterior, haberlo suspendido traerá consecuencias imprevisibles en los más pobres.

Dr. Fernando Urbano. Médico pediatra y sanitarista. Presidente Fundación FUSSO.

Foto ilustrativa
…ESCLAVO DE SUS PALABRAS
 “Al Hospital le hacen falta por lo menos cien camas más” 
Esto lo dijo el Dr. Jorge Vecchio, en octubre de 2009, cuando era Director del Hospital Zonal de Trelew (HZT), en esa oportunidad expresó: “Y como parte de una problemática a repetición, ya desde hace muchos años que el Hospital trabaja con el sistema de “camas calientes”, debiendo en muchas oportunidades “vaciar” una cama en algún servicio con derivaciones o altas anticipadas, para poder contar con lugar para alguna emergencia”.
Luego agregó: “Éste es un hospital en el cual tendríamos que tener por lo menos 100 camas más, pero bueno eso es un trabajo que se viene conversando con la Secretaria de Salud (Dra. Graciela Di perna) y nosotros creemos que ya para el próximo año el tema va a estar medianamente solucionado. La provincia ha puesto todo su trabajo con gente que se encarga de planificación hospitalaria, como para evaluar la situación del hospital de Trelew” .
El Dr. Vecchio realizó estas declaraciones cuando en el servicio de Clínica Médica del HZT, había disponibles 19 camas, las cuales eran muy pocas, con un porcentaje de ocupación de camas de 85,9%, que ya era alto y una mortalidad de 8,6% de los pacientes internados también muy elevado. Hizo un diagnóstico acertado de la grave situación existente y no cabían dudas que había que aumentar en forma urgente la cantidad de camas disponibles. 
Se comprometió a que en el año siguiente (2010) se le iba a dar solución al faltante de camas, sin embargo continuó siendo director hasta mayo de 2012 y en lugar de mejorar, año tras año fueron disminuyendo el número de camas disponibles, fue aumentando el porcentaje de ocupación de camas y esto trajo como consecuencia un aumento de la mortalidad de los pacientes internados en dicho servicio. Se puede consultar estos datos en el siguiente enlace: http://www.chubut.gov.ar/portal/wp-…
En el año 2016, el Dr. Jorge Vecchio vuelve a ser director del HZT y la situación continuó empeorando: de las 19 camas disponibles ahora hay 12, el porcentaje de ocupación de camas que era 85,9, ahora es de 98,8 y la mortalidad que era de 8,6 ahora es de 17,5%. 
Fuente: Departamento de Estadística del Ministerio de Salud del Chubut y Anuarios de Estadísticas de Salud del Chubut.

Dr. Fernando Urbano. Médico especialista universitario en medicina sanitaria. Presidente Fundación FUSSO.