Tag

francisco

Browsing

El papa Francisco pidió hoy un «nuevo modelo de crecimiento económico» que cuide el ambiente y afirmó que el daño a la Tierra «es un grave pecado que daña y enferma».

«El que sabe contemplar pondrá más fácilmente manos a la obra para cambiar lo que produce degradación y daño a la salud», dijo el pontífice durante la Audiencia General que encabezó dentro del Vaticano.

«Se comprometerá a educar y a promover nuevos hábitos de producción y consumo, a contribuir a un nuevo modelo de crecimiento económico que garantice el respeto de la casa común», añadió Jorge Bergoglio, en una nueva catequesis del ciclo dedicado a la pandemia de coronavirus con el título «Sanar el mundo».

En su mensaje, Francisco reclamó «cuidar la Tierra y los ecosistemas» y advirtió que «abusar de ellos, en cambio, es un grave pecado que daña y enferma».

Al mismo tiempo agregó: «El que explota la naturaleza, termina explotando a la gente, esto es una ley universal».

En ese marco, el Papa desarrolló que «el contemplativo en acción tiende a convertirse en custodio del medio ambiente, tratando de conjugar los conocimientos ancestrales de las culturas milenarias con los nuevos conocimientos técnicos, para que nuestro estilo de vida sea sostenible».

Así, Bergoglio destacó especialmente a «los pueblos indígenas, con los que todos tenemos una deuda de gratitud».

«Pero también pienso en aquellos movimientos, asociaciones y grupos populares, que se esfuerzan por proteger su territorio con sus valores naturales y culturales. Sin embargo, no siempre son apreciados e incluso, a veces, se les obstaculiza cuando, en realidad, contribuyen a una revolución pacífica, la revolución del cuidado», agregó en su mensaje desde el Patio San Dámaso del Vaticano, señaló Télam.

El papa Francisco convocó hoy a una jornada de oración por el Líbano para este viernes, a un mes de las explosiones que dejaron unos 190 muertos en la capital, Beirut, al tiempo que pidió a los políticos locales que se comprometan «con honestidad y transparencia» en la reconstrucción del país.

«A un mes de la tragedia que ha asolado Beirut, mi pensamiento va a la población particularmente afectada», dijo el pontífice durante la audiencia general que encabezó en el Vaticano, la primera con fieles desde fines de febrero, cuando la pandemia de coronavirus obligó a la Santa Sede a prohibir el público en los actos.

«Líbano representa más que un Estado: Líbano es un mensaje de libertad, un ejemplo de pluralismo, tanto para Oriente como para Occidente. Para el bien mismo del país y del mundo, no podemos permitir que este patrimonio esté disperso», afirmó Jorge Bergoglio.

«Es por esto que deseo invitar a todos a vivir una jornada Universal de Oración y Ayuno por el Líbano, el próximo viernes 4 de septiembre», convocó.

Francisco hizo la convocatoria acompañado por un joven sacerdote del Líbano, Georges Breidi, quien con una bandera del país árabe rezó junto al pontífice al término de la audiencia en el Patio San Dámaso del Vaticano, en el primer cara a cara de Bergoglio con los fieles en más de seis meses.

«Invito a la comunidad internacional a sostener al país para ayudarlo a salir de la grave crisis sin estar involucrado en las tensiones regionales», insistió el Papa, que luego se dirigió a los ciudadanos de Beirut: «Tengan coraje, hermanos, la fe y la oración sean su fuerza. No abandonen sus casas ni su herencia. No hagan caer el sueño de aquellos que han creído en un país bello y próspero».

Además, el Papa anunció que enviará al secretario de Estado, Pietro Parolin, al país para mostrar, en su nombre, el apoyo al Líbano: «Irá para expresar mi cercanía y solidaridad», señaló el Papa sobre el cardenal italiano.

Tras las explosiones, Francisco ya había donado 250.000 euros a la Iglesia local para que ayude a la población afectada, señaló Télam.

El papa Francisco denunció hoy que la pandemia de coronavirus agravó la «brecha entre clases sociales» de una «economía enferma» en la que «unos pocos muy ricos poseen más que todo el resto de la humanidad», mientras el Vaticano informó que la semana próxima el pontífice volverá a encabezar eventos con público, suspendidos desde inicios de marzo.

«La pandemia ha puesto de relieve y agravado problemas sociales, sobre todo la brecha entre las clases sociales», sostuvo el pontífice durante al Audiencia General que encabezó en streaming desde la biblioteca del Palacio Apostólico del Vaticano.

«Algunos pueden trabajar desde casa, mientras que para muchos otros esto es imposible. Ciertos niños, a pesar de las dificultades, pueden seguir recibiendo una educación escolar, mientras que para muchísimos otros esta se ha interrumpido bruscamente», ejemplificó el Papa.

En ese marco, Jorge Bergoglio lamentó que «algunas naciones poderosas pueden emitir moneda para afrontar la emergencia, mientras que para otras esto significaría hipotecar el futuro».

Tras la audiencia, el Vaticano informó en un comunicado que a partir del próximo miércoles el Papa volverá a celebrar sus encuentros semanales con la presencia de fieles, como era costumbre hasta que a inicios de marzo la emergencia sanitaria obligó a la Santa Sede a suspender los eventos con público.

Las audiencias se celebrarán en el Patio de San Dámaso, dentro del Vaticano, y no en la Plaza San Pedro como es habitual, «sin necesidad de billetes de ingreso» y «siguiendo las indicaciones sanitarias de las autoridades», explicó la Santa Sede.

En su mensaje, el Papa planteó además que «la desigualdad que se vive revela una enfermedad social, un virus que proviene de una economía enferma, fruto de un crecimiento económico que ignora los valores humanos fundamentales».

«En el mundo de hoy, unos pocos muy ricos poseen más que todo el resto de la humanidad», denunció, en línea con los análisis de organizaciones como Oxfam que a inicios de año revelaron que el 1% de los ricos del mundo tiene tanta riqueza como 4.600 millones de personas.

En esa línea, Francisco criticó los daños que se le hacen al medio ambiente y planteó que «este modelo económico es indiferente a los daños infligidos a la casa común».

«Estamos cerca de superar muchos de los límites de nuestro maravilloso planeta, con consecuencias graves e irreversibles: de la pérdida de biodiversidad y del cambio climático hasta el aumento del nivel de los mares y a la destrucción de los bosques tropicales», lamentó.

La última Audiencia General que Francisco celebró con público fue la del 26 de febrero, antes de que la pandemia de coronavirus obligara a la Santa Sede a adoptar un sistema de transmisión en streaming desde el Palacio Apostólico que se mantuvo hasta hoy, señaló Télam.

El papa Francisco lamentó hoy que las consecuencias del coronavirus «golpean especialmente a los más pobres» y convocó a «construir un mundo mejor» tras la pandemia.

«La pandemia continúa causando heridas profundas, exponiendo nuestras vulnerabilidades. Muchos son los muertos, muchísimos los enfermos, en todos los continentes»; lamentó el pontífice durante la audiencia general que encabezó desde el Vaticano.

«Tantas personas y tantas familias viven un tiempo de incertidumbre a causa de los problemas socioeconómicos, que golpean especialmente a los más pobres», denunció Jorge Bergoglio.

En ese marco, anunció el inicio de una serie de reflexiones semanales para pensar, en base a la Doctrina Social de la Iglesia, cómo afrontar «las enfermedades sociales» que la pandemia puso en evidencia,

«Deseo reflexionar y trabajar todos juntos», convocó el Papa, «para construir un mundo mejor, lleno de esperanza para las futuras generaciones».

Francisco destacó que algunos principios como la dignidad de la persona, el bien común y el cuidado de la casa común «ayudan a los dirigentes, a los responsables de la sociedad a llevar adelante el crecimiento y también, como en este caso de pandemia, a curar el tejido personal y social», señaló Télam.

«Recemos hoy por los muertos, los que murieron por la pandemia; y también de manera especial por los muertos, digamos, anónimos», convocó el pontífice.

El papa Francisco recordó hoy a los «muertos anónimos» por coronavirus que han sido enterrados en fosas comunes en distintos lugares del mundo.

«Recemos hoy por los muertos, los que murieron por la pandemia; y también de manera especial por los muertos, digamos, anónimos», convocó el pontífice durante la misa que celebró este jueves en su residencia de Casa Santa Marta, en el Vaticano.

«Hemos visto las fotografías de las fosas comunes. Muchos…», lamentó, luego de que se difundieran durante los últimos días imágenes e información sobre como decenas de personas fallecidas por el coronavirus fueron enterradas de ese modo en Brasil y Estados Unidos.

Desde iniciada la pandemia, ante la decisión del gobierno italiano de prohibir las misas en todo el país, Francisco dispuso la televisación en directo y por streaming de sus celebraciones matutinas diarias en Santa Marta, que preside a las 7 de Roma (2 de Argentina), señaló Télam.

La basílica de San Pedro estuvo desierta, por lo que el encuentro fue difundido en directo por la página web del Vaticano.

El papa Francisco​ ofició la misa de Domingo de Ramos, que marca la entrada de la Semana Santa, en una basílica de San Pedro desierta debido a la pandemia de coronavirus.

El 15 de marzo, el Vaticano había anunciado que todas las celebraciones litúrgicas de Pascua se llevarían a cabo «sin la presencia física de los fieles» en la plaza de San Pedro.

Así, este domingo, el Papa bendijo los Ramos en una basílica vacía, salvo por un puñado de religiosos que estaban sentados en un banco.

La misa fue difundida en directo en la página web del Vaticano, como también lo será el próximo domingo para la misa de Pascua, la celebración más importante del cristianismo.

Una vista general de la basílica sin público. Reuters

«Hoy, en el drama de la pandemia, ante tantas certezas que se desmoronan, frente a tantas expectativas traicionadas, con el sentimiento de abandono que nos oprime el corazón, Jesús nos dice a cada uno: ‘Ánimo, abrí el corazón a mi amor. Sentirás el consuelo de Dios, que te sostiene'», aseguró el papa en su homilía.

Al dirigirse a los jóvenes, Francisco mencionó el esfuerzo de todos aquellos que, pese al riesgo de contagio, salen a la calle para ayudar a los otros.

«Mirad a los verdaderos héroes que salen a la luz en estos días. No son los que tienen fama, dinero y éxito, sino son los que se dan a sí mismos para servir a los demás. Sentíos llamados a jugaros la vida. No tengáis miedo de gastarla por Dios y por los demás: ¡La ganaréis!», añadió.

El sábado, Matteo Salvini​, jefe de la extrema derecha, pidió la reapertura de las iglesias durante la Pascua. «Apoyo las peticiones de los que piden que se les deje entrar en las iglesias, de forma ordenada, correcta y segura desde el punto de vista sanitario», había dicho en una entrevista a la cadena Sky.

El domingo, el alcalde de Milán, Giuseppe Sala, se opuso a la idea: «No estoy de acuerdo. Creo que en este momento la fe puede y deber ser algo privado y personal».

En Italia, el país europeo más golpeado por el Covid-19, se registraron 15.362 muertos desde el primer deceso vinculado al virus, a fines de febrero, publicó El Clarin.

Antes de la oración inédita que encabezará esta tarde en soledad en la Plaza San Pedro para pedir por el fin de la pandemia, el papa Francisco destacó a las personas que «se preocupan por los otros» en el marco de la pandemia de coronavirus.

«En estos días llegan noticias de cómo tanta gente comienza a preocuparse por los otros», destacó el pontífice durante su misa matutina en la capilla de la residencia de Casa Santa Marta, donde vive en el Vaticano.

«Esto es una buena señal», afirmó Bergoglio, antes de la oración inédita que encabezará este viernes en una Plaza San Pedro vacía por las medidas del Vaticano para frenar la difusión del coronavirus.

Desde las 18 de Roma (14 de la Argentina), el Papa encabezará un rezo para pedir por el fin de la pandemia, que será transmitido por YouTube, y tras el que impartirá la denominada bendición Urbi et Orbi, reservada usualmente para Navidad, Año Nuevo y Pascuas.

Durante la celebración de este viernes, el Papa pondrá dentro de la Basílica de San Pedro dos imágenes frente a las que rezó el domingo 15 de marzo en dos Iglesias de Roma: un crucifijo que según la tradición católica salvó a la capital italiana de la peste en 1522, y la imagen de la Virgen Salus Populi Romani, a la que encomienda cada uno de sus viajes al exterior, señaló Télam.

“Queremos responder a la pandemia del virus con la pandemia de oración, compasión, ternura”, remarcó.

El Papa Francisco convocó este domingo a todos los fieles del mundo para que recen el «Padre Nuestro» el próximo 25 de marzo al mediodía, un gesto con el que quiere universalizar la oración para luchar contra la pandemia del coronavirus. Lo hizo al recitar el tradicional Ángelus, televisado en streaming tras el cierre de la Plaza San Pedro como medida para frenar la propagación del Covid-19.

«En estos días» en los que «la humanidad tiembla con la amenaza de la pandemia, me gustaría proponer a todos los cristianos que unan sus voces», dijo Francisco, momentos después del rezo del Ángelus.

Por eso, convocó a todos los fieles del mundo a recitar el «Padre Nuestro» el próximo miércoles 25 de marzo al mediodía. Dos días después, el viernes 27, anunció que presidirá a las 18 (hora local) un momento de oración en la Plaza de San Pedro.

«A partir de ahora, invito a todos a participar espiritualmente a través de los medios de comunicación. Escucharemos la palabra de Dios, elevaremos nuestra súplica, adoraremos el Santísimo Sacramento, con el que al final daré la Bendición Urbi et Orbi, a la que se adjuntará la posibilidad de recibir la indulgencia plenaria», señaló.

Y agregó: «Queremos responder a la pandemia del virus con la pandemia de oración, compasión, ternura. Mantengámonos unidos».

Francisco ofreció su homilía y rezó el Ángelus desde la Sala de la Biblioteca vaticana y fue transmitido por video en directo, y después se asomó por la ventana del palacio apostólico para saludar a una Plaza de San Pedro totalmente vacía, ya que el Vaticano prohibió su entrada a los fieles hasta el 3 de abril como medida de prevención para evitar contagios.

«Expreso nuestra cercanía a médicos, trabajadores de la salud, voluntarios, a las autoridades que deben tomar medidas duras pero por nuestro bien», dijo Jorge Bergoglio.

En ese marco, el pontífice expresó su apoyo «a los policías y soldados que en la calle buscan mantener el orden y que se cumplan las cosas que el gobierno nos pide hacer por el bien de todos nosotros».

El papa Francisco dijo hoy que está «muy preocupado» por los efectos que la pandemia del coronavirus Covid-19 puede tener sobre el trabajo a nivel mundial y anticipó que convocará al Dicasterio Vaticano de Desarrollo Humano Integral para estudiar medidas que puedan mitigar las consecuencias negativas de la expansión de la enfermedad sobre el empleo.

«La semana que viene voy a reunir a la cúpula del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral para empezar a estudiar medidas para el día después de la pandemia», adelantó el pontífice en un diálogo telefónico con la agencia Télam.

Jorge Bergoglio, que se mostró en esa línea «muy preocupado por los efectos» que puede tener la pandemia sobre el mundo del trabajo, destacó de todos modos «las formas de solidaridad» que se están viendo a nivel mundial entre algunos países.

El Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral funciona desde enero de 2017 con la guía del cardenal Peter Turkson y reúne las áreas de la Santa Sede dedicadas a los temas de «la justicia, la paz y la custodia de la Creación», según su organigrama.

Esa oficina se ocupa también de todos los aspectos sobre la salud, las obras de caridad, las migraciones, los necesitados, los enfermos, los excluidos, los marginados, las víctimas de conflictos armados y catástrofes naturales, los presos, los desocupados y los damnificados por cualquier forma de esclavitud y tortura, entre otros ejes.

Por decisión del pontífice, el Vaticano ya anunció que aceptará rebajar los precios de los alquileres de los negocios comerciales, bares y restaurantes del centro de Roma que funcionan en edificios de la Santa Sede, especialmente en los alrededores de la Plaza San Pedro.

Desde iniciada la difusión del Covid-19 en Italia, Francisco tomó una serie de medidas, en línea con el gobierno italiano, para reducir la cantidad de personas que se concentran en el Vaticano, especialmente durante sus audiencias generales de los miércoles y los Ángelus de los domingos.

Así el pontífice resolvió cerrar la Plaza San Pedro a los fieles hasta nuevo aviso y transmitir por streaming sus dos catequesis semanales, a las que se suma por primera vez desde su pontificado la televisación en directo de sus misas matutinas en la capilla de la residencia Casa Santa Marta.

Este sábado, Francisco se mostró además cercano «a las familias que no pueden salir de la casa». «Tal vez el único horizonte que tienen es el balcón y ahí dentro, la familia, con los niños, los chicos, los padres…», analizó Bergoglio en la misa que celebró en la capilla de Casa Santa Marta.

» Rezamos por la paz de las familias hoy, en esta crisis, y por la creatividad «, planteó, y renovó sus pedidos «para que puedan encontrar una forma de comunicarse bien entre ellos , para construir relaciones de amor en la familia y para superar la angustia de este tiempo juntos, en familia».

Por la difusión de la pandemia, el Vaticano pospuso además una cumbre mundial sobre economía prevista originalmente para el 26 al 28 de marzo en Asís y un encuentro mundial sobre educación que se iba a hacer en Roma el 14 de mayo.

El pontífice expresó que la experiencia que atraviesa el mundo servirá «para recordarle a los hombres de una vez por todas que la humanidad es una única comunidad».

El papa Francisco convocó hoy a salir «todos juntos» de la crisis mundial originada por la pandemia del coronavirus y opinó que la situación «será un poco como después de una guerra».

En una entrevista con el diario italiano La Stampa publicada hoy, el pontífice expresó que la experiencia que atraviesa el mundo servirá «para recordarle a los hombres de una vez por todas que la humanidad es una única comunidad».

«Y lo importante y decisiva que es la fraternidad universal. Tenemos que pensar que será un poco como después de una guerra», planteó Jorge Bergoglio, de 83 años, quien ha adoptado dentro del Vaticano las mismas restricciones de circulación que planteó el gobierno italiano aunque mantiene operativos los servicios de ayuda a personas sin hogar.

«Ya no estará ´el otro´, sino que estaremos ´nosotros´. Porque solo podremos salir de esta situación todos juntos», convocó Francisco.

Según el Papa, que el pasado domingo rezó en dos iglesias de Roma por «el fin de la pandemia», la humanidad necesitará cuatro «palabras clave» para recuperarse.

«Tendremos que ver una vez más las raíces: los abuelos, los ancianos. Construir una verdadera fraternidad entre nosotros. Hacer memoria de esta difícil experiencia vivida entre todos, todos juntos. Y salir adelante con esperanza, que no desilusiona nunca», expresó.

Estas serán las palabras clave para volver a comenzar: raíces, memoria, hermandad y esperanza”

«Estas serán las palabras clave para volver a comenzar: raíces, memoria, hermandad y esperanza», aseveró Francisco en la entrevista telefónica hecha el lunes 16 y publicada hoy.

En la entrevista, Bergoglio reconoció además que lo «sacudió» y le «dolió» el caso de una anciana a punto de morir que se despidió de su nieta con una videollamada desde el hospital.

«Es la necesidad última de tener una mano que tome la tuya. Un gesto de compañía final. Y muchas enfermeras y enfermeros acompañan este deseo extremo con la oreja, escuchando el dolor de la soledad, tomando la mano», expresó antes de agradecer el trabajo de médicos, enfermeros y voluntarios.

Francisco volvió además a dedicar hoy parte de su misa matutina en la capilla de Casa Santa Marta al trabajo de médicos y autoridades.

«Para ellos no es fácil gestionar este momento y tantas veces sufren de incomprensión. El personal médico de hospital y las autoridades en este momento son columnas que nos ayudan a seguir adelante. Y nos defienden en esta crisis», planteó Bergoglio, señaló Télam.