Tag

Francia

Browsing

El número de fallecidos por coronavirus en Francia se multiplicó por dos en la última semana, periodo en el que también aumentaron los casos entre las personas de edad avanzada y los focos registrados en el país, informaron hoy las autoridades sanitarias francesas.

«Por primera vez desde que se puso punto final al confinamiento (a fines de mayo), vemos un aumento de las muertes por Covid-19» con una multiplicación por dos del número de fallecidos en una semana: 265 fallecidos frente a los 129 de la semana pasada, subrayó la agencia sanitaria francesa en su informe semanal.

«Los fallecimientos ocurrieron en hospitales y en residencias para personas mayores», precisó Sophie Vaux, epidemióloga de los servicios de salud pública franceses.

«Aunque los adultos jóvenes, de entre 20 y 30 años, son los más afectados actualmente por el SARS-CoV-2, el virus ha avanzado en las últimas semanas entre los mayores de 75 años».

También se registraron 68 focos en residencias para personas mayores, es decir, la cifra se duplicó en una semana.

«El aumento de los casos entre los ancianos hace temer un incremento de las hospitalizaciones y de las muertes en las semanas venideras», alertaron los responsables.

Las autoridades sanitarias observan sin embargo una disminución del ritmo de nuevos casos, pero temen que se deba únicamente a la saturación de los servicios que realizan las pruebas de diagnóstico en algunas regiones.

Este viernes, la ciudad de Niza, en el sureste de Francia, prohibió las reuniones de más de 10 personas en los espacios públicos y la venta y consumo de alcohol en la vía pública a partir de las ocho de la tarde. Los bares tendrán además un horario de funcionamiento restringido.

En lo que va de septiembre, Francia ha registrado un aumento constante de casos, de los casi 5.000 diarios del 1° de mes a los más de 10.500 de ayer.

Esta semana, sumó 6.158 casos el lunes, 7.852 el martes, 9.784 el miércoles y 10.530 el jueves.

Desde que estalló la pandemia, 454.266 personas se infectaron y 31.103 murieron en Francia, según el recuento de la Universidad estadounidense Johns Hopkins, señaló Télam.

El Ministerio de Sanidad francés informó que detectó 8.550 nuevos casos de coronavirus en las últimas 24 horas, un periodo en el que se produjeron 12 muertes por la enfermedad.

Francia cumplió su primera semana de curso escolar en pleno pico de contagios en el país, que ha llevado al cierre por precaución de una veintena de centros tras detectar casos de coronavirus en su interior.

El Ministerio de Sanidad francés informó que detectó 8.550 nuevos casos de coronavirus en las últimas 24 horas, un periodo en el que se produjeron 12 muertes por la enfermedad.

La cifra es ligeramente inferior a los 8.975 nuevos casos de los que se informaron ayer, un récord desde el inicio de la pandemia.

En total Francia suma 317.706 casos confirmados y 30.698 muertes, según el último balance oficial.

El boletín incluye además 484 brotes que se están investigando en una semana marcada por la reanudación de las clases.

La detección de estos nuevos casos determinaron esta semana el cierre de diez escuelas en la Francia continental y otras doce en la isla de La Reunión, sobre un total de 61.500 colegios.

Los casos de coronavirus en Francia volvieron a dispararse en apenas un día al registrarse 2.238 nuevos contagios y 22 muertes en las últimas 24 horas, cifras que la Agencia de Salud Pública difundió pocas horas después de que el Gobierno anunciara el uso obligatorio de tapabocas en los centros de trabajo con financiamiento empresarial.

El organismo precisó en su página web que con estos datos se eleva a 30.451 el total de fallecimientos desde el inicio de la epidemia y a 221.267 el de contagios.

La tasa de positivos se situó al alza hasta alcanzar el 3% del total de los test realizados, una décima más que el nivel comunicado ayer, y también aumentó el número de focos activos, con 27 en un día, hasta los 273.

En cuanto a los pacientes hospitalizados, un indicador que algunos científicos consideran más fiable para el seguimiento de la Covid-19 porque no depende tanto del número de pruebas o a qué grupos se efectúan, hubo un descenso neto de 102, hasta los 4.823.

La cifra de ingresados en unidades de cuidados intensivos se mantuvo prácticamente estable, con cuatro menos en un día, hasta los 380, añadió la Agencia de Salud Pública, que señaló que 28 de los 104 departamentos franceses están en una situación de vulnerabilidad moderada o elevada.

Pocas horas atrás, el Ejecutivo había anunciado que impondrá el uso de barbijos en los centros de trabajo, salvo en contadas excepciones, como los espacios individuales, y que serán las empresas las que paguen el equipamiento de protección.

«Hemos decidido sistematizar la mascarilla en los espacios cerrados colectivos» dado el riesgo de contagio por el aire, explicó a la prensa el secretario de Estado de Salud en el Trabajo, Laurent Pietraszewski.

Eso incluye, entre otros aspectos, las oficinas compartidas -aunque se hayan instalado placas de separación-, las salas de reunión o los pasillos, señaló tras una videoconferencia presidida por la ministra de Trabajo, Elisabeth Borne, en la que participaron sindicatos y patronales, citaron medios locales y la agencia de noticias EFE.

En los próximos días se actualizarán los protocolos laborales de seguridad sanitaria que se habían publicado inicialmente el 3 de mayo, antes del comienzo del desconfinamiento para que las nuevas reglas se apliquen desde el 1 de septiembre, agregó.

El teletrabajo seguirá siendo «una práctica recomendada» para, entre otras cosas, intentar evitar el uso masivo del transporte público en las grandes ciudades cuando el mes próximo comience el curso escolar.

El funcionario subrayó que el uso de tapabocas no eximirá de aplicar otras reglas básicas de seguridad sanitaria, en especial el distanciamiento físico, lavarse las manos, limpiar el mobiliario y el material o airear las áreas de trabajo.

Desde el fin del confinamiento entre el 20 % y el 25 % de los focos de coronavirus han aparecido en las empresas.

El Ministerio de Trabajo remarcó que el costo financiero de las mascarillas que se deban utilizar durante la jornada laboral correrá por cuenta de las empresas.

«Desde el momento en que son obligatorias, las empresas deben proporcionarlas», insistió.

La plataforma de ventas online Amazon tuvo que retirar de su sitio en Francia una serie de muñecas sexuales con aspecto de nenas que ofrecía un comerciante digital, tras una protesta de organizaciones sociales. Así lo aseguró el secretario de Estado para la Infancia y la Familia francés, Adrien Taquet.

«Tras las alertas de las asociaciones, que agradezco, pedí a Amazon France que pusiera fin a la comercialización en su plataforma de muñecas sexuales con la figura de niños. Lo que Amazon France hizo inmediatamente comprometiéndose a permanecer vigilante ante», detalló el funcionario en su cuenta de Twitter.

Un vocero de la plataforma señaló a RFI que la empresa considera que “la protección de los niños y adolescentes es una prioridad» y por eso tomaron la determinación. «Todos los socios vendedores están obligados a seguir nuestras políticas de ventas y cualquier incumplimiento dará lugar a la aplicación de medidas adecuadas, que incluyen en particular la posible eliminación de esa cuenta”, aclaró.

«Prohibir la criminalidad de los pedófilos en nuestra sociedad es responsabilidad de todos», aseguró Taquet, que debe crear en los próximos meses una «comisión independiente sobre las violencias sexuales contra los niños», como anunció a principios de agosto.

La Asociación Internacional de Víctimas de Incesto (AIVI) había alertado el sábado en su cuenta de Twitter sobre estas «muñecas sexuales pedófilas». Estos objetos son «ilegales porque el artículo 227-23 del Código Penal (de Francia) prohíbe la representación de un menor cuando esta tiene un carácter pornográfico», indicó.

La AIVI también deplora la falta de medios para denunciar el contenido ilegal del sitio. «Es imposible reportar este tipo de contenido en Amazon como puede ser el caso en las redes sociales. Sin embargo, estas muñecas no respetaban el reglamento de la empresa», dijo Isabelle Aubry, la presidenta de la asociación, al diario Le Figaro.

La asociación, que elogió la «rápida intervención» de Adrien Taquet, recordó que tal caso ya había ocurrido en Amazon en 2018, esta vez en el Reino Unido. La asociación Wanted Pedo fue la primera en denunciar estas prácticas en un artículo publicado en su sitio web el 14 de agosto.

París amplió hoy las áreas donde los transeúntes deberán usar tapabocas, mientras miles de turistas británicos salían de Francia para evitar una nueva cuarentena impuesta por el Reino Unido, a la que podrían sumarse más países por el repunte del coronavirus en suelo francés.

La situación epidémica en Francia está empeorando desde hace varias semanas, y en particular en los últimos días, cuando se volvió a niveles de contagios que no se registraban desde mayo.

Ayer hubo 2.846 positivos, por encima de los 2.669 del jueves, de los 2.524 del miércoles y de los 1.397 del martes, con lo que en una semana suman 12.947, en claro incremento.

La propagación no es homogénea por todo el territorio, sino que afecta de forma particular a las grandes ciudades.

Por eso, el Gobierno declaró ayer las dos mayores del país, París y Marsella, zonas de circulación activa del virus, lo que da a los prefectos competencias para imponer nuevas medidas restrictivas.

El prefecto de la capital apenas tardó unas horas para ampliar muy significativamente desde hoy las áreas en las que es obligatorio llevar mascarilla en el exterior, que ahora cubren de forma integral los barrios con más tránsito de personas, incluyendo los que rodean el museo del Louvre.

Además, advirtió de que «si la situación empeora más, llevar mascarilla podría ser obligatorio en el conjunto de la capital» y podrían prohibirse las reuniones o manifestaciones de más de diez personas si no se cumplen las reglas de seguridad.

Ante el aumento de casos en Francia, el Reino Unido decidió imponer una nueva cuarentena de 14 días a todos aquellos llegados desde el país de Europa continental.

La decisión británica, anunciada con 24 horas de antelación, generó una ola de retornos de miles de turistas británicos que se abalanzaron para comprar los últimos pasajes disponibles para los trenes Eurostar, que pasan por el eurotúnel, los ferris de Calais y los aviones.

También provocó el descontento del Gobierno francés, que en una declaración de la Cancillería dijo lamentar la aplicación de esa cuarentena a los viajeros procedentes de Francia y reiteró que, por su parte, «rápidamente» impondrá «medidas de reciprocidad».

A corto plazo, la decisión británica va a perjudicar en primer lugar al sector turístico francés, que se va a ver privado el resto del verano de buena parte de los visitantes británicos, sabiendo que justo cuando se anunció la cuarentena había unos 160.000 en Francia.

Ahora, el riesgo podría venir de Bélgica, que ya recomienda a las personas que llegan de una veintena del centenar de los departamentos franceses, incluidos los de la región de París, que guarden una cuarentena y se hagan el test del coronavirus, señaló Télam.

El mismo ente gubernamental indicó además que los autoridades nacionales podrán autorizar la presencia de mayor cantidad de público en casos excepcionales.

Francia mantendrá el límite de 5.000 espectadores en los estadios al menos hasta el 31 de agosto debido al rebrote del coronavirus, según informó hoy el Ministerio de Deporte francés.

El mismo ente gubernamental indicó además que los autoridades nacionales podrán autorizar la presencia de mayor cantidad de público en casos excepcionales.

En dichos casos, el evento o la serie deportiva se deberá desarrollar en el mismo lugar, bajo la responsabilidad de la organización y «con las mismas medidas y disposiciones sanitarias», consignó la agencia de noticias EFE.

Así, se podrá autorizar a un club a disputar varios encuentros en el mismo estadio con más de 5.000 simpatizantes en las tribunas siempre que hayan sido aprobadas las condiciones de admisión de los mismos.

Varios equipo de la Ligue 1 han solicitado aumentar la cifra mencionada, pero desde el gobierno francés vetaron el pedido debido al «contexto sanitario actual, que indica un aumento de la circulación del coronavirus en el territorio».

En Francia hay 350.000 trabajadores transfronterizos que cruzan cada día los pasos.


Tras varios días de especulaciones sobre eventuales cierres en la frontera con España por los rebrotes declarados en varias ciudades, el Gobierno admitió que todas las hipótesis están abiertas.

El presidente francés, Emmanuel Macron, evaluará con su Consejo de Defensa la posibilidad de cerrar las fronteras para evitar la expansión del coronavirus, informó hoy el vocero del gobierno, Gabriel Attal.

Tras varios días de especulaciones sobre eventuales cierres en la frontera con España por los rebrotes declarados en varias ciudades, el Gobierno admitió que todas las hipótesis están abiertas.

«No descartamos nada por principio. Observamos la situación tal como es. Observamos todas las medidas que se pueden tomar para proteger la seguridad sanitaria», dijo Attal en declaraciones al término del Consejo de Ministros.

Recordó que en Francia hay 350.000 trabajadores transfronterizos que cruzan cada día los pasos y que deberá tomarse en cuenta cuando se aborde el asunto el viernes en el Consejo de Defensa que preside Macron con varios miembros de su Ejecutivo.

Frente a las acusaciones de la oposición de derecha y de ultraderecha de que el cierre de fronteras es un tabú, el vocero gubernamental insistió en que «no se excluye absolutamente nada, no hay ningún tabú sobre esta cuestión».

«Lo único que nos preocupa es la protección de los franceses, es lo único que nos guía y lo que nos llevará a tomar otras decisiones sobre la cuestión de las fronteras» pero también sobre la ampliación de los test de Covid-19 en los aeropuertos.

El pasado sábado, el primer ministro, Jean Castex, señaló que un eventual cierre de la frontera con España por la situación epidémica en Cataluña es un asunto que hay que discutir con las autoridades españolas.

Interrogado sobre ese escenario después de las medidas de restricción de movimientos de la Generalitat de Cataluña, Castex dijo que vigilan la situación «muy de cerca» y que «es un asunto importante que hay que discutir también con las autoridades españolas», señaló Télam.

El Ministerio de Deportes de Francia advirtió hoy que prohibirá la presencia de público en los estadios de fútbol si no se cumplen las medidas dispuestas para mitigar los efectos de la pandemia de coronavirus, luego del comportamiento que mostraron los hinchas del París Saint Germain (PSG) el viernes pasado durante un partido amistoso.

«Respetar las distancias y los protocolos sanitarios es una necesidad absoluta para la salud de los aficionados y de todos los franceses. Si no se respetan estas medidas para luchar contra la propagación del virus, podríamos decidir que los partidos se celebren a puertas cerradas», advirtió la cartera a través de un comunicado oficial, según consignó la agencia de noticias EFE.

El disparador fue el amistoso que el PSG jugó el viernes último con el Waaland Beveren, de Bélgica, con los hinchas del campeón del fútbol francés amontonados sin respetar las medidas de prevención, y la gran mayoría sin usar barbijos.

A raíz de este comportamiento, el Gobierno francés podría prohibir la presencia de público en los estadios, luego de haber autorizado el 11 de julio pasado la presencia de hasta 5.000 espectadores en los estadios.

La advertencia del Ejecutivo llegó antes del partido que el viernes próximo jugará el PSG ante el Saint Ettiene por la final de la Copa de Francia en el estadio de Saint Denis, donde está previsto que acuda el presidente, Emmanuel Macron, señaló Télam.

Los efectos del virus Sars-Cov-2 aún son desconocidos para la comunidad científica. En Francia, un paciente sufrió de priapismo, que es una erección prolongada que puede generar grandes dolores.

La pandemia del Coronavirus puso a la comunidad científica en una posición de constante y apurada investigación.

Cada día se revelan nuevos efectos, síntomas y particularidades del COVID-19, la enfermedad que ya infectó a más de 10 millones de personas en el mundo y causó más de 500 mil muertes.

En el último tiempo, se reveló como el virus también puede afectar a la buena circulación de la sangre, causando coágulos y trombos. Tal es el caso de un paciente francés, que sufrió la llamativa coagulación de sangre en su pene, causando una erección de más de 4 horas.

Se trata de un hombre de 62 años que estaba siendo atendido en el hospital tras haber dado positivo de COVID-19. Allí, sufrió priapismo, que genera la prolongación de una erección y casusa también grandes dolores en el miembro.

La erección de este paciente, cuya identidad ha quedado en el anonimato, se produjo por el colapso de la sangre en sus genitales, debido a la presencia de dichos coágulos, que los médicos identifican como una complicación grave del coronavirus.

Los médicos los pudieron drenar y, finalmente, el pene volvió a su estado de reposo, siendo éste el primer caso de priapismo por SARS-COV-2 que se conoce.

El Gobierno solicitó a las compañías una previsión de diez semanas de stock de tapabocas para el personal ante una posible segunda ola de la pandemia.

El Gobierno francés pidió a las empresas que prevean diez semanas de stock de barbijos para sus empleados ante una posible segunda ola de la pandemia de coronavirus.

«Es fundamental respetar esta consigna. Ya lo vimos, nuestro país no tenía mascarillas suficientes, había consignas que no fueron lo suficientemente aplicadas, sin duda por no ser lo suficientemente claras, las empresas deben poder proteger a sus empleados», dijo el ministro de Salud, Olivier Véran.

La escasez de barbijos fue uno de los mayores problemas a los que se enfrentó el país durante la propagación desenfrenada de la Covid-19 en marzo y abril pasados, y es también uno de los principales argumentos de las denuncias presentadas contra las autoridades por su gestión de la crisis sanitaria.

Ante un eventual rebrote de la epidemia, el Gobierno del presidente Emmanuel Macron instó a las compañías a comprar los excesos de stock de mascarillas que tienen los fabricantes textiles franceses, quienes en medio de la crisis reconvirtieron su producción ante el pedido de las autoridades.

«Hay un riesgo de una nueva circulación del virus», alertó ayer ante una comisión parlamentaria la secretaria de Estado de Economía, Agnès Pannier-Runacher, «Pediremos a las empresas prever diez semanas de stock de barbijos, recordándoles que ahora tenemos productores franceses».

Se trata de una iniciativa que pretende evitar un nuevo «confinamiento generalizado» en caso de una segunda ola, precisó por su parte el titular de Salud.

«Vimos que cuando hay un solo stock centralizado en un gran almacén se puede perder el rastro, eso no sucederá nunca más», opinó Verán, quien apeló a la decentralización de los insumos sanitarios en empresas, hospitales y centros de salud.

Consultado por la financiación de la medida, aseguró que el Gobierno «acompañara» a las compañías, sin brindar mayores detalles.

Con más de 165.000 infectados y casi 30.000 muertos, Francia es uno de los países más golpeados por la pandemia en Europa y en el mundo, siendo el quinto con más fallecidos a nivel global, señaló Télam.