Tag

Fondo Monetario Internacional

Browsing

Los titulares de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y del Fondo Monetario Internacional (FMI) remarcaron que salvar vidas es un «prerrequisito» para salvar los medios de subsistencia y calificaron la pandemia como «una de las horas más oscuras de la humanidad». Más de un millón de personas están infectadas de coronavirus.

El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, y la directora gerente del Fondo, Kristalina Georgieva, enfatizaron que es necesario controlar el virus antes de reactivar la economía, aunque admitieron que es difícil encontrar el equilibrio adecuado. En este sentido, alertaron que el mundo está ante «una crisis nunca antes vista en la historia».

«Todos los países se enfrentan a la necesidad de contener la propagación del virus a costa de paralizar su sociedad y su economía», escribieron Tedros y Georgieva en un artículo conjunto en el periódico británico The Daily Telegraph.

«¿Salvar vidas o salvar medios de subsistencia? Controlar el virus es, en todo caso, un requisito previo para salvar los medios de subsistencia», añadieron.

Ambos sostuvieron que en los países más pobres, los sistemas de salud no están «preparados para una embestida» de pacientes de COVID-19 e instaron los Estados a priorizar el gasto en salud.

El FMI dio un nuevo respaldo a la renegociación de la deuda argentina al considerar que es necesario un alivio de entre u$s55 y u$s85 millones de la deuda del país. En un comunicado, Kristalina Georgieva, Directora Gerente del FMI, sostuvo que «el peso actual de la deuda del país, será necesario un alivio substancial de los acreedores privados para restablecer la sostenibilidad con alta probabilidad de la deuda».

En el comunicado expresa: “Cuidar a las personas más vulnerables en Argentina y abordar la difícil situación económica del país han estado entre las prioridades más altas del presidente Alberto Fernández desde que asumió su cargo. Atender estos problemas se ha vuelto aún más apremiante a la luz de la pandemia del coronavirus y dado su importante impacto económico y sobre la salud pública. La nota técnica, que presenta nuestra visión sobre la capacidad de sostener deuda del país en el mediano y largo plazo, está destinada a servir de guía a las partes involucradas en la compleja situación de la deuda argentina.”

«El análisis del equipo técnico muestra que, teniendo en cuenta la capacidad de servir deuda y el peso actual de la deuda del país, será necesario un alivio substancial de los acreedores privados para restablecer la sostenibilidad con alta probabilidad de la deuda. Alentamos a un proceso de negociación colaborativo entre Argentina y sus acreedores privados con el objetivo de alcanzar un acuerdo que conlleve una alta participación», consideró.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, informó que este martes se reunirá en Nueva York.

Según la agenda del ministro, en Estados Unidos esperan discutir los planes que se implementarán desde Argentina para mejorar las políticas económicas.

El encuentro del martes servirá para reestructurar todos los pasivos del país y trazar un nuevo programa con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Por su parte, la titular del FMI, Kristalina Georgieva, ratificó el compromiso con Argentina, y anticipo los pasos en la negociación de la deuda.

“El organismo desea que el país se recupere de una manera, se reduzca la pobreza, y los argentinos puedan prosperar”, afirmó Georgieva.

Carlos Heller, presidente de la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados y legislador del Frente de Todos, sobre las medidas económicas del Gobierno dijo que “queremos pagar, no queremos una negociación ni agresiva ni amigable, sino que sea posible  y sostenible. Que la Argentina lo pueda cumplir.  Esa es la clave, que se pueda pagar sin que signifique más ajustes ni privaciones para la gente, y que podamos tener un plan de desarrollo social”.

En cuanto a las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional para la reestructuración de la deuda con el organismo, detalló que “es de tal magnitud la deuda, que no se acuerdan términos.  Si Argentina tuviera que pegar los 20 mil millones este año… sería imposible”.

“La negociación de la deuda, como mínimo tiene tres grandes bloques. Deuda con organismos que representan a los estados, deuda con acreedores de bono emitidos emitido bajo ley extranjera, y bonos emitidos bajo Ley Nacional en pesos o dólares”, relató.

Explicó que “hay dos argentinas posibles, una con un acuerdo de una deuda sustentable y la otra sin acuerdo. Esperamos que podamos cumplir el cronograma público que termina en marzo, con el proceso de negociación, que debería cumplirse como fue establecido”.

Para Carlos Heller “la responsabilidad de gestionar la cosa pública incluye tratar amigos, coincide con gente que tratamos y con la que se tiene diferencias. Eso tiene esa carga y esa responsabilidad”.

“Tenemos las necesidades de construir una economía en donde los que tengan mayor desarrollo de la economía puedan hacerlo. Tenemos un Gobierno, que creo tiene el camino claro”, precisó.

Heller, aseveró que “el ajuste no es el camino y la sobreendeudamiento no es la solución”.

De momento, el legislador detalló que “vamos a atender las urgencias y los problemas de los que están más castigados. No puede ser que en la Argentina haya hambre”.

Este miércoles un grupo de organizaciones sociales y gremios estatales realizaron una movilización en Comodoro Rivadavia, para manifestar su desacuerdo contra las medidas propuestas por el FMI para que Argentina realice los pagos del préstamo.

Los manifestantes expresaron que “no sabemos qué ha pasado con las divisas que obtuvo Argentina a través del FMI, al parecer hubo una fuga”.

La protesta también salpicó al gobernador de Chubut Mariano Arcioni, ya que de haber una renegociación de la deuda, los chubutenses esperan que esas acciones no desajusten al pueblo.

Durante la protesta, los manifestaste pidieron que “la deuda sea pagada por Mauricio Macri y sus CEO”.

Al parecer una comisión de representantes del FMI visitará a la Argentina. Entre los objetivos de la visita está el cobro de la deuda que contrajo el país. Es por eso que desde Chubut y toda la argentina se están realizando protestas.

Las organizaciones expresaron que el pueblo está en emergencia, y muchos la están pasando mal. Así lo sostuvo  Fernando García, referente de la Corriente Clasista Combativa (CCC).

Chubut, una provincia en crisis

La protesta en Chubut también no se ha hecho esperar.

Los protestantes aseguraron que su provincia era rica, pero con un pueblo pobre.

“hay compañeros que no han cobrado, y se nos viene un ajuste del cual no estamos de acuerdo”, señalaron desde la Mesa de Unidad Sindical y la CCC.

Desde estas organizaciones se está impulsando una reforma tributaria para que sean honradas las deudas contra las empresas que se vieron envueltas en hechos donde se afectaron a los trabajadores.

“Deben pagar impuestos y de ahí sacar plata para trabajo, techo, tierra, jubilaciones y salarios dignos”, aseveraron.

García insistió que seguirán en la calle protestando para lograr soluciones a favor de la crisis, de los chubutenses y de la Argentina.

Finalmente, las organizaciones concluyeron que la deuda en Argentina debe ser analizada porque es fraudulenta y se saltaron muchos pasos.

 

El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, aseguró que el gobierno cumplió con el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional y «merece» que el organismo «también cumpla» y disponga antes de fin de año el desembolso del tramo de US$5.400 millones pendiente.

«La Argentina ha cumplido con lo que ha acordado con el Fondo y en consecuencia merece que también ese organismo multilateral cumpla con lo acordado», dijo Frigerio.

En una entrevista publicada hoy por el diario La Capital de Mar del Plata, ciudad que visitó pocas horas antes de la presencia de ayer del presidente Mauricio Macri, el titular de la cartera de Interior se mostró confiado en que el país cuente con esa partida «antes de fin de año, que es cuando más hacen faltan».

Por otra parte, señaló que el Presidente «tomó nota» del mensaje de las PASO, y «cambió su política económica y empezó a cuidar más a la clase media que demandaba una atención especial o, claramente, reflejaba en su voto una queja respecto a un posible descuido del gobierno».

Frigerio consideró que «la razón fundamental» del mal resultado en las PASO «tiene que ver con el bolsillo y la pérdida de poder adquisitivo, con haber atravesado un año y medio de recesión».

El ministro dijo que el Gobierno «es débil desde el punto de vista político, en términos de la recomposición de fuerzas en el Congreso o de tener solamente 5 gobernadores sobre 24 y quizás menos de una cuarta parte de los intendentes de nuestro espacio político».

En esa línea, se incluyó dentro del grupo de dirigentes del oficialismo que han sostenido «que había que hacer un esfuerzo para ampliar la base de sustentación política».

De cara a las elecciones del 27 de octubre, consideró que «no es imposible llegar al balotaje», y aclaró que «el Presidente tiene en claro que es presidente antes que nada» y «tiene esa responsabilidad por lo menos hasta el 10 de diciembre».

«En principio, hay algunos millones de argentinos que no han ido a votar en las PASO y otros muchos que votaron en una primaria que realmente lo hicieron a sabiendas que no se estaba definiendo nada en esa elección», analizó.

De cara a un eventual segundo mandato, estimó que «se va a tener que convocar al resto de las fuerzas políticas» para buscar «un gobierno de unidad nacional».

«El presidente Macri lo va a hacer si gana. El primer gesto de gobierno tiene que ser convocar a Alberto Fernández, a (Roberto) Lavagna y a otros dirigentes de la oposición a una mesa de trabajo en la cual cada uno aporte su experiencia», señaló.

La candidata a vicepresidenta del Frente de Todos reapareció en La Matanza e hizo campaña para «empezar una etapa política diferente».

En referencia a la crisis política y económica que atraviesa la Argentina, la exmandataria declaró: «Que nadie les mienta haciéndoles creer que el fracaso de esto es por la impericia o inutilidad o incapacidad de un presidente». En este sentido, llamó a «que se hagan cargo los que levantaron estas políticas durante años y hoy tenemos estas consecuencias».

Posteriormente, manifestó que «el punto de inflexión de este gobierno fue en 2018, cuando decidió ir al Fondo Monetario Internacional». Al respecto, sostuvo: «El endeudamiento y el hambre me resultan intolerables. No digo que antes no teníamos problemas. Pero los que teníamos se vieron multiplicados, y me parece que no es justo.

A pesar de su diagnóstico, la candidata se mostró optimista con respecto a la construcción de un modelo de país diferente. «Claro que hay esperanzas. Pero quiero ser sincera. Tenemos que preguntarnos, en serio, qué nos pasa como país. Tengo fe en la construcción política. Creo que vamos a iniciar una etapa política diferente» afirmó.

Luego, definió a su compañero de fórmula, Alberto Fernández, como «una persona de diálogo y de conciliar, y expresó su deseo de que «los sectores que más se beneficiaron le presten un poco de atención a los que apenas pueden sobrevivir».

Tras su acto en La Matanza, la exmandataria presentará el próximo sábado su libro en Salta, y el 14 de octubre encabezará otra charla de presentación en El Calafate, Santa Cruz.

En tanto, el 17 de octubre recordará el Día de la Lealtad junto al peronismo pampeano.

El Frente de Todos plantea renegociar el acuerdo que firmó el Gobierno con plazos de repago más largos. El Fondo continúa este domingo las reuniones con funcionarios de Hacienda y el BCRA.

El equipo económico del candidato a presidente por el Frente de Todos, Alberto Fernández, recibirá este lunes a los enviados del Fondo Monetario Internacional, que llegaron a Buenos Aires este fin de semana para mantener reuniones con el Gobierno y con la oposición para conocer de primera mano las últimas medidas oficiales tras la suba del dólar y la visión del postulante más votado en las PASO sobre el futuro de la economía argentina.

Si bien se especuló en principio que el encuentro entre Fernández y Alejandro Werner, director del Departamento del Hemisferio Occidental y Roberto Cardarelli, jefe de la misión técnica del FMI fuera a concretarse este domingo, fuentes del Frente de Todos confirmaron a TN.com.ar que la reunión tendrá lugar este lunes, aunque no está definido el lugar ni el horario.

No está previsto que Alberto Fernández forme parte de la reunión, pero estarán presentes algunos de sus referentes en materia económica, como la economista Cecilia Todesca y el exsecretario de Finanzas Guillermo Nielsen. Será, en rigor, el segundo cara a cara entre las autoridades del FMI y el Frente de Todos. El primer cónclave, cuando aún no se había iniciado la campaña, fue el 27 de junio y contó con la presencia del candidato presidencial.

La postura del Frente de Todos respecto a la relación financiera con el Fondo incluye una renegociación del cronograma de devolución del préstamo que deberá hacer el país durante el próximo mandato presidencial. Entre 2022 y 2023 se concentra la mayor parte de los repagos al FMI.

Para eso, según los analistas, la Argentina podría solicitar un cambio en el tipo de programa vigente, desde el actual Stand-By a un Extended Fund Facility (EFF), que implica una renegociación de los tiempos. Tradicionalmente, el FMI como acreedor suele conceder más tiempo pero no quitas en el monto de la deuda a devolver, aunque pide a cambio reformas económicas o una reestructuración de la deuda pública.

Fernández fue muy crítico del acuerdo firmado por el Gobierno con el organismo internacional. «Ninguno de los objetivos ha sido logrado. La deuda pública se incrementó al igual que la inflación, el desempleo y la pobreza», dijo.

La visita de Werner y Cardarelli no prevé, por el momento, realizar la revisión técnica trimestral de los indicadores económicos y del cumplimiento del programa vigente que abra el paso a un nuevo desembolso. El próximo giro de fondos en agenda por parte del organismo debería tener lugar en septiembre, por unos U$S5400 millones.

La última misión del staff técnico del FMI había tenido lugar a mediados de mayo pasado, cuando Alberto Fernández aún no había sido oficializado como precandidato a presidente. De hecho, el 17 de mayo fue la última reunión de la comitiva del organismo con el Ministerio de Hacienda. Al otro día, el 18, Cristina Kirchner anunció al exjefe de Gabinete como cabeza en la boleta.

Este domingo continuaron, además, las reuniones técnicas entre los funcionarios del Fondo con las autoridades del Palacio de Hacienda y del Banco Central. El sábado fue la primera ronda de conversaciones, con presencia de Hernán Lacunza, el secretario de Política Económica Sebastián Katz, el presidente del BCRA Guido Sandleris y su vice Gustavo Cañonero.

El envío de dólares por parte del organismo financiero cobra especial relevancia en un contexto en el que el nivel de reservas del Banco Central disminuyó con rapidez en el último mes por las ventas que tuvo que realizar el BCRA para evitar subas en el tipo de cambio y el pago de deudas.

Desde el 1° de agosto hasta este viernes se perdieron unos U$S9500 millones de las arcas de la autoridad monetaria, un 14% del total. Hasta fin de año, el Ministerio de Hacienda deberá afrontar vencimientos de Letras del Tesoro en dólares por unos U$S7000 millones, según estimaciones de Consultora Ledesma.

El Gobierno apuntará a renovar los vencimientos de esos instrumentos, de forma tal que los tenedores de esas Letes acepten mantener sus posiciones en esa inversión. Pero si prefirieran desprenderse de esos títulos y pedir los dólares al contado, esto impactaría en el nivel de reservas.

Para el exdirector del Fondo Monetario para América, Claudio Loser, «tiene que haber habido un pedido desesperado del equipo económico», para que la delegación del FMI haya venido «tan presurosamente» a la Argentina tras las PASO. Aclaró que si bien lo tomó «de sorpresa» esta llegada apresurada, le «parece bien», que esto haya sucedido y anticipó que apostaría a que «se hará el desembolso del Fondo» de septiembre.

Puntualizó que «las medidas económicas que tomaron, en términos numéricos no son demasiado grandes», pero advirtió que «si bien las metas de julio se cumplieron, el tema es lo que viene» y afirmó que el FMI «tendrá que hablar con el gobierno para ver los números y aunque no le guste a Alberto Fernández va a tener que reunirse también con él».