Tag

FMI

Browsing

El presidente Alberto Fernández destacó hoy que el Fondo Monetario Internacional (FMI) «nos dio la razón» y «por primera vez en su historia hace semejante reconocimiento», luego de que el organismo internacional admitiera que la deuda pública argentina «no es sostenible».

«Hoy nos despertamos todos con que el que nos dio la razón es el FMI y que no era mentira lo que decíamos. Por primera vez en la historia el Fondo hace semejante reconocimiento», dijo Fernández al participar este mediodía de la inauguración de una planta productora de medicamentos biológicos de la empresa mAbxience en Garín, partido bonaerense de Escobar.

Ayer, al finalizar la misión técnica del organismo para la revisión de las cuentas públicas del Estado argentino, el FMI aseguró que la deuda pública argentina «no es sostenible», que el superávit fiscal necesario para enfrentar su pago «no es económica ni políticamente factible» y reclamó una «apreciable» quita a los acreedores privados.

«Nos acusaban de populistas e irresponsables pero resulta que hoy nos despertamos todos con que el que nos dio la razón es el FMI, que no era mentira lo que decíamos y que, si se plantea seria y sensatamente cómo enfrentar las cosas, hasta el FMI puede darnos la razón», consideró el Presidente.

En ese marco, agregó que, «por primera vez en la historia, el Fondo promueve semejante reconocimiento y, por primera vez, le dijimos que nos dejen hacer el plan de salida a nosotros y fue aceptado».

«Ya viví una experiencia parecida con Roberto Lavagna en 2003 y podemos hacerlo otra vez», resaltó Fernández ante la presencia del ex ministro de Economía en el acto, a quien saludó personalmente en un salón antes de que se iniciaran los discursos.

En el acto estuvieron presentes el gobernador bonaerense, Axel Kicillof; los ministros de Salud, Ginés González García; de Interior, Eduardo de Pedro; de Educación, Nicolás Trotta; de Ciencia, Roberto Salvarezza; el intendente local, Ariel Sujarchuk; y Hugo Sigman, CEO del Grupo Insud al que pertenece mAbxience, entre otros.

También estuvieron el designado embajador argentino en España, Ricardo Alfonsín, y el dirigente de la Unión Industrial Argentina (UIA) José Urtubey.

En otro tramo de su mensaje, el jefe de Estado hizo referencia a cuando que «en campaña» electoral contaba «que era imposible vivir con un sistema financiero que sólo fomentaba la especulación y que todos los días lastimaba al inversor, porque era mucho más negocio apostar a letras que superaban en exceso a la inflación y de esa manera se enriquecía a unos pocos en desmedro del conjunto».

«Decíamos que Argentina tenía un serio problema fiscal que el Gobierno no resolvía, y cuando lo resolvía la solución que encontraba era endeudarse; no teníamos estructura ni medios pero teníamos razón y con la razón pudimos y vamos a seguir adelante: en tiempos de tanta especulación, tener razón no es poco», reflexionó.

En relación con el cumplimiento de pago de la deuda bajo esas condiciones, Fernández resaltó que «era imposible» porque «había sido tomada de una manera muy especial: era cuantiosa y con el compromiso de pagarla rápidamente, por lo que advertíamos en ese momento que Argentina indefectiblemente iba a encontrar un momento de quebranto».

«Hace mucho tiempo están promoviendo el descontrol especulativo y nadie presta atención a la realidad del que produce, pero cuando llega el momento de cubrir el déficit fiscal lo debe costear con impuestos el que produce», criticó.

En ese sentido, dijo que «no es grato pedirle al que produce que pague impuestos pero no hay otra solución cuando venimos del festival de pagar tasas siderales a los especuladores pero esta vez se van a recuperar los que producen, los que trabajan y los que quieren honestamente construir un país que incluya a todos».

«Una de las grandes ventajas que tiene Argentina son los argentinos, porque tenemos una gran capacidad de recomponernos y volver a levantarnos cada vez que nos caemos», destacó e indicó que «no hay mejor inversión que el conocimiento» porque «las sociedades más ricas no son las que tienen petróleo sino las que desarrollaron tecnología para sacarlo».

«Volveremos a poner en valor a la educación, la ciencia y la tecnología y dejaremos de maltratar a los que investigan y desarrollan tecnología, sólo vamos a maltratar a los especuladores», advirtió.

Al cerrar su discurso, el Presidente subrayó: «Nos ponemos de pie celebrando que nos dieron la razón, que estamos de vuelta en camino y que entre todos los argentinos vamos a hacer el país que merecemos».

La visita del Fondo Monetario Internacional (FMI) al país terminó con buenas noticias para el Gobierno, y el presidente lo hizo saber. Este miércoles, Alberto Fernández celebró el diagnóstico del organismo sobre la insostenibilidad de la deuda y la quita a los acreedores privados.

“Celebro que el FMI reconozca la posición argentina respecto de los procesos de endeudamiento”, escribió el mandatario en la noche del miércoles en la red social Twitter.

Cafiero: «Trabajamos para mostrar lo insostenible que es la deuda que tomó Macri», continuó  explicando :“Si todas las partes demuestran voluntad de acordar, podremos volver a crecer, honraremos nuestros compromisos y volveremos a tener una Argentina de pie”, completó.

Si todas las partes demuestran voluntad de acordar, podremos volver a crecer, honraremos nuestros compromisos y volveremos a tener una Argentina de pie.

En la misma sintonía se mostró el ministro de Economía, Martín Guzmán, uno de los artífices de la primera victoria de Fernández en la renegociación de la deuda. «Los encuentros que concretamos con la misión del FMI han aportado valor al diálogo», escribió en un tuit el funcionario.

Y agregó: «Hallamos un punto de acuerdo en que la deuda pública de Argentina es insostenible y debe ser reestructurada para que el país pueda volver a crecer con inclusión social».Los encuentros que concretamos con la misión del FMI han aportado gran valor al diálogo.

Hallamos un punto de acuerdo en que la deuda pública de Argentina es insostenible y debe ser reestructurada para que el país pueda volver a crecer con inclusión social.

Celebro que el FMI reconozca la posición argentina respecto de los procesos de endeudamiento. Si todas las partes demuestran voluntad de acordar, podremos volver a crecer, honraremos nuestros compromisos y volveremos a tener una Argentina de pie.

La declaración del organismo que comanda la búlgara Kristalina Georgieva fue recibida con beneplácito en Balcarce 50. En los pasillos de la Rosada se vio con buenos ojos el comunicado del Fondo, ya que se lo entendió como un espaldarazo a la estrategia oficial.

Las negociaciones entre la Argentina y el FMI continuarán este fin de semana, cuando Guzmán viaje a la cumbre de ministros de Economía y presidentes de bancos centrales del G-20 que se desarrollará en Riad, Arabia Saudita.

Allí se reunirá con Georgieva, quien ya tendrá a disposición los resultados de la auditoria que el Fondo Monetario realizó sobre la economía argentina. Será, entonces, el primer encuentro con los números claros para comenzar la negociación profunda sobre la reestructuración de la deuda.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) rechazó que pueda haber una quita en la deuda de 44.000 millones de dólares que mantiene Argentina con la entidad multilateral puesto que no se violaron los estatutos del acuerdo, afirmó el portavoz de la entidad, Gerry Rice.

Rice respondió así al ser consultado por unas afirmaciones de la vicepresidenta, Cristina Fernández, quien aseguró el pasado fin de semana que «no se puede hacer una quita porque el estatuto lo prohíbe, pero también prohíbe prestar para fugar capitales».

El portavoz del Fondo, que no quiso ahondar en la controversia, sí aseguró «que no hubo violación de las reglas del FMI».

«Compartimos los objetivos del Gobierno para estabilizar la economía y proteger a los más débiles con un crecimiento inclusivo», afirmó.

Una misión de la entidad multilateral llegó el 12 de febrero a Buenos Aires para revisar las cuentas públicas y dialogar con funcionarios, empresarios y analistas ante la intención del Gobierno de renegociar el préstamo.

En base a ese acuerdo stand-by (de contingencia) firmado con la administración anterior, el FMI prestó a Argentina unos 44.000 millones de dólares de los 56.300 millones previstos en un comienzo.

En contrapartida, el organismo multilateral exigió un ajuste en las partidas presupuestarias para llegar a un equilibrio en el déficit, lo que conllevaba un programa estricto en lo fiscal y en lo monetario.

El Gobierno actual sancionó el pasado 12 de febrero en el Congreso un proyecto sobre la Restauración de Sostenibilidad de la Deuda Externa que permite renegociar los vencimientos de los títulos públicos emitidos bajo legislación extranjera.

Con el objetivo de privilegiar las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI), el presidente Alberto Fernández canceló el viaje a Tucumán, donde iba a participar de la primera reunión del Consejo de Seguridad Interior.

El primer mandatario iba a viajar hoy a la noche al norte del país, y mañana a las 8:30 iba a encabezar la primera reunión en el Catalinas Park, en la capital tucumana. En el encuentro se presentará el Plan Federal de Seguridad y se firmarán convenios destinados a incrementar la cooperación entre la Nación y las provincias.

En lugar de Fernández, comenta INFOBAE que asistirán al evento los ministros Sabina Frederic (Seguridad), Marcela Losardo (Justicia) y Juan Cabandié (Ambiente y Desarrollo Sostenible), el presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Sergio Massa, el secretario de Articulación Federal de Seguridad, Gastón Fucks, los secretarios de Seguridad de todas las provincias y los jefes de Prefectura Naval, Gendarmería, Policía Federal y de Seguridad Aeronáutica.

La decisión de Fernández coincidió con la llegada al país de la misión del Fondo Monetario Internacional (FMI) para auditar las cuentas públicas y mantener reuniones con el Gobierno con el fin de analizar la marcha de la política económica.

Tras mantener contacto informal a lo largo de las últimas semanas con la administración del Frente de Todos, los representantes del organismo permanecerán en el país hasta el 19 de febrero. En estos días se concretarán reuniones de trabajo.

La llegada de la directora adjunta del departamento para el Hemisferio Occidental del organismo, Julie Kosack, y del encargado del caso argentino, Luis Cubeddu, coincidió con la jornada de exposición del ministro de Economía, Martín Guzmán, en la Cámara de Diputados sobre los alcances de la renegociación de la deuda externa.

Además de seguir de cerca el proceder de Guzmán ante legisladores, los representantes del FMI también van a mantener encuentros con autoridades del Banco Central y AFIP. La intención de la Argentina es llegar a un acuerdo a finales de marzo por la renegociación de la deuda por USD 44.000 millones con el FMI.

Este miércoles por la mañana, Alberto Fernández recibió en la Casa Rosada al titular del sindicato de Camioneros, Hugo Moyano, con quien dialogó sobre la situación gremial, la negociación paritaria y la renegociación de la deuda externa, entre otros temas, según indicaron fuentes oficiales.

En primer lugar, Moyano se reunió en la Casa de Gobierno con el ministro del Interior, Eduardo ‘Wado’ de Pedro, y, posteriormente, ambos subieron al primer piso, donde se encuentra el despacho presidencial, y allí conversaron por más de una hora y media con Fernández. Tras la reunión, Moyano se retiró sin hablar con la prensa.

En declaraciones que realizó este lunes a radio Continental, el Presidente había adelantado que esta semana iba a comenzar con “una serie de reuniones con sindicalistas” para hablar de las paritarias. Al referirse a los gremios, el Presidente los calificó como “muy importantes” y dijo que su intención era que “sean parte de este tiempo, no solo que se sienten a las mesas paritarias”.

“Antes de que empiece me he ordenado la agenda para hablar con todos ellos”, había dicho el mandatario el lunes en sus declaraciones, en las que puso reparos a las cláusulas gatillo, al considerarlas “un modo implícito de indexación”.

La última vez que Moyano concurrió a la Casa Rosada fue el 27 de diciembre pasado, cuando participó de un encuentro convocado por Fernández para firmar el acta de Compromiso para el Desarrollo y la Solidaridad, en el que estuvieron presentes sindicalistas, empresarios y dirigentes sociales.

La inflación de Venezuela cerró en 9.585,5% en 2019, informó el martes el Banco Central, una desaceleración respecto al año previo pero una cifra que muestra la crisis económica que asola al país petrolero.

Pese a la menor variación en el dato difundido por el emisor tras cuatro meses de silencio, el país sigue sumido en una voraz hiperinflación que redujo los ingresos de las familias, generando una crisis humanitaria y una migración de más de 4 millones de venezolanos, según datos de la ONU.

En 2018 la inflación fue de 130.060,2%, de acuerdo a las cifras oficiales.

El Gobierno del presidente Nicolás Maduro relajó en 2019 las regulaciones de cambio y precios impuestas desde hace casi dos décadas, pero las acciones han sido consideradas por analistas como tardías y la nación acumula seis años de recesión.

La restricción de la liquidez por parte del Banco Central también incidió en la menor velocidad de los precios.

Según los datos del Banco Central, el índice fue mayor en los renglones de servicios de vivienda, salud y transporte. EN tanto, en alimentos hubo un alza de precios de 7.981,4%.

“Las cifras oficiales también revelan que, aún con la contracción del gasto del Gobierno y con las restricciones al crédito, la pérdida del bienestar del venezolano es dantesca: el precio de alimentos se multiplicó por 80 y los bienes del sector salud fueron 180 veces más caros!”, escribió en un tuit el economista Luis Bárcenas de la firma Ecoanalítica.

En la medición, el Banco Central no incluyó los precios de vestido y calzado; equipamiento del hogar y educación.

El resultado es mayor a la medición de la Asamblea Nacional, que informó un alza de 7.374,4% en 2019 desde una cifra superior al millón por ciento el año anterior. El congreso realiza la medición debido a que el Banco Central aún tiene retrasos con la divulgación de los datos.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) dijo recientemente que Venezuela se apresta a sufrir una contracción económica de 10% en 2020 luego de que la actividad hundiera un 35% el año pasado.

En el transcurso de esta semana, se descuenta que el Senado convertirá en ley el proyecto de Restauración de la sostenibilidad de la deuda pública externa, que le brindará cierto respaldo político a la reestructuración de deuda en la que trabaja el equipo económico en varios frentes. Para cuando ello ocurra, Martín Guzmán, ministro de Economía, se encontrará en Roma compartiendo un seminario con Kristalina Georgieva, directora gerente del FMI, con quien ya tiene programado un encuentro.

Simultáneamente, en Buenos Aires la Unidad de la Deuda Externa, recientemente creada por Guzmán, lanzará la «invitación formal» a agentes de información, asesores financieros y bancos colocadores y/o agentes de distribución, a presentar ofertas de asesoramiento y/o asistencia al proceso de reestructuración de deuda. Será el inicio formal del proceso de negociación, buscando agrupar a los acreedores para armar «paquetes de acuerdos» en función de las características de los bonos y de los inversores tenedores de bonos de deuda.

La función de los agentes de información será compilar y recolectar información sobre la composición de los tenedores de títulos o bonos, de modo de ayudar con información relevante al momento de diseñar la estregia del canje. Loa agentes de distribución, a su vez, colaboran con el emisor en procesos de colocación de deuda, identificando los inversores relevantes que puedan tener interés en participar de la operación.

El Gobierno recibirá a la misión del Fondo Monetario Internacional (FMI) en la ciudad de Buenos Aires entre el 12 al 14 de febrero, como parte del esquema diseñado para renegociar la deuda de US$ 44.000 millones que el país mantiene con ese organismo.

Así lo informó el Ministerio de Economía a través de su página web, en la que también dio cuenta que el titular de esa cartera, Martín Guzmán, presentará los lineamientos del Análisis de Sostenibilidad de la deuda pública en el Congreso entre el 12 y 17 de febrero.

El Ministerio dio a conocer el “Cronograma de acciones para la gestión del Proceso de Restauración de la Sostenibilidad de la Deuda Pública Externa”.

En el cronograma, informa que durante la primera semana de febrero la Unidad de Sostenibilidad de la Deuda Pública Externa, invitará a los Agentes de Información, Asesores Financieros y Bancos Colocadores / Agentes de Distribución “a presentar ofertas de asesoramiento y/o asistencia” respecto del proceso de renegociación.

Además, está pautado que el Gobierno reciba a la misión del FMI para Argentina, la cual trabajará en Buenos Aires entre el 12 y el 14 de febrero.

En tanto, Guzmán dará a conocer en el Congreso entre el 12 al 17 de febrero “los lineamientos del Análisis de Sostenibilidad de la deuda pública”.

El documento ratifica que la oferta a los tenedores de bonos se conocerá durante la segunda semana de marzo, y a partir de allí se realizarán reuniones informativas “Road show” durante 15 días.

 

En el informe de actualización de las Perspectivas de la Economía Mundial, difundido hoy, el FMI mantuvo idénticas proyecciones para el país que las realizadas en octubre último, respecto del comportamiento económico, y auguró para el 2021 una recuperación de 1,4%.

En cuanto a la evolución de la región, se espera un repunte de 1,6% en 2020 y de

2,3% en 2021, “impulsado por una reactivación gradual del crecimiento mundial y de los precios de las materias primas».

Pero también por «un continuo apoyo de la política monetaria, una menor incertidumbre en torno a las políticas económicas, y una recuperación paulatina de las economías estresadas”, expresó el responsable del Departamento del Hemisferio Occidental del Fondo, Alejandro Werner, en un texto también divulgado hoy.

Sin embargo, Werner advirtió que continúan los desafíos regionales, y remarcó que «la fuerte incertidumbre en torno a las políticas económicas en algunos de los principales países de América Latina sigue limitando el crecimiento”.

A modo de ejemplo, indicó que “la incertidumbre acerca del rumbo de las reformas y las políticas económicas en Brasil y México probablemente contribuyó a la desaceleración del crecimiento del PBI real y la inversión en 2019”, si bien consideró que «las señales en estos países se están revirtiendo hacia una recuperación».

Asimismo, sostuvo que la “continuidad del rebalanceo económico en las economías estresadas que experimentaron frenadas bruscas de los flujos de capital en 2018-19 (Argentina, Ecuador) ha ayudado a restaurar los equilibrios internos y externos», pero alertó que «también ha contenido el crecimiento”.

En cuanto a Brasil, el ejecutivo puntualizó que “el crecimiento permaneció en un nivel moderado de 1,2% en 2019», pero destacó que «se proyecta que se acelere a 2,2% en 2020 gracias al repunte de la confianza tras la aprobación de la reforma de las pensiones y las menores tasas de interés de política monetaria en el contexto de una inflación baja”.

Al respecto, consideró que «la ejecución firme del amplio programa de reforma fiscal y estructural del gobierno brasileño será esencial para salvaguardar la sostenibilidad de la deuda y estimular el crecimiento potencial del país vecino».

«La actividad económica en América Latina y el Caribe se estancó en 2019, siguiendo con el lento ritmo de crecimiento de los últimos cinco años, lo que plantea nuevos retos y urgencia a la reactivación», indicó Werner.

De hecho, subrayó que «el PBI real per cápita de la región ha disminuido 0,6% por año en promedio durante el período 2014–2019, en marcado contraste con el aumento medio anual de 2% durante el período de auge de las materias primas de 2000–2013».

El FMI eximió a la Argentina en su informe de proyecciones para Latinoamérica y el Caribe al aducir que el país atraviesa una “incertidumbre política”. El organismo financiero indicó que abril es la fecha señalada para tener un panorama más claro, como así también un posible escenario para el inicio de la reactivación.

Fue el Director del Departamento del Hemisferio Occidental del Fondo, Alejandro Werner, quien aseguró que Argentina fue exceptuado del informe de expectativas para América Latina y el Caribe.

“Decidimos esperar dado el inicio del nuevo gobierno. Creemos que las definiciones económicas de las próximas semanas van a ayudar a reducir la incertidumbre para dar un pronóstico más certero en abril”, precisó. En ese sentido, destacó que la claridad “va a ayudar a la reactivación de las inversiones y de la producción”.

De esta manera, el organismo mantuvo sus predicciones que realizó en octubre pasado cuando aseguró que el país caerá 1,3% este año y mejorará 1,4% en 2021. Según el Fondo, la actividad económica de la Argentina se contrajo 2,5% en 2018 y cayó más profundamente, un 3,1% en 2019.

Tras el encuentro con el ministro de Economía, Martín Guzmán, con representantes del Fondo para discutir la renegociación de la deuda pública; Werner consideró que lo mejor es “esperar a la primavera” para dar un análisis sobre el desarrollo de la economía argentina.

“En la reunión se afinó el calendario para el próximo viaje del equipo del FMI a Buenos Aires para continuar trabajando”, se limitó a detallar. Además, aseveró que durante el encuentro con el jefe de la cartera no se habló sobre la deuda bonaerense con los tenedores del bono BP21.

El presidente Alberto Fernández partirá el miércoles rumbo a Europa, en un viaje que lo llevará al Vaticano, Italia, España, Francia, y al que se acaba de sumar Alemania, con el objetivo de sumar apoyos para la renegociación de la deuda y profundizar vínculos con el viejo continente.

«El lunes 3 muy tarde tenemos cita con la canciller (Ángela) Merkel», confirmó hoy el canciller Felipe Solá en una entrevista con Radio 10 al revelar la novedad de una parada en Berlín en la cargada agenda del mandatario.

Solá también fue muy claro sobre los objetivos de la visita: «A los países de Europa vamos -además de para ver a Su Santidad- a ver a líderes de Occidente. Por afinidad, por interés en saber qué piensan del país y porque Argentina está en una negociación compleja, fundamental para su futuro, y todos ellos tienes una silla en el FMI», remarcó Solá, en la que fue primera entrevista radial desde que llegó al Palacio San Martín.

Fuentes de Cancillería confirmaron a Télam que esta nueva reunión será en Berlín, la capital alemana, y allí Fernández se verá cara a cara con Merkel, una figura clave en la construcción de poder de la Unión Europea.

La agenda formal de la visita comenzará el viernes, cuando el mandatario se reúna con el papa Francisco en El Vaticano. Sobre la reunión con el sumo pontífice, se informó que el Presidente se verá con el líder católico en la Biblioteca Privada del Palacio Apostólico.

La última visita de Fernández a Francisco había sido en agosto de 2018, cuando aún no era candidato. Ese encuentro se realizó en la residencia de Santa Marta y participaron dirigentes de otros países de la región, como el chileno Carlos Ominami y el brasileño Celso Amorim.

El mismo viernes, además, Fernández tendrá un encuentro con autoridades de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), según informaron hoy fuentes de Cancillería.

Con más de 194 Estados miembros, la FAO trabaja en cerca de 130 países para lograr seguridad alimentaria para todos, y ese será uno de los temas que abordará Fernández.

El lunes 3, el jefe del Estado argentino se reunirá en Italia con el primer ministro de ese país, Giuseppe Conte, y ese mismo día volará a Berlín para el encuentro con Merkel.

Su gira seguirá el martes 4 con un encuentro con el presidente de gobierno español, Pedro Sánchez, en Madrid. Y se sumaría a la agenda una visita al Rey Felipe VI, siempre según fuentes oficiales.

Al día siguiente, el miércoles, el mandatario conversará en París con su par francés, Emmanuel Macron, con quien mantuvo un breve diálogo e intercambió saludos en Israel, donde ambos coincidieron en el Foro Internacional de Líderes en Conmemoración del Día Internacional de Recordación del Holocausto y la Lucha contra el Antisemitismo.

Con excepción de la reunión bilateral con el papa Francisco, que ya estaba en los planes presidenciales, el resto de la gira europea fue organizada con un objetivo central: conseguir el apoyo de Estados con poder de voto en el Fondo Monetario Internacional (FMI) y que fueron críticos de los créditos otorgados al gobierno de Mauricio Macri, explicaron las fuentes oficiales.

Se trata del segundo viaje al exterior que emprenda Fernández como Presidente.

El primero fue justamente la última semana a Jerusalén, para la conmemoración del Holocausto, donde conjugó un perfil bajo con la oportunidad de presentarse a un amplio espectro de líderes extranjeros, cuyos apoyos podrían contribuir en la renegociación de la deuda con el organismo internacional.

En Israel -donde permaneció 50 horas-, Fernández tuvo dos reuniones bilaterales formales con las autoridades anfitrionas: el presidente Reuven Rivlin y el primer ministro de ese país, Benjamin Netanyahu.

Antes de abandonar Jerusalén y regresar a Buenos Aires, el propio Presidente explicó su estrategia: «A los países que tienen un lugar en el directorio del Fondo (Monetario Internacional, FMI) y votan, les transmitimos nuestra preocupación y nuestro deseo que acompañen el pedido de Argentina».