Tag

FMI

Browsing

El ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, y el presidente del Banco Central, Guido Sandleris, buscaron ayer llevar tranquilidad a inversores y hoy serán recibidos por funcionarios del Fondo Monetario Internacional (FMI), para intentar destrabar el desembolso de US$ 5.400 millones del acuerdo firmado con el organismo.

Los funcionarios serán recibidos por el titular interino del FMI, David Lipton, y el director del Hemisferio Occidental Alejandro Werner, en el marco de las reuniones de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Las negociaciones continuarán el miércoles con un almuerzo de trabajo, en la sede del organismo en Washington, en el que participará, además de Werner, el jefe de la misión argentina, Alejandro Caldarelli.

Lacunza, que debuta como ministro en este tipo de negociaciones internacionales, estará secundado por los secretarios de Finanzas, Santiago Bausili, y de Política Económica, Sebastián Katz.

El objetivo de los funcionarios de Hacienda es destrabar el desembolso de los 5.400 millones de dólares que forman parte del préstamo stand by otorgado por el FMI y que deberían haber sido pagados en septiembre.

En las negociaciones también se tratará la decisión del Gobierno argentino de pedir al organismo la reestructuración de los pagos del acuerdo, tal como lo adelantó el propio Lacunza.

Tras el resultado de las elecciones primarias y las turbulencias económicas que se sucedieron y la incertidumbre sobre un posible cambio de gobierno, ese giro quedó congelado y con pocas posibilidades que se haga antes de los comicios de octubre.

Lacunza se reunió este lunes en Nueva York con inversionistas y representantes del mundo financiero, a quienes informó sobre la situación de los números de Argentina y las perspectivas ante una renegociación del préstamo stand by y un reperfilamiento de la deuda.

El ministro se reunión también en la sede del Consulado argentino con representantes de la comunidad argentina para explicar la situación de la economía y la volatilidad en el mercado financiero.

El jueves el ministro se reunirá con autoridades del Banco Mundial y participará de los festejos por el 60 aniversario de la entidad.

Lacunza emprenderá el regreso a Buenos Aires el viernes próximo, informó el Palacio de Hacienda, así lo reseña Elonce.

Luego de una semana caracterizada por los constantes cambios en el régimen cambiario, subas pequeñas pero sucesivas del tipo de cambio y pérdidas constantes de reservas, el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, se prepara para concretar la postergada reunión con las autoridades del FMI en Washington. En la oportunidad, intentará convencer al organismo multilateral (aunque controlado por el gobierno de Estados Unidos) de la «necesidad» de las medidas de control aplicadas en el régimen cambiario, pese a contradecir las pautas que fija el Fondo a los países firmantes de los créditos condicionados otorgados. De la respuesta del organismo, depende que el gobierno argentino pueda acceder al desembolso del tramo de 5400 millones de dólares pendiente, que correspondía al corriente mes de septiembre.

Según lo estipulado, el titular de la cartera económica va a mantener un encuentro en los Estados Unidos con autoridades del Fondo Monetario el miércoles, en el marco de su viaje como integrante de la comitiva que acompañará al presidente Mauricio Macri a la Asamblea General de las Naciones Unidas. Llegará a Washington  el miércoles 25 y ese mismo día se reunirça con los representantes del FMI. El vocero del organismo internacional, Gerry Rice, había anticipado que durante la reunión en Washington las partes continuarán «las conversaciones en curso del programa». Rice había adelantado también que iban a seguir «las discusiones sobre las medidas adoptadas por las autoridades en respuesta a la crisis macroeconómica, y hacer un balance sobre en qué punto se encuentra la situación y los próximos pasos».

El miércoles pasado, el Banco Central dio a conocer su decisión de aumentar de 58% al 78% durante este mes el límite inferior para la tasa de interés de las Letras de Liquidez (Leliq), mientras anunció una flexibilización en la meta de la tasa monetaria. Luego de ello, el FMI afirmó que espera «que las reuniones con las autoridades argentinas sean una oportunidad para dialogar sobre estos y otros temas», mientras aseguró que «sigue comprometido» con el país, aunque sin hacer mención explícita al acuerdo stand by vigente.

La crisis de Argentina sería mucho peor si el Fondo Monetario Internacional (FMI) no hubiera intervenido con su gigantesco programa de crédito, dijo el jueves a la AFP en una entrevista la directora saliente de la entidad.

«¿Qué hubiera pasado si no hubiéramos estado ahí? ¿si no hubiéramos hecho nada? Creo que hubiera sido mucho peor. Para mí no hay dudas al respecto», dijo Lagarde, que ahora se apresta a presidir el Banco Central Europeo (BCE).

El año pasado el FMI otorgó un auxilio récord de 57.000 millones de dólares a Argentina a tres años, después de que el gobierno de Mauricio Macri acudió a la entidad tras una estampida cambiaria que depreció agudamente la moneda.

Sin embargo el ajuste derivado del acuerdo aceleró la subida de los precios y subió el desempleo, en un contexto de profundización de la contracción de la economía.
Lagarde dijo lamentaba que el inmenso crédito no hubiera podido sofocar la inflación del país, que según las proyecciones del gobierno cerrará 2019 en 53% tras un alza de los precios de 47,6% de 2018.

«Cuando Argentina tocó a nuestra puerta estaba en una situación particularmente difícil. Tendemos a olvidarnos de eso porque todo el mundo se centra en Argentina hoy», dijo Lagarde, aseverando que el FMI «era la única posibilidad».

Lagarde afirmó que «nadie estaba preparado para dar financiamiento a ese país».

«Yo fui por ahí, toqué a muchas puertas de muchos países, muchas palabras amables y apoyos gentiles, pero ninguna financiación», dijo.

Para ella, «había pocas posibilidades» de éxito, pero en eso consiste el trabajo de la entidad.

Por el momento, el gobierno argentino ha recibido 44.000 millones de dólares del programa a tres años acordado en 2018, pero la inflación desatada y el alza de la pobreza generó descontento contra las medidas de recorte adoptadas por el gobierno.

En las elecciones primarias previas a las presidenciales de octubre, el Frente de Todos con el candidato Alberto Fernández adelantó a Macri por 15% de los votos, lo que hace que su reelección parezca improbable.

Eso llevó a semanas de volatilidad en los mercados, con otra aguda depreciación del peso que alcanzó el 20% en agosto y con pérdidas en la bolsa, en un país ya golpeado por la recesión.

«Esto no está terminado», dijo Lagarde, que reconoció la difícil situación y que destacó que el FMI sigue trabajando con el país y que el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, viajará a Washington a finales de mes.

El Fondo adelantó que “en las próximas semanas dialogará con las autoridades sobre estos y otros temas” y reiteró que “sigue comprometido con Argentina”.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) reaccionó este miércoles a los recientes cambios en la política monetaria del Banco Central de la República Argentina (BCRA) y ratificó que «sigue comprometido» con el país. 

«El BCRA anunció nuevas metas monetarias hoy. Esperamos que las reuniones con las autoridades argentinas en las próximas semanas sean una oportunidad para dialogar (sobre estos y otros temas)», indicaron voceros del organismo multilateral de crédito a Clarín.

La autoridad monetaria que conduce Guido Sandleris informó este miércoles que «las nuevas metas contemplan un crecimiento de la base monetaria del 2,5% mensual en septiembre y octubre».

«Para garantizar el carácter contractivo de la política monetaria, el Comité de Política Monetaria juzga necesario aumentar el límite inferior para la tasa de interés de las Letras de Liquidez (LELIQ) del 58% actual a 78% en septiembre, durante el pico inflacionario. Para octubre, este límite se establece en 68%, de manera consistente con las proyecciones del mercado respecto a una desaceleración en la tasa de inflación», detalló la comunicación del BCRA. 

Asimismo, mediante una breve manifestación, reiteraron que «el personal del FMI sigue comprometido con Argentina y continúa trabajando con las autoridades para abordar la difícil situación que enfrenta la Argentina». 

El de este miércoles fue el segundo que realizó el FMI en menos de una semana para respaldar a la Argentina. El pasado jueves, su portavoz Gerry Rice aseguró durante una rueda de prensa en Washington que están «plenamente comprometidos con seguir adelante».

«La situación siguió siendo sumamente difícil, el nivel de inflación siguió siendo muy elevado y eso hizo incrementar la tasa de pobreza, la actividad económica disminuyó», advirtió el vocero del FMI al hacer referencia a la situación que atraviesa la Argentina a raíz del cimbronazo financiero posterior a las elecciones primarias. 

Rice también confirmó que a finales de este mes recibirán en Washington a una delegación que encabezará el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza para continuar con las conversaciones respecto al crédito por U$S56.300 millones que se le otorgó al país y se presume que se analizará la situación del próximo desembolso por U$S5.400 millones, informó El Clarín.

La Justicia pidió al Gobierno argentino revelar información sobre el procedimiento por el que el año pasado logró un crédito de US$ 57.000 millones del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Se trata de una causa que pone en duda la legitimidad del trato acordado por el presidente Mauricio Macri.

El acuerdo finalmente no impidió que la Argentina cayera este año en una profunda crisis, que implicó el derrumbe de su moneda y la consecuente aceleración de la inflación y el aumento de la pobreza.

La Sala III de la Cámara Contencioso Administrativo Federal hizo lugar al pedido de amparo impulsado por un grupo de abogados y organismos sociales que consideran que el proceso de toma del crédito debería anularse por groseros errores administrativos.

«El expediente administrativo a partir del cual resultó la decisión de contraer el crédito es de fecha posterior a la toma. Estamos frente a un evento de consecuencias muy importantes», dijo Andrés Bernal, uno de los abogados que realizó la presentación judicial.

Bernal enumeró otros errores administrativos que oscurecen el proceso mediante el cual el Gobierno de Macri logró la toma del préstamo.

En los próximos días, el FMI debe decidir si libera el último tramo del crédito, cuyo otorgamiento no está claro.

Algunas de las medidas que Macri tomó en las últimas semanas para lidiar con la feroz crisis -que implicarían un mayor déficit fiscal- podrían ser cuestionadas por el organismo, así lo reseña Elonce.

El Fondo Monetario recién evaluará enviar el dinero pendiente después de las elecciones de octubre. La cúpula del FMI estiraría al máximo los plazos para negociar el giro de divisas con quien gane el 27. En caso de que haya balotaje, el desembolso se demoraría hasta diciembre.

Según el diario Clarín, la economía argentina necesita antes de fin de año 7.000 millones de dólares frescos para cerrar sus cuentas. Ahora en Wall Street los informes confidenciales del JP Morgan, Merrill Lynch y Moody’s advierten a sus clientes sobre un eventual default.
El vocero del FMI, Gerry Rice, confirmó este jueves que Hernán Lacunza viajará a fin de mes para hablar del desembolso.

El encuentro con la cúpula del Fondo sería el 24 de septiembre. Aun cuando le fuera excelente al ministro en su negociación, el burocrático cronograma para aprobar el desembolso diferiría todo para después de octubre.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) consideró hoy que la Argentina «definitivamente no violó las reglas con el FMI», respecto de las recientes medidas que tomó para estabilizar la economía, expresó hoy su vocero, Gerry Rice.

Durante la conferencia habitual de los jueves, Rice se explayó sobre la situación Argentina y ratificó el apoyo del organismo al país y dejó definiciones para después de la visita del ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, quien viajará a entrevistarse con el staff del organismo en Washington a fin de mes, así lo reseña Télam.

El Ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, viajará “a fin de mes” a Washington para reunirse con representantes del Banco Mundial (BM) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), mientras prepara la agenda para encontrarse con representantes del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Así lo anticiparon el lunes fuentes oficiales a Télam, quienes dijeron que Lacunza “viaja, pero todavía estamos ultimando la agenda”.

En los últimos días, el Gobierno recibió unos US$ 600 millones de parte de diversos organismos internacionales de crédito para el desarrollo de obras de infraestructura en la provincia de Buenos Aires, y mejorar caminos y hospitales.

Pero todavía falta que el FMI apruebe el último desembolso por US$ 5.400 millones del crédito acordado el año pasado, giro que estaba prácticamente asegurado antes de las PASO, ya que las metas objetivas, reducción del déficit fiscal y contención de la política monetaria, estaban cumplidas.

Mientras tanto, el FMI se tomará hasta el 4 de octubre para definir el nuevo nombre del sucesor en la Dirección del organismo multilateral de Christine Lagarde, quien pasó a presidir el Banco Central Europeo (BCE).

La Secretaría de Finanzas informó durante el fin de semana que la Deuda Bruta aumentó unos US$ 10.000 millones al término del segundo trimestre de este año hasta los US$ 337.267 millones, con mayor acreencia de parte del FMI y menores compromisos con el Banco Central.

Entre los cambios más notables se anotaron que la deuda contraída con el FMI pasó de USD 14.911 millones a mediados del año pasado, a US$ 38.940 millones.

El primer acuerdo se celebró el 7 de junio del año pasado, pero debido a su falta de aplicación se debió renegociar dos veces más.

El Directorio Ejecutivo del FMI reveló hoy que considerará la nominación de Kristalina Georgieva para el cargo de Director Gerente en reemplazo de la francesa Christine Lagarde, en un proceso que duraría hasta el 4 de octubre.

La fecha para el nombramiento de nuevo director gerente es relevante para la Argentina dado que espera la aprobación de un nuevo desembolso del programa establecido con el organismo por 5.400 millones de dólares.

En principio, el giro de fondos estaba pautado para septiembre, aunque hasta el momento no hay novedades al respecto, en el calendario del directorio de la entidad financiera multilateral.

Según el directorio del FMI, «el período para presentar nominaciones para el puesto del próximo Director Gerente se cerró el viernes 6 de septiembre».

«Una nominada, la Sra. Kristalina Georgieva, actualmente Directora Ejecutiva del Banco Mundial y ciudadana búlgara, ha confirmado su disposición para ser considerada como candidato», revelaron desde el organismo.

En consecuencia, «la Junta ahora procederá de acuerdo con el proceso descripto en la decisión del 26 de julio, incluida la celebración de reuniones entre el candidato y los Directores», expresaron.

El objetivo de la Junta «es completar el proceso de selección lo antes posible y, a más tardar, antes del 4 de octubre de 2019 «, culminó el organismo multilateral. Información de Diario Jornada.

El miércoles se decide si Hernán Lacunza viajará a Washington para los encuentros técnicos con el Fondo. Buscan habilitar un giro de U$S5400 millones.

El Gobierno definirá el miércoles fecha y lugar para un nuevo encuentro con las autoridades del FMI. Esta vez, se tratará de reuniones técnicas para destrabar el envío de U$S5400 millones que refuercen las reservas del Banco Central, en un contexto en el que la autoridad monetaria busca estabilizar el tipo de cambio.

La opción más probable es que el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, viaje a Washington con su equipo, según aseguraron fuentes oficiales a TN.com.ar. De esa forma, el Poder Ejecutivo evitará que el staff del Fondo esté presente en Buenos Aires durante las semanas de campaña. La última visita de los funcionarios del organismo terminó con un encuentro con Alberto Fernández que realizó duras críticas a los resultados del programa vigente.

La revisión técnica será la quinta que se realice desde el arranque del acuerdo, en junio del año pasado. Los economistas del Fondo, liderados por el italiano Roberto Cardarelli, pondrán la lupa sobre los resultados fiscales y monetarios. En ese sentido, desde el Gobierno aseguraron en los últimos días que el país cumplió con las metas, pero algunos analistas creen que eso podría ser discutido desde Washington.

Sucede que las últimas medidas que tomó el Gobierno para contrarrestar el efecto inflacionario de la devaluación post-PASO tendrán un costo fiscal, especialmente los cambios en el impuesto a las Ganancias y la quita de IVA para alimentos, que afectará la recaudación tributaria y hará más complicado alcanzar el déficit cero.

El BCRA, además, incumplió el objetivo de agregados monetarios por primera vez en diez meses, es decir, cuántos pesos debería haber circulando en la economía. El presidente de la entidad central, Guido Sandleris, adelantó que negociará una cifra nueva de meta para septiembre, algo que será abordado también con el staff del Fondo.

El encuentro con el FMI estará enmarcado, además, por el anuncio que realizó el Gobierno sobre un reperfilamiento de la deuda pública, que buscará extender los plazos de pago de bonos de corto, mediano y largo plazo y una renegociación de las devoluciones del crédito al FMI. Según estimaciones privadas, el calendario firmado implicaba que el país tuviera que girar cerca de U$S46.000 millones entre 2022 y 2023.

Si el staff técnico llegara a aprobar los resultados de las cuentas nacionales, quedará un paso antes de que el FMI apruebe el desembolso. El directorio del organismo deberá sesionar y, con el informe realizado por los economistas, decidirá si habilita los U$S5400 millones hacia el Tesoro nacional.

Para los economistas, la llegada de ese giro será clave para los próximos meses de la economía argentina. El Banco Central necesita un colchón de reservas suficiente para afrontar los retiros de depósitos de ahorristas de los bancos, que se intensificó en las últimas semanas, el pago de deuda y la utilización de las arcas para mantener la tranquilidad cambiaria, tal como sucedió en la última semana.