Tag

FMI

Browsing
«Somos muy conscientes, y también lo los las autoridades (argentinas), de que un aumento en la pobreza podría imponer serios desafíos a la posibilidad de lograr los objetivos del programa» acordado con el organismo internacional, dijo Chalk.

En declaraciones al diario británico Financial Times, Chalk advirtió que si la pobreza sigue aumentando a un ritmo acelerado en el país podría necesitarse «una recalibración del gasto social para proveer más espacio para que el Gobierno actúe para proteger a los pobres».

A su vez, el diario financiero indicó: «El riesgo, reconocen los funcionarios, es que si el gobierno fracasa en recortar lo suficiente el déficit por el gasto social extra, los mercados se pongan más ansiosos de que el ajuste fiscal de la Argentina no ocurre tan rápido como se cree necesario».

La publicación especialista señaló que «eso podría forzar a la Argentina a buscar más deuda externa para cubrir el déficit fiscal de lo que esperaba originalmente».

 

 

 

BAE Negocios

La funcionaria francesa aprovechó también para elogiar el programa de ajuste en la Argentina. «Recién ahora está dando sus frutos», afirmó.

La directora gerente del FMI, Christine Lagarde, aseguró hoy que la Argentina está «saliendo del fondo” de la crisis y lo atribuyó al programa de estabilización macroeconómica negociado con el organismo multilateral. “Recién ahora está dando sus frutos”, sostuvo durante una conferencia de prensa ofrecida en Washington. La funcionaria francesa aprovechó también para marcarle la cancha al gobierno que venga después de las elecciones presidenciales de octubre. «Ahora que se ha realizado tanto trabajo duro, en un programa donde la protección social siempre ha sido una de nuestras tres prioridades claves, sería una tontería por parte de cualquier candidato dar la espalda al trabajo en curso», subrayó.

No es la primera vez que la número 1 del FMI felicita al gobierno por el plan de ajuste que está llevando adelante. En enero de este año se reunió en Davos con el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, y el titular del Banco Central, Guido Sandleris, y destacó la situación de la economía argentina. “La sólida implementación del plan de estabilización de las autoridades y la continuidad de las políticas han sido muy útiles para Argentina y seguirán siendo esenciales para mejorar la resistencia de la economía a los shocks externos, preservar la estabilidad macroeconómica y fomentar el crecimiento a mediano plazo”, sostuvo entonces.

Los elementos estabilizadores celebrados por el organismo están vinculados al ajuste del gasto, la quita de subsidios (suba de tarifas), el incremento en las tasas de interés y la libre flotación del tipo de cambio. A esas medidas se suman las reformas estructurales promovidas por el fondo para flexibilizar la normativa laboral, modificar la carta orgánica del BCRA y rediseñar el sistema jubilatorio. “Felicito a Dujovne y Sandleris por los pasos de políticas decisivas que se han dado y el progreso hasta el momento, que han ayudado a estabilizar la economía”, aseguró Lagarde en enero a través de un comunicado. Ahora fue un poco más allá. “Estamos empezando a ver que el programa realmente funciona; nuestra evaluación es que la Argentina está en un punto del que se encuentra saliendo del fondo», remarcó. En la evaluación de la economía argentina la semana pasada el FMI respaldó la política oficial, pero no fue tan elogioso. De hecho, aseguró que “los resultados en términos de la inflación han decepcionado”.

 

Pagina 12

El FMI presentó el informe semestral sobre las Perspectivas de la Economía Mundial, en el inicio de su reunión de Primavera en Washington. Participarán el ministro Nicolás Dujovne, el presidente del BCRA, Guido Sandleris, y otros funcionarios de Cambiemos.

La economía argentina no sólo enfrenta demonios internos como la inflación, la recesión y la necesidad de hacer recortes adicionales para alcanzar la meta del equilibrio fiscal con que se comprometió el Gobierno, sino que además deberá navegar este año en un mar encrespado, en el que la economía global crecerá menos que en 2018 pero que irá recuperando ritmo a medida que avance el año y se mantendrá en 2020, según las nuevas proyecciones del Fondo Monetario Internacional.

De hecho, de acuerdo con esas mismas estimaciones, contenidas en el informe semestral sobre las Perspectivas de la Economía Mundial (WEO, en inglés) que hoy se presentó en la capital norteamericana, la «estabilización gradual» de las condiciones en economías emergentes que hoy atraviesan dificultades, «incluidas las de Argentina y Turquía», van a contribuir junto con otros factores a la recuperación del impulso económico global.

«Las condiciones van a mejorar durante 2019 mientras las medidas de estímulo sostengan la actividad en China y las tensiones recesivas ceden en economías como Argentina y Turquía», proyecta el WEO. La economía global va a crecer en un 3,3% este año, cifra que el nuevo informe revisa a la baja. En 2018 el crecimiento fue de 3,6 por ciento.

Esto no quiere decir que el FMI dibuje un cuadro necesariamente optimista para la Argentina. Los cálculos pueden fallar «si escalan las tensiones comerciales» entre las principales potencias y hay una nueva huida del riesgo que representan las economías más vulnerables. Los disparadores de una mayor incertidumbre global pueden ser muchos, y en medio de esos peligros el país deberá intentar estabilizar su economía cuando al mismo tiempo transita un proceso electoral cargado de incógnitas.

Sin embargo, el WEO no hace ninguna mención a las elecciones de este año como parte del escenario incierto que enfrentará la economía. Reitera la proyección de una caída del PBI de 1,2% este año ya contenida en el informe técnico de la tercera revisión del programa stand by firmado el año pasado con el FMI. Ese informe se presentó la semana pasada junto con la aprobación de un nuevo desembolso de 10.800 millones de dólares y al igual que las proyecciones presentadas hoy señala que recién en 2020 volverá a crecer la economía argentina, a un ritmo de 2,2% para acelerarse luego a un 3,6% hacia 2024.

Sólo Nicaragua, con una caída de 5 puntos del PBI, y Venezuela, con un derrumbe del 25%, muestran este año resultados peores que la Argentina en toda América latina. A nivel regional, el producto va a crecer este año 1,4% y 2,4% el año que viene.

El WEO también estima una inflación para 2018 de 30,5%, como ya había anticipado el staff report. Es decir que la corrección del Fondo fue de 10 puntos con respecto a sus anteriores previsiones. La media regional en cambio se ubicará en 5,6%. Para 2020, la inflación en la Argentina está calculada en 21,2 por ciento. Y otro ítem que proyecta es el déficit de cuenta corriente, que será este año de 2% y de 2,5% en 2020 y hasta 2024, contra una media en América latina de 1,9% en 2019.

«Los riesgos para la economía son todavía importantes, y su materialización podría conducir a un giro en las preferencias de los inversores para alejarse de inversiones en pesos e incrementar la presión sobre la moneda y la cuenta de capital», señala el informe. Recomienda de inmediato la «continua implementación del plan de estabilización» acordado con el propio Fondo, que «es crucial para mejorar la confianza de los inversores y restablecer un crecimiento sustentable», indica.

Agrega una recomendación reiterada en todas sus evaluaciones: «Alcanzar la meta del equilibrio fiscal primario en 2019 y de 1% del PBI en 2020 es esencial para reducir las necesidades de financiamiento y evitar nuevas presiones de liquidez». Y en cuando a la inflación apunta que «el logro continuado de las metas monetarias será crucial para anclar las expectativas inflacionarias y recrear la credibilidad del Banco Central».

El WEO se presentó esta mañana en la sede del Fondo en el inicio de las reuniones de primavera del FMI y el Banco Mundial. Durante cinco días esos encuentros darán marco a un desfile permanente de ministros de Hacienda y finanzas de todo el mundo junto con los máximos responsables de los organismos multilaterales con sede en Washington, representantes de los grandes fondos de inversión, líderes sociales, referentes de distintos sectores y analistas económicos.

El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, llegará mañana a la capital norteamericana para participar del encuentro, aunque no se indicó si mantendrá una nueva reunión con la titular del FMI, Christine Lagarde.

Luego de las recomendaciones de más ajuste para lograr el equilibrio fiscal y la «decepción» que expresaba el último staff report por la inflación persistente, se especulaba con la posibilidad de que en los próximos días haya conversaciones con los técnicos del FMI en torno a la capacidad del Banco Central de intervenir de manera más decidida en el mercado cambiario, un punto que puede resultar clave para el gobierno de Mauricio Macri en este año electoral. De hecho, también está previsto que viaje a Washington el presidente del BCRA, Guido Sandleris.

 

Infobae

El Fondo Monetario Internacional publicó hoy su Informe Económico Mundial, en el que estima que el Producto Interno Bruto (PIB) de la Argentina caerá 1,2 por ciento este año y pronostica que en 2019 la inflación será del 43,7 por ciento. Recién para 2020 el organismo ve una suba del PIB, del 2,2 por ciento, y un retroceso de la inflación al 23,2 por ciento anual.

El Fondo también señaló que el desempleo fue del 9,2 por ciento en 2018 pero subirá este año al 9,9, número que se mantendría en 2020.

«La economía de Argentina se contraerá en el primer semestre de 2019, ya que la demanda interna se desacelerará, debido a las políticas más estrictas para reducir los desequilibrios”, explica al FMI al relacionar directamente la crisis con los ajustes que efectúa el gobierno de Mauricio Macri, acordados con el propio organismo a cambio de financiamiento.

Para el Fondo, la economía volverá a crecer “en el segundo semestre del año, a medida que se recuperen el ingreso disponible real y la producción agrícola, después de la sequía reciente».

El Fondo agrega que los riesgos de retroceso para la economía siguen siendo considerables y los inversores podrían alejarse del peso, con la presión consiguiente sobre el tipo de cambio. A pesar de eso, el informe considera que “es fundamental que se continúe con el plan respaldado por el FMI» para recuperar la confianza de los inversores.

Al corregir a la baja las proyecciones de crecimiento económico global, el organismo incluye a “el estrés maroeconómico en la Argentina y Turquía” como una de las causas de ese mal pronóstico. El FMI advirtió sobre una desaceleración de la economía global en 2019 y para el conjunto de las economías proyectó un crecimiento de 3,3 por ciento, cuando hace seis meses el alza estimada era de 3,5.

En tanto, para la región de América Latina estimó una suba del PBI de 1,4 por ciento, según el informe de Perspectivas Económicas Mundiales (WEO, por sus siglas en Inglés) presentado esta mañana en Washington. Para el Fondo, «la estabilización financiera y la recuperación en Argentina, donde se proyecta que el crecimiento se fortalecerá en alrededor del 3,5 por ciento en el mediano plazo (2024), contribuye a la mejora del crecimiento de esa región”.

Cada seis meses, el FMI realiza sus proyecciones económicas acerca de la marcha de la economía global y de los países en particular, que son presentadas en los días previos a la realización de las Reuniones Anual y de Primavera del FMI y del Banco Mundial.

 

 

 

Pagina 12

Se trata de una serie de sugerencias del organismo de crédito luego de bajar el pronóstico de recaudación en Argentina para 2019.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) reajustó a la baja su pronóstico sobre la recaudación 2019 y calcula que ingresarán $10.000 millones menos que los estimados a fines de 2018. Es algo así como 1,7% menos del PBI y proponen compensarlo con “una combinación de inflación más alta, más crecimiento y caídas discrecionales en el gasto”.

De este modo, el organismo propone que el 0,75% del PBI se compensaría mediante la reducción de salarios y jubilaciones producto de la mayor inflación.

Otro 0,3% por la reducción de las transferencias a las provincias por la baja de la recaudación y su impacto en coparticipación; y otro porcentaje parecido por la baja de subsidios.

De este modo restaría un déficit de 0,4% del PBI por cubrir. Pero desde el staff del Fondo advirtieron que cualquier reducción de la inversión no debe afectar “los proyectos de mayor calidad”.

¿Qué propone el FMI para acercarse al cumplimiento del déficit cero?

– Reducir aún más los subsidios

– Eliminar exenciones tributarias: según publica Clarín, el reporte no lo nombra específicamente pero podría aplicar al caso de los jueces, que no pagan el impuesto a las Ganancias.

-Aumentar las alícuotas diferenciales del IVA para para algunos bienes a los que se les aplica 10,5% en vez del 21%.

– Iniciar una investigación para identificar a los contribuyentes registrados incorrectamente como monotributistas.

Desde el Ministerio de Hacienda, consignó el matutino, ven como “no realistas” a las recomendaciones del Fondo sobre la necesidad de alentar nuevas medidas tributarias en 2019, que además necesitan tratamiento legislativo.

“Muchas se intentaron con la reforma tributaria de 2017 y este año hay elecciones”, comentan cerca del ministro, Nicolás Dujovne. El propio FMI reconoce que el margen de maniobra del equipo económico a medida que se acerquen las elecciones es “limitado”.

 

 

 

Minuto Uno

El Fondo Monetario Internacional ( FMI ) liberó un giro de unos US$ 10.870 millones y aprobó los últimos ajustes en el plan económico anunciados por el Gobierno para controlar la volatilidad cambiaria y apuntalar la lucha contra la inflación, a la espera de que la economía salga del pozo en el que cayó tras la corrida desatada hace casi un año.

Pero la directora Gerente del FMI, Christine Lagarde, dijo que para alcanzar las metas fiscales acordadas para este año será «crítico» que el Gobierno actúe con «prudencia» en la ejecución del gasto, y tome medidas para «incrementar los ingresos fiscales a fin que la posición fiscal de 2019 llegue al balance primario».

«A la luz de un nivel inferior al esperado del ingreso tributario en el primer semestre del año, será crítico actuar continuamente con prudencia en la ejecución de los planes de gasto y tomar otras medidas para incrementar los ingresos fiscales a fin que la posición fiscal de 2019 llegue al balance primario. Es necesario redoblar los esfuerzos por mejorar el marco fiscal a mediano plazo y la gestión de deuda», señaló Madame Lagarde, según un comunicado del FMI.

«Es necesario redoblar los esfuerzos por mejorar el marco fiscal a mediano plazo y la gestión de deuda», agregó.

La jefa del Fondo indicó además que el plan está «dando fruto», y señaló que hay «indicios» de que la recesión ha tocado fondo y que habrá una recuperación gradual en los próximos trimestres. Pero advirtió que las expectativas de inflación «están aumentando», y que la inercia inflacionaria resulta difícil de quebrar.

«Las políticas de las autoridades que sustentan el acuerdo respaldado por el FMI están dando fruto. El elevado déficit fiscal y en cuenta corriente -dos grandes vulnerabilidades que condujeron a la crisis financiera el año pasado- están disminuyendo», indicó Lagarde. «La actividad económica se contrajo en 2018, pero hay indicios de que la recesión ha tocado fondo, y se espera una recuperación gradual en los próximos trimestres. Sin embargo, la inflación sigue siendo elevada; las expectativas inflacionarias están aumentando y la inercia inflacionaria resulta difícil de quebrar», agregó.

El desembolso aprobado por el Fondo, el primero de un colchón de más de US$ 21.000 millones que el Gobierno espera terminar de recibir antes de las elecciones, aportó un respaldo crucial para financiar el presupuesto y mantener la paz cambiaria durante la campaña, una de las prioridades de la Casa Rosada.

El board del Fondo revisó las últimas proyecciones del jefe de la misión argentina del Fondo, el economista italiano Roberto Cardarelli, y dio el luz verde final a las últimas medidas acordadas entre el staff del organismo y el Ministerio de Hacienda y el Banco Central, incluida la subasta diaria de dólares por US$ 60 millones por parte del Tesoro, que comenzarán este mes, y el mayor margen para aumentar el gasto social este año. El encuentro duró aproximadamente una hora y media.

En el Gobierno aguardan los dólares del Fondo -que llegarán la semana próxima- para comenzar a poner paños fríos sobre el dólar. La inyección de divisas ayudará a dejar atrás un marzo signado por la volatilidad en el tipo de cambio, que hoy volvió a rozar los $45, y una seguidilla de datos nefastos que pusieron en cifras el duro golpe que ha asestado la crisis económica.

La pobreza, la vara con la cual el presidente Mauricio Macri pidió juzgar su gestión, trepó al 32 por ciento el año anteriory alcanzó a casi 13 millones de personas, unas 2.650.000 más que antes de la corrida cambiaria que se desató en abril último.

Nuevas proyecciones

Tras la aprobación del Directorio a la última revisión de Cardarelli, el Fondo liberará el último informe del staff sobre la Argentina, que incluirá las últimas proyecciones del organismo sobre la economía, un análisis sobre la marcha del programa y los detalles de las últimas medidas. El FMI ha dicho que el plan está funcionando y ha hecho especial hincapié en mantener firmeza en la implementación del programa.

En diciembre último, Cardarelli y su equipo estimaron que la inflación de este año sería del 20,2%, y el producto bruto caería un 1,7%, si bien comenzaría a transitar una recuperación gradual a partir de este trimestre. El FMI ya había anticipado a principios de año que elevaría su proyección de inflación.

Esta última revisión del Fondo quedó signada por las críticas de economistas al esquema de bandas cambiarias que implementó el Banco Central, que maniató a la autoridad monetaria para comprar o vender dólares dentro de la llamada «zona de no intervención», pero, también, por las primeras dudas concretas respecto del cumplimiento de las metas fiscales.

Esas dudas quedaron ahora confirmadas con el nuevo pedido por un mayor ajuste de Lagarde, que confirmó las preocupaciones en el frente fiscal por un desempeño de la recaudación fiscal más flojo al anticipado.

El Gobierno debe equilibrar este año sus gastos e ingresos antes del pago de los intereses de la deuda. Cardarelli había dichjo en su último comunicado que, para alcanzar esa meta, bautizada «déficit cero», será necesaria «una mayor restricción» en el gasto. Ni el Gobierno ni el Fondo han especificado cuál es el monto que debe tener esa reducción adicional. Y la frase de Lagarde ahora sugiere un cambio en la estrategia, con foco en la recaudación.

El Gobierno también abrió la posibilidad esta semana de modificar algunas de las metas trimestrales previstas en el programa por la «debilidad en la recaudación», aunque revalidó su compromiso con alcanzar el equilibrio fiscal para fin de año.

 

 

LaNacion

El dirigente Néstor Pitrola estuvo en Comodoro Rivadavia, donde acompañó el cierre de la campaña de los candidatos a gobernador y vice del Frente de Izquierda, Gloria Sáez, Daniela Gordiola y Gustavo Saravia, hacia las PASO de este domingo.

«Chubut fue el default técnico provincial que anticipó el nacional, lo que a su turno condujo al FMI, hoy el verdadero Ministerio de Economía de la Nación. La provincia está endeudada hasta el cuello por más de u$s 1.100 millones, con las cooperativas eléctricas quebradas y por lo tanto con futuros tarifazos e impuestazos en el horizonte pos electoral», dijo Pitrola. Y agregó: «El macrismo provincial de Menna se encamina a obtener otro tercer puesto como en Neuquén y próximamente en Río Negro. La llamada tercera vía de expresiones provinciales se emparenta crecientemente con Lavagna, quien presentó su programa en sociedad: reforma laboral, reforma antiprevisional y nuevas rebajas de impuestos al capital a costa de los trabajadores, porque al mismo tiempo ha dado garantías de repago al FMI y a la banca acreedora respecto de una deuda que tiene destino de reestructuración a cambio de nuevos ajustes».

«Llamamos a concentrar el voto de izquierda en la lista del PO-FIT y transformarnos en la cuarta fuerza de la provincia de cara a las generales en Chubut con el mensaje de nuestras candidatas y candidatos: contra el ajuste del FMI, investigación y repudio de la deuda usuraria; prohibición de los despidos en la industria del petróleo y la pesca, por la nacionalización bajo gestión de los trabajadores de los recursos naturales, no a la megaminería y la represión, por el aborto legal y los derechos de la mujer, votemos el Frente de Izquierda», remarcó.

 

 

 

El Chubut

La Argentina pidió un waiver -un perdón- ante el Fondo Monetario Internacional (FMI) debido a «la falta de información» sobre las metas fiscales tras la última auditoría que realizó el equipo técnico del organismo multilateral sobre las cuentas argentinas semanas atrás.

Ese pedido por el aplazamientos en la entrega de datos fiscales, junto a un posible cambio de metas trimestrales, será tratado el próximo viernes durante la reunión del board del Fondo en la que se decidirá además si se aprueba o no el staff report sobre el país y el desembolso de más de US$10.800 millones, el más importante del Stand By- Agreement con el país.

«La tercera revisión en virtud del Acuerdo Stand-By, solicitud de exenciones (waiver) de la aplicabilidad de los criterios de rendimiento, revisión de garantías de financiamiento y solicitud de modificación de los criterios de rendimiento», enumeró el Fondo Monetario en su agenda del 5 de abril sobre los puntos a discutir sobre la situación de la Argentina.

«El waiver se debe a la falta de disponibilidad de los datos de marzo. Esto también ocurrió en el primer review; los datos preliminares indican que los targets se cumplirán. Sin embargo, los datos finales no estarán disponibles para el momento en que se realice el board, por eso se pide el waiver en este caso», dijeron fuentes del Fondo Monetario.

Según aclararon en el Ministerio de Hacienda a LA NACION, el pedido argentino se debe a «cuestiones puramente técnicas» y a la «falta de algunos datos» reclamados por el organismo sobre las metas fiscales del cuarto trimestre de 2018 (las que debían revisarse, según la tercera auditoría) y del primero de 2019 que exigió ver el FMI en febrero pasado. Cerca del ministro Nicolás Dujovne aclararon que algunos de esos datos no estaban disponibles al momento de la vista del FMI y se pidió un aplazamiento para presentarlos.

Los funcionarios que tratan con el FMI detallaron que la tercera auditoría iba a realizarse en marzo y terminó siendo en abril. Ese «atraso» determinó -esgrimieron- que el organismo revisara también datos del primer trimestre y no sólo los números a diciembre de 2018. Debido a que esos números fiscales al 31 de marzo aún no estaban aún disponibles, el Gobierno debió pedir el » waiver de aplicabilidad técnica», señalaron desde Hacienda.

Sin embargo, allí admitieron que algunas metas fiscales trimestrales podrían llegar a cambiar por «la debilidad de la recaudación», pero no la anual, que establece un déficit cero (que, en rigor, es de un rojo primario de 0,5% del producto bruto interno). La definición se conocerá el próximo viernes con la publicación del staff report por parte del board del Fondo.

Desde fin de año pasado, la recaudación muestra signos de mayor debilidad a la esperada por Hacienda y por el equipo del italiano Roberto Cardarelli, pese al superávit del primer semestre. Por caso, en marzo, la recaudación creció 37,3% y se ubicó por debajo de la inflación por quinto mes consecutivo. Para ese mes, incluso en Hacienda, se esperaba un mayor rojo en las cuentas públicas por el pago de actualizaciones de haberes y asignaciones (el Gobierno anunció un alza de 46% de la AUH a comienzos de marzo).

A fines del mes pasado, ya había dudas entre los economistas sobre el frente fiscal ante los flojos datos de la recaudación tributaria y particularmente sobre el bajo monto recolectado por retenciones. La polémica creció con el último comunicado del FMI en el que se reclamó mayor ajuste sobre las cuentas fiscales, particularmente una «mayor restricción en el gasto».

«Las autoridades han cumplido con su objetivo de déficit primario de 2018, demostrando determinación en la eliminación de la vulnerabilidad asociada con el desequilibrio fiscal de Argentina. Lograr un déficit primario cero en 2019 requerirá una mayor restricción en el gasto gubernamental. Estos esfuerzos colocarán a la deuda de Argentina en relación al PIB en un camino decisivo a la baja. Será fundamental que los programas de gasto social de alto impacto se conserven durante este año y más allá», afirmó el FMI en su comunicado del 18 de marzo.

La débil actividad económica y la alta inflación están teniendo impacto. En este contexto, apoyamos firmemente los esfuerzos de las autoridades para mitigar el impacto social de las políticas de estabilización necesarias, incluso a través de aumentos recientemente anunciados en el gasto social (que se ajustarán al programa a través de un aumento en el gasto de asistencia social de 0.2 a 0.3 por ciento de PIB)», señaló entonces.

 

 

 

La Nación

La misión técnica de la organización financiera internacional aprobó la tercera revisión del programa económico respaldado por el acuerdo Stand-By.

La misión técnica del Fondo Monetario Internacional aprobó la tercera revisión de la marcha de la economía argentina, lo que habilita el desembolso de US$ 10.870 millones como parte del programa financiero acordado entre el Gobierno y ese organismo.

A la vez, señaló que aunque «la inflación mensual sigue siendo alta», «hay buenas perspectivas para una recuperación gradual» de la economía del país.

Ahora, el directorio de la organización financiera tiene previsto formalizar la aprobación de este informe la semana próxima y dar luz verde al nuevo giro de fondos.

A través de un comunicado difundido este lunes, el FMI apoyó las medidas económicas que viene llevando adelante el Gobierno y destacó que «la inflación mensual sigue siendo alta y romper la inercia inflacionaria será un proceso largo que requerirá persistencia y coherencia en el enfoque cauteloso del Banco Central para la fijación de objetivos de base monetaria».

El personal técnico le dio «la bienvenida a la decisión de las autoridades de extender el crecimiento monetario de base cero hasta noviembre y de disminuir el ritmo al que aumentarán los límites de la zona de no intervención».

«Esta restricción del marco monetario contribuirá a reducir la inflación y a volver a anclar las expectativas de inflación», señala el informe que lleva la firma del jefe del caso argentino, Roberto Cardarelli.

Desde el Fondo «elogiamos los esfuerzos de políticas de las autoridades y la firme determinación de abordar los desequilibrios macroeconómicos y promover su plan de estabilización económica».

Aseguraron que los altos déficits fiscales y externos, «los dos desequilibrios al centro de la crisis financiera de 2018, se encuentran en medio de una corrección significativa».

El organismo reconoció que «la actividad económica ha sido débil, pero hay buenas perspectivas para una recuperación gradual».

La entidad que dirige Christine Lagarde advirtió que «lograr un déficit primario cero en 2019 requerirá una mayor restricción en el gasto gubernamental».

Sin embargo, «estos esfuerzos colocarán a la deuda de Argentina en relación al PIB en un camino decisivo a la baja».

«La débil actividad económica y la alta inflación están teniendo impacto», añadió.

En este contexto, manifestaron «apoyamos firmemente los esfuerzos de las autoridades para mitigar el impacto social de las políticas de estabilización necesarias, incluso a través de aumentos recientemente anunciados en el gasto social (que se ajustarán al programa a través de un aumento en el gasto de asistencia social de 0,2 a 0,3% de PIB)».

En este escenario de restricciones «será fundamental que los programas de gasto social de alto impacto se conserven durante este año y más allá», aconsejó el organismo.

En otro apartado, la oficina técnica del FMI dejó en claro que «apoya el plan del gobierno para realizar subastas de divisas diarias transparentes y anunciadas previamente (de US$ 60 millones por día que comienzan a mediados de abril) para satisfacer las necesidades de gasto fiscal del gobierno federal de US$ 9.600 millones».

Explicaron que «en la medida en que la moneda esté más apreciada que la zona de no intervención del Banco Central, las ventas se realizarán directamente al Banco Central en la cantidad correspondiente a su anunciada política de compra de divisas no esterilizada».

Así, «la estrategia de las autoridades permitirá una utilización sin problemas del apoyo presupuestario del FMI».

El organismo consideró también que «la continua implementación del plan de estabilización del gobierno argentino sigue siendo esencial para consolidar el retorno de Argentina a la estabilidad macroeconómica, a la reducción de la inflación y para sentar las bases de un crecimiento sólido, equitativo y sostenible».

Pero también indicó que será «necesario un nuevo impulso de reformas del lado de la oferta para consolidar los logros ya alcanzados por el gobierno y garantizar una mejora sostenida en los estándares de vida de todos los ciudadanos de Argentina».

 

Diario Crónica

El organismo de crédito pidió «una mayor restricción en el gasto público» para lograr el déficit fiscal primario cero. Indicó, asimismo, que existen «buenas perspectivas» para la recuperación gradual.

El Fondo Monetario Internacional dio a conocer un comunicado en el que informó que la misión técnica que visitó Argentina el mes pasado llegó a un acuerdo con las autoridades argentinas sobre el programa económico. En consecuencia, el país podría acceder a un nuevo tramo del crédito stand by por u$s 10.800 millones, tras la aprobación del Directorio Ejecutivo del organismo.

Los resultados se conocieron a través de una declaración de Roberto Cardarelli, jefe de la misión que visitó el país entre el 11 y el 22 de febrero y mantuvo conversaciones que continuaron en Washington luego del final de la misión. En el comunicado se elogian los esfuerzos y la determinación de las autoridades nacionales por “abordar los desequilibrios macroeconómicos y promover su plan de estabilización económica”. No obstante, reconoce que “la actividad económica ha sido débil” y que “la inflación mensual sigue siendo alta y romper la inercia inflacionaria será un proceso largo”.

En los mercados se descuenta que la tercera revisión del programa argentino por parte del Directorio Ejecutivo del FMI -que tendrá lugar “en las próximas semanas”- tendrá un visto bueno, un dato clave en momentos en que el Gobierno intenta llevar tranquilidad al mercado de cambios.

Cardarelli sostuvo que “los altos déficits fiscales y externos, los dos desequilibrios al centro de la crisis financiera de 2018, se encuentran en medio de una corrección significativa”. También se señala que la actividad económica fue débil, pero el Fondo cree que “hay buenas perspectivas para una recuperación gradual”.

En materia de control de la inflación, los técnicos del FMI dieron “la bienvenida a la decisión de las autoridades de extender el crecimiento monetario de base cero hasta noviembre y de disminuir el ritmo al que aumentarán los límites de la zona de no intervención”. Esta medida restrictiva anunciada la semana pasada por el titular del Banco Central, Guido Sandleris “contribuirá a reducir la inflación y a volver a anclar las expectativas de inflación”, según el Fondo.

En el comunicado también se afirma que las autoridades han cumplido con su objetivo de déficit primario de 2018, pero advierte que “lograr un déficit primario cero en 2019 requerirá una mayor restricción en el gasto gubernamental”. Según el FMI, “estos esfuerzos colocarán a la deuda de Argentina en relación al PBI en un camino decisivo a la baja”. También se considera “fundamental” que los programas de gasto social de alto impacto se conserven durante este año y más allá.

El personal técnico apoyó asimismo el “plan del Gobierno para realizar subastas de divisas diarias transparentes y anunciadas previamente (de u$s 60 millones por día que comienzan a mediados de abril) para satisfacer las necesidades de gasto fiscal del gobierno federal de u$s 9.600 millones”.

Una de las pocas novedades es que, según el comunicado, “en la medida en que la moneda esté más apreciada que la zona de no intervención del Banco Central, las ventas se realizarán directamente al Banco Central en la cantidad correspondiente a su anunciada política de compra de divisas no esterilizada”, es decir, asegura la punta compradora (el BCRA) al Tesoro en el caso que el dólar se encuentre por debajo de la zona de no intervención. En medios del mercado se considera que no se avanza mucho con esta medida, ya que el problema para las autoridades se presentaría si el dólar supera la banda superior (no inferior) de la zona de no intervención.

A tono con el discurso que viene sosteniendo el Fondo a favor de los sectores vulnerables, en el comunicado se señala que “apoyamos firmemente los esfuerzos de las autoridades para mitigar el impacto social de las políticas de estabilización necesarias, incluso a través de aumentos recientemente anunciados en el gasto social (que se ajustarán al programa a través de un aumento en el gasto de asistencia social de 0.2 a 0.3 por ciento de PBI).”

Ámbito