Tag

FMI

Browsing

El recambio en la cartera de Hacienda pone de manifiesto el futuro del acuerdo con el Fondo monetario Internacional. Incertidumbre sobre el desembolso de USD 5.400 millones que llegaría en septiembre.

La renuncia del ex ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, y su recambio por Hernán Lacunza, que se desempeñaba como ministro de Economía bajo el mando de María Eugenia Vidal pone de manifiesto el futuro del acuerdo con el Fondo monetario Internacional, y trae incertidumbre sobre el desembolso de USD 5.400 millones que se pensaba, llegarían a mediados del mes que viene, así lo reseña el Diario Río Negro.

Según señaló el portal Infobae, el acuerdo para que Dujovne siga en su puesto era avanzar con las reformas estructurales y garantizar un crecimiento en una, hasta hace no tanto, posible segunda gestión.

Sin embargo esto quedó trunco tras la dura derrota electoral del domingo, y dos consecuencias: los serios problemas en la gestión económica, y la reducción a una mínima posibilidad en la posibilidad de una reelección.

El conflicto para Dujovne fueron las medidas anunciadas en los días posteriores a las elecciones primarias, y que vuelven incumplible la meta de equilibrio fiscal que él mismo garantizó ante el FMI para este año.

El costo de los últimos anuncios aumentarán el «agujero fiscal», en lo que parece la intención del presidente Macri por evitar los efectos de la nueva devaluación en el bolsillo de los argentinos, de cara a la contienda electoral de octubre. Esto, señala el análisis de Infobae, no había ocurrido durante los tres años y medio de gestión.

El primer paquete de medidas (suba del mínimo no imponible de Ganancias, bono a estatales, nuevos planes de pago a PYMES, entre otras) tendrían un costo de $ 40.000 millones., y al respecto solo se manifestó que sería compensado con una «reasignación de partidas», pero sin brindar detalles.

A esto se suma la suspensión del IVA para 24 alimentos básicos hasta fin de año, sobre lo que no se informó el costo fiscal, pero según un informe elaborado por IARAF estimó alcanzaría los $ 11.400 millones, repartido entre Nación y provincias.

Además, el congelamiento de las cuotas en los créditos UVA aportará un achicamiento en las arcas estatales. Y se suma a esto la nueva devaluación, que llevó al dolar de $46 a $58 en una semana, con otro costo que pesará sobre el Estado.

Lacunza será el encargado de afrontar lo que resuelva el FMI, y de explicar el desfinanciamiento que sufrirán las arcas públicas en los meses que siguen.

La misión del Fondo debería llegar en breves a Buenos Aires, para la revisión de las metas fiscales y monetarias del segundo trimestre, que si fueron alcanzadas. Sin embargo, los técnicos del organismo podrían evaluar la situación tras las PASO.

Esto podría poner trabas en el próximo desembolso de USD 5.400 millones, que se estima debería llegar para mediados de septiembre, pero que bajo ningún punto de vista estaría asegurado.

Luego está previsto que lleguen USD 1.000 millones trimestrales hasta mediados de 2021.

Un dato para tener en cuenta y que sugiere el análisis del medio nacional: En 2001 la suspensión de un desembolso del FMI, en medio de la crisis que atravesaba el país, aceleró la salida de depósitos y en pocos días el entonces ministro de Economía, Domingo Cavallo, instrumentó el llamado «corralito».

El presidente boliviano, Evo Morales, interpretó hoy como una «rebelión» del pueblo contra el FMI el resultado de las elecciones primarias del último domingo en la Argentina, en las que el peronista Alberto Fernández se impuso con más del 47% de los votos.

«Yo puedo entender que es una rebelión del pueblo argentino contra el modelo económico del Fondo Monetario Internacional y nos debe llevar a una profunda reflexión, eso entiendo», dijo Morales en una rueda de prensa en La Paz en la que se refirió a diversos temas.

«Ustedes saben cómo está Argentina en temas económicos», agregó el gobernante boliviano y admitió que le «preocupa bastante» el impacto que la crisis podría tener en Bolivia.

A una semana del comienzo de la veda electoral para las Elecciones Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO), el diputado nacional Máximo Kirchner se preguntó si hay que pagarle la deuda al Fondo Monetario Internacional ( FMI).

Durante un acto en Plenario Regional de la Confederación General del Trabajo (GCT) en la Unión Ferroviaria de Victoria, en el partido bonaerense de San Fernando, el hijo de Cristina Kirchner dijo a los presentes: «Quiero consultarles a ustedes, hacerles una pregunta: A costa del hambre de los argentinos y las argentinas, a costa de una menor calidad de educación y salud pública: ¿hay que pagar al Fondo Monetario? ¿Sí o no?»

La respuesta de la audiencia fue un estridente «no» y, acto seguido, el precandidato a diputado del Frente de Todos les pidió que salgan a militar para «cambiar la historia».

En otro pasaje de su discurso, Máximo dijo: » A casi 4 años de Macri los resultados no podrían ser peores. El daño de las políticas y las decisiones que tomó el Presidente son de una profundidad inimaginable. Mauricio Macri debería pedirles disculpas a todos los argentinos y argentinas y hacer una autocrítica porque le ha birlado al país la posibilidad de continuar el desendeudamiento que le iba a dar a la Argentina la independencia necesaria para gobernar según lo disponga su propio pueblo».

Según el líder de La Cámpora, «Macri ha defaulteado la palabra y el compromiso que la sociedad te da cuando te elige para que la representes. Este Presidente lo que ha hecho en cada decisión ha sido poner a los argentinos y argentinas de rodillas y a merced de los acreedores internacionales, de los fondos buitre y del FMI».

«No cumplieron nada de sus promesas y no porque hayan sido ineficaces sino porque fue una mentira diseñada para engañar al pueblo argentino, obtener su voto y después ejercitar una traición que tiene las consecuencias que vemos hoy», se quejó Máximo Kirchner y pidió: «En Argentina hay que terminar con la grieta de las buenas intenciones que escuchamos en campaña y de las realidades que vive la gente cuando se terminan las elecciones. La grieta que hay que terminar es entre la palabra y el hecho».

Para remarcar su postura, Máximo Kirchner agregó: «Las Leliq las generó este gobierno. En un año se están pagando intereses que, para tener una noción exacta, es un presupuesto anual de la provincia de Buenos Aires. ¿Quién va abrir un negocio si solamente uno poniendo la plata en el banco puede ganar en un año el 50% de lo que puso?». Y concluyó: «Así no hay país viable».

 

 

Ecolatina sugirió que el próximo presidente electo debería negociar con el Fondo Monetario Internacional (FMI) un acuerdo de facilidades ampliadas (EFF por sus siglas en inglés), para renegociar la deuda que vence con el organismo.

En un documento, la consultora estima que «el EFF es exitoso en estabilizar a la economía e incluso en recuperar la senda de crecimiento. Sin embargo, estas mejoras se atenúan al sumar indicadores sociales y de sostenibilidad del crecimiento, como ser la generación de dólares genuinos», detallo en su portal web Diario Jornada.

«Por lo tanto, a juzgar por la experiencia histórica, sería una salida «positiva» por el lado macroeconómico para el problema de la deuda y la imposibilidad de repagarla en tiempo y forma. No obstante, al tener en cuenta otros indicadores de desarrollo y las perspectivas de mediano plazo, aparecen algunas señales de alerta. Por lo tanto, gane quien gane, es muy probable que haya Fondo para rato», opinó.

Ecolatina destaca que «entre 2022 y 2023, nuestro país debería devolverle al FMI más de USD 46.000 millones entre capital e intereses, lo que implica 5% del PBI de cada año. Si a esto le sumamos el calendario de pagos de bonos para esos años, el monto casi se duplica».

«En consecuencia, el Estado Nacional enfrentaría vencimientos cercanos a un décimo del PBI en 2022 y 2023. Si bien la situación actual cercana al equilibrio primario del Sector Público Nacional reduce las necesidades de contraer nuevos compromisos, tampoco le alcanzará para generar superávit de semejante magnitud como para afrontar estos compromisos. Por lo tanto, una parte importante de los pasivos deberá ser refinanciada», añadió.

La consultora que lidera Lorenzo Sigaut Gravina pone de relieve que «el propio Fondo posee el Servicio Ampliado de Fondos (o Extended Funds Facility, EFF por sus siglas en inglés)».

«El mismo se arregla con países que poseen problemas de balanza de pagos, es decir, una insuficiencia de moneda extranjera, tal como le sucede a la Argentina, y se focaliza en resolver la incapacidad del país para generar divisas netas y los problemas del Sector Público para comprarlas», indicó.

«Además, si bien aporta fondos usualmente menores a los stand by lo hace por un tiempo más prolongado (cuatro años) y con mayor plazo de repago (hasta diez años después de concretado el desembolso)», precisó.

El informe sugiere que «considerando la situación actual de nuestro país, es probable que el próximo presidente electo tenga que avanzar en este esquema».

Finalmente, Ecolatina detalla que «el EFF no es tan exigente en el plano fiscal como lo es el stand by, o bien que, dado que los países que acceden a este préstamo ya estaban bajo un stand by, sus necesidades de equilibrar las cuentas públicas no son tan apremiantes».

«Por lo tanto, la performance de crecimiento del PBI bajo los EFF es positiva. En este sentido, el ejemplo más exitoso fue Serbia, que entre el año del acuerdo y los tres posteriores creció a una tasa promedio de casi el 8% anual. Asimismo, en promedio, los países que firmaron un EFF avanzaron cerca de 3% anual en los años que siguieron al acuerdo», dijo.

El Gobierno de Mauricio Macri se garantizará con este dinero cumplir con todos los vencimientos pactados para este año. También podrá abastecer al fondo de u$s9.000 M para combatir eventuales corridas cambiarias.
El directorio ejecutivo del FMI avalará hoy el segundo desembolso del año para la Argentina, luego de que el país haya aprobado las metas fijadas para el segundo semestre del año. Serán unos u$s5.400 millones, que luego de la ratificación de hoy serán girados la semana próxima para que se sumen a las arcas de las reservas del Banco Central. Con este dinero el Gobierno de Mauricio Macri podrá cerrar su gestión 2015- 2019 sin haber entrado en default. Tendrá, además, la garantía de que el seguro por u$s9.000 millones habilitado por el Fondo Monetario para que se puedan enfrentar corridas cambiarias continuará financiado, con lo que Macri se asegura además que podrá manejarse hasta las elecciones de octubre y el eventual balotaje de noviembre con armas sólidas para enfrentar ataques especulativos contra el peso.

La habilitación del dinero había sido anunciada el lunes por el director a cargo del organismo, David Lipton (luego de la renuncia de Christine Lagarde), quien a través de un comunicado había expresado: “Me complace anunciar que el personal técnico del FMI y las autoridades argentinas llegaron a un acuerdo sobre la cuarta revisión del programa económico respaldado por el acuerdo stand by. Sujeto a la aprobación del directorio ejecutivo, la Argentina tendría acceso a u$s5400 millones“. El ahora titular del organismo continua “elogiando” al Gobierno argentino “por sus continuos esfuerzos y la implementación firme de su programa de política económica”. Consignó Lipton que “las autoridades completaron todos sus objetivos fiscales, monetarios y de gasto social en el marco del programa respaldado por el FMI en el contexto de esta revisión”. Dijo además que “las políticas económicas de la Argentina están dando resultados. Los mercados financieros se estabilizaron en mayo y junio.

Se espera que la inflación, aunque se mantenga en niveles altos, continúe cayendo en los próximos meses. La posición fiscal y externa sigue mejorando. También hay indicios de que la situación económica está mejorando en el segundo trimestre”, siguió indicando el comunicado que es una breve síntesis de la revisión técnica que se conocerá de manera completa una vez que el directorio analice el caso argentino. Al respecto, se informó que hoy se llevará a cabo la reunión de directorio, paso necesario para obtener el desembolso de los fondos.

Los u$s5.400 millones se suman al préstamo otorgado por el organismo hace un año por un total de u$s57.000 millones. Aún quedan tres envios más para cerrar el stand by. El FMI ya había liberado el primer desembolso del año en abril pasado, autorizando el giro de unos u$s10.800 millones. Con el desembolso pactado para la semana próxima, el FMI habrá enviado ya al país desde junio del año pasado, unos u$s44.600 millones. Restarían para completar el acuerdo unos u$s12.700 millones que, si se aprueban las futuras revisiones, ingresarían antes de fin de año, completando los u$s57.300 millones del total del stand by firmado con el organismo en 2018. El desagregado incluyó unos u$s15.000 millones en junio de 2018, u$s5.031 millones en octubre y u$s7.619 en diciembre de ese año. En lo que va de 2019 fueron girados u$s10.870 millones en abril. En teoría, aun utilizando los u$s9.000 millones pactados con el FMI para contener el dólar, al Gobierno le sobraría el dinero para cerrar sus obligaciones financieras hasta el primer semestre del próximo año. Será tarea de la futura gestión renegociar, o no, el acuerdo firmado en junio pasado (ampliado y modificado en septiembre de 2018), para eventualmente conseguir otros u$s10.000 millones y cerrar todo 2020.

Misión

El Gobierno deberá esperar ahora que desde el FMI se programe la próxima misión pactada con el organismo para la revisión del tercer trimestre de 2019. Se estima que la visita de Roberto Cardarelli y el grupo que fiscaliza habitualmente el caso argentino llegará al país en la segunda quincena de agosto. Será la primera de las misiones que tendrán como jefe máximo al actual responsable interino del FMI, David Lipton. El economista norteamericano había sido hasta abril de este año, enemigo de liberar los u$s6.000 millones para contener eventuales corridas contra el dólar. Sin embargo no tuvo reparos en aprobar las metas del segundo trimestre.

Ambito

La dirigente fue elegida para estar al frente del Banco Central Europeo y abandonará sus funciones.

A poco más de un año del acuerdo firmado con el Gobierno, la directora del FMI, Christine Lagarde, renunció temporalmente a sus funciones. La dirigente fue nominada para presidir el Banco Central Europeo.

 

A través de su cuenta de Twitter, la propia Lagarde agradeció haber sido seleccionada y anunció que, tras haber consultado con el Board del Fondo, no seguirá al frente del organismo. Fue el parlamento europeo quien tomó la decisión de promocionarla al frente de la máxima autoridad monetaria de Europa.

Lagarde, de 63 años, dirigió el FMI desde 2011, luego de ganarle en la elección al mexicano Agustín Carstens. Previamente había sido ministra de diversas carteras en Francia, como Economía, Finanzas y Comercio.

Desde hace algo más de un año que la funcionaria buscaba retornar a un puesto en el gobierno francés. Por eso, puso sus mayores expectativas en el caso argentino para demostrar sus capacidades y presentarse como una opción potable en el mediano plazo.

Tras el acuerdo stand-by con Argentina por U$S 57.300 millones y luego de aplicar un fuerte ajuste, ahora la Unión Europea la premió con un cargo a nivel regional.

 

El Destape

En su reunión con los enviados del Fondo Monetario, el candidato del Frente de Todos, Alberto Fernández, les adelantó que “hay que reformular los acuerdos sin exigir más esfuerzos a nuestro pueblo” y destacó que ni siquiera se “respetó el Acta del FMI”. También Lavagna les planteó renegociar.

El candidato a presidente del Frente de Todos, Alberto Fernández, le planteó ayer al enviado del FMI Alejandro Werner su preocupación porque el organismo internacional haya violado lo establecido en sus estatutos al darle créditos al gobierno de Mauricio Macri que terminaron financiando la salida de capitales. “Resulta alarmante que esa práctica con visos de ilegalidad respecto de las propias normas establecidas del FMI siga permitiéndose”, advirtió en el encuentro realizado en sus oficinas en un marco de –se preocupó de subrayar– “absoluto respeto”.

Fernández detalló su total oposición al actual esquema económico que no cumplió ninguno de sus propósitos y advirtió a Werner la necesidad de seguir conversando “en pos de reformular los acuerdos vigentes para poner fin a la crisis” y “sin exigirle más esfuerzos a nuestro pueblo”. El enviado del Fondo también se reunió con el candidato de Consenso Federal, Roberto Lavagna (ver aparte). “A esta altura vinimos un poco a entender el programa que piensan poner en práctica”, explicó Werner.

Alberto Fernández y su equipo buscaron dejar en claro la inviabilidad del esquema en marcha, en el que así como ingresan los dólares vía Fondo luego se van del sistema. El candidato planteó que, como abogado, le costaba entender que el organismo hubiera actuado en evidente contradicción al artículo sexto de su convenio constitutivo que subraya que “ningún miembro podrá utilizar los recursos generales del Fondo para hacer frente a una salida considerable o continua de capital”. “El préstamo otorgado por el FMI asciende a la suma de 57.000 millones de dólares. Esa suma representa más del 65 por ciento del total de su cartera de préstamos, constituyendo así un hecho inédito no sólo en la historia del FMI, sino a nivel global”, destacó.

Alejandro Werner nació en Córdoba pero hizo su carrera profesional en México y desde 2013 desempeña el cargo de director del Departamento del Hemisferio Occidental del Fondo Monetario Internacional. Llegó al encuentro junto al representante del Fondo en Argentina, el jamaiquino Trevor Alleyne, con despacho en el Banco Central. Junto a Fernández se sentaron los integrantes de su equipo económico, Cecilia Todesca y Matías Kulfas, y el dirigente Santiago Cafiero. “Werner entendió bien lo que le he planteado: es argentino e hijo de argentinos”, sostuvo Fernández por la noche en una entrevista.

Desde ambas partes coincidieron en destacar el clima de cordialidad en el que se desarrolló el encuentro, que puede ser el primero de varios. “También buscábamos aclarar dudas sobre el programa actual”, declaró Werner a la salida en un castellano con acentos mezclados. Efectivamente, hacia el final del encuentro el enviado del Fondo, que mayormente se dedicó a escuchar, preguntó si Fernández coincidía acerca de los objetivos detallados en el acuerdo firmado entre el organismo y la administración Macri que plantea cuestiones generales como reducción de la inflación y de la deuda, equilibrio fiscal, crecimiento económico y reducción de la pobreza. Le respondieron que, obviamente, coincidían con esos objetivos pero que las consecuencias del esquema en marcha iban justamente en la dirección contraria.

“Ninguno de esos propósitos, que son compartidos, han sido logrados. La deuda pública se incrementó al igual que la inflación, el desempleo y la pobreza, mientras que el PIB ha caído el 5,8 por ciento al cabo del primer trimestre de este año. Es más que evidente cuan lejos está la Argentina de empezar a crecer si se sigue este camino”, explicó Alberto Fernández en un extenso comunicado. También indicó que le resultaba llamativa la complacencia del FMI ante los resultados tan malos de la gestión de Cambiemos.

Fernández y su equipo se quedaron con la impresión de que a los técnicos del Fondo no terminan de entender la particularidad argentina de la fuga de capitales y la costumbre nacional del bimonetarismo, la precaución de comprar dólares y sacarlos del sistema bancario. “Lo relacionan más con los capitales golondrina, que es un problema pero diferente”, explicaba uno de los participantes. Para hacerlos entender esta cuestión estructural que padece la economía argentina le mostraron los números con el detalle de la fuga: 100 mil millones de dólares durante los 12 años de gestiones kirchneristas y otros 70 mil millones en los apenas tres años y medio que lleva el macrismo. La fuga actual se financia con los dólares del Fondo.

“Semejante realidad, que desfinancia a la Argentina y abre paso a un juego perverso que permite que se constituya un valor artificial del dólar, choca claramente con lo establecido” en el convenio constitutivo del Fondo, sostuvo Fernández, recordando además que en lo que resta de gestión a Macri todavía le quedan por recibir otros 11 mil millones de dólares del organismo que, si algo no se modifica, seguirán el mismo destino.

El Comodorense

El Fondo Monetario Internacional (FMI) habilitará el segundo desembolso del año para el país acordado con el Gobierno y ratificó su autorización para que el Banco Central use dólares para combatir eventuales corridas cambiarias.

Según adelanta el periodista Carlos Burgueño en Ámbito Financiero, el FMI efectivizará el desembolso de US$5.400 millones luego de la reunión del Directorio del organismo prevista para este viernes, aunque se podría postergar una semana.
Además, el Fondo ratificó la autorización para que siga el plan de utilización de los dólares del organismo para frenar corridas cambiarias. Lo hizo durante un encuentro que la titular del FMI, Christine Lagarde, tuvo este sábado con el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, y el persidente del Central, Guido Sandleris, en Japón.

El FMI liberó el primer desembolso de 2019 en abril por US$10.800 millones. Cuando se confirme el desembolso pactado para fin de junio, el Fondo habrá enviado ya al país desde el año pasado unos US$44.600 millones. Restarían para completar el acuerdo unos US$12.700 millones que ingresarían antes de fin de 2019, completando los US$57.300 millones del total del stand by firmado con el organismo.

Dujovne y Sandleris se reunieron este sábado en Japón con Lagarde en un encuentro previo al de ministros de Finanzas y presidentes del Banco Central del G20 en la ciudad japonesa de Fukuoka.

Según el organismo internacional, Lagarde aseguró que la aplicación del programa económico estabilizará «aún más la economía» y aseguró que «sentará las bases para un crecimiento sostenible e inclusivo».

Asimismo, destacó que los esfuerzos están generando avances entre los que subrayó «la disminución de los déficit fiscal y corriente».

Al término de la reunión, el FMI emitió un comunicado con declaraciones de Lagarde en el que sostuvo: «Fue un placer haberme reunido hoy con el ministro Nicolás Dujovne y el Presidente del Banco Central, Guido Sandleris, en Fukuoka. Intercambiamos opiniones sobre los recientes desarrollos de la economía mundial y las perspectivas de Argentina».

La deuda contraída significa el 61% de los préstamos que otorga el organismo financiero internacional con todos sus acreedores.

Producto del desenfrenado ritmo de endeudamiento, Argentina representa más del 60% de la proporción de créditos del FMI. El acuerdo por casi  U$S 60.000 millones es uno de los más altos otorgados por el organismo financiero.

Según el Centro de Estudios Económicos y Sociales Scalabrini Ortiz, tras firmar el acuerdo stand-by por U$S 56.000 millones, Argentina concentra el 61% de los créditos actuales del FMI. De acuerdo al portal Bae Negocios, directivos del ámbito empresario hicieron circular la información.

En la misma línea, el Instituto de Trabajo y Economía de la Fundación Germán Abdala (ITE-FGA) reveló el ritmo al que las divisas se fugan. A pesar de que el swap con China y el préstamo del Fondo contrarrestaron la dinámica temporalmente, si se dejan de lado esos ingresos, la retirada dólares del Banco Central totalizó U$S 43.500 millones en los últimos 12 meses.

Sin embargo, entre el 8 de marzo y el 24 de mayo,  la salida para deuda y fuga se acrecentó y fue de U$S 13.000 millones.

 

eldestapeweb

Hacienda cerró el cuatrimestre con un excedente de $10.846 millones, poco más de la mitad del objetivo de $20.000 millones para el semestre.

El Gobierno informó el jueves que en los primeros cuatro meses del año el superávit fiscal primario -antes del pago de los intereses de la deuda- alcanzó a $10.846 millones, poco más de la mitad de lo que debe obtener al cierre de junio para poder cumplir con la meta acordada con el Fondo Monetario Internacional. Meta que ya fue reducida a la mitad en el último staff report del organismo, a comienzos de abril.

Concretamente, la diferencia entre los ingresos y los gastos primarios en el semestre debe llegar a un saldo superavitario de $20.000 millones, por lo que entre mayo y junio, el excedente debería ser de, al menos, $9.154 millones. Pero el gran interrogante que comienzan a plantearse los economistas del sector privado es si efectivamente el Gobierno logrará cumplir con la meta, porque observan que la recaudación no está rindiendo como esperaban.

Sin embargo, en la cartera que dirige Nicolás Dujovne están tranquilos, porque tienen una carta en la manga: si no logran el objetivo, pueden recurrir a los denominados “ajustadores” –licencias que contempló el Fondo si se lentifica la salida de la recesión y se deterioran los ingresos de los sectores más vulnerables–, para alcanzar la meta.

Respecto de los ingresos, fuentes oficiales confirmaron a Infobae que entre enero y abril, la recaudación por derechos de exportación se ubicó $15.000 millones por debajo de lo pautado. Las menores liquidaciones de las cerealeras y productores de oleaginosas, en gran parte, por el bajo precio de la soja (hoy cotiza en torno a USD 300 la tonelada) permiten dudar de que mayo y junio sean meses muy buenos en materia de ingresos por el campo. Al menos fue ahí dónde habrían puestos sus ojos los técnicos del Fondo cuando visitaron al titular de la AFIP.

Mayo también es un buen mes en materia de ingresos por el cobro del saldo de Impuesto a las Ganancias de empresas y personas físicas. Y si bien la inflación de abril dada a conocer esta semana disparó el ajuste de los balances con cierre en ese mes, son pocas las compañías alcanzadas, por lo que el impacto fiscal es bajo, aseguran en la AFIP. Para junio, el escenario es más complejo desde el punto de vista del gasto porque el fisco debe pagar las jubilaciones con el aumento del 10,7% previsto por la Ley de Movilidad y los aguinaldos.

Según cálculos del economista Fausto Spotorno, de la consultora Ferreres & Asociados, en mayo podría haber superávit primario en torno a los $20.000 millones, mientras que en junio se caracteriza por cerrar con déficit por el pago del medio aguinaldo a jubilados y pensionados, y parcialmente a los empleados de la administración pública, treparía a los $48.000 millones, “si no pasan a julio ningún gasto”. De ser así, el fisco recurrirá a los ajustadores para mostrarle al FMI el cumplimiento de la meta. “O pateás los gastos a julio o usás los ajustadores”, dijo el especialista.

“Sólo mirando lo que tenemos, que es el dato de abril (se obtuvo un superávit primario de $499 millones), van a necesitar echar mano a eso. Pero está el as bajo la manga que entre mayo y junio aparezcan las tan esperadas ´retenciones record´ por la cosecha y nos den vuelta”, opinó el economista del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf), Ariel Barraud, abonando las expectativas que tienen en la AFIP.