Tag

FMI

Browsing

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Kristalina Georgieva, afirmó que el organismo multilateral esperará las elecciones en la Argentina que se celebrarán el 27 de octubre próximo, para continuar con su plan de asistencia financiera.

«Será muy interesante ver qué marco político tendremos», afirmó Georgieva en el marco de la Asamblea Anual del FMI y del Banco Mundial que se realiza en Washington.

«Estamos muy comprometidos y la voluntad del FMI será igual de fuerte durante mi mandato que con el de Christine Lagarde», manifestó.

Hasta ahora el FMI giró un total de US$ 44.867 millones y el próximo tramo de ayuda, por US$ 5.400 millones, iba a ser desembolsado, según se preveía, a mediados de septiembre, recordó la agencia EFE.

En sus declaraciones, Georgieva aseguró que el FMI espera que las reformas macroeconómicas necesarias para redirigir la economía argentina «lleven a una mejor vida para sus habitantes».

Según sus últimas proyecciones, presentadas esta semana, el FMI espera que la economía de Argentina se contraiga «aún más» en 2019 debido a una menor confianza, una mayor inestabilidad política y condiciones de financiación externa más estrictas.Los cálculos del Fondo Monetario apuntan a que la Argentina decrecerá 3,1% este año y 1,3% en 2020.

El ministro de Hacienda argentino, Hernán Lacunza, se encuentra en Washington para participar de reuniones con grupos de inversores y autoridades del FMI y será mañana cuando, junto con el presidente del Banco Central, Guido Sandleris, se reúna con Georgieva y el primer subdirector gerente, David Lipton.

«Los controles de cambio han funcionado y están funcionando. No hay un problema de atraso cambiario y alcanzan las reservas para sostener el tipo de cambio hasta el 10 de diciembre», afirmó el ministro en declaraciones a las radios La Red y Mitre desde la capital estadounidense, donde vuelve a negociar con el Fondo Monetario Internacional (FMI) el desembolso de US$ 5400 millones que quedó pendiente desde mediados de septiembre último.

Lacunza sostuvo que “hay una estabilidad cambiaria que es razonable, lo esperable”, y señaló que “el tipo de cambio es superior al de equilibrio”.

Precisó que “es casi el doble en términos reales”, y añadió que “es 90% superior a fines de 2015; es 60% superior al principio de esta crisis, en abril de 2018; y es 25% superior al promedio de las últimas décadas”.

Explicó que “las ventas (de reservas) de ayer tienen mucho que ver con pago de deuda privada al exterior, que tampoco hay que interrumpirlo”, y subrayó que “no es demanda especulativa de atesoramiento, son compromisos que la Argentina tiene que cumplir”.

También opinó sobre el Indice de Precios al Consumidor (IPC) de septiembre publicado ayer que dio un aumento de 5,9% mensual, y señaló que “el dato de inflación es consecuencia directa del salto devaluatorio de la semana posterior a las PASO (Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias), en que ganó el candidato opositor, Alberto Fernańdez, por 16,5 puntos porcentuales de diferencia sobre el presidente Mauricio Macri».

“En ese momento me tocó asumir y la prioridad que me puso el Presidente fue que dado que el tipo de cambio que estaba por encima de su valor de equilibrio, me pidió que fuera el último salto devaluatorio para preservar a los más vulnerables que son los que sufren la inflación”, manifestó.

Así puntualizó que “como el traslado de la devaluación a los precios tiene un rezago, se vio más en la inflación de septiembre que en agosto”.

Sobre el desembolso pendiente del FMI, explicó: “Nuestra obligación es que los números estén claros entre el Fondo y Argentina para que después no haya dilaciones. Pero no se va a definir ese tramo en esta reunión. Sí tenemos la expectativa que sea en este año. Hay razones para pensarlo, Argentina cumplió con todos los compromisos”.

Indicó que “las medidas que se tomaron, las más fuertes, fueron para preservar las reservas”, y remarcó que “no casualmente en el periodo post PASO, en el mes siguiente, las reservas bajaron US$ 15.000 millones y en el último mes bajaron US$ 2.500 millones”.

Afirmó que “las reservas que se están yendo en estos días tienen que ver básicamente con pagos de deuda, que es lo mismo que hizo el gobierno anterior”, y precisó que la administración de Cristina Fernández de Kirchner “en sus últimos cuatro años perdió US$ 30.000 millones de reservas, básicamente porque las usaba para pagar deuda”.

Sostuvo que “Argentina no tiene un nivel de deuda alto, no tiene problemas de solvencia”, pero reconoció que “sí tenemos problemas de liquidez”.

Remarcó que “la deuda argentina son US$ 310.000 millones”, y precisó que “eso es el 68% del Producto Bruto Interno (PBI), no el 100%».

Señaló que “la deuda aumentó en estos cuatro años un 29%”, y remarcó que “la variación de la deuda es la suma del déficit de ese periodo”.

Indicó que “en este periodo hubo un déficit total de US$ 60.000 millones a lo cual hay que sumar deuda anterior como con los holdouts”, y sostuvo que “es equivalente a lo que pasó en el periodo anterior que la deuda subió 21%: no hubo desendeudamiento entre 2011 y 2015”.

En cuanto a la negociación que debe encarar el próximo gobierno respecto de la deuda, afirmó que “tiene que ser voluntaria y rápida; voluntaria es porque cuanto más amigable antes vamos a volver al crédito voluntario”, y advirtió que “la vamos a pasar mal si no tenemos un acuerdo voluntario y amigable con el mercado”.

Puntualizó que “del Fondo entraron US$ 44.000 millones de un año y medio a esta parte”, y aseguró que “en ese lapso se pagó deuda por US$ 40.000 millones».

El candidato de Consenso Federal dijo que su espacio no pretende ser “algo fugaz” de esta elección sino que seguirá creciendo.

Después del debate presidencial, Roberto Lavagna se embarcó en los últimos viajes de campaña antes de la elección. Desde Corrientes aseguró este miércoles que la renegociación de la deuda con el FMI debe ser “lo más amigable posible”, aunque advirtió: “Hay que estar dispuesto a decir ‘hasta aquí llegamos’si lo que está en juego es el corazón del programa de recuperación económica”.

“Quizás hoy haya más margen del que existía en 2002 desde el punto de vista de cómo operaba el FMI. Uno debe buscar la negociación más amigable posible pero tiene que estar dispuesto a decir hasta ‘aquí llegamos’ si lo que está en juego es el corazón del programa de recuperación económica que uno plantea”, aseguró el candidato de Consenso Federal.

Junto a su compañero de fórmula, Juan Manuel Urtubey, encabezó un encuentro de dirigentes del norte argentino donde aseguró que Argentina necesita un «replanteo territorial del país» y defendió la quita de los subsidios a la energía en Buenos Aires.

Camino a las elecciones

«Hay que hacer un replanteo territorial del país y sobre todo la de suprimir algunos absurdos, como cuando en Buenos Aires pagábamos tarifas de diverso tipo que a veces eran la mitad o menos de lo que se pagaba en el interior. Si existen los subsidios tienen que ser al revés, tienen que apoyar la expansión de las economías regionales. Pero ¿saben por qué los subsidios estaban en Buenos Aires? Porque gran parte de los votos estaban ahí«.

En esa línea, agregó: “Estamos convencidos también que el proceso de aglutinación en el entorno de Buenos Aires es muy dañino para el futuro del país”.

El discurso tuvo lugar frente a los candidatos de las listas de candidatos del espacio de Formosa, Chaco, Entre Ríos, Corrientes y Misiones que acudieron al encuentro con la fórmula nacional.

Frente a ellos, Lavagna agradeció el trabajo realizado en la campaña y buscó inyectar ánimo para la recta final.

“Hace 10 meses no existía nada en medio de los dos polos dominantes de la política. Con muchísima dificultad, porque no se imaginan la cantidad de palitos que nos fueron poniendo, llegamos hasta acá. En dos meses logramos más de dos millones de votos y vamos por más”, apuntó.

En esa línea, su vice, Urtubey, afirmó en alusión a Cambiemos y el Frente de Todos: “No es tiempo de segundas o terceras oportunidades para aquellos que ya han fracasado, es tiempo de los que saben, de Roberto Lavagna”, y denunció una «sociedad» entre Cristina Kirchner y Mauricio Macri.

«Hay una sociedad de poder en Argentina entre el actual gobierno y el anterior. Cristina Kirchner hizo todo lo humanamente posible para que Macri sea presidente, y él está haciendo todo para devolverle la gentileza».

Por último, Lavagna reiteró que no pretende llegar a ningún acuerdo con Fernández si gana la presidencia. “Soy candidato a presidente y punto, no busco una posición en otro Gobierno. Consenso Federal no pretende ser algo fugaz de esta elección,sino ser un sector político que siga creciendo en la vida Argentina”, informó El Clarín.

«No acepten cobrar menos que sus colegas hombres. ¡Jamás¡», dijo a las mujeres la nueva directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva.

En el primer día de la reunión semianual de la asamblea del Fondo Monetario Internacional (FMI) el martes, Georgieva, que lleva un par de semanas en el cargo, se mostró resuelta a batallar por la igualdad entre hombres y mujeres en el mundo del trabajo.

Nacida en Bulgaria, recordó los comienzos de su carrera en la era soviética y dijo que entonces no sabía que se podían negociar mejores condiciones laborales.

Georgieva se pronunció «en favor de las cuotas» para que las mujeres vayan ganando puestos de responsabilidad.

«Las cuotas no son una solución perfecta pero son una solución pragmática», dijo. «Sin cuotas llevaría mucho tiempo» obtener un acceso equitativo a posiciones altas, especialmente en las empresas, dijo.

Cuando una joven le preguntó cómo lograr éxito profesional, respondió: «Debes ser competente y tenerte confianza».

El FMI divulgó el martes un informe en el que encontró que el trabajo no remunerado (como la atención de niños y ancianos) «es una parte sustancial de la actividad económica que no se mide y desproporcionadamente recae sobre los hombros de las mujeres».

La mujeres realizan a diario dos horas más de trabajo no remunerado que los hombres e incluso «en los países más igualitarios del mundo, las mujeres hacen un 20% más de trabajo no remunerado que los hombres», especialmente en lo que hace a las tareas del hogar, dice el reporte.

Los gobiernos deben invertir en infraestructura para suministrar agua, electricidad y acceso a Internet pero también tienen que suministrar servicios de atención a niños y ancianos y mejorar la educación de forma tal de ayudar a las mujeres a «reemplazar el trabajo no remunerado por trabajo remunerado», añade.

Segunda mujer que lidera el FMI

La búlgara Kristalina Georgieva fue formalmente escogida en septiembre por el Fondo Monetario Internacional como nueva directora gerente de esa institución integrada por 189 países.

Su selección estaba asegurada luego de que el FMI anunciara ese mes que era la única candidata a suceder a la francesa Christine Lagarde, que ocupaba el cargo desde 2011 y lo dejó para postularse a presidir el Banco Central Europeo.

Al aceptar el puesto, Georgieva habló de tormentosos tiempos para la economía mundial.

«Es una gran responsabilidad estar al timón del FMI en momentos en que el crecimiento económico mundial sigue decepcionando, persisten tensiones comerciales y la deuda está en niveles históricamente altos», dijo en una nota.

«Eso significa también lidiar con problemas como la inequidad, riesgos climáticos y rápidos cambios tecnológicos», afirmó.

La designación de Georgieva, segunda mujer que lidera el FMI, mantiene la norma no escrita que establece que la entidad debe estar a cargo de una persona europea.

Georgieva, de 66 años, hereda una institución criticada por el creciente populismo en economías avanzadas y el incremento de las peleas comerciales; la mayoría de ellas desatadas por Estados Unidos, el socio mayoritario del Fondo.

Georgieva, que estaba impulsada por París, superó reticencias en la dividida Unión Europea. Alemania respaldaba nominar al exministro holandés de Finanzas Jeroen Dijsselbloem.

Los países que impulsaron a Georgieva esgrimieron sus sólidos antecedentes en finanzas internacionales.

En el Banco Mundial, donde transcurrió la mayor parte de su carrera y llegó a ser directora general, ganó experiencia en el manejo del ambiente; especialmente en lo referente a desarrollo sostenible y cuestiones agrícolas.

Además trabajó en favor de las mujeres al instar a una mejor educación de las niñas, prohibir limitaciones al trabajo femenino y fomentar los emprendimientos de mujeres -especialmente en África.

En este punto, debería ser continuadora de Lagarde, quien expresó sin pausa su voluntad de defender la igualdad de géneros.

El ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, ofrecerá esta tarde una conferencia de prensa en la que dará detalles de cuentas públicas de septiembre y deuda pública, informaron voceros de la cartera económica.

El encuentro con la prensa será a las 15 en el microcine del Palacio de Hacienda.

El ministro viajará esta semana a los Estados Unidos para reunirse con grupos de inversores y funcionarios del Fondo Monetario Internacional.

Estos encuentros se realizarán en momentos en que el Gobierno busca “reperfilar” los vencimientos de los bonos soberanos en manos de tenedores privados, al tiempo que confía en obtener antes de fin de año el desembolso de US$ 5.400 millones pendientes de parte del FMI.

Lacunza se reunirá el jueves en Washington con sus pares y presidentes de Bancos Centrales del G20.

El viernes será el turno del encuentro con la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, y el primer subdirector gerente del organismo, David Liptoin.

Los principales dirigentes mundiales debatirán sobre el futuro de la economía global en el marco de la asamblea anual del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Mundial (BM) que deliberará desde este martes hasta el sábado próximo en Washington, en momentos que crecen los temores por una desaceleración de la actividad y la Argentina está pendiente del desembolso de un tramo de US$ 5.400 millones del acuerdo vigente con el organismo.

La delegación argentina llegará en dos tandas a los Estados Unidos con la expectativa de lograr destrabar el desembolso de esos fondos, que forman parte del acuerdo «stand by» firmado con el FMI en 2018.

El presidente del Banco Central, Guido Sandleris, viajaba en la noche del lunes a Nueva York para disertar el martes en un encuentro del Consejo de las Américas al que asistirán inversores internacionales y empresarios.

Para el miércoles, el presidente de la entidad monetaria se trasladará a Washington, para mantener reuniones de trabajo con el «staff» del FMI que atiende el caso argentino, encabezados por el director del Hemisferio Occidental, Alejandro Werner y por el jefe de la División América del Sur, Roberto Cardarelli.

Sandleris acudirá a esa cita acompañado por los secretarios de Política Económica, Sebastián Katz, de Finanzas, Santiago Bausili, y de Hacienda, Rodrigo Pena.

Allí comenzará la tarea de convencer a los técnicos del organismo financiero internacional de la necesidad de aprobar el cumplimiento de las pautas acordadas en el «stand by» vigente.

La agenda de Sandleris para el miércoles próximo incluye además reuniones representantes de grupos inversores.

El candidato del Frente de Todos, Alberto Fernández, dijo esta noche que el gobierno de Mauricio Macri «fracasó rotundamente» con su política económica y le enrostró al actual mandatario que «sus amigos se llevaron 30.000 millones de dólares» del país.

Tras reiterar en el debate presidencial que «no sabe en qué país vive» Macri, le pidió al jefe de Estado que «deje de mentir» porque «nos hizo un daño enorme».

«No sé en qué país vive Macri. De los 39 mil millones de dólares que nos dio el FMI se fugaron 30 mil millones. Esos dólares no están en puentes ni en viviendas, se los llevaron sus amigos, Presidente. Es hora de que deje de mentir», enfatizó.

También sostuvo que el gobierno «fracasó» en su gestión, al tiempo que, tras calificarse como «no dogmático», prometió que si llega al poder impulsará «soluciones ortodoxas y heterodoxas» y la legalización del aborto.

En otro tramo Fernández aseveró que «la globalización ha venido para quedarse y tenemos el desafío de afrontarla» pero aclaró que «no nos obliga a estar de rodillas».

«Podemos discutir cómo entrar en el mundo dignamente, de pie y preservando los derechos de la Argentina», dijo, y afirmó que «no voy a permitir que la globalización y la apertura (económica) se lleven puesto al trabajo argentino».

Añadió que «2.000 puntos de riesgo país y dicen que hemos vuelto al mundo. Qué raro lo que dice el presidente». Tras mencionar el desempleo, la inflación, la pobreza y el cierre de fábricas como consecuencia de la política económica, le achacó a Macri que eso «es lo que hacen cada vez que llegan al poder, y nos quieren hacer creer que cada diez años chocamos con la misma piedra, pero la piedra son ellos».

También reivindicó al Mercosur, el cual «desde hace mucho está abandonado» y que prometió «fortalecer» porque desde ese espacio «podemos discutir muy bien un acuerdo con la Unión Europea». Pero objetó que del pacto firmado por el actual gobierno con el bloque europeo «no conocemos la letra chica y países como Irlanda y Francia dicen que no lo van a aprobar».

El ministro de Hacienda, Hernán Lacunza y el presidente del BCRA, Guido Sandleris, se reunirán entre el martes y viernes en Washington con grupos de inversores y funcionarios del Fondo Monetario Internacional, informaron hoy fuentes oficiales.

Estos encuentros se realizan en momentos en que el Gobierno busca “reperfilar” los vencimientos de los bonos soberanos en manos de tenedores privados, al tiempo que confía en obtener antes de fin de año el desembolso pendiente de US$ 5.400 millones de parte del FMI.

Sandleris será el primero en arribar a los Estados Unidos, más precisamente a Nueva York, para participar el martes como orador en un encuentro del Consejo de las Américas.

Para el miércoles, el presidente del BCRA mantendrá reuniones de trabajo en el FMI. Allí estará acompañado por el secretario de Política Económica, Sebastián Katz su par de Finanzas Santiago Bausili y el de Hacienda, Rodrigo Pena. Ese día, Sandleris también hablará con representantes de grupos inversores.

En esta negociación, se busca aplicar la Cláusula de Acción Colectiva que establece que si el 66% de los bonistas acepta la propuesta de reperfilamiento, el resto debe acatar, con un mínimo de 50% por especie.

De esta manera, se busca evitar que surjan los famosos holdouts, aseguran en Hacienda, así lo reseña Télam.

El ministerio señaló que aún no está definida la agenda de reuniones e informó que el jueves y viernes de la próxima semana estará en Washington participando de las reuniones Anuales del Grupo Banco Mundial (GBM) y del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Este será el segundo encuentro que Lacunza mantendrá con las nuevas autoridades del FMI, luego de un breve encuentro informal en septiembre cuando el ministro saludó a la nueva directora gerente, Kristalina Georgieva.

Lacunza buscará destrabar el desembolso pendiente del FMI por 5.400 millones aunque voceros del organismo, ya descartaron que eso suceda antes de las próximas elecciones y que dependerá de nuevas negociaciones con el gobierno que resulte electo.

También está pendiente la negociación por una reestructuración de los vencimientos de deuda con el organismo, que Lacunza anunció que realizaría el día que lanzó el reperfilamiento de los vencimientos de la deuda de corto plazo, bajo legislación argentina.

Lacunza participará junto al presidente del Banco Central, Guido Sandleris, de las reuniones de gobernadores de ambas entidades.

También mantendrá reuniones bilaterales con sus pares ministeriales, pero Hacienda anunció que aún no está definida la agenda de los encuentros.

Las Reuniones Anuales de las Juntas de Gobernadores del Grupo Banco Mundial (GBM) y del FMI congregan a autoridades de bancos centrales, ministros de Finanzas y de Desarrollo, y ejecutivos del sector privado.