Tag

Florida

Browsing

Un tribunal de segunda instancia revocó hoy el fallo del lunes 24 contra el reinicio del ciclo lectivo y restableció una orden para que las escuelas públicas retomen las clases presenciales en medio de la pandemia en Florida, Estados Unidos, y la Asociación de Educación de la región (FEA, en inglés) prometió seguir luchando para impedirlo porque «hay vidas en juego».

El Tribunal de Apelaciones del Primer Distrito falló en contra de la decisión del juez Charles Dodson, quien el lunes pasado había declarado inconstitucional la reapertura de escuelas en el estado Florida, ordenada por el gobierno regional sin tener en cuenta, a su juicio, la seguridad de los estudiantes y los docentes en medio de la pandemia de coronavirus.

Fedrick Ingram, presidente de FEA, una organización sindical de la que forman parte más de 145.000 maestros, cuestionó la decisión del tribunal y enfatizó que «no se trata de cerrar escuelas o abrir escuelas», sino de permitir que «los distritos locales hagan lo mejor para proteger a las familias locales».

«¿Quién tiene derecho a tomar estas decisiones con respecto a la seguridad? ¿Son los funcionarios estatales de la burbuja del Capitolio o la gente de nuestras comunidades? Ese poder debería quedarse con los distritos, a los que pertenece; los educadores y los padres no necesitan directivas, necesitan buenas soluciones para educar a los niños durante una pandemia», dijo Ingram.

El lunes, la resolución de Dodson, juez de circuito del condado de Leon, donde está la ciudad de Tallahassee, la capital de Florida, había hecho lugar a la demanda interpuesta por la FEA, que argumentó que el gobernador Ron De Santis “presionó” la apertura de las escuelas bajo la amenaza de retirarles fondos estatales si no lo hacían.

La petición presentada por el sindicato formaba parte de una demanda judicial que busca bloquear definitivamente la orden de emergencia del secretario de Educación, Richard Corcoran, de comenzar clases presenciales este mes en las escuelas públicas.

El fallo de Dodson precisó que “los acusados esencialmente ignoraron el requisito de seguridad escolar al exigir la apertura de escuelas tradicionales en todo el estado para recibir fondos ya asignados».

Asimismo estableció que «la reapertura de las escuelas en todo el estado durante el mes de agosto de 2020, sin que las juntas escolares locales tengan la oportunidad de determinar si es seguro hacerlo, pone a las personas en peligro», quienes podrían sufrir «posibles daños irreparables».

Florida, que mantiene su tasa contagios de coronavirus por debajo del 10% desde hace más de 15 días, es la tercera región con más casos en todo Estados Unidos, superada por California y Texas, y la quinta con más muertes por la enfermedad, detrás de Nueva York, Nueva Jersey, California y Texas.

Desde el inicio de la pandemia, acumula 619.003 casos y 11.249 muertes, de los cuales 3.197 y 148, respectivamente, se detectaron en las últimas 24 horas, informó el Departamento de Salud.

En tanto, Estados Unidos se acercaba hoy a los seis millones de casos de coronavirus y se afianza como el país más afectado con una tasa ascendente de contagios.

En concreto sumaba más de 5.94 millones enfermos de Covid-19 y más de 182.000 víctimas fatales.

Fuente: EFE

Las autoridades sanitarias de Florida contabilizaron este martes 2.673 contagiados y 183 fallecidos más por la COVID-19, cifras superiores a las de la jornada anterior que ponen la cuenta desde el inicio de la pandemia en 605.502 casos y 10.854 muertes.

La tasa de positivos en relación a las pruebas de la COVID-19 también subió -de 5,15 % a 7,43 %-, pero todavía está por debajo del 10 % que se pusieron como meta las autoridades después del repunte iniciado en junio y que alcanzó su punto máximo en julio.

El mes pasado se llegó a un 18 % de positivos y hubo días con 15.300 casos nuevos y 276 muertes.

Florida es el segundo estado del país con más casos acumulados, solo superado por California, y Miami-Dade el tercer condado con más contagiados desde el inicio de la pandemia, según el recuento de la Universidad Johns Hopkins.

En las últimas 24 horas la cuenta de Miami-Dade se incrementó con 773 casos y 24 muertes.

Desde el 1 de marzo, fecha en que se registró oficialmente el primer caso de la COVID-19 en Florida, 153.385 personas se han contagiado y 2.277 han muerto en Miami-Dade, que tiene una población de 2,8 millones de habitantes.

En segundo lugar está Broward con 69.584 casos y 1.147 muertes.

La tendencia a la baja en la prevalencia de la enfermedad en Florida ha hecho pensar en una reanudación de la reapertura económica sobre todo en el sureste del estado, donde están enclavados Miami-Dade y Broward.

La Alcaldía de Miami-Dade autorizó este martes que los restaurantes puedan volver a servir comidas en el interior de los locales a partir del próximo lunes 31 de agosto, aunque limitando el aforo a la mitad de su capacidad.

El alcalde Carlos Giménez señaló que las tasas de pruebas positivas de la COVID-19 en el condado continúan bajando, con un promedio de 14 días de cerca del 10 %.

Algunas voces advierten de que no hay que no apresurarse ni bajar la guardia, pues lo mismo pasó en junio cuando comenzó el repunte después de que la reapertura entrase en fase dos.

La Universidad de Miami (UM) donde las clases presenciales comenzaron la semana pasada informó de que la semana del 17 al 23 de agosto se hicieron pruebas a 1.846 personas, entre estudiantes, profesores y personal, y 96 dieron positivo.

Además había 69 estudiantes en aislamiento y 94 en cuarentena.

La Asociación de Educación de Florida (FEA) obtuvo este lunes una victoria judicial, aunque temporal, pues un juez declaró «inconstitucional» la reapertura de escuelas sin tener en cuenta la seguridad de los estudiantes y maestros en medio de la pandemia de la COVID-19.

El juez Charles Dodson falló este lunes a favor de una moción de la FEA como parte de una demanda judicial que busca bloquear definitivamente la orden de emergencia del secretario de Educación, Richard Corcoran, de comenzar clases presenciales este agosto en las escuelas públicas.

Los funcionarios de salud de Florida informaron 6.148 nuevos casos de coronavirus y 135 muertes adicionales relacionadas con Covid-19 este viernes, según el Departamento de Salud de Florida (DOH).

Esto marca el 52º día consecutivo en que Florida informa más de 4.000 casos en un solo día, según el recuento de CNN.

El estado ahora reporta 563.285 casos totales de coronavirus y 9.141 muertes de residentes, según muestran los datos del DOH.

Estos números fueron publicados por la agencia de salud pública (del estado, ciudad y condado) y es posible que no coincidan exactamente en tiempo real con la base de datos de CNN extraída de la Universidad Johns Hopkins y el Proyecto de seguimiento de covid.

EEUU el país más afectado por la pandemia suma ya 150.034 muertos por el virus y, en las últimas 24 horas, se detectaron también otros 61.660 contagios, con lo que el total se acerca a 4,4 millones, según la universidad estadounidense Johns Hopkins.

Los casos y muertes por coronavirus se habían estabilizado en Estados Unidos a principios de mayo, pero luego empezaron a aumentar de modo sostenido y a niveles récord tras levantarse restricciones en casi todos los estados, a fin de relanzar la actividad económica.

Los estados más afectados por este repunte son los tres más poblados del país: California, Texas y Florida, además de Arizona, entre otros.

Hoy Florida registró su segundo récord diario consecutivo de muertos, aunque los nuevos contagios se mantienen por debajo de la barrera de los 10.000.

En las últimas horas, el estado sureño registró 9.446 nuevos casos y 217 muertes, según el Gobierno.

El presidente de EEUU, Donald Trump, quien buscará su reelección en noviembre, insiste en defender su gestión de la crisis y la necesidad de reabrir la economía nacional, con el argumento de que la mayoría de los nuevos casos son «inofensivos» porque no derivan en la muerte.

Ayer, el mandatario volvió a promover una droga para la malaria, la hidroxicloroquina, como un tratamiento efectivo para el coronavirus pese a que ha sido desaconsejada por los expertos.

El presidente es esperado hoy en Texas, donde hablará durante un evento de recaudación de fondos de campaña en la localidad de Odessa y luego hará otra intervención al visitar una instalación petrolera en la ciudad de Midland, informó la Casa Blanca.

En un informe difundido hoy, la Asociación de Universidades Médicas de Estados Unidos (AAMC) dijo que si el país no recupera el control de la pandemia, las muertes se dispararán «fácil a múltiples cientos de miles», al publicar una nueva «hoja de ruta» sobre cómo contener el brote.

“Se necesita urgente una acción coordinada para salvar vidas, poner fin a la pandemia, restaurar la economía de Estados Unidos y hacer que nuestras vidas vuelvan a la normalidad», dijo el presidente y CEO de AAMC, David Skorton, informó CNN.

La hoja de ruta fue elaborada por los decanos de principales universidades de Medicina del país y por otros doctores, científicos, equipos de médicos de emergencia y paramédicos, explicó Skorton.

“Es vital que EEUU asuma un enfoque unificado ante la pandemia», dijo la organización.

Las medidas propuestas por la AAMC incluyen lidiar ya con las escasez de insumos, expandir la capacidad de testeo, reabrir escuelas pero solo con estrictos protocolos sanitarios, expandir la cobertura médica y elaborar un nuevo protocolo de vacunación nacional.

La organización pidió también estándares nacionales sobre el uso de tapabocas, una medida que ha sido adoptada de manera muy dispar en el país y que ha generado un debate más político que sanitario, luego de que Trump se resistiera durante meses a mostrarse con uno en público.

La AAMC recomendó “establecer estándares nacionales sobre mascarillas para frenar la propagación, especialmente por parte de individuos asintomáticos, y hacerlas obligatorias en áreas de transmisión comunitaria creciente».

EEUU, alcanzó este sábado la cifra de 3.676.942 casos confirmados de Covid-19 y la de 139.748 fallecidos, de acuerdo con el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins. Este balance a las 16.00 hora local (20.00 GMT) acerca al país a la cifra de 140.000 muertos por coronavirus, en una semana en la que el número de nuevos contagios alcanzó este miércoles un nuevo récord diario, con 74.513 casos.

Pese a que Florida, Texas y California son ahora los estados con más contagios, Nueva York se mantiene todavía como el estado más golpeado en EEUU, por la pandemia, con 406.305 casos confirmados y 32.474 fallecidos. Tan solo en la ciudad de Nueva York han muerto 23.388 personas.

A Nueva York le siguen la vecina Nueva Jersey con 15.699 muertos, Massachusetts con 8.402 y California con 7.613.

Otros estados con un gran número de fallecidos son Illinois con 7.465, Pensilvania con 7.015, Michigan con 6.355, Florida con 4.895 o Connecticut, con 4.396.

En cuanto a contagios, California es el segundo estado -solo por detrás de Nueva York- con 374.522 casos, Florida el tercero, con 337.569, y Texas el cuarto, con 317.768.

El balance provisional de fallecidos -139.748- ha superado ya con creces la cota más baja de las estimaciones iniciales de la Casa Blanca, que proyectó en el mejor de los casos entre 100.000 y 240.000 muertes a causa de la pandemia.

El presidente estadounidense, Donald Trump, rebajó esas estimaciones y se mostró confiado en que la cifra final estaría más bien entre los 50.000 y los 60.000 fallecidos, aunque en sus últimos cálculos auguró ya hasta 110.000 muertos, un número que también se ha superado.

Por su parte, el Instituto de Métricas y Evaluaciones de Salud (IHME) de la Universidad de Washington, en cuyos modelos de predicción de la evolución de la pandemia se fija a menudo la Casa Blanca, calcula que EEUU llegará al mes de octubre con unos 200.000 muertos, y que para las elecciones presidenciales del 3 de noviembre podría rozar los 225.000.

Florida

El Departamento de Salud del estado norteamericano de Florida informó este sábado de más de 10.300 casos nuevos de coronavirus en las últimas 24 horas. El balance detalla 10.328 nuevos contagios por el virus y 90 decesos más en las últimas horas, que elevan el total de casos a 337.569. El número total de fallecidos es de 4.895. De los casos actuales, un total de 9.162 se encuentran hospitalizados en el estado, uno de los más afectados por la pandemia en el país.

El viernes, los gobiernos de Miami-Dade y Broward, dos de los focos de la COVID-19 en el estado, endurecieron las multas para infractores del uso de máscaras o de normas de distanciamiento para negocios y llamaron a la “responsabilidad personal” para evitar otro cierre de la economía.

Entre tanto, el gobernador Ron DeSantis anunció una partida de 75 millones de dólares para ayudar con los pagos de alquiler e hipotecas de los afectados por la pandemia. DeSantis, que ha minimizado la explosión de casos ocurrida desde mediados de junio, señaló además que hay aún una disponibilidad de camas del 21%. “El asunto es que tenemos capacidad, tenemos la capacidad de cuidar a las personas, y COVID, si bien es importante, es solo una fracción de las personas en los hospitales”, aseguró.

Los parques de Walt Disney World, con el apoyo del gobernador de Florida Ron DeSantis, continúan adelante con sus planes de reapertura total, a pesar de que el llamado «Estado del Sol» registra un notable aumento de casos y muertos por coronavirus.

A contramano de las pautas federales que establecen que los estados deben ver una disminución en los números casos de 14 días, Florida ha impulsado la reapertura de negocios y escuelas, principalmente de tal vez su principal polo de atracción, Walt Disney World Resort, en Orlando.

Un día promedio en el complejo que cuenta con cuatro parques temáticos recibe a cerca de 250.000 visitantes, según la Asociación de Entretenimiento Temático, citada hoy por NBC News.

Todos los parques de Disney en Orlando (al igual que en California) cerraron a mediados de marzo cuando la pandemia comenzó a extenderse por todo Estados Unidos.

Ahora, los que funcionan en Florida reabrieron con un conjunto de nuevas medidas de seguridad destinadas a evitar una mayor propagación del virus.

Además de las máscaras obligatorias y el distanciamiento social, los visitantes necesitarán reservas para ingresar a los parques. Incluso para ingresar al parque, los huéspedes y los empleados deberán pasar un control de temperatura, según Télam.

Todos los parques de Disney en Orlando, al igual que en California, habían cerrado a mediados de marzo
Explota el coronavirus en Florida

En plena disputa política por la dimensión real de la pandemia y la necesidad de imponer medidas preventivas y restrictivas más importantes, el presidente Donald Trump reforzó su discurso relajado frente a la crisis sanitaria y decidió visitar este sábado Florida, uno de los estados más golpeados, cuyo gobernador se niega a frenar la reapertura económica.

Según cifras oficiales, solo en el último par de semanas, el número de hospitalizaciones creció un 74% en el condado de Miami-Dade -donde estuvo Trump-, un 88% si solo se tiene en cuenta la terapia intensiva y un 123% el uso de respiradores automáticos.

La tasa de positividad -es decir, el número de casos positivos sobre la cantidad de tests realizados- es actualmente del 28%, cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que debe ser de alrededor del 10%.

El estado de Florida, el cuarto en número de casos de COVID-19 en Estados Unidos, sobrepasó nuevamente este sábado los 10.000 nuevos confirmados al sumar 10.383 en 24 horas, para llegar al total de 254.511 personas contagiadas y a 4.197 muertes de residentes asociadas con el nuevo coronavirus.

Los parques de Florida reabrieron con un conjunto de nuevas medidas de seguridad por el coronavirus

Sin embargo, el gobernador de Florida y férreo aliado de Trump, el republicano Ron DeSantis, reiteró hoy que «no existe ninguna razón para no seguir avanzando» con la reapertura económica.

El gobernador, como otros aliados de Trump, aclaró también ante la prensa que coincide con el mandatario y pidió que en septiembre, en el inicio del año lectivo, se abran las escuelas con normalidad, algo que los sindicatos de docentes, epidemiólogos y especialistas en educación han rechazado.

Florida, Texas y California son los tres estados más poblados de Estados Unidos y los tres tienen una curva de contagios en pleno ascenso hace al menos dos semanas.

Texas registró este sábado 9.765 nuevos casos y 95 fallecidos en las últimas horas, lo que elevó el total a 240.111 y 3.013, respectivamente, según la cadena de noticias CNN.

California, por su parte, sumó hoy casi 7.800 casos y 140 muertes, lo que llevó el total a casi 304.300 y 6.851, respectivamente.

Florida registró 5.266 casos nuevos de la COVID-19 en las últimas 24 horas, una cifra muy por debajo de las de los tres últimos días, aunque puede deberse a que el domingo se realizaron muchas menos pruebas que sábado, pero en Miami-Dade la pandemia no da respiro y los casos aumentaron en más de 1.500.

La cifra de contagiados acumulada desde el 1 de marzo asciende así hasta los 146.361, de los cuales a día de hoy 3.447 (28 más que ayer) han fallecido a causa del virus, según el Departamento de Salud de Florida.

Por primera vez en los últimos tres días el número de contagios diarios no superó los 8.500, aunque el domingo tan solo se hicieron 41.626 pruebas en comparación con los 72.195 efectuadas el pasado sábado.

En el condado de Miami-Dade, principal foco de la enfermedad, la cuenta de contagios creció este lunes con el récord de 1.508 nuevos casos y se situó en 35.222, de los cuales 975 han resultado fatales.

De las 28 muertes registradas en Florida por la COVID-19 en las últimas 24 horas, 22 han sido en Miami-Dade, que está cada vez más lejos de los otros condados de Florida en la escalada de la COVID-19.

En Broward, segundo condado más afectado, los casos se sitúan en 15.045, tras sumar los 425 nuevos de hoy, y las muertes se mantienen en 382, como el domingo. En Palm Beach hubo 322 nuevos casos v ahora el acumulado es de 13.711, con 503 muertes.

Desde el 1 de marzo las hospitalizaciones por coronavirus suman 14.354 con las 218 registradas en las últimas 24 horas, de acuerdo con las cifras del Departamento de Salud.

El estado se encuentra en la Fase Dos de las tres con las que cuenta el plan del gobernador Ron DeSantis para la reactivación económica, que comenzó en mayo.

UN 4 DE JULIO DIFERENTE

Pese al evidente repunte de los contagios, especialmente en Miami-Dade, el republicano DeSantis mantiene que es necesario seguir adelante con la reapertura y considera que hacer obligatorio el uso de mascarillas en lugares públicos a nivel estatal no serviría para detener el contagio.

En Miami-Dade y en otros condados sí han tomado esa medida y otras como prohibir el acceso a las playas para festejar el 4 de julio, Día de la Independencia de Estados Unidos, para evitar aglomeraciones.

Del 3 al 7 de julia las playas estarán cerradas en Miami-Dade, Broward y Palm Beach. Muchas ciudades han suspendido la clásica quema de fuegos artificiales.

El alcalde del condado de Palm Beach, David Kerner, señaló este lunes ante los medios de comunicación que toma esta decisión porque «está preocupado por la gente que pueda venir desde Broward y Miami Dade en caso de que se mantuvieran las playas de aquí abiertas».

«Siempre pondremos la salud pública primero. No pretendo quitarle importancia al hecho de que nuestras playas no serán accesibles durante el fin de semana del 4 de julio, un día en que celebramos nuestro país y nuestro patriotismo, pero a veces tenemos que hacer sacrificios», añadió Kerner.

Del mismo modo, el alcalde del condado de Broward, Dale Holness, hizo lo propio este lunes en una rueda de prensa «debido al incremento en el número de casos a lo largo de toda Florida» y advirtió de que aquellos que no cumplan con esta prohibición «tendrán que hacer frente a cargos criminales o civiles».

Para las autoridades estatales, el repunte en el número de casos de la última semana se ha producido por «el contacto comunitario entre los jóvenes», especialmente en los bares muchos de los cuales reabrieron por primera vez después de tres meses el pasado 5 de junio.

El secretario del Departamento de Trabajo y Regulaciones Profesionales, Halsey Beshears, emitió una orden el pasado viernes prohibiendo el consumo de alcohol en estos negocios, una norma que no afectaba a los restaurantes u otros negocios en los que menos del cincuenta por ciento de sus beneficios provengan de la venta de alcohol.

La Policía abrió fuego contra una camioneta tipo SUV negra que violó los puntos de seguridad de la entrada principal de la propiedad ubicada en la ciudad de Palm Beach, pasadas las 11:30 hora local.

De acuerdo con las primeras informaciones. una patrulla de Florida persiguió a la camioneta, en la que iban dos personas a bordo, cuando avanzó por la entrada del resort.

El vehículo se acercó al punto de control a gran velocidad y no frenó al cruzar las advertencias.

Los sospechosos huyeron en la SUV una vez que los oficiales comenzaron a disparar y fueron perseguidos por una patrulla y un helicóptero de la oficina del sheriff de Palm Beach.

La camioneta logró eludir por cuatro millas a la Policía hasta que se detuvo en un estacionamiento y los sospechosos fueron arpresados.

El presidente Trump tenía previsto arribar a Florida por la tarde para pasar ahí el fin de semana junto a la primera dama, Melania Trump.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, cambió su residencia oficial y la de su familia de Nueva York, donde dice que se lo maltrata, a Florida, un estado con mayores ventajas fiscales y de vital importancia para su eventual reelección en 2020.

Trump confirmó anoche a través de su cuenta de Twitter este traslado después de que el periódico The New York Times lo revelara de forma exclusiva.

Su residencia, que hasta la fecha tenía establecida en su lujoso triplex de la Torre Trump de Manhattan, pasa a ser ahora Mar-a-Lago, su ya conocida mansión y club privado de Palm Beach, donde pasa los fines de semana de invierno huyendo de la fría Washington.

Las islas Bahamas, devastadas por el reciente paso del huracán Dorian, de categoría 5, se preparan para afrontar otro golpe de la naturaleza. Según una previsión del Servicio Meteorológico Nacional de EE.UU., una nueva tormenta tropical, bautizada como Nine, se está acercando al archipiélago, donde tocará tierra en la noche de este viernes.

La tempestad amenaza específicamente al noroeste de las Bahamas, incluidas las islas Ábaco y Gran Bahama. No se pronostica que genere una marejada significativa, pero sí fuertes vientos y «chubascos dispersos» con entre 50 y 100 milímetros de lluvia.

Para la tarde del sábado es previsible que Nine golpee la costa oriental de Florida para seguir avanzando en los días posteriores en dirección norte y noreste, según muestra un mapa del Centro nacional de Huracanes.

Las islas Ábaco fueron particularmente castigadas a principios de este mes por el huracán Dorian, que arrasó allí numerosas casas, destruyó barcos y volcó vehículos en las calles.

El número confirmado de muertos por el paso del huracán Dorian en las Bahamas se mantiene en 50 desde principios de esta semana. Sin embargo, otras 1.300 personas se consideran desaparecidas en el país antillano.

Un funcionario de la Administración Trump anunció el miércoles que EE.UU. no otorgará el estatus de protección temporal a las personas provenientes de Bahamas desplazadas por las inclemencias meteorológicas. Este estatus especial habría permitido a los bahameños trabajar y vivir en el país norteamericano hasta que sea seguro su regreso a casa.

Actualmente, cerca de 300.000 ciudadanos de diez países gozan en EE.UU. de esta clase de protección, incluidas víctimas del terremoto de 2010 en Haití.

Hasta el lunes pasado, unos 1.500 bahameños llegaron a territorio estadounidense huyendo del huracán Dorian. En caso de tener la documentación de viaje en orden, se les permite la entrada temporal al país, pero no pueden obtener permisos de trabajo, así lo reseña RT.