Tag

Fernanda Raverta

Browsing

La Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses) evalúa lanzar una nueva moratoria jubilatoria para que puedan acceder al beneficio quienes tienen la edad para jubilarse, pero no cumplen con los 30 años de aportes que exige la ley. El proyecto se basa en la iniciativa impulsada en el pasado durante los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner.

Sin dar precisiones sobre los alcances del proyecto, fuente de la Anses confirmaron que “está en evaluación la moratoria” jubilatoria, un proyecto que la titular del organismo, Fernanda Raverta, destacó en varias oportunidades y adelantó que estaban trabajando.

La primera moratoria la lanzó Néstor Kirchner en 2005, a través del decreto 1454/2005, para mujeres mayores de 60 y hombres de 65 años, que no cumplieran con los aportes necesarios para jubilarse, ya sea porque no alcanzaban a los 30 años o porque nunca habían aportado.

Luego, durante el gobierno de Cristina Kirchner se sancionó la ley 26.970 que ampliaba la moratoria a autónomos y monotributistas, y cuya vigencia finalizaba en 2016. No obstante, esta decisión fue prorrogada por el expresidente Mauricio Macri, pero solamente para mujeres que toda su vida se ocuparon de las tareas del hogar y que no contaban con aportes previsionales, y para autónomos y monotributistas.

Desde el inicio de su gestión cuando reemplazó a Alejandro Vanoli al frente de la Anses, Raverta destacó que el presidente Alberto Fernández, al asumir el 10 de diciembre, “se comprometió con los adultos mayores no solo desde el cuidado y la protección, sino también en materia de acompañamiento social y económico” y adelantó que “hay en estudio una posible moratoria” para quienes no se pueden jubilar.

Si bien con las moratorias aplicadas con anterioridad se amplió la población de adultos mayores que accede a una cobertura social jubilatoria, la situación es complicada para muchas personas en edad de jubilarse, pero aún más entre las mujeres que no puede acceder a ese beneficio.

Según un informe de la Dirección Nacional de Economía, Igualdad y Género del Ministerio de Economía, nueve de cada diez mujeres en edad de jubilarse no reúnen los aportes y sólo podrían hacerlo a través de una moratoria. De hecho, el 85% de las mujeres que se jubilaron en el país lo hizo a través de un sistema que les permitió completar los años de contribución necesarios que exige la normativa vigente.

A partir de septiembre, se incrementaron un 7,5% las jubilaciones, actualización que llevó el haber mínimo -que percibe la mitad de los jubilados del régimen general- de $16.864,05 a $18.128,85; en tanto que el máximo, que era de $113.479,11, alcanzó los $121.990,04, siempre según los montos en bruto.

El ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo y la titular de la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses), Fernanda Raverta firmaron un acuerdo para intercambiar datos y actualizar el padrón de los beneficiarios de la Tarjeta Alimentar. El objetivo es que puedan abarcar a más personas que precisan del beneficio.

Con este cruce de información, ambas entidades definirán el alcance de esta herramienta que forma parte del Plan Argentina contra el Hambre que comenzó a entregarse desde noviembre del año pasado. Desde el Ministerio de Desarrollo Social, indicaron: “Con el fin de garantizar la compra de alimentos en los hogares que más lo necesitan, firmamos con ANSES un convenio para profundizar la implementación de la #tarjetaAlimentar”.

La intención es que con la modificación del padrón, sea mayor el número de personas que cuenten con la Tarjeta Alimentar. Sobre todo, teniendo en cuenta el contexto de encierro y menor actividad económica generados por la cuarentena.

Aquellas personas que quieran conocer si acceden a la tarjeta, deberán consultar en el padrón de la Tarjeta Alimentar ingresando al sitio oficial con su número de DNI.

La Tarjeta Alimentar está destinada a quienes tengan hijos de hasta seis años que reciben Asignación Universal por Hijo (AUH), embarazadas a partir de los tres meses que cobran la asignación por embarazo y personas con discapacidad que reciben la AUH.

Uno de los objetivos de este programa es aminorar las dificultades de los sectores más vulnerables para que puedan acceder a los alimentos básicos de la canasta. El tope es de $4000 para las familias que tengan un hijo y hasta $6000 para quienes tengan dos o más menores a cargo.

No se pueden realizar extracciones de dinero por cajero automático. Solo sirve para la compra de alimentos, con excepción de bebidas alcohólicas.

No es necesario realizar ningún trámite ya que el cruzamiento de datos es automático entre Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses) y AUH.

La directora ejecutiva del ANSES, Fernanda Raverta, confirmó que el lunes 10 comenzará el cronograma de pagos de la tercera ronda del IFE con las personas que cobran una Asignación Universal por Hijo o Embarazo y que se extenderá durante 30 días hábiles.

La funcionaria del ANSES, reseñó que serán casi 9 millones de personas las que cobrarán los $ 10.000 del IFE, que, en sus tres etapas, implica una transferencia desde el Estado a uno de los sectores más afectados por la pandemia de coronavirus de $ 270.000 millones.

«A partir del 10 de agosto comienza el pago de la tercera ronda del IFE para los DNI que terminan en cero de los papás y las mamás de la Asignación Universal. Eso van a ser 10 días hábiles», dijo la directora de la Administración Nacional de la Seguridad Social, ANSES.

Raverta precisó que luego habrá «otros 20 días hábiles para el resto de los 6 millones de personas que tienen que concurrir a cobrar».

De esta forma, quienes tengan documentos terminados en 0 cobrarán el lunes 10 de agosto; en 1, el martes 11; en 2, el miércoles 12; en 3, el jueves 13, y los finalizados en 4, el viernes 14 de agosto.

Al ser el lunes 17 feriado por el Paso a la Inmortalidad del Gral. José de San Martín, los pagos para los documentos finalizados en 5 continuarían el martes 18; para los terminados en 6, el miércoles 19; en 7, el jueves 20; en 8, el viernes 21, y los terminados en 9, el lunes 24 de agosto.

Según Raverta, esta tercera ronda de pagos del IFE será «mucho más ágil porque 9 millones de personas tienen su cuenta de CBU», luego del proceso de bancarización para los cerca de 3 millones de personas que, en el cobro de los primeros $ 10.000, no habían informado una Clave Bancaria Uniforme (CBU).

«Uno lo va naturalizando pero (el IFE) es algo que es único en la región. Es una ayuda de $ 90.000 millones cada vez que se inició un cronograma de pagos. Es importante ponerlo en dimensión el alcance de esta medida», destacó.

En ese sentido, sostuvo que «las familias que reciben el IFE son aquellas a las que la pandemia las ha puesto en un peor lugar. Son las que viven de la economía informal o monotributistas A y B o desocupados que salen a buscar un ingreso no permanente».

Además, destacó que la asistencia del IFE significa «no solo ayuda a las familias en este tiempo, sino que es un dinero que va directamente a los comercios de proximidad, a los almacenes de los barrios. Son lugares donde el consumo de alimentos hace que también se ponga en funcionamiento la economía local».

«Es de una inteligencia por parte del Gobierno el saber dónde asignar recursos y de empezar por los últimos. Este Gobierno ha tenido la sensibilidad de, empezando por los últimos, llegar a todos los sectores. Esto es lo más importante. Si algo va a quedar después de la pandemia es la idea que nadie se salva solo», aseguró.

Acerca de si el IFE se transformará en un ingreso universal, como lo propuso el ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, dijo que «se están trabajando en muchas alternativas desde los distintos ministerios» y que no está definido.

«Soy muy cuidadosa de plantear políticas públicas hacia adelante», aseguró Raverta, aunque señaló que «a quienes le va a ser más difícil incorporarse al mercado formal de trabajo, ahí va a estar el Estado para ayudar».

La titular de la ANSES, Fernanda Raverta, confirmó que el gobierno está evaluando realizar un nuevo pago del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), tal como lo había adelantado el presidente Alberto Fernández. Aún no hay definiciones: «Estamos viendo cómo, a quiénes, en qué lugares y de qué manera. Todavía no terminamos de medir el impacto que tuvo en su segundo pago», manifestó la funcionaria en declaraciones radiales.

El último pago del IFE se limita a los distritos que se encuentran en la fase 1 de aislamiento. Al ser cuestionada al respecto, la titular de la Anses explicó: «Así como las familias sienten que la economía no está barbara, también lo siente el Estado. Así que hay que pensar muy bien cómo se asigna cada dinero que se invierte en acompañar a las argentinas y argentinos. Hay que seguir invirtiendo en programas para sostener el trabajo y volver a poner en marcha la economía».

Sobre la posibilidad de transformar este instrumento en un ingreso universal, Raverta aclaró que es un debate que se está discutiendo en distintos sectores, desde funcionarios hasta organizaciones sociales, pasando por la iglesia. Además, es un debate que excede las fronteras del país, se está dando en todo el mundo. «Ahora estamos pensando cómo va a ser el tercer IFE, pero ponemos en discusión todo tipo de prestacion o ayuda. Todos los mecanismos están en proceso de evaluación», concluyó Raverta.