Tag

Femicidio

Browsing
La mujer, identificada como Lorena Piedra, recibió varias puñaladas. Su agresor. Samuel Alcalá, fue detenido. En el medio de la agresión, la pequeña vio pasar a un patrullero por su casa y logró avisarles lo que había sucedido.

Un hombre mató a su mujer a puñaladas y lo detuvieron de inmediato porque la pequeña hija del matrimonio de apenas 5 años lo delató: vio pasar una recorrida por el frente de su casa y salió a avisarle a la Policía que su padre había asesinado a la mamá.

El dramático episodio sucedió el viernes por la noche en el barrio Parque Patagonia de la localidad de Sarmiento. Fue alrededor de las 20 en una vivienda situada en la calle Rivadavia al 1.000.

La víctima, identificada como Lorena Piedra, de 45 años, oriunda de la Provincia de Buenos Aires, recibió varios puntazos de un cuchillo de regulares dimensiones y su muerte se produjo antes de que intentaran trasladarla al Hospital. En medio del ataque, el agresor también apuñaló en el hombro a su otra hija adolescente de 15 años, quien permanece internada.

El femicida fue identificado como Samuel Alcala, oriundo de Corrientes, que aunque se desempeñaba como trabajador del volante por estos días se encontraba desocupado.

En diciembre de 2016 el Superior Tribunal de Justicia confirmó la condena a prisión por tiempo indeterminado de Claudio Lamonega, autor del triple homicidio ocurrido en noviembre de 2014 en Sarmiento. Asesinó a sangre fría a su pareja Marisa Santos y a los hijos adolescentes de mujer, Ana Victoria y Lucas Ramis.

La causa por el triple homicidio que conmovió a Sarmiento superó todas las instancias judiciales, y el asesino Claudio Norberto Lamonega (52) hoy cumple prisión perpetua impuesta en el juicio oral y público que se realizó a fines de 2015.

En esa primera instancia los jueces Roberto Casal, Daniel Pérez y Marcelo Orlando condenaron al homicida –de oficio apicultor- por los delitos de homicidio por alevosía, tres hechos en concurso real con relación a la víctima Marisa Ester Santos (48), doblemente agravado por el vínculo y todos agravados por el uso de arma de fuego en concurso real con hurto calificado en calidad de autor.

Al tratarse de una pena de supera los 10 años de cárcel, la causa fue girada al Superior Tribunal de Justicia de Chubut para su pormenorizado análisis.

En ese marco, los ministros analizaron cada pericia, testimonio y pruebas para sostener la condena de prisión perpetua. Los homicidios se registraron el 23 de noviembre de 2014, en el propio domicilio de las víctimas en calle Sarmiento 445 de Sarmiento.

CELOS Y PLANIFICACION

Según acreditaron las pruebas, el triple homicidio se registró entre las 3:25 y las 9:50 del domingo 23 de noviembre de 2014 en circunstancias en que Marisa y sus hijos dormían cada uno en sus habitaciones.

Según analizaron los peritos, Lamonega aprovechó la “situación de indefensión de las víctimas.

El homicida utilizó un arma de fuego con silenciador que era propiedad del padre de Marisa y que estaba en esa casa.

Primero ejecutó a la adolescente de 17 años, quien recibió dos disparos, uno en el maxilar izquierdo con orificio de salida y otro en la región ocular izquierda con orificio de entrada.

Su hermano de 15 años recibió también dos tiros, uno en pómulo izquierdo y otro orificio en parietal superior izquierdo, ambos sólo con orificio de entrada. Finalmente ultimó de un disparo en el cráneo con orificio de ingreso en región temporal izquierda a la madre de los jóvenes.

UN EXIMIO TIRADOR

La causa indica que Marisa “era víctima, en su relación amorosa con el imputado, de una violencia psicológica y económica por parte de éste, que en su condición de varón, era el mayor proveedor de esa casa, marcando una desigualdad con ella. Al provocarle la muerte, desplegó su violencia y superioridad para con ella, siendo perpetrada la muerte en un contexto de violencia de género, con la intención y voluntad de hacerlo, doblegando y sometiendo a la víctima por su condición de mujer. Demostrando así su dominación”.

Una pericia que remarcaron los ministros fue el hallazgo de sangre de Marisa en la pedalera del automóvil de Lamonega, y de rastros de sangre de Lucas en el piso del lado del acompañante del mismo rodado, lo cual “se enlazó con la circunstancia de que el último que condujo el vehículo fue Lamonega”.

De esa forma, el asesino “llevó restos de sangre de las víctimas y dejó su impronta en el automóvil”.Además, en la tarjeta de memoria -micro SD- del teléfono celular de Marisa se encontró debajo de la alfombra del vehículo del condenado.

En tanto el aparato celular fue arrojado al canal número 5 de esa ciudad, donde además se halló un caño de color negro que resultó ser el silenciador del arma utilizada.

Asimismo, coincidieron en que Lamonega “era un eximio tirador, amante de las armas. Sus propios amigos afirmaron durante el juicio oral y público que tenía un carácter muy fuerte, era frío y calculador”.

Germán Presbisterio, de 41 años de edad, asesinó a su pareja y a su suegra. El crimen ocurrió en la tarde del sábado en la localidad de Almafuerte.

El femicida falleció tras chocar su Chevrolet S-10 color blanca contra un pilar del puente vial  de ingreso a Elena.

Según El Puntal de Río Cuarto, el hermano de Presbisterio alertó a la comisaría de Almafuerte. El femicida había llamado a su hermano diciéndole que se había “mandado una cagada”.

La pareja del asesino, Verónica Rearte (34), y su suegra Cristina Reinoso (54) fueron asesinadas a puñaladas.

 

 

cba24n

Por unanimidad los jueces integrantes del tribunal declararon, este martes, penalmente responsable a Héctor Rubén Gallardo como autor del delito de “homicidio doblemente agravado, por el vínculo y por mediar violencia de género”, en tanto que por mayoría absolvieron a Magali Campos, madre del condenado. El próximo lunes 22 de abril se realizará la audiencia de cesura, o imposición de pena, para Gallardo.

El tribunal de debate estuvo compuesto por Miguel Caviglia, Jorge Odorisio y fue presidido por Mariano Nicosia, jueces penales; por el Ministerio Público Fiscal se hizo presente Cecilia Codina, fiscal general; en tanto que la defensa de Gallardo fue ejercida por Viviana Barillari y la de campos por Lucía Pettinari, defensoras públicas.

Los jueces en sus fundamentos consideraron que no hay modo de sostener la teoría del acusado gallardo y su defensa que Vivar se suicidó, no se suicidó sino que fue matada, alguien la asfixió hasta morir. Así lo establece toda la prueba traída al debate por la fiscal. Los testigos que compartieron con ellos esa noche comentaron que hubo entre ellos una discusión banal por la fecha de cumpleaños de Gallardo y hubo una discusión de tanta intensidad que decidieron retirarse del lugar. Gallardo dice que los lleva a su casa y cuando vuelve encuentra a Vivar colgada de una sábana. Gallardo miente, nunca Vivar estuvo colgada de una sábana. La prueba científica estableció que esto es falso. La escena del crimen estaba montada sostuvieron los jueces, la víctima presentaba cortes en sus brazos que no tienen el mismo sentido es decir fueron provocados por una tercera persona y después, o inmediatamente después de su muerte, no en vida. De los estudios anatomo-patológicos se estableció que la hendidura en el cuello de la víctima, ya estaba muerta cuando un tercero efectuó esa presión, el cuerpo no estuvo nunca colgado. Concluyendo que gallardo fue el autor del hecho y que montó una escena de suicidio. Declarándolo penalmente responsable por el delito de “homicidio doblemente agravado por el vínculo y por mediar violencia de género”.

Destacando los jueces en su fallo que pocas veces como en este caso se vio tan clara la violencia de género, los hijos de la pareja fueron separados de sus padres por el Juzgado de Familia por las escenas brutales de violencia que vivían del padre hacia su madre. La cosificaba y llegó a tatuarle su nombre e iniciales en gran parte de su cuerpo. Estos tatuajes eran hechos por el propio imputado para demostrarle a ella que era de su propiedad. Marcaba como ganado a su mujer. Ejercía violencia física, económica, emocional y psicológica sobre la víctima, Vivar.

Asimismo por la mayoría de los jueces Nicosia y Caviglia resolvieron absolver a Campos por los hechos que se le imputaban como partícipe necesaria, o secundaria, en el femicidio. Decretando el cese de su prisión preventiva que venía cumpliendo en el caso desde el control de detención.

Por último el próximo lunes 22 de abril, a las 8.00 hs. se llevará a cabo la audiencia de cesura o imposición de pena para Héctor Rubén Gallardo.

El femicidio de Valeria Vivar

El hecho juzgado fue el acontecido el día 24 de enero de 2.016, entre las 04,00 y las 4,30 horas aproximadamente, en el interior del domicilio sito en calle Saavedra N° 1.490 del Barrio Pietrobelli de esta ciudad, cuando Héctor Rubén Gallardo estranguló a Valeria Soledad Vivar presionando el cuello de la misma con su antebrazo –estrangulación antebraquial-, ello en presencia de Lilian Magalí Campos –progenitora de Gallardo-, quien no impidió que su hijo llevara a cabo el homicidio ni ayudó a la víctima. Inmediatamente de ocurrida la muerte de Vivar, Gallardo procedió, a los fines de ocultar el hecho delictivo,  a realizarle un total de 23 cortes en ambas muñecas a Valeria Vivar, y a continuación junto con Campos, colgar una sábana desde las vigas del techo del lavadero de la vivienda y colocar un trozo de sábana al lado del cuerpo simulando que era el trozo con el cual se anudó el cuello de Vivar, y asimismo procedieron a imprimir una marca en el cuello de la víctima simulando la marca de ahorcadura.

Concluyó la mañana del lunes la audiencia de alegatos finales de las partes en el juicio por el femicidio de Valeria Vivar acontecido el pasado 24 de enero de 2016 en el barrio Pietrobelli de nuestra ciudad.

La fiscal solicitó se declare penalmente responsable a Héctor Rubén Gallardo como coautor del delito de homicidio doblemente agravado por el vínculo y por mediar violencia de género; en tanto que para Magali Campos como participe necesaria del mismo. Por su parte las defensas requirieron la absolución de sus defendidos. Finalmente el tribunal pasó a deliberar y dará a conocer su decisorio mañana martes 16 de abril, a las 12.00 hs.

La fiscal en su alegato se refirió a que ha quedado probado a lo largo de las jornadas de debate tanto la materialidad como la autoría del hecho en cabeza de ambos imputados. La materialidad por la muerte de Valeria Vivar que el forense en la autopsia y por estudios complementarios estableció que no fue un suicidio, sino un homicidio. La causa de muerte fue por asfixia mediante presión antebraquial. Los 23 cortes que presentaba la víctima en sus brazos fueron realizados post-mortem.

Es imposible que la víctima pudiera colgarse ya que la escalera estaba en el patio y el cuter estaba limpio, aseguró la fiscal. La víctima jamás estuvo colgada. Se ha probado a lo largo del debate quién fue el autor del hecho y quién la partícipe necesaria del mismo, con indicios numerosos, serios y concordantes. Quien tuvo el móvil, Gallardo por la discusión previa con la Víctima. Durante 10 años de convivencia Campos supo que su hijo maltrataba a la víctima. Gallardo consideraba a Valeria de su propiedad, existía un avasallamiento subjetivo en la relación de pareja, esta era una relación sujeto-objeto. La marcaba como si fuera ganado mediante múltiples tatuajes en todo su cuerpo con su nombre “Rubén”.

La víctima se encontraba inmersa en un círculo de violencia. Requiriendo se condene a Gallardo como autor del delito de “homicidio doblemente agravado, por el vínculo y por mediar violencia de género”, en tanto que para Campos como partícipe necesaria del mismo; y alternativamente como “homicidio doblemente agravado por el vínculo y por ser cometido en contexto de violencia de género, femicidio”, en calidad de “autor” para Gallardo y de “partícipe secundaria” para Campos.

Por su parte la defensora de Gallardo consideró en su alegato que “no hay conducta delictiva que reprocharle a mi asistido. Vivar se suicida por ahorcamiento”, afirmó. “Su declaración ha sido apuntalada con la prueba rendida en el debate, llega y ve a su pareja  colgada de una sábana en el baño. Vivar había tenido intentos anteriores de suicidio” recordó. Alguien que quiere matar a otro no le practica RCP. Valeria cuando le quitaron a sus hijos cayó en un estado depresivo y se intentó suicidar. El motivo para querer matarla no se ha probado. Concluyendo que “cuando hay distintas alternativas fácticas cobra fuerza el beneficio de la duda”. Solicitando no se responsabilice a mi asistido por ninguna conducta.

En tanto que la defensora de Campos  postuló que la teoría del caso de la defensa de Gallardo prospere y que el hecho fue un suicidio, y no un homicidio. En el Caso de Campos no se dan los agravantes del vínculo, ni los de violencia de género, agregó. La calificación legal correcta para ella sería la de partícipe necesaria o secundaria de homicidio simple. No hay rastro de mi asistida en el lugar del hecho y no se puede asegurar que Campos haya entrado al domicilio inmediatamente después del hecho, sostuvo. Por lo cual solicitó su absolución.

Finalmente el tribunal pasó a deliberar y mañana martes a las 12.00 hs. dará a conocer su veredicto de responsabilidad penal.

El tribunal de debate estuvo compuesto por Miguel Caviglia, Jorge Odorisio y fue presidido por Mariano Nicosia, jueces penales; por el Ministerio Público Fiscal se hizo presente Cecilia Codina, fiscal general; en tanto que la defensa de Gallardo fue ejercida por Viviana Barillari y la de campos por Lucía Pettinari, defensoras públicas.

El femicidio de Valeria Vivar

El hecho juzgado fue el acontecido el día 24 de enero de 2.016, entre las 04,00 y las 4,30 horas aproximadamente, en el interior del domicilio sito en calle Saavedra N° 1.490 del Barrio Pietrobelli de esta ciudad, cuando Héctor Rubén Gallardo estranguló a Valeria Soledad Vivar presionando el cuello de la misma con su antebrazo –estrangulación antebraquial-, ello en presencia de Lilian Magalí Campos –progenitora de Gallardo-, quien no impidió que su hijo llevara a cabo el homicidio ni ayudó a la víctima.

Inmediatamente de ocurrida la muerte de Vivar, Gallardo procedió, a los fines de ocultar el hecho delictivo,  a realizarle un total de 23 cortes en ambas muñecas a Valeria Vivar, y a continuación junto con Campos, colgar una sábana desde las vigas del techo del lavadero de la vivienda y colocar un trozo de sábana al lado del cuerpo simulando que era el trozo con el cual se anudó el cuello de Vivar, y asimismo procedieron a imprimir una marca en el cuello de la víctima simulando la marca de ahorcadura.

En tanto que se calificó jurídicamente el mismo como “homicidio doblemente agravado por el vínculo y por ser cometido en contexto de violencia de género, femicidio”, en calidad de “autor” para Gallardo y de “partícipe necesaria” para Campos; y alternativamente como “homicidio doblemente agravado por el vínculo y por ser cometido en contexto de violencia de género, femicidio”, en calidad de “autor” para Gallardo y de “partícipe secundaria” para Campos.

Desde la localidad de Carbonera, en República Dominicana, la madre de Lucía De Larrosa (34), quien fue asesinada el pasado sábado en Comodoro Rivadavia, pide desesperadamente ayuda a la Alcaldía de su pueblo para que trasladen hasta allí el cuerpo de su hija.

Virginia Liranzo pide ayuda para el traslado del cuerpo de su hija Lucía De Larrosa (34) desde Comodoro Rivadavia hasta Carbonera, en República de Dominicana.

En un video, que compartió el sitio de Facebook “Mairene La Bocina”, Liranzo relata: “me dicen que me la mataron, el esposo y una hermana, pero yo todavía no vi todas fotos, sólo las noticias. Espero, con el poder del espíritu santo, que en Carbonera me hagan las dirigencia para que yo pueda recuperar el cuerpo de mi hija. Para verla aunque se la última vez. Espero que hagan el esfuerzo de ayudarme para que pueda tres el cuerpo de mi hija”.

El crimen

La mujer de nacionalidad dominicana fue asesinada sobre la medianoche del pasado sábado, recibió de al menos 10 puñaladas. El hecho ocurrió cerca de las 23.30, en un inmueble ubicado en la calle Urquiza al 400, donde la Policía halló el cadáver de Lucía De Larrosa (34).

El comisario mayor Ricardo Cerda, jefe de la Unidad Regional de Comodoro Rivadavia, describió que el cuerpo fue encontrado por los efectivos al fondo de un extenso pasillo de un inquilinato y que el mismo presentaba “al menos diez puñaladas en varias partes del cuerpo y de distinta consideración”.

“Aún no sabemos cuál pudo haber sido la herida mortal porque no tenemos el resultado de la autopsia”, aclaró.

De acuerdo a los médicos, la mujer presentaba lesiones en las manos y brazos compatibles con signos de defensa y murió por lo menos tres horas antes del hallazgo del cadáver.

Según Cerda, por el crimen de Delarrosa “se detuvieron a dos personas, su actual pareja” y una tía del primero, identificados como Leonardo Gabriel Gudiño (31) y Marcela Gudiño (54), respectivamente.

El hecho es investigado por la fiscal general, Andrea Rubio, quien determinó que la mujer asesinada alquilaba la humilde vivienda donde la asesinaron y que a pocos metros reside Marcela Gudiño, en cuya habitación se hallaron manchas de sangre.

Por su parte, la pareja de la víctima contó a los investigadores que él se ausentó del inquilinato aunque en un horario distinto al que varios testigos dijeron haberlo visto salir del lugar.

 

elpatagonico

Una mujer de nacionalidad dominicana fue asesinada de al menos 10 puñaladas en un inquilinato de la ciudad de Comodoro Rivadavia y por el crimen detuvieron a su actual pareja y a un tío de ésta.

El hecho ocurrió el sábado a la noche, cerca de las 23.30, en un inmueble ubicado en la calle Urquiza al 400, donde la Policía encontró el cadáver de Lucía Delarrosa  de 34 años.

El comisario mayor Ricardo Cerda, jefe de la Unidad Regional de Comodoro Rivadavia, informó a Télam que el cuerpo fue encontrado por los efectivos al fondo de un extenso pasillo de un inquilinato y que el mismo presentaba “al menos diez puñaladas en varias partes del cuerpo y de distinta consideración”.

“Aún no sabemos cuál pudo haber sido la herida mortal porque no tenemos el resultado de la autopsia”, aclaró.
De acuerdo a los médicos, la mujer presentaba lesiones en las manos y brazos compatibles con signos de defensa y murió por lo menos tres horas antes del hallazgo del cadáver.

Según Cerda, por el crimen de Delarrosa “se detuvieron a dos personas, su actual pareja” y “un tío” trans del primero, identificados como Leonardo Gabriel Gudiño (31) y Marcela Gudiño (54), respectivamente.

El hecho es investigado por la fiscal general de Comodoro Rivadavia, Andrea Rubio, quien determinó que la mujer asesinada alquilaba la humilde vivienda donde la asesinaron y que a pocos metros reside Marcela Gudiño, en cuya habitación se hallaron manchas de sangre.

Por su parte, la pareja de la víctima contó a los investigadores que él se ausentó del inquilinato aunque en un horario distinto al que varios testigos dijeron haberlo visto salir del lugar.

“Todas las pruebas que tenemos nos llevan a deducir que uno de los dos detenidos tuvo que ver con el crimen aunque en la habitación donde se produjo había solo dos personas, la víctima y el victimario”, indicó una fuente de la pesquisa.

 

 

ADN Sur

Una chica de 18 años fue hallada asesinada, con signos de asfixia, en una finca rural de la localidad salteña de Embarcación. Con este nuevo caso suman 61 los femicidios reportados en lo que va del año en todo el país.

Fuentes policiales y judiciales consultadas por la agencia de noticias Télam identificaron a la víctima como Celeste Yanet Miranda, estudiante en una escuela técnica que vivía en un sector humilde de Embarcación, en el departamento de General José de San Martín, ubicada a 41 kilómetros de Orán. Aún no hay detenidos por el hecho, pero la pesquisa tiene en foco al novio de Miranda, la última persona con quien se la vio, el viernes a la noche, añadieron las fuentes.

El cuerpo fue encontrado anteayer, a las 8.30, por un trabajador rural en un sector de la finca “La Ponderosa”, aledaño a un cementerio. Alertó a la policía y arribaron al lugar efectivos de la comisaría 43 y personal médico de emergencias, que constató que la víctima tenía lesiones visibles en el rostro y la ropa desacomodada.

Poco después arribó personal de la Fiscalía Penal de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas de Tartagal, a cargo de Gonzalo Vega, que inspeccionó la zona y recolectó evidencias, junto con la Policía Científica.

Al cabo de unas seis horas de trabajo, a las 15, el cuerpo fue trasladado a la morgue judicial de Orán, para la realización de la autopsia. Anteanoche, familiares de Celeste Miranda la identificaron y declararon en la causa.

El padre de la chica dijo que la última vez que había visto a Celeste fue el viernes a la noche, cuando su hija le pidió plata y salió con su novio.

El hombre manifestó que no había realizado la denuncia por averiguación de paradero cuando la chica no regresó a su casa pues era habitual que se quedara con su novio algunas noches, dijeron los voceros consultados.

Esta mañana se llevó a cabo la autopsia, en la cual se estableció preliminarmente que Celeste sufrió una asfixia mecánica.

Los forenses también hicieron constar en su informe que la joven presentaba numerosos golpes en el rostro, según informaron fuentes judiciales.

Sobre un posible abuso sexual, los informantes dijeron que no se detectaron lesiones compatibles con un ataque de esa índole, aunque como el cuerpo tenía las ropas desabrochadas se dispuso realizar hisopados genitales para luego efectuar análisis complementarios y, eventualmente, cotejos de ADN.

Sobre las hipótesis del hecho, las fuentes descartaron en principio la pista del robo, ya que dijeron que, a simple vista, a la joven no le faltaba nada.

Los detectives analizaban, en tanto, los últimos movimientos de la chica y de su novio, quien según algunos voceros policiales sería consumidor de drogas. También tomaban declaraciones a otros miembros del entorno de la víctima que pudieron haber estado con ella.

El femicidio de Miranda es el número 61 reportado en el país en lo que va de 2019

El primero fue el de Celeste Castillo. El primer día del año, la joven, de 25 años, fue baleada por su pareja, un policía que luego se suicidó, en Santiago del Estero. El último, antes del de Celeste Miranda, se produjo en Posadas, Misiones, donde Antonella Rocío Bernhardt, de 30 años, fue degollada por su novio, Cristian Daniel Vargas, que fue filmado por vecinos cuando escapaba.

 

 

La Nación

Un hombre de 27 años fue detenido imputado de intento de femicidio de su pareja. La mujer presenta golpes en la cabeza con una barreta y lo descubrieron cuando sacaba el cuerpo envuelto en una frazada.

El hecho ocurrió a las 7 de la mañana en el barrio Alta Tensión, ubicado al norte de Puerto Madryn.

Un testigo observó que el hombre sacaba un bulto del interior de la vivienda envuelto en una frazada. Y observa que era el cuerpo de su mujer ensangrentado. En ese momento llamó a la policía.

La mujer se encuentra internada en terapia intensiva. Según los primeros datos, presenta politraumatismos severos de cráneo y desfiguración de rostros. Los golpes habrían sido realizados con una barreta.

El hombre, identificado como Blanco García Félix, fue detenido. La fiscalía formuló los cargos iniciales de “tentativa de femicidio” y la denominada audiencia de “apertura de investigación y control de detención” se realizará en Tribunales dentro del plazo legal de 48 horas.

La mujer se encontraría sola en la ciudad, ya que su familia viviría en Bolivia. Según los primeros datos, no había denuncias previas de violencia de género entre la pareja.

Una mujer de 35 años fue encontrada estrangulada en el fondo de su casa de la localidad de Fray Mamerto Esquiú, en la provincia de Catamarca.

El cuerpo de Zulma Avellanada, quien tenía cinco hijos, fue hallado cerca del mediodía en su casa situada sobre la ruta provincial 41, en la zona de La Tercera. El hallazgo estuvo a cargo de un sobrino de la víctima, un joven de 20 años que se presentó en la comisaría de Fray Mamerto Esquiú.

Si bien por el momento no había detenidos por el caso, familiares de la mujer asesinada apuntaron a su ex pareja y dijeron que el hombre la amenazaba constantemente, lo que habría sido objeto de denuncias. La autopsia realizada en el cuerpo de la víctima posteriormente indicó que murió por asfixia mecánica por estrangulamiento.

Se trata del tercer femicidio que se conoce esta semana en la provincia.

El martes pasado, Susana Villagra, de 56 años, fue asesinada a golpes por su esposo, Custodio Quinteros, de 60, tras una violenta discusión en una vivienda de la localidad de Las Tunas, en el departamento de Santa Rosa. El femicida quedó internado y detenido tras intentar quitarse la vida.

El otro caso es el de Elba Ibáñez, una mujer de 35 años, que se encontraba embarazada, fue encontrada muerta el jueves, con signos de haber sido golpeada y ahorcada en una zanja de la localidad de Fiambalá.

 

 

 

Aire de Santa Fe