fbpx
Tag

Femicidio

Browsing

Se trata de Gustavo Servera. La mujer, María Soledad Arrieta, falleció a raíz de las quemaduras. Sostiene que es inocente.

Un trabajador petrolero será juzgado por el femicidio de su esposa, quien en febrero de 2018 fue golpeada, ahorcada y prendida fuego en su casa de Comodoro Rivadavia.

Se trata de Gustavo Servera (41), quien está procesado con prisión preventiva por el asesinato de María Soledad Arrieta (38).

Según se informó desde el Ministerio Público Fiscal (MPF) de la provincia de Chubut, el juez penal de Comodoro Rivadavia, Jorge Odorisio, resolvió el viernes pasado que Servera sea sometido a juicio por un tribunal colegiado como imputado del delito de “homicidio agravado por haber sido cometido contra el cónyuge y por haber sido cometido a una mujer siendo perpetrado por un hombre, mediando violencia de género”.

Preso preventivamente

El magistrado también dispuso que el acusado, un maquinista del rubro petrolero, continúe preso hasta por la finalización del debate oral por considerar que dada la pena en expectativa -pena perpetua- existen el riesgo de que se fugue y/o entorpezca la investigación si es excarcelado.

De acuerdo a los voceros, el juez convalidó lo solicitado en una audiencia preliminar por la fiscal general comodorense María Laura Blanco; en tanto que el defensor particular Francisco Miguel Romero no se opuso a ninguno de los planteos de la representante del Ministerio Público Fiscal de Comodoro Rivadavia.

Al momento de solicitar que se eleve la causa a juicio, la fiscalía dio por acreditado que el 5 de febrero de 2018, entre las 01.30 y las 02.02, Arrieta se encontraba en el interior de su domicilio, en la parte posterior de un predio ubicado en Juan Manuel de Rosas al 3600, en el barrio Abel Amaya de Comodoro Rivadavia, en el sudeste de Chubut.

En esas circunstancias se presentó en el lugar Servera, un maquinista de una empresa petrolera que residía en la parte delantera del predio y quien se cree ingresó a dónde se hallaba su esposa por una ventana lateral.

Siempre en base a la acusación del MPF, Arrieta primero fue atacada a golpes, tras lo cual, el agresor tomó un lazo metálico y lo colocó alrededor del cuello de la mujer para ejercer mayor presión y reducirla.

Luego, el atacante condujo a la víctima hasta su dormitorio, donde la roció con un líquido inflamable y la prendió fuego.
Mientras el asesino huyó del lugar, Arrieta murió por las quemaduras sufridas, detalló el informe judicial.

“El ataque reseñado se produjo como conclusión de una relación signada por violencia de género, en la que Arrieta se encontraba en una situación de subordinación y sometimiento hacia Servera, basada en una relación desigual de poder”, sostuvo la fiscal Blanco en su requisitoria.

Móvil

Para la Fiscalía, “el móvil del femicidio fue una eminente separación de pareja”, situación que ese mismo día “había producido una discusión” entre ambos “momentos previos al hecho”.

Por su parte, Servera, una vez detenido, se declaró inocente y aseguró que Arrieta profesaba la religión Umbanda junto a una nueva pareja y que había mantenido diferencias con mujeres de otro templo, inclusive con amenazas de por medio.

De hecho, el acusado contó que al momento del crimen él se encontraba en una plaza del barrio junto a los tres hijos menores de edad del matrimonio que posteriormente declararon en la causa a través de la Cámara Gesell.

Estos chicos -que quedaron al cuidado de la madre de la mujer asesinada- fueron en la causa penal por la Defensoría de Menores de Comodoro Rivadavia, al tiempo que la familia de Arrieta contó con el acompañamiento profesional del Servicio de Asistencia a la Víctima del Delito (SAVD) comodorense.

Diario Jornada

Confirmó que su hija mantenía una relación reciente con el sospechoso de matarla. Pidió que lo detengan y que “se pudra en la cárcel”.

En estado de shock y con una fuerte conmoción, Marianela, la madre de Valeria Coppa, la mujer asesinada de un disparo en la cabeza, dijo tener miedo por sus nietos y reclamó la detención y condena para el autor del femicidio de su hija.

“No lo voy a superar más, porque me mataron a mi hijita, me la mató, por qué me la mató”, dijo la mujer en diálogo con radio Seis y agregó “no acepto que no voy a escuchar más su voz, no acepto que no la voy a ver más, no lo puedo aceptar, no se cómo se hace, no lo se, a mi hija no me la devuelven más”.

La madre de la víctima relató que su hija mantenía una relación reciente que el sospechoso de matarla, aproximadamente desde mediados del año pasado y que desconocía si tenía antecedentes, como circula por las redes sociales. Valeria tenía dos hijos, de 16 y 9 años, con una pareja anterior.

La mujer cuestionó que hasta el momento no tenga mayor información respecto de lo ocurrido y que no se haya acercado ninguna persona de la fiscalía a cargo de la causa. Indicó que tiene escasos datos aportados por policías y por trascendidos en el hospital a donde su hija fue trasladada ayer por la tarde gravemente herida de un disparo en la cabeza.

La madre de la víctima se anotició que su hija se encontraba en el hospital Ramón Carrillo porque la policía contactó a una amiga de la mujer, presuntamente con quien había hablado por última vez por teléfono.

“Yo estaba en mi casa, me enteré porque se comunicaron primero con una amiga de ella, vieron en el celular la última llamada y fueron a la casa. El papá de ella estaba ahí y él me llamó desde el hospital y me dijo que vaya, me dijo que había tenido un accidente con la bicicleta”, indicó.

Una vez en el hospital, la madre de la mujer, tuvo contacto con una médica que le informó que “estaba golpeada, que tenía un golpe terrible en la cabeza y que llegó prácticamente sin signos vitales. Al rato, me comunica la médica que en realidad tenía heridas de bala y tenía proyectiles en su cabecita”.

Marianela dijo que fue la Policía quien le informó que el sospechoso “está prófugo, que lo salieron a buscar” y entre llantos agregó: “tengo miedo que le hagan algo a mis nietos, este tipo está prófugo”.

Respecto al sospechoso, la madre de la víctima dijo que supo de la relación en junio del año pasado y enfatizó: “lo conocí muy poco, no sabía que tenía antecedentes, habré hablado con él tres veces”.

Pidió que “la Policía haga lo posible para agarrar a este tipo y que se pudra en la cárcel”.

Río Negro

El hallazgo se produjo esta mañana cerca de Autopista La Plata – Buenos Aires, tras 14 días de búsqueda.

Tras 14 días de búsqueda, esta mañana fue encontrado el cuerpo de la odontóloga Gissella Solís Calle, desaparecida en La Plata el 15 de enero pasado, según confirmó su familia.

El hallazgo se produjo esta mañana cerca de Autopista La Plata – Buenos Aires. Efectivos de la Policía de la Provincia de Buenos Aires encontraron el cadáver semienterrado y envuelto en una sábana, cerca del Camino Negro que une las localidades de Villa Elisa, partido de La Plata, y Punta Lara, Ensenada.

Ayer se había realizado otro rastrillaje en la localidad de Berisso, en la esquina de 66 y Montevideo, para recorrer campos y arroyos de la zona a lo largo de unos ocho kilómetros, pero no hubo resultados positivos.

El domingo también había sido recorrida la zona de El Dique, cercana a Río Santiago, en el partido de Ensenada, a pocas cuadras del lugar en el que vivía la odontóloga. Tampoco se habían obtenido ninguna pista sobre el paradero de la mujer.

La última vez que fue vista, la odontóloga había discutido con su novio, Abel Casimiro Campos. Al otro día, no se presentó a su trabajo y en su domicilio se encontraron rastros de vino en dos copas, además de vómito en el baño.

Se supo que un testigo vio a Campos salir de la casa de Solís el 16 de enero y que a las pocas horas hizo lavar su camioneta.

El hombre viajó a la zona de Lobería, donde vive su esposa, con una hija adolescente, ya que mantenía una doble vida. Después volvió a La Plata, donde trabajaba en la obra social IOMA, y se suicidó cuando iba a ser abordado por la Policía en un hotel en el que estaba.

Telefe Noticias

El sangriento hecho ocurrió en la ciudad ecuatoriana de Ibarra. El femicida es de nacionalidad venezolana y mantenía una relación con la víctima. Hubo repudio social y político.

El asesinato de una embarazada en plena calle, frente a la policía, conmociona no sólo a Ecuador, donde sucedió el crimen, sino también a todo el mundo.

El hecho ocurrió en la ciudad de Ibarra, donde un sujeto de nacionalidad venezolana retuvo durante más de 90 minutos a una embarazada y, antes de que la policía lo arrestara, le aplicó varias puñaladas a la mujer, quien murió por la gravedad de las heridas sufridas.

Los uniformados llegaron al lugar alertados por testigos que vieron que una mujer era agredida física y verbalmente por un hombre, quien además blandía un cuchillo y amenazaba con matarla. Pese a los intentos para que el sujeto depusiera su actitud, la situación terminó de la peor manera.

El asesino, identificado como Yordy Rafael L. G., fue detenido inmediatamente después del ataque que acabó con la vida de Diana Carolina R. R., quien fue trasladada de urgencia a un centro médico pero nada se pudo hacer para salvarla.

Según medios locales, de acuerdo a los testimonios de los familiares de la víctima, el hombre y la mujer mantenían una relación aunque estaban distanciados por problemas que se desconocen.

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, se expresó al respecto en su cuenta de Twitter y aseguró sobre los inmigrantes venezolanos: “Les hemos abierto las puertas, pero no sacrificaremos la seguridad de nadie”.

La ministra del Interior, María Paula Romo, calificó el femicidio como un “horror inaceptable” y afirmó que “la muerte de Diana debió ser evitada con el uso de la fuerza por parte de la Policía Nacional”.

Crónica

 

 

 

 

 

Una mujer fue asesinada a martillazos y detuvieron al marido.

La provincia de Santa Fe no sale de la conmoción por el femicidio de Agustina Imvinkelried y ya cuenta una nueva víctima: una mujer fue asesinada a martillazos y la policía detuvo a su marido.

El nombre que en las últimas horas se sumó a la larga lista de víctimas de la violencia machista es el de Danisa Canale. La mujer tenía 38 años y murió en un hospital de la ciudad de Santa Fe al que había sido trasladada con serias heridas en la cabeza como consecuencia de los golpes que le dio con un martillo Jorge Trossero, su esposo.

La pareja vivía en Galvez, una localidad ubicada a pocos kilómetros de Esperanza, escenario del femicidio de la adolescente Agustina Imvinkelried. Trossero fue detenido poco después de las 17 en la casa donde vivía con Canale. Cuando los policías llegaron a la vivienda encontraron al hombre sentado junto a la mesa del comedor y en el suelo a su esposa “con una gran mancha de sangre en el sector de la cabeza”, indicaron las fuentes.

La mujer fue trasladada por el servicio público de ambulancias hasta un centro de salud de Gálvez ya que “aún presentaba signos vitales”, agregaron los voceros. Allí Canale fue estabilizada y luego derivada a la capital provincial para su atención médica en el Hospital José María Cullen. Según consignó personal de ese centro asistencial, la mujer llegó con “fracturas de cráneo y heridas cortantes”.

Fuentes policiales contaron que Trossero no respondió a las preguntas de los efectivos que llegaron a su domicilio ni contestó cuál era su nombre, por lo que fue demorado. Más tarde, el fiscal del caso, Jorge Nessier, ordenó que el hombre de 50 años quedara detenido.

“Están los peritos trabajando en el domicilio que está aislado precisamente para que trabajen con tranquilidad para ver cuáles son los elementos que se secuestran para la causa”, dijo el fiscal Nessier al canal de noticias TN y confirmó que “se encontraba presente en el lugar quien era su esposo”.

Además, adelantó que “la idea es solicitar la audiencia imputativa (de Trossero) donde le haremos conocer lo que en principio se dispuso -que era una tentativa de homicidio agravada por el vínculo- y veremos también si por femicidio, porque ahora ya es un hecho consumado desde el momento en que se produjo la muerte de la mujer”. Según precisó el fiscal la pareja estaba casada desde hacía siete años y no tenía hijos.

Página 12

“Ni una menos, vivas nos queremos”, cantaron en la ciudad de Esperanza entre lágrimas y abrazos

Este lunes la ciudad de Esperanza se movilizó en multitud, en medio del luto, para pedir justicia por el femicidio de Agustina Imvinkelried. En cada pancarta, entre cantos y bajo la lluvia miles de personas gritaron su nombre seguido de “¡Presente!”.

La concentración comenzó minutos antes de las 20 en la plaza San Martín y minutos después comenzaron a marchar primero por Castellanos, para luego tomar la calle 103 para seguir dando la vuelta a la plaza. Más de cinco cuadras de cola se dirigieron hacia la comisaría golpeando palmas, para pasar por la fiscalía y luego retornar por calle Sarmiento hasta la puerta de la municipalidad.

Allí se dio comienzo a un discurso liderado por las representantes feministas de las organizaciones que luchan por los derechos de la mujer en esa localidad: Se dice de mi y La Descolonizada; quienes convocaron a la marcha como partícipes del movimiento Ni Una Menos.

Entre las pancartas y los cantos se podían distinguir mensajes como “De camino a casa queremos ser libres, no valientes”; “Acompañamos a la familia de Agus Q.E.P.D.” y “Por las que salieron a bailar y no volvieron”.

Al mismo tiempo desde el escenario exigieron políticas públicas “que están fallando bastante en esta localidad de parte del Estado. Necesitamos que se trabaje en conjunto con las organizaciones de mujeres. Queremos educación sexual integral para construir nuevas masculinidades”.

Y apuntaron también contra los medios de esa localidad por “tratar el caso como un simple homicidio y no como lo que es: un femicidio. Así lo dijo la fiscal”.

Hubo un momento de tensión entre las mujeres del colectivo Ni Una Menos y unas participantes que fueron a increparlas en el mismo momento que el cura de la Basílica de Esperanza, Ernesto Agüera, salió a dar notas a los medios periodísticos en la vereda de la municipalidad, en medio del acto que se llevaba a cabo, frente al escenario mientras las organizadoras hablaban.

Las mujeres que se manifestaron disconformes gritaron en contra de los pañuelos verdes por el derecho a decidir (por el aborto legal, seguro y gratuito) de muchas de las mujeres que participaron de la marcha. Además, se mostraron molestas por los cantos a favor de la educación sexual integral y las acusaron “de hacer política”.

Al respecto, desde Ni Una Menos respondieron que “fueron 24 horas de angustia hasta que se supo que la mataron. Nos criticaron por hacer un acto político, sin reconocer que todo acto es político. Lo personal es político. Y hay una diferencia entre lo político y lo partidario. Agustina es una muerta política porque este es un Estado ausente, carente de políticas públicas para garantizar la vida y los derechos de las mujeres. Eso es un femicidio”.

Por último, cuando desconcentró la mayoría de los manifestantes, compañeros de la secundaria de Agustina pegaron sobre las paredes de la municipalidad carteles que hicieron para pedir justicia.

Marchas

Los mismos reclamos se realizaron en las plazas centrales de distintas ciudades de la provincia. En Santa Fe se hizo una manifestación en la Plaza 25 de Mayo como también se repitió el pedido de justicia en Rosario, Rafaela, San Vicente y otras localidades.

UNO

Los médicos confirmaron que la adolescente, de 17 años, no fue violada y que la asfixiaron. El femicida la semienterró con vida en un descampado a 300 metros del boliche en donde la vieron por última vez.

La autopsia de Agustina Imvinkelried, la adolescente de 17 años que fue asesinada cuando salió de un boliche de la localidad santafesina de Esperanza, reveló que la víctima intentó defenderse antes del crimen. Según los resultados del estudio, tenía marcas en las manos y los brazos que constatarían esta hipótesis. A su vez, confirmaron que no fue violada y que el femicida la asfixió con las manos.

El Cuerpo Médico Forense de Santa Fe, que ya pidió estudios complementarios, registró que la joven tenía “muy dañada” la cara, ya que el asesino la golpeó con mucha fuerza, sobre todo en los ojos.

A su vez, en los resultados detallaron que Agustina fue semienterrada con vida y que agonizó: encontraron tierra en los pulmones. Con respecto a este punto, detallaron que estaba semidesnuda y con la ropa corrida.

El principal sospechoso del femicidio, Pablo Trionfini, habría estado en dos oportunidades en la escena del crimen, un descampado a 300 metros del boliche en donde vieron por última vez a la adolescente. Primero, en el momento en el que asesinó a la víctima. Y después, cuando intentó enterrar el cuerpo.

La Justicia investiga si el asesino de Agustina intentó ocultar el crimen

La fiscal a cargo de la investigación, Laura Urquiza, reforzó esta hipótesis ya que Trionfini, un empleado municipal de 39 años, le había pedido a un vecino prestada una pala. Y en su casa encontraron zapatillas con barro. Sin embargo, no pudieron detenerlo. El hombre se suicidó cuando se vio acorralado por la policía, que llegó este lunes a su domicilio para interrogarlo.

Pero este no era el único elemento en su contra. Las autoridades habían constatado, gracias a grabaciones de una cámara de seguridad, que este hombre era el dueño del auto al que se subió Agustina. También lo señalaron varios testigos.

El cuerpo de la adolescente apareció a unos 300 metros del boliche Teos, el lugar donde la joven fue vista con vida por última vez en la madrugada del domingo. “El trabajo de los perros rastreadores fue clave para encontrarlo”, señaló en TN Néstor Nagel, integrante de Bomberos Voluntarios Regional de Esperanza. Y precisó que estaba en una cuneta, “tapado con hojas y ramas”.

TN

Una adolescente de 17 años que se encontraba desaparecida desde ayer, cuando salió de un boliche de la ciudad de Esperanza, fue hallada muerta hoy a pocos metros del local bailable y se investiga si un hombre que fue encontrado ahorcado esta madrugada en su casa de la misma zona estuvo relacionado con el hecho.

La joven fue identificada como Agustina Imvinkelried, cuyo cadáver fue encontrado cerca de las 10, tapado con algunas hojas y ramas, en una cuneta de una zona rural, a unas cuatro cuadra del boliche bailable Teos, situado sobre la ruta 6, de esa localidad, precisó al canal TN el oficial de bomberos voluntarios de Esperanza, Néstor Nágel, que participó en la búsqueda.

“Con la Brigada K9 estuvimos desde hoy temprano buscando a esta persona, si bien ya veníamos trabajando desde ayer en la zona donde por vía satelital sabemos que se activó su teléfono por última vez, el resultado fue negativo”, relató el bombero.

“Hoy -continuó- realizamos la búsqueda con perros y en conjunto con la Policía y la fiscal, y siguiendo a los caninos se pudo ubicar el cuerpo”.

En el lugar trabajaban peritos de la Policía Científica junto a la fiscal de Esperanza María Laura Urquiza, quien ordenó preservar la zona y recolectar toda la evidencia antes de levantar el cuerpo para enviarlo a la morgue judicial, donde se realizará la autopsia para establecer las causas de la muerte.

Antes del hallazgo, en diálogo con Télam, un tío de Agustina, identificado como Horacio, contó que su sobrina había ido a bailar el sábado a la noche al boliche Teos con amigas, como solía hacer los fines de semana, y que pasadas las 5.50 salió del lugar y permaneció en la puerta entre 15 y 20 minutos, según se constató mediante las cámaras de seguridad del local.

El padre de Agustina, Daniel, agregó al canal C5N que, antes de desaparecer, su hija llamó a un amigo de la familia para que la fuera a buscar, aunque cuando éste llegó ya no estaba.

Al no tener noticias de la joven, sus padres realizaron la denuncia ante la policía de Esperanza, que comenzó a trabajar en el caso.

A raíz de averiguaciones, los pesquisas determinaron que Agustina fue vista cuando hablaba con un hombre de 39 años, que estaba a bordo de un auto y, que según el tío, vive enfrente de la casa de la amiga de la adolescente con la que fue a bailar.

Por tal motivo, los efectivos, por orden de la fiscal Urquiza, allanaron el domicilio del hombre, situado a unas 15 cuadras del boliche, sobre la calle Vélez Sarsfield, donde lo hallaron ahorcado.

En base a los resultados de los primeros peritajes realizados, el hombre se suicidó, ya que no se hallaron indicios de la participación de otra persona.

A instancias de la fiscal, se allanó el domicilio y el auto del sospechoso, aunque no se hallaron allí rastros de Agustina, finalmente encontrada muerta.

“Conozco al acusado de vista y a Agustina de chiquita, no pensábamos que podía llegar a este nivel de matar a una nena que tenía una vida por delante, soy amiga de sus papás hace años, es muy difícil”, se lamentó Adriana, una vecina de Esperanza, en diálogo con la prensa.

La mujer dijo que “la policía se demoró” en la búsqueda “porque tomaron la denuncia y después tuvieron que pasar 24 horas”.

“Pero aquí la gente es muy colaboradora y estuvimos buscando a Agustina hasta la madrugada”, concluyó.

Jornada

Lo determinaron los jueces en una audiencia este jueves. Mario Díaz, condenado a 19 años de prisión por matar a golpes a la joven en un inquilinato que compartía la pareja, seguirá en prisión preventiva otros seis meses o hasta que la condena quede firme.

En una audiencia de control de la prisión preventiva por el femicidio de Valeria Palma, ocurrido el 27 de agosto de 2016, los jueces determinaron que el condenado, Mario Díaz, más conocido como “el loco del martillo” siga preso por seis meses o hasta que la sentencia quede firme. El hombre fue condenado a 19 años de cárcel por matar a golpes con un martillo a su pareja, con quien convivía en un inquilinato.

La fiscal manifestó que “la presente audiencia ha sido fijada de oficio, con el objeto de revisar la prisión preventiva que cumple Díaz, detenido desde el pasado 29 de agosto de 2016 cuando se realizó la audiencia de control de detención. El caso se encuentra procesalmente en impugnación extraordinaria. En junio de 2017 se llevó a cabo el debate del caso y Díaz fue condenado en primera instancia a la pena de 19 años de prisión por encontrarlo penalmente responsable del delito de homicidio simple”, recordó.

Repasó que la condena fue impugnada por la fiscalía y por la defensa, realizándose la impugnación ordinaria por la Cámara Penal, que confirmó la sentencia de primera instancia. Luego dicha sentencia fue anulada por la Sala Penal del Superior Tribunal de Justicia de la provincia. Así se realizó una nueva audiencia de impugnación en diciembre de este año, donde la Cámara Penal local compuesta por los jueces Pintos, Dal Verme y Defranco confirmó por unanimidad la condena a 19 años de prisión para Díaz.

Ahora resta solamente la impugnación extraordinaria ante el Superior Tribunal de Justicia.

Por todo ello y teniendo la causa el doble conforme, la fiscal pidió el “mantenimiento de la prisión preventiva que cumple el condenado, ya que se mantiene el peligro procesal de fuga”.

Por su parte, la defensora argumentó que no se va a oponer al mantenimiento de la medida de coerción que pesa sobre su pupilo ya que no se dispone de un domicilio donde se pueda plantear la morigeración de la prisión preventiva. “Sabemos que es un condenado, no firme, pero no se dispone de un domicilio donde solicitar una medida menos gravosa”, dijo.

Finalmente, el tribunal resolvió por unanimidad mantener la prisión preventiva que cumple Díaz por el plazo de seis meses, o hasta que la sentencia con condena dictada por seis jueces, los tres de primera instancia y los tres de Cámara, quede firme.

Con el doble conforme se acredita la materialidad del hecho y se debe neutralizar el peligro de fuga, por la gravedad del hecho y la expectativa de pena, explicó la fiscalía en un comunicado.

El tribunal de la audiencia de control estuvo compuesto por Gladys Olavarría y Martín Cosmaro, jueces penales; por el Ministerio Público Fiscal se hizo presente María Laura Blanco, fiscal general; en tanto que la defensa del imputado fue ejercida por María de los Ángeles Garro, defensora pública.

El homicidio de Valeria Palma

El femicidio de Palma ocurrió el 27 de agosto de 2016, siendo aproximadamente las 23.20 horas en un inquilinato ubicado sobre la calle Ignacio Rucci que compartían el imputado Mario Díaz y la víctima, Valeria Palma.

Luego de una discusión el imputado tomó un martillo y comenzó a golpear con fuerza a la víctima. Intervino en ese momento el dueño del inquilinato y le quitó el martillo a Díaz; pero éste siguió agrediendo a la víctima con un cuchillo provocándole múltiples heridas en el rostro, pérdida de masa encefálica y 24 lesiones punzo cortantes en el tórax y abdomen.

Valeria Palma falleció como consecuencia de un shock hipovolémico irreversible producido por las múltiples heridas.

ADN Sur

Brian Petrillan apuñaló 5 veces a su mujer frente a sus hijos y la dejó incapacitada para caminar normalmente. Lo condenaron por intento de femicidio a la pena de 12 años de cárcel. Pero ahora el Superior Tribunal de Justicia le bajó la calificación a lesiones y sostiene que no hubo intención de matar.

El Superior Tribunal de Justicia revocó una condena por intento de femicidio y lo recalificó como “lesiones graves agravadas por ser ocasionadas en un contexto de violencia de género”. La resolución está firmada por los ministros Miguel Donnet, Mario Vivas y Alejandro Panizzi.

Con esta calificación menor la pena disminuirá por lo cual reenvió el caso a Tribunales para que se haga una nueva audiencia de dictado de pena. La expectativa de pena será entre 3 y 10 años.

La fiscal del caso, María Angélica Cárcano, explicó que “este caso era la primera condena por intento de femicidio que se dio en la ciudad, en el marco de la modificación de la ley. Con esta decisión del Superior Tribunal de Justicia se deberá fijar una nueva audiencia, donde habrá que pedir una nueva pena. La calificación que se dispuso tiene un mínimo de tres años”.

EL CASO
La noche del 11 de Junio de 2016, Juan Braian Petrillán fue al domicilio de Erika Gallego, quien se encontraba durmiendo en su casa junto a sus hijos menores. Pateó la puerta y le asestó cinco puñaladas “produciéndole heridas de tal gravedad, provocándole una substancial pérdida de sangre”, indica la sentencia.

Petrillán le dijo “te vas a acordar de mí”. La agresión fue frente a sus hijos. Incluso fue uno de los pequeños que salió de su casa y le advirtió a su abuela lo que había pasado. La mujer encontró “a los menores llorando y a su hija tirada en un charco de sangre, por lo que la trasladaron inmediatamente al Hospital”, indica el expediente judicial.

En el juicio Petrillán fue condenado a 12 años de prisión por intento de femicidio. Fue la primera condena por esta calificación que se dio en Puerto Madryn. La sentencia fue confirmada por la Cámara Penal.

ERICA SUFRIÓ LESIONES QUE COMPROMETIERON SU VIDA
Gallegos sufrió “un grave compromiso vital”. El Cuerpo Médico Forense presentó un informe con las lesiones: “una en muslo izquierdo que seccionó vena femoral, arteria femoral profundas y arterias femoral superficial; en muslo derecho secciona vena safena, músculo cuádriceps e impacta contra el hueso del fémur; pierna izquierda dos heridas punzocortantes en cara lateral y posterior con compromiso de los músculos gemelos. Muñeca izquierda corte oblicuo”. Las lesiones le generaron una discapacidad para caminar.

ARGUMENTOS
Los ministros tomaron los argumentos del defensor público Custodio Gómez, quien sostuvo que “las estocadas (estaban dirigidas) a las piernas de Gallego, lo cual indicaba que su intención era lesionarla, no matarla. Hubiera sido distinto si las puñaladas se habrían dirigido de la cintura para arriba, al cuello o al tórax”.

Según el fallo, la expresión “te vas a acordar de mí” significaba que no era su intensión quitarle la vida, sino “de qué manera se acordaría de él” si estaba muerta. En tal sentido, los magistrados valoraron “la actitud asumida por el autor durante la ejecución del hecho, que no avanzó hasta quitarle la vida, sino que le dijo que se acordaría de él”.

Para los jueces, también fue un indicio que no tuvo intención de matar el que en la “habitación hubiera un menor, al que Petrillán vio, que podía dar aviso del ataque o pedir auxilio, y el hecho de que el atribuido detuviera la agresión sin que mediara un acto o acción de un tercero”.