Tag

expareja

Browsing

En 2018, la Justicia de Mendoza lo condenó a 15 años de prisión. Por qué podría lograr la excarcelación.

Un hombre que fue condenado a la pena de 15 años de prisión en 2018 por violar a su expareja con la intención de contagiar a la víctima de VIH, ahora pidió el arresto domiciliario por la enfermedad que porta.

El condenado, cuya identidad no trascendió, cumple actualmente su pena en una cárcel de Mendoza por abuso sexual con acceso carnal agravado por la utilización de arma y por producir un grave daño en la salud de la víctima.

El delito sexual ocurrió en Mendoza, una madrugada hace dos años cuando el sujeto irrumpió en la casa de su exmujer mientras ella dormía, la amenazó y la violó a pesar de que sabía que era portador de SIDA.

La intención del agresor era evidente, y la declaración de la víctima y de otros tres testigos después ante la Justicia fueron lo suficientemente contundentes como para conseguir la condena, publicó el portal UnoMendoza.

El recurso del violador ingresó a la Suprema Corte de Justicia en las últimas semanas reclamando la prisión domiciliaria ya que con la enfermedad que padece “pasara preso el resto de su corta expectativa de vida” e incluso podría contagiar a algún otro recluso.

Tras la maniobra de la defensa, la Fiscalía consideró que la enfermedad fue usada como una excusa, “como un arma, al igual que quiso contagiar a su expareja”. También remarcaron que de acuerdo a los informes penitenciarios el hombre puede ser tratado dentro de la cárcel.

En principio, la Justicia rechazó la solicitud debido a que el interno “no cursa la enfermedad en un estado grave”. Sin embargo, la resolución no cerró del todo la puerta al reclamo ya que ordenaron también que el expediente vuelve al Tribunal inferior para resolver otro posible pedido domiciliaria. El motivo, en este caso, sería que el preso se encuentra dentro del grupo de riesgo del coronavirus.

“No los liberen”

En medio de la pandemia de coronavirus, fueron creciendo los casos y también la polémica por la liberación de presos. Así fue como meses atrás familiares de víctimas de la inseguridad, de homicidios y de violencia de género se unieron para grabar un video en repudio a las excarcelaciones.

“Que salgan delincuentes tan peligrosos es someter a la sociedad toda a un nivel de peligrosidad importante. Es abrir la puerta a índices de seguridad exponenciales. Tengo mucho temor de que los índices de inseguridad terminen siendo más peligrosos que el COVID-19”, manifestó en ese momento a los medios la mamá de Ángeles Rawson, Jimena Aduriz.

La diputada provincial por Santa Cruz, y madre de dos de los nietos de Cristina Kirchner, anunció su boda con Jessica Montiel el día en que se cumplieron 10 años de la Ley de Matrimonio Igualitario.

La expareja de Máximo Kirchner, María Rocío García, anunció el miércoles pasado que se casará con Jessica Montiel. La exnuera de Cristina, contó en las redes sociales que decidió hacerle la propuesta a su pareja el mismo día en que se conmemoraban 10 años de la Ley de Matrimonio Igualitario en el país, según publica TN.

“¿Te querés casar conmigo? Te lo propongo en este día tan especial y de tanta lucha! Porque amarnos libremente no fue magia!”, comenzó escribiendo la diputada por Santa Cruz en Instagram. Y agregó: “La verdad que nunca imaginé proponer casamiento! Pero el amor es amor! Y para todos los que aman háganlo libremente! No es pecado enamorarse!”.

Montiel le dijo que sí, según consignó Perfil, pero no todos pudieron ver su respuesta ya que tiene en modo privado su perfil en la red social. Sin embargo, el casamiento de “Peguita”, como la llaman sus allegados, y Rocío ya es un hecho, aunque habrá que ver cuándo deciden concretarlo.

La pareja se conoció hace dos años, cuando García trabajaba como ministra de Salud del Gobierno de Santa Cruz y Montiel era la Secretaria de Estado de Empleo y Relaciones Laborales de esa provincia. El vínculo empezó tiempo después y recién en noviembre de 2019 oficializaron su relación.

Para anunciar su amor, la ex de Márimo Kirchner compartió en Instagram una foto junto a Montiel, y una canción de Nito Mestre: “Beso en la nariz”.

Máximo Kirchner y García tienen dos hijos, en 2013 fueron padres de Néstor Iván, el primer nieto de Cristina Kirchner y, en 2016, a Emilia. En enero de 2018, confirmaron su separación y, desde entonces, la funcionaria santacruceña mantuvo un perfil extremadamente bajo.

Tras una discusión un joven intentó provocar un incendio dentro de la vivienda de su expareja. Luego se juntó a beber con amigos. Uno de ellos lo apuñaló y le robó la moto.

En la madrugada del sábado, tras una discusión con su exnovia, un hombre de 22 años prendió fuego varias prendas de vestir dentro de un departamento con la intención de provocar un incendio que no pasó a mayores.

Según informaron desde el Cuartel de Bomberos, se trató de un principio de incendio en la cocina de la casa ubicada en la calle Urquiza Norte al 200, que afectó solamente un equipo de música y ropa.

Si bien se trata del antiguo novio de la mujer, en el momento del incidente ambos se encontraban juntos dentro de la morada en compañía de una pareja de amigos. Uno de ellos sufrió heridas cortantes en el tobillo cuando al ver las llamas intentó escapar por una de las ventanas que da hacia la calle.

Horas más tarde, el mismo joven que había intentado desatar el incendio, se apersonó en la Comisaría denunciando un hecho de violencia contra su persona y que además le habían robado la moto.

Al parecer, luego de abandonar la casa de su expareja se dirigió al encuentro de unos amigos en la intercepción de la calle Magallanes y Avenida de los Trabajadores, con los que comenzó a beber. Pero cerca de las 4 de la madrugada, motivados por el estado etílico, éste y un compañero protagonizaron una riña callejera en la que recibió varias puñaladas que le ocasionaron lesiones en la pierna derecha y la cabeza, publicó Diario Jornada.

A través del sistema de videoconferencia con participación de las pares y por exigencia del artículo 235 del Código Procesal Penal, se revisó la prisión preventiva de René Caullán, acusado de abuso sexual y violencia a su expareja en un episodio ocurrido en septiembre de 2018 en Paso de Indios.

La medida coercitiva contra el acusado se encuentra vigente desde el 5 de octubre de 2018, y pasados 6 meses de la última vez en que se debatió, cuando se pasó a la etapa de juicio oral por pedido de la funcionaria de Fiscalía Julieta Gamarra y decisión del juez de Garantías, Fabio Monti, informó un parte de prensa oficial de la Fiscalía trelewense.

El hecho

El Ministerio Público Fiscal estuvo representado por el fiscal general Enrique Kaltenmeier, quien relató el hecho por el cual se halla imputado René Caullán ocurrido en Paso de Indios, entre el 20 de septiembre de 2018 por la tarde y la madrugada de 21 de septiembre de 2018, cuando el imputado interceptó a su expareja, una adolescente de 16 años a esa fecha, mientras la joven volvía de la escuela. Mediante amenazas, Caullán primero la obligó a ir a un descampado en las afueras de la localidad donde la insultó y golpeó reiteradamente. Luego la llevó por la fuerza a la casa de un amigo donde continuó golpeándola, y en una habitación de esa casa, Caullán abusó de ella, amenazándola con un cuchillo que tenía en su poder desde un principio. También allí le rompió el teléfono celular a su joven víctima. Tras ello, nuevamente obligó a la jovencita a ir esta vez a su casa, continuando su privación de libertad y amenazándola. Las agresiones físicas continuaron allí, y en una habitación esta vez de su vivienda, Caullán nuevamente abusó de la adolescente, quien solo pudo escapar a la madrugada cuando su agresor se quedó dormido. Estos hechos constituyen los delitos de privación ilegítima de la libertad, agravada por cometerse con violencia y amenazas; abuso sexual con acceso carnal agravado por el uso de arma; lesiones leves agravadas por el vínculo y por cometerse en el marco de violencia de género; y daño. El Código Penal prevé una pena que va de 8 a 29 años de prisión, y la Fiscalía solicitó en su acusación 18 años.

En la audiencia se reiteraron los motivos por los cuales Caullán continúa con prisión, en razón de la existencia de razones para tener por cierto que el hecho existió como se acusa, y que él es el autor responsable; así como la vigencia del peligro de fuga, por las características gravísimas de los hechos y la alta pena que le puede ser impuesta.

A su turno, la Defensa que fue ejercida por Sergio Rey solicitó el arresto domiciliario de Caullán, como en ocasiones anteriores considerando las condiciones personales y culturales del imputado (oriundo de Paso de Indios), así como la emergencia sanitaria y la necesidad de reducir la población carcelaria.

Los jueces César Zaratiegui y Sergio Piñeda entendieron por unanimidad que no habían variado las razones dadas por el doctor Monti en su oportunidad para mantener la prisión preventiva de Caullán, por la gravedad de los hechos y la pena que prevé el Código Penal, sosteniendo la prisión preventiva hasta el juicio oral. Este juicio oral fue programado por la Oficina Judicial local para desarrollarse a partir del 23 de junio próximo

Juan Carlos Bravo pide que el responsable de incendiar su vivienda en Dolavon sea detenido. Asegura que existen pruebas para determinar que la expareja de la madre de sus hijas en un ataque de furia quemó la casa.

Manifestó su preocupación porque el sujeto no está detenido y teme por la seguridad de sus hijas de 12 y 9 años. “Quiero que la Justicia se encargue urgente para no lamentar luego, un femicidio”, deslizó.

Bravo, conmocionado, relató que “estoy separado de la mamá de mis hijas. El domingo a la madrugada se incendió la vivienda donde viven ellas. El sospechoso se fugó. Es la expareja de ella. Tengo mucha preocupación por las nenas. La Policía actuó y no lo tuvo porque no está la orden del fiscal. Él se fue de Dolavon. No aparece. Ojalá que dé la cara. Dejó en la calle a dos criaturas. Una de 12 años y otra de 9. Prendió fuego la vivienda y no sé cómo va a seguir. No sé que pensar. Si es capaz de prender fuego una casa puede pasar cualquier cosa”, indicó.

Sobre el fundamento de sus sospechas acerca de este hombre, dijo que “hay vecinos que lo vieron pero tienen miedo a declarar. Tenía una medida cautelar que no se podía acercar a la casa. No cumplió con la prohibición de acercamiento. Mi exmujer tenía amenazas de muerte telefónicas, mensajes de texto, todo el tiempo. Se hizo la denuncia en la Comisaría de la Mujer. Estamos tratando de ubicar al fiscal pero sólo me atiende un funcionario. Quiero que alguien me garantice que no va a hacer nada contra mis hijas. Hoy está libre. Está prófugo. No da la cara. Nadie me brinda una seguridad”, reveló.

Aclaró que sus hijas no estaban al momento del incendio porque los fines de semana están con él. “La mamá tampoco estaba, porque a raíz de las amenazas se fue de la casa. Al lado, vive mi tío de 80 años, estaba durmiendo y se asustó, tuvimos que contenerlo. Cuando vio el incendio se asustó muchísimo. Dice la Comisaría que no lo pueden detener por falta de pedido del fiscal. Es conocido en Dolavon”.

El hombre reiteró que “necesito que aceleren el tiempo. No podemos esperar que esta persona haga algo peor que una quemadura de una casa. Hay muestras de sangre en la ventana que rompió para entrar. Le pido a los vecinos que vieron lo que pasó, que declaren. Ya venían teniendo problemas delante de las nenas. Le pedí a la madre que no pelee delante de ellas. Esto no termina bien. Estoy cansado y puede ser un femicidio seguro en el futuro”. Advirtió Bravo que teme por la seguridad de sus hijas. “Tiene que estar preso quien hizo esto. Que no pueda volver a hacer algún otro destrozo. Desde Fiscalía me dijeron que me iban a llamar pero aún no lo hicieron. No se puede esperar más”.

Bravo dijo que “los Bomberos hicieron el peritaje respecto a cómo incendió la casa pero por lo que se ve, prendió un trapo y afectó todo el comedor. Se perdió todo. Le reitero a la Justicia que me escuche. A mí y a quienes son victimas de estos casos. Nunca tienen final feliz. Hay testigos que lo vieron pero no puedo presionar a nadie para que lo diga”.

El sangriento episodio sucedió a fines del año pasado cuando Ana Lepio fue a ver su expareja. Y ante la presencia de otra mujer ,que se escondió en un baño, la acusada atacó con el vidrio de una botella al hombre y le cortó su cuello. La víctima huyó de la casa, fue auxiliado y trasladado al Hospital.

Por el hecho acontecido el pasado sábado 1° de diciembre del año 2018 en el barrio Las Flores de Comodoro Rivadavia y que tiene como imputada a Ana Lepio, comenzó ayer el juicio oral y público en los tribunales penales del barrio Roca de esa ciudad. En la fecha pudieron escucharse los alegatos iniciales de las partes y en un primer momento el testimonio de la víctima del caso. Para hoy se espera continuar con la recepción de la prueba testimonial.

Lepio está imputada de intentar asesinar a su expareja en la vivienda de éste con un vidrio de una botella, mientras que otra mujer se escondía en el baño por temor a represalías de aquella.

El hecho

En su alegato inicial, la fiscal María Blanco sostuvo a que probará la materialidad y autoría del hecho en cabeza de la imputada. El ilícito incluido en la acusación aconteció el 1° de diciembre de 2018, cuando siendo aproximadamente las 6, la víctima se encontraba acostado junto a una mujer en el interior de su domicilio de la calle Los Aromos, del barrio Las Flores. En tales circunstancias, se hizo presente su expareja Ana Elizabeth Lepio, quien comenzó a caminar por el techo de la vivienda, para luego bajar a la altura de la puerta de ingreso y tras correr la ventana lindante a la misma, tomó la llave que se encontraba colgada y con la misma comenzó a abrir dicha puerta de ingreso. Al escuchar ruidos, la testigo se escondió en el baño mientras la víctima se levantó y atendió a Lepio. Así las cosas, la víctima le manifestó a Lepio que su relación ya había terminado, a lo que Lepio preguntó si había alguien más. Acto seguido, Lepio se dirigió al baño y constató que la testigo se encontraba en su interior, manifestándole a la víctima “Sacala de ahí, la mato a ella o te mato a vos”. Seguidamente Lepio, valiéndose de un cuello de botella color verde con tapa amarilla, y con claras intenciones de darle muerte a la víctima, le cortó la zona lateral izquierda de su cuello, refiriéndole éste “Ana me cortaste el cuello…me estoy muriendo Ana”, respondiéndole Lepio: “Morite h. de p.”. Posteriormente, la víctima egresó del domicilio tomándose el cuello, y fue caminando hasta la intersección de la avenida Rivadavia e Ituzaingó , donde se encontró con personal policial de la seccional Segunda a quien les refirió: “mi mujer Ana Elizabeth Lepio me apuñaló con una botella en mi casa, me desmayo, me desmayo”, siendo posteriormente auxiliado por la ambulancia del Hospital Regional. “No existen dudas de la materialidad y autoría” del mismo, aseguró la fiscal Blanco y “el accionar de Lepio fue con claras intenciones de dar muerte” a la víctima. Por último la fiscal sostuvo que la imputada comprendía la criminalidad de sus actos.

Por su parte, el defensor Guillermo Iglesias expresó que existen cuestiones particulares en este caso de violencia de género ya que el sujeto pasivo de las lesiones es un hombre y no una mujer, como el general de este tipo de casos, señaló un parte fiscal.

Encuentro sexual

“El comportamiento de la víctima, no es el esperable en un hombre”, agregó Iglesias. Hay que interrogarse “en qué modo el Estado elige llevar adelante la investigación del caso. Asimismo hay que tener en cuenta el contexto en el acontece el hecho, Lepio llega a la casa con un encuentro pautado, entre ella y la víctima, y se encuentra al hombre con una mujer en una situación con connotaciones sexuales. Luego su asistida recibe un golpe en la cabeza para que cese la violencia. Por lo cual postuló la “legítima defensa” y subsidiariamente la figura de “emoción violenta”.

Relación “tóxica”

En su declaración ante el Tribunal la víctima recordó que conoce a Lepio trabajando de taxista y que luego de un noviazgo se juntan. Era una “relación tóxica y enfermiza” recordó. En un momento por “problemas de celos, desconfianza y alcohol, ella se empezó a poner violenta”. No era la primera vez que había intentado matarlo. Se refirió a que no hacía las denuncias porque pensaba que la Policía no le iba a creer. Una vez lo quiso matar en frente de su hija, y que desistió de ello tras las palabras de su hija: “Mamá ¿Qué querés? ¿Que te vaya a ver a la cárcel?”. Recordando que si no hubiera salido de su casa a pedir ayuda, el día del hecho, se desangraba y “hoy no estoy acá”.

Un hombre de 27 años fue detenido este viernes por la noche en Sarmiento, luego de que violó una prohibición de acercamiento, ingresó por la fuerza a la casa de su expareja, la golpeó e intentó prenderle fuego su casa.

El hecho ocurrió alrededor de las 21:00. La mujer escapó del lugar y alertó de lo sucedido a policías que estaban recorriendo en el sector que une las calles 21 de Junio y Angulo.

Llorando contó que su expareja había ingresado a su casa y previo a agredirla provocó destrozos en el interior de la vivienda. No conforme con ello intentó prenderle fuego los muebles de la casa, pero afortunadamente el foco ígneo no se propagó, así lo informó ADN Sur.

El hombre fue detenido en el lugar y trasladado a la comisaría por el delito de lesiones, daños y violación de domicilio.

La víctima radicó la denuncia en la Comisaría de la Mujer. Mientras que el victimario quedó alojado en la dependencia policial a  la espera de la audiencia de control de detención detenido aguarda control de detención.