Tag

Evo

Browsing

El presidente argentino, Alberto Fernández, se siente en soledad entre sus homólogos de América Latina y echa mucho de menos a Hugo Chávez, Lula da Silva y Evo Morales, entre otros ex presidentes vecinos. Al mando de la tercera economía de la región, Fernández está además convencido de que «el mundo mejora mucho» cuando los humanos están encerrados.

Las reflexiones del jefe de Estado argentino fueron motivo de discusiones y reacciones este sábado tras una teleconferencia que celebró con Lula, el ex presidente brasileño, a última hora del viernes. En el encuentro virtual, Fernández criticó también con dureza a Estados Unidos.

«No te quiero mentir, querido Lula: yo no lo tengo a Néstor Kirchner, no lo tengo al Pepe Mujica (ex presidente uruguayo), no lo tengo al ex presidente uruguayo Tabaré Vázquez, no lo tengo a (el ex presidente paraguayo) Fernando Lugo, no lo tengo a Evo (Morales, ex presidente de Bolivia), no la tengo a Michelle Bachelet (ex presidenta de Chile), no lo tengo a Ricardo Lagos (ex presidente de Chile), no lo tengo a (el ex presidente ecuatoriano) Rafael Correa, no lo tengo a (el fallecido presidente venezolano) Hugo Chávez».

Fernández es peronista, pero busca situarse como faro progresista de una región en la que predominan los gobiernos de centro o centroderecha. «Nosotros tenemos una gran oportunidad como civilización de hacer un mundo distinto. Tenemos una gran oportunidad. Yo le digo siempre a los argentinos que no sé si lo podré hacer en el mundo, ni siquiera sé si lo podré hacer en América Latina», se lamentó Fernández antes de recordar a aquellos ex presidentes de la región, todos afiliados a la izquierda o el centro izquierda.

«A duras penas somos dos que queremos cambiar el mundo. Uno está en México y se llama Andrés Manuel Lopez Obrador y el otro soy yo. Un cómico argentino decía que siempre que llovió, paró. Esto también va a pasar. Y otra vez los pueblos de América Latina se van a volver a poner de pie, y como Bolívar y San Martín enseñaban, otra vez vamos a construir la Patria Grande, y recuperaremos esa dignidad que tuvimos cuando vos presidías Brasil, cuando Néstor presidía Argentina, cuando Tabaré y Pepe estaban en Uruguay, cuando Evo estaba en Brasil (sic). Vamos a volver a hacerlo, estoy convencido, es sólo una cuestión de tenacidad».

TENSIÓN ENTRE REGIONES

En los seis meses y medio que lleva de Gobierno, Fernández mantuvo tensas relaciones con sus vecinos de la región. No asistió a ninguna de las ceremonias de asunción de Luis Lacalle Pou, el presidente uruguayo de corte social-liberal, pese a que Buenos Aires y Montevideo están a media hora de avión, criticó la gestión de Chile en la crisis del coronavirus, instó a la oposición de izquierdas a Sebastián Piñera a recuperar el poder y no ha cruzado palabra con Jair Bolsonaro, presidente de su segundo socio comercial y destino de buena parte de las exportaciones del país.

Las afirmaciones de Fernández llegan en un momento especialmente incómodo, porque la semana que viene deben reunirse de forma virtual los cuatro presidentes del Mercosur, que integran Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay. Dos meses atrás, Buenos Aires sumió en la confusión al bloque al anunciar que abandonaba varias negociaciones de libre comercio con países en desarrollo, aunque luego dio parcialmente marcha atrás. Fuentes del Mercosur admitieron a EL MUNDO que las palabras de Fernández pueden tener impacto en la reunión.

ATAQUE A EEUU

En su línea de reflexiones, con Lula como oyente, Fernández añadió que la pandemia del Covid-19 mostró costados positivos: «También la pandemia nos demostró que cuando en vez de encerrar los humanos a los animales, nos encerramos los humanos, el mundo mejora mucho. Mejora la calidad de las aguas, mejora la calidad del cielo, mejora el aire que respiramos, aparecen especies que estaban escondidas de nosotros y asoman sobre la faz de la tierra».

Y entonces volvió sobre cuánto echa de menos a los ex presidentes, en especial a Lula, que es el demonio mismo para Bolsonaro: «En América Latina no depende ya sólo de mi voluntad, y debo admitir, querido Lula, como extrañamos que vos no seas el presidente de Brasil (sic). Porque otro sería el vínculo, otro sería la posibilidad de que nosotros podamos trabajar en el continente».

«¿Sabes qué me pasa hoy? Que Estados Unidos rompió el Unasur y crearon el Prosur. Y que no sólo le alcanzó eso (sic), hicieron todo lo posible para que la Celac (Comunidad de América Latina y el Caribe) desaparezca y tampoco le alcanzó eso, ahora fueron por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y todo el continente fue corriendo a apoyar que Estados Unidos por primera vez en la historia presida el BID. Y nos hemos quedado dos países al margen de ese apoyo: México y nosotros».

La decisión de Donald Trump de que EEUU ocupe por primera vez en la historia la Presidencia del BID fue especialmente dolorosa para Fernández, porque el jefe de Estado norteamericano nominó a Mauricio Claver Carone. Cubano-estadounidense, Claver Carone fue el 10 de diciembre de 2019 uno de los representantes de Trump en la asunción de Fernández. El funcionario norteamericano abandonó los festejos de asunción y no saludó al nuevo presidente argentino, molesto por la presencia de Jorge Rodríguez, ministro de Comunicaciones de Venezuela y con prohibición de entrada en Argentina y otros países.

Según ‘Infobae’, funcionarios estadounidenses se manifestaron «sorprendidos» por las confesiones y las críticas de Fernández.

Para los analistas, la candidatura del economista Luis Arce como candidato a presidente y de David Choquehuanca como vice es “un binomio muy fuerte” para pelear los comicios.

La candidatura de Luis Arcea la presidencia de Bolivia por el Movimiento al Socialismo (MAS) de Evo Morales manifiesta la intención de reconquistar a las clases medias bolivianas y promover una agenda política con temas económicos.

Al exministro de Economía de Morales se suma la postulación del ex canciller David Choquehuanca a la vicepresidencia, con lo que conforman una dupla de experiencia partiendo de que ambos fueron de los ministros que por más de una década acompañaron al expresidente en el Gobierno.

Un binomio «fuerte»

A juicio del analista político Ludwing Valverde, la pareja electoral del MAS Arce-Choquehuanca «es una candidatura muy fuerte» que la que emanan «dos temas muy claros», la economía y los asuntos indígenas, como probables ejes de su propuesta electoral.

En declaraciones a Efe, Valverde consideró que la prevalencia de la cuestión económica «coincide con la campaña que han empleado en las elecciones anuladas de octubre», en las que el MAS destacó los logros macroeconómicos de su gestión.

En los casi catorce años de Gobierno de Morales, el MAS destacó el crecimiento del producto interno bruto de Bolivia a más de 40.000 millones de dólares y que el país por varios años tuvo la economía de mayor crecimiento en la región suramericana.

Parte del discurso de Morales sobre la economía se basó también en el derecho del Estado por detentar la propiedad de los recursos naturales y por la participación permanente de este en las cuestiones económicas.

Reconquista de la clase media

La contraposición entre el MAS y la clase media boliviana se evidenció durante la crisis posterior a los comicios frustrados del 20 de octubre pasado, con manifestaciones de colectivos ciudadanos opuestos a la reelección de Morales, que denunciaron fraude a favor del entonces todavía presidente.

Para Valverde el hecho de que Arce, un economista de 56 años, sea candidato a la presidencia es un «mensaje a clases medias» que podría tener como núcleo el esbozo de «argumentos técnicos que podrían ser captados por los sectores mestizos» bolivianos.

«El MAS quiere tener una votación a escala nacional» y esta es la razón que explica que ni el indígena Choquehuanca ni el joven dirigente cocalero Andrónico Rodríguez, propuestos como candidatos por las bases del MAS, sean los candidatos a la presidencia, aseguró el experto.

Para Valverde algo que todavía falta por definir es «la verdadera gravitación indígena» en el próximo proyecto del MAS, a pesar de la presencia del aimara Choquehuanca en la dupla presidencial.

Valverde consideró que la candidatura de Arce por el MAS obliga a los partidos contrarios a «ajustar» su propuesta económica y dejar de lado «la estrategia anodina, nada atractiva y tediosa» que han utilizado en las pasadas elecciones luego anuladas.

Parte de ese atractivo pasa por tocar temas que el MAS «no está planteando de manera convincente», como la economía verde, el medioambiente, las fuentes laborales para jóvenes y otros temas críticos como los casos de femicidios e infanticidios, aseguró.

Una de las críticas más incisivas que recibió el MAS en la pasada elección fue la dependencia económica de Bolivia de sus recursos naturales y el modelo extracción de esas riquezas que ha mantenido.

A parte del MAS, la alianza Comunidad Ciudadana (CC) ha confirmado su participación en las elecciones del 3 de mayo con la candidatura del expresidente Carlos Mesa, principal contendiente de Morales en los comicios pasados.

También aseguraron su participación personalidades como el ex líder cívico Luis Fernando Camacho y el expresidente Jorge «Tuto» Quiroga, aunque todavía no han señalado el partido al que representarán.

La designación del binomio Arce-Choquehuanca, en una reunión con Morales este pasado domingo en Buenos Aires, ha causado molestia en algunos sectores sociales que conforman el MAS, que han señalado que el tema de la candidatura a la presidencia del país no está cerrado aún.

El MAS se presentará por primera vez en casi dos décadas sin Evo Morales como candidato a la Presidencia de Bolivia, tras su decisión de renunciar al cargo el 10 de noviembre arguyendo un golpe de Estado para derrocarlo, señaló Clarín.

El ex canciller David Choquehuanca encabezará la fórmula. El líder cocalero Andrónico Rodríguez irá como vice. El anuncio oficial lo hará el ex presidente desde Buenos Aires.

En medio de una fuerte interna en el partido del ex presidente Evo Morales, y después de varias semanas de negociaciones, la dirigencia del Movimiento al Socialismo (MAS) ya decidió que la fórmula para las elecciones del 3 de mayo en Bolivia estará integrada por el ex canciller David Choquehuanca como candidato a presidente, y el líder cocalero Andrónico Rodríguez com vice.

Así lo anunciaron el jueves a la noche los diputados masistas Henry Cabrera y Juan Cala, y Teodoro Mamani, el representante máximo del denominado “Pacto de Unidad”, un conglomerado de sindicatos campesinos.

El hecho de que hayan difundido la fórmula en La Paz, antes del acto programado por Evo Morales con ese objetivo, y que tendrá lugar este domingo en Buenos Aires, demuestra la fricción que hay en el partido del ex mandatario.

La fórmula conjuga las dos corrientes más fuertes. Evo impulsaba a Rodríguez, de 30 años, un hombre muy cercano que se formó con él en la zona cocalera de El Chapare. En cambio otros sectores bolivianos confiaban más como candidato en Choquehuanca (58), indígena aymara que en los últimos meses del gobierno de Morales había comenzado a tomar distancia.

“El ex presidente va a ratificar en los próximos días la decisión. Él no ha elegido, él ha pedido que decidamos en consenso”, explicó Cala, justificando el adelanto. Cabrera, en tanto, aclaró que “son decisiones de los nueve departamentos (provincias), de los sectores sociales que conforman el Pacto de Unidad y la Central Obrera Bolviana y decisiones de sectores sociales que acompañaron a este partido político”.

Evo Morales prevé anunciar oficialmente este domingo la fórmula de su partido para las elecciones bolivianas. /DPA

Mamani, quien representa a campesinos, cocaleros e indígenas de la Amazonia y llanos, adelantó que un grupo de dirigentes viajará a Buenos Aires para comunicarle su decisión al ex presidente Morales, quien se encuentra refugiado en la Argentina desde el 12 de diciembre pasado. Pero remarcó: “Ya estamos con un candidato definido, es el hermano Choquehuanca como presidente, y como vicepresidente el hermano Andrónico Rodríguez”.

La fórmula fue consagrada el jueves a la noche, durante una asamblea nacional realizada en Huanuni, Oruro, y ahora se espera que sea bendecida por Evo este domingo. Se descarta que lo hará, porque ambos candidatos estaban entre los elegidos. Sin embargo, no deja de ser una imposición de los sectores más duros del MAS.

“Representan genuinamente lo que significa la sangre misma y las raíces del pueblo boliviano. Para tomar en cuenta a un candidato hay que ver quien realmente sea parte del pueblo boliviano”, sostuvo sobre los candidatos Betty Yañiquez, otra legisladora que pesa fuerte en la bancada del MAS.

Bolivia irá a las urnas el próximo 3 de mayo, y una eventual segunda vuelta está fijada para el 14 de junio. Diferentes encuestas le asignan al MAS una intención de voto del 20,7%, mientras su inmediato escolta, el ex presidente centrista Carlos Mesa, alcanza el 13,8%. Más lejos se ubican los dirigentes de derecha.

Las declaraciones del expresidente de Bolivia, Evo Morales, que dijo que, en caso de regresar a su país, organizaría milicias armadas populares similares a las que existen en Venezuela, generó fuertes reacciones por parte del gobierno interino, liderado por Jeanine Áñez, y también despertó la indignación de las fuerzas militares del país.

La presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez consideró que los dichos de Evo esconden el objetivo de despertar miedo y violencia. «Las declaraciones de Morales sólo demuestran que la paz, la reconciliación y la democracia nunca fueron opciones para él», escribió Áñez a través de su cuenta en Twitter. En tanto, agregó que » ante la intención de sembrar terror y violencia sólo encontrarán al pueblo boliviano unido. Y frente a las amenazas, nuestra más profunda vocación democrática».

Por su parte, el ministro de la Presidencia, Yerko Núñez, manifestó la postura del gobierno que comanda Bolivia: «Nosotros condenamos las declaraciones de Morales. El pueblo no quiere enfrentamientos entre bolivianos sino más bien buscar una salida democrática e ir a las urnas este 3 de mayo», consideró. En tanto, la canciller Karen Longaric pidió por Twitter a la comunidad internacional «repudiar esta amenaza y a quien la hizo».

Las fuerzas armadas de Bolivia también se mostraron «indignadas» con las declaraciones de Morales. » El pueblo boliviano está dolido y nuestras fuerzas armadas, indignadas», comunicó el exmilitar y ministro de Defensa, Luis Fernando López, quien expresó el «rechazo a una lógica absolutamente terrorista y sediciosa».

Además, López, cabeza política de las fuerzas armadas, advirtió que » estamos preparados, entrenando y atentos, no vamos a permitir nada, no vamos a permitir que fuerzas extranjeras quieran tomar el poder en el país». A su vez, el ministro de Justicia, Álvaro Coimbra, adelantó que junto a su colega de Interior, Arturo Murillo, van «a iniciar las acciones penales contra el señor Evo Morales» por los delitos «de sedición y terrorismo».

División interna

La ola de críticas no provino únicamente de funcionarios opositores a Morales. Los dichos del expresidente también generaron un fuerte rechazo por parte de distintos integrantes de su partido, el Movimiento al Socialismo (MAS).

Por ejemplo, la presidenta de Senado, Eva Copa, consideró que el planteo de Morales no es adecuado. » No creo que la violencia se solucione con violencia», dijo. En coincidencia, el senador Omar Aguilar le pidió al exmandatario tener mayor cuidado con sus declaraciones, señaló La Nación.

El presidente exiliado se reúne en el Hotel Bauen con dirigentes de su partido en los distintos departamentos bolivianos.

El presidente depuesto y exiliado Evo Morales se reúne hoy en el hotel Bauen, en el centro de la ciudad de Buenos Aires, con dirigentes de su partido de los 9 departamentos de Bolivia y un solo precandidato presidencial para definir cómo será la campaña electoral y, antes de empezar el encuentro, anunció que los candidatos serán elegidos en un congreso en enero. 

«Iniciamos reunión con dirigentes nacionales, departamentales y regionales del MAS-IPSP, acompañados por algunos alcaldes y asambleístas para coordinar y convocar al Ampliado Nacional en enero 2020, donde se definirán los candidatos a Presidente y Vicepresidente de nuestro partido», anunció en su Twitter el mandatario depuesto, quien al mismo tiempo de presentar su renuncia el 10 de noviembre denunció ataques violentos contra su familia y aliados y un golpe de Estado apoyado por las fuerzas de seguridad. 

Aunque Morales no dio detalles sobre el lugar, las versiones que circulaban con más fuerza hoy en el Bauen es que sería en una provincia del norte argentino, no muy lejos de la frontera con Bolivia.

Además, antes de ingresar al encuentro que se realizó a puerta cerrada, Morales anunció que están organizando una movilización masiva para el 22 de enero próximo «como cierre de gestión», según un video difundido en las redes por la Garganta Poderosa.

Ese día finaliza legalmente el mandato presidencial que ganó en las elecciones de 2014.

El encuentro de la dirigencia del Movimiento al Socialismo (MAS) en Buenos Aires comenzó este mediodía y, aunque se esperaba que participaran algunos de los cinco precandidatos presidenciales del partido, la reunión estuvo más centrada en los representantes de los departamentos. 

El único de los precandidatos que participa es el ex canciller Diego Pary, uno de los masistas refugiado en Argentina, como Morales, según confió a Télam una fuente del partido.

Hace dos días, Morales había explicado en Twitter que el encuentro de hoy no definirá quiénes competirán en las elecciones, que podrían ser convocadas por el nuevo Tribunal Supremo Electoral para marzo o abril próximos.

«La convocatoria del 29/12 en Buenos Aires es para dirigentes departamentales y nacionales del MAS-IPSP. Son invitados dirigentes nacionales de organizaciones sociales para planificar y decidir dónde y cuándo será el encuentro para elegir a candidatos a Presidente y Vicepresidente», había adelantado el mandatario depuesto.

El encuentro para definir a los candidatos será mucho más grande que el de hoy y debería incluir a representantes y sectores de las bases del MAS. Fuentes del partido adelantaron a Tiempo Argentino que lo más probable es que sea en una provincia del norte del país, cerca de la frontera con Bolivia. 

Una vez que la dirigencia del MAS defina dónde será el congreso partidario, coordinará con las autoridades argentinas para conseguir las autorizaciones pertinentes, un proceso que seguramente estará marcado por la tensión política, luego que la embajada estadounidense presionara esta semana al gobierno de Alberto Fernández para limitar la vida política de Morales en el país, señaló Télam.

El ex presidente de Bolivia expresó su gratitud para con el presidente y la vicepresidenta de la Argentina en su cuenta de Twitter.

El ex presidente de Bolivia Evo Morales agradeció hoy al mandatario argentino, Alberto Fernández, y a la vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner, por «garantizar» su «refugio político» en el país, adonde llegó el jueves último.

«Agradezco a los hermanos Alberto y Cristina, presidente y vicepresidenta de #Argentina, por recibirme y garantizar refugio político. Expreso mi respeto, cariño y admiración por su compromiso con la #PatriaGrande, la verdad y los derechos políticos de los pueblos de América Latina», expresó Morales en su cuenta de Twitter.

Morales llegó el pasado jueves a Buenos Aires procedente de México, donde estuvo asilado desde que el 11 de noviembre abandonó su país tras renunciar al cargo el día anterior, luego de que el jefe del Ejército boliviano, Williman Kaliman, dijera públicamente que no respondería a sus órdenes y le sugiriera renunciar.

El entonces presidente electo de Argentina, Alberto Fernánez, tuvo en la noche del 11 de noviembre una activa participación para asegurar que Morales saliera sano y salvo de Bolivia, rumbo a su asilo en suelo mexicano.

Al llegar el jueves a suelo argentino, a dos días de la asunción del nuevo gobierno, Morales inició los trámites para obtener el estatus de refugiado político, algo que el Gobierno asegura le será concedido.

Aunque el ex mandatario boliviano ha mantenido un bajo perfil público, sí se le ha visto -según videos viralizados en redes- saludar a simpatizantes en un barrio de Buenos Aires y jugar al fútbol con, entre otros, el nuevo ministro de Turismo y Deportes de Argentina, Matías Lammens.

El gobierno argentino lo considera un «perseguido» político y asegura que el Morales tendrá total libertad de movimiento en en el país, aunque el canciller, Felipe Solá, afirmó que le pidieron no hacer declaraciones políticas.

«La golpista Áñez, tal como en las dictaduras manda y anuncia orden de aprehensión contra mi persona, por terrorismo y sedición. Cuando los que cometieron sedición, terrorismo y genocidio fueron ella, (Luis Fernando) Camacho y (Carlos) Mesa, masacrando, asesinando y secuestrando a mis hermanas y hermanos», afirmó ayer el ex presidente, señaló Télam.

William Kaliman rompió el silencio y replicó el argumento del exmandatario. Yo no saqué soldados, no le apunté con tanques, afirmó.

A tres semanas de la renuncia de Evo Morales, el ex comandante de las Fuerzas Armadas bolivianas, Williams Kaliman, rompió el silencio y replicó el argumento del ex mandatario de que renunció por la presión que recibió de los militares.

Kaliman fue una pieza clave de ese momento, ya que el 10 de noviembre le pidió a Morales que diera un paso al costado y renunciara para pacificar el país, tras dos semanas de violentas protestas sociales que estallaron con la denuncia de la oposición de que había habido fraude en los comicios presidenciales del 20 de octubre.

La sugerencia de Kaliman fue asumida por Evo, asilado en México, como un “golpe de Estado” en su contra. En varias entrevistas que dio el exmandatario descargó el peso de su alejamiento en las palabras del entonces comandante de las Fuerzas Armadas.

“¿Cómo puede ser golpe de Estado si nosotros hicimos una declaración? Yo no saqué soldados, no le apunté con tanques, yo no me fui al Palacio, ningún militar salió a las calles. Yo no me he quedado como presidente, nadie se ha quedado de Presidente que sea militar”, le replica ahora Kaliman.

El general, desplazado del cargo por el gobierno interino de Bolivia, dio una entrevista a la radio Fides, de la Compañía de Jesús. Es la primera radio católica jesuita de Bolivia.

Cuando se le preguntó por su pedido a Evo para que renunciara, Kaliman lo tomó como parte de las obligaciones que tenía como jefe militar.

“La palabra (sugerencia) se encuentra exactamente en la Ley Orgánica de las Fuerzas Armadas que nos permite al mando militar a través del Comandante en Jefe sugerir a las autoridades correspondientes alguna situación, y principalmente si el Estado estaba en peligro, la ley orgánica nos permite realizar esa sugerencia, entonces nosotros lo hacemos enmarcados totalmente en la Constitución. Y principalmente la Ley Orgánica de las fuerzas armadas y el Manual del uso de la fuerza en conflictos sociales», sostuvo.

Kaliman fue uno de los jefes militares más leales a Morales. Justamente debido a esa posición fue reiteradamente criticado por la oposición. Tres meses antes de la crisis política, durante un acto protocolar de las Fuerzas Armadas, el general lanzó una fuerte advertencia a los opositores a Evo, a los que acusó de “antipatrias”. Allí también declaró la absoluta lealtad de toda la fuerza al entonces jefe de Estado.

Respecto al desplazamiento de militares en las calles luego del domingo crítico en que Evo renunció, Kaliman sostuvo que fue una medida acorde con las normas legales.

“El Presidente había renunciado, no había nadie a la cabeza. La ley dice que las Fuerzas Armadas pueden salir a realizar el control público apoyando a la Policía, previa disposición superior y en caso de que la Policía haya sido rebasada. Ahí entra el consenso del Estado Mayor y se indica que hay que salir para evitar muertes, enfrentamientos”, afirmó.

“Yo nunca he incumplido mis deberes. Hemos sido parte de mantener la democracia y principalmente la unión de los bolivianos”, informó Clarín.

Suspendieron temporalmente las protestas y piquetes en La Paz y El Alto. Se reanuda el abastecimiento de alimentos y combustible.

Los manifestantes de Bolivia comenzaron a retirar las barricadas en las ciudades de La Paz y en El Alto, antes del inicio de las conversaciones este sábado con el gobierno interino que preside Jeanine Áñez en un intento de devolver la normalidad al país.

Este sábado el Congreso analizaba un proyecto de ley para llamar a elecciones, sin que puedan presentarse Evo Morales y ni quien fue su vicepresidente, Alvaro García Linera.

Los puntos de bloqueos fueron abandonados. En la ciudad de La Paz, sede de gobierno, la más afectada, se empezó a restablecer el abastecimiento de alimentos, los camiones que estaban parados llegaron a los principales mercados. El cerco en la planta de combustible en la vecina ciudad de El Alto fue despejado y se reanudó el suministro de gasolina, diésel y gas.

«El despacho de combustibles es masivo y sin interrupción desde la madrugada, en pocas horas todos los surtidores están vendiendo sin restricciones», declaró el viceministro de Seguridad Ciudadana, Wilson Santamaría. según medios locales.

También vuelve a operar una ruta entre La Paz y los valles del sur de la ciudad, vital para la provisión de productos agrícolas.

Ambos casos resultan de la suspensión temporal de las medidas de protesta contra la presidenta de facto con la condición de que se convocaran a corto plazo a nuevas elecciones nacionales.

El consenso entre las tres principales fuerzas políticas se plasmó con un proyecto de ley para llamar a elecciones, aún sin determinar una fecha. Sin embargo, la oposición informó que prevé que Morales y el ex vicepresidente Álvaro García Linera no participen mientras nuevos liderazgos surgen en el país.

Algunos medios han informado, sin embargo, que sindicatos campesinos leales al ex presidente Morales mantenían protestas con bloqueos de carreteras en la región productora de coca de Chapare,en el departamento de Cochabamba (centro) y en provincias agrícolas del departamento de Santa Cruz (este).

El consenso entre las tres principales fuerzas políticas se plasmó conun proyecto de ley para llamar a elecciones, aún sin determinar una fecha. Sin embargo, la oposición informó que prevé que Morales y el ex vicepresidente Álvaro García Linera no participen mientras nuevos liderazgos surgen en el país.

El proyecto fue aprobado la medianoche del sábado en la comisión de Constitución y será enviado al pleno de Senado. Luego deberá ser aprobado en la Cámara de Diputados para luego ser promulgado. En ese proyecto se establece el saneamiento del padrón electoral, además de la sustitución de todas las autoridades del Tribunal Supremo Electoral y la habilitación de nuevos candidatos y alianzas, explicó el senador Oscar Ortiz, de la bancada opositora a Morales.

«Tenemos que generar confianza en la población», dijo Omar Aguilar, senador por el partido del ex presidente.

Morales dimitió el pasado 10 de noviembre después de que la Organización de Estados Americanos (OEA) confirmara «irregularidades» en las elecciones presidenciales del 20 de octubre, cuyos resultados oficiales le concedían un cuarto mandato.

Días después llegó a México, donde se encuentra en calidad de asilado político. El antiguo inquilino del Palacio Quemado denuncia que ha sido víctima de un «golpe de Estado» y, en consecuencia, no reconoce a su sucesora interina, Áñez.

En este mes de protestas, más de 20 personas han muerto y más de 700 han resultado heridas. La gran conflictividad en El Alto ha impedido abastecer de combustible La Paz, lo cual ha generado escasez de productos básicos, incluidos alimentos, informó Clarín.


Alberto Fernández dedicó las últimas horas de ayer y las primeras de hoy a gestionar apoyos internacionales para las denuncias contra un golpe de Estado en Bolivia y para respaldar a Evo Morales, quien ayer renunció a la presidencia.

Fernández se contactó telefónicamente con los mandatarios de Chile, Sebastián Piñera; de Perú, Martín Vizcarra; y de Paraguay, Mario Abdo, además del expresidente de Brasil Lula Da Silva.

«Habló con todos de lo que está pasando en Bolivia. Quiere que la comunidad internacional entienda que hubo un golpe de Estado», informaron a LA NACIÓN en el entorno de Fernández.

El presidente participa en el Centro Cultural de la Cooperación de una charla junto con el excandidato presidencial chileno Marco Enriquez-Ominami, uno de los articuladores del Grupo de Puebla.

Convencido de que en Bolivia se perpetró un golpe de Estado e indignado con el papel que desempeñó la Organización de Estados Americanos (OEA), Fernández se había comunicado en primer término con los presidentes Pedro Sánchez (España), Emmanuel Macron (Francia) y Manuel López Obrador (México) para advertir sobre lo sucedido. Lo mismo había hecho ayer con Mauricio Macri, para pedirle que proteja a los funcionarios de Evo Morales que soliciten asilo en la embajada argentina en ese país. El diálogo con Macri no se repitió hoy.

La preocupación de Fernández por la integridad física del presidente depuesto de Bolivia se tradujo también en una gestión ante la expresidenta de Chile Michelle Bachelet, por intermedio de Enríquez-Ominami, para que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) garantice un salvoconducto para que Morales pueda llegar hasta el aeropuerto y viajar hacia México, país que le ofreció asilo político. Así se lo hizo López Obrador saber al presidente electo argentino, informó La Nación.

Desde hace varios días, La Paz sufre bloqueos en varias calles y avenidas y se producen choques entre ambos bandos.

Miles de seguidores de Evo Morales se manifestaron este miércoles en La Paz para respaldar al presidente de Bolivia, frente a los bloqueos convocados por la oposición para protestar por un supuesto fraude en las elecciones del domingo 20.

Mineros, campesinos y sindicalistas de diferentes sectores marcharon desde El Alto, ciudad aledaña a La Paz, para defender el resultado de las elecciones bolivianas y denunciar lo que consideran un intento de «golpe de Estado».

El órgano electoral dio al presidente Evo Morales ganador de las elecciones del pasado 20 de octubre con solo un 0,57 por ciento de la diferencia necesaria para vencer en primera ronda, un resultado que el opositor Carlos Mesa califica de «fraude», después de que los datos preliminares vaticinaran una segunda vuelta.

La marcha de los seguidores de Morales llegó hasta el centro de La Paz, donde lanzaron material pirotécnico causando destrozos en varios vehículos y en el mobiliario urbano.

En la avenida Mariscal Santa Cruz, una de las arterias principales de La Paz, se registraron enfrentamientos entre los manifestantes y algunos partidarios de Carlos Mesa, que acudieron a la marcha al grito de «Bolivia, dijo no», en referencia al supuesto fraude perpetrado en la votación.

«No puede ser que estemos discriminados por esta gente. ¿Quieren que se respete el voto? Pues mi voto también se tiene que respetar, porque yo voté a Evo», declaró a Efe Florencia Machaca, una de las manifestantes afines al presidente de Bolivia.

«El voto no puede ser vulnerado por personas racistas y golpistas, que es lo que son quienes viven en la zona sur», añadió en referencia a un área residencial de la urbe andina.

Desde hace varios días, La Paz sufre bloqueos en varias calles y avenidas, sobre todo en el sur de la ciudad, zona donde el expresidente Carlos Mesa recibe apoyos.

Los bloqueos responden a una llamada de oposición y movimientos cívicos para continuar protestando por el polémico recuento de votos llevado a cabo por el órgano electoral.

Partidarios de Mesa, de la alianza Comunidad Ciudadana, se acercaron a recriminar a los manifestantes de la marcha masista, como así se denomina a los seguidores del MAS, el partido de Morales, el uso de dinamita durante la protesta.

En estos choques se registraron con lanzamientos de objetos, como bolsas llenas de agua, y también intercambios de insultos entre los dos bandos.

«Estamos haciendo una marcha pacífica, para desbloquear las acciones de la oposición, y vienen a increparnos», apuntó a Efe Reynaldo Cáceres, seguidor de Morales que acudió en representación de la provincia de Inquisivi, al sureste del departamento de La Paz.

Cáceres denunció que los bloqueos «perjudican al pueblo boliviano» porque «a la gente que tiene dinero no les afecta, pero quien gana cada día una miseria no se lo puede permitir».

«El pueblo ha elegido y nuestro voto también se tiene que respetar», añadió.

El Gobierno de Bolivia aseguró que este jueves comenzará una auditoría de la Organización de Estados Americanos (OEA) para determinar si hubo alguna irregularidad durante el proceso electoral.

Carlos Mesa rechazó este examen, alegando que fue acordado de forma unilateral entre la OEA y el Gobierno de Evo Morales, aspirante a un cuarto mandato consecutivo en los comicios, informó El Clarín.