Tag

Estafa

Browsing

La vieja estafa piramidal volvió recargada. Varias usuarias de redes sociales denunciaron la viralización de estos esquemas.

Hace tres años, llegó a la Argentina una nueva modalidad de estafa. Ahora, regresó pero con un discurso feminista como método de seducción sororo. La vieja estafa piramidal comienza con una invitación: “Creamos una nueva forma de relacionarnos con el dinero y nuestra abundancia“. Se trata de “un grupo de economía entre mujeres que se regalan dinero para cumplir sueños”. En las invitaciones hablan de poder femenino y la economía solidaria, pero en este caso siempre alguien o varios terminando perdiendo.

La operación se cae cuando no entran nuevos aportantes. Ya que no hay modo de continuar con la cadena de pagos. Algunos la llaman la “flor de la abundancia”, “mandala de la prosperidad”, “rueda de la amistad” o “célula de la gratitud”, según el país o provincia que circule.

En esta nueva versión moderna, los pedidos de asociación llegan por Whatsapp, Twitter o Instagram. Otra forma de invitación habla de “sentir y saberse abundante en el proceso de empoderamiento femenino acompañado de amigas, hermanas, vecinas, tías, maestras, abuelas y compañeras”. A medida que se van creando nuevos grupos, se necesitan cada vez más personas para completarlos. De esta forma, aumenta las posibilidades de que el mecanismo se quiebre y se pierda dinero.

Por estos delitos, hay casos con detenidas en el país. El año pasado fue presa en Buenos Aires una sanjuanina acusada de estafar por 2 millones de pesos en su provincia mediante el método del telar. La captación de clientas había comenzado en su peluquería. También en La Rioja, una joven de 21 años hizo lo mismo por un mínimo de 7 millones de pesos. Fue detenida en 2016 por estafa.

En el 2016, la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (PROCELAC) advirtió sobre “la Flor de la Abundancia”. Consideró que tiene posibles consecuencias perjudiciales para el patrimonio de los participantes. Todas aquellas personas que hayan sido víctima de este tipo de estafa puede hacer una denuncia en su fiscalía más cercana.

ADNsur

En audiencia preliminar, la acusación y la defensa discutieron para definir si el joven Roberto Sartaja tenía capacidad o no para decidir sobre sus bienes. Aún no se sabe si habrá juicio oral. Los acusados son el abogado Daniel González; el escribano Agustín Ojeda Ton; Diego Armocida, vecino de Sartaja; y Aristóbulo Villegas.

El lunes se decidirá si el caso de la presunta estafa multimillonaria a un joven de Gaiman se eleva a juicio oral y público. La víctima es Roberto Sartaja, heredero de Ana Fontana, docente jubilada asesinada en 2009. Los acusados son Daniel González y Agustín Ojeda Ton, abogado y escribano de Rawson respectivamente; Diego Armocida, vecino de Sartaja, y Aristóbulo Villegas.

El punto central es determinar si Sartaja era incapaz para administrar los bienes que habían quedado a su nombre. La acusación dijo contar con un informe de la Asesoría de Familia según el cual el joven no está en condiciones de manejar su propio dinero, y que eso facilitó el engaño. Adelantó que el 15 de junio habrá un fallo de una jueza confirmando este perfil.

Las defensas rechazaron esta nueva prueba y sostuvieron que para la época de los hechos no había ningún dictamen judicial al respecto. Y que Sartaja ya había negociado con otros abogados y escribanos sin que ninguno de estos profesionales notara algún problema en el cliente.

Todos estuvieron ayer en los tribunales de Trelew para una audiencia preliminar. Las defensas presentaron pruebas y testigos pero el fiscal Fabián Moyano y el querellante, Jorge Ferrera, no fueron notificados y por eso no podían refutar. Molesto, el juez José García decidió reiniciar la audiencia la otra semana a las 10. “Pediré informes a la Oficina Judicial porque fue un error administrativo que puede tener consecuencias peores. Estamos acá hace 4 horas y resulta que los acusadores no conocen la prueba”.

Moyano leyó el dictamen de una psicóloga, un forense y una experta en Trabajo Social que revisaron a Sartaja. “No puede vivir solo, no puede casarse ni realizar transacciones comerciales, no puede dirigir ni administrar sus bienes aunque conoce el valor del dinero y puede comprar y vender para satisfacer sus necesidades básicas”, dice el informe. “No puede celebrar contratos, participar en sociedades ni decidir respecto de sus bienes pero sí en su vida personal; puede cobrar pero no administrar salarios y puede trasladarse solo por la vía pública solo”. La presunta víctima padece una patología que afecta su desarrollo cognitivo y una personalidad “inmadura y dependiente”.

Romina Rowlands y Angélica Gómez Lozano, defensoras públicas de Armocida, pidieron su sobreseimiento. Le imputan “captación de un incapaz”, pero ese carácter no está probado. Antes de los episodios, otros profesionales “intervinieron en la vida judicial de Sartaja y nunca detectaron si tenía una incapacidad. Todos comerciaron con él y nunca dudaron ni se dieron cuenta de que era incapaz”. Hubo abogados, escribanos y vecinos que trataron con el joven y compraron sus bienes. “Pero sin embargo sólo están nombrados y no imputados”.

Contrapusieron el informe de una junta médica de 2018 con intervención de todas las partes, psicólogos y psiquiatras. Sartaja “tiene capacidad intacta para realizar abstracciones y comprender el manejo del dinero más allá de operaciones simples, maneja herramientas informáticas administrativas y adquirió habilidades, y gestiona y administra alquileres con asistencia de un individuo de confianza”. Su desarrollo cognitivo no lo limita para tomar decisiones. “Sus dificultades no necesariamente implican incapacidad para decidir”. Consideraron que hay “un abismo” entre este informe y el de la acusación.

Tras un repaso por la compleja trama de escrituras y documentos de la causa, sugirieron que Armocida y Sartaja fueron socios y recién en 2014, cuando se separan, surge la denuncia. “La intención de Sartaja fue evadir el cobro de honorarios de los abogados que lo representaban en las sucesiones, por eso trató de enajenar los bienes y vaciar su propio patrimonio, con el único objeto de evadir las deudas que tuviera: debía luz, impuestos, absolutamente todo. Armocida era sólo un prestanombre”, aseguraron.

Fabián Gabalachis, defensor de Ton, se quejó de que la acusación “no describe cuál fue su rol”. Deslizó que los informes no coinciden sobre Sartaja “pero pretenden que un escribano sí advierta su incapacidad, cuando ni los especialistas se ponen de acuerdo”.

González fue su propio defensor. “No conocía ni a Sartaja ni a Armocida y nunca los induje para que vayan a un determinado escribano”, aseguró. “Vinieron a asesorarse pero nunca tuve acuerdo comercial con el joven, sí con su apoderado. Me contrataron para tres sucesiones y eso hice. Tenían una SRL y querían lotear una chacra”.

Ignacio Brito, abogado de Villegas, pidió el sobreseimiento o al menos, la “urgente” corrección de la acusación. “Sartaja es plenamente capaz y no hay ninguna evidencia en contra”. Advirtió que si no podía manejar sus bienes, debió sentenciarlo un juez. “Fiscalía necesita la incapacidad para sostener su acusación”.

Según la hipótesis, los imputados habrían estafado al joven por $ 58 millones. La Cámara Penal de Trelew rechazó la posibilidad de puedan realizar una reparación a Sartaja. Invitado a declarar, sólo pidió: “Que me devuelvan todo”.

De acuerdo a la acusación, debió enfrentar solo y desvalido el control de bienes, alquileres, deudas y manejo de fondos bancarios. No tenía noción de su herencia: doce propiedades inmuebles en Gaiman, Trelew y Playa Unión, además de dos vehículos.

En 2011, Sartaja conoció a Armocida, quien ganó la confianza del joven y se interesó por los bienes sucesorios, las escrituras y los contratos de alquiler que celosamente guardaba la madre en la chacra.

Lo habría presionado para cambiar de abogado. Sartaja le otorgó un poder en la Escribanía de Ojeda Ton a favor del abogado González. Armocida, a su vez, se hizo de todas las escrituras, documentos y contratos de alquileres.

El joven firmó varios documentos inducido por Armocida sin conocimiento de las consecuencias legales. Según la acusación de la Fiscalía, los tres acusados se repartieron tareas, abusándose de la inexperiencia y la incapacidad de la víctima.

En 2012, Armocida y González lo habrían llevado a la Escribanía de Ojeda Ton.

Con la firma simultánea de varias escrituras en un mismo día, la víctima vendió e hipotecó casi todas sus propiedades sin recibir un centavo.

La joven que se hizo pasar por una rica heredera y estafaba hoteles boutique y famosos en Nueva York fue sentenciada anteayer a cumplir entre cuatro y 12 años de prisión, después de que un jurado la condenara el mes último por múltiples cargos de hurto.

Anna Sorokin, de 28 años, nacida en Rusia y criada en Eschweiler, Alemania , se había mudado a los 19 años a París, Francia , para estudiar moda. Años más tarde, en Nueva York, cambió su identidad y pasó a ser Anna Delvey.
En una entrevista al diario The New York Times en el complejo carcelario de Rikers Island, dijo: «Lo que pasa es que no lo lamento». Y agregó: «Estaría mintiéndoles a todos y a mí si dijera que lo lamento. Solo me arrepiento de la forma en que se dieron algunas cosas».

Según detalló el diario estadounidense, antes de finalizar la entrevista fue consultada sobre si, dada la oportunidad, volvería a hacer lo mismo. «Sí, probablemente», respondió entre risas.

Sorokin reconoció haber falsificado registros bancarios y dijo que lo hizo para intentar abrir un club de arte privado y «cumplir un sueño». Aunque dijo que siempre tuvo la intención de pagar a sus acreedores -dos hoteles del centro, una compañía de jets privados y bancos- el jurado que la condenó el mes pasado encontró que la joven engañó a estos lugares con más de US$200.000.

Según relató The New York Times, en el verano de 2013, cuando viajó a Nueva York para la Semana de la Moda, la idea de la joven no era quedarse a vivir, pero al sentirse cómoda y comenzar a entablar diversas amistades decidió comenzar de nuevo.

Se hizo conocida entre sus amigos de Manhattan como Anna Delvey, una aspirante a la alta sociedad. Poco a poco la verdad comenzaría a salir a la luz.

Los fiscales de la oficina del fiscal de distrito de Manhattan dijeron que Sorokin defraudó a otros por alrededor de 275.000 dólares mientras fingía tener 67 millones de dólares en bienes.

Junto a otra persona de la localidad valletana, están acusados de sacarle propiedades por valor de $ 28 millones a un joven incapaz que quedó solo en 2009 tras el brutal asesinato de su madre.

Una causa en la que se investigan las presuntas estafas en perjuicio de un joven de Gaiman que heredó numerosos inmuebles y varios vehículos valuados en unos 28 millones de pesos, llegó a una instancia en que los jueces deberán resolver sobre la impugnación presentada por los defensores de los acusados contra una decisión del juez José García, quien no hizo lugar a la posibilidad de la aplicación de medidas alternativas al no contarse con el consentimiento de la propia víctima, la querella y la Fiscalía.

Esta semana se realizó una audiencia en los Tribunales de Trelew, durante la cual los defensores insistieron ante los jueces para que se dé validez a una salida alternativa, que incluye la restitución de varios bienes involucrados en la presunta estafa.

Los imputados son Diego Armocida, quien es asistido por la defensora pública Romina Rowlands; el escribano de Rawson Agustín Ojeda Ton, representado por el defensor Gustavo Uad; y el abogado Daniel González, también capitalino, quien asumió su propia defensa en el caso.

Mientras que el fiscal general Fabián Moyano, la querella representante del joven perjudicado y la Asesoría de Familia, en las personas de Fernanda Baskov y Pablo Rey, se mostraron a favor de sostener la decisión del juez y seguir adelante con la causa.

Según la Fiscalía, la investigación del caso ha proporcionado elementos suficientes para someter a los tres imputados a juicio.

Detalles del caso

La víctima se llama Roberto Sartaja y es hijo adoptivo de Ana María Fontana, una docente jubilada de Gaiman que el 21 de agosto de 2009 fue brutalmente asesinada.

El joven, hijo único de Fontana y sin otros familiares que lo asistan, debió enfrentar solo y desvalido el control de una serie de bienes, cobro de alquileres, pago de las deudas y el manejo de fondos depositados en entidades bancarias.

Según confesó Sartaja en su momento, desconocía todo manejo al respecto y no tenía noción de la cantidad de bienes que había heredado de su madre. En la necesidad de organizar su situación, inició y concluyó los trámites sucesorios y a partir de allí tomó cabal conocimiento de los bienes que componía su herencia: doce propiedades inmuebles localizadas en Gaiman, Trelew y Playa Unión, además de dos vehículos.

A mediados de 2011, Sartaja conoció a Armocida, quien junto a su familia se fueron acercando con la promesa de apoyarlo y ayudarlo ante el difícil momento que le tocaba vivir. Armocida, que era dueño de una panchería que funcionaba en la plaza central de Gaiman, se fue ganando el afecto y confianza del joven y antes de finales de ese año le manifestó que lo estaban por desalojar de la chacra en donde vivía.

A raíz de esta situación, le manifestó a Sartaja la posibilidad de ocupar un espacio en la casa de la chacra en donde vivía la víctima. Así fue que se instaló en el lugar, puso llave y comenzó a manejarse como virtual dueño del lugar.

Armocida comenzó a interesarse por los bienes sucesorios de Sartaja, y también a ver las escrituras de las propiedades y los contratos de alquiler que celosamente guardaba la madre en la chacra donde vivían. Además, comenzó a presionarlo para reunirse con su abogado con el objetivo de recuperar el vehículo propiedad de su madre y que se encontraba secuestrado, dado que fue utilizado por quienes la asesinaron en 2009.

Finalmente, Armocida lo convenció de cambiar de abogado y de firmar unos papeles, entre otros trámites. Así fue que le hizo rubricar un poder judicial en la escribanía de Ojeda Ton a favor del abogado González. Armocida, a su vez, se hizo de todas las escrituras, documentos y contratos de alquileres de la madre de Sartaja.

En diciembre de 2011, el joven heredero comenzó a firmar varios documentos inducido por Armocida sin tener pleno conocimiento de las consecuencias legales de los mismos. Según la acusación de la Fiscalía, los tres acusados se repartieron tareas, abusándose de la inexperiencia y la incapacidad de la víctima.

El día 18 de junio de 2012, Armocida y el abogado González lo llevaron a la ciudad de Rawson con la excusa de firmar una documentación de importancia para su patrimonio. La rúbrica se hizo en la escribanía de Ojeda Ton. A través de la firma simultánea de varias escrituras, todas en un mismo día, la víctima vendió e hipotecó casi todas sus propiedades sin recibir un centavo a cambio.

Calificaciones

El Ministerio Público Fiscal les imputa a Armocida, el abogado González y el escribano Ojeda Ton la comisión del delito de estafa por captación de incapaz. También imputa a una persona identificada como Aristóbulo Villegas por el mismo delito, ya que este último participó en la administración de un bien inmueble perteneciente al joven, al que vendió haciéndose de un poder, obteniendo un vehículo y varios cheques a cambio. Villegas no participó del pedido de medidas alternativas, como si lo hicieron el resto de los imputados.

Ofrecimiento

En la audiencia de impugnación, los defensores hicieron saber que existieron reuniones donde se habría llegado a un acuerdo para una solución “alternativa”, admitiendo que se ofrecieron algunas propiedades para ser restituidas al joven y así dejar sin efecto el proceso penal, sin perjuicio de una causa civil. Además, pidieron ir a una instancia de mediación.

Sin embargo, tanto el fiscal como la querella manifestaron que si bien se llevaron adelante reuniones buscando arribar a algún acuerdo, en ningún momento existió el compromiso para aceptar una oferta de tal naturaleza.

La Fiscalía, además, expuso un peritaje determinando que el perjuicio al año 2017 era de casi 28 millones de pesos, lo que al día de hoy aumenta considerablemente. En tanto, la Asesoría de Familia informó que fue convocada en su momento por el juez para contener y asesorar al joven y no estaba al tanto de ningún ofrecimiento al respecto, por lo que adhería a la oposición fiscal y de la querella.

De esta forma, los jueces Adrián Barrios, Alejandro Defranco y Carina Estefanía, que participó desde Esquel a través de video conferencia, deberán resolver acerca de la decisión adoptada por el juez García, quien no hizo lugar al pedido de solución alternativa.

En tal sentido, los integrantes del Tribunal comunicaron que la resolución la darán a conocer el 6 de mayo a las 12:30.

 

Jornada

Un jubilado de 78 años fue estafado en 60 mil pesos mediante una llamada telefónica por una «falsa reparación histórica».

La mañana del lunes recibió un llamado a su teléfono fijo donde le dijeron que era personal de la Administración Nacional de Seguridad Social (ANSES) y que iba a recibir un pago por un reclamo de la jubilación. La persona, quien dijo ser empleado del organismo, le manifestó que iba a cobrar una deuda histórica pero que para ello tenía que ir hasta el cajero automático y llamarlo desde allí.

El jubilado fue hasta el cajero y llamó al número que le proporcionaron. Desde la línea, lo guiaron para realizar una trasferencia: le preguntan el saldo de su cuenta y le piden que le transfiera el total, que era de 60 mil pesos. Una vez realizada, le dicen que rompa y tire el comprobante del cajero. Y que espere que desde ANSES le iban a realizar las transferencias por la “deuda histórica”. Cuando el jubilado le comenta a sus familiares la situación, le informan que lo habían estafado.

«Quienes llevan adelante la maniobra realizan llamados simulando ser agentes de la ANSES y solicitan sumas de dinero, a cambio de agilizar trámites o cobrar adelantos vinculados al Programa Nacional de Reparación Histórica. A partir de allí le encomiendan al jubilado que se dirija hacia un cajero automático con un teléfono celular para no cortar la comunicación, y una vez allí le indican cómo realizar una trasferencia bancaria a una cuenta determinada» alertaron desde el Ministerio Público Fiscal sobre la modalidad de estafa.

Investigadores en ciberseguridad advirtieron sobre la circulación de correos electrónicos que parecen provenir de Netflix y en los que se pide a los clientes la actualización de datos de la cuenta, pero son en realidad un truco para robarles las credenciales de sus cuentas bancarias.

Estos correos, que tienen el logo y la estética de la plataforma, indican que se registró una actividad sospechosa en la cuenta del cliente y le piden verificar la información de su inicio de sesión, según advirtieron investigadores de la empresa eslovaca Eset.

Si se cliquea el botón «Actualizar» -en el link no se identifica de primera mano que la web a la que dirige no corresponde a ninguna dirección oficial del servicio Netflix-, se ingresa a una dirección que hace referencia a un supuesto equipo de Netflix.

La pantalla a la que se accede «copia a la perfección el sitio original», señalaron los investigadores, e indicaron que en vez de pedir usuario y clave, solicita el ingreso de los datos de la tarjeta de crédito asociada a la cuenta.

Después de que el usuario completa la información solicitada, se lo redirecciona al portal original de Netflix, «habiendo logrado el cometido del robo de credenciales de acceso y los datos de pago de la cuenta».

“En un análisis un poco más exhaustivo no se pudo verificar que se realizaran segundas acciones como la descarga de algún malware o la ejecución de algún código adicional que afectara los recursos de la máquina, con lo que se puede interpretar que se trata de una campaña que busca únicamente el robo de información personal», analizó Camilo Gutierrez, jefe del Laboratorio de Eset Latinoamérica.

Esta información se usa «presumiblemente para vender en el mercado negro (la venta de los datos de una tarjeta de crédito activa ronda los 45 dólares en la Dark Web), o bien para utilizar en otros ataques dirigidos”, agregó en un comunicado.

Estos correos constituyen un nuevo ataque de «phishing» -como se llama a los engaños para atraer a las víctimas a réplicas de sitios web para robarles datos o dinero, o para instalarles malware-, una estrategia cibercriminal que crece más que cualquier otra.

De hecho, según informó la agencia Télam a finales del año pasado, el phishing fue el tipo de cibercrimen más detectado en 2018 en todo el mundo y significó en el segundo semestre el 35 % del total de ataques

 

lanueva

En la tarde del miércoles una mujer sufrió el robo de dinero en efectivo en la terminal de Ómnibus del centro de la ciudad.

Ocurrió a las 17.30 horas, cuando una joven de 24 años se encontraba en la terminal de ómnibus y una gitana adulta se le acercó y comenzaron a mantener una charla.

En un momento se ofreció a adivinarle la suerte y en esos minutos de distracción, le robó catorce mil pesos que la joven tenía guardado en su mochila.

La víctima radicó la denuncia en la Seccional Primera, por lo que se dio intervención a Fiscalía y personal de la Brigada de Investigaciones.

 

 

ADN Sur

Una vecina de la Capital Provincial realizó una denuncia en la Fiscalía de Rawson tras haber sido víctima de una estafa mediante una llamada telefónica –supuestamente desde el Banco del Chubut- en la que le indicaban haberse hecho acreedora de un crédito. El engaño le costó a la mujer 50.000 pesos mediante un complejo ardid que permanentemente va mutando sobre la base de la habilidad verbal de los estafadores, la ingenuidad de las víctimas, todo montado en los avances tecnológicos.

El hecho está siendo investigado no obstante la complejidad de las pesquisas, por lo que para evitar que se sumen nuevas víctimas, es clave que la población en general tome sus recaudos para evitar caer en la trampa de haberse hecho acreedor de créditos bancarios, fabulosos premios o del secuestro de algún familiar.

Días atrás el propio Banco del Chubut advirtió públicamente respecto a estafas con las mismas características que la denunciada en la Fiscalía de Rawson. En ese momento se advirtió que la entidad no está realizando promociones a particulares por mensajes de texto, por lo que en caso de recibir mensajes de ese estilo, serán apócrifos. La entidad financiera recordó a sus clientes que no existen promociones ni promesas de acreditación de préstamos gestionados mediante contacto telefónico, por mensaje de texto o vía mail. Concluyó en que para evitarlo los usuarios deben proteger su información personal y financiera para evitar ser las nuevas víctimas.

Las modalidades para obtener la información personal cambian a diario. Ante cualquier situación es importante tener presente evitar no solo dar los datos personales, sino también las claves de acceso tanto de cajeros como de home banking. Estas claves son personales, por lo que no se debe permitir que otras personas las conozcan.

Se recordó que el Banco nunca pide  datos confidenciales ni claves a sus clientes, por lo que se recomienda jamás proporcionarlos en ninguna modalidad de comunicación ni realizar operaciones con instrucciones de una llamada que no tiene origen en la entidad crediticia.

¿Cómo evitar la estafa telefónica?

Los engaños que emplean los estafadores para lograr sacar algo de valor a sus víctimas, son muy variados. Algunos utilizan la llamada telefónica como medio para conseguirlo, otros recurren a estrategias más sofisticadas sustituyendo la identidad de entidades financieras a través de páginas web apócrifas.

Se recibe una llamada de un desconocido que pregunta por algún familiar,  que en esos momentos no se encuentra en el hogar, comentando que ha sufrido un accidente, para luego decir que lo tienen secuestrado y exigir dinero por su liberación.

Si llaman para decir que un pariente que vive en otra ciudad, tuvo un problema con el vehículo cuando iba a visitarlo y necesita que realice un pago para cubrir el costo de la grúa.

Hacerse pasar por algún familiar de la víctima (sobrino, nieto, hijo, etc) manifestando que la moneda de curso legal ha cambiado, solicitando la entrega de los billetes a fin de cambiarlos y actualizarlos.

Manifestar a la víctima que son de alguna productora de un programa televisivo y que han resultado ganadores de un sorteo (por lo general un auto de alta gama), solicitando abonar “gastos de impuestos” y/o “gastos de flete” o similares.

Frente a estas situaciones u otras similares: no entregue dinero a ninguna persona desconocida, nunca brinde datos de tarjetas de crédito o débito, ni número de cuenta, códigos de seguridad o datos sensibles a alguien que lo llame por teléfono. Verifique si el llamado efectivamente proviene de algún familiar, amigo o conocido, corte e intente comunicarse con la persona aludida. Tampoco dé nombres de familiares, ni brinde la dirección de su domicilio ni realice transferencias a cuentas bancarias desconocidas. Si tiene dudas sobre la legitimidad de un correo, comuníquese con el banco a los números que usted posee. No llame a los números que vienen en los mensajes recibidos.

Pagos informáticos

Si recibe un mail de algún sistema electrónico de pago como por ejemplo “Pago mis Cuentas” o “Mercado de Pago”, anunciándole que bloquearon preventivamente su cuenta, que debe actualizar sus datos o cualquier otro pedido que lleve a que haga una recarga de datos en el sistema o bien que cambie su clave, no lo haga. Ingrese a la página oficial, escribiendo usted mismo la dirección como siempre lo hace y verifique si existe algún problema.

¿Qué es necesario saber para operar de modo seguro por homebanking?

Hay que tener en cuenta que las entidades financieras no envían correos de actualización de datos ni se comunican con los usuarios a fin de solicitar sus números de cuentas, tarjetas o claves secretas.

Ingresar manualmente la dirección de la página web que desea visitar, evitar utilizar enlaces o cortar y pegar direcciones. También evitar el uso de Banca Internet en lugares públicos (Cyber cafés, locutorios, etc). En caso de tener que acceder, le recomendamos utilizar el teclado virtual. Con el teclado virtual podrá completar su número de documento, clave y usuario, esto evitará que alguien pueda copiar su información desde el equipo que utilizó. Visualizar el candado cerrado, en la parte superior del Navegador, ya que es el símbolo que representa que la web a la que estamos ingresando sea segura. Tenga en cuenta también que las aplicaciones de las entidades deben ser descargadas solo de tiendas oficiales.

No divulgue ni comparta su clave y usuario con nadie y bajo ninguna circunstancia. No utilice información personal tal como: nombre, apodo, nombres de familiares o mascotas, tampoco teléfonos o direcciones. Nunca escriba sus claves o comparta su información personal. Modifíquelas con frecuencia o cuando presuma el conocimiento de las mismas por parte de terceros. Tampoco  deje sola su computadora mientras esté operando ni se limite a cerrar el navegador: use la opción “Cerrar sesión” o “Salir”.

Evite asimismo  completar formularios, cuestionarios o encuestas de desconocidos. No ingresar a ventanas emergentes o correos electrónicos de publicidad no solicitada. Proteger los equipos con antivirus y actualizarlo constantemente, al igual que los sistemas operativos.

A la mujer le indicaron por teléfono que debía acercarse a un banco ubicado en la jurisdicción de la Seccional Tercera de policía para que retire dinero, por esta situación la víctima se acercó hasta el banco y pidió ayuda a un empleado para que la ayude, mientras tanto el estafador seguía en línea.

Cuando el empleado toma el celular para saber de qué se trataba, advirtió la maniobra de estafa y comenzó a realizar una serie de preguntas que descolocaron al farsante y este optó por cortar.

Esta situación alertó a la Seccional Tercera, que emitió un comunicado alertando sobre estas maniobras delictivas indicando que en la mayoría de las ocasiones las llamadas provienen de celulares con características de Buenos Aires (011) y Córdoba (0351), además indicaron que las metodologías no siempre son las mismas por lo que solicitan que no le den a nadie ninguna información sensible a través de llamadas o WhatsApp.

En la mayoría de las ocasiones los estafadores buscan contactarse con personas de la tercera edad ya que las mismas, en su gran mayoría, no cuentan con conocimientos informáticos y se aprovechan de esta debilidad por lo que se solicita a los familiares estar atentos y dar recomendaciones sobre este tipo de situaciones a toda la familia

 

 

El Diario de Madryn

El juez de garantías Gustavo Castro abrió la investigación por el presunto delito de estafa, en contra de un proveedor de Corfo por la venta al Estado provincial de una cosechadora de papas, tras la denuncia realizada por Sixto Bermejo en carácter de presidente de esa corporación. El imputado es Guillermo Saravia Fernández de la firma SARFE S.R.L con domicilio en la ciudad de General Roca en la provincia de Río Negro.

En la audiencia de apertura de investigación realizada este lunes en la Oficina Judicial de Rawson, el fiscal general Fernando Rivarola al describir los hechos, dio cuenta de las irregularidades detectadas por CORFO tras haberse recibido la cosechadora por la que el Estado provincial pagó 397.000 pesos en julio del año 2015.

La cosechadora arribó al taller de CORFO de Gaiman a bordo de un camión, en el mes de noviembre de ese año. El jefe de la dependencia Javier Pascual firmó el remito correspondiente, pero posteriormente se comprobó que la máquina que era de una marca distinta a la adquirida. La empresa que resulta adjudicataria de la licitación había enviado una con las mismas características técnicas pero no de la marca estipulada en el contrato de adquisición entre CORFO y la empresa SARFE S.R. La marca de la cosechadora pautada era “Procemaq”. Pero luego de recibida se constató que la cosechadora que había llegado era de la marca “Lochel”, máquina a la que se le había colocado unos stikers blancos adhesivos en ambos laterales con la marca “Procemaq ST 1800”. Esta disimulación fue lo que indujo en error al empleado que la recibió.

“De tal modo, para el MPF, se entregó a CORFO una maquinaria distinta a la adquirida, de menor calidad y en consecuencia de menor precio de mercado, obteniendo un beneficio económico ilegal con el consiguiente perjuicio para la administración pública provincial”, indicó Rivarola al describir el hecho a investigar.

CORFO intimó a Fernandez a subsanar la situación, pero nunca hubo respuesta y ahora la máquina recibida sigue en el depósito de Gaiman, sin ser tocada.

El imputado estuvo asesorado en la audiencia por el abogado Matías Cimadevilla. Fernández pidió hablar y dirigiéndose al juez de garantías, destacó que la máquina entregada no solo cumple con los requisitos y características en la licitación, sino que además es de mejor calidad. Concluyó en su exposición ante el juez a Castro, que no se produjo perjuicio alguno a la administración pública provincial.

No obstante estas explicación el juez dejó abierta la investigación por el plazo legal de seis meses por. A Fernández se le imputa el delito de fraude en perjuicio de la administración pública provincial en carácter de autor, sin perjuicio de la participación de otras personas responsables de la empresa.