Tag

Escuelas

Browsing

La ministro de Educación, Graciela Cigudosa afirmó este miércoles que “las 650 escuelas de la provincia son monitoreadas por el Ministerio de Educación y chequeadas por personal profesional para el correcto funcionamiento de la infraestructura escolar” y agregó que “estamos trabajando sobre una planificación y armando un plan de trabajo para llegar a un inicio del 2019 en condiciones óptimas”.

“Estamos trabajando desde el inicio del receso escolar haciendo un trabajo en conjunto con el Ministerio de Infraestructura y la empresa Camuzzi dándole tranquilidad a la comunidad educativa de los controles que estamos realizando, sobre todo por lo ocurrido a nivel nacional” destacó Cigudosa.

“En algunas escuelas se continua normalmente con el dictado de clases porque la empresa considera que no hay pérdida de gas y la normativa vigente se corresponde con lo solicitado, pero en otras escuelas se deben tomar recaudos y hacer suspensión de actividades para evitar problemas” precisó la funcionaria.

“Todos los años se deben hacer controles de las instalaciones de gas en las escuelas pero no siempre ha sido así” dijo Cigudosa, agregando que “en la Escuela N° 23 de Comodoro Rivadavia se ha levantado el piso y sintieron olor a gas por eso suspendieron las clases, sobre todo por prevención”.

Al respecto, remarcó que “se vienen haciendo los trabajos, se viene realizando toda la revisión, ahora estamos haciéndolo en todas las escuelas estén o no con algún pedido, tratando de llegar con las revisiones de calderas para estar tranquilos con todo  lo relacionado a mantenimiento”.

En ese sentido, afirmó que “estamos en un 95% o 96% normales para funcionar, pero siempre surgen problemas como en nuestras casas, artefactos para cambiar o equipos para renovar” sostuvo la ministro, mencionando que “hoy se nos complica renovar equipamientos de caldera porque está en valor dólar”.

Planificación 

“Estamos trabajando sobre una planificación y armando un plan de trabajo para llegar a un inicio del 2019 en condiciones, la emergencia nos tiene preocupados pero también vamos haciendo una planificación día a día en toda la provincia para que las cosas se den normalmente. Este fue un año totalmente atípico una provincia que económicamente venía muy mal con un inicio de año donde no había plata y se hizo lo mínimo para arrancar”, detalló Cigudosa.

El Ministerio de Educación despachó este martes, hacia distintas regiones de la provincia, material didáctico para el trabajo áulico y también útiles escolares para los estudiantes.

De esta manera, la cartera educativa continúa con la distribución de insumos tal como lo hace de manera periódica, entregando libros, equipos de robótica u otros elementos de tecnología, como realizó días atrás.

En este caso, partieron este mediodía desde Rawson dos vehículos cargados con 95 bultos de kits escolares (cuadernos, lápices negros, lapiceras, gomas de borrar y reglas), 104 cajas de geometría para el aula, 44 banderas para mástil, 8 kits de escuadras para los alumnos y 17 bultos de libros de inglés editados por el Ministerio de Educación de la Nación.

Los elementos fueron enviados a las Supervisiones Técnicas de Nivel Primario y de Nivel Secundario de las regiones VI (Comodoro Rivadavia), V (Sarmiento), I (Golondrinas) y III (Esquel), para su distribución en las escuelas.

Ayer hubo movilizaciones de docentes y padres de alumnos en los partidos de Moreno y General Rodríguez. En ambos distritos prácticamente el total de escuelas se mantuvo sin dar clases. Luego de la explosión en la escuela 49, que provocó la muerte de la vicedirectora Sandra Calamano y el auxiliar Rubén Rodríguez, las comunidades educativas salieron a denunciar las paupérrimas condiciones edilicias. “Faltan aulas, hay problemas con el gas, la electricidad, los desagües, paredes electrificadas, cortes diarios del suministro de agua en las distintas instituciones”, le informó a PáginaI12 Verónica Ledesma, secretaria general de la Federación de Educadores Bonaerenses (FEB). En otros distritos bonaerenses, como Merlo y Pilar, surgieron denuncias similares. En Mar del Plata, además, el interventor del Consejo Escolar renunció aduciendo “estrés”.

“El viernes le pregunté al presidente del Consejo Escolar si podía garantizar la seguridad de alumnos, docentes y auxiliares y me respondió que no”, dijo Ledesma. Finalmente, se decidió que cuadrillas especiales pasen a revisar todos los establecimientos educativos de General Rodríguez. “Queríamos que se revisen con cuadrillas especiales y que nos garantizaran que iban a hacerse trabajos en concreto y, además, tener la certificación de profesionales que garantizaran la habitabilidad de los edificios. Queríamos que nos dijeran que los chicos podían concurrir a las escuelas sin riesgo de vida”, afirmó.

Ayer, los directivos de algunas escuelas del municipio de General Rodríguez, presionados por el reclamo de docentes y padres, decidieron suspender las clases ante el peligro que corrían los alumnos y asustados por lo sucedido en Moreno la semana pasada. “A medida que pasaba la cuadrilla que mandaron el Consejo Escolar y la municipalidad se detectaron fugas de gas –dijo Ledesma–. Hay un 80 por ciento de servicios educativos que ahora están con suspensión de clases.” Esto representa entre 60 y 70 establecimientos, entre ellas, la escuela primaria N°11, donde se detectó una fuga de gas.

Ayer a la mañana, hubo una marcha a la Jefatura Distrital de ese distrito porque los gremios fueron convocados a una reunión con el jefe regional Hugo Daniel Costilla. “El objetivo era tratar la situación edilicia de General Rodríguez después de una movilización que se hizo el viernes frente al Consejo Escolar de parte de gremios, docentes, alumnos y padres para pedirles soluciones respecto a la situación de infraestructura de nuestro distrito”, afirmó Ledesma.

En abril se había declarado la emergencia educativa en General Rodríguez “dada la situación preocupante de las instituciones”. “Los gremios reclamamos hace años la falta de edificios y la situación de los edificios que funcionan ahora. Faltan aulas, hay problemas con el gas, la electricidad, los desagües, paredes electrificadas, cortes diarios del suministro de agua en las distintas instituciones. Además hay sobrepoblación y los alumnos están hacinados. A veces llega a haber hasta 80 alumnos en un aula”, sostuvo la titular de FEB.

Como informó ayer este diario, a principios de julio, en la escuela N°22 del barrio Bicentenario de General Rodríguez explotó una cocina por una pérdida de gas. Aunque no hubo muertos, una auxiliar sufrió graves quemaduras.

A su vez, en otros distritos comenzó a replicar el miedo y el enojo. Los directivos de la escuela secundaria N°7 de Pilar se vieron forzados a evacuar a sus alumnos por escapes de gas. Para dejarlos fuera de peligro, el director decidió llevar a los chicos al patio y resolvió suspender las clases cuando vio una estufa defectuosa y un tomacorriente enchufado a su costado. Fernando Sorrentino, docente del establecimiento, contó que el olor a gas se empezó a sentir cerca de las once de la mañana en el auditorio. “Por primera vez en la vida veo una estufa que no es de tiro balanceado, infrarroja, no tenía llave para regular a la vista y al lado de la estufa conectado un toma corriente como si fuese un bypass por afuera, cuando todos sabemos que no puede estar al lado si hay una pérdida”, dijo Sorrentino. En ese momento, los trabajadores de la escuela hicieron un acta y le solicitaron al director que tomara medidas de prevención. “Resolvió primero ubicar a los chicos en el patio donde no hubiese riesgo y luego suspender las clases”, afirmó el docente.

Los directivos de la institución ya habían presentado quejas ante las autoridades provinciales, pero no obtuvieron respuesta. Hubo distintos reclamos, por olor a gas, escapes de gas y techos que llueven y se caen”, informó Sorrentino, quien señaló que la situación de las escuelas se debe a “la política de ajuste a la que estamos sometidos”.

Después de lo que sucedió en la escuela 49 de Moreno, el personal educativo acordó armar “un dispositivo para estar alerta ante cualquier falla que hubiera”.

En Merlo, la directora de la escuela primaria N°8 les pidió a los padres que entraran al establecimiento cuando fueron a llevar a sus hijos. Ahí intentó minimizar que había “pequeñas pérdidas de gas”, además de otras irregularidades, pero que de todas formas se dictarían las clases por pedido estricto de la inspectora. Los padres se resistieron a dejar a los niños en la escuela. Luego, hicieron una denuncia en el comando de bomberos del distrito, quienes junto al personal de Defensa Civil comprobaron que había cinco escapes de gas en el lugar.

Karina, madre de una alumna de primer grado, contó que la directora “empezó a sostener que no la dejaban cerrar la escuela pero todos los padres empezamos a decir que eso no era factible. Algunos se pusieron nerviosos, sacaron a los chicos de la escuela y otros quedaron adentro”.

Pero el problema no es sólo el gas. Desde la escuela N°5 de El Palomar denuncian que fueron abandonados por el gobierno provincial y el de Morón, encabezado por el intendente Ramiro Tagliaferro, ex esposo de María Eugenia Vidal. El 29 de abril la escuela fue afectada por un temporal y quedó sin techo. Y ahora denuncian que el gobierno desistió de avanzar en su recuperación.

 

 

 

Pagina 12