Tag

es

Browsing

El entrenador del Barcelona, el neerlandés Ronald Koeman, aseguró hoy que Lionel Messi es «el mejor» jugador del mundo, que lo demostró «durante muchos años» y que espera que en la próxima temporada pueda «repetir» su nivel con el club catalán, en el que finalmente se quedó por cuestiones contractuales.

«Messi es el mejor. En su forma física, es un jugador importantísimo, lo ha demostrado durante muchos años y ojalá pueda repetirlo esta temporada», expresó Koeman en declaraciones a medios europeos que reprodujo la agencia DPA.

Messi se incorporó a las prácticas del «Barça» una semana después que la mayoría, ya que su idea era irse del club por la falta de un proyecto que lo motivara y por conflictos con el presidente Josep Bartomeu.

Después de diez días que tuvieron en vilo a los hinchas «blaugranas», el capitán del seleccionado argentino de fútbol comunicó que se quedaría al menos hasta junio de 2021, cuando se cumple su contrato.

El Barcelona jugará mañana su primer amistoso con Koeman como DT frente al Nástic de Tarragona, de la Segunda División B, y el entrenador explicó que va a dividir a su plantel en dos equipos
Sobre las dos primeras semanas como técnico del Barcelona, Koeman consideró que «los jugadores están trabajando muy bien».

«Hay buena intensidad, primero con el aspecto físico en los primeros días y, ahora, con el táctico. El plantel muestra mucho ánimo, interés e intensidad. Y eso es lo más importante porque para mí se entrena como se juega», completó.

El entrenador se mostró contento con las prácticas, aunque reconoció que una preparación «óptima» es complicada al tratarse de una pretemporada corta.

«Tenemos cuatro semanas antes del primer partido contra el Villarreal. Y también es una pretemporada más individual, hay jugadores que tuvieron más descanso, otros que jugaron partidos. Hay que intentar que cada uno esté a tope antes del primer encuentro», analizó Koeman.

El Barcelona jugará este sábado su primer amistoso con Koeman como DT frente al Nástic de Tarragona, de la Segunda División B, y el entrenador, de 57 años, explicó que va a dividir a su plantel en dos equipos.

«Cada futbolista va a jugar 45 minutos; haremos dos equipos. Buscaremos la intensidad del partido, nuestro orden de juego, cómo queremos jugar con la pelota, la transición, la presión y todo lo que hay que mejorar para ver cómo queremos jugar», concluyó Koeman.

Guzmán: el acuerdo es «inclusivo y sostenible» y es necesario un nuevo entendimiento con el FMI. El ministro de Economía encabezó una conferencia de prensa en la que brindó detalles sobre el acuerdo alcanzado con los acreedores extranjeros. Aseguró que el acuerdo «implicó un esfuerzo importante de todas las partes».

El ministro de Economía, Martín Guzmán, aseguró hoy que el acuerdo de reestructuración de la deuda emitida bajo legislación internacional es «inclusivo y sostenible», al tiempo que consideró que el nuevo entendimiento que el Gobierno negociará con el Fondo Monetario Internacional (FMI) debe ser «bien distinto» al firmado en 2018.

En conferencia de prensa, y tras recordar que la Argentina se encontraba en una «situación de endeudamiento externo insostenible», con una «carga a la que el país no podía hacer frente», Guzmán afirmó que el acuerdo alcanzado con un grupo mayoritario de acreedores privados es «un paso muy importante en el proceso para tranquilizar a la macroeconomía argentina y comenzar a resolver la crisis transitada» desde 2018.

Nuestra expectativa es que se activen las clausulas de acción colectiva y que Argentina pueda resolver sus problemas de deuda de forma integral; obviamente seguiremos trabajando hasta el 24 de agosto, fecha en que cierra esta oferta, para lograr ese objetivo”

Según el titular del Palacio de Hacienda, el acuerdo de la deuda con los acreedores externos permitirá «quitarle al sector público la situación de asfixia» y «generar condiciones de certidumbre y previsibilidad».

El acuerdo con los acreedores externos implica para la Argentina una carga menor de deuda por US$ 42.500 millones durante los primeros cinco años, afirmó Guzmán, quien precisó que la negociación permitió reducir los intereses de un monto estimado en siete dólares promedio a tres dólares por cada US$ 100 en poder de los bonistas, junto con una reducción del capital del 1,9%.

Para el funcionario, el acuerdo de reestructuración de deuda que se alcanzó con los grupos mayoritarios de bonistas «implicó un esfuerzo importante de todas las partes», ya que «no existe un acuerdo perfecto», pero aclaró que «era necesario para darle una plataforma de despegue a la economía».

Por otra parte, indicó que las expectativas del Gobierno es que habrá «una participación muy alta» de bonistas en el canje de deuda.

«Nuestra expectativa es que se activen las clausulas de acción colectiva y que Argentina pueda resolver sus problemas de deuda de forma integral; obviamente seguiremos trabajando hasta el 24 de agosto, fecha en que cierra esta oferta, para lograr ese objetivo», señaló.

En otro orden, Guzmán, aseguró que el programa stand by que el FMI firmó con el gobierno argentino en 2018 «ha sido cancelado» y que «el siguiente paso es avanzar en un programa distinto que refleje aquello que la Argentina necesita».

Según Guzmán, la Argentina tiene prevista para los próximos dos años una carga de deuda con el Fondo Monetario Internacional que «no puede hacer frente», por lo que ratificó que «es necesario tener un programa» con el organismo para resolver los compromisos por US$ 45.000 millones

«El programa con el FMI es necesario porque Argentina no tiene la capacidad de pagarle al FMI en los términos establecidos», aseveró Guzmán, al tiempo que enfatizó también que ese entendimiento «será bien distinto» y con «premisas más sensatas sobre el funcionamiento de una economía» respecto al firmado en 2018.

Asimismo, remarcó que cuando asumió el gobierno de Alberto Fernández «enfrentaba una carga de deuda muy importante, mientras que el próximo gobierno enfrentará una situación muy diferente».

«No estamos trabajando para nosotros, sino para la Argentina, cuidando no sólo el presente sino el futuro del país», concluyó Guzmán.

Esta semana, la Universidad de Oxford (Reino Unido) aseguró mediante una nota de prensa que la dexametasona reduce el riesgo de muerte en pacientes de COVID-19 con complicaciones respiratorias. Aunque todavía no se ha publicado estudio alguno, el anuncio despertó expectación por formar parte del ensayo RECOVERY, cuyo objetivo es evaluar la eficacia de diferentes fármacos contra el coronavirus.

La dexametasona pertenece a la familia de los corticoides (o corticosteroides), que tienen propiedades antiinflamatorias, inmunosupresoras y antialérgicas. Estos fármacos son esenciales en el manejo de patologías como el asma, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), el distrés respiratorio agudo, las alergias broncopulmonares, nasales, cutáneas y oculares.

También se usan para los choques anafilácticos, la artritis reumatoide, la esclerosis múltiple, el edema cerebral e incluso reducir los efectos secundarios de la quimioterapia, entre otros trastornos.

La historia de los corticoides se remonta al año 1843, cuando el médico inglés Thomas Addison describió por primera vez algunos casos de insuficiencia suprarrenal en pacientes que presentaban «un estado general de languidez y debilidad, desfallecimiento en la acción del corazón, irritabilidad en el estómago y un cambio peculiar en la piel».

Posteriormente, en 1935, Edward Calvin Kendall y sus colaboradores de la Cínica Mayo (EE.UU.) aislaron, a partir de glándulas suprarrenales de buey, seis sustancias desconocidas.

Una de ellas fue denominada como «compuesto E»: para no confundirla con la vitamina E, cambiaron su nombre por «cortisona». Este fue el primer corticoide de origen natural.

El descubrimiento les valió el Premio Nobel de Fisiología o Medicina en 1950. Durante los años siguientes se obtuvieron otros compuestos sintéticos, derivados de la cortisona, mediante cambios en su estructura química. Así se mejoraron sus propiedades farmacocinéticas y, sobre todo, su potencia.

¿Qué propiedades aporta la dexametasona?

Uno de estos corticoides sintéticos es la dexametasona. Esta tiene una gran potencia, pero sin muchos de los efectos adversos de corticoides naturales como la cortisona.

Es muy liposoluble, lo que aumenta su absorción en el tubo digestivo y su penetración en los tejidos, lo que mejora su eficacia terapéutica. Por todo ello, supuso una novedad en su momento.

La dexametasona actúa como un potente antiinflamatorio e inmunosupresor: disminuye o elimina la respuesta de los tejidos a la inflamación. Sin embargo, aunque reduce los síntomas asociados a este proceso, no trata la causa que lo genera.

En otras palabras, este fármaco impide la acumulación de células inflamatorias como macrófagos y leucocitos, la fagocitosis, la liberación de enzimas lisosomales y de mediadores de la inflamación.

El tiempo de acción es prolongado y su efecto es 7,5 veces superior al de otros corticoides como la prednisona y la prednisolona, y 30 veces mayor que el de la hidrocortisona.

COVID-19: la tormenta perfecta

La inflamación es un mecanismo que se desencadena ante una amenaza, infecciosa o no, y cuya finalidad es mantener la homeostasis de nuestro cuerpo. Sin embargo, es necesario que esta respuesta sea regulada de forma precisa, tanto en intensidad como en duración, para que sea beneficiosa.

En caso contrario puede surgir el «síndrome de liberación de citoquinas». Esta «tormenta de citoquinas» es causada por una respuesta inflamatoria sistémica aguda, mediada por unas sustancias naturales proinflamatorias que fabrica nuestro organismo; las citoquinas.

Puede desencadenarse por una amplia variedad de factores, como infecciones y reacciones a algunos medicamentos.

En pacientes afectados por la COVID-19, cuando la repuesta del sistema inmune no es capaz de controlar eficazmente al coronavirus, como puede suceder en personas mayores, el virus se propaga de forma más agresiva.

Esto produce daño en los tejidos pulmonares, lo que activa a los macrófagos y granulocitos y conduce a la liberación masiva de citoquinas proinflamatorias.

Todo este proceso inflamatorio puede complicarse, lo que da lugar a la «tormenta de citoquinas» observada de forma frecuente en pacientes graves de COVID-19.

También aumentan los neutrófilos y se ve reducido el número de linfocitos totales. Otros marcadores inflamatorios también han sido detectados en sangre a niveles elevados en pacientes de COVID-19.

¿Por qué los corticoides?

Dada su potencia antiinflamatoria, los corticoides son muy utilizados para el tratamiento de la COVID-19 en sus estadios más graves. Pero no hay que olvidar que suprimen el funcionamiento del sistema inmunológico, por lo que no se pueden emplear en las etapas iniciales de la enfermedad: solo son útiles en la etapa inflamatoria.

Así, la desametaxona se usa en estos pacientes para detener parte del daño producido cuando el sistema inmunológico se sobreactiva en esta tormenta de citoquinas, mientras el organismo intenta luchar contra el coronavirus.

El uso de corticoides en pacientes COVID-19 positivos ya se ha planteado en protocolos de diferentes países, incluida España, sobre todo en pacientes adultos graves ingresados en UCI (Unidad de Cuidados Intensivos).

Sin embargo, aún no se ha estandarizado una dosis ni una pauta terapéutica concreta. De forma habitual se utiliza en dosis bajas y durante cortos periodos de tiempo, con el objetivo de minimizar el riesgo de efectos adversos.

Aunque la evidencia científica es escasa, los primeros datos aportados por la Universidad de Oxford son muy alentadores.

Parecen confirmar que la dexametasona, en dosis de 6 mg una vez al día durante diez días, reduce la mortalidad en un tercio de los pacientes que necesitaron ventilación artificial y en un quinto de los pacientes que recibieron oxígeno.

Sin embargo, no se han apreciado beneficios entre aquellos pacientes que no requirieron asistencia respiratoria. Según estos resultados, la dexametasona podría evitar una muerte de cada ocho pacientes tratados que requieran ventilación, y una muerte de cada 25 entre aquellos que reciben oxígeno.

Aunque se trata de datos preliminares, los investigadores trabajan en la obtención de los datos definitivos de este ensayo en el menor tiempo posible.

España también investiga los corticoides

Los datos aportados, aunque provisionales y sin publicar, son muy prometedores, tal como han comunicado recientemente responsables de la Organización Mundial de la Salud. Parecen confirmar una notable reducción de la mortalidad y de las complicaciones asociadas a la infección.

También en España se investiga el uso de corticoides en ensayos clínicos ya autorizados y en fase de reclutamiento de pacientes en estadios avanzados.

La dexametasona puede convertirse en el estándar de atención en este grupo concreto de pacientes de COVID-19 pues, además, es muy económica, su disponibilidad es absoluta y se puede usar de inmediato para salvar vidas en todo el mundo.

Pero no se debe confundir el hecho de que este fármaco pueda ser prometedor para pacientes concretos con su uso generalizado en todos ellos, ni para tratar o prevenir esta enfermedad.

El empleo de corticoides sin control médico es sumamente peligroso, debido al desarrollo de efectos adversos graves, como la inmunosupresión y la insuficiencia adrenal aguda por la supresión brusca del tratamiento.

*Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation y reproducido aquí bajo la licencia Creative Commons. Haz clic aquí para leer la versión original. Francisco López-Muñoz es profesor titular de farmacología y vicerrector de investigación y ciencia, Universidad Camilo José Cela, España. José Antonio Guerra Guirao es profesor de farmacología y toxicología de la Facultad de Farmacia, Universidad Complutense de Madrid, España.

La médica epidemióloga del Hospital Andrés Ísola, Denise Acosta, dialogó con EL CHUBUT y brindó un panorama sobre la situación del Covid-19 en Puerto Madryn.

“Tener la enfermedad más cerca nos pone mucho más alerta, teniendo en cuenta que el primer caso de Trelew que no tuvo identificación de nexo fue a fines de abril, con lo cual ya podríamos interpretar que desde fines de abril estamos en presencia de transmisión comunitaria en Trelew y nosotros no teníamos un control estricto de los ingresos y las salidas a la ciudad, con el alto intercambio que hay entre las dos ciudades.

Desde la declaración de zona de riesgo tuvimos que extremar los cuidados, es decir, se indica aislamiento a las personas que vuelven de Trelew. Lógicamente que se tiene en cuenta a las personas que tienen funciones esenciales y que están exceptuados”.

BUENA ESTRATEGIA

En este contexto, la doctora Acosta dijo que “haber llegado a los tres meses de la pandemia en nuestro país sin tener ningún caso confirmado en Madryn habla sobre la buena estrategia que resulta el aislamiento obligatorio de las personas que vienen de zonas de riesgo y lo vamos a seguir manteniendo mientras sigamos en esta situación de no tener casos confirmados”.
Así las cosas, la médica epidemióloga aseguró que será difícil mantenerse con cero casos “si no mantenemos las pautas de distanciamiento, lavado de manos y el quedarse en casa si uno está enfermo. Mantener estas pautas, es la manera que tenemos de disminuir el riesgo de transmisión, porque tal vez hay en Madryn una persona que volvió de Trelew, que se contagió, que no lo tenemos identificado, pero si esa persona se queda en su casa, disminuimos ese riesgo de que se empiecen a generar las cadenas de transmisión en las que es muy difícil llegar a determinar de dónde salió”.

VOLVER A LAS BASES

Acosta aseguró que, en el caso de que en Madryn haya algún caso, será fundamental conocer el nexo epidemiológico, “porque es lo que determina el tipo de estrategias de control que nosotros podemos hacer. No es lo mismo tener un caso de una persona que está cumpliendo aislamiento porque vino de zona de riesgo, que tener que salir a buscar por todos lados las posibilidades de contagio. Lo ideal es poder tener una situación focalizada, controlada”. Así las cosas, la profesional madrynense aseguró que “volviendo a la base de las medidas de prevención de las infecciones respiratorias, con eso vamos a andar bien”.

BAJO RIESGO

Por último, en cuanto a las salidas recreativas que se permiten en la ciudad y la gran cantidad de vecinos que acudió a la zona sur a lo largo del domingo, Denise Acosta opinó: “Cada nueva cosa que se modifica, uno tiene que estar atento a ver qué impacto tiene. Uno no puede decirlo al día siguiente teniendo en cuenta el período de incubación del Covid-19. Las actividades al aire libre realmente son de bajo riesgo, que estemos dando vueltas en los autos, corriendo o andando en bici no es algo que tomo como de alto riesgo. Sí me preocupa que se comparta en espacios cerrados, con muchas personas sin poder cumplir con las medidas de prevención, o que nos encontremos al aire libre y compartamos mate. Lo más grave que vi fue eso, gente encontrándose, dándose besos, pero después de eso el resto tiene muy bajo riesgo y creo que en este momento tenemos que empezar a trabajar el manejo de los riesgos. Si es inminente la llegada del virus, hay que empezar a evaluar riesgos y ver cuál permito y cuál no”.

El presidente sostuvo que es una tarea compleja trasladar el fútbol a las provincias y calificó «como una locura» pensar en que los torneos de AFA puedan jugarse con público.

El presidente Alberto Fernández consideró que «no es simple llevar el fútbol a las provincias» para que se reanuden los campeonatos suspendidos por la pandemia de coronavirus, y calificó «como una locura» pensar en que los torneos de AFA puedan jugarse con público.

«Estamos analizando cuándo volvemos y tenemos esa propuesta de ir a jugar al interior, a las provincias, pero no es algo sencillo. Volver a jugar con público hoy sería una locura», señaló Fernández en declaraciones a la señal televisiva TyC Sports.

En ese sentido, el presidente criticó la decisión que tomó esta semana el club Riestra, que milita en la Primera Nacional, y que decidió retornar a los entrenamientos en una franca violación de las normas del aislamiento social.

«No vi las imágenes, oí la noticia. Creo que hay que ser muy cuidadosos, un plantel de fútbol no tiene menos de veinte jugadores. Eso no está bueno, porque además hay un efecto en la actividad deportiva que los médicos señalan», indicó Fernández.

La entrevista que brindó el mandatario estuvo enfocada principalmente a la problemática del fútbol, el deporte en medio del aislamiento social, preventivo y obligatorio.

La organización de los campeonatos del fútbol argentino y la forma en la cual retornarán a los entrenamientos los deportistas que se preparan para los Juegos Olímpicos de Tokio, fueron algunos de los tópicos abordados en la charla que mantuvo el mandatario, hincha de Argentinos Juniors, con periodistas de este canal.

El presidente manifestó además «respeto y admiración» por el director técnico de River, Marcelo Gallardo, con quien se comunicó para conocer su opinión por la pandemia del coronavirus.

Fernández expresó que «el gobierno sabe que el fútbol es importante para la gente como divertimento y sentimientos», pero se mostró crítico con los aspectos organizativos de los torneos de AFA.

«Creo que debemos pensar qué tipo de fútbol queremos y qué es lo que pretendemos. Si la idea es seguir exportando jugadores tenemos que trabajar bien con las inferiores. Algunas cosas no se entienden, se arma una súperliga y después volvemos al formato anterior. El Estado no se va a meter en la organización de los campeonatos, pero los hinchas tenemos que discutir qué fútbol queremos», observó.

También consideró que en las actuales circunstancias, los clubes «no pueden cobrar por servicios que no están dando», al estimar que «no puede haber» aumento de los abonos y las cuotas sociales «cuando no se juega al fútbol».

Los deportistas olímpicos regresan a los entrenamientos

En cuanto al retorno a los entrenamientos por parte de los deportistas que competirán en los Juegos de Tokio, que secelebrarán en 2021, Fernández aseguró que se trabaja con el Ministro de Turismo y Deportes, Matías Lammens, para ajustar los protocolos sanitarios que deben aplicarse.

«Es muy importante el deporte olímpico para el país y queremos que los atletas se entrenen. Por eso definimos con Matías (Lammens) los protocolos para que se vayan preparando nuestros representantes en Tokio», remarcó.

Fernández ponderó la importancia del deporte como «formador y ordenador social», al afirmar que «muchas veces el primer contacto que tienen los chicos con las norma es cuando un referí les saca una tarjeta en un partido».

«El Estado tiene que estar siempre presente y acompañar el desarrollo del deporte, en los ámbitos sociales y educativos», subrayó.

Como hincha de Argentinos, Fernández destacó la figura de Diego Maradona, surgido como jugador en el club de La Paternal, al asegurar que «el amor que tienen los argentinos» por el ex capitán de la Selección Nacional «es enorme», y calificó al astro como «un gladiador que muchas veces luchó contra el mundo».

En el plano político, Fernández se mostró optimista con respecto a la evolución que tiene la negociación de la deuda con los acreedores internacionales, y afirmó que la pandemia le da a la sociedad «la oportunidad de discutir un país más justo».

«Creemos que la negociación (por la deuda) está bien encaminada y esperemos que sea un problema que podamos resolver para trabajar en la constitución de un país más justo. Es la oportunidad que nos otorga esta pandemia. Esperemos que más allá de nuestras diferencias podamos trabajar por un país más igualitario», subrayó.

Un artículo encabezado por un investigador del Conicet traza analogías entre las formas de dispersión global de las especies invasoras y las enfermedades infecciosas y convoca a un trabajo interdisciplinario entre ecólogos y especialistas biomédicos.

Un trabajo científico breve, publicado en la revista Trends in Ecology and Evolution, que tiene como primer autor a Martín Núñez, investigador del Conicet en el Instituto de Investigaciones en Biodiversidad y Medioambiente, señala aspectos comunes entre la propagación global de patógenos -como el Coronavirus SARS-CoV-2- y la dispersión de especies exóticas invasoras, destacando el peso que las intervenciones humanas sobre la naturaleza y la creciente conectividad global tienen en ambos procesos.

El artículo, del que también participan científicos de Chile y Canadá, es además un llamado al trabajo conjunto entre especialistas en ecología, investigadores biomédicos, epidemiólogos y sociólogos, con el objetivo de limitar futuros brotes pandémicos, e indica que optimizar el marco interdisciplinario de trabajo que ofrece la ciencia de invasiones podría ayudar a lograrlo.

Las especies invasoras son aquellas que al ser transportadas (de manera voluntaria o involuntaria) por los seres humanos a áreas o regiones distintas a su hábitat natural -frecuentemente, incluso, muy alejadas del mismo- generan desequilibrios ecosistémicos al avanzar de manera vertiginosa y dañina sobre las especies nativas, lo que afecta gravemente la biodiversidad.

No toda especie exótica -es decir, ajena a un determinado ambiente en el que se desarrolla- es necesariamente invasiva pero toda especie invasora es exótica. Que se conviertan en invasoras depende de características propias, pero sobre todo, de su interacción con el nuevo ambiente. Algunas especies con fuertes rasgos invasivos son propagadas a diversas regiones del mundo. Estos procesos no sólo implican perdidas a nivel de la biodiversidad, sino que también tienen impactos sociales y económicos negativos al afectar los servicios que los ecosistemas brindan a la humanidad.

PENSAR AL SARS-COV-2 COMO UNA ESPECIE INVASORA

“Aunque resulte infrecuente abordar la dispersión de virus que infectan a los seres humanos como si se tratará de invasiones biológicas, nosotros creemos que el caso de la pandemia actual de Covid-19 -al igual que en el de otras enfermedades infecciosas epidémicas- hay razones para hacerlo. Se trata de un nuevo organismo que emerge de forma repentina -seguramente como consecuencia de la interacción del ser humano con la naturaleza y, en apariencia, en un entorno (huésped) distinto al de su origen-, prolifera a gran velocidad gracias a su capacidad de adaptación, se distribuye globalmente de forma veloz a través de las redes de transporte que conectan el mundo y tiene un impacto fuertemente negativo sobre el bienestar y la salud humanas”, señala Núñez.

Estas similitudes llevan a sostener a los autores del artículo que la ciencia de invasiones, campo disciplinar en el que ellos se desenvuelven, puede realizar importantes contribuciones para comprender mejor los mecanismos de propagación de nuevos patógenos infecciosos y de los factores que lo facilitan. El propósito de este aporte sería evitar que se produzcan nuevos brotes infecciosos.

“Creemos que el actual aumento de la conectividad global -exhibido en el crecimiento anual de vuelos y de barcos que transportan carga entre puertos-, en combinación con la continua alteración de los ecosistemas y la explotación de la vida silvestre, incrementa las posibilidades de que emerjan nuevas enfermedades infecciosas que se dispersen rápidamente a nivel mundial. En este contexto, es importante que los especialistas en distintas disciplinas crucemos nuestros conocimientos para tratar de que esto no ocurra”, asegura el investigador.