Tag

Embrujo

Browsing

Natalia Mc Leod se mostró «angustiada», se desligó de todos los negocios de su expareja, Diego Correa. Se definió como una persona que «ahorra» y aclaró que la camioneta Mercedes Benz se la compró al intendente de Corcovado.

«Diego me preguntó si podía poner mi nombre en una empresa. Le dije que no tenía problemas, pero que no iba a participar porque yo tenía mi trabajo», fueron las primeras palabras de Mc Leod.

Contó que al momento de enterarse sobre la incompatibilidad sobre el empleo en la Justicia y su paquete accionario en la empresa Dual Core, «le pido a Diego que me saque porque quería hacer las cosas bien».

En este contexto, remarcó que «no participé en nada, solo presté el nombre por un año. No estuve en las reuniones y no tengo nada que ver».

Sobre el misterio de la Mercedes Benz blanca, Mc Leod reveló los interrogantes: «En 2016 yo tenía un Focus y Diego me comentaba que un intendente de la Comarca quería vender su camioneta. El intendente de Corcovado me la mostró a la camioneta, porque a él no le servía para manejarse en ese vehículo en la cordillera», así lo informó El Chubut.

Confesó que «negoció» el precio porque tenía que hacerle arreglos y le entregó 300.000 pesos en efectivo y el resto lo pago en cuotas. No obstante, aseguró que su sueldo en el Poder Judicial «rondaba en los $ 30.000» y aclaró que con el dinero sobrante de su salario «compraba dólares» por recomendación del padre.

«Con mi sueldo siempre compraba los dólares que podía; era una costumbre que adquirí de mi padre”.  Respecto de la casa de Playa Unión dijo: “ayudaba a Diego en lo que me pedía, pero ésa no era mi casa y no pensaba vivir allí”. La imputada también negó haber realizado viajes a Estados Unidos, Colombia y Ecuador, tal como figura en los informes de los fiscales.

Tras escucharse las declaraciones de la mitad de los imputados en la causa “Embrujo”, Diego Correa, considerado «cerebro» de la asociación ilícita investigadadesligó de responsabilidades a varios imputados, expresó que en el intermedio entre la segunda y tercera gobernación del Chubut de Mario Das Neves, el extinto gobernador “me pagaba un muy buen sueldo” y que él estaba al frente de las empresas Dual Core y Sepat. Su expareja, Natalia Mc Leod, manifestó que «Con Diego no éramos una pareja normal. Teníamos poca comunicación porque trabajaba todo el día como secretario del Gobernador. Ni siquiera supe cuánto ganaba él». 

En una extensa mañana de declaraciones, ante los magistrados Alejandro Soñis, Marcela Pérez y Ricardo Rolón, declararon los imputados Darío Correa, las hermanas Natalia y Giuliana Mc Leod, Sandro Figueroa, Diego Correa y Federico Gatica. Resta que por la tarde declaren al menos cuatro imputados más.

Por su parte, el contador Federico Gaticadijo que la obra de las clínicas a levantar en Rawson era una inversión propia que se hacía posible merced a su capacidad económica y financiera, y quede ninguna manera había existido lavado de dinero.

Antes de la declaración de algunos de los imputados, los defensores Fabián Gabalachis, Damián D’Antonio y Omar López incorporaron documentación que a sus respectivos criterios son de interés para la posición de sus asistidos.

“Firma de papeles”

Darío Correa dijo que “vine a Trelew, solo firmé unos papeles y me volvía a Buenos Aires”. Ante preguntas de su defensor Fabián Gabalachis, agregó que vino “sÓlo dos veces a la zona y que “fue mi hermano (Diego Correa) el que me hizo firmar esos papeles”.

Giuliana Mc Leod afirmó conocer a Diego Correa a través de su hermana, Natalia Mc Leod. Destacó que “todo lo que hico fue firmar papeles sin conocer mucho de esos temas”, en alusión a las acciones que poseía en las empresas investigadas, Sepat y Dual Core”. “No sabía nada de lo que estaba haciendo y lo hice ientras estudiaba nutrición en la ciudad de La Plata”.

“No sabía cuánto ganaba Diego”

Natalia Mc Leod, quien fue pareja de Diego Correa, además de ser empleada de la justicia provincial, expresó: «Le dije a Diego que no tenía problemas en poner mi firma para esas empresas. Le cedí mi nombre a principios del año 2013, pero le dije que no necesitaba porque yo tenía mi trabajo en el Poder Judicial. Nunca tomé decisiones sobre la empresa Dual Core, y me enteré de que se habían comprado algunos terrenos, recién cuando fui detenida».

«Con Diego no éramos una pareja normal. Teníamos poca comunicación porque trabajaba todo el día como secretario del Gobernador. Ni siquiera supe cuánto ganaba él.Con mi sueldo siempre compraba los dólares que podía; era una costumbre que adquirí de mi padre”.  Respecto de la casa de Playa Unión dijo: “ayudaba a Diego en lo que me pedía, pero ésa no era mi casa y no pensaba vivir allí”. Negó haber realizado viajes a Estados Unidos, Colombia y Ecuador, tal como figura en los informes de los fiscales.

La oficina de Figueroa

Sandro Figueroa contó que conoció a Correa por ser el tío de Natalia Mc Leod y que en el año 2013 se incorporó a Dual Core como tenedor de acciones para reemplazar a Natalia Mc Leod porque la participación de ella era incompatible con su cargo en la Justicia. “Nunca tomé decisiones en esta empresa, hasta que Diego (Correa) me ofreció tareas administrativas en la construcción de los consultorios de la calle Mitre de Rawson. Me convenía y empecé a trabajar. “No me parecía nada raro ni anormal, pero después me di cuenta de que fue un error ocupar la oficina de la calle Belgran porque yo no era empleado público”, agregó. 

Sobre la obra del consultorio a cargo de Mezeta Consultin, dijo que “los inversores eran Gatica y el traumatólogo Blasco. Se hicieron reuniones donde yo participaba pero no tomaba decisiones. Mis tareas eran administrativas, por ejemplo pagar al contratista y al arquitecto. Pero no tenía poder de decisión. Hasta que hubo que parar la obra. No entendí por qué se paraba la obra porque Gatica era solvente. Yo respondía a Diego Correa pero el nexo era Diego Luters. Nunca tuve relación con la empresa Sepat”, destacó.

Diego Correa y su relación con Das Neves

Diego Correa dijo que “yo era una persona de suma confianza de Mario Das Neves y el me pagó un sueldo en el periodo 2011 al 2015. Era un buen sueldo. Yo manejaba las cosas personales de él. Los 25.000 euros que me secuestraron cuando me detuvieron eran de Das Neves, los tenía para los gastos y nadie me los quería cambiar.

Agregó que “la casa de Playa Unión y los terrenos comprados para los dúplex, se hicieron con plata que me dio Das Neves. En VS Materiales nos hacían precio porque pagábamos la obra del quincho de Das Neves de la calle Condarco y de la casa de Playa Unión, con plata que me él me daba. También los lotes de Lago Puelo y las camionetas que se compraron a través de Dual Core”. Destacó que en ese tiempo “yo no era funcionario público, estaba al frente de todo eso y no había problema”.

Destacó que al finalizar el segundo de los tres mandatos de Das Neves al frente de la provincia, en el año 2011, “quise volver a mi trabajo original en la Aduana y se me complicó por la gran cantidad de papeles que tenía que presentar. No pensé que Das Neves volvería a ser gobernador y que yo sería nuevamente funcionario. Pero me insistieron.

Responsabilidades

Agregó que “a mi hermano le pedí una mano, porque quería que viniera a vivir conmigo. También le pedí una mano a Giuliana (Mc Leod) o a Daniela (Souza). Luters era mi secretario y yo le pedía cosas. Por mis contactos (políticos a través de la Unidad Gobernador) le derivaba obras a Dual Core o a la empresa de “Tato” Ramón. Como dijo ella, Natalia (Mc Leod) nunca tuvo participación del Dual Core”, destacó.

Agregó respecto de Mezeta Consultin, que el proyecto de los consultorios “a la plata me la dio Gatica y Blasco” y que “había médicos interesados en las inversiones”.  Respecto de otros imputados manifestó que “al terreno lo consiguió Luters y a Sandro (Figueroa) le pedí la administración; fue un error prestarle la oficina pero no tomé dimensión de lo que estaba haciendo».

También se refirió a las semanas previas a las detenciones. Dijo que “en febrero mi situación en la provincia no era buena. Das Neves había fallecido y me quería ir. Allí hablé con Gatica para que vea qué quería hacer con la obra porque el proyecto era de ellos”. Fue un mes antes de ser detenido, cuando se aprestaba a viajar a Buenos Aires con una importante cantidad de pesos, dólares y euros, informó ADN SUR.

Alicia Pugh, quien era jefa de la imputada Natalia Mc Leod en carácter ésta de empleada de la justicia provincial, mencionó que entre ellos acudía a trabajar con un Mercedes Benz de alta gama que no se condecía con su poder adquisitivo. Explicó que “uno normaliza esas situaciones, especialmente cuando existen vinculaciones políticas”.

 En la continuidad deljuicio oral y público por la causa “Embrujo”que tiene a 12 personas imputadas, en la mañana de este martes se escuchó a un solo testigo de interés para la defensa. Además, con la anuencia del Tribunal, se incorporaron pruebas documentales que, para los fiscales Omar Rodríguez y Alex Williams, fueron la base de la investigación iniciada sobre fines del año 2017.

Alicia Pugh, directora de Registros Penales de la Justicia del Chubut y desde el año 2013 jefa de la imputada Natalia Mc Leoden carácter ésta de empleada de la justicia provincial, fue interrogada por Fabián Gabalachis, defensor de Mc Leod. La testigo se refirió a comentarios que le realizaba la imputada respecto de la incompatibilidad de su tarea en la Justicia con la de ser propietaria de acciones de las empresas que habían creado los imputados, en relación a las empresas Dual Core y Sepat.

Pugh agregó que Mc Leod concursó y ascendió con un “muy buen examen” y quecomo empleada “era muy buena”. Agregó que sabía de su relación sentimental con Diego Correa y de los viajes al exterior que realizaban, “también con sus hijos o su familia” y afirmó quecambiaba frecuentemente de vehículos para concurrir a trabajar, entre ellos un Mercedes Benz de alta gama que no se condecía con su poder adquisitivo, pero que “uno normaliza esas situaciones, especialmente cuando existen vinculaciones políticas”, destacó la testigo.

Documentos si, documentos no

Existieron varios contrapuntos entre los fiscales y algunos de los defensores respecto de incorporar algunos documentos cómo validos a tener en cuenta en el juicio oral, entre ellos el informe contable original que fue la base del Juicio que en su momento realizó el contador José Velázquez, del Equipo Técnico Multidisciplinario de la Procuración General. El tribunal rechazó esta prueba documental y tuvo como válida la declaración que Velázquez en el juicio oral.   

Lo mismo ocurrió con otros documentos sobre la base de criterio compartido por varios defensores. “Lo que  vale es lo que se dijo en la audiencia”, coincidieron.  Al momento de resolver, los jueces Alejandro Soñis, Marcela Pérez y Ricardo Rolón, mantuvieron posturas dispares.

Adjudicación directa

Las partes acordaron también que se incorpore como documentación la adjudicación, en el año 2010 de la parcela municipal donde Diego Correa construyó la casa de dos plantas y tres departamentos de alquiler. La adjudicación del terreno fue de manera directa a un costo de casi 209.000 pesos. La realizaron la intendenta de Rawson Roxana Artero y su entonces secretario de gobierno Alfredo Di Filippo.

También se incorporó voluminosa documentación sobre los vehículos adquiridos, registros catastrales, oficios sobre la propiedad de los teléfonos celulares y computadoras secuestrados, oficios judiciales para las intervenciones telefónicas, facturas sobre adquisición de materiales de la construcción,  actas referidas a los numerosos allanamientos, informes que realizó la ANSES sobre varios de los imputados en donde constan sus ingresos económicos, sus movimientos de capitales y bienes.

Los fiscales también exhibieron como documentación los plazos fijos bancarios del dinero secuestrado a los imputados y en los allanamientos, entre pesos argentinos, dólares y euros.

Para la tarde de este martes se esperaba la declaración de Alejandro Sandilo, testigo propuesto por el defensor Omar López que asiste al imputado Juan Carlos Ramón, además de seguir incorporando documentación, informó ADN SUR.

Hoy a las 8.30 en la Oficina Judicial de Rawson se producirán dos novedades relevantes en la Causa Revelación, que investiga presuntos retornos en la obra pública durante la última gestión del gobernador Mario Das Neves.

Por un lado se realizará el primer juicio abreviado del expediente. El protagonista será el periodista de Comodoro Rivadavia, Andrés Ninin, acusado de haber participado de una asociación ilícita. Ante los fiscales Marcos Nápoli y Héctor Iturrioz, Ninin admitirá su responsabilidad y su participación en los hechos. A cambio, evitará el juicio oral y público programado para el año que viene. El juez Sergio Piñeda Iturrioz decidirá la sentencia.

Por otro lado, otros dos empresarios –también de Comodoro- se acogerán al beneficio de la suspensión del juicio a prueba. Se trata de Massoud Ighani y de Miguel Freile.

Ighani es el titular de la empresa Rigel. A cambio de no ir a juicio, hará una obra en beneficio de la Fundación Juntos por un Corazoncito Feliz. En el caso de Freile Construcciones, ofreció y le fue aceptada otra obra, en beneficio del Centro de Rehabilitación Diurno de la Fundación Crecer, para acceder al beneficio de la probation.

Cabe recordar que la causa investiga el uso de una caja negra alimentada con fondos de los retornos de empresas constructoras, que presuntamente debían aportar a un fondo ilegal a cambio de cobrar sus millonarias acreencias. Ese dinero se usó muy especialmente para sobresueldos de funcionarios de alto nivel y quedaron registrados en las célebres listas que confeccionó Diego Lüters, mano derecha del extitular de la Unidad Gobernador, Diego Correa.

Con marchas y contramarchas por dificultades en el audio de la reproducción de la declaración  realizada por Diego Luters en septiembre del año pasado, continuó ayer miércoles la exposición de pruebas por parte de los fiscales Alex Williams y Omar Rodríguez en el juicio oral por la causa “Embrujo”.

Los problemas técnicos llevaron a las partes y los jueces a definir si se tenía en cuenta solo el audio o se reproducía la filmación que queda como registro soporte en cada una de las audiencias. La declaración de Luters se prolongó por poco más de dos horas en la continuidad del juicio que comienza a atravesar la etapa final en cuanto a las pruebas testimoniales y la inspección ocular en las propiedades adquiridas por la asociación ilícita investigada.

Con su declaración Luters intentó aliviar su situación pero comprometió más la situación de quien es considerado para los fiscales el “cerebro” de esa asociación ilícita. Además reforzó con datos concretos la hipótesis de los fiscales respecto de la forma y el mecanismo usado para hacerse de fondos públicos mediante la creación de empresas y las posteriores acciones para lavar el dinero mediante proyectos inmobiliarios, compra de vehículos, terrenos,  construcción de casa y de departamentos. La exposición fue realizada antes de la audiencia preliminar, frente al juez Sergio Piñeda que garantizó la legalidad de la investigación. Fue el 9 de septiembre del año pasado, pocos días antes de que los fiscales presenten la acusación.

La seguridad de Luters

A tal punto Luters comprometió a su ex jefe que, el juez Piñeda le pidió a la Policía provincial que refuerce sus condiciones de seguridad en el lugar donde está detenido previniendo algún tipo de represalia por parte de Correa, ex titular de la Unidad Gobernador durante el tercer mandato del extinto Mario Das Neves.

En su momento, para el fiscal Rodríguez lo declarado por Luters, favoreció la posición de los fiscales. Esa postura se mantuvo a lo largo del tiempo al punto tal que fue expuesta como prueba en la continuidad de la audiencia, ayer miércoles. “Los dichos de Luters nos deja tranquilos, porque siendo la sombra de Diego Correa, ratificó todo lo que hemos investigado estos seis meses. Una cosa es haber declarado con este nivel de detalles en el inicio de la investigación, y otra cosa es hacerlo ahora. Con sus dichos solo ha ratificado lo que hemos averiguado en estos seis meses”, dijo Rodríguez oportunamente.

Lüters centró gran parte de su declaración en la relación con Correa, a quien lo acusó de ser «obsesionado», «controlador» y que manejaba todo, directamente con el fallecido gobernador Mario Das Neves. En otra parte de su declaración, apoyado en anotaciones que traía en un cuaderno,  dijo que «Correa me hacía chistes por la cantidad de plata que yo manejaba en el Banco del Chubut», donde era empleado. «Correa me dijo que me iba a tirar unos mangos por mes. En el último tiempo eran 30 mil pesos que él mismo me daba, sin ningún recibo”, aseguró.

Obsesión

«Cuando ingresé al Gobierno conocí a un Correa obsesionado por controlar todo. Él decidía con una equis o un tilde quien cobraba los viáticos». Más adelante señaló que «ante el gobernador Das Neves yo no opinaba ni hablaba porque sentía que su relación era con Correa. Diego me tenía prohibido apagar el celular. Era de lunes a lunes las 24 horas en la Unidad Gobernador», recordó.

También habló del carácter personal de su jefe: «Correa se ponía agresivo y maltrataba cuando no se hacía lo que él quería. Si los zapatos del gobernador no estaban lustrados, era mí culpa. Para Correa, todo lo malo era mí culpa. Mi trabajo en Casa de Gobierno no era opinar ni pensar. Era hacer lo que Correa me pedía», sentenció.

Las declaraciones en su momento de Luters, incluyeron datos relacionados con la causa “Revelación”, otra de las investigaciones efectuadas por la Unidad Anticorrupción del Ministerio Público Fiscal del Chubut.

“Empresa familiar”

En la audiencia de ayer miércoles por la tarde, también declaró el contador Facundo Cúneo, en carácter de testigo de la defensa técnica del imputado Federico Gatica. A instancias de lo consultado por el defensor particular Javier Romero, Cúneo se refirió a los movimientos contables que realizaba la empresa Mezeta Consulting, ratificando que era propiedad de Federico Gatica (en un 90%) y su hermano Martín Gatica (en un 10%) y que se trataba de “una empresa familiar”.

Para hoy jueves se espera que los jueces y las partes,  visiten una a una las propiedades del grupo investigado, entre ellas una vivienda y dúplex en Playa Unión, un complejo médico a medio construir en Rawson, además de chacras y terrenos en Trelew.

La casa de dos plantas en la calle French 991, fue valuada en 8.600.000 pesos. Tiene 300 metros cuadrados, tres habitaciones con sus respectivos baños, una de ellas en suite, quincho y piscina.

Aledaños a esa vivienda se construyeron tres departamentos para alquilar. Uno de ellos, de 126 metros cuadrados fue valuado en 3.100.000 pesos y los otros dos restantes (80 metros cuadrados) en 2.100.00 cada uno.

Los seis terrenos adquiridos en Lago Puelo tienen un costo total de 6.720.000 pesos.

En Trelew el grupo adquirió una chacra valuada el año pasado en 2.800.000 pesos y dos lotes de  1.600.000 pesos uno de ellos y el otro de 1.400.000 pesos.

Según el tasador contratado por los fiscales que investigaron el caso, esos montos se incrementaron en un 59 % por las sucesivas devaluaciones del peso argentino. Por ello el monto total a marzo del año pasado de 28.420.00 pesos, asciende a precios actualizados a casi 45 millones de pesos.

Antonio Zorrilla es propietario de una inmobiliaria de Rawson y confirmó que el sueldo de Correa al frente de la Unidad Gobernador en el año 2017 era de solo 30.000 pesos y que resultó insuficiente para ser garantía de un departamento en Playa Unión por un costo mensual de 15.000 pesos. Lo narrado por Zorrilla también comprometió a otra de las imputadas, Daniela Souza.

Contó que Souza en abril del año 2016 se acercó a su inmobiliaria con intenciones de alquilar un departamento en una de las mejores zonas de Playa Unión, a muy pocos metros del mar en el complejo El Alamo. El valor del alquiler era de 15.000 pesos y que, por presentar un recibo de sueldo de la empresa Dual Core de 20.000 pesos, se le pidió una garantía. Fue allí que Souza llevó el recibo de sueldo de Correa que al frente de la Unidad Gobernador; cobraba 30.000 pesos mensuales. También resultó insuficiente hasta que apareció Cristian Eguillor, con un sueldo acorde a los requisitos de la inmobiliaria. «Ella venía personalmente a la oficina a pagar el alquiler. Siempre Souza pagó en tiempo y forma. Finalmente desocupó el departamento en febrero de 2018», dijo Zorrilla en coincidencia con el avance de la investigación para esta última fecha.

EVENTOS Y FIESTAS

También declaró Carolina Sartaja, una empleada de la Municipalidad de Puerto Madryn dedicada también al protocolo y el ceremonial. Dijo haber sido convocada personalmente por Diego Correa para trabajar en eventos, como por ejemplo fiestas populares o fiestas privadas. La empresa tenía sede en la calle Ameghino de Trelew. Estuve en el lugar pero nunca se hizo ningún evento.

También declaró el comisario inspector Carlos Cerdá, a cargo a fines del año 2017 de las cámaras de monitoreo que refuerzan la seguridad en Rawson. Confirmó que el imputado Rubén «Bedo» Reinoso le preguntó si había cámaras de seguridad detrás de casa de Gobierno. Agregó que el pedido fue entre noviembre y diciembre del año 2017 y que el encargo lo hizo Diego Correa, por entonces al frente de la Unidad Gobernador. El oficial de Policía afirmó que es amigo de la infancia de Reinoso y destacó también haber visto la camioneta Hyundai H1 cerca de casa de Gobierno.

Sobre el final de la segunda semana del juicio oral y público en la causa “Embrujo” en la que se encuentran 12 personas imputadas entre particulares y ex funcionarios públicos del Chubut, se exhibieron en el debate comunicaciones que para los fiscales que investigaron el caso, son reveladoras de  la forma que operaba la asociación ilícita para hacerse de dineros públicos mediante la creación de empresas, para luego gastarlos en viajes o invirtiendo en  vehículos, terrenos, emprendimientos turísticos, edificios y proyectos de consultorios médicos.

Guillermo Figueredo es uno de los profesionales del Equipo Técnico Multidisciplinario del Ministerio Público Fiscal del Chubut. Comparte su trabajo en el mismo espacio físico donde también desempeña sus funciones el contador José Velázquez, otro de los testigos importantes del Juicio por haber sido el que halló las primeras irregularidades y sospechas tras la denuncia realizada en la Fiscalía de Rawson por parte de diputados provinciales  del Frente para la Victoria.

Secuestros

La tarea de Figueredo fue la de analizar las computadores y los teléfonos celulares secuestrados en la investigación. Unos 30 teléfonos celulares y más de 70 aparatos de computación, discos rígidos, pen drive, entre otros elementos de almacenamiento de datos.

Luego los fiscales Omar Rodríguez y Alex Williams seleccionaron las informaciones obtenidas según las hipótesis de la investigación, el devenir de la misma y las distintas ventanas que se fueron abriendo que incluso permitieron originar nuevas causas penales con nuevos y en algunos casos reiterados imputados.

Por ejemplo Diego Correa sindicado por los fiscales el jefe de la asociación ilícita y el cerebro de los hechos ilegales producidor a partir del poder que le daba estar al frente de la Unidad Gobernador durante las gestiones del fallecido ex gobernador Mario Das Neves.

Las conversaciones son de las más variadas. Significó un año y medio de tiempo para que el equipo de fiscales escuche el abultado material, seleccionarlo y ubicarlo según la hipótesis de investigación, roles de los integrantes de la asociación ilícita y el análisis de las maniobras

La tarea de Figueredo fue la de extraer la información mediante moderno equipamiento de tecnología forense para esos tipos de elementos secuestrados. En la mayoría de los teléfonos y computadoras secuestradas, se había borrado la información.

Los pintores de la casa de Playa Unión

“En un solo elemento se pueden encontrar unos dos millones de registros y en los allanamientos se secuestraron más de 100 teléfonos, computadores, discos rígidos y otros elementos de almacenamiento de datos”, dijo Figueredo a manera de dimensionar el volumen de la información que debió extraerse y analizarse.

Entre los mensajes de texto reproducidos, sobresalió un audio en el que con un tono imperativo Diego Correa se dirige a Diego Luters pidiéndole que “le pregunte a “Tato” si llevó a los pintores de Dual Core” a la casa de la Playa Unión. “Que trabajen porque a los sueldos se los pago yo”, culminó Correa en el mensaje de audio que relaciona a varios de los imputados.

También se reprodujeron diálogos entre “Tato” Ramón y Diego Luters para que el primero le pase presupuestos para obras de reparación de viviendas oficiales a nombre de “Concretando” a fin de disimular una falsa competencia con Dual Core, resultando esta última adjudicada finalmente.

Refieren a movimiento de materiales con mensajes entre Diego Correa y los responsables de los  corralones donde vendían materiales para la casa de Playa Unión, mensajes entre “Tato” Ramón y Diego Correa relacionados con la auto adjudicación de las obras, además de comunicaciones entre el médico Juan Blasco, Diego Luters, Sandro Figueroa  y Diego Correa por la construcción del edificio de consultorios.

Fotos

Figueredo también exhibió fotos de presupuestos de obras presentadas por Dual Core, planos, creación de cuentas corrientes para la provisión de materiales y el envío de dinero de Luters a Figueroa para los gastos de construcción del edificio del consultorio de la calle Mitre de Rawson.

La jornada de este jueves fue agotadora, en medio además de dificultades para el movimiento de jueces, fiscales y defensores debido a los cortes de ruta. A las 16 horas se decidió que Figueredo continúa el martes con su exposición respecto de más datos y conversaciones extraídos de los celulares y computadoras de los imputados. Será a partir de las 8.30 en la Oficina Judicial de Rawson. Se cree que Figueredo será el único expositor de la jornada.

En la continuidad de la ronda de testigos este miercoles en horario de la tarde en el marco del juicio oral por la causa “Embrujo”, se escucharon testimonios que reforzaron la línea argumental diseñada por los fiscales Omar Rodríguez y Alex Williams, lo cual demostraría las vinculaciones directas entre algunos imputados con las empresas creadas con el solo objetivo de hacerse de dineros públicos y de las acciones posteriores para “blanquear” esos activos mediante la construcción de edificios, compras de autos y terrenos.

El contador Mario Glades era un empleado de Tribunal de Cuentas de la provincia, y socio del imputado Federico Gatica desde el año 2002. Reconoció haber realizado  “por un tiempo” trabajos para la empresa Mezeta Consulting. Los fiscales creen que el vínculo entre Diego Correa y los demás integrantes imputados, con Federico Gatica, fue esa empresa con el objetivo de transformar el dinero presuntamente mal habido, en bienes de capital.

Glades dijo que los socios en la empresa eran Federico Gatica y su hermano. Agregó desconocer a qué se dedicaba la empresa Dual Core y que un balance del año 2016 de la otra empresa creada, Sepat, indicaba que no tenía movimientos.

También declaró Graciela Varas, recepcionista en el estudio contable de Gatica entre los años 2005 y 2018. Dijo no haber visto nunca en ese estudio a la imputada Natalia Mc Leod aunque reconoció que por la empresa Dual Core concurría la también imputada Daniela Souza y por Sepat “creo que Giuliana Mcleod”, dijo la testigo. Afirmó que las tres empresas se asesoraban en el estudio del contador Gatica, que “Daniela Souza iba por esas empresas, al igual que “Tato” Ramón y una vez vi a Diego Correa, que fue a ver Gatica”. Destacó que “con las empresas Sepat y Dual Core «solo tuve una sola reunión, no tuve mucha interacción».

En el mismo  sentido expuso la contadora Florencia Biach, empleada también de ese estudio contable. Dijo no conocer a Correa, “solo por las noticias”, indicó y que “no tuve trato con los imputados” que son defendidos por Gabalachis, en alusión a las hermanas Giuliana y Natala Mc Leod, Sandro Figueroa, y los hermanos Diego y Dario Correa.

Reveló que en marzo del año 2018 cargó las acciones del médico Juan Ignacio Blasco en carácter de socio de Mezeta Consulting pero que “por indicación” de Gatica,  la incorporación de Blasco se puso “en una fecha anterior”. La audiencia proseguirá mañana jueves a las 08:30 hs de la mañana.

En la segunda jornada del juicio oral y público de la causa Embrujo, seis testimonios describieron ayer los nexos, las compras de terrenos, las ventas y los planes del grupo liderado por Diego Correa. Las defensas pidieron la nulidad de las escuchas telefónicas, pero los jueces ratificaron que serán válidas para el juicio.

Ayer declararon el excomisario Juan Carlos Nuñez; el empleado que llevó la operatoria de la venta de terrenos en la cordillera, Nicolás Scandizzo; la extitular de la empresa Dual Core, Luciana Cavalaro; la testigo Claudia Zafaroni; el amigo y exsocio de Correa, Fabián Río; y el arquitecto que hizo la parrilla de la vivienda de Playa Unión, Diego Fernández.

En la audiencia de ayer hubo un extenso debate sobre la validez de las intervenciones telefónicas que serán utilizadas en el juicio como prueba. El abogado Omar López, que defiende a Juan Carlos «Tato» Ramón, fue el primero en poner reparos cuando el primer testigo, el excomisario Juan Carlos Nuñez, salió del guión y comenzó a brindar detalles de las intervenciones telefónicas.

En ese momento, López cortó el relato del excomisario y pidió al juez que se retire para plantear la nulidad del testimonio porque estaba haciendo alusión a temas que no estaban previstos en la grilla que entregaron los fiscales.

Los jueces Alejandro Soñis, Ricardo Rolón y Marcela Pérez no hicieron lugar a la solicitud de López y Núñez retomó su exposición, esta vez con la autorización a hablar sin restricciones, inclusive sobre las escuchas telefónicas.

A partir de ahí, se desató una fuerte discusión entre las defensas y los fiscales sobre la autenticidad y la cadena de custodia de las intervenciones telefónicas a Diego Correa, Natalia Mc Leod, Diego Luthers y Daniela Souza, entre otros imputados.

Las defensas alegaron que no se respetó la cadena de custodia y hasta alegaron que las escuchas «no son las que entregó el Ministerio Público Fiscal».

Los fiscales Omar Rodríguez y Alex Williams describieron cómo es el proceso y sostuvieron que los CD’s que contienen las escuchas telefónicas tienen códigos de seguridad únicos.

Frente a este dilema planteado, el Tribunal resolvió rechazar el pedido de nulidad de las intervenciones telefónicas, tomándolas como prueba en el juicio. «No hay posibilidad de que los CD’s sean adulterados», se señaló.

EL RELATO DE NUÑEZ

El hombre designado para la investigación por los fiscales esbozó un extenso relato sobre cómo empezaron a aunar y a entrelazar el accionar de cada uno de los integrantes del grupo.

«Entre el 21 de diciembre de 2017 y el 25 de diciembre de 2017, hicimos todas las presentaciones para tener a disposición las contrataciones entre Dual Core y Sepat con el Estado», graficó Nuñez. «En nuestra base de datos no teníamos que Mc Leod, Souza y Correa tenían un pasado de grandes empresarios de la construcción», sintetizó el excomisario, con respecto a las estructuras societarias de Dual Core y Sepat.

Además, consideró esenciales algunos de los allanamientos como el de la casa de los padres de Luthers, donde secuestraron la famosa planilla con pagos a funcionarios y exfuncionarios del Gobierno. «A través de la lista de Luthers dimos con la chacra que habían comprado en Trelew», remarcó Núñez, quien agregó que «del bolso de Luthers encontramos los proyectos en Pirámides, en el Parque Industrial de Trelew, donde dejaron un contenedor y el terreno en Las Golondrinas».

MASSONI, CLAVE EN EL APORTE DE DATOS

El ministro Coordinador de Gabinete, Federico Massoni, fue quien brindó información sobre la oficina de Playa Unión que pertenecía al Ministerio de Infraestructura y una segunda dirección que derivó en datos esenciales sobre la empresa Mezeta Consulting de Federico Gatica.

El excomisario Juan Carlos Núñez, recordó que Massoni fue un hombre que aportó datos certeros que permitieron generar avances en la investigación.

«Hay otro momento en la investigación que sucede una semana después de las detenciones, fue aproximadamente el 15 de marzo, cuando me llamó Massoni para decirme que había un lugar que no sabía a quién pertenecía, pero suponía que era la oficina donde trabajaba Sandro Figueroa», destacó Núñez.

En el allanamiento a esa oficina que pertenecía a Infraestructura, surgió documentación valiosa para la investigación y aparecieron chequeras en blanco con la firma de Mario Das Neves, que ya había fallecido en octubre de 2017.

SEIS LOTES POR $ 60.000 CADA UNO

Otro de los testigos fue Nicolás Scandizzo, ciudadano que reside en El Bolsón, Río Negro, y que trabajó en la escribanía que le vendió seis lotes en la cordillera a la empresa Dual Core. «Nuestros lotes estaban publicados para la venta, recibí muchos llamados, entre ellos alguna de las personas que está presente acá. Recibimos una oferta, se negoció el tema del precio, nosotros queríamos un poco más. Le pedí a la Escribanía que, si había un interesado, le tomen la reserva», argumentó Scandizzo.

«Los lotes los vendimos por 60.000 pesos a cada uno y la que firmó fue una mujer en representación de una empresa, que era Dual Core. El nombre de esa mujer es Daniela Souza», concluyó Scandizzo.