Tag

Embarazo

Browsing

El aberrante hecho de abuso sexual infantil se conoció el miércoles pasado, cuando un padre descubrió que su nena, de 12 años, había sido violada y estaba embarazada. El hombre denunció penalmente a su cuñado -hermano de su novia- como autor del abuso, sin embargo hasta el momento el presunto abusador no está detenido.

El fiscal general de la Agencia de Delitos Sexuales, Martín Cárcamo explicó el jueves que con intervención del Servicio de Asistencia a la Víctima y Asesoría de Familia, la nena decidió interrumpir el embarazo de manera voluntaria, de manera que la ILE se estaría llevando adelante la próxima semana en el Hospital Regional, teniendo en cuenta que en Chubut está fijado por la que cuenta con una Guía Técnica mediante Resolución Ministerial desde el año 2010.

En este marco, Cárcamo detalló a Crónica que “ayer (por el miércoles) se hicieron una serie de estudios y una ecografía determinó que la nena tenía 9 semanas de gestación, de manera que se hizo una intervención multidisciplinaria y multisectorial porque el derecho a la salud es el más importante en este momento y las determinaciones que se tomen allí van a incidir”.

Asimismo, dijo que una vez que se lleve adelante el proceso podrán tomarse muestras para pericias de ADN y, en la medida en que se pueda, la psicóloga forense comenzará a trabajar con la víctima para poder tener mayor información para imputar el hecho.

No hay detenidos 

Respecto a la decisión de no avanzar por el momento sobre la detención del presunto autor, el fiscal explicó que hasta ahora no cuentan con la totalidad de los elementos de prueba para la acusación porque está incompleta la información. “Aún no se determinó si fue un hecho que terminó resultando en el embarazo o hubo varios hechos antes o después de esto; cuando la víctima esté en condiciones de afrontar la intervención con la psicóloga vamos a tener más precisiones. En base a ello no podemos pedir la detención porque no voy a poder contar con todos los elementos para poder acreditar justamente todas las circunstancias”, manifestó.

«No queremos detener a alguien para tener que liberarlo 48 horas después; para formalizar la imputación hay que saber bien cómo ocurrieron los hechos para fijar la medida de coerción porque la expectativa de pena es muy alta. Si fue un único hecho la pena va de 8 a 20 años de prisión; si son más hechos se van sumando, si fueron tres hechos iría de 8 a 60 años”, dijo Cárcamo a Diario Crónica.

Con respecto al caso, el fiscal manifestó que suponen que los abusos se dieron mientras la menor iba de visita a la casa del padre dado que reside con su madre, y con el hombre tenía un régimen de visita regular y periódico. “Mantuve una comunicación con el padre explicándole esta circunstancia para que pudiera tener tranquilidad y certeza de que finalmente se va a concretar la imputación, pero hoy es más importante privilegiar la salud de la víctima”, concluyó.

El fiscal Martín Cárcamo señaló que el abuso con acceso carnal fue cometido en el ámbito intrafamiliar y que el embarazo es consecuencia del aberrante episodio. Este martes fue radicada la denuncia que consta de un episodio de abuso cometido contra una menor de 12 años, que se encuentra cursando un embarazo de 20 semanas de gestación en consecuencia del hecho.

“Se trata de un abuso sexual con acceso carnal ocurrido en el ámbito intrafamiliar. La víctima es una menor de 12 años, y producto de esa agresión sexual la menor se encuentra cursando un embarazo de unas 20 semanas de gestación”, expresó el fiscal Martín Cárcamo.

La menor se había presentado en el Hospital Regional junto a su padre por un cuadro de descompostura, y allí los profesionales determinaron tras varios estudios que la causa de sus malestares era un embarazo de 20 semanas de gestación. Fue allí cuando la menor relató lo sucedido, señalando a un hombre de 22 años como el hombre que la abusó, quien sería el hermano de la pareja actual de su padre.

Asimismo, indicó que hay una persona sindicada como autor del hecho, perteneciente al grupo familiar de la víctima, que no se encuentra detenida pero que “cuando se reúnan elementos de prueba suficientes se concretará la imputación y las medidas correspondientes”.

Por último, el fiscal mencionó que luego de poner a disposición las redes de contención necesarias para la víctima y avanzar con la causa, la menor podría optar por la interrupción del embarazo.

“Se dio intervención a la Fiscalía de Familia, para asegurar que los derechos que tiene como sujeto de Derecho menor de edad y que pueda tomar una decisión personal de decidir de continuar con la gestación o no del embarazo, con independencia de lo que puedan opinar los padres”, finalizó.

Brasil restringió hoy los mecanismos que tenían las mujeres violadas para poder interrumpir el embarazo no deseado, al emitir una resolución por la cual los médicos deben notificar el aborto a la Policía y ofrecer a las víctimas la opción de realizarse una ecografía para ver al feto o al embrión.

Así lo determina una resolución publicada en el Diario Oficial de la Unión de este viernes por el ministro de Salud de Brasil, general Eduardo Pazuello, que forma parte del reclamo del ala evangélica comandada por la ministra de Mujeres, Derechos Humanos y Familia, la pastora Damares Alves.

En Brasil está permitido el aborto a las mujeres víctimas de violación, con embarazos con riesgo de vida para la madre o con fetos con anancefalia, pero el gobierno de Jair Bolsonaro cambió la normativa impuesta en 2005, por la gestión de Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010), que liberaba a los médicos de avisar a la policía del procedimiento.

La nueva resolución dice que se pretende «garantizar a los profesionales de la salud seguridad jurídica para realizar el procedimiento», y obliga a las mujeres a firmar un consentimiento sobre los riesgos y molestias que pueda generar la intervención.

La resolución ocurre dos semanas después de un escándalo a nivel nacional con el aborto realizado en Recife, Pernambuco, a una niña de 10 años que desde los 6 era violada por su tío, con el que vivía.

Grupos bolsonaristas fueron al hospital a amenazar a los médicos y se enfrentaron, sin violencia, con entidades feministas que defendían la interrumpción del embarazo.

Las entidades de defensa de los derechos de la mujer fustigaron la resolución del ministerio.

«El servicio público del aborto legal ahora se transforma en una comisaría de la policía, crea una serie de barreras e ideologiza la ciencia buscando amedentrar a las mujeres que buscan el aborto», afirmó Debora Diniz, del Instituto Anis Bioética, uno de los mas respetados de Brasil.

Nadia Riveros continúa internada tras el ataque que sufrió en Isidro Casanova. La UFI N° 3 de La Matanza ordenó analizar el cuerpo de la criatura por nacer para determinar la causa de la pérdida del embarazo.

Romina Alejandra Rivero tiene 40 años, es madre soltera, oriunda de Isidro Casanova. Recibe el Ingreso Familiar de Emergencia. Tiene dos hijos, uno de once, otra de 22, Nadia Belén. No puede acompañar a su hija, internada en el Hospital Paroissien. Romina está vendada, sin poder caminar. Recibió un tiro en la pierna derecha cuando fue baleada en un intento de robo el 13 de agosto, una bala que entró por su pantorrilla y salió por el talón, una herida grave, de un dolor casi extremo.

Nadia estaba junto a ella, embarazada de cinco meses, estudiante de manicuría y barbería, sin trabajo por la pandemia. En ese mismo robo, la joven fue golpeada sin piedad por los ladrones, mientras gritaba por su panza.

Tras el ataque, cinco días después, Nadia perdió el bebé, la nieta de Romina. “Iba a ser una nena”, le dijo Romina a Infobae: “Se iba a llamar Catalina”.

“Mi hija ahora está destruida, muy triste. Necesita contención y no quiere hablar con nadie. La acompañaremos para que se recupere lo antes posible. No tiene mucha relación con el padre de la nena”, aseguró Romina: “La situación del barrio es muy compleja. Está todo muy picante, mucha inseguridad”.

“Todo pasó cuando recién llegaba del trabajo”, contó Romina, mientras recuerda el robo: “Estaba haciendo prácticas porque estaba por entrar en un centro de salud cuando me llama mi hija y me dice que no se sentía bien. Me cambié, me preparé para ir a buscarla. Cuando voy a buscarla mi hermano me dice que me pasaba a buscar en el auto y luego íbamos por Nadia para llevarla al hospital. Le mandé un mensaje a Nadia para que estuviera lista y saliera, pero ese mensaje nunca le llegó. Entonces llegamos y como no estaba, empezamos a dar vueltas por la manzana. Después salió, y cuando subió al auto nos abordaron las tres personas”.

Así, los ladrones se repartieron la tarea: “Uno fue con mi hermano, el otro me apuntó en la cabeza y el otro sacó y golpeó a Nadia. Fue ahí que ella le pegó una patada. En ese momento, ella ya tenía la cabeza cortada. Después uno de ellos se puso nervioso, como loco, y pegó tres tiros contra el piso. Uno de los balazos entró por el gemelo y salió por el talón”.

Romina agradece su suerte, que el tiro no tocó sus nervios o sus huesos. El miedo sigue: “Te da hasta miedo de salir a dar una vuelta. Llegaron a llevarse mi billetera, mi DNI. Esperamos que los agarren pero por ahora no sabemos mucho. Sé que eran tres hombres muy jóvenes. Tenían la cara descubierta, sin barbijo, pero en ese momento no llegué a verlos”.

Mientras tanto, el mismo Hospital Paroissien será el lugar donde se realizará la pericia clave del caso, que ya fue ordenada por la UFI N° 3 de La Matanza que investiga el caso a forenses que podrán ser de una fuerza de seguridad o del hospital mismo: el estudio histopatológico y anatomopatológico al cuerpo de la bebé por nacer.

El análisis determinará, según fuentes de la causa aseguraron a Infobae, el nivel de desarrollo del feto al momento de la pérdida del embarazo, si, precisamente, el embarazo fue interrumpido por la fuerza de los golpes que Nadia recibió o por otros motivos relacionados a su propia salud. Si se confirma que el embarazo fue perdido por la violencia del robo, entonces, las posibilidades para los delincuentes se oscurecen. Podrán ser, por ejemplo, imputados del delito de homicidio en ocasión de robo, o por el aborto mismo.

La imputación, por lo pronto, y de cara a las pruebas, no está definida, algo que ocurrirá cuando los imputados sean detenidos, explican fuentes judiciales. Lo cierto es que la causa se mueve. Más allá del pedido de pericia en el Paroissien, Bianchi comienza con las primeras tareas de su investigación.

La Justicia de Brasil autorizó que una niña de 10 años realizara una interrupción del embarazo después de haber sido violada por un familiar, procedimiento al que la pequeña fue sometida la noche de este domingo pese a los intentos de activistas conservadores por evitar el aborto.

En la decisión, el juez Antonio Moreira Fernandes, del Tribunal de Justicia del estado de Espíritu Santo, determinó que “se realice el inmediato análisis médico con relación al procedimiento de mejor viabilidad para la preservación de la vida de la niña”, ya fuera por “el aborto o interrupción de la gestación por medio de parto inmediato”. En Brasil, el aborto solo está permitido en casos de violación, si la gestante corre riesgo de vida o cuando el feto presenta anencefalia.

Sin embargo, el caso causó conmoción en Brasil y reabrió el debate sobre la despenalización de la interrupción voluntaria del embarazo en el gigante sudamericano, que cuenta con una de las legislaciones más duras del mundo.

Para su decisión, obtenida por los diarios A Gazeta y Globo, el magistrado tuvo en cuenta el deseo de la menor de no proseguir con el embarazo y concluyó que “la voluntad de la niña es soberana, aunque se trate de incapaz”. Moreira Fernandes destaca en el documento que, durante una consulta de la Asistencia Social con la niña, al ser citado el embarazo, la pequeña se “agarra a un oso de peluche”, “entra en profundo sufrimiento, grita, llora” y “apenas reafirma no querer” seguir con la gestación.

La niña llegó a ser ingresada este domingo en un hospital de la ciudad de Vitória, la capital regional de Espíritu Santo (sureste del país), para la interrupción del embarazo, pero tuvo que ser trasladada al estado de Pernambuco después de que un equipo médico rechazara realizar el procedimiento.

La menor finalmente pudo interrumpir su gestación al caer la noche en un centro médico de Recife, la capital de Pernambuco, en el nordeste del país.

Pese al intento de las autoridades de mantener bajo sigilo el centro médico donde tendría lugar el procedimiento, decenas de manifestantes pro y contra el aborto acudieron al hospital. Cerca de una veintena de religiosos sostenían pancartas contra el aborto y recibieron al médico que trataría a la paciente bajo gritos de “asesino”. También, algunos acusaban a la propia niña de asesina, según testimonios locales.

“Vine alzar la voz y apoyar quienes militan por la vida, por el derecho de existir, de venir al mundo”, dijo a Efe el arquitecto Heitor Carvalho, quien agregó que “la vida es un valor innegociable”, sin hacer mención a los derechos de la niña.

Algunos de los activistas incluso intentaron irrumpir en las instalaciones médicas, pero agentes de la policía impidieron y reforzaron la seguridad en el local.

A través de la Asignación por Embarazo para Protección Social y la Asignación Familiar por Prenatal, la ANSES acompaña a las familias con un pago mensual que se realiza, en el caso de la Asignación por Embarazo, desde las 12 semanas de gestación y hasta el nacimiento; para la Asignación Familiar por Prenatal, a partir del inicio del embarazo y hasta el nacimiento.
La Asignación por Embarazo la perciben mujeres desocupadas, trabajadoras informales con ingresos iguales o inferiores al Salario Mínimo, Vital y Móvil (SMVM), Monotributistas sociales, trabajadoras de servicio doméstico registradas y las que se encuentren inscritas en alguno de los programas Hacemos Futuro (Argentina Trabaja y Ellas Hacen), Manos a la Obra o Programas del Ministerio de Trabajo, siempre que su cónyuge o conviviente se encuentre bajo la misma situación.

La Asignación por Embarazo la perciben mujeres desocupadas, trabajadoras informales con ingresos iguales o inferiores al Salario Mínimo, Vital y Móvil (SMVM), Monotributistas sociales, trabajadoras de servicio doméstico registradas y las que se encuentren inscritas en alguno de los programas Hacemos Futuro (Argentina Trabaja y Ellas Hacen), Manos a la Obra o Programas del Ministerio de Trabajo, siempre que su cónyuge o conviviente se encuentre bajo la misma situación.

En tanto, la Asignación Familiar por Prenatal es para trabajadores en relación de dependencia, Monotributistas (entre categorías A y H), titulares de la Prestación por Desempleo, quienes se encuentren cobrando por una Aseguradora de Riesgos del Trabajo (ART) o beneficiarios de la Pensión Honorífica de Veteranos de Guerra del Atlántico Sur.

Según el caso, se podrá acceder al pago completo de una de estas dos asignaciones antes mencionadas presentando ante la ANSES el Formulario PS 2.67Solicitud Asignación por Embarazo para Protección Social (Embarazo), o bien, el Formulario PS 2.55DDJJ Novedades Unificadas SUAF (Prenatal). Para ambas prestaciones, el rubro de los datos médicos puede ser reemplazado por el certificado médico donde conste nombre, apellido y DNI de la embarazada, fecha probable de parto y tiempo de gestación, fecha de emisión con nombre, apellido y sello del médico o Licenciada/o en Obstetricia.

Para percibir la Asignación por Embarazo la documentación debe ser presentada desde la semana 12 de gestación y con anterioridad al nacimiento o interrupción del embarazo. Para la Asignación Familiar por Prenatal, la documentación debe presentarse entre el tercer y sexto mes cumplido de gestación, ya que si se realiza con posterioridad solo se cobrarán los meses que resten, y si se presenta después de producido el nacimiento no corresponderá percibir ningún mes.

Es importante tener en cuenta que, si el cobro lo solicita la pareja de la mujer embarazada, deberá acreditar la relación presentando también el acta de matrimonio, unión civil o certificado de convivencia.

Durante el Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (ASPO), ambos trámites pueden llevarse a cabo mediante la modalidad de Atención Virtual en www.anses.gob.ar, indicó Red 43.

El nacimiento de un bebé con coronavirus hizo despertar las alarmas en el mundo de la ciencia. Su madre estaba infectada con Covid-19.

El nacimiento de un bebé con coronavirus alarmó a la comunidad científica al descubrir que el contagio había sido durante el embarazo.

Una joven de 23 años que contrajo el virus en el tercer trimestre de embarazo fue sometida a una cesárea de urgencia en un hospital de París.

Según un estudio publicado por Nature Communications, este podría ser el primer caso documentado de contagio de Covid-19 durante la gestación.

Esto sucedió en el mes de marzo, y los especialistas no descartan, después de las pruebas realizadas, que el virus podría haber pasado de la sangre de la madre a la placenta, y de ahí al bebé.

“Hemos demostrado que la transmisión de la madre al feto es posible a través de la placenta en las últimas semanas de embarazo”, sentenció el autor principal del estudio, Daniele De Luca.

De Luca, del hospital Antoine Béclère de Clamart, también explicó que hasta el momento no se habían conseguido pruebas fehacientes de que este tipo de contagios pudiera ser posible.

Por otra parte, a pesar de confirmar este tipo de transmisión, aseguraron que es “muy poco frecuente” entre los contagiados. En ese sentido, concluyó cómo fueron los exámenes realizados para poder demostrarlo, y qué era lo que les faltaba hasta este entonces.

“Había que analizar la sangre materna, el líquido amniótico, la sangre del recién nacido, la placenta, etcétera. Reunir todas estas muestras durante una epidemia con emergencias en todas las direcciones no fue fácil. Por eso se sospechaba, pero faltaba demostrarlo”, señaló Radio Mitre.

La mayoría de las embarazadas infectadas por el nuevo Coronavirus pasaran la enfermedad de forma leve o asintomática, y la neumonía no parece ser más grave que en el resto de pacientes, según se desprende del nuevo documento científico-técnico sobre el Covid-19 publicado por el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar de España.

Así, y tras revisar los estudios publicados hasta la fecha, el departamento que dirige Salvador Illa concluye que la infección madre-hijo se produce de forma mayoritaria por contacto directo, si bien reconoce que hay evidencias de transmisión vertical, lo que hace que esta vía sea también posible.

Además, se han observado complicaciones durante el embarazo en mujeres que presentaban infección por el nuevo Covid-19, pero no se ha podido discernir si se debían a la presencia del virus o a complicaciones propias del embarazo.

En este sentido, el Ministerio de Sanidad explica que la infección perinatal por el nuevo coronavirus puede estar acompañada de efectos adversos sobre los recién nacidos, si bien avisa de que «tampoco está claro» si estos efectos son diferentes a los observados en la población general. «En principio la infección no se transmite por lactancia materna a través de la leche materna, pero sí por el contacto piel con piel», se detalla en el informe.

El documento, denominado «Recomendaciones para la atención de embarazadas y recién nacidos en contexto de pandemia», asegura que aunque existen datos escasos sobre el impacto del Covid-19 durante el embarazo, “los riesgos de enfermedad grave en la embarazada parecen ser similares a los de la población no gestante”.

Tampoco se ha demostrado que exista una relación entre el coronavirus y el parto prematuro y los estudios realizados sobre recién nacidos (RN) infectados reportan “enfermedad leve en todos ellos”, consignó la información oficial.

El informe fue confeccionado con la colaboración de médicos neonatólogos, coordinado desde la Fundación para la Salud Materno Infantil (Fundasamin), con participación de doctores y enfermeras de la Sociedad Argentina de Pediatría, hospitales y sanatorios de distintas partes del país; y publicado en la página del Ministerio de Salud.

Además, el texto destaca que “el contacto piel a piel inmediato en el momento del nacimiento no parece aumentar el riesgo de enfermedad para el recién nacido”.

Otro punto importante del informe remarca que los beneficios de la lactancia materna “superan los eventuales riesgos, aun en el caso de lactancia directa, siempre que se respeten los cuidados de contacto y aislamiento por gota”.

“Aun con políticas de restricción de visitas, se permitirá la presencia de una persona sin infección, ni sospecha de Covid-19, elegida por la gestante como acompañante, tomando en consideración que la persona sea menor de 60 años y no posea enfermedades preexistentes”, señala el documento.

El médico pediatra y neonatólogo, Néstor Vain, vicepresidente de Fundasamin y responsable de neonatología de los Sanatorios Trinidad, explicó a Télam que el informe surgió a raíz de la inquietud de distintos profesionales sobre cómo se debía proceder en atención de embarazadas y recién nacidos.

“No agrava la enfermedad el hecho de estar embarazada”, dijo Vain, y argumentó que el impacto cuando una mujer se enferma de coronavirus embarazada sería el mismo que si ella misma no tuviera embarazo.

En la misma línea, el especialista sostuvo que “esta epidemia no le hace nada mal a la embarazada” y remarcó que cuando llega el momento del parto por más que la mujer tenga Covid-19 o sintomatología posible “se le debe autorizar estar acompañada en el momento del nacimiento por una persona que sea de bajo riesgo”.

“No parece ser que esta enfermedad afecte a los recién nacidos con una frecuencia que valga la pena tener en cuenta”, agregó el experto y explicó que si un bebé tiene el virus pudo haber sido transmitido por contacto físico con su madre porque hasta el momento no se comprobó que pase la placenta o la leche materna.

Asimismo, explicó que con los cuidados sanitarios necesarios para la protección de ambos, tanto la madre como el bebé, y si el chico está sin síntomas clínicos y la madre lo suficientemente bien, “va a estar aislada con su bebé tratando de mantener la cuna a dos metros, pero lo va a poder amamantar de manera directa a diferencia de lo que ocurría hasta el 30 de marzo”.

“Esto va a hacer que el éxito de la lactancia materna tenga muchísimas más chances de ocurrir que si los hubiéramos separado”, concluyó.

Por su parte, Oscar Di Siervi, jefe de Neonatología de Fundación Hospitalaria, realizó algunas recomendaciones.

Sobre las embarazadas y el control de su bebé, advirtió que «son impostergables porque hay dos vidas bajo la supervisión del obstetra». «Hay que hacer el seguimiento porque puede haber una mujer que en la última etapa del embarazo le suba la presión arterial o que comience a padecer diabetes gestacional, no puede llegar al final del embarazo como si fuera una caja de sorpresa», aseguró.

Agregó que hay que hacer «todo estudio ecográfico. A la semana 21 o 22 se hace un scan fetal, que es una ecografía morfológica del bebé, eso hoy en día es un estándar valioso en medicina fetal y hay que que realizarlo».

Respecto al momento del nacimiento, explicó que «la dinámica actual del evento social que implica un nacimiento ha cambiado».

«Por la situación sanitaria se restringieron las visitas, sólo puede estar la persona designada por la mamá (pareja, esposo, otro familiar) para evitar la diseminación de la pandemia y contribuir al aislamiento; siempre teniendo presente la institución familiar, pero tomando las medidas preventivas necesarias», indicó.

Y respecto a la salida de la clínica, cuando le bebé es llevado a su hogar, agregó que «hay que respetar el lavado de manos, la medida universal preventiva para evitar el contagio y se debe hacer cuando se ingresa al hogar y cuando se va a sostener al bebé».

«Como todavía no hay demasiadas certezas sobre el Covid-19, no se sabe cuánto perdura el virus en las superficies, por lo que también es conveniente el cambio de ropa al volver de la calle», concluyó.

El hecho ocurrió este domingo en el kilómetro 2.984 de la ruta nacional 3, cuando Cecilia Volpi y su marido Damián Redlich se dirigían en su auto desde Tolhuin rumbo a Ushuaia.

La pareja salió del pueblo cuando la mujer comenzó con el trabajo de parto y en el retén montado por Gendarmería Nacional frente al camping «Laguna del Indio», para asegurar la restricción vehicular por el coronavirus COVID-19, le pidieron auxilio a efectivos de Defensa Civil para que los escoltaran hasta la capital de Tierra del Fuego.

El titular de Defensa Civil de Tolhuin, Ricardo Bucarey, declaró a Télam que cuando se acercaron al coche para ver qué había sucedido, la mujer ya había dado a luz en el asiento posterior, sin ayuda de nadie. Mientras su pareja todavía permanecía en el asiento del conductor. «Fue increíble. Los dos estaban emocionados, y nosotros también», indicó

Además, Bucarey agregó: «Los ayudamos desde afuera, dándole indicaciones para que cubrieran al bebé recién nacido que lloraba y parecía en buen estado en los brazos de su madre. Les dimos tranquilidad hasta que llegó el móvil sanitario». Cuando llegaron los médicos al retén por el coronavirus COVID-19 pudieron realizar el corte del cordón umbilical y asistir a la mujer. Luego iniciaron el traslado al Hospital Regional Ushuaia donde fue internada en buen estado, igual que la criatura que resultó ser un varón.