Tag

Elecciones

Browsing

Frente a la multitud que reunió Petroleros Privados en Añelo la semana pasada, el secretario general, Guillermo Pereyra, dio su primer discurso electoral con un único objetivo: seguir manejando las riendas del Sindicato por otro período.

“Hay que preguntarles cuáles son los proyectos, no que el único argumento sea que Pereyra está viejo y por eso hay que sacarlo. Si es así, no hay problema, pero que sea a través del voto de ustedes”, le dijo Pereyra a los casi 10.000 operarios que reunió la semana pasada.

Ni el escenario ni el momento fueron casuales. El gremialista eligió la ciudad más simbólica de los desarrollos de Vaca Muerta y aprovechó la primera “buena noticia” para sus votantes después de varios meses.

El último antecedente electoral del “Caballo” no es para nada alentador. En octubre del año pasado perdió la reelección como senador nacional bajo la bandera del Movimiento Popular Neuquino (MPN), una derrota histórica del partido que gobierna la Provincia desde 1962.

Sin embargo, cuando se trata del Gremio, el sindicalista demostró ser imparable y desde que se subió al trono en 1984, no se bajó más. En 35 años de gestión logró posicionar a Petroleros Privados como el Sindicato del sector más poderoso del país. Hoy representa a Neuquén, Río Negro y La Pampa y, entre todas las localidades contabiliza, cerca de 25.000 afiliados.

“Algunos agoreros andan parando camionetas de turno ofreciendo integrar una lista. Esta gente no es petrolera, compañeros”, aseguró Pereyra.

A mitad del año pasado trascendió una versión que sostenía que Richard Dewey, el actual secretario de Turismo y Deportes del Gremio, era el elegido para reemplazar al Caballo, lo cierto es que el mismo Pereyra lo desmintió horas más tarde.

“Yo ya elegí el lugar donde me van a velar acá en el Gremio, el día que yo me muera que hagan lo que quieran”, bromeó Pereyra en junio del año pasado al ser consultado por Diario Río Negro.

En ese momento, además de su rol al frente del Gremio, cumplía sus funciones en el Senado dónde también presidía la comisión de Minería, Energía y Combustibles.

Hoy, el escenario es otro. Enfocado 100% en su actividad gremial, Pereyra transitará un 2020 arduo en el que la industria tendrá una merma importante en la actividad no convencional y que todavía pelea por recuperar los niveles de agosto.

Como sucede hace años, el sindicalista se encamina a una reelección al frente del Gremio sin una oposición firme más que algunas internas que nunca terminan de tomar vuelo y quedan en la nada.

“No vamos a ponernos en el medio para que no hagan nada, hay que dejarlos, hay que preguntarles cuáles son los proyectos y propuestas, es interesante que participen”, cerró Pereyra.

Los candidatos que sobrevivieron a la instancia del debate son 12 y si bien las encuestan muestran un favoritismo por el ex vicepresidente de Barack Obama, Joe Biden, el proceso de nominación es largo e impredecible.

Biden, un demócrata conservador de 77 años, busca por tercera vez la nominación demócrata, después de haberlo intentado sin éxito en 1988 y en 2008 y se lo considera como un continuador de las políticas de Obama.

Tiene el apoyo de una buena parte de las élites demócratas, aunque su posición se ha debilitado el último año al quedar en el corazón del juicio político contra Trump.

La senadora por Massachusetts Elizabeth Warren, cercana al ala más progresista del partido, siguen siendo una de las principales favoritas para la nominación.

La política de 70 años, ex asesora de Obama en la oficina de Protección Financiera del Consumidor, se ha manifestado a favor de tomar medidas para regular la renta financiera de Wall Street así como para acortar la brecha salarial entre ricos y pobres.

En uno de los últimos debates, se enfrentó al Bernie Sanders, con quien comparte electorado, porque el senador por Vermont le dijo en privado que «una mujer no podía ganar la Casa Blanca», algo que el negó.

Justamente, Sanders, de 78 años, peleó la interna demócrata con Hillary Clinton en 2016. Por entonces estaba en el ala más izquierdista de los demócratas y no tenía expectativas de ganar, pero acumuló un gran número de seguidores.

Su agenda incluye propuestas para ampliar la cobertura médica y para hacer que la educación superior sea gratis.

El ex alcalde de South Bend (Indiana), Pete Buttigieg, un militar retirado, es un moderado que atrae a los votantes jóvenes y progresistas. Tiene 37 años y, de ser elegido sería el presidente más joven del país y el primero en pasar de alcalde a presidente.

En tanto que la ex fiscal Amy Klobuchar, de 59 años, senadora por Minnessota, busca el voto de la clase trabajadora del Medio Oeste del país, con una agenda centrada en mejorar la atención médica, combatir el cambio climático, buscar la justicia económica y la prosperidad compartida.

El ex alcalde de Nueva York (2001-2013), Michael Bloomberg, de 77 años, entró a la carrera presidencial con un mensaje claro: «derrotar a Donald Trump y reconstruir América».

De su lado, Tom Steyer, de 62 años, es un multimillonario de California, donante del Partido Demócrata mediante el financiamiento a organizaciones que promueven causas liberales.

Tulsi Gabbard, de 38 años, hizo historia en 2012 cuando se convirtió en la primera representante hindú en el Congreso de los Estados Unidos.

Mientras que Andrew Yang, de 45 años, es un emprendedor tecnológico graduado en Derecho en la Universidad de Columbia y conocido por su programa de becas para conectar a recién graduados con nuevas empresas.

Una de sus principales propuestas es dar a todos los estadounidense un ingreso básico universal de 1.000 dólares mensuales para abordar la desigualdad económica.

El ex gobernador de Massachusetts Deval Patrick, de 63 años, anunció su candidatura con un video en el que prometió «construir un sueño americano mejor, más sostenible e inclusivo para la próxima generación».

John Delaney, de 56 años, confundó empresas que cotizan en la bolsa de Nueva York, hasta que, en 2012, abandonó el sector privado para conseguir una banca en el Congreso por Maryland.

Entretanto. Michael Bennet, de 55 años, es un moderado que entró a la carrera presidencial el año pasado después de superar una batalla contra el cáncer.

El senador por el estado de Colorado desde 2009 y dijo que entre sus prioridades estará la batalla por el derecho a la atención médica así como también la búsqueda de un crecimiento económico equitativo.

Ante un escenario tan polarizado, la primera cita, en Iowa, será determinante, al igual que los otros tres estados que votan en febrero: New Hampshire, Nevada y Carolina del Sur.

Después del 3 de marzo, el «supermartes» en el que votan 15 estados -entre ellos el más populoso, California- podría haber una pauta de quién tiene más chances de emerger como ganador o ganadora.

La pelea entre los independentistas obligó al presidente regional, Quim Torra, a anunciar la decisión. Todavía no hay fecha.

Cataluña, la región de España que sigue empeñada en independizarse y convertirse en república, vuelve a estar al borde del ataque de nervios: motivado por la crisis interna entre su partido, Junts per Catalunya, y su socio en el gobierno de coalición que formó en 2018, Esquerra Republicana de Cataluña (ERC), el presidente de la Generalitat, Quim Torra, anunció este miércoles que anticipará las elecciones autonómicas aunque aún no le puso fecha.

“Esta legislatura ya no tiene más recorrido político, llega a su final. Esta semana hemos podido constatar que los socios encaramos el camino hacia la independencia de una forma que ha deteriorado la confianza mutua”, dijo Torra en un mensaje que dio desde el Palau de la Generalitat y del cual no sabían nada el vicepresidente, Pere Aragonés, ni el resto de ministros del gobierno que, como su vice, pertenecen a ERC.

Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos
El fin del matrimonio por conveniencia entre Junts per Catalunya y Esquerra estalló el lunes, cuando el presidente del Parlamento catalán, Roger Torrent -de ERC-, aceptó retirarle a Torra su acta de diputado. Fue lo solicitado por la Junta Electoral luego de que el Tribunal Supremo resolviera su inhabilitación por negarse a quitar una pancarta que reclamaba la libertad de los políticos independentistas presos durante una de las campañas electorales para las dos elecciones generales que España celebró en 2019.

La sentencia en contra de Torra no está firme y, aunque el lunes haya perdido su silla en el Parlamento, sigue en su cargo de president de la Generalitat. Sin embargo, el gesto obediente de Torrent hacia la Junta Electoral desató la ruptura en el independentismo.

“La presidencia del Parlament dejó a la intemperie la presidencia de la Generalitat”, dijo Torra apuntándole a ERC.

“Ningún govern puede funcionar sin unidad, sin una estrategia común y compartida en cuestiones fundamentales y sin lealtad entre sus socios”, agregó Torra aclarando que pondrá fecha al adelanto electoral una vez que se aprueben los presupuestos que el vicepresidente Aragonés presentó este miércoles en el Parlamento. Por la crisis política en la que Cataluña está hundida desde hace años, sus cuentas se manejan con los últimos presupuestos aprobados en 2017.

Aunque se veía venir, el funeral de la unidad independentista cuyo certificado de defunción firmó este miércoles el presidente catalán se produce en un momento en el que las relaciones con el gobierno nacional del socialdemócrata Pedro Sánchez parecían aportar una pizca de oxígeno a la agonía catalana: a cambio del apoyo de Esquerra, el partido soberantista con más representación en el Congreso de los Diputados, el jefe del gobierno español había accedido a crear una mesa de diálogo con el gobierno de la Generalitat, había anunciado una reunión con Quim Torra para el 6 de febrero y se mostró abierto a un debate jurídico sobre las penas por sedición, delito por el cual fueron condenados nueve políticos independentistas que están en prisión.

En su mensaje de este miércoles, Torra aseguró que mantiene su reunión con Pedro Sánchez de la semana próxima para “comprobar si está dispuesto a poner fin a la represión y respetar los principios democráticos más elementales”.

Lejos de los discursos de barricada, ERC, el histórico partido independentista, se ha mostrado más conciliador y con intención de negociar con el gobierno nacional. Torra, por el contrario, nunca bajó el tono de su demanda de autodeterminación para Cataluña. “Lo volveremos a hacer”, ha sido una de sus frases de cabecera para referirse a organizar un nuevo referéndum como antesala a una declaración de independencia que, finalmente, conduzca a los catalanes a la república soberana.

Torra, un abogado y editor desconocido, se convirtió en el 131º presidente de la Generalitat en 2018, cinco meses después de las elecciones forzadas a las que Cataluña se vio obligada en diciembre de 2017, luego de que el gobierno nacional interviniera la autonomía por díscola y desobediente del orden constitucional. En octubre de ese año la Generalitat catalana había materializado un referéndum de autodeterminación ilegal y una declaración unilateral de independencia que fueron castigados con el cese del gobierno y la aplicación del artículo 155 de la Constitución española.

Es probable que el adelanto electoral en Cataluña coincida con las negociaciones a nivel nacional para lograr la aprobación de los presupuestos generales del Estado, movida para la cual Pedro Sánchez necesita contar con el apoyo de Esquerra.

Sánchez, que ya vivió en carne propia la caída de su gobierno en 2019 cuando el independentismo catalán le votó en contra, teme por su estabilidad: las elecciones en Cataluña complican el calendario de la Moncloa, que aspiraba a contar con el presupuesto aprobado antes del verano.

“Si no encaramos los desafíos desde la lealtad entre independentistas, la república se irá alejando”, dijo Torra este miércoles en su mensaje.

El ex canciller David Choquehuanca encabezará la fórmula. El líder cocalero Andrónico Rodríguez irá como vice. El anuncio oficial lo hará el ex presidente desde Buenos Aires.

En medio de una fuerte interna en el partido del ex presidente Evo Morales, y después de varias semanas de negociaciones, la dirigencia del Movimiento al Socialismo (MAS) ya decidió que la fórmula para las elecciones del 3 de mayo en Bolivia estará integrada por el ex canciller David Choquehuanca como candidato a presidente, y el líder cocalero Andrónico Rodríguez com vice.

Así lo anunciaron el jueves a la noche los diputados masistas Henry Cabrera y Juan Cala, y Teodoro Mamani, el representante máximo del denominado “Pacto de Unidad”, un conglomerado de sindicatos campesinos.

El hecho de que hayan difundido la fórmula en La Paz, antes del acto programado por Evo Morales con ese objetivo, y que tendrá lugar este domingo en Buenos Aires, demuestra la fricción que hay en el partido del ex mandatario.

La fórmula conjuga las dos corrientes más fuertes. Evo impulsaba a Rodríguez, de 30 años, un hombre muy cercano que se formó con él en la zona cocalera de El Chapare. En cambio otros sectores bolivianos confiaban más como candidato en Choquehuanca (58), indígena aymara que en los últimos meses del gobierno de Morales había comenzado a tomar distancia.

“El ex presidente va a ratificar en los próximos días la decisión. Él no ha elegido, él ha pedido que decidamos en consenso”, explicó Cala, justificando el adelanto. Cabrera, en tanto, aclaró que “son decisiones de los nueve departamentos (provincias), de los sectores sociales que conforman el Pacto de Unidad y la Central Obrera Bolviana y decisiones de sectores sociales que acompañaron a este partido político”.

Evo Morales prevé anunciar oficialmente este domingo la fórmula de su partido para las elecciones bolivianas. /DPA

Mamani, quien representa a campesinos, cocaleros e indígenas de la Amazonia y llanos, adelantó que un grupo de dirigentes viajará a Buenos Aires para comunicarle su decisión al ex presidente Morales, quien se encuentra refugiado en la Argentina desde el 12 de diciembre pasado. Pero remarcó: “Ya estamos con un candidato definido, es el hermano Choquehuanca como presidente, y como vicepresidente el hermano Andrónico Rodríguez”.

La fórmula fue consagrada el jueves a la noche, durante una asamblea nacional realizada en Huanuni, Oruro, y ahora se espera que sea bendecida por Evo este domingo. Se descarta que lo hará, porque ambos candidatos estaban entre los elegidos. Sin embargo, no deja de ser una imposición de los sectores más duros del MAS.

“Representan genuinamente lo que significa la sangre misma y las raíces del pueblo boliviano. Para tomar en cuenta a un candidato hay que ver quien realmente sea parte del pueblo boliviano”, sostuvo sobre los candidatos Betty Yañiquez, otra legisladora que pesa fuerte en la bancada del MAS.

Bolivia irá a las urnas el próximo 3 de mayo, y una eventual segunda vuelta está fijada para el 14 de junio. Diferentes encuestas le asignan al MAS una intención de voto del 20,7%, mientras su inmediato escolta, el ex presidente centrista Carlos Mesa, alcanza el 13,8%. Más lejos se ubican los dirigentes de derecha.

En la asamblea, se renovarán las autoridades liguistas por espacio de dos años.

Javier Treuque, actual presidente, es el único candidato que se ha postulado al cargo.

Treuque, a finales de agosto, sumó un respaldo contundente a su candidatura: Gustavo Sastre.

“El compromiso de Treuque con el fútbol valletano es indiscutible”, expresó Sastre a Jornada en septiembre

“Treuque hizo y hace un trabajo de hormiga. Y por ese trabajo de hormiga, es el secretario general del Consejo Federal. No se llega de casualidad”, comentó. “Eso lo sé bien porque soy asambleísta de AFA. Llegar desde el sur del país a uno de sus cargos no es sencillo”, recalcó.

Rumores opositores

Si bien hubo vagos rumores, no hay una postulación efectiva de una lista opositora para competir contra Treuque en las elecciones liguistas. En caso de solo haber una lista, la oficial, Treuque renovará sin rivales su mandato como titular liguista, cargo que detenta desde el año 2005.

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) de Bolivia adelantó este viernes que las elecciones presidenciales en Bolivia se celebrarán el domingo 3 de mayo, tras la anulación de los pasados comicios de octubre por reportes de fraude que ocasionaron una crisis política social y la salida del poder de Evo Morales, ahora refugiado en la Argentina.

Óscar Hassenteufel, vicepresidnte del TSE, anticipó la fecha a la prensa, aunque aclaró que el calendario electoral será informado en su totalidad pasado mañana.

Los bolivianos elegirán al presidente, vicepresidente, diputados y senadores después de un acuerdo de las fuerzas políticas que lograron designar nuevas autoridades para garantizar comicios transparentes.

En caso de existir una segunda vuelta, el organismo regente electoral tendrá 45 días para realizarla a partir de la primera votación.

«Lo importante es adoptar todas las medidas de seguridad que nos permitan garantizar el respeto pleno al voto ciudadano, que todo mundo sepa que su voto va a ser tomado en cuenta», añadió el vocal electoral.

Bolivia se encamina a las elecciones con tres fuerzas políticas. La del Movimiento al Socialismo (MAS), cuyo líder continúa siendo Evo, aunque aún no han dado a conocer quiénes serán sus candidatos.

En tanto, ya anunciaron su postulación el expresidente Carlos Mesa y la dupla de Luis Fernando Camacho y Marco Antonio Pumari, líderes cívicos que encabezaron las protestas contra Evo.

El expresidente renunció el 10 de noviembre y dos días después se fue asilado a México. Posteriormente se desplazó a la Argentina adonde tiene refugio y asume el rol de jefe de campaña, indicó La Nación.

Boca elige presidente: después de 24 años de gestión ininterrumpida del macrismo, el oficialismo (encabezado por Christian Gribaudo) pondrá a prueba su capacidad para seguir conduciendo el club este domingo, en la elección que determinará quién se erige como sucesor de Daniel Angelici, que comandó el club durante los últimos 8 años. Hay un nombre que sobresale: el de Juan Román Riquelme, ídolo del club, que se decidió a ser parte de la lista de Jorge Ameal. Su presencia marcó el pulso de las semanas previas.

Las fórmulas son tres. Christian Gribaudo y Juan Carlos Crespi (Agrupación La mitad + vos), Jorge Amor Ameal y Mario Pergolini (Agrupación Juntos por Boca), y José Beraldi y Rodolfo Ferrari (frente «Unidos para volver a ganar»).

El MINUTO A MINUTO DE UNA JORNADA HISTÓRICA

9.20 Desde un parlante dieron aviso del comienzo oficial de las elecciones. «Que sea en paz. ¡Vamos Boca!».

9.22 Se vuelve a oír la misma voz, para anunciar todo lo contrario: la suspensión momentánea producto de la falta de sobres de impugnación y firmas de fiscales. Y la citación a los apoderados de las listas para resolver el inconveniente.

9.26 Finalmente, ratifican el inicio. Y advierten que los sobres de impugnación serán los sobres comunes, en el que ingresarán el sobre con el voto impugnado con su debida justificación.

9.50 Riquelme se para frente a la prensa, en la calle. Dice que si entra, después no lo van a dejar salir del club. «Pusieron una regla nueva. No tendrian que desaparecer boletas, no tendrían que faltar sobres, no deberían pararse las votaciones por falta de sistema, a los micros de los hinchas del interior les pincharon las ruedas. Son tramposos», acusa al oficialismo. Se calienta la mañana en la Bombonera.

9.55 Problemas con el sistema electrónico anuncia el presidente del tribunal electorario. «Que los fiscales anoten el voto y más adelante, cuando se solucione, se ingresará en el sistema», avisa Carlos Aguas, presidente del tribunal electoral, por un altavoz.

10.30 Uno de los candidatos opositores a presidente de Boca, José Beraldi, pidió «una elección en paz» después de las irregularidades denunciadas por Riquelme. «Vine a informarme sobre lo que está pasando. Lo único que pido es que la elección sea en paz y todos somos responsables de eso. Tiene que ser un día de fiesta para todos los socios», anheló el dirigente cabeza de la agrupación «Unidos para volver a ganar».

10.35 Aunque el calor es insoportable, la gran mayoría de los socios se mantiene a la espera de su voto con paciencia, siguiendo la elección por sus celulares. Aunque unos pocos ya analizaban irse debido a las largas filas que había en cada mesa.

10.45 Mario Pergolini, candidato a vicepresidente en la fórmula «Identidad Xeneize» junto a Jorge Amor Ameal, emite su voto en la urna de la mesa N°5. «¡No hizo la cola!», gritó alguno, en referencia a que, al ser candidato, fue derecho a la acción. Aunque muchos más socios de esa misma fila se dedicaron a captar el momento con sus teléfonos, entendiendo la situación.

 

 

Decidido a dejar asentado el contenido de su gestión, el presidente Mauricio Macri utilizará por primera vez la cadena nacional por fuera de lo que mandan las obligaciones institucionales, como la apertura de las sesiones ordinarias en el Congreso. El jefe del Estado dará un mensaje, que en principio sería el jueves por la tarde, con los «logros y deudas» tras los cuatro años de su mandato.

El Presidente buscará así establecer su postura sobre la «herencia macrista», algo que descuentan en la Casa Rosada deberá pelear con los informes que hará el gobierno entrante de Alberto Fernández.

Macri, que siempre rehuyó de las cadenas nacionales por ser una marca ineludible de la forma de comunicarse de la expresidenta Cristina Kirchner, quien protagonizó unas 120, siempre se negó a los pedidos de sus asesores de comunicación. Incluso, hace menos de seis meses llegó a decir que «un teléfono de hoy tiene más poder de comunicación instantánea y global que toda la televisión en la década del 90».

Y se preguntó: «¿Por qué debería un gobierno interrumpir a la gente con sus novedades, sus anuncios, su propaganda? ¿Por qué habría de imponer su mensaje?». Hoy, cuando faltan ocho días del traspaso de mando, el clima es otro y la falta de interés sobre las actividades presidenciales explican el cambio de postura.

«Es una manera de hacer una bajada de línea sobre lo que hicimos y llegar a la mayor cantidad de gente con el mensaje. Va a presentar lo realizado por él estos cuatro años. Sus logros, pero también va a reconocer los temas en los que no logró hacer pie», adelantaron fuentes oficiales.

Durante la transmisión, que sería en un horario competitivo de la televisión -ese día Macri viajará por el día a Brasil para participar de la cumbre del Mercosur-, el Presidente presentará públicamente un balance de toda su gestión antes de entregarle los atributos a Fernández y someterse a la lupa de su sucesor.

La preocupación de Macri y su jefe de Gabinete, Marcos Peña, es que Alberto Fernández y Cristina Kirchner aprovechen el regreso al poder para mostrar una realidad que, según la mirada de los actuales ocupantes de la Casa Rosada, no sería real.

«Van a venir con que dejamos tierra arrasada, por eso es importante dejar en claro el mensaje de nuestra herencia», agregaron cerca del ministro coordinador, que puso a trabajar en las últimas semanas a un grupo de funcionarios para compilar información de todos los ministerios para que Macri exponga públicamente una «síntesis» de sus cuatro años en la Presidencia.

Se descuenta que el Presidente hará en los temas más cómodos, como el eje institucional y la lucha contra el narcotráfico, pero también abordará el capítulo económico. El encargado de darle forma a los informes es el subsecretario de Comunicación Estratégica, Hernán Iglesias Illa, siempre bajo la estricta mirada de Peña. Es que este será la última actividad oficial antes de la marcha de la despedida, convocada para el sábado próximo a la Plaza de Mayo.

Hasta ahora, según sus propias palabras, Macri solo utilizó la cadena nacional en los 1° de marzo, al abrir las sesiones ordinarias del Congreso, que son obligatorias. Y si bien hizo otras presentaciones de mensajes grabados en ocasiones extraordinarias, como cuando anunció la firma del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional ( FMI), nunca se valió del recurso que utilizó de forma constante la vicepresidenta electa, informó La Nación.

Tres proyecciones le dan alrededor del 49% de los votos al candidato del Partido Nacional, y 47% para Daniel Martínez del Frente Amplio, pero la tendencia no es definitiva. Una cuarta dice que la diferencia es menor al 2 por ciento y está dentro del margen de error.

Según la primera proyección de la consultora Cifra en Uruguay, la fórmula del Partido Nacional compuesta por Luis Lacalle Pou y Beatriz Argimón cosecharía alrededor del 49% de los votos, mientras que la del Frente Amplio, integrada por Daniel Martínez y Graciela Villar, registraría alrededor del 47% de los votos. Las consultoras Opcion y Media Consultores, por su parte, tienen un resultado de 48,8% a 47,2% en favor de Lacalle Pou. Todos remarcan que la diferencia por ahora es demasiada estrecha para arriesgar un resultado.

Con estos números, reina la cautela tanto dentro del Frente Amplio como entre los partidarios del Partido Nacional.

Una cuarta, de Equipos, dice que la diferencia es menor al 2 por ciento y está dentro del margen de error.

El recuento comenzó inmediatamente cuando se cerraron las mesas de votación, y los primeros resultados llegaron una hora más tarde. Sin embargo, los datos por ahora son muy ajustados, y nadie en ninguna de las fuerzas se anima a adjudicarse el liderazgo. 

La candidata a vicepresidenta por el Partido Nacional Beatriz Argimón bajó a hablar con los medios, y reiteró que estaban esperando los guarismos con «mucha cautela», y estaban a la espera de los «resultados oficiales».

En ambos partidos piden cautela, y dicen que va a ser una «noche larga». Si todo continúa desarrollándose de forma normal, se calcula que el recuento final estará completa cerca de la medianoche. De todas maneras, la cuestión puede quedar dirimida antes si uno de los candidatos reconoce la derrota.

Si bien las últimas encuestas publicadas antes de la veda el viernes daban una ventaja cómoda para la fórmula Lacalle Pou-Villar, el Frente Amplio confiaba el domingo en que la ventaja a favor del Partido Nacional era muy escasa. «Va a ser una elección voto a voto», aseguraron.

La elección se llevó a cabo en un día de mucha tranquilidad, y cerró a las 19.30 como estaba prevista. A lo largo de la última hora antes del cierre se vivió un alza en el nivel de fervor de los militantes del Frente Amplio, y por las calles de la Avenida 18 de Julio se vieron caravanas de autos con banderas del Frente a los bocinazos y vivando a Daniel Martínez, el candidato oficialista. Chicos caminando por la calle al grito de«se siente, se siente, Martínez presidente»envueltos en banderas del Frente recibían aplausos de personas en los balcones a lo largo de la emblemática avenida de Montevideo.

La jornada se vio enrarecida debido a la aparición a última hora del jueves de Guido Manini Ríos, ex candidato presidencial por Cabildo Abierto, uno de los partidos que además integra la coalición multicolor que impulsa la presidencia de Luis Lacalle Pou. Allí, el general retirado exhortó a los integrantes de las Fuerzas Armadas a no votar por el Frente Amplioen el balotaje debido a que el actual oficialismo se había encargado de atacar “sistemáticamente” al Ejército.

Tanto el candidato del Frente Amplio Daniel Martínez como diversos dirigentes del partido repudiaron el comentario del antiguo comandante en jefe, pero la oposición prefirió esperar. Tanto Lacalle Pou como Ernesto Talvi, el máximo referente del Partido Colorado, que también integra la coalición de centroderecha, evitaron pronunciarse al respecto, y dijeron que esperarían hasta el final de la veda para hablar. 

El candidato oficialista Daniel Martínez votó en la sede Pocitos de la Universidad ORT, en el barrio de Pocitos. Los medios y los militantes congregados en la puerta del lugar se arrojaron sobre Martínez ni bien se bajó del auto que lo traía. Envuelto en un mar de micrófonos, cámaras y celulares, el ex intendente de Montevideo atravesó la multitud parando cada tanto para recibir besos y abrazos de los militantes presentes en el lugar. Una vez ubicado en la cola de votación, se prestó a hablar con los medios. Allí elogió el proceso democrático uruguayo, defendió a su candidata a vicepresidente Graciela Villar y negó haberse sentido relegado dentro de la estructura del Frente Amplio, un rumor que lo persiguió durante gran parte de su campaña.

Ya cerca de que le llegara el turno de votar, Martínez dialogó brevemente con Clarín respecto a lo que creía se disputaba en la elección. “Acá hay dos modelos de país en juego. No creo en demonizar al que piensa distinto, pero el modelo nuestro es que propone un país con justicia social. Ojalá que los logros del Frente Amplio se mantengan independientemente de quien gane, pero habrá que ver”, comentó, y agregó que cree que una buena relación con la región sí está asegurada más allá de quien gane. “Mi relación con Alberto (Fernández) es buenísima, pero si llego a ser presidente, también construiré una relación cordial con Bolsonaro. Es una falta de respeto a la institucionalidad democrática poner las animosidades personales ante que los intereses nacionales. Ante todo, soy un institucionalista”, completó.

El candidato del Partido Nacional Luis Lacalle Pou votó en la localidad de Canelones cerca del mediodía. Tras votar y saludar a los militantes que se le acercaban para darle un beso o pedirle una selfie, Lacalle Pou habló con los medios y fue cauto a la hora de hablar de resultados. En caso de ganar, dijo que le pediría una reunión urgente al actual presidente Tabaré Vázquez, pero que todavía no estaba “todo el pescado vendido”. A su vez, reafirmó su tradicional pedido de unidad nacional. “Una elección no puede ser cambiar una mitad de Uruguay por otra”, informó Clarín.

El plantel del Xeneize practicó hoy en el predio de Casa Amarilla, de cara al partido del domingo ante el Tatengue de Santa Fe por la Superliga en la Bombonera, aunque el eje central del club pasa por estas horas por el cierre de las listas de candidatos para las elecciones del 8 de diciembre.

El cierre de listas vence a las doce de la noche de mañana, y el «mundo Boca» está cruzado por las negociaciones de último momento entre los posibles candidatos, con mucha tensión por la danza de nombres que hasta incluyen posibles cambios de vereda entre el oficialismo y la oposición.

Hasta ahora, se mantienen las tres listas que vienen realizando fuerte campaña en las últimas semanas.

Una de ellas es la que responde al oficialismo del presidente saliente (Daniel Angelici) con la fórmula Cristian Gribaudo-Juan Carlos Crespi, y que cuenta con el respaldo del presidente de la Nación, Mauricio Macri.

De las otras dos listas, una es la que responde al opositor ex presidente Jorge Ameal (acompañado por el locutor Mario Pergolini); y la otra es la de José Beraldi (a quien muchos dan hoy como cercano al oficialismo) y Royco Ferrari, quien no quiere saber nada con volver al oficialismo del que ya fue parte.

Esta noche habrá conversaciones contra reloj y quienes sostienen la candidatura de Ameal (el que mejor mide en todas las encuestas, según indican los foros xeneizes en las redes sociales, seguido por Gribaudo y Beraldi en ese orden) dicen que se guarda una carta de último momento que puede «hacer mucho ruido».

En cuanto a lo futbolístico, el plantel que dirige Gustavo Alfaro trabajó hoy en el complejo Pedro Pompilio, con Carlos Tevez, recuperado de su desgarro en el aductor izquierdo que se entrenó a la par del grupo. Hubo práctica de fútbol en espacio reducido y ejercicios de definición para los atacantes.

Para mañana, Alfaro espera el regreso de los jugadores que estuvieron convocados por la fecha FIFA: Esteban Andrada y Alexis Mac Allister (con la selección argentina mayor); Nicolás Capaldo y Manuel Roffo (con la Sub 23); Junior Alonso (seleccionado de Paraguay); Frank Fabra (Colombia) y Jan Hurtado (Venezuela).

Boca, uno de los punteros del torneo local con 25 unidades (los otros dos son Lanús y Argentinos Juniors) recibirá el domingo a Unión a las 17.10 por la 14ta. fecha de la Superliga del fútbol argentino, con arbitraje de Facundo Tello.