Tag

Elecciones

Browsing

Gustavo Velazco, agente consultar de Bolivia en Chubut, se refirió al padrón chubutense y cómo se desenvolvió la jornada electoral en la provincia.

Velazco, explicó para La Cien Punto Uno que “creo que el pueblo está concientizado… El pueblo boliviano entiende el clasismo, y hay que aceptar lo que pide el pueblo”.

Durante el proceso de votación, Velazco, dijo que “de toda la información que tenemos, no han podido desplazarse de Santa Cruz a Comodoro, no se ha permitido salir, no se ha podido constituir la votación de Las Heras, Caleta Olivia, Pico Truncado”.

De manera que “estamos esperando… Ahora ha cambiado el sistema del recuento de votos”, dijo.

Asimismo, Velazco dijo que “estimamos que en Argentina hay dos millones de ciudadanos bolivianos. Mientras que, en Chubut hay «alrededor de 7000 habitantes empadronados, que responden a Chubut, Santa Cruz, Tierra del Fuego y Malvinas”.

Finalmente, precisó que “tuvimos una participación del 40% y 50% en Comodoro Rivadavia, en Puerto Madryn, ciudadanos de Gaiman y otras no pudieron acercarse por la circulación restringida”.

Un total de 142.568 bolivianos están habilitados para votar este domingo en Argentina, hogar de la mayor comunidad boliviana en el exterior y donde también reside desde diciembre pasado el expresidente boliviano Evo Morales, quien hoy llamó a ejercer «pacíficamente» el derecho al voto.

Del total de cerca de 7,3 millones de bolivianos que este domingo acuden a las urnas para elegir presidente para el período 2020-2025, 301.631 están censados en el exterior y, de ese total, un 47 % está inscrito en Argentina, donde oficialmente residen unos 450.000 bolivianos.

Un total de 7.332.925 bolivianos están habilitados para elegir presidente y otros cargos, como corolario de un proceso electoral atravesado por la crisis económica y el coronavirus, en el que se enfrentan en un clima tenso varios candidatos que representan sustancialmente dos modelos antagónicos de país: uno estatista y plurinacional y otro neoliberal y de élites.

Bolivia llega a esta elección luego de un año dramático, que comenzó con la indefinición de las presidenciales de 2019, con acusaciones de fraude para reelegir a Evo Morales, que fueron avaladas por la Organización de Estados Americanos (OEA) y sirvieron para forzar su renuncia, el 10 de noviembre, y la instalación de un gobierno irregular.

En ese marco de tensión, con al menos 33 personas muertas durante el golpe, la pandemia de coronavirus forzó la postergación de dos fechas electorales, en medio de denuncias contra el gobierno de facto de Jeanine Áñez de intentar utilizar la crisis sanitaria para socavar las posibilidades del Movimiento Al Socialismo (MAS), cuyos principales dirigentes están bajo acoso judicial por diversos cargos.

El candidato del MAS, Luis Arce, aparece en los sondeos como el probable ganador, aunque deberá alcanzar el 40% de los votos con 10 puntos de diferencia de su seguidor para ganar directamente en esta primera vuelta.

En caso de ir a segunda vuelta, convocada para el 29 de noviembre, las chances del MAS de volver al gobierno son menos ciertas. Por esta razón, la apuesta es a todo o nada para este domingo.

Tal como en las frustradas elecciones del año pasado, el segundo en las intenciones de voto es el expresidente Carlos Mesa, candidato de Conciencia Ciudadana, un liberal moderado que representa a las élites del oriente boliviano.

Y el tercero, que puede incidir en el resultado, es el exprefecto de Santa Cruz de la Sierra Luis Fernando Camacho, que se postula por Creemos y representa a la derecha más radical y elitista.

Todo el espectro viene presionando a Camacho para que respalde a Mesa, porque consideran la unión del voto de derecha “es la única forma de evitar que gane el MAS”, según dijo la presidenta de facto, Jeanine Áñez, al retirar su propia postulación,al ver que no convocaba al electorado.

El resto de los candidatos son Chi Hyun Chung, del Frente para la Victoria; Feliciano Mamani, del Partido Acción Nacional Boliviana, y María de la Cruz Bayá, de Acción Democrática Nacionalista.

SE ELIGEN 36 SENADORES y 130 DIPUTADOS

Una de las pocas certezas en este proceso es que quien pierda difícilmente se resigne a aceptar el resultado. En caso de que gane el MAS tendría que ser muy amplia su ventaja para ahogar los previsibles reclamos de los sectores más radicalizados, con Camacho como figura sobresaliente.

El escritor y periodista Fernando Molina, autor de varios libros sobre economía e historia contemporánea de Bolivia, analizó en diálogo con Télam que lo que está en juego es consolidar el cambio de sistema que se lanzó con el derrocamiento de Morales o volver al sistema armado por el MAS en sus 14 años de Gobierno.

Afirmó que Jeanine Áñez asumió el gobierno para “finalizar con el capitalismo de Estado y avanzar hacia un capitalismo más mercantil”, de modo que sean los bancos y las empresas quienes lideren el proceso económico con que se intente salir de esta crisis.

Según el Instituto Nacional de Estadística (INE) el desempleo urbano se duplicó en la medición interanual y llegó al 8,4% en el segundo trimestre de 2020, con el consiguiente impacto en los niveles de pobreza de un país donde el 62% de los trabajadores están en negro.

Para este retorno a las normas liberales del capitalismo la Constitución Política del Plurinacional, aprobada en 2009, es un impedimento. “El objetivo (para este sector) sería salir del Estado Plurinacional para volver a la República, basada en principios liberales clásicos. Ese cambio significa la eliminación física de las organizaciones sociales y por ende la pérdida del poder que adquirieron durante el gobierno del MAS”, agregó Molina.

Claro que los sectores sociales son consientes de que una organización elitista los excluye y restaura las viejas jerarquías sociales, y se oponen terminantemente a ese cambio.

El tema, como en tantos lados, son las clases medias que hace un año terminaron por avalar el derrocamiento de Evo Morales, donde primó el enojo por su postulación a pesar de que el referendo de febrero de 2016 le había negado esa posibilidad.

Muchos de esos votantes de clase media ahora estarían dispuestos a volver a votar al MAS, pero Morales les sigue resultando refractario. Por eso el expresidente declaró en un video difundido el último jueves que no interferirá en un posible Gobierno de Arce.

“Lucho y solamente Lucho será Presidente de Bolivia, con todas las atribuciones y responsabilidades que eso implica”, dijo Morales. Su tarea en adelante, agregó, será “formar nuevos líderes”.

Por otra parte, las Naciones Unidas, el Vaticano y la Unión Europea (UE), entre otros, exhortan a las partes a propiciar un proceso electoral transparente, pero el Tribunal Superior Electoral (TSE) reemplazó el sistema de Transmisión de Resultados Electorales Preliminares (TREP) por la Difusión de Resultados Preliminares (Direpre), que según las críticas lentifica el proceso y puede propiciar la difusión de resultados parciales que enciendan la mecha de alguna reacción.

“Yo creo que era mejor el sistema que se tenía anteriormente (TREP), donde se mandaba las fotografías (de las actas de mesa) directamente, porque todos sabemos que cuando una cosa sale de un sitio y llega a otro en medio pueden pasar muchas cosas”, afirmó la veedora por la UE María Teresa Mola Sainz, dejando abiertas las suspicacias.

El PJ Chubut redactó el acta en donde se establece la convocatoria a elecciones dentro del partido, fijada en principio para el día 29 de noviembre del corriente año.

La prorroga de los mandatos de las actuales autoridades partidarias vence el próximo 3 de diciembre, “y no existe legalmente la posibilidad de una nueva prórroga”.

“Además y en virtud del actual escenario de emergencia sanitaria provocada por el COVID-19, es menester proceder a analizar los pasos a seguir”, sostiene el acta encabezada por Omar Ávila y Miguel Chavez.

Sin embargo, el acto eleccionario esta supeditado a como la situación epidemiológica en la provincial. La Junta Electoral del Partido Justicialista realizó la convocatoria oficial y el juez federal de competencia electoral Hugo Sastre, deberá disponer si están dadas las condiciones para llevar a cabo la renovación de autoridades.

Este domingo 27 de septiembre se realizarán las elecciones departamentales en Uruguay, que debieron ser aplazadas en mayo pasado debido a la pandemia del coronavirus.

Están convocados a votar 2,7 millones de ciudadanos, quienes elegirán a 19 intendentes, 125 alcaldes y 500 concejales.

Encuestas recientes divulgadas en medios nacionales dan al Frente Amplio (FA) como favorito para ganar los comicios en Montevideo (capital), con un 51 por ciento de intención de voto por los electores.

Se prevé que el FA retenga la intendencia de Salto y también gane en Canelones, departamento que unido a la capital del país concentra el 55 por ciento de la población del país.

Al interior del país se considera que el Partido Nacional, del presidente Luis Lacalle Pou, debe mantener las 12 intendencias actualmente en su poder: Artigas, Soriano, Colonia, San José, Flores, Tacuarembó, Durazno, Florida, Cerro Largo, Treinta y Tres, Lavalleja y Maldonado.

Según el ministro de Salud Pública, Daniel Salinas, estas elecciones suponen un desafío para este país de 3,4 millones de habitantes debido a la emergencia sanitaria y a los temores que avivó un reciente brote de siete casos de Covid-19 en el departamento de Rivera, fronterizo con Brasil (cuya intendencia debe mantener el Partido Colorado, de acuerdo con sondeos).

Salinas exhortó a extremar los cuidados sanitarios, asistir a los actos electorales y colegios con mascarilla protectora, tratar de mantener la distancia y colaborar para que nadie resulte perjudicado. En fecha reciente, el Ministerio de Salud Pública y la Corte Electoral aprobaron el protocolo sanitario para la ocasión, que prevé que en cada mesa haya un delegado encargado de velar por que se cumplan las regulaciones sanitarias.

Este domingo se diagnosticaron 13 nuevos casos de Covid-19 y ahora la cifra total de contagiados ascendió a 1.917. Desde el inicio de la pandemia se reportan 46 fallecidos y 1.621 recuperados, mientras que 250 casos permanecen activos.

El candidato opositor Joe Biden puso este domingo a la pandemia de coronavirus y a una vacante en la Corte Suprema de Justicia en el centro del debate con vista a las elecciones presidenciales del 3 de noviembre próximo en Estados Unidos.

“Y ahora, en un movimiento político abrupto, este presidente (Donald Trump) y el líder republicano (en el Senado, Mitch McConnell) han decidido forzar un nombramiento vitalicio en la Corte Suprema de Justicia; es lo último que necesitábamos ahora”, agregó el exvicepresidente demócrata, según la agencia de noticias EFE.

Biden reivindicó la Ley de Cuidado Accesible (ACA, en inglés), también conocida como Obamacare porque fue sancionada por el antecesor de Trump, Barack Obama, y a la que el actual mandatario prometió en su campaña derogarla “de inmediato y desde el primer día”, y reemplazarla por otro programa a su juicio mejor y más barato.

Está previsto que la Corte Suprema estudie el futuro de Obamacare una semana después de las elecciones de noviembre y los republicanos aspiran a que el programa sea derogado, o al menos la cláusula que obliga a las aseguradoras a cubrir las enfermedades previstas de sus clientes.

La Corte tenía una ajustada mayoría conservadora (cinco a cuatro, que no siempre votaba automáticamente según esa orientación) y el viernes pasado murió su jueza Ruth Bader Ginsburg, líder del ala liberal, lo que desató un debate sobre si la sucesión debe ser resuelta antes o después de los comicios de noviembre.

Facebook prohibirá la publicación de todos los anuncios y mensajes políticos nuevos en sus páginas desde una semana antes de la celebración de las elecciones presidenciales en Estados Unidos, anunció hoy el fundador de esta red social, Mark Zuckerberg.

«Vamos a bloquear cualquier nuevo anuncio político y dejar de publicar avisos durante la última semana de la campaña (electoral en EE UU). Es importante que las campañas se puedan desarrollar, y creo que para que no se produzca un mal discurso, es mejor no añadir más discurso», señala Zuckerberg en un largo mensaje en la red que fundó.

La popular red también pretende ampliar su «trabajo con funcionarios electorales para eliminar la desinformación sobre la votación».

«Ya nos comprometimos a asociarnos con las autoridades electorales estatales para identificar y eliminar las falsas reclamaciones sobre las condiciones de votación en las últimas 72 horas de la campaña, pero dado que estas elecciones incluirán grandes cantidades de votación anticipada, estamos extendiendo ese período para comenzar ahora y continuar con esta labor hasta que tengamos un resultado definitivo» de los comicios, explica Zuckerberg.

Reconoce que «estas elecciones no van a ser como siempre. Todos tenemos la responsabilidad de proteger nuestra democracia. Eso significa ayudar a la gente a registrarse y votar, aclarar la confusión sobre cómo funcionará esta elección, y tomar medidas para reducir las posibilidades de violencia y disturbios».

Las presidenciales estadounidenses, que tendrán lugar el próximo 3 de noviembre, enfrentarán al republicano Donald Trump, que opta a la reelección, y al demócrata Joe Biden, y se prevé que su celebración esté condicionada por la pandemia del coronavirus, dado que EE.UU. es el país del mundo más afectado por el Covid-19.

Las autoridades prevén además un considerable aumento del voto por correo, algo que Trump considera que puede prestarse a irregularidades y perjudicarle.

«Faltan apenas dos meses para la celebración de las elecciones de EE UU y con el Covid-19 afectando a comunidades de todo el país, me preocupan los desafíos que la gente podría enfrentar al votar», incide el responsable de Facebook.

«También me preocupa que con nuestra nación tan dividida y dado que los resultados de las elecciones podrían conocerse en días o en semanas al ralentizarse el recuento, podría haber un mayor riesgo de disturbios civiles en todo el país», subraya. Por ello, «vamos a reducir el riesgo de desinformación y el contenido dañino que se haga viral limitando el reenvío de mensajes a través de Messenger».

Aún así, se podrá «compartir información sobre las elecciones, pero limitaremos el número de chats a los que puedes enviar un mensaje al mismo tiempo. Ya hemos implementado esto en WhatsApp durante periodos sensibles y hemos encontrado que es un método eficaz para evitar que la desinformación se propague en muchos países», precisa Zuckerberg.

Recuerda igualmente que en los anteriores comicios comprobaron que existían esfuerzos coordinados en línea por parte de gobiernos e individuos extranjeros para interferir «en nuestras elecciones. Esta amenaza no ha desaparecido».

Esta semana Facebook ha eliminado una red de 13 cuentas y 2 páginas «que intentaban engañar a los estadounidenses y amplificar la división. Hemos invertido mucho en nuestros sistemas de seguridad y ahora tenemos algunos de los equipos y sistemas más sofisticados del mundo para prevenir estos ataques», asegura.

El movimiento Centro Democrático de Ecuador designó este sábado de forma oficial al expresidente Rafael Correa (2007-2017) como candidato a vicepresidente y a Andrés Arauz para la presidencia, con miras a los comicios del 7 de febrero próximo.

La designación se realizó tras el desarrollo de un proceso de «democracia interna» o «primarias» del movimiento, que se celebró hoy de forma virtual y con una participación representativa del grupo político, reseñaron medios locales.

«Andrés Arauz y Rafael Correa fueron ratificados en las elecciones primarias de Centro Democrático, que es parte de la coalición Unión por la Esperanza (UNES), como el Binomio Presidencial», remarcó el movimiento político en un comunicado.

El exmandatario, imputado por causas por corrupción en el país, emitió hoy en Facebook un video que grabó en Bruselas, donde reside actualmente, para agradecer la nominación, y afirmó que para ayudar a Ecuador está dispuesto a «servir el café o como vicepresidente».

Dio por hecho que dentro del país «van a tratar de impedir» su participación en la contienda electoral en base que fue condenado en una causa conocida como «caso sobornos», impedimento que a su entender no es válido ya que el fallo no es firme, sino que queda el recurso de casación.

«Harán lo imposible para tratar de eliminarme como candidato a vicepresidente porque saben que serán derrotados», insistió, e hizo un llamado a la alianza UNES a «estar más unidos que nunca, independientemente de lo que pase; más unidos por la esperanza».

«Hasta la victoria siempre, compatriotas», se despidió Correa.

El diario quiteño El Comercio puntualizó que Arauz, de 35 años, ocupó diferentes cargos durante el Gobierno de Correa, quien lo nombró su delegado ante el Consejo Nacional de Valores y ante el Fondo de Liquidez del Sistema Financiero.

También estuvo al frente del Servicio de Contratación Pública, fue ministro Coordinador de Talento Humano y registra un paso por la Cartera de Cultura.

Correa había aceptado la precandidatura el pasado 18 de agosto, pero su postulación abrió un debate por supuestas inhabilidades.

«La primera es que los aspirantes elegidos en primarias deben aceptar y proclamar la precandidatura, de forma presencial e indelegable, en las instalaciones del Consejo Nacional Electoral (CNE)», dice el periódico.

En el caso de Correa, «deberá ser en la Dirección de Organizaciones Políticas, en Quito. Sin embargo, el exmandatario tiene una orden de prisión preventiva, por el caso del secuestro de Fernando Balda en Bogotá, en el 2012. Si regresara al país, sería inmediatamente arrestado», agregó.

El Comercio recordó que «también tiene una sentencia condenatoria por cohecho, en el caso Sobornos, que está actualmente en casación, es decir, en la última revisión de forma sobre cómo fue promulgada la sentencia y no del delito como tal».

Fuente: Telam

Joe Biden aceptó oficialmente la candidatura presidencial del Partido Demócrata.

En su discurso en Delaware, Biden dijo que «unidos podemos y superaremos esta temporada de oscuridad en Estados Unidos«.

«El presidente actual ha cubierto a Estados Unidos de oscuridad por mucho tiempo», aseguró el ahora candidato durante sus palabras de apertura que apuntaron a Donald Trump.

«Demasiada rabia, demasiado miedo, demasiada división. Aquí y ahora, les doy mi palabra: si me confían la presidencia, recurriré a lo mejor de nosotros, no a lo peor. Seré un aliado de la luz, no de la oscuridad. Es hora de que nosotros, la gente, nos unamos «, añadió.

Antes de su intervención, Biden fue presentado en un video que repasó la vida y carrera del exvicepresidente, y destacó su papel como padre, esposo y líder político.

Los hijos de Biden, Ashley Biden y Hunter Biden, hablaron antes de que su padre aceptara la candidatura.

«Queremos decirte qué tipo de presidente será nuestro padre. Será duro. Y honesto. Cuidadoso y con principios. Él escuchará, estará allí cuando lo necesites. Te dirá la verdad incluso cuando no quieres escucharlo. Él nunca te defraudará «, dijeron juntos.

«Ha sido un gran padre y creemos que será un gran presidente», continuaron.

El presidente estadounidense, Donald Trump, reconoció este martes por primera vez que el resultado de las elecciones de noviembre, en las que se medirá al demócrata Joe Biden, «va a ser ajustado», por lo que será necesario «cada uno de los votos».

«Necesitamos cada uno de los votos, porque esto probablemente va a ser ajustado», dijo Trump en un acto en Yuma (Arizona), cerca del muro fronterizo con México, una de sus principales prioridades de mandato y símbolo de su mano dura con la inmigración.