Tag

Economistas

Browsing

Según manifestaron a Télam distintos economistas, luego de que se fijara el 2 de junio como un nuevo límite para llegar a un entendimiento.

La llegada a un acuerdo entre el Gobierno y los acreedores por la reestructuración de la deuda externa podría llegar «en el corto plazo», según manifestaron a Télam distintos economistas, luego de que se fijara el 2 de junio como un nuevo límite para llegar a un entendimiento.

El viernes pasado el ministro de Economía, Martín Guzmán, expresó que existe una «comprensión mutua cada vez mayor» entre el Gobierno y los acreedores y que, si bien «todavía hay una distancia importante que recorrer», lo más importante es que «todos los lados permanecen en la mesa para encontrar una solución».

«Seguramente el 2 de junio se pueda llegar a un entendimiento de entre el 50 y el 60 por ciento de la masa a reestrucutrar. Eso sería un paso inicial muy significativo para luego, en un par de meses más, terminar de alcanzar las mayorías en cada bono para un canje completo», aseguró Ricardo Delgado, director de la consultora Analytica.

En ese sentido, afirmó que «está claro que el Gobierno ha dado muestras de flexibilizar su oferta» y que «la Argentina y los acreedores han entendido que una situación de default abierto y una ruptura de negociaciones es el peor escenario para ambas partes».

La Argentina y los acreedores han entendido que una situación de default abierto y una ruptura de negociaciones es el peor escenario para ambas partes”

RICARDO DELGADO

Matías Rajnerman, economista Jefe de Ecolatina, aseguró: «En el corto plazo se va a poder llegar a un acuerdo. El mercado está descontando eso con la baja del Riesgo País, la suba de los bonos y la estabilidad cambiaria».

Para Guido Lorenzo, director de LCG Consultora, «lo más razonable sería que se esté cerca de cerrar un acuerdo» con una propuesta de «entre 53 y 57 dólares» por cada 100 lo cual «si bien no es una quita del 65% como la primera oferta del Gobierno, sí es importante».

«Seguramente se resuelva en los próximos días y van a quedar holdouts que, de a poco, se pueden ir sumando. Es importante que ingresen primero los de los títulos de (Mauricio) Macri ya que, como tienen las clausulas de acción colectiva más baja los de la reestructuración de 2005 y 2010, van a arrastrar a los demás bonistas», dijo Lorenzo.

En lo que respecta a los cambios que hará el Gobierno a su propuesta inicial, sostuvo que «sacar la quita de capital sería lo adecuado» y que «no debería ofrecer demasiado cupón (de interés) porque eso repercutiría en el alivio de la deuda a largo plazo, comprometiendo la sustentabilidad de la deuda a futuro».

Seguramente se resuelva en los próximos días y van a quedar holdouts que, de a poco, se pueden ir sumando.”

GUIDO LORENZO

Eva Sacco, economista del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), sostuvo que «es posible que se cierre el acuerdo» y que el eje de la discusión pasará por el período de gracia que demandó el Gobierno en su primera oferta.

«Algún tipo de oferta como, por ejemplo, comenzar el pago de capital o intereses en 2022 la vuelve muchísimo más atractiva, aunque ofertas más atractivas para los bonitas vuelven más difícil el afrontarlas a futuro», sostuvo Sacco.

Sin embargo, la economista del CEPA marcó que, de resolverse este escollo, el eje pasará por el vencimiento de la deuda con organismos multilaterales que habrá que afrontar en los próximos años.

«En 2022 vence mucha deuda de organismos multilaterales. El objeto del gobierno es diseñar la oferta más atractiva posible sin que la misma se vuelva en contra nuestra a futuro. Lo cual no es fácil», aseguró.

Por su parte, el analista Christian Butteler sostuvo que «tarde o temprano, la deuda va terminar arreglándose» y que hoy «la pelota está en la cancha del Gobierno» ya que «en la medida que se acerque a las contraofertas habrá chances de cerrar antes».

«Es una pena que se haya desperdiciado tiempo y que se haya caído en default. Eso no ayuda en nada», lamentó Butteler, para quien ahora se corre el riego de que algún fondo pida la aceleración de los pagos, lo cual «cambiaría absolutamente todo» y pone a la Argentina en una posición » de mucho menos ventaja».

Es una pena que se haya desperdiciado tiempo y que se haya caído en default. Eso no ayuda en nada.”

CHRISTIAN BUTTELER

En esa misma línea opinó Leandro Marcarian, economista jefe de Fineco advisors, para quien hoy existe «una carrera contrareloj» antes del próximo vencimiento de deuda a finales de junio y «en la medida que no se encuentre un punto intermedio, la posición del Gobierno se debilita», agregó.

«Cuanto más cerca estamos de un nuevo vencimiento más presión hay sobre le gobierno para acordar. Los bonistas están en una situación más cómoda», aseguró.

Por un lado, más de 300 economistas convocados en el Colectivo Economía Política para la Argentina (EPPA) manifestaron hoy su apoyo a la posición del Gobierno nacional para la reestructuración de la deuda externa pública y efectuaron «un llamamiento de unidad a todas las fuerzas del espacio nacional».

«Manifestamos enérgicamente nuestro apoyo a la estrategia soberana para reestructurar la deuda pública externa, y señalamos que la particular condición de la Argentina en estas horas dramáticas requiere un llamamiento de todas las fuerzas de la sociedad que componen el espacio nacional y tienen atado su propio futuro a un único destino común», expresaron los economistas nucleados en el colectivo EPPA.

Entre los que firman el texto se encuentran el gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof; el titular de la Anses, Alejandro Vanoli; la diputada nacional Fernanda Vallejos; el titular del Banco Nación, Eduardo Hecker, y otros economistas como Silvina Batakis, Arnaldo Bocco, Augusto Costa, Agustín D’atellis, Roberto Feletti, Debora Giorgi, Santiago Fraschina, y Guillermo Wiertzba.

«La Argentina ya estaba en diciembre pasado frente una tarea de enorme escala por el gravoso resultado de las políticas que durante cuatro años destruyeron la capacidad productiva, deterioraron la situación social y comprometieron por la vía del endeudamiento el futuro de nuestra Patria», expresaron.

Y agregaron que «el llamamiento que hace la Argentina para darle sostenibilidad a su deuda externa ya era de estricta necesidad en diciembre pasado; hoy aquellas circunstancias se refuerzan por imperio de una cruda realidad, y es absoluta la necesidad de resolverlo», sostiene el texto firmado por al menos 313 economistas del país.

Por lo que concluyeron que «reafirmamos la necesidad de que la reestructuración de la deuda externa pública pueda concretarse en los términos que propuso el Gobierno y que se transforme en un capítulo principal de la recuperación de la Argentina.

En el plano internacional, la Asociación Jubileo 2000, la unidad de expertos que apoya al Vaticano en cuestiones de deuda soberana ante Naciones Unidas, expresó que «Argentina se estaba quedando sin dinero para pagar la deuda antes de que atacara el coronavirus».

El grupo de Jubilee LeCompte monitoreó la deuda argentina desde principios de la década de 2000 y, luego, en 2014, Jubilee USA se presentó ante la Corte Suprema de los Estados Unidos.

Le Compte consideró que «a medida que empeoran los efectos sanitarios y económicos del coronavirus, la capacidad de pago de la deuda de Argentina se vuelve más incierta».

«A la luz del coronavirus y el sufrimiento de la gente de Argentina, el plan inicial es razonable», dijo LeCompte, quien sirve en grupos de expertos en deuda de las Naciones Unidas.

«Las personas vulnerables y pobres son las que más sufren por los problemas económicos del país», señaló la entidad, tras lo cual ponderó los esfuerzos de la Argentina para superar los recientes desafíos de la deuda y destacó el apoyo en tal sentido del Fondo Monetario Internacional, los líderes del G20 y el Papa Francisco.

Por último, la semana pasada el secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, a través de un documento de la Unctad, respaldó la propuesta argentina, a la pusieron como ejemplo a seguir para otros países con crisis de deuda, publicó Diario Jornada.

El economista liberal Rodolfo Santángelo consideró hoy que «la Argentina no está para tener libertad de cambio» debido a la alta inflación y a sus desequilibrios macroeconómicos, por lo que las medidas de restricción recientemente anunciadas «llegaron para quedarse».

Santángelo consideró que el control de cambios «está funcionando bien» dentro de lo previsto y señaló que esto era «una medida necesaria e inevitable» dado que estaba habiendo mucha demanda de divisas para atesoramiento.

Dijo el economista esa demanda de dólares estadounidenses siempre existió y se cubría con otros ingresos como las divisas financieras que ingresaban al país, pero «últimamente se hizo insoportable».

En declaraciones a radio La Red, el economista agregó que el objetivo de este control de cambio junto con la reprogramación de las letras de deuda es que haya un tipo de cambio que salte del centro de las escena.

«No podemos decir estable, no sabemos cómo va a seguir, pero al menos se busca que deje de ser un gran problema y evitar que las reservas internacionales del Banco Central caigan a ritmo insostenible», sostuvo.

Santángelo consideró que de apoco se va a ir logrando el objetivo si los argentinos entienden «que el control del cambio vino para quedarse porque de ninguna manera va a ser transitorio y hasta es probable que en algún momento tenga que ser endurecido».

«Si el límite hoy es de 10.000 el día de mañana sea 8.000 o 5.000 o cero eventualmente en algún momento. Estábamos en una situación e la que la demanda de divisa superaba a la oferta. Este es sólo el primer round», sostuvo.

El economista opinó que para «confianza y tranquilidad» son dos «palabras muy fuertes», por lo que él prefiere considerar que las medidas anunciadas por el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, son en principio para «ayudar a cuidar la caja».

«Tenemos control de cambio para rato. A mi me etiquetan como economista liberal y ortodoxo y lo soy, pero la Argentina no está para tener libertad de cambios, no estuvo en el 2015 tampoco», advirtió.

Y señaló que para tener libertad de cambio hay que tener una moneda estable y confiable con inflación baja, mientras que la Argentina «no tiene moneda» y necesita recuperar la «estabilidad macroeconómica».

«La libertad de cambio es un país que se dan los países con estabilidad macroeconómica», añadió.

«Yo siempre dije que la libertad de cambio es una Ferrari, pero la Ferrari no la podés usar en el conurbano sino en autopistas.

Entonces, el día que tengamos moneda y estabilidad volveremos a tener libertad de cambio, mientras tanto tenemos que andar con muletas», así lo reseña Diario Jornada.

Conocida la llegada del Hernán Lacunza como nuevo ministro de Hacienda, exfuncionarios y economistas comenzaron a verter sus opiniones y deseos en la red social Twitter, así lo reseñó Ambito.

Uno de los primeros fue el extitular del Banco Central, Martín Redrado, quien se deseó lo mejor en la nueva etapa.

Por su parte el exsecretario de Finanzas, Guillermo Nielsen, quien lamentó el contexto en el que asumirá Lacunza pero destacó que un «profesional de su trayectoria y de su integridad merecería hacerse cargo en una situación más normal».

En tanto, la diputada de la Izquierda y docente, Romina del Plá, criticó el arribo del ministro a Nación. «Vamos de Guatemala a Guatepeor. Sigue el ajuste fondomontarista», lanzó.

 

El docente de la UBA Fabián Medina consideró que “el problema no es quién ganó sino quién perdió». Para el académico, el mercado “explotó” a las 22 del domingo. «Recordemos que sacaron datos irreales que hicieron que los banqueros pusieran muchos dólares el viernes para bajar los 20 centavos y salieron directamente ayer a la noche a operarlo», indicó Medina en diálogo AM770.

Para el economista la volatilidad de los mercados también se sentirá en la Bolsa porteña. «Sera una bolsa con caída porque también hay bolsa de ganancia», estimó.

El expresidente del Banco Central Alejandro Vanoli aseguró que las reacciones financieras se deben a que el oficialismo le mintió a los argentinos. “Le mintieron a la gente y a los mercados. Ayer y hoy está la respuesta en cada caso. ¿Algunos recomprarán más abajo lo que vendieron el viernes?”, se preguntó en las redes sociales, así lo informó Ambito.

Según Vanoli, si Alberto Fernández repite el resultado electoral en octubre “vendrá la racionalidad de políticas pro-crecimiento que piensen en la economía real, en la gente”.

El economista Mariano Kestelboim no percibe un techo al dólar. “Tremendo. Caídas generalizadas de las webs de los bancos. La levantaron con pala y ahora no resisten sus sistemas o las dan de baja a propósito. Señores: abrió el mercado mayorista del dólar a $54,50. Pesadilla”, escribió en su cuenta de Twitter.

A los pocos minutos, agregó: “¡¡¡¡¡¡El dólar ya supera los $60!!!!!!! 32% arriba. Estalla mal”.

Expertos en finanzas y economía analizan el comportamiento del tipo de cambio en un contexto de previa electoral. ¿Cuáles son los factores por los que el dólar sube? ¿A qué valor llegará? ¿Qué consecuencias trae?

¿Por qué sube el dólar?

“Hubo algunas encuestas que pusieron en duda la victoria de Mauricio Macri en las próximas elecciones presidenciales. Cuantas más posibilidades de ser reelecto Macri, más tranquilo va a estar el mercado. De lo contrario, va a ser más fuerte la salida de ahorros del país a través del dólar y dejando de demandar pesos”, así lo detalló Ámbito.

“Pero hay que decir que la tranquilidad cambiaria que vimos desde fines de abril tuvo que ver con cambios del Banco Central en la política monetaria que fueron acertados”.

“Por otra parte, el hecho de que en el mundo cambiaron las expectativas con respecto a lo que iba a hacer la Reserva Federal de Estados Unidos también influyó. Porque se esperaba que subiera la tasa de interés y de golpe anunció que lo más probables es que la baje, aumentando la cantidad de dólares. Y si uno aumenta los dólares el peso también pierde valor. Así el dólar perdió más de 10% de su valor desde principios de mayo. Con lo cual, eso colaboró mucho a la tranquilidad cambiaria”.

¿Cree que hay atraso cambiario?

“Soy de los que cree que no hay atraso cambiario. El peso está absolutamente depreciado. Toda la baja del dólar desde principios de mayo se debió a que bajó la cotización en el mundo y acá no bajó lo que debía. El peso siguió perdiendo valor.

“Creo que quieren decir que el dólar está barato. Pero no es algo que pueda resolver el Banco Central. Lo que pasó desde mayo es que el dólar se depreció en el mundo. Por otro lado, es lógico que se haya venido depreciando el peso porque si bien la incertidumbre política es baja todavía, o vino creciendo lentamente, todavía hay salida de ahorros. Eso hace que nuestra moneda se deprecie”.

Arnaldo Bocco, director del Departamento de Economía y del Observatorio de la Deuda Externa de la UMET.

Arnaldo Bocco.

¿Por qué sube el dólar?

“El dólar sube porque hay un cambio de tenencia de portafolio de parte de inversores extranjeros y locales, y a medida que faltan pocos días de las PASO, el comportamiento naturales es que si hay incertidumbre sobre el resultado, y viendo las encuestas, el mercado empieza a tomar posición para refugiarse en una moneda dura, ante una posible presión de salida de capitales por una expectativa electoral que no es coincidente con el interés de los inversores, que es un triunfo de la oposición. Si hubiera un triunfo abultado o cómodo de la oposición, el mercado cambiar se sentirá móvil”.

“Además hay coincidencia de informes en las últimas dos semanas de Morgan Stanley, JP Morgan, Moody’s y Standard & Poor’s que notan una fragilidad creciente de la economía argentina y marcan las principales fracturas y resquebrajamiento macroeconómicos que impiden el normal funcionamiento de las actividades. En tercer lugar empezó a caer la exportación de granos. Llegamos a agosto y es prácticamente nula, y fueron menores”.

¿Cree que hay atraso cambiario?

“Es esperable que el tipo de cambio suba por encima de los valores de hoy. El valor del dólar va a depender de la cantidad de reservas de libre disponibilidad del Gobierno y cuanto sea el apatito de los inversores para tomar posición en dólares. Si hay mucha demanda, el tipo de cambio subirá entre 10% y 20% para el día después de las PASO si es que el Gobierno pierde”.

Miguel Boggiano, profesor Behavioral Finance en UdeSA y CEO de Carta Financiera

¿Por qué sube el dólar?

“No hay ningún motivo puntual de por qué sube el dólar en determinado momento. Termina siendo la confluencia de millones de voluntades en un momento. Se acercan las elecciones y dado que no es sostenible la situación, empiezan a dolarizarse. Pero no hay un disparador claro. Pretender encontrar una respuesta a eso, es como buscar por qué suba una acción en un día. El peso es un activo financiero más. NO hay que darle demasiada tracendencia a la osciliación. Se puede decir que no es sostenible donde está, y que ha sido intervenido otra vez con la tasa de interés y con un avis de intervención por parte del Estado con un claro interés en manterlo sujetado hasta las elecciones”.

¿Cree que hay atraso cambiario?

“No tiene sentido ponerle un numero al atraso cambiario. Es lo mismo que decir a cuánto debería estar el dólar. Hay que entender que si el dólar vale lo mismo que hace un año, y en el medio tuvimos una inflación del 50%, un dólar compra hoy menos bienes que hace un año. Eso implica que a los exportadores se les reducen los márgenes y es menos conveniente exportar. El atraso cambiario hace que vuelva más conveniente importar y menos exportar, porque el dólar está intervenido”.

Santiago Fraschina, Director de la Carrera de Economía de la UNDAV

Santiago Fraschina

¿Por qué el dólar se mantuvo estable?

“La causa de la estabilidad cambiaria es por el despilfarro de dólares de la deuda externa, que en algún momento vamos a tener que pagar. Es preocupante. Se sostiene la pax cambiaria a un costo muy alto. Se pierden reservas, que son dólares de deuda y que el FMI permite para financiar la fuga de capitales. Ahora hasta unos u$s3.600 millones para dólar futuro. El próximo mandato tiene interés y vencimiento de capital por u$s 150.000 millones con el FMI y bonistas privados”.

¿De cuánto es el atraso cambiario?

“La pax cambiaria también se sostiene por la tasa de interés, que es la nominal más alta del mundo al 60%, y el resultado de eso es que no hay crédito productivo ni para el consumo y es una de la causas de por qué quiebran las empresas e industrias. La otra cara de la pax cambiaria es cierre de fábricas y el crecimiento de la desocupación. La sostienen por una cuestión electoral y es legitimado por el FMI. Es un despilfarro de dólares producto de la deuda externa y la destrucción de la economía real. Esto en algún momento se va a terminar y cuando se termina vamos a tener una nueva devaluación fuerte, aunque no se sabe el monto ni cuánto, que va a acelerar la inflación y las consecuencias negativa que vimos el año pasado”.

Pablo Portella, economista del Centro de Estudios para el Desarrollo Nacional “Atenea”

¿Por qué el dólar está estable?

El dólar se encuentra estable debido a una variedad de estrategias llevadas adelante por el Banco Central. La más importante es la tasa de interés, consistentemente alta, que se combina con intervenciones en el mercado de futuros y ventas diarias de dólares a nombre del Tesoro.

¿De cuánto es el atraso cambiario?

Hoy observamos un valor del dólar que en términos reales se atrasó un 20% respecto al inicio del programa monetario de Guido Sandleris, en octubre de 2018. Tendremos que seguir de cerca el comportamiento del dólar en los próximos meses, ya que las medidas para contenerlo son de naturaleza transitoria. Estimamos que va a ser necesaria una fuerte entrada de capitales en los próximos meses para evitar una nueva devaluación del peso.