Tag

economía argentina

Browsing

«Argentina va a mejorar su oferta, pero no va a poner en riesgo la sostenibilidad de la deuda ni de la economía argentina», dijo el mandatario.

El presidente Alberto Fernández anticipó que esta tarde se reunirá con el ministro de Economía, Martín Guzmán, para analizar el «detalle final» de una nueva contraoferta a los bonistas en el marco del proceso de reestructuración de deuda, aunque reafirmó que la propuesta «no va a poner en riesgo la sostenibilidad de la deuda ni de la economía argentina».

«Hoy a la tarde quedamos con Martín que nos reunimos para ver el retoque final. Está claro que la Argentina debe encontrar un acuerdo y está claro que los acreedores no aceptaron nuestra oferta y Argentina la va a mejorar», dijo Fernández.

En ese sentido, el Presidente reafirmó que «la oferta que vamos a hacer no va a poner en riesgo la sostenibilidad de la deuda ni la economía argentina».

«No quiero más que los argentinos, que los jubilados, estén padeciendo entre un aumento y pagar la deuda. No quiero vivir más en ese país. Quiero que tengamos una deuda que podamos pagar, que no sigamos sacrificando a los que menos tienen por pagar la deuda, eso es lo que busco», insistió el mandatario.

En cuanto a los plazos de de renegociación de la deuda emitida bajo legislación extranjera, de aproximadamente 66.000 millones de dólares, Alberto Fernández dijo que, en el almuerzo que compartió la semana pasada con el ex ministro de Economía Roberto Lavagna, recordaron que, en 2005, la primera oferta se había hecho en enero y que, finalmente, «el proceso se cerró en diciembre» de ese año.

Por eso, calificó de «insólito» que lo estén «acusando de demorar, de dilatar» y reiteró que «se está en una negociación» en la que no se pueden adelantar plazos.

«Quiero ser franco, podría haber cerrado un acuerdo y dejar a mi gobierno trabajar en paz sin que haya que pagar mucho o nada, pero esta es la solución de Alberto Fernández; no es la solución de la Argentina. Lo que busco es que quien me suceda no tenga que cargar el muerto» porque -argumentó- «hay que pensar no solo en el día de hoy sino en el día después», señaló Télam.

Según el Informe de Política Monetaria en los primeros meses de 2020 el sistema financiero otorgó ayuda a 113.618 empresas y 151.443 individuos.

Las medidas de alivio financiero implementadas por el Banco Central propiciaron un «récord histórico» de otorgamiento de créditos para el sistema financiero que auxilió hasta el momento a 113.618 empresas y 151.443 individuos, de acuerdo con el Informe de Política Monetaria correspondiente a los primeros meses de este año.

«Al cierre de este informe, los montos aprobados y en proceso de aprobación a Mipymes y a prestadoras de servicios de salud ascendían a $223.280 millones y los desembolsos por $183.870 millones alcanzaban a 113.618 empresas», destaca el Informe difundido hoy.

Asimismo, la asistencia financiera «para monotributistas y autónomos a través de la línea de crédito a tasa cero, a 15 días de su vigencia, alcanzaba a 151.443 individuos por un monto total de $19.890 millones».

El trabajo indica, además, que la política monetaria llevada adelante por el Banco Central permitió «amortiguar las consecuencias en el nivel de actividad económica generada por la crisis sanitaria de la Covid 19, a través de la utilización de instrumentos que facilitaron el acceso al crédito y redujeron su costo para aliviar la situación financiera de empresas y familias, al tiempo que se implementaron medidas para proteger el ahorro en pesos de los hogares».

«Dentro de la primera fase, el Gobierno Nacional se abocó a evitar una disrupción de los ingresos de los hogares, asistir a las empresas para preservar el empleo y garantizar el abastecimiento y el normal funcionamiento de los servicios esenciales, junto con el fortalecimiento del gasto público en salud», señala el Informe.

En cuanto a las medidas orientadas a la protección de los ahorristas, ‘una tasa de interés

mínima para los plazos fijos, en un nivel de 70% de la tasa de Leliq (equivalente a 30,1% en términos efectivos anuales) y los plazos fijos UVA precancelables, garantizan una tasa de remuneración positiva en términos reales’.

«La gestión de la política monetaria en la emergencia requerirá de una importante expansión de la liquidez. Una vez superada la pandemia, el BCRA hará todos los ajustes en la liquidez que sean necesarios para sostener la recuperación y normalizar la liquidez», señala el informe.

«A tal fin se debe tener en cuenta que el crecimiento de la demanda de dinero que trae aparejada la recuperación económica contribuirá a absorber una importante porción de los recursos volcados al mercado», indicó Télam.

A pesar de que ya está en suelo argentino, la gira de Alberto Fernández por Europa sigue generando repercusiones. Hoy se publicó una entrevista en el diario francés Le Monde, realizada cuando aún estaba en París, en la que el Presidente pedía “un tiempo para reconstruir” la economía, comenta INFOBAE. El mandatario lamentó también que el país se hubiera endeudado “en una velocidad inusual, en cantidades increíbles” y que además se hubiese comprometido “a devolver en tiempo récord”.

Tal como le había dicho a este diario , Fernández consideró “cumplidos” los objetivos de su visita a los cinco países europeos, a los que viajó en la antesala de la renegociación de la deuda externa con el FMI contraida por Mauricio Macri. “El primer objetivo era volver a Europa, porque siempre fui un europeista convencido”, remarcó.

La nota de Le Monde reseña el viaje de Fernández en busca de “apoyo para renegociar la fenomenal deuda” del país y da cuenta de su visión a partir de los “ecos positivos” que encontró en sus pares de Italia, Alemania, Francia y España.

“Lo que pido no es exorbitante, mi mensaje fue: pagaré la deuda, pero me daré tiempo para reconstruir nuestra economía. Y recibí un apoyo masivo de mis interlocutores”, afirmó el mandatario.

Esa deuda equivale, cita el diario parisino, al “91 por ciento del PIB, mientras el país está sumido en una grave crisis económica”. En ese sentido, Fernández se quejó porque el pasivo fue contraído sin que se haya sometido el proceso a votación en el Congreso.

Por otro lado, resaltó que era fácil vaticinar el desenlace del acuerdo desde un primer momento por el contexto económico nacional. “También podría decirles a los acreedores: ‘Ustedes sabían que se estaban metiendo en problemas cuando invirtieron en un título con una tasa de interés del 8 por ciento, pese a que en todo el mundo era del 0 porciento. Cuando las limosnas son desproporcionadas, incluso el santo desconfía”, ironizó.

Aún así, juzgó que no se le puede “pedir al mundo de la especulación financiera que tenga ese tipo de reflexión”, más allá de que “era evidente que Argentina no podría pagar porque la economía estaba en recesión”.

“Pero la legitimidad de la autoridad que contrajo esta deuda no puede ser cuestionada, así que se debe hacer frente a eso”, expresó en la nota, titulada “Déjenme tiempo para reconstruir la economía argentina” y acompañada por una foto de Fernández en actitud reflexiva.

La “realidad escondida de Macri”

El Presidente denunció además que el cuadro de hambre extendido en el país formaba parte de una “realidad escondida” por la administración de Macri y describió su relación con la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

“No toma ninguna decisión, pero yo la consulto mucho. Fue presidenta durante 8 años; es de una inteligencia singular y no quiero privarme de su experiencia”, manifestó, y reivindicó la alianza entre sectores antes enfrentados que ahora se dieron cuenta que “millones de argentinos habían sufrido” por esas separaciones.

“Hay que separar el aborto de la esfera religiosa”

Finalmente, defendió su intención de legalizar el aborto, para lo que enviará pronto un proyecto al Congreso. “El Papa conoce mi posición desde hace mucho tiempo”, reseñó el presidente, que estuvo la semana pasada en el Vaticano con Francisco.

“Soy católico, pero hay que separar el aborto de la esfera religiosa. Esta no es una medida contra la Iglesia, sino en favor de los derechos de las mujeres y de la salud pública”, concluyó.

Volkswagen Argentina rematará a partir de ayer jueves y hasta el viernes 20 de diciembre más de 700 vehículos, el 80% correspondiente a unidades a patentar y 0 km.

La subasta estará compuesta por cuatro lotes y se realizará de modo online través del sitio de subastas narvaezbid.com.ar.

Es importante destacar que las subastas son abiertas al público y que para poder participar sólo es necesario ingresar a la página web y crear un usuario. Esta operación es gratuita.

Según se publicó en el sitio Autoblog Argentina, la subasta corresponde a vehículos remanentes de stock, entre los que se encuentran distintas versiones de todos los modelos de la marca.

Vale destacar más de 400 autos se subastan de forma individual, mientras que restantes están agrupados en varias unidades por lote. Por ejemplo, un lote puede estar compuesto por cinco VW Polo ó 10 VW Virtus.

Hay tres tipos de categorías: usados, a patentar (que son unidades que nunca fueron rodadas, pero que no son modelo 2019) y 0 km. En el caso de estos últimos, las unidades se entregan con garantía oficial Volkswagen y se entregan en concesionarios designados de la marca.

En los surtidores de YPF, el litro de nafta súper subió a $53,34 el litro, la premium $61,54, el diesel $49,94 y el diesel premium $58,44.

En tanto, Shell aumentó a $53,99 el litro de nafta súper, $62,39 la nafta premium, $51,99 el diesel y $59,39 el diesel premium, informaron fuentes empresarias.

El Gobierno dispuso un aumento del impuesto a los combustibles que gravan las ventas de naftas y gas oil, según el decreto 798/2019, publicado el viernes en el Boletín Oficial.

La medida establece que el incremento en el precio de los combustibles será de 0,507 pesos para las naftas y de 0,282 pesos para el caso del gas oil y de 0,131 pesos para el gas oil para consumo en la Patagonia y el departamento Malargüe, Mendoza y el partido de Patagones, Buenos Aires.

En los considerandos de la medida se establece que «la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), actualizará los montos del impuesto, en los meses de enero, abril, julio y octubre de cada año, considerando, en cada caso, la variación del Índice de Precios al Consumidor (IPC) que suministre el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), correspondiente al trimestre calendario que finalice el mes inmediato anterior al de la actualización que se efectúe».

El anterior aumento de las compañías había sido el 14 de noviembre, mismo día en el que finalizó el congelamiento de precios de los combustibles.

En aquella ocasión, la suba fue de un 5%, a partir del cual la nafta súper quedó en $51,54, mientras que el diesel en $48,09.

Informes privados pronostican que la caída de la actividad de este año será hasta de 2%. Su impacto en la recaudación fiscal.

La inestabilidad cambiaria y el escenario de incertidumbre que emergió de las elecciones primarias ya está haciendo mella en la economía real. Por eso empezaron a conocerse algunas correcciones hacia la baja de las previsiones sobre el nivel de actividad para lo que queda del año.

Por caso, la consultora Ecolatina advirtió que el PBI podría caer hasta un 2% este año. Es la segunda rectificación que realiza en los últimos meses. Su diagnóstico original indicaba una baja de 1,4% y tras la devaluación de marzo pasó a ser de 1,7%.

El informe describe una situación de aceleración de la inflación y de reducción del poder adquisitivo de los asalariados, que no cambiará ni siquiera con las renegociaciones paritarias pendientes. “Este escenario errático, volátil y tenso producto de un riesgo de default latente se extenderá, por lo menos, hasta que asuma el próximo presidente electo. Lamentablemente, la situación no mejorará significativamente luego del 10 de diciembre: el fantasma no se alejará rápido”, agrega.

“En este marco, si anteriormente el Relevamiento de Expectativas de Mercado del Banco Central proyectaba una caída del PBI de 1,5% para este año, podemos decir que la misma tendrá un piso de 2% luego de los recientes movimientos. En igual sentido, la inflación, que se estimaba cerrando el año en la zona del 40%, no será menor a la del año pasado (47,6%)”, continúa.

El dato no será irrelevante para el gobierno, que tiene que cubrir el costo del paquete que anunció a mediados de mes y que mezcla rebajas impositivas con pagos extra a empleados estatales y beneficiarios de planes sociales. El monto oscila en los $ 50 mil millones y la manera de cubrir ese bache preocupa al Fondo Monetario Internacional, que exige mantener el equilibrio fiscal para asegurar los pagos a los acreedores de la deuda pública. El gobierno cree que la mayor inflación que sobrevendrá por la nueva disparada del dólar lo ayudará a tapar ese agujero. Pero si la actividad cae más de lo previsto, la recaudación difícilmente pueda reponerse, informó el Tiempo.

El diputado Marco Lavagna sostuvo hoy que el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, «es consciente de que la situación es delicada», al tiempo que destacó la «actitud de escuchar» del funcionario con quien se reunió ayer en el marco de los encuentros que inició con equipos técnicos de distintos espacios.

«Nunca es tarde para escuchar, si bien hoy el margen de maniobra es menor que el que había tiempo atrás, creo que Lacunza es consciente de que la situación es delicada», dijo el integrante de Consenso Federal, espacio que lleva como candidato presidencial a su padre, Roberto Lavagna.

El encuentro se desarrolló ayer por la tarde, horas después de que Lacunza asumiera el cargo. La ronda de reuniones seguirá con otros espacios políticos, como el Frente de Todos, cuyos economistas se verán hoy con el titular de Hacienda, según informó Télam.

En declaraciones a FM Futurorock, Marco Lavagna agregó que el flamante ministro tuvo «una actitud de escuchar y está centrado en tratar de enviar tranquilidad en el tipo de cambio, algo en lo que coincidimos».

El ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, dijo que «más allá de las circunstancias uno decide colaborar con la gestión» y explicó que fue «convocado»para sus nuevas funciones por la gobernadora María Eugenia Vidal, quien previamente había hablado con el presidente Mauricio Macri.

«Me preguntó si estaba dispuesto a asumir y le dije que sí y me pasó con él» contó el funcionario en Radio Mitre, donde agregó que «es un momento complejo como todos los que siguen a momentos electorales», según informó Télam.

Este jueves, Roberto Lavagna brindó una conferencia de prensa junto a Juan Manuel Urtubey donde presentaron el Plan Económico «Reactivargentina». El economista, y precandidato a presidente por Consenso Federal, sostuvo que «la economía argentina vive, hace ocho años, en un absoluto estancamiento». El gobernador de la Provincia de Salta lo catalogó como «el Messi de la economía».

Según el histórico dirigente, para mover el consumo hay que «ponerle plata en el bolsillo a los argentinos» mediante el aumento del salario mínimo, la eliminación del impuesto al valor agregado sobre bienes esenciales, como los alimentos, y una reducción del Impuesto a las Ganancias que pesa sobre los salarios de los trabajadores, así informó Diario Popular.

Además, preocupado por el presente adverso, comparó la situación económica del país en relación al resto del mundo. «No hay en el mundo economía de este tamaño que durante ocho años no haya crecido. Incluso en los dos últimos años ha decrecido», manifestó.

Por otro lado, el candidato sostuvo que, para «volver a poner en marcha la economía», hay que «trabajar de manera simultánea con el consumo y la inversión para no caer en los errores del actual y el anterior gobierno».

Para eso, algunas de las propuestas que él y su partido desarrollan, según afirmó, es la de «cero impuesto a las ganancias de las pymes que reinviertan sus utilidades y creen puestos de empleos», un «acuerdo serio de precios, salarios y productividad para bajar la inflación» y «asegurar el equilibrio fiscal mediante el crecimiento de la economía y no del ajuste».

Incluso en las ágoras más conservadoras se cuchichea sobre la mala puntería del FMI en sus predicciones económicas. Tanto es así que un estudio dela mismísima Oficina General de Contabilidad de los Estados Unidos (GAO, en inglés, Government Accountability Office) señala que el FMI sólo es capaz de anticipar el 11% de las crisis económicas ocurridas a nivel mundial.

Incluso en las ágoras más conservadoras se cuchichea sobre la mala puntería del FMI en sus predicciones económicas. Tanto es así que un estudio dela mismísima Oficina General de Contabilidad de los Estados Unidos (GAO, en inglés, Government Accountability Office) señala que el FMI sólo es capaz de anticipar el 11% de las crisis económicas ocurridas a nivel mundial. De hecho, en base a esos datos, para el caso de América Latina, no se acertó con ninguna. Recuérdese, por ejemplo, que el FMI había pronosticado que Argentina iba a crecer 3,7% en el año 2001 cuando finalmente la contracción fue del 4,4%. Más recientemente, el FMI a mediados del año 2007, meses antes de que se viniera la gran crisis financiera global, también nos dijo que no “había razones para preocuparse por la economía mundial».

Con este telón de fondo, es preciso revisar lo que el FMI, y el propio Gobierno de Macri han venido estimando para la economía argentina en estos últimos años. Como en cualquier profesión, la credibilidad se gana en base a aciertos. Es muy difícil tener fe en quién no atina nunca. Si repasamos los datos, tanto el FMI como el Gobierno macrista no han dado ni una en cuanto a la predicción de las principales variables económicas. He aquí sus continuas desviaciones en dos temas clave: crecimiento a través del Producto Interno Bruto (PIB) e inflación.

1. En relación al PIB. Empecemos por el primer gran error en el primer año de gestión de Macri, año 2016. En rueda de prensa, el que fuera Ministro de Hacienda, Prat Gay, a inicios de año estimaba un crecimiento del PIB entre 0,5 y 1%; por su parte el FMI creía que el PIB decrecería en 0,7%. Finalmente, el valor real fue de -2,1%. En año 2017, el FMI estimó bien pero no el Gobierno, aunque se acercó al valor real (2,7%). Sin embargo, en el año 2018, nuevamente hubo errores y muy grandes: el Gobierno estimó 3,5% de crecimiento; el FMI lo dejó en 2,5%; y, por el contrario, el valor real fue de -3,5%. O sea, en estos 3 años pasaos, el FMI se equivocó como promedio anual en 2,1 puntos; y el Gobierno en 3,5 puntos.

2. En relación a la inflación. No hemos querido usar las previsiones hechas a inicio del año 2016 para los años siguientes porque, de haberlo hecho, el ridículo aún hubiera sido mayor. Aclarado esto, pasemos a los datos. Cada año existe desviación importante, pero el más significativo tuvo lugar en el año 2018: el valor real de subida de los precios triplicó la estimación del Gobierno y FMI (47,6% frente a 15,7% y 16,7%). Y puede que, en 2019, tal como viene el dato real, es probable que el FMI repita su gran desatino.

Así podríamos seguir y seguir demostrando con datos y hechos que el FMI y el Gobierno tienen una pésima bola de cristal para el devenir de la economía argentina. La evidencia es demasiado elocuente como para fiarse de ellos en la conducción del futuro. No quisiéramos estar en las manos de un médico que se equivoca tanto. Ni hubo estabilidad de tipo de cambio, ni lluvia de inversiones, ni pobreza cero; nada de nada. Más bien todo lo opuesto: desequilibrio macroeconómico con malestar microeconómico; un modelo económico injusto al mismo tiempo que ineficiente. Y no sólo lo dicen los números objetivos, sino que también así lo remarca la percepción subjetiva que tiene la mayoría de la ciudadanía argentina, como lo muestra la última encuesta de Celag: creen que se está peor, que el Gobierno no sabe cómo controlar la inflación ni el dólar, que se ha descendido socialmente, con un gran miedo a perder empleo, y muy pocos quieren que todo igual.