Tag

Economía

Browsing

Lo revela un informe de la consultora Randstad Workmonitor del último trimestre del año. La confianza de los argentinos de hallar un nuevo trabajo disminuyó al 63% este mes.

La confianza de los argentinos en encontrar un nuevo empleo disminuyó al 63% este mes y se posicionó así en el valor más bajo del año, mientras que el miedo a perder el puesto de trabajo aumentó 1 punto porcentual para alcanzar el 7,9% del total de los consultados. Así lo revela el Randstad Workmonitor correspondiente al último trimestre de 2018, del que surge que la confianza de los argentinos en encontrar un nuevo empleo cayó 5 puntos porcentuales respecto del tercer trimestre del año.

Randstad, líder global en servicios de Recursos Humanos, dio a conocer los resultados del cuarto trimestre de 2018 correspondientes al Workmonitor, un estudio que releva las expectativas, estados de ánimo y comportamiento de los trabajadores en 34 países, incluida la Argentina.

Al indagar sobre la confianza de los trabajadores argentinos respecto a la posibilidad de conseguir un nuevo empleo similar al actual dentro de los próximos seis meses, el nivel de confianza se ubicó en el 63%, la marca más baja de los últimos doce meses.

En una comparativa regional sobre el nivel de confianza en encontrar un nuevo empleo, se observa que el nivel de confianza de los trabajadores argentinos es el segundo más bajo de la región, luego del de Brasil, que registra el 60%.

En el otro extremo, y vislumbrando un panorama más alentador, se encuentran Chile con un nivel de confianza en el mercado laboral del 74% y México con uno del 81%.

Andrea Ávila, CEO de Randstad para Argentina y Uruguay, explicó que en situaciones de cierta incertidumbre como la actual, es de esperar que los trabajadores tengan menor confianza y muestren actitudes más conservadoras en sus decisiones de carrera laboral.

“Una baja en la confianza en el mercado laboral como la que relevamos en este último trimestre hace que haya menos trabajadores en búsqueda activa de un cambio de trabajo, dando como resultado una baja movilidad laboral”, dijo Ávila.

Acompañando un contexto en el que la economía no se recompone y el mercado laboral no muestra señales de reactivación, el deterioro de la confianza de los trabajadores también tiene su correlato en un incremento del miedo a perder el empleo, dice el informe.

En el último trimestre del año el miedo a perder la fuente laboral se situó en el 7,9%, subiendo 1,2 puntos porcentuales por sobre los valores de principio de año (6,7%).

Al analizar esta variable según el nivel educativo de los trabajadores, surge que a mayor formación alcanzada, menor es el miedo de perder el empleo. Así, el estudio realizado por Randstad revela que el miedo a quedarse sin trabajo entre los encuestados con mayor nivel educativo es del 7,3%, mientras que entre quienes tienen una formación intermedia se eleva al 8% y alcanza el 8,2% entre los trabajadores de menor nivel educativo.

Las expectativas de creación de empleo para el primer trimestre de 2019 son las más bajas de los últimos doce años, de acuerdo con una encuesta difundida hoy.

La empresa ManpowerGroup presentó los resultados de la Encuesta de Expectativas de Empleo correspondiente al primer trimestre de 2019 y, de acuerdo con los más de 800 empleadores argentinos consultados, la Expectativa Neta de Empleo (ENE) se ubicó en -4%.

Ese porcentaje “refleja que las perspectivas de contratación son las más débiles desde que comenzó este relevamiento, hace doce años”, advirtió la compañía.

La ENE reflejó una disminución de 6 puntos porcentuales en comparación con el trimestre anterior, y de 12 puntos porcentuales cuando se la comparó con el valor arrojado en el mismo período del año pasado.

Ese indicador se obtiene al tomar el porcentaje de empleadores que anticipa un aumento en sus dotaciones de personal, y restarle el porcentaje de aquellos que esperan una disminución durante el próximo trimestre.

“Persiste una tendencia a la baja en los niveles de contratación para el comienzo de 2019, una situación que pronuncia la actitud de los empleadores en últimos tres meses de 2018. No se vislumbran signos de recuperación y el mercado empieza a manifestar las consecuencias de la coyuntura económica”, explicó el vicepresidente de ManpowerGroup Argentina; Fernando Podestá.

Para el primer trimestre del año próximo, la encuesta arrojó una disminución en las nóminas de siete de los nueve sectores industriales, sobre todo el de la construcción, seguido por transporte y servicios públicos.

El único sector con intenciones positivas es agricultura y pesca, con un pronóstico de +4%, para los primeros tres meses del año entrante.

Además, los empleadores de cuatro de las seis regiones del país esperan recortar sus nóminas durante el próximo trimestre, según el relevamiento: la perspectiva de empleo más débil es de -9% en el Noroeste.

En cambio, los empleadores de la Patagonia y de Cuyo pronosticaron los mayores aumentos con expectativas de +5% y de +1%, respectivamente.

Por último, en nueve de los diez países americanos encuestados se reportan perspectivas positivas, con excepción de la Argentina.

Fuente: Jornada

Los precios de algunos de los productos de la cena navideña subieron hasta un 566% en apenas tres años. En el mismo periodo el poder adquisitivo de salarios y jublaciones cayó en torno al 17%.

A días de Nochebuena el Centro de Economía Política Argentina (CEPA) analizó la evolución de los precios de los productos típicos de una cena navideña en la era Macri. El resultado deja en evidencia que la desbandada de la inlfación en los últimos meses, lejos de ser una circunstancia puntual fue una constante a lo largo de todo la gestión de Mauricio Macri al frente de la Casa Rosada.

Según advierte el CEPA “festejar nochebuena o fin de año con un típico asado, una picada y helado de postre cuesta este año a los hogares un 48% más caro que hace un año para una mesa de 5 o 6 comensales. El aumento con respecto de 2015 llega al 251%”.

De acuerdo con el relevamiento de precios realizado por CEPA una cena de Navidad o año nuevo este diciembre llega a los 3.240 pesos frente a los 915 que costaba en diciembre de 2015 la misma cena. Si se le suma una mesa dulce el precio llega a los 4.156 pesos.

Es decir que “los precios de los alimentos de la cena navideña crecieron tanto en relación a 2017 como respecto de 2015 por encima de la inflación”.

Por caso, sólo la mesa dulce se encareció 78% en el último año.

“En 2018 un champagne, una sidra, 2 pan dulces, 1 budín y frutas secas tienen un costo aproximado de 943 pesos mientras que en 2017 sumaban $530, en 2016 alcanzaban los 398 pesos y en 2015, $298. La mesa dulce de las fiestas se encareció 78% en el último año y 216% en los últimos tres”, indica el informe de CEPA.

El programa Precios Cuidados ofreció en 2014 y 2015 una canasta navideña integrada por seis productos: sidra, turrones, pan dulce, garrapiñada, maní con chocolate, budín con chocolate. Esa canasta costaba en 2015 entre 54 y 59 pesos dependiendo la región. Este año el programa bajo la adminsitración Cambiemos no ofrece ninguna canasta navideña.

Aquí también puede verificarse la caída del poder adquisitivo del salario. Mientras los alimentos que se consumen en una cena de fin de año aumentaron en promedio un 54% en el último año, el Salario Mínimo, Vital y Móvil (SMVM) y las jubilaciones apenas subieron en torno al 28%.

Si se considera esta evolución desde 2015 las subas en los precios de los productos de la cena navideña llegaron al 243% emientras que el SMVM sólo creció 102% y la jubilación mínima, 116% en el mismo periodo.

Es más, según destaca CEPA, en 2017 el SMVM permitía cubrir 3,3 cenas y mesas dulces mientras que este año apenas se llega a pagar 2,7 cenas y mesas dulces, lo que refleja una caída del 17% en el poder adquisitivo del SMVM en apenas un año. Si se consideran los precios de 2015, la pérdida llega al 41%, dado que en aquellas fiestas podían adquirirse 4,6 cenas y mesas dulces.

Si la comparación se realiza con la evolución de la jubilación mínima, se observa que en 2018 se pueden adquirir 2,2 cenas y mesas dulces, mientras que un año antes se podían comprar 2,7 y en 2015, 3,5. Es decir, se produjo una pérdida en el poder adquisitivo de la jubilación mínima del 16% en el último año y de 37% respecto de diciembre de 2015.

A poco menos de un año de las elecciones las encuestas siguen dando de qué hablar, y el Gobierno tendrá que hacer un gran trabajo si quiere reelegirse, o al menos, tratar de aminorar las preocupaciones que agobian a los argentinos.

La inflación y el desempleo abarcan más del 50% de la preocupación de la sociedad, mismo porcentaje que considera que la imagen de Presidente de la nación es mala o muy mala. En cuanto a las figuras presidenciales Mauricio Macri y Cristina Fernández siguen siendo los favoritos, mientras que la mejor imagen de la política argentina se la lleva María Eugenia Vidal.

Más de 1.300 casos fueron estudiados por la consultora Synopsis en referencia a las preocupaciones de los argentinos y la imagen de las principales figuras políticas del país. Y es que a poco menos de un año de las elecciones generales de octubre de 2019, el panorama es incierto en quién será el próximo Presidente de la nación.

La reelección viene dificil por ejemplo, sobre todo cuando las principales preocupaciones de la gente son en materia económica, situación que el Gobierno de Cambiemos no ha sabido manejar.

Según la consultora, un 53,4% de la gente tiene dos grandes preocupaciones que le aquejan: 34.8% la inflación y 18.6% el desempleo. Curiosamente, la estos dos puntos importan mucho más a los argentinos que la corrupción, qu e es una de las “cartas bajo la manga” del Gobierno para conseguir reelegirse. Este tercer item (corrupción), alcanza el 17.8% de la preocupación de la gente.

En ese mismo contexto, evaluaron el desempeño de Mauricio Macri, la que para la mayoría de la gente es mala o muy mala, y abarca el 54.4% de valoración negativa, contra un 27.8% que cree que es muy buena, buena o regular.

Siguiendo con la línea económica los argentinos no tienen esperanzas en que la situación mejore, y esto será entonces clave en las elecciones de octubre de 2019, pues mucha gente plasmará su voto en referencia a lo golpeado de su bolsillo. Según la consultora el 49.8% de la gente cree que la situación económica de Argentina va a estar peor el año que viene. Lo mismo para la situación económica personal, que creen que está peor un 51.7%.

Otro de los puntos llamativos de la encuesta es sobre el escenario electoral, ya que el 51.2% de la gente asegura que lejos de votar Cambiemos, votaría “a otra fuerza política”. No obstante, las dos figuras preferidas para una contienda electoral son Mauricio Macri con 65.3% (solo entre votantes de cambiemos) y Cristina Fernández de Kirchner con 75.4% (solo entre votantes del kirchnerismo y aliados).

Por último, el sondeo de la consultora Synopsis le atribuye un margen “a favor” a María Eugenia Vidal de 3.6 puntos. Le saca un amplio margen al resto de los candidatos del oficialismo, aunque 7 de cada 10 consultados prefiere que Mauricio Macri vaya por la reelección.

Fuente: El Comodorense

Se completaron seis meses consecutivos de contracción. En el año el retroceso es del 1,5%.

Al sumar dos trimestres consecutivos de descenso de la actividad, técnicamente la economía está en recesión y se descuenta que continuará durante el actual trimestre – el cuarto del año. Así entre enero y septiembre la actividad ya acumula un descenso del 1,5%.Y en la medición desestacionalizada, en septiembre hubo una caída del 1,9% con relación a agosto.

De las previsiones oficiales surge que en los próximos meses deberá profundizarse la menor actividad porque se estima que 2018 cerraría con un descenso de la economía de entre 2,5 y 3%.

Nuevamente, en septiembre la excepción fue el sector financiero (+ 2,7%) y en menor medida las actividades empresariales e inmobiliarias y también la agricultura, por el fin de la sequía que provocó fuertes retrocesos en los meses anteriores.

Las ramas de actividad con mayores bajas en septiembre fueron la industria manufacturera (-10,8%) , comercio mayorista y minorista ( -12,8%), Hoteles y Restaurantes (-4,2), transporte y comunicaciones ( -4,6%) y Servicios Sociales (-3,4%). Por su parte, se aceleróò la caìda en la construcciónòn con un descenso del 3%, que hasta julio había tenido un comportamiento muy expansivo.

La Facultad de Ciencias Económicas de la Sede Esquel de la UNPSJB organizó para el próximo 23 de Noviembre la Primer Jornada Tributaria con Principales Aspectos de la Reforma Tributaria 2018.

La actividad se desarrollará en el Consejo Profesional de Ciencias Económicas de Esquel de 15 a 19 horas, y la actividad esta dirigida a Estudiantes de la carrera de Contador Publico y Jóvenes Graduados.

La moderadora será la Mg. Ing Silvia López y colaboran Luna Novella y Carlos Dominguez, mientras que los expositores serán: Cr Osvaldo González Salinas, Cr Ricardo Mercado, Cr. Guillermo Brook y Cr Fabián Tettamanti.

Malas noticias para el sector editorial. Si bien no hay sismo, editores y libreros unen fuerzas para –por lo menos- apuntalar las paredes de la industria y achicar los márgenes de pérdida. La Cámara Argentina del Libro dio a conocer la proyección del sector para este año. La caída de las ventas desde 2015 se estima, según los datos proporcionados ayer, en un 35 por ciento, que podría profundizarse el año próximo si no se modifica la situación estructural, conforme lo explicado por editores y libreros que hicieron una presentación conjunta este miércoles. Sólo en lo que va del año la baja es del 12 por ciento pero podría anclar en un 14 a fin de año.

Consultados por Clarín sobre si la situación puede calificarse como “un derrumbe”, tanto la presidenta de la Cámara, Graciela Rosenberg, como la de la Fundación El Libro, María Teresa Carbano, y el resto de los editores y libreros presentes, evitaron definirlo en términos tan rotundos, al poner de relieve la resiliencia de la industria que, en cada crisis económica, es la primera en descender y en tiempos de bonanza, la primera en recuperarse.

Librería. Muchas cerraron por la crisis. / Luciano Thieberger.

Librería. Muchas cerraron por la crisis. / Luciano Thieberger.

Según el informe se publicaron 23 mil novedades de enero a este mes. Se proyecta que para fin de año esa cifra suba a 27.500, contra 28.500 o 29 mil nuevos títulos que se editaban en 2016. Si bien no se trata de una merma sustancial, si se habla de ejemplares, el descenso se profundiza. La primera tirada de libros publicados alcanza, hasta octubre de este año, un total de 36 millones copias, contra 84 millones que se tiraban en 2015. Respecto de 2017, la caída es del 20 por ciento y en relación con lo producido en 2016, crece al 45.

Al referirse a la caída del sector comercial, lo que no incluye los libros autogestionados, hoy se edita un promedio de 7200 títulos contra 10.000 de 2016. La autogestión de libros, que se produce cuando un autor lleva su texto a una editorial que lo maqueta, lo imprime y lo publica pero le cobra el trabajo, creció en nuestro país al 15 por ciento. Eso, dicen en la Cámara del Libro, afecta sin duda al sector comercial.

“Esa es la razón por la que no baja el ISBN”, aclara Carbano. El asunto con las autoediciones es que, al ser de tiradas pequeñas, no llegan al circuito de librerías ni otros puntos de venta.

Entre el 25 y el 30 por ciento de lo que se publica está en manos de cinco grandes grupos editoriales, según editores y libreros presentes ayer en la rueda de prensa. Afirman además que el mayor porcentaje restante está en manos de pequeños editores.

Desde la perspectiva de las librerías, la caída acumulada se sitúa entre un 25 y un 35 por ciento, esto es, de unidades efectivamente vendidas. El relevamiento se realizó entre 65 editores y 65 libreros que son un eslabón central en la cadena del libro. Aquí la caída ha crecido en los últimos cuatro años. Del 5 por ciento en 2015 al 12 en 2018. Y según indicaron ayer, se perdieron 5000 puestos de trabajo.

Sobre un total de 800 puntos de venta, como los llama el librero Ecequiel Leder Kremer -lo que excede a las librerías como punto tradicional- 35 cerraron en los últimos cuatro años. Alrededor de 20 “sufrieron reducciones o mudanzas”, y en los últimos tres años “más de 80 librerías están en crisis o con serias dificultades”. Si bien no especificaron de qué tipo de dificultades se habla, sin duda la crisis abreva en distintos factores: los altos costos de alquileres de locales, el servicio de electricidad y el hecho de que el precio de los libros en nuestro país, si bien ha aumentado, no sigue el comportamiento de la inflación.

Ahora bien, si hoy se traduce el precio de un ejemplar a dólar, que es la variable que se toma en cuenta en el sector editorial por cuanto el papel se paga en esa moneda, el aumento ha sido del 100 por cien. Editores y libreros no son competitivos en el mercado interno, pero el incremento del dólar sí les favorece para exportar. Aquí, los editores suman otra queja: en la cultura cuando un mercado se pierde cuesta mucho recuperarlo.

En Nueva York. Una de las librerías físicas de Amazon

En Nueva York. Una de las librerías físicas de Amazon

Los últimos datos en materia de exportación del sector trepan a 28 millones anuales contra una importación por 130 millones anuales. En este segmento el precio del dólar hoy es competitivo para el editor que vende, aunque para el lector que compra un libro importado lo pague a un precio sideral.

Otra queja de los editores y libreros ayer fue que el Estado tampoco compra libros de literatura, ya desde 2015, y que de la inversión pública que se hizo en 2017 por 700 millones de pesos, para 2019 se ha previsto un aporte estatal sólo de 135 millones. Salvo en la Feria del Libro, que se realiza entre abril y mayo, la Conabip (Comisión Nacional de Bibliotecas Públicas), afirmó ayer el editor Martín Gremmelspacher, ex titular de la Fundación El Libro, no compran en ninguna otra época del año como hacían antes.

María Teresa Carbano recogió el guante de la pregunta de Clarín y dijo que “el sector del libro tiene una gran capacidad de resiliencia. Para la Feria del año que viene tenemos menos inscriptos, pero se ha reducido sólo en un pequeño porcentaje, apenas un ocho por ciento. Lo que sí ha aumentado son los expositores que toman menos superficie para sus stands. Estamos trabajando para no tener una Feria degradada, ya que contamos con menos recursos. Esperamos mantener el nivel”. Y de paso llegó el siguiente reclamo para el secretario de Cultura de la Nación, Pablo Avelluto: a valores históricos el Estado le debe a la Fundación El Libro unos cuatro millones de pesos. “Le pedimos al Estado que se haga un esfuerzo para mantener el nivel de la Feria”, agregó Carbano.

Cuando en Nueva York o Roma se recorren librerías tradicionales como Rizzoli, o novedosas como Amazon (con locales de venta de libros físicos), también la caída de público es notoria, según Clarín pudo comprobar recientemente. La producción y venta de libros atraviesa –por fuera de la actual recesión del sector- una transformación que no todos están en condiciones de enfrentar, por muy diversas razones. Como ha ocurrido con las multipantallas en el cine, que ha provocado una baja en la asistencia de público a las salas, en materia librera el crecimiento de los libros autogestionados es un cambio que llegó para quedarse, y la venta ondemand –impulsada por fuerza por gigantes como Amazon- es una realidad de nuestro tiempo.

 

 

 

Clarín

Fue esta mañana, cerca de las 10 horas, cuando un grupo de trabajadores estatales nucleados en el gremio de ATE, se instalaron en el interior del Ministerio de Economía y tomaron las instalaciones.

Se trata de un grupo de alrededor de 50 personas que se encuentran reclamando por las negociaciones paritarias.

Así lo confirmó el jefe de la comisaría capitalina, comisario Fabián Menéce, al explicar que pese a que la medida se desarrolla de manera pacífica y no hubo incidentes, personal policial debió intervenir en el lugar para resguardar la seguridad de los funcionarios y empleados que se encuentran en el interior del edificio

 

 

Radio Chubut

Autoridades del Gobierno de la Provincia se reunieron este viernes por la mañana, en las oficinas de CORFO en Rawson, con representantes de organizaciones sociales con el fin de comenzar a trabajar, reforzar e impulsar más proyectos sobre “Economía Social”.

El trabajo interministerial lo llevan adelante los Ministerios de la Familia y de la Producción, conjuntamente con la Secretaria de Trabajo y CORFO Chubut.

En el encuentro estuvieron presentes representando al Gobierno provincial el presidente de CORFO, Sixto Bermejo; los subsecretarios de Desarrollo Social, Alberto Amhed; de Políticas Sociales, Francisco Salto; de Agregado de Valor, Pablo Muñoz; de Trabajo, Carlos Arzan; equipo técnico de la Subsecretaria de Asociativismo y Economía Social, entre otros.

Por parte de las organizaciones sociales asistieron Verónica Sáez por el Movimiento de Trabajadores Desocupados “Aníbal Verón”; Lisandro Lértola por el  Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE); Miguel Prudente por el Movimiento 28 de Agosto; Claudia Marillan del Movimiento Barrios de Pie; Marcelo Barat de la Corriente Clasista y Combativa (CCC); y demás.

En este marco, el subsecretario de Desarrollo Social, Alberto Amhed, remarcó que “el desarrollo de la reunión, es por indicaciones precisas del Gobernador Arcioni, en post de avanzar en proyectos productivos, microempendimientos y trabajo genuino para las personas que conforman estas organizaciones”, y afirmó “fue un encuentro muy positivo, donde todas las partes coincidimos en la forma de trabajar”.

“Los representantes de las organizaciones que estuvieron presentes nuclean además a otros movimientos sociales, de desocupados, como lo son los recicladores de cartón, plástico, y demás”, precisó Amhed.

A su vez, el funcionario resaltó que “el eje principal es el desarrollo de la economía social, ver cómo podemos hacer proyectos productivos que le generen a las personas un trabajo genuino para poder tener sus ingresos”, y agregó: “es por eso que tenemos los equipos técnicos del Ministerio de la Producción y de la Secretaria de Trabajo para poder brindarle distintas capacitaciones en oficios y demás”.

“Buscamos salir de lo que tradicionalmente se denomina el asistencialismo, hay casos de emergencia que tenemos que asistir seguramente, pero la idea es que el Estado no vuelva esto crónico, sino que se plantee junto con los movimientos sociales el desarrollo de la economía social para generar trabajo, producción e ingresos”, señaló el Subsecretario.

A su vez, Amhed indicó que “buscamos esto desde el Gobierno provincial y es lo que necesitan los movimientos sociales, una posibilidad productiva y de empleo genuino para ellos”.

“Además, analizamos la cantidad de planes y ayudas directas que tienen las organizaciones y ver cuáles son las incompatibilidades de unos y otros”, repasó el funcionario.

Los ministros de la Familia y Promoción Social, Valeria Saunders; de Producción, Hernán Alonso, y parte del equipo técnico de la Secretaría de Trabajo, llevaron a cabo una reunión con el fin de comenzar a trabajar de forma interministerial para impulsar más proyectos sobre “Economía Social”.

De este modo, desde el Gobierno de la Provincia se hace especial hincapié en la necesidad de reforzar el área de Economía Social con el propósito de poder brindarles a las familias más vulnerables de diversas localidades distintas oportunidades para que puedan desarrollar proyectos productivos.

Además, del encuentro formaron parte el subsecretario de Asociativismo y Economía Social, Exequiel Villagra, junto a otros funcionarios de diversas áreas gubernamentales y equipos técnicos especializados en la temática.

Trabajo conjunto 

Al respecto de la reunión, la Ministra Saunders expresó que “durante la misma fue planteada la necesidad de trabajar en conjunto para reforzar área de Economía Social”.

“Puntualmente para desplegar actividades que tengan que ver con familias que se asisten desde el Ministerio de la Familia con ayudas alimentarias y elaborar un plan para que reciban a su vez capacitación, asesoramiento y acompañamiento para el desarrollo de microemprendimeitnos”, indicó la funcionaria.

En ese marco, la Ministra señaló que “pretendemos trabajar interministerialmente para acompañar a estas personas en la elaboración de sus proyectos, en la puesta en marcha y también en la ejecución de los mismos”, destacando que “vamos a estar presentes en todo el proceso”.

“Este trabajo interministerial tiene como objetivo principal desarrollar un plan de trabajo conjunto para que cada familia pueda desarrollar alguna actividad económica que le permita poder contar con un recurso, que lo generen ellos mismos, a través de estos microemprendimientos”, recalcó Saunders.

Por último, la titular de la cartera social de la Provincia, informó que “ya se establecieron las  fechas de las primeras reuniones en las que los cuadros técnicos de cada uno de los Ministerios elaborarán las primeras acciones a concretar y un proyecto a mediano y largo plazo”.