fbpx
Tag

Economía

Browsing

El organismo aclaró que el crecimiento volverá en 2020.

El FMI estimó este lunes que la economía argentina continuará en recesión durante 2019, por lo cual registraría una caída del 1,7%, para volver al crecimiento en 2020, con un 2,7%.

El Fondo Monetario publicó este lunes una actualización del informe “Perspectivas de la economía mundial”, cuya última edición se había difundido en octubre último.

En aquel mes, el organismo indicó que “la economía de la Argentina se contraerá en 2019 debido a que las políticas más estrictas dirigidas a reducir los desequilibrios frenarán la demanda interna, antes de volver a crecer en 2020”. Esa estimación fue ratificada ahora, y el PBI argentino -para el Fondo- caería 1,7% este año y crecería 2,7% el próximo.

En cambio, el informe rescató un dato positivo para la Argentina: la economía del Brasil se recuperará luego de la recesión que afectó a ese país en 2015 y 2016, para crecer este año un 2,5%.

Para América Latina, la organización recortó sus previsiones para este año y el próximo en 0,2 puntos con relación a lo previsto en octubre: 2% en 2019 y 2,5% en 2020.

Por otra parte, el Fondo Monetario proyectó un crecimiento del 3,5% para la economía mundial durante este año, 0,2 puntos porcentuales por debajo de su estimación de octubre.

“La expansión global se ha debilitado”, alertó el organismo, que a la vez estimó un crecimiento mundial del 3,6% en 2020, con un recorte del 0,1% respecto al pronóstico de octubre último.

Según el FMI, “una gama de factores desencadenantes más allá de la escalada de las tensiones comerciales podría provocar un mayor deterioro en el sentimiento de riesgo con implicaciones adversas para el crecimiento, especialmente dados los altos niveles de deuda pública y privada”. Por ese motivo, señaló que “la principal prioridad política compartida es que los países resuelvan de manera cooperativa y rápida sus desacuerdos comerciales y la incertidumbre política resultante, en lugar de elevar aún más las barreras dañinas y desestabilizar una economía global que ya se está desacelerando”.

 

Diario Popular

El nivel de ocupación fue del 68 por ciento con una estadía promedio de 4,3 noches

Pasó la primera quincena de enero y, como es habitual, la Secretaría de Turismo de la Municipalidad de Puerto Madryn dio a conocer el informe de ocupación correspondiente al movimiento turístico que se registró en la ciudad durante las dos últimas semanas. Según los datos relevados por el área de Estadísticas, el nivel de ocupación fue de un 68 %, cifra que representa un incremento del 9% respecto al mismo período de 2018.

Un total de 16.706 turistas visitaron la ciudad y disfrutaron de nuestros paisajes y de los distintos eventos gratuitos organizados por el Municipio. Cabe destacar que la ocupación general fue del 68 por ciento durante los primeros quince días de enero y la estadía promedio en cantidad de noches fue de 4,3.

El informe revela que también se incrementó la cantidad de visitantes que ingresaron a los Centros de Información Turística. En los primeros 15 días de 2019 fueron 2121, un 29 % más que el año anterior.

Por último, en relación a los establecimientos en los Hostels, hubo un 80 por ciento de ocupación y un 71 % en Viviendas Turísticas. Mientras que se registró una ocupación del 78 por ciento en Apart Hoteles, un 67% en Hoteles y un 60 por ciento en el rubro Complejos Turísticos.

Las reservas para la segunda quincena

Desde el área de Turismo también se dieron a conocer las reservas para la semana que transcurre, la tercera de enero, las cuales alcanzan en promedio un 62 por ciento.

En cuanto a los tipos de alojamiento, las Viviendas Turísticas registran un 70 %, mientras que le siguen los Complejos con un 69 por ciento, los Hoteles y Apart Hoteles con 60, las Hosterías y Cabañas con 59 % y, por último, los Hostels con un 45 por ciento.

Con respecto a la cuarta semana de enero, del 23 al 31, el nivel de reservas alcanza, hasta el momento, un promedio del 46 por ciento.

En primer y segundo lugar, se ubican los Complejos y Viviendas Turísticas, cuyos porcentajes son del 57 y 50 respectivamente. Por debajo, se encuentran Hoteles con un 45 y Apart Hoteles con el 40. Luego, aparecen las Hosterías y Cabañas con 37 % de reserva y, finalmente, los Hostels, que presentan un 29 por ciento.

El billete verde descendió en bancos y agencias de la city porteña, según el promedio de ámbito.com. En cambio, en el MULC, la divisa retrocedió 23 centavos y se acercó nuevamente al piso de la zona de no intervención. El blue, en tanto, se disparó 50 centavos a $ 39,75.

El dólar cedió 12 centavos a $ 38,49 (mayorista se volvió a acercar al piso de la banda)

El dólar retrocedió este miércoles 12 centavos a $ 38,49 en bancos y agencias de la city porteña, según el promedio de ámbito.com, en una rueda donde predominó la oferta por ingresos desde el exterior.

El billete acompañó al Mercado Único y Libre de Cambios (MULC), donde la divisa retrocedió 23 centavos a $ 37,37 y volvió a acercarse al piso de la banda de flotación (hoy en $ 37,33). Tal situación podría disparar, en caso de que la perforara, la intervención del BCRA con ventas de hasta u$s 50 millones diarios.

Durante la rueda, el Banco Central colocó Letras de Liquidez (‘Leliq’) por $ 155.303 millones a una tasa promedio del 58,782% anual a siete días (ayer, había terminado a 58,80%). La tasa máxima adjudicada fue de 58,997% y la mínima se ubicó al 58%.

La divisa norteamericana tuvo un recorrido de mayor a menor en una jornada en la que finalmente se impuso la oferta por los ingresos desde el exterior.

La inercia compradora destacada el martes se mantuvo vigente en el inicio de la rueda impulsando subas de los precios que los llevaron a tocar los máximos en los $ 37,70. De a poco, las órdenes de venta se fueron instalando en el sector donde operan los grandes jugadores diluyendo la presión inicial sobre la cotización.

La baja del tipo de cambio se escalonó con algunas fluctuaciones y se aceleró sobre el final cuando la intensidad de los ingresos forzó nuevos retrocesos que le hicieron tocar mínimos en los $ 37,365 en los minutos previos al cierre. El volumen operado subió un 13% a u$s 643 millones.

Desde ABC Mercado de Cambios, explicaron que la exportación cerealera sigue liquidando un promedio de u$s 75 millones diarios y el resto de los ingresos son de bancos que desarman posiciones y/o ingresos de inversores.

Asimismo, el índice dólar en el mundo bajaba un 0,5%, a 95,426 unidades, su nivel más bajo desde octubre, con avances liderados por el euro y la libra esterlina, ante un mayor apetito por activos de riesgo por el optimismo sobre las negociaciones comerciales entre Estados Unidos y China.

“Esta caída vuelve a aproximar la cotización del dólar al límite inferior de la zona de no intervención oficial, quedando al borde de forzar la aparición del Banco Central para sostener los valores, de mantenerse la tendencia de debilidad exhibida en la rueda”, destacaron desde PR Corredores de Cambio.

En el mercado informal, por su parte, el blue se disparó 50 centavos a $ 39,75, según el relevamiento de este medio en cuevas del microcentro porteño. A su vez, el “contado con liqui” subió ayer apenas un centavo a $ 37,51.

Otros mercados

En el mercado de dinero entre bancos, el call money se operó a un promedio del 53%. En swaps cambiarios se pactaron u$s 142 millones para tomar y/o colocar fondos en pesos mediante el uso de compra-venta de dólares para el jueves y el viernes.

En el mercado de futuros ROFEX, se negociaron u$s 730 millones, de los cuales más del 60% se pactó en los plazos de enero y febrero operándose sobre el final a $ 38,46 y $ 39,82 con tasas del 48,39% y 47,86% respectivamente.

Por último, las reservas del Banco Central aumentaron el martes u$s 82 millones a u$s 65.817 millones.

Ámbito

El país pasa de crecer cerca del 5% anual a tener el segundo peor desempeño de América Latina en 2019, según la CEPAL

Cuando cerraron las puertas del avión, Bayardo Aguilar se echó a llorar. Este ingeniero en Computación de 40 años abandonaba Nicaragua en agosto por la crisis política que afecta al país y que ha dejado ya 325 muertos. Él se vio obligado a huir porque participó activamente en las manifestaciones que desde abril exigen el fin del régimen del presidente Daniel Ortega.

Dice que había recibido amenazas. Atrás dejó toda una vida de trabajo y años de esfuerzos para sacar adelante su pequeña empresa, Mac Lab, dedicada a la reparación de equipos electrónicos. “No me hacía millonario, pero siempre tenía trabajo. En Nicaragua se podía hacer negocios, mientras no te metieras en algo que le interesara al régimen”, dice Aguilar, quien ahora busca refugio en México. Desempleado, con sus ahorros menguando, espera que la “dictadura” termine pronto para recuperar su vida y empresa en Nicaragua.

La crisis política ha golpeado con dureza la economía de este país centroamericano, que crecía a un ritmo anual del 4.9 %, uno de los mayores crecimientos de la región. Ahora, tras casi nueve meses de manifestaciones y una brutal represión del Ejecutivos sandinista, la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (FUNIDES) estima que 417 000 personas han sido despedidas o suspendidas de sus empleos, de las que 127 000 se encuentran en el desempleo.

La CEPAL, por su parte, estima que para 2019 la economía nicaragüense tendrá el segundo peor desempeño de América Latina, con un decrecimiento de -2.0 %. La crisis también ha generado un éxodo de nicaragüenses, que se refugian principalmente en Costa Rica, país que ha recibido más de 40 000 migrantes “nicas”, según las estadísticas de las autoridades migratorias de ese país.

“Jamás pensé irme de Nicaragua. Ni en mis sueños más locos pensé que terminaría pidiendo refugio en otro país”, afirma Bayardo Aguilar en una cafetería del céntrico Paseo de la Reforma, en la Ciudad de México. Aguilar dice que se ha presentado en varias empresas mexicanas en busca de trabajo, principalmente en el área electrónica, pero le dicen que está sobre cualificado para los puestos disponibles. “México nos ha tratado bien, no tenemos ninguna queja, pero nos queremos regresar en el primer avión a Nicaragua”, asegura.

El presidente Daniel Ortega se jactaba en sus discursos del crecimiento económico de Nicaragua. Ortega mantuvo durante una década una relación estrecha con las cúpulas empresariales, en lo que era denominado como el “modelo de consenso”: las decisiones en temas macroeconómicos se tomaban entre los asesores económicos del mandatario y los representantes de los empresarios.

Esa alianza económica con las cúpulas empresariales permitió a Ortega galopar la crisis económica internacional que golpeó al mundo en 2009. El mandatario ofreció apertura para hacer negocios, facilidades para los inversores, rebajas de impuestos, mientras mantenía controlados los sindicatos, que prácticamente aceptaban las normas del mandatario. Nicaragua, además, no contaba con los niveles de violencia de sus vecinos Honduras o El Salvador, lo que lo hacía más atractivo.

El país mantuvo una década de estabilidad autoritaria. Ortega gobernó con los buenos precios internacionales de los productos de exportación (café, oro, carne, etc.), el apoyo de los organismos financieros internacionales, la ayuda petrolera de Venezuela (más de 500 millones de dólares anuales) y la confianza de los inversores extranjeros.

Mientras, el exguerrillero destruía la democracia con el control de las instituciones del Estado, el Parlamento y las cortes. Poco a poco fue reforzando un sistema autoritario, que perseguía y acallaba las voces críticas. Los empresarios, contentos con el buen rendimiento de la economía, se mantenían al margen de la deriva autoritaria de Ortega.

Esa burbuja de crecimiento estalló en abril, cuando el sandinista impuso una reforma a la Seguridad Social sin consenso con los empresarios. Las medidas incluían un controvertido recorte del 5 % a las pensiones y aumentos en las contribuciones que entregan la patronal y los trabajadores. El Gobierno aducía que con estos recortes buscaba rescatar al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), un sistema en estado de coma debido a años de administración ineficiente y utilización de sus fondos para financiar dudosos proyectos de inversión de personas ligadas al mandatario, según investigaciones de la prensa independiente nicaragüense.

Las cúpulas empresariales rechazaron las reformas y en Managua comenzaron manifestaciones de jubilados que exigían derogarlas. El Ejecutivo respondió con una dura represión, que causó un sentimiento general de rechazo. El 19 de abril estallaron las protestas en todo el país y aunque Ortega derogó la reforma días después, la gente ya exigía el fin de once años de autoritarismo. El mandatario recrudeció la represión, al ordenar el ataque con armas de fuego contra los manifestantes. En cuatro días los muertos se contaban por decenas.

La respuesta violenta hizo que la patronal rompiera el modelo de consenso. “Si hubiera sabido que el resultado de todo este proceso iba a ser lo que sucedió a partir del día 18 de abril (cuando comenzaron las manifestaciones), no hubiera apostado en ningún momento en esa ruta de trabajo. Jamás”, dijo a EL PAÍS José Adán Aguerri, presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (la principal agrupación empresarial de Nicaragua).

La crisis sacudió la economía y el turismo. La Cámara de Turismo calcula que el país ha dejado de recibir 600.000 visitantes extranjeros y suman pérdidas superiores a los 400 millones de dólares. El sector más golpeado ha sido el comercio, donde se han perdido al menos 172 000 empleos, según el FUNIDES, un organismo relacionado al sector privado. La pérdida de empleos y la reducción de los ingresos de los nicaragüenses ha provocado un aumento de la pobreza.

El FUNIDES calcula que esta aumentará hasta 38.9 %, un incremento de 9 puntos con respecto a 2014, cuando el Gobierno calculó que la pobreza afectaba al 29.6 % de la población. De continuar la crisis en 2019, afirman desde el organismo, “existen alrededor de 1.2 millones de personas que, aunque no son pobres, están en riesgo de caer en situación de pobreza si llegan a perder su empleo o si su ingreso se reduce”.

En Managua es común ahora ver negocios cerrados, mientras otros cuelgan anuncios en los que se leen mensajes como “¡Ayudémonos!” o “Se buscan clientes, no importa la experiencia”. La crisis también ha golpeado a las coloniales León y Granada, enclaves turísticos del país. Desde el sector turismo calculan que el 80 % de los pequeños hoteles han echado el cierre.

El escenario a corto plazo no es halagüeño. La revista Confidencial de Managua informó a inicios de diciembre que los bancos estadounidenses Wells Fargo y Bank of America rompían relaciones con los bancos nicaragüenses debido al aumento del “riesgo país” de Nicaragua, la cooperación venezolana se desplomó de 563.8 millones de dólares en 2011 a 30.9 millones en 2017, la fuga de capitales podría superar los mil millones de dólares, la inversión extranjera prácticamente es nula y Estados Unidos ha impuesto sanciones al Gobierno de Ortega por la violación a los derechos humanos, lo que contribuye a espantar a los inversionistas. Además, esta semana el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), podría discutir la expulsión de Nicaragua, lo que tendría severas consecuencias económicas para el país.

“El país enfrenta desafíos en materia de financiamiento internacional”, asegura la CEPAL en su informe. “Las principales firmas calificadoras de riesgo han revisado a la baja su evaluación de Nicaragua”. Enrique Bolaños, rector de la escuela de negocios INCAE, aseguró el martes que la economía está “al borde del colapso”. “Hoy estamos viviendo un ciclo más de nuestra historia, y el reto que todos tenemos es ver que este sea el momento histórico de romper ese ciclo para siempre. Quiero insistir en este mensaje: el ciclo se rompe pasando por democracia y por institucionalidad. Rompiendo el ciclo se resuelve lo económico”, dijo Bolaños en un encuentro con empresarios.

A pesar de estar acorralado por este desplome económico, Ortega parece no estar dispuesto a hallar una salida negociada a la crisis. Y de continuar este escenario, advierten desde el FUNIDES, seguirá creciendo el desempleo y con él la migración de los nicaragüenses, entre ellos profesionales cualificados como Bayardo Aguilar, el ingeniero en computación que lloró cuando se cerraron las puertas del avión que lo alejaban de Nicaragua y su pequeña empresa.

El País 

La divisa norteamericana abrió la rueda con un alza inicial pero no soportó la fortaleza de la oferta, revirtió la tendencia, perforó la banda y quedó en $37,305.

El dólar mayorista perforó este lunes el piso de la banda de flotación y el Banco Central de la República Argentina (BCRA) optó por bajar las tasas de las Letras de liquidez (Leliq) a su nivel menor desde finales de agosto (58,964%), sin intervenir en el mercado cambiario.

La divisa norteamericana abrió la rueda con un alza inicial pero no soportó la fortaleza de la oferta, revirtió la tendencia, perforó la banda y quedó en $37,305 por encima del piso de la franja, que se ubicó en $37,28, pero por debajo de lo que debe abrir este martes, cuando se moverá a $37,307.

Los operadores advirtieron una posible intervención del BCRA en los precios menores ya que el ingreso de fondos de inversionistas locales y extranjeros y la oferta de los exportadores cerealeros elevó la oferta que se tradujo en una suba del volumen operado a US$ 622 millones, un 27% más que el viernes pasado.

El operador de cambio Gustavo Quintana aseguró a Télam que “el mercado está probando la zona de no intervención del BCRA” ante un escenario que combina “una menor demanda de divisas, la actualidad de la economía nacional y un flujo de turismo que es positivo”.

“Además el contexto internacional está más tranquilo y la variable Bolsonaro en Brasil, que también seduce por contagio y que se traslada al plano local”, agregó Quintana.

Para el analista financiero, Christian Buteler, el actual nivel del dólar “es producto del fuerte apretón monetario que impulsa el Central, con una escasez de pesos en la plaza, con tasas realmente altas que da como resultado un tipo de cambio muy débil”.

Diario Jornada

El 50% de los regalos serán comprados en centros comerciales de calles y avenidas, el 20% en shoppings y el 13% en internet, según develó un informe de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

Pese a que los juguetes están cada vez más caros, los Reyes Magos gastarán en promedio $630 pesos por regalo. Así se desprende de un informe de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa. Para este período, los comercios están ofreciendo distintas promociones y descuentos como 30% OFF y hasta 12 cuotas sin interés.

El promedio está muy por debajo de los artículos más vendidos en Navidad. Los cinco juguetes importados preferidos son las Cry Babies (muñeca que llora con lágrimas y sonido original) que cuesta $2.400, LOL Surprise (45 bolas con muñecas para coleccionar con diferentes versiones y tipologías que promedian los cinco centímetros) que salen $1.100, Magnific Tracks (pista de autos con encastre que brilla en la oscuridad) que arranca en los $2.190, los Pinypon que están como mínimo $300 y los personajes de Paw Patrol que no bajan de los $800. Así lo informó la Cámara Argentina de la Industria del Juguete.

De acuerdo al informe, el 50% de los regalos serán comprados en centros comerciales de calles y avenidas, el 20% en shoppings y el 13% en internet.

Los rubros con mayor proyección de ventas son: juguetes (47%) e indumentaria (20%). El porcentaje restante se divide entre golosinas y regalería; libros didácticos; rodados; informática; video juegos; calzados; artículos deportivos; y telefonía celular, con una representación de hasta el 7% por rubro.

El Tributo

Afirmó que Cambiemos aplica los incrementos “de manera gradual”.

El ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich, descartó otro tarifazo a mitad de año producto de la inflación. En una entrevista en TN, el funcionario del Presidente Mauricio Macri señaló: “No habrá más aumentos que los recientemente presentados. Van a ser esos porcentajes, podemos afirmar que esos son los aumentos que van a regir durante el año que viene”.

“En el transporte, como en todos los servicios públicos, había un descalabro total en relación a las tarifas. Hace 3 años el transporte en Córdoba salía tres veces más que en Buenos Aires, algo que no tenía razón de ser”, justificó el ministro.

“En una Argentina con inflación no se tocaban las tarifas. Y también tuvimos situaciones trágicas por la falta de inversión o infraestructura debido a las malas políticos del kirchnerismo. Nosotros, de manera gradual e intentando ayudar a los que más viajan, estamos solucionado eso”, argumentó.

En un contexto de año electoral, Dietrich hizo su análisis. “Los argentinos van a elegirnos o no en función de cuántas cosas hemos hecho para resolverle sus problemas. Nosotros tenemos que enfocarnos en eso durante este año restante de mandato. Ganar las elecciones depende más de eso que de lo que pueda llegar a hacer el peronismo o Cristina Kirchner”.

“Se desconfía de la Argentina por nuestra historia -dijo sobre el riesgo país y los indicadores negativos de la economía-. Porque hay elecciones y, si bien muchos consideran que Mauricio Macri tiene alta probabilidad de ganar, también puede pasar que no, y esto genera incertidumbre y temor de que Argentina vaya para atrás teniendo en cuenta el progreso que logramos los últimos años. Si un candidato te dice que no te va a pagar, y el otro se hace cargo de las deudas, hay uno que genera menos confianza que el otro. En el mundo las cosas funcionan así”.

El Comodorense

El Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INdEC) informó este jueves que el estimador de actividad económica (EMAE), que se usa a modo de anticipo de la variación final del PBI, cayó 4% en octubre 2018, en comparación con el mismo mes de 2017. De este modo, acumula su séptimo mes de caída. Asimismo, es más de lo previsto por Reuters y Bloomberg, que estimaban la cifra en -3,9% y -3,7% respectivamente.

En lo que va de 2018, el retroceso acumulado alcanzó el 1,7%, agregó el INDEC.

En tanto, el EMAE subió 0,9% comparado con septiembre pasado.

Según el ente estadístico oficial, las ramas de actividad con mayor incidencia en la contracción interanual del EMAE en octubre de 2018 son “Comercio mayorista, minorista y reparaciones”, “Industria manufacturera” y “Transporte y comunicaciones”. En contraposición, los sectores “Pesca”, “Agricultura, ganadería, caza y silvicultura” y “Enseñanza” son los sectores con mayor incidencia positiva.

Cabe recordar que la semana pasada, el INdEC confirmó que la Argentina está en recesión: el PBI cayó 3,5% en el tercer trimestre de 2018, en relación a similar período de 2017. De esta manera, con dos trimestres consecutivos con números en negativo, se confirma que el país entró en un período de recesión –según publica Urgente 24-.

Urgente 24

La divisa de EEUU asciende por segunda jornada consecutiva en bancos y agencias de la city porteña, según el promedio de ámbito.com. Más temprano, el billete llegó a tocar los $ 39,66. El blue, en tanto, salta 75 centavos a $ 40,50.

En un cierre de año complejo para el mercado local, eldólarsube este jueves 13 centavos a$ 39,61y anota su segundo avance en fila en bancos y agencias de la city porteña, según el promedio deámbito.com.

El billete, de igual forma, recorta su avance inicial, dado que más temprano llegó a operar a $ 39,66.

En elMercado Único y Libre de Cambios (MULC), por su parte, la divisa cede 15 centavos a$ 38,45,luego de tocar máximos en$ 38,85en el comienzo de la rueda.

En el mercado informal, por su parte,el blue superaba los $ 40, al trepar 75 centavos a $ 40,50, según el relevamiento de este medio en cuevas del microcentro porteño. En el arranque de la jornada incluso alcanzó su récord intradiario de $ 41.

Ámbito.com

Diario Jornada

En una escalada que pareciera no tener freno, el riesgo país sube 1% hasta los 837 puntos y marca un nuevo récord en cuatro años. Además, el índice Merval de la Bolsa porteña cae 2% en medio de un rojo generalizado en el panel líder.

Durante los feriados navideños, sin actividad en la plaza local, los principales mercados de referencia se derrumbaron en respuesta a las tensiones entre Donald Trump y la Fed tras la suba de tasas y a las proyecciones de desaceleración del crecimiento económico de Estados Unidos. La aversión al riesgo domina el globo. Hoy, los principales índices de Wall Street ensayan una moderada recuperación en una nueva jornada marcada por la volatilidad.

En ese marco y ante la creciente desconfianza en la capacidad de pago de la deuda soberana cuando se terminen los dólares del FMI, los bonos argentinos que cotizan en moneda dura queman las manos de los inversores especulativos, que se desprenden de ellos. En su mayoría caen entre 0,7% y 2%. Así, el riesgo país que mide el JP Morgan continúa su carrera alcista: sube otro 1% a 837 puntos, su máximo valor desde el 15 de octubre de 2014, en pleno conflicto con los fondos buitres.

“Argentina se está acoplando a la caída de Wall Street del lunes producto de la incertidumbre doméstica y la internacional. Los bonos continúan perdiendo terreno. Y el riesgo país es un termómetro que refleja la marcada desconfianza”, señaló el economista Gustavo Ber en diálogo con este diario.

Para el analista, es difícil ver la luz al final del túnel. “Hasta ahora no hay nada que permita pensar que puede parar, no hay drivers desde el frente interno que puedan hacer que se recomponga el apetito inversor. La incertidumbre electoral está y va a estar y las dudas sobre la refinanciación de la deuda a partir de 2020 pos- FMI también. Encima, a este combo interno, se sumó toda la incertidumbre internacional repentinamente detonada este último trimestre, donde Wall Street acumula 20% de caída, una de las mayores de la historia”.

Diario Jornada