Tag

Dolar

Browsing

La cotización del dólar turista experimentó variaciones en los últimos días, al compás de los movimientos del dólar oficial y, por ello, se ubica en el centro de la escena económica local.

Esta tarde, el dólar turista cotiza a $82,69, ya que el dólar oficial se posiciona en $57,61 para la compra y $63,61 para la venta.

El dólar turista es el parámetro para calcular el precio de viajes al exterior, bienes y servicios que se abonen en moneda extranjera, con tarjeta de débito o crédito, y para la compra de dólares para ahorro.

Ayer, el dólar turista cotizó a $82,55; mientras que el dólar oficial se ubicó en $57,50 para la compra y $63,50 para la venta.

El dólar turista se mantuvo estable hasta el lunes pasado, cuando evidenció una suba producto del ascenso del billete oficial; sin embargo, hacia el final de la semana esa suba se volvió a equilibrar, informó La Nación.

En una rueda de mayor demanda, el dólar “turista” subió 20 centavos a $82,50 en agencias y bancos de la city porteña, de acuerdo al promedio de Ámbito, como consecuencia de que el oficial -sin recargo del 30%- avanzó 15 centavos a $63,46.

A su vez, el billete en el Banco Nación subió 25 centavos a $63,25 mientras que en su canal electrónico se ubicó en $63,20.

Fue en sintonía con el Mercado Único y Libre de Cambios (MULC), donde la divisa avanzó 14 centavos a $61,12 y anotó su décimo cuarta alza consecutiva, en otra jornada chata con un volumen parecido al del viernes pasado (bajó 42% a los exiguos u$s153 millones). El BCRA tuvo que vender más de u$S15 millones según estimaron operadores.

“El Banco Central mantiene una constante regulación de la liquidez del mercado y avala una leve pero persistente depreciación de la moneda”, dijo un operador de cambios. En lo que va del año, acumula un alza del 2%.

Los máximos se anotaron en $60,12 a poco de comenzadas las operaciones, cuando se comenzó a ejecutar la postura de venta colocada por el Banco Central para atender los pedidos de compra autorizados. Los precios se acomodaron rápidamente al nuevo rango establecido por la regulación oficial y, cuando puntuales órdenes de venta abastecieron el mercado, retrocedieron a mínimos en $61,115. La aparición de bancos oficiales del lado de los compradores fijó un piso muy definido de la cotización en torno a los mínimos.

Gustavo Quintana, de PR Corredores de Cambio, explicó que “sin prisa pero sin pausa, la regulación de la autoridad monetaria se mantiene sin concesiones con ajustes diarios del tipo de cambio que le hacen superar cotidianamente los máximos precedentes”.

Además agregó que “en un escenario de control de cambios, el volumen de negocios se reduce significativamente creando condiciones propicias para que el direccionamiento impuesto por el Banco Central opere sin dificultades y consiga el objetivo definido para determinar el valor del dólar en el mercado local”.

El call money subió levemente al 40%. Los swaps cambiarios sumaron u$s20 millones para tomar y/o colocar fondos en pesos mediante el uso de compra-venta de dólares para el miércoles y el jueves.

Blue y dólares bursátiles
El blue subió 50 centavos para ubicarse en $77,50 en cuevas de la city porteña, según el relevamiento de este medio, mientras que suben el Contado con Liquidación y el Bolsa, en el marco del cepo hard.

El dólar CCL -que se obtiene a partir de la compra y venta de acciones o bonos en la Bolsa- cayó 29 centavos a $83,74, con lo que la brecha con el dólar mayorista se reduce al 37%.

En simultáneo, el dólar MEP subió tres centavos a $82,32, lo que deja un spread del 34,7% con el mayorista.

Futuros y reservas
En el mercado de futuros ROFEX, se operaron u$s270 millones. Los plazos más cortos concentraron más del 60% del volumen operado. Los meses de febrero y marzo terminaron operándose a $62,83 y $66,12 con tasas de 60,11% y 60,95% respectivamente.

Por último, las reservas del Banco Central subieron seis millones a u$s44.686 millones.

Tras el reperfilamiento del bono dual AF20, el dólar sigue a la suba, pero el riesgo país baja con respecto al cierre de ayer. A las 11.48, en su versión mayorista la moneda estadounidense avanzaba 10 centavos y cotizaba a $61,22.

En su versión minorista, según el primer corte del promedio diario que elabora el Banco Central, cotiza a $63,62, es decir, 31 centavos por arriba del valor de cierre de ayer. El Banco Nación, que suele tener una de las cotizaciones más bajas del mercado, vende a esa misma hora a $63,25, el mismo valor que ayer.

El dólar MEP y el contado «con liqui», los tipos de cambio a los que se accede a través de la compraventa de activos financieros, bajan. El primero cotiza a $81,40 y retrocede 1,1%, y el segundo, a $83,51 y cae 0,3%.

Mientras tanto, el riesgo país baja un 1% y se ubica en los 1978 puntos básicos, 19 unidades menos que el cierre de ayer. Cerca del mediodía, los bonos soberanos en dólares muestran tendencias positivas. El Bonar 2024 avanza 2,69%; el Bonar 2020, 2,25% y el Discount con vencimiento en 2033, 0,73%. El bono dual AF20 (en pesos) escala 6,03%.

El dólar mayorista avanza Crédito: Shutterstock

A las 11.55 el Merval avanzaba 0,73%. Los papeles que más ganaban eran los de Transener (2,52%), Transportadora de Gas del Norte (2,07%) y BBVA (1,98%). Solo pierden Pampa Energía (-0,22%) y Telecom (-0,39%).

El Gobierno anunció ayer un «reperfilamiento» del bono dual AF20, luego de un canje fallido la semana pasada y de la licitación de tres bonos declarada desierta el lunes. El Ministerio de Economía postergará el pago de capital, que debía cumplirse este jueves, para el 30 de septiembre próximo. Sin embargo, se cumplirá con el pago de los intereses, desembolso que se realizará en la fecha estipulada.

La postergación del pago no alcanzará a personas humanas que al 20 de diciembre tenían un valor nominal menor a US$20.000 en este bono. Alcanzará a los grandes fondos de inversión, a las entidades financieras y a quienes hayan adquirido el AF20 luego del 20 de diciembre.

«Este gobierno no va a aceptar que la sociedad argentina quede rehén de los mercados financieros internacionales, ni va a favorecer la especulación por sobre el bienestar de la gente», afirma el comunicado de la cartera que encabeza Martín Guzmán, señaló La Nación.

En el sector mayorista la moneda estadounidense ganó 10 centavos y finalizó a $60,35, mientras que en el balance mensual subió 46 centavos, en tanto que el dólar con el recargo de 30% -impuesto PAÍS- culminó a $81,90.

El dato relevante de la jornada fue que producto del fin de mes, el BCRA debió vender -de acuerdo a fuentes de mercado- más de 70 millones de dólares para abastecer una demanda más activa, que buscó cubrir posiciones y efectuar giros al exterior.

En este contexto, el dólar contado con liquidación (CCL), cuya operatoria cierra más tarde en coincidencia con el mercado bursátil, se vende a $85,44 (+0,7%), mientras que el dólar MEP cotiza a $83,71 (+0,9%).

Fernando Izzo, de ABC Mercado de Cambios, señaló que “con mucha lógica por ser fin de mes, el mercado de cambios comenzó demandando dólares, especialmente los bancos para cubrir posiciones y efectuar giros al exterior”.

Además, indicó que “debido a los pocos ingresos de la divisa de parte de exportadores e inversores, tuvo que salir a vender el BCRA por un total de US$75 millones, al precio máximo que colocó las ofertas de US$50 millones a $ 60,35 y para equilibrar las sumas operadas en ambos lados”.

Por su parte, Mauro Mazza, responsable de Research y Estrategia de Bull Market Brokers, indicó que el mercado de cambio estuvo convulsionado toda la semana.

«El BCRA activó la tablita cambiaria de depreciación y eso frenó de golpe la liquidación de exportadores, lo que le hizo vender más de US$ 250 millones en la semana. El mercado empuja hacia un dólar de $90 para recién ahí volver a rehacer cálculos», detalló.

Además, Mazza advirtió que «el pago del AF20 (bono de la Nación en moneda dual) será sumamente importante, cualquier evento crediticio en ese bono, podría llevar a un encadenamiento feo para el mercado de cambio. Es preferible pagar y que suba el dólar paralelo 3 pesos, que reperfilar compulsivamente. Es sumamente importante de ahora en más lo que pase con ese bono para el mercado de cambio».

Martín Vauthier, economista director de Eco Go, explicó que «la incertidumbre en torno a la provincia de Buenos Aires, la falta de precisiones en relación a las características de la propuesta de renegociación de la Nación y las señales de la política monetaria corriendo por delante del resto del programa pasan factura en la brecha».

El volumen operado en el segmento de contado fue de US$ 348 millones, y se registraron US$ 93 millones operados en el sector de futuros MAE.

En el mercado de futuros Rofex se operaron US$ 370 millones. Los plazos más cortos concentraron casi 50 % del volumen operado.

Enero y febrero se operaron a $ 60,3280 y $ 62,39; con un roll over que arrojaba una tasa del 44,56 %.

Así, el billete estadounidense continuaba aún por debajo del precio del denominado «dólar solidario», que contempla un impuesto del 30% sobre el tipo de cambio oficial y que este viernes se ubicaba en los 81,90, sin modificaciones.

En tanto, el tipo de cambio en el Mercado Abierto Electrónico (MAE) no mostraba modificaciones y se mantenía en los 60,10 pesos para la venta.

En la Bolsa de Comercio, el llamado «dólar MEP» ascendía 0,8% a 82,25 pesos y el contado con liquidación caía 0,3% hasta los 83,73 pesos.

Esos dos tipos de cambio «bursátiles» subían debido a la incertidumbre que hay en los inversores sobre el futuro de la deuda de Buenos Aires, al posibilidad de un default y su impacto en la deuda soberana

Mantener un auto chico cuesta, en promedio, $21.223 por mes, es decir $254.676 por año. El dato se desprende tras analizar los gastos de un Nissan Note, modelo 2019. Se trata de un vehículo cuyo valor de mercado es hoy de $663.000, según la Cámara de Comercio Automotor.

La fuerte suba del dólar impactó de lleno en uno de los rubros que más pesa a la hora de mantener un coche: la nafta. El año pasado, los combustibles aumentaron 10 veces alcanzando una suba del 43%.

Actualmente, el litro de nafta súper cotiza en $53,34 por lo que un tanque de 41 litros se traduce en un gasto de $2.195, es decir $6560 mensuales si se consumen tres de ellos.

La cifra sube a $7.569 si se carga nafta premium, que cotiza en $61,54. Sin embargo, según datos de la Federación de Expendedores de Combustibles y Afines del Centro de la República (Fecac), la ventas de este tipo de nafta sufrieron un fuerte derrumbe durante el año pasado, dado que muchos conductores optaron por comenzar cargar sus tanques con la versión más económica.

Si bien el gasto definitivo para mantener un auto depende de muchos factores como su uso y antigüedad, entre otros ítems, para llegar a estas cifras se tuvieron en cuenta lo que se debe abonar de patente (que es bimestral), alquiler de cochera, seguro contra terceros con granizo, tres tanques de nafta y un lavado mensual.

Además, faltaría sumarle gastos extraordinarios en el caso de ser un auto con más de 3 años (no aplica para este), como es la VTV que actualmente cuesta $1362 en la Ciudad de Buenos Aires.

Por otro lado, se debe contemplar el service que se hace al menos una vez por año. Si bien su precio varía según cada vehículo, se calculan alrededor de $10.000.

Más allá de que algunos conductores prescindan del alquiler de garage, quienes sí lo utilizan evidencian que los precios varían según cada barrio. Para llegar a estos números, se tomó una cochera en Belgrano por el cual se deben desembolsar $5000 mensuales. Sin embargo, tomando otro punto de la ciudad como Parque Chacabuco se comparó que allí el estacionamiento es sólo $500 más barato.

Otro ítem a tener en cuenta es el de los peajes. Si al desembolso casi obligado de más de $21.000 mensuales se le suman peajes diarios al acceso norte ida y vuelta, cuyo precio es de $75 en el caso de Pilar en horas pico y de $65 en Tigre, la cifra para mantener un auto chico aumenta $3000, en caso de que se viaje a Capital Federal diariamente.

Además, se deben tener en cuenta gastos extra como el cambio de aceite o eventuales reparaciones.

El análisis de la manutención de un coche a principios del 2019, arrojaba que se necesitaban alrededor de $14.000 por mes para mantener un auto chico. En ese entonces, la cochera costaba $3.700 y el lavado común estaba a tan sólo $360.

Tuvieron aumentos de 88,1% y de 85% respectivamente, cuando el alza del dólar fue casi 63%. Se trata de productos esenciales con componentes importados.

Pañales, medicamentos, algunas frutas, manteca, champú, carne, leche, autos y telefonía e internet fueron los productos y servicios que más aumentaron sus precios durante 2019, muy por encima del promedio. Variaron en forma casi homogenea en las distintas regiones del país y se destacaron por registrar incrementos no menores al 60% y hasta de más del 100%.

En algunos casos eso pasó por tratarse de productos importados, como artefactos para el hogar o autos que, en un contexto de volatilidad cambiaría agregó varios puntos más a la propia suba del dólar. Pero también a que gran parte de los bienes que produce el país son transables y en un escenario de devaluación de la moneda los precios internos tienden a subir en mayor medida que los servicios que además, tuvieron períodos de congelamiento de tarifas y precios.

Los productos que aumentaron más que el dólar

Así, un factor fue el alza del dólar que aumentó en ese período un 62,98%. Pero no alcanza para explicar que la suba de los precios de un conjunto de bienes y servicios haya superado el salto del tipo de cambio. Tampoco puede atribuirse a los costos laborales por cuanto los salarios aumentaron entre 10 y 20 puntos por debajo de la inflación y además hubo una reducción de las contribuciones patronales.

Un factor de peso fue el altísimo costo financiero que llegó a superar los niveles del 100% y las expectativas de una mayor devaluación del peso que se acentuaron luego de las PASO, acompañada hacia el final del año con una mayor emisión monetaria.

En general, los mayores incrementos corresponden a bienes y servicios no regulados ya que, según Lorenzo Sigaut, de Ecolatina, “el congelamiento tarifario de la segunda mitad de 2019 ayudó a que los precios regulados crezcan el 48,2%, los estacionales (+ 48,9%)”, mientras los precios libres ( IPC Núcleo) subieron un 56,7%. Y aquí se destacaron los precios de bienes y servicios indispensables, de alta demanda, difíciles de sustituir o postergar, como es el caso de los medicamentos e incluso los pañales descartables, y de los servicios de internet.

“Los medicamentos no solo son productos de su carácter transable sino presentan una demanda inelástica con respecto al precio, producto de su carácter esencial”, aclara Juan Pablo Di Iorio de ACM. Y por el lado de la oferta, la concentración de la producción en pocos grupos ayudó a que compensaran vía precios la caída del consumo.

El alza de los precios de los alimentos y en especial de la carne se atribuye a las mayores exportaciones que arrastraron a los precios internos, a pesar de la caída de la demanda interna. Di Iorio de ACM señala que “el rubro Carnes (62,1% de aumento en Capital y GBA), al ser un producto de exportación, el tipo de cambio tiene un impacto considerable. Al mismo tiempo , dado el esquema de retenciones de $4 por dólar, también se dio un proceso de reducción de las retenciones con su respectivo impacto en los precios domésticos”.

Hacia delante las incógnitas son muy variadas porque la desaceleración de los precios de los últimos días se apoya en un dólar controlado bajo un riguroso cepo, con mayor emisión y con congelamientos transitorios en medio de un proceso de negociación de la deuda que recién comienza. Por eso las expectativas de inflación siguen siendo altas.

 

El dólar bursátil se encarece por la volatilidad de acciones y bonos después del anuncio de postergación del pago de la deuda bonaerense. El BCRA volvió a vender divisas para frenar el oficial.

La caída de los precios de las acciones y los bonos argentinos, luego de conocida la intención de la Provincia de Buenos Aires de postergar el pago de deuda, contagió de inmediato al valor del dólar derivado de las operaciones bursátiles -ajenos a los controles- con una clara alza del tipo de cambio implícito, comenta INFOBAE.

Así, el “contado con liquidación” ya supera los 81 pesos y la brecha con el oficial mayorista, contenido por ventas del BCRA, trepa al 35 por ciento.

En el mercado de cambios se empieza a notar una mayor demanda mayorista, que coincide con una renovada inestabilidad financiera por la situación de pago de los bonos de la provincia de Buenos Aires y una eventual reestructuración de títulos nacionales.

Al igual que el lunes, cuando se desprendió de unos USD 60 millones para acotar el aumento de la cotización, el Banco Central debió salir este martes con un posturas vendedoras por unos USD 50 millones en la plaza mayorista, donde la divisa cerró a $60,06, el precio más alto desde el pasado 14 de agosto.

El monto negociado en el mercado de contado (spot) fue de unos USD 254,7 millones, muy por debajo de las ruedas anteriores, cuando redondeó los USD 400 millones. Fuentes del sector privado estimaron entre 50 y 60 millones las ventas oficiales de la jornada.

El dólar oficial mantiene casi los mismos precios desde el 30 de agosto pasado. Cabe recordar que el 1° de septiembre, la administración de Mauricio Macri impulsó un control de cambios moderado (con un tope de USDS 10.000 por mes para la demanda privada), que se ajustó a apenas USD 200 diarios a partir del 28 de octubre, la definida la elección presidencial.

Luego, el nuevo gobierno de Alberto Fernández decidió establecer un impuesto del 30% para la demanda de divisas para ahorro y turismo, que cerró el círculo de un “cepo” cambiario todavía más rígido que el vigente entre el 31 de octubre de 2011 y el 16 de diciembre de 2015.

En el promedio de bancos del microcentro porteño, con la referencia mayorista, permanece casi estático por debajo de los 63 pesos para la venta, lo que lleva al valor real del billete a los $81,90 por el recargo “solidario” del 30 por ciento.

Hasta la semana pasada, esta brecha del 30% se transmitió a las cotizaciones alternativas. El dólar libre en la reducida plaza marginal, y los dólares “MEP” y “contado con liquidación”, todos ellos se habían mantenido debajo de los 80 pesos y más baratos que el dólar “solidario”.

La tensión financiera consecuente de la propuesta de postergación del pago de capital del bono bonearense 2021, por unos USD 250 millones, habilita a partir de ahora una ruptura de este equilibrio cambiario, con un incremento de la brecha de precios entre el tipo de cambio oficial y controlado y las variantes ajenas a las restricciones, en las que se refleja la verdadera percepción del valor del dólar para los agentes financieros.

Con el control de cambios del segundo gobierno de Cristina Kirchner la brecha entre el dólar oficial y el libre alcanzó el 30% después de seis meses, en mayo de 2012. En 2020, los tiempos parecen acortarse, y dicho umbral está siendo alcanzado en menos de tres meses, a partir del “súper cepo” del 28 de octubre pasado.

La devaluación de las monedas emergentes también es un factor bajista para el peso argentino. En Brasil el dólar asciende un 3,2% en lo que va de 2020, de 4,02 a 4,15 reales. En ese aspecto, el Índice de Tipo de Cambio Real Multilateral (ITCRM) que confecciona el Banco Central, en base a la evolución de las divisas de los principales socios comerciales de la Argentina y su respectiva inflación, continúa descendiendo gradualmente en la medida en que el mercado de cambios mantiene estabilizadas las cotizaciones por el “cepo”.

Ahora en 119 unidades, el tipo de cambio real de la Argentina se encuentra 19 puntos por encima del alcanzado el 17 de diciembre de 2015, cuando se eliminó el anterior control de cambios (base 100) y apenas siete puntos por encima del 11 de agosto, antes de la debacle financiera posterior a las PASO, que llevó a una inmediata alza del dólar de 30%, desde los 45 a los 60 pesos.

En relación a las reservas internacionales, las mismas retrocedieron en niveles casi idénticos a las ventas de dólares del BCRA, en USD 45.315 millones este lunes, según datos sujetos a ajuste.

El dólar para la venta al público cerró hoy a $62,96 promedio, con una baja marginal de dos centavos respecto de ayer, el mismo valor que perdió en en la semana, como resultado de las compras del Banco Central, según apuntaron operadores de mercado.

En el sector mayorista la moneda estadounidense finalizó sin cambios a $59,81, en tanto que en el balance semanal permaneció sin modificaciones.

El dólar con el recargo de 30% -contemplando el impuesto PAÍS- culminó a $81,90.

El dólar contado con liquidación (CCL), cuya operatoria cierra más tarde en coincidencia con el mercado bursátil, se vende a $79,48 (+2,1%), mientras que el dólar MEP cotiza a $77,45 (+1,6%).

El analista financiero, Christian Buteler, indicó que en la rueda de hoy el BCRA «habría comprado US$ 60 millones».

«Con un dólar en $60, recesión y un cepo brutal, el único que puede comprar es el BCRA. Pero (esta medida) no es gratis, para eso debe emitir pesos que presionarán sobre precios y dólar libre», detalló.

Las compras oficiales fueron mayores, según Fernando Izzo, analista de ABC Mercado de Cambios. «Hoy el BCRA tuvo que comprar 180 millones de la divisa norteamericana, para equilibrar el mercado y poder mantener el tipo de cambio en la base de $ 59,8160 que se mantiene casi inamovible desde el 21 de diciembre pasado», señaló en su reporte diario.

Gustavo Quintana, analista de PR Corredores de Cambio, señaló que la divisa norteamericana volvió a operar lateralizada «en los niveles definidos como mínimos por el BCRA».

Y, agregó que puntuales órdenes de compra instaladas sobre el final de hoy «justificaron un mínimo deslizamiento del tipo de cambio mayorista».

El volumen operado en el segmento de contado fue de US$ 412 millones y se operaron US$ 4 millones en el sector de futuros MAE.

En el mercado de futuros Rofex se operaron US$ 211 millones. Los plazos más cortos concentraron más del 50 % del volumen operado.

Enero y febrero se operaron a $ 60,93 y $ 62,65, con tasas de 32,40 % y 35,31 % TNA, respectivamente.

En cuanto a las Leliq, el BCRA convalidó una baja de 300 puntos básicos respecto del cierre de ayer al finalizar en 52% promedio, el nuevo piso fijado anoche por el Directorio de la entidad monetaria.

El total adjudicado fue de $ 129.671 millones sobre vencimientos por $ 128.403 millones y a partir de esta operatoria se generó una contracción de liquidez de $ 1.267 millones.

Según especialistas, tanta es la tranquilidad que hay en el mercado de cambios del dólar mayorista que «los operadores de bancos, empresas e inversores, por ahora no ven un riesgo inmediato de que el tipo de cambio se dispare».

El dólar para la venta al público cerró este viernes a $62,98 promedio, con una baja de dos centavos, mientras que en la primera semana del año retrocedió un centavo.

En el sector mayorista la moneda estadounidense finalizó sin cambios a $59,81, y en el balance semanal perdió dos centavos.

El dólar con el recargo de 30% -contemplando el impuesto PAÍS- culminó a $81,90.

El dólar contado con liquidación (CCL), cuya operatoria cierra más tarde en coincidencia con el mercado bursátil, se vende a $76,60, mientras que el dólar MEP cotiza a $75,53, con ganancias de 2,1% y 1,4%, en ese orden.

Fernando Izzo, de ABC Mercado de Cambios, resaltó que es tanta la tranquilidad que hay en el mercado de cambios del dólar mayorista que «los operadores de bancos, empresas e inversores, por ahora no ven un riesgo inmediato de que el tipo de cambio se dispare».

En este sentido, indicó «prueba de ello es que bajaron los últimos días los contratos de futuros del dólar (NDF) en el sistema Rofex mas de US$ 250.000 millones que registraba el sistema en la última semana del año anterior, siendo el stock actual de 750.000 millones por el total y concentrados en enero y febrero 500 millones».

Gustavo Quintana, analista de PR Corredores de Cambio, comentó que fue una rueda de desarrollo tranquilo, en el que «la divisa norteamericana volvió a requerir del auxilio de las compras oficiales para no sufrir una baja más importante de su cotización».

El volumen operado en el segmento de contado fue de US$ 344 millones, y en el sector de futuros MAE fueron operados US$ 4 millones.

En el mercado de futuros Rofex se operaron US$ 79 millones.

Los plazos más cortos concentraron casi 50% del volumen operado.

En enero y febrero se operaron a $61,64 y $63,65, con tasas que continúan en el entorno del 40%.

En cuanto a las Leliq, el BCRA dejó hoy sin cambios, en 55%, la tasa de política monetaria en una única licitación.

El total adjudicado fue de $128.390 millones sobre vencimientos por $127.072 millones y a partir de esta operatoria se generó una contracción de liquidez de $1.317 millones, informó Télam.