Tag

diabetes

Browsing

Se trata de la campaña «Más que glucosa» que concientizar sobre los riesgos asociados a esta enfermedad, ante el aumento de casos de sobrepeso y la disminución de las consultas y controles por temor al coronavirus.

Una campaña para prevenir la diabetes con mensajes de concientización sobre el peligro que representa esta enfermedad, padecida por unos tres millones de argentinos, fue lanzada por diversas sociedades médicas ante el aumento de casos de sobrepeso y obesidad y la disminución de las consultas y controles por temor al coronavirus.

La campaña «Más que glucosa» para concientizar sobre los riesgos asociados a esta enfermedad fue lanzada en conjunto por la Sociedad Argentina de Diabetes, la Sociedad Argentina de Cardiología, Federación Argentina de Cardiología, la Sociedad Argentina de Medicina, la Sociedad Argentina de Nefrología y el laboratorio AstraZeneca.

Clara Musso, endocrinóloga especializada en diabetes y coordinadora del área en la Fundación Favaloro, dijo a Télam que como resultado del encierro provocado por la cuarentena «el 57% de los argentinos aumentó de peso, un 80% aumentó entre 1 y 3 kilos y 3,5% aumento más de cinco kilos».

En este aspecto, comentó que el sobrepeso y la obesidad es una de las causas de la diabetes «por lo que puede ser que haya personas que estén con la enfermedad y no lo sepan».

Musso advirtió además que disminuyó un 53% las consultas de las personas con diabetes en esta cuarentena por lo que «no sabemos como estarán cuando todo esto termine».

«Tampoco asistieron para hacerse análisis, por lo que prevemos que cuando se liberen todas las actividades nos vamos a encontrar con muchos casos de diabetes», dijo la especialista.

Según los últimos datos en la Argentina, el 12,7% de la población padece de algún tipo de diabetes, es decir unos tres millones de personas, aunque se estima que uno de cada dos personas no sabe que tiene la enfermedad.

La diabetes, además de ser una enfermedad que genera otro tipo de complicaciones como enfermedades cardiovaculares o rernales, es una de las principales comorbilidades asociadas al agravamiento de casos de coronavirus.

Musso destacó que esto es así porque «provoca un deterioro inmunológico y hay una reacción del sistema inmune que esta alterada frente a la agresión del virus, reacciona diferente y las personas con diabetes están más expuestas».

Esta situación se repite con las personas obesas quienes «tienen una hipoventilación, es decir una entrada de aire con más dificultad a nivel de sus pulmones».

Y agregó que «no importa la edad, en las personas con un alto nivel de masa corporal el impacto de la Covid-19 será mayor».

Por su parte, Augusto Lavalle Cobo. cardiólogo y coordinador del servicio de Cardiología Clínica en el Sanatorio Finochietto, dijo a Telam que hay una relación directa entre las enfermedades cardiovasculares y la diabetes. La persona con altos niveles de glucemia tiene tres veces más riesgo de contraer infarto de miocaradio o un ACV».

Lavalle Cobo aseguró que a raíz de la disminución de las consultas, el sedentarismo y el sobrepeso «seguramente la curva de personas con diabetes aumentará una vez que pase la pandemia».

«El problema es que la diabetes no da síntomas y las personas la descubren cuando se hacen algún tipo de control y ya está instalada. Hoy tenemos estrategias para prevenirla, pero hay que empezar con controles tempranos y concientizar a la población sobre esta problemática», dijo el especialista.

Bajo la premisa “Hay órganos que sufren y no se ven”, la campaña cuenta con una plataforma de información www.masqueglucosa.com.ar la cual brindará de manera continua material de fácil comprensión para que cualquier persona conozca más a fondo las causas.

También ofrece recomendaciones médicas, datos de alimentación y ejercicio físico, consejos para bajar el índice glucémico, e información sobre las posibles enfermedades y complicaciones asociadas a la diabetes.

Las personas con diabetes tienen un mayor riesgo de complicaciones con el coronavirus, dijeron expertos de la salud. Aquellas personas con condiciones médicas serias, como la diabetes, corren un riesgo más grande de enfermarse con el COVID-19, según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

Podría ser más difícil atender una infección viral de una persona diabética debido a las fluctuaciones del nivel de glucosa en la sangre, y las posibles complicaciones con la diabetes, dijo por su parte la Federación Internacional de la Diabetes.“En primer lugar, el sistema inmunológico está débil, lo que dificulta combatir el virus, y es probable que lleve a un tiempo de recuperación más largo”, escribió la federación. “En segundo lugar, el virus podría fortalecerse en un medio ambiente elevado de glucosa en la sangre”.

Las personas que padecen diabetes del Tipo 1, que es cuando el sistema inmunológico ataca las células que fabrican la insulina, corren un mayor riesgo de tener cetoacidosis diabética (CAD), reportó el diario USA Today.

La cetoacidosis diabética puede entorpecer la ingesta de fluidos y los niveles de electrolitos, que es crucial para enfrentar la sepsis, de acuerdo con la Asociación Americana de la Diabetes. Un choque séptico y la sepsis son complicaciones graves que han tenido algunos pacientes de coronavirus, dijo la organización.

Las personas con diabetes que se han infectado con el coronavirus han muerto a una tasa de siete por ciento, en comparación con la tasa de 0.9 por ciento de las que han muerto sin tener ningún tipo de condición médica, dijo el CDC. Las tasas de muertes se basan en los 44,000 casos confirmados de coronavirus en China.

Con el fin de que sea menor la posibilidad de enfermarse, el CDC recomienda mantener un espacio entre una persona y otra, almacenar suministros, evitar las aglomeraciones de personas, y los que están enfermos lavarse las manos con frecuencia y permanecer en la casa lo más que puedan.

Desde la Dirección de Salud, con una carpa ubicada en la Peatonal Luis Gazín, de 10 a 13, se realizaron chequeos promoviendo la salud y la prevención.

El Director de Salud de la Municipalidad de Trelew, Martín Pelliciouli, estuvo presente y manifestó: “Hoy estamos conmemorando el día Mundial de la Diabetes en conjunto con las enfermeras del Servicio de Atención Pediátrica Privada (SAPP) y estamos muy contentos por la convocatoria. Incluso tenemos fila para controlarse la presión y realizar el control de glucemia.”

Desde la Dirección de Salud de la Municipalidad de Trelew, lo que se busca es promocionar los buenos hábitos y prevenir las enfermedades. La diabetes es una enfermedad crónica que afecta tanto a niños, adolescentes y adultos. Una detección temprana previene futuras complicaciones como la ceguera.

Pelliciouli afirmó: “Viene bien hacer estos chequeos, al igual que la folletería que se entrega para comentar en casa y que se hagan los estudios correspondientes para determinar si son diabéticos o si tienen alguna predisposición a serlo. Agradezco a la Municipalidad y también el apoyo de nuestro Intendente, Adrian Maderna, que siempre está al tanto de todo lo que pasa en el área de Salud”, finalizó.

Nélida Andrade, enfermera del Instituto S.A.P.P., aseguró: “Comenzamos a las 10 y ya había gente esperando para controlarse, hay muy buena concurrencia. Se controlan tanto gente que es diabética y está medicada, como personas las que les interesa hacerse un chequeo.”

De esta manera los valores varían según la persona. Y en el caso de que se den valores altos, la recomendación es que se realice una consulta con el médico de cabecera.

Este 14 de noviembre se celebra el Día Mundial de la Diabetes, una enfermedades que afecta a un gran número de la población y que va a aumentando a medida que pasan los años.

Según la Fundación para la Diabetes, este día nace en el año 1991 como medio para aumentar la concienciación global sobre la diabetes. Con ello, se explican cuáles son las causas, síntomas, complicaciones y tratamiento de esta grave afección.

El Día Mundial de la Diabetes fue introducido por la Federación Internacional de Diabetes (FID) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), ante el preocupante aumento en la incidencia de la diabetes alrededor del mundo. Desde entonces, el evento ha aumentado en popularidad cada año. Según relata la Fundación, se celebra este día por ser el aniversario de Frederick Banting que, junto con Charles Best, concibió la idea que les conduciría al descubrimiento de la insulina, en octubre de 1921.

Algunos datos importantes

A nivel mundial, hay más de 425 millones de personas con diabetes. Solo en España, en torno al 14% de la población tiene diabetes, lo que supone alrededor de 5,3 millones de personas.

De ellas, entre el 90-95% diabetes tipo 2. Pero en ocasiones suele pasar desapercibida, por lo que más del 43% están sin diagnosticar.

Se puede prevenir. El mejor momento para tratar las complicaciones de la diabetes es antes de que se presenten, optimizando el control metabólico. Lo ideal sería prevenirla actuando de manera preferente sobre aquellas personas con factores de riesgo para desarrollarla.

Dos tipos de diabetes, ¿lo sabías? Existen dos de diabetes: tipo 1, antes llamada infanto-juvenil, y la tipo 2, antes conocida como la del adulto. La tipo 2 supone en torno al 90% del total de los casos de diabetes y su incidencia está aumentando de manera muy llamativa en los últimos años, en relación con los cambios en el estilo de vida.

Principales riesgos. La Fundación para la Diabetes explica que un 85% de las personas con diabetes tipo 2 tienen exceso de peso y combatiendo dicho exceso de peso se disminuye en gran medida el porcentaje de personas diabéticas, informó Ok Diario.

La diabetes es una enfermedad crónica en la que se presentan niveles aumentados de glucosa (azúcar) en sangre. Se estima que afecta al 12% de los argentinos mayores de 20 años, de los cuales la mitad desconoce que padece esta afección, según los datos arrojados por la 4a Encuesta Nacional de Factores de Riesgo (ENFR 2018).

“Desconocer la enfermedad implica no realizar tratamiento, razón por la cual la diabetes evoluciona hasta presentar complicaciones agudas como mayor riesgo de infarto de miocardio y accidente cerebrovascular”, explica la doctora Carla Musso, coordinadora de Diabetes del Hospital Universitario Fundación Favaloro.

La diabetes es una epidemia mundial y nuestro país no escapa a esa realidad. Es en la actualidad una de las principales causas de enfermedad y muerte prematura. En 2017 se produjeron 8.893 muertes por esta afección, el 72% eran personas de entre 55 y 84 años.

El diagnóstico y el tratamiento tempranos son cruciales para prevenir complicaciones. Hoy con la epidemia de obesidad, que se relaciona estrechamente con la diabetes, todas las familias se ven potencialmente afectadas y, por lo tanto, el conocimiento de los signos, síntomas y factores de riesgo -para todos los tipos de diabetes- es vital para detectarla tempranamente.

La diabetes puede ser costosa para el individuo y la familia, por lo tanto es urgente mejorar el acceso a medicamentos y cuidados para evitar mayores costos, no solo para el individuo y la familia, sino también para los sistemas de salud.

Consejo para todos

En ese sentido, la especialista hizo hincapié en que el estilo de vida saludable no solo es recomendable para las personas que padecen diabetes, los que deben controlar el peso, los que tienen un exceso de grasas en sangre, los hipertensos o los que padecen enfermedad cardiovascular sino que es necesario que la población toda tome

Conciencia sobre la necesidad de incorporar hábitos saludables que limiten el consumo de grasas saturadas, ingerir hidratos de carbono provenientes de verduras, hortalizas, legumbres, cereales integrales y derivados lácteos.
Asimismo, recomienda practicar actividad física de manera habitual, al menos 150 minutos por semana, tanto actividad aeróbica, como correr, caminar, bailar, nadar o anaeróbica para fortalecer y mejorar la masa muscular.

A modo de resumen, Musso brinda los principales consejos de prevención de la diabetes tipo 2:

Realizar un control de glucemia al menos una vez al año.

Evitar el sedentarismo, el sobrepeso y la obesidad, los verdaderos factores de riesgo de la diabetes tipo 2.

Realizar una plan de alimentación saludable.

Incluir la práctica de una actividad física en forma regular.

Decir «no» al consumo de tabaco y evitar el abuso en el consumo de alcohol.

Más que glucosa

Por tratarse de una enfermedad “crónica”, la diabetes no tiene cura, pero con un seguimiento médico y tratamiento adecuados las personas con esta afección pueden prevenir las complicaciones asociadas.

Por ello, los especialistas reafirman la importancia de acudir al médico para prevenir riesgos asociados como insuficiencia cardíaca e insuficiencia renal tan frecuentes en esta enfermedad y que no dan señales hasta etapas muy avanzadas.

Las consecuencias más conocidas de la diabetes son la ceguera, las úlceras de los pies y las amputaciones. Se puede reducir el riesgo de muchas de estas complicaciones si se mantienen los niveles de glucosa controlados.

Sin embargo, hay otras consecuencias menos conocidas como la insuficiencia cardíaca y la falla renal, donde el control estricto de los factores de riesgo puede no ser suficiente.

Las principales complicaciones de la diabetes son macrovasculares y microvasculares, las primeras son las cardiovasculares como por ejemplo la insuficiencia cardíaca, el infarto y el ACV, y las segundas tienen relación con la insuficiencia renal, retinopatía y neuropatía.

Afirma el doctor Lucio Criado, presidente de la Sociedad Argentina de Medicina.

La insuficiencia cardíaca es la incapacidad del corazón de bombear de manera eficiente la sangre para que llegue a los pulmones y resto de los tejidos del cuerpo. Por lo tanto, no se obtiene el oxígeno necesario para el normal funcionamiento de nuestro organismo.

Se estima que cerca del 40% de los pacientes con insuficiencia cardíaca tiene diabetes y, a la vez, la diabetes acelera la evolución de esta enfermedad. La insuficiencia cardiaca es 2,5 veces más frecuente en hombres y 5 veces más frecuente en mujeres con diabetes comparados con las personas sin diabetes.

Los síntomas de la insuficiencia cardiaca pueden confundirse con otras patologías por lo que es importante, si uno tiene diabetes, no esperar a tener síntomas sino consultar al médico para prevenirla.

En tanto, la insuficiencia renal es otra de las complicaciones muy frecuentemente asociadas a la diabetes tipo 2, que se caracteriza por la pérdida progresiva de la función renal que genera que no se filtren correctamente las toxinas y otras sustancias de desecho de la sangre. En las etapas finales de la falla renal, se requiere alguna forma de tratamiento sustitutivo de la función renal a través de lo que se conoce como diálisis o un trasplante renal.

Las manifestaciones clínicas que pueden presentarse en las etapas iniciales suelen ser inespecíficas, como el cansancio, que, al hacerse cotidiano, produce una adaptación y, por lo tanto, el paciente no lo identifica como un problema de salud.
«Por ello, es crucial para el paciente con diabetes consultar cómo prevenir este riesgo tan frecuente para evitar que se manifieste la falla renal y avance con el tiempo a una insuficiencia renal severa”, indica el doctor Augusto Lavalle Cobo, miembro del Consejo de Cardiometabolismo de la Sociedad Argentina de Cardiología.

La atención en los pies

Los niveles altos de azúcar en sangre pueden disminuir el flujo sanguíneo y dañar los nervios de los pies. Si no se tratan, las heridas y las ampollas pueden provocar infecciones graves. La diabetes puede causar dolor, hormigueo o pérdida de la sensibilidad en los pies.

Para prevenir problemas en los pies, se aconseja:Lavate los pies diariamente con agua tibia. Evitá sumergir los pies, ya que eso puede secar la piel.

Secate los pies con suavidad, especialmente entre los dedos.

Humectá los pies y los tobillos con una loción o con vaselina. No te coloques aceites ni cremas entre los dedos, ya que la humedad extra puede provocar infecciones.

Revisate los pies diariamente para ver si tenés callosidades, ampollas, llagas, enrojecimiento o hinchazón.

Consultale al médico si tenés una lesión u otro problema de pies.

No camines descalzo en interiores ni en exteriores.

Chequeo Gratuitos

En el marco del Día Mundial de la Diabetes, que se celebra hoy, se realizará en la Fundación Favaloro (Av. Belgrano 1746, CABA), de 9 a 13, una campaña de detección de diabetes brindando información sobre prevención y control de la enfermedad. Además se realizarán mediciones gratuitas de azúcar en sangre, y los profesionales responderán consultas de los pacientes.

 

En Argentina, más del 60% de los adultos están excedidos de peso y son sedentarios, tasa que viene elevándose con prisa y sin pausa desde hace años.

Estrechamente relacionada con esos factores, la prevalencia de la diabetes​ registró un “aumento significativo” en el país, ya que pasó de afectar en 2013 al 9,8% de los adultos al 12,7% en 2018, según la 4ta Encuesta Nacional de Factores de Riesgo, que arrojó otros datos preocupantes: más de un tercio de las personas que viven con la enfermedad lo desconocen y entre las que están diagnosticadas, la mitad no está en tratamiento.

Más de 49 mil viviendas de todo el país formaron parte de la muestra. Del total de mayores de 18 años encuestados, el 12,7% contestó que tenía diabetes, porcentaje que supera al 8,5% de prevalencia mundial estimada por la Organización Mundial de la Salud (se duplicó desde 1980 y pronostican que seguirá en ascenso). San Luis fue la provincia que superó en mayor medida la media nacional (17,3%), mientras que la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y (8,8%) y Jujuy (8,9%) presentaron los valores más bajos.

“El indicador de crecimiento de la prevalencia de diabetes preocupa muchísimo. Y eso no es casualidad, tiene que ver con el aumento de la obesidad, que se viene elevando sostenidamente en todas las encuestas. Después de varios años de desarrollar obesidad, la insulinorresistencia y la diabetes vienen detrás”, señala a Clarín Verónica Schoj, directora Nacional de Promoción de la Salud y Control de Enfermedades No Transmisibles.

Por primera vez en el marco de la encuesta se elaboró un score de predicción de riesgo de diabetes que arrojó que casi un 20% de la población presenta alto o muy alto riesgo de desarrollar diabetes mellitus tipo 2 (DM2) a 10 años. La DM2 es la más frecuente (se da en el 90% de las personas con la enfermedad) y está relacionada con el aumento del sobrepeso y la obesidad -favorecidos por la alimentación inadecuada y la baja actividad física- y el envejecimiento de la población.

Además del autorreporte, también por primera vez esta edición de la ENFR incluyó la realización de mediciones objetivas a una muestra más chica, de 5.300 personas, a las que se les hizo un test de glucemia capilar (con una gota de sangre extraída del dedo). ¿El resultado? entre quienes no habían referido tener la enfermedad, el 5% tenía la glucemia elevada.

“Si bien es cierto que viene aumentando el número de personas que se hace medición de glucosa (pasó del 69,3% en 2005 al 79,1% en 2018), todavía hay un porcentaje de la población que desconoce su condición -destaca Schoj-. A su vez, por lo menos 3 de cada 10 de los que sabían que tenían diabetes, tenían la glucemia alta al momento del test, lo que habla de mal control o de insuficiente tratamiento.”

“Desconocer la enfermedad implica no realizar tratamiento, razón por la cual la diabetes evoluciona hasta presentar complicaciones agudas como mayor riesgo de infarto de miocardio y accidente cerebrovascular”, explica Carla Musso, coordinadora de Diabetes del Hospital Universitario Fundación Favaloro.

La del subtratamiento es otra de las aristas preocupantes de este problema de salud pública. Sólo el 52,6% de las personas con glucemia elevada/diabetes mencionaron estar haciendo algún tratamiento durante las últimas dos semanas, ya sea con medicamentos en forma exclusiva (fármacos antidiabéticos y/o insulina, 24,8%); o bien con dieta, ejercicios y/o reducción de peso (22,5%); o con una combinación de ambos tratamientos (52,7%). El indicador que experimentó una caída de casi 9 puntos porcentuales respecto de la edición de 2013, cuando el 61,3% de las personas con diabetes estaba bajo tratamiento.

Schoj no encuentra una causa determinante en el descenso, pero resalta que se da en el contexto de un cambio en la pregunta del cuestionario para hacer más específica la respuesta a la adherencia al tratamiento, acotándola a las últimas dos semanas, que pudo haber tenido influencia en el resultado.

No obstante, destaca que le encuesta también puso de manifiesto la inequidad en el acceso: “El porcentaje de tratados fue significativamente más alto en los quintiles de más altos ingresos. Los más pobres no sólo tienen más obesidad, más diabetes, sino que tienen más barreras para acceder al tratamiento”.

Los argentinos y la diabetes

“El porcentaje de personas tratadas es muy bajo si se tiene en cuenta que tenemos un programa público que desde hace más de 15 años entrega en forma gratuita medicamentos esenciales en los centros de atención primaria del ámbito público”, dice a Clarín Andrea Beratarrechea, médica investigadora del Instituto de Efectividad Clínica y Sanitaria (IECS) y del Conicet, que trabaja en un estudio que busca mejorar la detección y la atención de personas con diabetes a través de los agentes sanitarios en las provincias de Chaco, La Rioja y Mendoza.

Según la investigadora, en el subtratamiento intervienen muchos factores, que involucran desde la prescripción hasta la adherencia, además de diferentes barreras en el acceso (culturales, económicas). “Un trabajo que se hizo cuando se instaló el programa REMEDIAR mostró que al año de seguimiento sólo el 1% de los pacientes continuaba retirando la medicación antidiabética.

Como es una enfermedad que no da síntomas, hay personas que dejan de utilizarla”, afirma. Y señala que nuestro sistema de salud no cuenta con un sistema de vigilancia proactivo “que le diga al paciente ‘usted no vino a retirar su medicamento’” o que se lo lleve a su domicilio. Hay que trabajar muchísimo”, subraya.

“La diabetes puede ser costosa para el individuo y la familia, por lo tanto es urgente mejorar el acceso a medicamentos y cuidados para evitar mayores costos, no sólo para el individuo y la familia, sino también para los sistemas de salud”, dice Musso.

Mejorar la adherencia para evitar complicaciones

El avance en la prevalencia de la diabetes tipo 2 representa un problema sanitario y socieconómico de gran magnitud en Argentina y en el mundo. En 2017, fue responsable de 8.893 muertes en el país. Con relación a las complicaciones, las personas con DM presentan un riesgo 2 a 3 veces mayor de infarto de miocardio y accidente cerebrovascular. Mientras que la retinopatía diabética es la segunda causa de ceguera a nivel nacional.

“Una persona con diabetes tiene que tener una visita oftalmológica, se tiene que hacer un electro, tiene que examinarse los pies cada vez que se baña y con una persona que le pueda hacer un examen del monofilamento, tiene que tomarse la presión en cada consulta, saber qué puede comer, cómo tratar las hipoglucemias, especialmente las personas que utilizan insulina. Necesitan un montón de habilidades y controles. Es muy importante la educación diabetológica y es algo que no se está dando”, señala Beratarrechea.

La ENFR mostró que sólo a 3 de cada 10 personas se les había revisado los pies en la consulta (para detectar y tratar úlceras diabéticas) y 4 de cada 10 se habían hecho un fondo de ojos en el último año. Mientras que apenas un 20% había accedido a una charla o curso de educación diabetológica.

En ese sentido, Schoj adelantó que está en trámite administrativo la inclusión en el Programa Médico Obligatorio (PMO) la cobertura de 10 horas de educación diabetológica a cada persona que se le diagnostica diabetes y de 2 horas de refuerzo cada vez que se le cambia la medicación.

También destacó otras estrategias sanitarias para el abordaje de la enfermedad: el Plan Nacional de Diabetes (que ya se lanzó en San Juan, mañana en Misiones y que se irá escalando a las diferentes jurisdicciones), la conformación de la Red Nacional de Manejo de Pie Diabético, la actualización de la Guía de Práctica Clínica sobre Prevención, Diagnóstico y Tratamiento de la Diabetes tipo 2 (que se presentará en los próximos días) y la actualización -en diciembre de 2018- del listado de medicamentos esenciales, con la incorporación de la gliclazida.

Medidas para prevenir la diabetes tipo 2

-Modificar hábitos de vida personales
-Realizar un control de glucemia al menos una vez al año en los grupos de riesgo.
-Mantener un peso saludable con alimentación adecuada y actividad física regular.
-No fumar y moderar o evitar el consumo de alcohol.

Para millones de diabéticos, realizar análisis de sangre con pinchazos en los dedos para monitorear los niveles de glucosa en la sangre es una parte desagradable de la vida diaria. Sin embargo, si este nuevo parche cutáneo para controlar glucosa llega a comercializarse, todos esos pinchazos podrían convertirse en una cosa del pasado.

Desarrollado por científicos de la Universidad de Bath en el Reino Unido, el dispositivo basado en grafeno se usa sobre la piel de la muñeca, sin necesidad de ninguna perforación. El parche incorpora una serie de sensores en miniatura que utilizan una pequeña corriente eléctrica para extraer la glucosa del fluido intersticial que se encuentra entre las células dentro de los folículos de vello corporal; es decir, cada sensor cubre un folículo individual y sin necesidad alguna de extraer sangre.

La glucosa extraída se acumula en pequeños depósitos, donde se mide; esto da como resultado lecturas de glucosa en sangre precisas, que pueden tomarse una vez cada 10 a 15 minutos durante un período de varias horas.
Se espera que una vez comercializado, el dispositivo desechable de bajo costo pueda transmitir de forma inalámbrica esas lecturas a una aplicación en el teléfono inteligente del usuario, proporcionando alertas oportunas para advertir al paciente en los casos en que sea necesario tomar medidas al respecto.

El parche adhesivo para la piel es más preciso que el de otros parches experimentales ya que puede operar en un área muchísimo más pequeña.

Un reto que parecía imposible

De acuerdo a uno de los profesores de la Universidad, Richard Guy, hasta ahora desarrollar un método no invasivo, es decir, sin aguja, para controlar el azúcar en sangre había resultado ser un objetivo difícil de alcanzar.”Lo más cercano que se había logrado requería al menos de una calibración de punto único con un pinchazo de un medidor tradicional o la implantación de un sensor pre-calibrado mediante una única inserción de aguja”. Sin embargo el monitor desarrollado en Bath promete ofrecer un enfoque verdaderamente libre de calibración.

En Gran Bretaña, país donde este gran avance fue desarrollado, poco menos del seis por ciento de los adultos tienen diabetes; sin embargo, se calcula que hasta el 50 por ciento de los adultos con diabetes en el país no están diagnosticados.

Según el estudio publicado en la revista Nature Nanotechnology, el parche fue utilizado con éxito en pruebas de laboratorio para controlar los niveles fluctuantes de glucosa en sangre tanto en voluntarios humanos sanos como en la piel de cerdo con niveles de glucosa dentro del rango observado en humanos diabéticos.

Los científicos ahora están planeando optimizar la cantidad de sensores en el parche, para demostrar que es capaz de funcionar durante un período de uso de 24 horas y llevar a cabo ensayos clínicos.

Detrás del diseño

“Utilizamos el grafeno como uno de los componentes, ya que aporta importantes ventajas. Específicamente, es fuerte, conductivo, flexible, y de bajo costo y respetuoso con el medio ambiente”, comentó la Dra. Adelina Ilie del Departamento de Física de la Universidad de Bath.

“Además, nuestro diseño se puede implementar usando técnicas de fabricación de alto rendimiento como la impresión de pantalla, que esperamos que finalmente sea compatible con un dispositivo desechable y ampliamente asequible”.

Una ventaja importante sobre otros dispositivos de prueba es que cada sensor en miniatura de la matriz puede operar en un área pequeña sobre un folículo piloso individual, dijeron sus creadores.

Explicaron que esto reduce significativamente la variabilidad en la extracción de glucosa y aumenta la precisión de las mediciones.

Las cifras recientes revelan que la diabetes se está convirtiendo rápidamente en la crisis de salud de más rápido crecimiento en Gran Bretaña, duplicando el número de pacientes en 20 años a 3.7 millones.

La mayoría de los casos son de tipo 2, que se considera un asesino silencioso que puede llegar a provocar insuficiencia cardíaca, ceguera, enfermedad renal y amputaciones.

Nation 

Especialistas del Centro de Estudios Superiores de Tepeaca en Puebla, han logrado cicatrizar heridas de pie diabético mediante la aplicación de miel virgen y un parche hecho de la cera de la colmena.

“Un alumno de la sierra de Puebla nos habló de las bondades de la miel, porque su familia se dedica a recolectarla, y él tuvo contacto con las abejas desde los cinco años. Nos trasmitió su experiencia, trajo la miel y los estudiantes la sometieron a estudios bacteriológicos, la cultivaron y resultó que era una miel virgen con propiedades curativas”, explica el doctor Armando Acevedo Méndez, cirujano traumatólogo ortopedista e investigador de dicho centro de estudio.

Con dicha sustancia hicieron un parche que pueden moldear a la medida de la herida. Primero desinfectan la herida, ponen la miel, después el parche y lo cubren con una tela que se llama organdí, con ese parche los pacientes mejoraron las condiciones de cicatrización, se disminuye la carga bacteriana de la herida.

En un primer grupo de 15 pacientes que recibieron el tratamiento que dura de 14 a 21 días, las heridas de seis personas cicatrizaron en su totalidad; una paciente adulto mayor desertó porque no hubo nadie que lo llevara a las curaciones, y los ocho restantes continuaron con el proceso del parche y han tenido mejoría.

“Cada proceso lo tenemos registrado en expedientes clínicos. Como los resultados han sido favorables, decidimos participar en el Premio Nacional Innovación Tecnológica para la Inclusión Social INNOVATIS en la rama de salud, y de 196 trabajos quedamos en sexto lugar. El galardón lo patrocinó CONACYT, CIDE, UAM y SEDESOL”, indica Acevedo Méndez.

La idea de curar con miel de abeja nació en el Centro de Estudios Superiores de Tepeaca en Puebla, donde un grupo de alumnos se dedicaron a estudiar los problemas de salud que detona la diabetes y que en ese estado la padecen más de 90 mil personas, platica el doctor.

El también director de la Unidad Avanzada de Heridas de los Servicios Médicos de San Baltazar, agrega que comenzaron a curar con la miel, incluso el tratamiento ha sido benéfico en pacientes a quienes les iban amputar su pie, porque la herida se había infectado y no había otra opción.

El especialista comenta que el tratamiento no es costoso, es menor de cien pesos por paciente, porque la miel la donó la familia del estudiante, y ambas instituciones (el hospital y la escuela) asumen los gastos menores que es hacer los parches, la tela y la entrega de antibiótico, y los alumnos hacen los parches como parte de su formación, y por gusto.

Por eso el tratamiento y los medicamentos son gratuitos, y las personas que requieran el tratamiento pueden ir los sábados a la Unidad Avanzada de Heridas de los Servicios Médicos de San Baltazar, y pueden hacer cita al 01 222 2818585.

“Lo que importa a los directivos de la escuela y hospital es que las personas tengan un tratamiento adecuado y gratuito, con el fin de no amputar miembros y que la persona siga valiéndose por sí misma. Ya lo patentamos y queremos que el producto sea cien por ciento poblano, por eso no se venderá a ningún laboratorio farmacéutico, queremos sea accesible a la población que carece de recursos y que por ello no sigue un tratamiento”, concluye Acevedo Méndez.

Vive con Diabetes