Tag

deuda externa

Browsing

Este viernes, se confirmó el cierre del canje de deuda del Gobierno bajo legislación extranjera. Según informaron fuentes oficiales, se consiguió una aceptación superior a la expectativa del propio ministro de Economía, Martín Guzmán. Según se pudo conocer, más del 90% de los representantes en Wall Street adhirieron a la propuesta presentada.

El próximo lunes, el Palacio de Hacienda brindará más especicaciones al respecto tras el procesamiento de la información. Así, se evitó la prolongación del default con una deuda total de USD 64.800 millones a canjear.

La aceptación del canje en Wall Street

“El piso es de 95% de adhesión total, con chances de llegar al 100%”, según fuentes oficiales consultadas por Infobae. De esta manera, se superaría el porcentaje alcanzado en las instancias de 2005 y 2010, las cuales llegaron a una aceptación del 93%.

Desde el mercado, se comenzó a ver con optimismo la negociación a principios de agosto. En ese entonces, se hizo explícito un acuerdo entre Gobierno y los tres grupos de acreedores, Ad Hoc, Exhange Bondholders y el Comité de Acreedores (ACC). De esta manera, se consiguió el apoyo necesario para la presentación de la última propuesta de canje, durante la semana pasada, a la Securities & Exchange Commissions (SEC).

Entre los cambios que presentó esta última oferta, se rescata un valor neto de USD 54,8 con una tasa de descuento del 10%. En ese sentido, se registró la suba de un punto con respecto a la propuesta previa, además de la conceción de algunos cambios legales para limitar las cláusulas de reasignación y pac man.

El Gobierno mejoró la oferta y los acreedores la aceptaron. Fue después de negociaciones contrarreloj de Alberto Fernández y Martín Guzmán con los representantes de los acreedores.

A dos días de que se venza el plazo de las negociaciones por el canje de deuda, el ministro de Economía, Martín Guzmán, llegó a un acuerdo con los principales bonistas por la reestructuración de unos 66 mil millones de dólares. Tras arduas discusiones y largos idas y vueltas, el Gobierno nacional habría consensuado pagar 54 dólares por cada 100 que le debe a los acreedores del exterior.

Esa cifra representa haber cedido 1,5 dólares respecto de los 3 dólares que reclamaban los bonistas, a la vez que estos últimos también cedieron la misma parte, anticipó el periodista Julián Guarino en C5N. Resta ahora para sellar el acuerdo terminar de cerrar otras cuestiones ténicas que reclaman los acreedores, pero la principal diferencia que los separaban fue saldada este lunes por la tarde.

Este mediodía, antes los fuertes rumores sobre un acuerdo inminente por la renegociación de deuda provocaban, se registraba una disparada en el precio de las acciones y los ADRs de empresas argentinas que cotizan en Nueva York.

Los ADRs argentinos subían hasta 10% mientras las acciones líderes de la Bolsa porteña crecían 4,6%, en medio de versiones de que el Gobierno habría mejorado la oferta y los acreedores habrían aceptado un acuerdo.

Las versiones ya señalaban que el Gobierno argentino elevó de u$s 53,30 a u$s 54,30 el valor presente neto reconocido por los títulos incluidos en el canje, lo cual habría destrabado la resistencia de grandes fondos de inversión como BlackRock.

El mercado financiero daba crédito a las versiones de que el Gobierno y los bonistas habrían alcanzado tras más de cuatro meses de negociaciones un acuerdo en el valor de oferta.

Esto permitiría cerrar la operación de canje de deuda por unos u$s 66.000 millones emitida bajo ley extranjera.

Según la Secretaría de Energía de la Nación, la recaudación de regalías de mayo, liquidada el 15 de junio último, sería de unos 13 millones de dólares, pudo cruzar ese dato con otras fuentes oficiales, que al hacer el ajuste final determinan un monto de 15 millones de dólares.

El 15 de julio próximo se realizará la liquidación correspondiente a la actividad de junio, que tendría una mejora en relación al mes anterior, que en algunos ámbitos se estima en el orden del 20 por ciento.

Dicha mejora tendría que ver con la combinación entre precios más altos, a partir de una incidencia todavía no comprobada del decreto de barril criollo, en sintonía con una mejora de los precios internacionales, que se ha mantenido en la banda de los 40 dólares, durante las últimas semanas.

De este modo, la proyección se ubicaría en torno a los 18 millones de dólares a ingresar, en concepto de regalías petroleras, el próximo 15 de julio.

Esa cifra, de confirmarse, se ubica apenas por encima del vencimiento de deuda para cancelar títulos públicos previsto para este mes, que se ubica en 16.760.417 dólares (dieciséis millones, setecientos sesenta mil cuatrocientos diecisiete dólares). En cuentas sencillas, hoy la proyección indica que apenas podría quedar un millón de dólares por encima de los vencimientos que, como en todos los casos anteriores, se descuentan automáticamente, antes de que los fondos ingresen en las cuentas provinciales.

Fondeo previo y 3 meses casi en “cero regalías”

Desde el punto de vista estrictamente técnico, los vencimientos trimestrales se van fondeando durante los dos meses previos, es decir que no se descuenta todo el monto a pagar en un solo mes, sino que se van reuniendo fondos en el bimestre anterior.

Sin embargo, en términos prácticos no hay mucha diferencia. Los fondos que se guardaron en los meses previos se suman a los vencimientos mensuales que, aun en menor medida, también se van descontando. Por ejemplo, en junio se pagaron 5,8 millones de dólares y en mayo, otros 3 millones de dólares.

Esto es lo que explica por qué la provincia, que a su vez redujo sus ingresos por otras vías, aumenta el déficit cada mes.

Mientras esto ocurre, la sesión del jueves en Legislatura, que duró apenas 40 minutos, no logró ni siquiera dar ingreso formal al proyecto de autorización de renegociación de deuda, para intentar una prórroga de vencimientos hasta el año 2023.

Los tiempos se agotan. En octubre, el vencimiento previsto alcanza los 39,7 millones de dólares, lo que significa la necesidad de fondear 13 millones en agosto y una cifra similar en septiembre. Si se considera que además en esos períodos hay vencimientos de 3 y 5,7 millones, respectivamente, puede entenderse que en los próximos tres meses la provincia no contará prácticamente con ingresos por regalías, salvo que hubiera un milagro petrolero que eleven el precio del barril nuevamente por encima de los 55 dólares, algo que hoy parece tan lejano como la cura para el coronavirus.

El gobernador del Chubut, Mariano Arcioni, participó este jueves, junto a sus pares de las distintas provincias del país, de la reunión presencial convocada por el presidente de la Nación, Alberto Fernández, para dar a conocer el plan de renegociación de la deuda externa.

El mandatario provincial, cumpliendo con todos los protocolos de seguridad vigentes, se hizo presente en la Residencia de Olivos, y en ese marco participó del encuentro convocado por el presidente Fernández.

Durante la reunión, el Presidente Alberto Fernández estuvo acompañado la vicepresidente de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner; el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y los ministros de Economía de la Nación, Martín Guzmán, y de Interior, Eduardo De Pedro, entre otros.

El ministro de Economía detalló el contenido de la propuesta de renegociación de la deuda externa, y el presidente Fernández agradeció el acompañamiento de los gobernadores de las provincias.

Asistieron los gobernadores de Chaco, Jorge Capitanich;  de Corrientes, Gustavo Valdés; de Entre Ríos, Gustavo Bordet; de Formosa, Gildo Insfrán; de Jujuy, Gerardo Morales; de La Pampa, Sergio Ziliotto; de La Rioja, Ricardo Quintela,  de Misiones, Oscar Herrera Ahuad; de Neuquén, Omar Gutiérrez; de Río Negro, Arabela Carreras; de Salta, Gustavo Sáenz; de San Juan, Sergio Uñac; de Santa Fe, Omar Perotti; de Santiago del Estero, Gerardo Zamora; de Tucumán, Juan Manzur; de Catamarca, Raúl Jalil; de Santa Cruz, Alicia Kirchner, y el jefe de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta.

Por Córdoba asistió el vicegobernador Manuel Calvo, mientras que los gobernadores de Buenos Aires, Axel Kicillof; Tierra del Fuego, Gustavo Melella; y San Luis, Alberto Rodríguez Saá participaron a través de teleconferencias

Así se desprende del detalle de vencimientos enviado por el Ejecutivo a la Legislatura provincial, en el anexo que acompaña el proyecto de ley que solicita autorización para reestructurar su deuda.

Hasta finalizar 2019, el Estado de Chubut debe afrontar vencimientos de su deuda externa por alrededor de 46 millones de dólares, entre los que el más impactante opera en octubre, con 31 millones de dólares. En septiembre debe pagar 5,9 millones de dólares, quedando 3,1 para noviembre y casi 6 millones de dólares para diciembre.

Así se desprende del detalle de vencimientos enviado por el Ejecutivo provincial a la Legislatura de Chubut, en el anexo que acompaña el proyecto de ley para solicitar autorización para reestructurar su deuda, con vencimientos programados hasta el año 2026, tal como informara ADNSUR semanas atrás. 

En ese informe, se observa que en julio hubo un vencimiento por 31,2 millones de dólares y en agosto otros 3,2 millones, todo lo cual arroja hasta diciembre un monto final de 80,5 millones de dólares.

Entre las obligaciones que deben cancelarse en lo que queda del año, el mes de octubre aparece como el de mayor complejidad, ya que el monto total de deuda equivale a un mes completo de recaudación de regalías petrolera.

Ese mes deben cancelarse 4,5 millones correspondientes al “Fideicomiso financiero 2010”, sumado a U$13,9 M por el BODIC 1 y U$12,5 M del BOCADE.

A valores de la cotización dólar de este viernes, con 61 pesos por dólar, el equivalente a afrontar hasta fin de año es de 1.800 millones de pesos. En total, durante 2019 operaron vencimientos por U$163 M.

Vencimientos en 2020: U$125,7 M

Claro que el final del año no traerá alivio. La provincia de Chubut necesita, según el término en boga, “reperfilar” su deuda, es decir aspira a lograr con sus acreedores una extensión de los plazos de pago, que operan sucesivamente hasta el año 2026, por otros U$970 M.

El “menú” que le espera para el año próximo es el siguiente: casi U$13 M por el Fideicomiso Financiero; U$23 M por el BODIC 2; U$77,5 M por el BOCADE; y U$12,1 M por el BOPRO, informó ADNSUR.

Una de las mayores vulnerabilidades que ofrece la economía Argentina es la alta exposición de la deuda pública respecto a la capacidad de generación de riqueza, y a la creciente búsqueda de financiamiento de un déficit fiscal primario y financiero aún abultado, que no encuentra otro prestamista de última instancia que el Fondo Monetario Internacional, porque el mercado local de capitales es muy pequeño, y el externo privado encontró su techo en 2017. Eso explica la persistencia de alta volatilidad del tipo de cambio.

De ahí que no sorprendiera que con la difusión por parte del Indec del Informe de la Balanza de Pagos con el resto del mundo correspondiente al cierre de 2018 se observara como principal impulsor del crecimiento de la deuda externa total la originada en el sector público en general (Nación, provincias y Municipios), con USD 30.755 millones, 4,5 veces más que el conjunto que el sector privado que lo hizo en sólo USD 6.559 millones.

En el primer caso ascendió a USD 173.584 millones, a valor nominal residual; y a USD 148.249 millones a valor de mercado, mientras que en el segundo a USD 70.970 millones  y USD 69.608 millones, a valor residual y de mercado.

 Una de las mayores vulnerabilidades que ofrece la economía Argentina es la alta exposición de la deuda pública respecto a la capacidad de generación de riqueza

1) la persistencia de un elevado déficit fiscal que llegó en 2018 a más de 6% del PBI y que para el corriente año se aspira a reducir a menos de 4%; y
2) un sector privado que por la recesión disminuyó las necesidades de financiamiento de importaciones, al tiempo que por la mejora del tipo de cambio real comenzó a mejorar su fuente de ingreso de divisas a través del aumento de las exportaciones.

En términos de PBI, la proporción de la suma de la deuda del Gobierno en general más la contraída por el Banco Central se incrementó en 21 puntos porcentuales, pasó de 22,7% a 43,7% entre el último trimestre de 2017 e igual tramo del año siguiente, por la conjunción de la brutal licuación del PBI en su conversión en divisas, por efecto de la devaluación del peso, pasó en esos períodos de USD 666.278 millones a USD 451.967 millones, y el aumento nominal del endeudamiento nominado en moneda extranjera.

 La proporción de la deuda pública externa en términos del PBI se elevó en un año de 22,7% a 43,7 por ciento

El stock de deuda externa bruta total con títulos de deuda a valor nominal residual al 31 de diciembre de 2018 fue estimada por el Indec en USD 277.921 millones, USD 22.377 millones mayor con respecto al trimestre anterior; y USD 43.372 millones superior al nivel de un año antes.

Dentro del sector público también se destacaron también las mayores obligaciones financieras con el resto del mundo por parte del Banco Central, como estrategia para afianzar su cobertura frente a eventuales shock externos, en USD 5.285 millones, moderadamente inferior a la que registró el conjunto del sector privado.

Como consecuencia de esos movimientos, el Gobierno en general elevó su participación en el total del endeudamiento de la Argentina con el exterior de 61,2% a fines de 2017 a USD 62,6% un año después; y el Banco Central pasó a explicar el 8,5% del total, 0,6 puntos porcentuales más que un año antes.

 El Gobierno en general elevó su participación en el total del endeudamiento de la Argentina con el exterior de 61,2% a fines de 2017 a USD 62,6% un año después

Por el contrario, tanto el conjunto del sector financiero, como el agregado del sector privado no financiero integrado por empresas y familias, redujeron su dependencia del crédito internacional del 3,8% a 3,5%, en el primer caso, y de 27,5% a 25,4% del total, en el segundo.

 

 

 

 

Infobae

Si el FMI aprueba los números del Gobierno, liberará en marzo un desembolso cercano a los 11.000 millones de dólares, que servirán para el repago de deudas. Además de reunirse con Dujovne y Sandleris, podrían encontrarse con opositores.

Una delegación del Fondo Monetario Internacional (FMI) arribará hoy a Buenos Aires para analizar el estado de las cuentas del gobierno nacional y habilitar nuevos desembolsos de créditos, informaron fuentes oficiales. La misión estará encabezada por Roberto Cardarelli, el encargado del “caso argentino”. Si el FMI aprueba los números del gobierno, liberará en marzo un desembolso cercano a los 11.000 millones de dólares, que servirán para el repago de deudas.

Como es habitual en estos casos, la delegación del Fondo se reunirá con el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, y el presidente del Banco Central, Guido Sandleris. A su vez, desde el organismo multilateral no descartaron la posibilidad de mantener encuentros con representantes de los partidos de la oposición.

“Tratamos de reunirnos con un amplio abanico de sectores, con funcionarios, representantes del sector privado y la sociedad civil, y a veces también con dirigentes opositores. No tengo los detalles concretos sobre si se reunirán con representantes de la oposición”, respondió la semana pasada el vocero Gerry Rice. En un año electoral las reuniones con opositores pueden terminar siendo claves porque varios referentes ya han dejado trascender que si el oficialismo es derrotado impulsarán una renegociación del acuerdo firmado con el FMI.

La primera versión del acuerdo establecía para el 2019 un déficit fiscal de 1,3 por ciento del PBI. Pero el gobierno se comprometió en octubre a alcanzar el equilibrio fiscal este año, anticipando la meta prevista para el 2020. El 2018 habría concluido con un déficit del 2,3 por ciento del PBI, resultado que fue aprobado por el FMI. El Gobierno mostrará el recorrido del esquema de agregados monetarios implementado desde octubre de 2018 que tiene por objeto el control de la inflación y el sobrecumplimiento de la meta monetaria acordada.

Fuentes del Banco Central dejaron trascender que se analizará con el FMI cuáles serán los nuevos límites de la zona de no intervención de política cambiaria y la monetización máxima que se permitirá en la compra de dólares. En el mercado preocupa la amplitud de la banda de no intervención, pues en la actualidad el dólar podría llegar a trepar un 30 por ciento sin que el Central estuviese habilitado a intervenir.

El Patagónico

Vencimientos por títulos públicos y deuda con el Estado Nacional, algunos de los pagos que deberá afrontar este año Chubut, la quinta provincia más endeudada de Argentina.

El endeudamiento de Chubut sigue (y lo hará por varios años) aportando dolores de cabeza para las cuentas públicas, ya que durante 2019 deberá afrontar vencimientos por casi 163 millones de dólares, entre capital e intereses, sólo en lo que respecta a títulos públicos.

A esto se suma el endeudamiento con el Estado nacional, a través de Letras del Tesoro, que este año sumarán vencimientos por otros 5.000 millones de pesos, lo que hace un total que supera los 11.000 millones de pesos anuales.

El monto de la deuda chubutense en lo que hace a colocación de títulos públicos (equivalente a una deuda externa, por su colocación en dólares) asciende a 162.972.502 dólares, integrada según el siguiente detalle:

-150 millones de dólares Fideicomiso, año 2010, colocado por el gobierno de Das Neves (tasa del 7,75%)
-u$220 millones BODIC I, año 2013, colocado por el gobierno de Buzzi (tasa del 4%).
-u$88,9 millones BODIC II, año 2014, colocado por el gobierno de Buzzi (tasa del 4,75%).
-u$50 millones PUY 23, año 2016, colocado por el gobierno de Das Neves (tasa del 8,75%).
-u$650 millones Bocade, año 2016, colocado por el gobierno de Das Neves (tasa del 7,75%).

Durante este año, la provincia debe afrontar algo más de u$59 millones sólo en concepto de intereses: la mayor parte se origina en el Bocade, con U$50,3 millones. En concepto de capital, se deben afrontar u$103,9 millones, la mayor parte correspondiente al BODIC I, con u$55 millones, seguido por el BODIC II, con u$22,2 millones, el Fideicomiso, con u$16,7 millones y el PUY23, con u$10 millones.

Un detalle llamativo es que por el BOCADE, por el que se asume el mayor monto de intereses, no hay cancelación de capital durante 2019. Tampoco la hubo en 2018, cuando sin embargo se asumieron intereses por igual monto de u$50,3 millones. Es decir, se llevan pagados más de u$100 millones de intereses, sin que todavía se haya empezado a pagar el capital.

Si se convierte a pesos, según el relevamiento de deuda que realiza la diputada del bloque justicialista Gabriela Doufur (ex ministra de Economía), al que tuvo acceso ADNSUR, el vencimiento total a afrontar este año es de 6.161,9 millones de pesos, tomando una cotización del dólar de $37,81.

A esto se suman los vencimientos de letras del tesoro, es decir endeudamiento tomado por la provincia con el Estado nacional, que para 2019 alcanzaría una cifra superior a los 5.000 millones de pesos. De este modo, los vencimientos a afrontar durante el corriente año superan largamente los 11.000 millones de pesos.

Vale recordar que en el fallido proyecto de presupuesto 2019 (que no llegó a tratarse en Legislatura), los ingresos proyectados por regalías hidrocarburíferas eran del orden de los 23.000 millones de pesos, sobre una previsión total de recursos cercana a los 63.000 millones de pesos.

Una discusión nunca profundizada por quienes ejercen responsabilidades en la función pública es para qué se tomó este nivel de endeudamiento, a lo largo de 3 períodos de gobierno, ya que el listado de obras que en teoría se construirían con tamaño endeudamiento externo se reduce a unas pocas construcciones sin terminar en distintos puntos de la provincia.

Por su parte, el economista Facundo Ball sostiene que los títulos y las variaciones del tipo de cambio generaron que la deuda provincial se haya multiplicado por 42 entre 2011 y 2018, “es decir que el incremento del endeudamiento en pesos fue de 4.175% en este periodo”.

Según un informe de Ball publicado por diario Jornada, en 3 años (periodo 2015 a 2018) “la deuda pública total de la provincia aumentó un 456% medida en pesos, al pasar de $ 7.426 millones a finalizar la gestión de gobierno de Buzzi y llegar a los $ 41 mil millones en 2018. En tanto que en la gestión Buzzi el crecimiento fue de 669%, al pasar de $ 965 millones en diciembre de 2011 a $ 7.426 millones en diciembre de 2015”.

“La falta de responsabilidad fiscal –apunta el economista-, durante al menos los últimos 7 años, con un crecimiento insostenible del gasto público, generaron una necesidad de endeudamiento que produjo que este stock de deuda actual de la provincia la deje en una frágil situación financiera”.

De igual modo, señala que ha crecido la deuda de la provincia en relación al Estado nacional. En ese ítem, indica que “Chubut es la 2ª provincia con mayor deuda en términos nominales contraída con el Fondo Federal de Desarrollo Provincial, junto con la provincia de Chaco. Esta es la deuda, junto con los títulos públicos, que más se ha incrementado en los últimos 2 años, en diciembre del año 2016 el stock de deuda con el FFDP era de sólo $ 10 millones, pasando a $ 3.148 millones en el 3er. trimestre de 2018”.

En base a estos datos, el analista pondera que Chubut es la provincia argentina que tiene el más alto nivel de deuda per cápita en títulos públicos, esto es una deuda de $ 57.661 por habitante, lo cual significa que el stock nominal de deuda en títulos públicos es de $ 34.503 millones, por lo que en términos nominales es la quinta provincia con más deuda en títulos públicos, luego de Pcia. de Buenos Aires, CABA, Córdoba y Neuquén”.

Ball es economista y se desempeña como director del Departamento Economía de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco.

ADN Sur