Tag

Detección

Browsing

El Neokit Covid-19 y Neokit Plus fueron desarrollados por científicos y científicas del Conicet del Instituto César Milstein, en el marco de la Unidad Coronavirus Covid-19, creada por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación, el Conicet y la Agencia I+D+i.

La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) aprobó el Neokit Plus, una nueva versión del test nacional que posibilita la detección del coronavirus a través de una muestra de hisopado o de saliva con un paso menos que el neokit anterior, lo que permite reducir a la mitad el tiempo y bajar costos, anunció hoy el Conicet.

«El Neokit Plus posibilita evitar un paso que es la extracción del ARN de la muestra del paciente; hasta hoy se hace un hisopado y esa muestra se traslada a un laboratorio que lo primero que tiene que hacer es extraer el ARN y después se confirma si hay o no virus con PCR o con otro sistema que puede ser nuestro Neokit Covid-19», señaló a Télam Adrián Vojnov, investigador del Conicet y jefe del Laboratorio de Fitopatología Molecular del ICT Milstein.

Y continuó: «Lo que permite el Neokit Plus es evitar ese paso de purificación de ARN a través de un buffer que se le asoció al kit original, que permite hacer un tratamiento de la muestra muy simple y rápido y acorta casi a la mitad el tiempo del resultado».

Vojnov, quien está a cargo del proyecto desde el inicio del desarrollo de la prueba diagnóstica, detalló que el proceso comienza con la toma de la muestra a través de hisopado nasofaríngeo o de saliva, que se meten en tubos con solución fisiológica.

“Luego se vuelca esa solución con la muestra del paciente en un buffer con otra solución que viene en el Neokit Plus, eso se calienta por 8 minutos a 95 grados y de ahí se toman 10 microlitros que se colocan en la mezcla de reacción que viene en el kit. Luego se pone a incubar a 64 grados y en no más de una hora y cuarto se tiene el resultado a simple vista porque cambia el color del líquido”, explicó Vojnov.

Tanto la disminución del tiempo del resultado como del costo tiene que ver con la reducción del paso de purificación del ARN. “Este paso en sí demora de una a dos horas, que es un tiempo que con el nuevo kit se reduce a 8 minutos, pero además la extracción del ARN tiene un costo mínimo de 10 dólares, lo que también va a significar un ahorro”, detalló el investigador.

El Neokit Covid-19 y el Plus fueron desarrollados por científicos y científicas del Conicet del Instituto César Milstein y de la Fundación Pablo Cassará, en el marco de la Unidad Coronavirus Covid-19, creada por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación, el Conicet y la Agencia Nacional de Promoción de la Investigación, el Desarrollo Tecnológico y la Innovación (Agencia I+D+i).

La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) aprobó el Neokit Plus, una nueva versión del test nacional que posibilita la detección del Covid-19 a través de una muestra de hisopado o de saliva con un paso menos que el neokit anterior, lo que permite reducir a la mitad el tiempo y bajar costos, anunció hoy el Conicet.

«El Neokit Plus posibilita evitar un paso que es la extracción del ARN de la muestra del paciente; hasta hoy se hace un hisopado y esa muestra se traslada a un laboratorio que lo primero que tiene que hacer es extraer el ARN y después se confirma si hay o no virus con PCR o con otro sistema que puede ser nuestro Neokit Covid-19», señaló a Télam Adrián Vojnov, investigador del Conicet y jefe del Laboratorio de Fitopatología Molecular del ICT Milstein.

Y continuó: «Lo que permite el Neokit Plus es evitar ese paso de purificación de ARN a través de un buffer que se le asoció al kit original, que permite hacer un tratamiento de la muestra muy simple y rápido y acorta casi a la mitad el tiempo del resultado».

Vojnov, quien está a cargo del proyecto desde el inicio del desarrollo de la prueba diagnóstica, detalló que el proceso comienza con la toma de la muestra a través de hisopado nasofaríngeo o de saliva, que se meten en tubos con solución fisiológica.

“Luego se vuelca esa solución con la muestra del paciente en un buffer con otra solución que viene en el Neokit Plus, eso se calienta por 8 minutos a 95 grados y de ahí se toman 10 microlitros que se colocan en la mezcla de reacción que viene en el kit. Luego se pone a incubar a 64 grados y en no más de una hora y cuarto se tiene el resultado a simple vista porque cambia el color del líquido”, explicó Vojnov.

Tanto la disminución del tiempo del resultado como del costo tiene que ver con la reducción del paso de purificación del ARN. “Este paso en sí demora de una a dos horas, que es un tiempo que con el nuevo kit se reduce a 8 minutos, pero además la extracción del ARN tiene un costo mínimo de 10 dólares, lo que también va a significar un ahorro”, detalló el investigador.

El Neokit Covid-19 y el Plus fueron desarrollados por científicos y científicas del Conicet del Instituto César Milstein y de la Fundación Pablo Cassará, en el marco de la Unidad Coronavirus Covid-19, creada por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación, el Conicet y la Agencia Nacional de Promoción de la Investigación, el Desarrollo Tecnológico y la Innovación (Agencia I+D+i).

Al igual que la técnica PCR, los Neokit detectan la presencia del virus aunque lo hacen con otra técnica denominada de “amplificación isotérmica mediada por bucle” o Lamp.

Cuando presentaron el primer kit, Vojnov explicó a Télam que “la diferencia con la PCR es que ésta necesita un equipamiento y un entrenamiento, en cambio la nuestra hace todo el proceso a la misma temperatura, por lo que lo único que se necesita es un calentador a esta temperatura».

En el comunicado del Conicet, se recordó que ambos test comenzaron a producirse en el país a través de un acuerdo entre Neokit e Y-TEC, la empresa de tecnología de YPF y el organismo científico y que el primer objetivo fue cubrir la demanda nacional.

A fines de septiembre, la cartera científica anunció que tras cubrirse la demanda del sistema público de salud y los mercados privados de Argentina, el Ministerio de Desarrollo Productivo autorizó la exportación de estos kits, cuyo primer envío fue de 7.000 determinaciones a Panamá.

Además de los Neokit, en Argentina se aprobó otro test nacional de diagnóstico, el Ela Chemstrip, que fue desarrollado por investigadores de las universidades de Quilmes y San Martín junto a dos empresas biotecnológicas y también utiliza la técnica de amplificación isotérmica.

Además, científicas y científicos del Conicet y del Instituto Leloir desarrollaron test serológicos de detección de anticuerpos, Covid Ar IgG y Covid Ar IgM, que son utilizados para realizar vigilancia epidemiológica en barrios, centros de salud, residencias de larga estadía para personas mayores e instituciones cerradas.

El intendente Gustavo Sastre se mostró contrariado con la detección de 17 nuevos casos en la ciudad de Puerto Madryn, y se descargó en las redes tras la confirmación de los casos durante la noche de ayer.

En esta línea, aseveró que «siempre pregonamos la no estigmatización de las personas que se han contagiado, pero cuando estos contagios se han producido violando cada medida de cuidado que este Estado ha implementado con tanto esfuerzo de todos, realmente es un duro golpe al ánimo de este equipo».

El posteo de Gustavo Sastre en las redes confirmó que los casos se dieron tras una reunión familiar, y remarcó que si bien «debería tratarse de un foco aislado, como en las tres oportunidades anteriores que se han presentado casos en la ciudad, se transforma en un cuadro complejo a causa de no respetar normas extremadamente sencillas y por demás difundidas».

Para cerrar, comentó que ya «no es una cuestión solo de controles o no controles, los cuales obviamente existen y se aplican con todos los recursos disponibles, pero es una cuestión de sentido común, 200 o 300 personas no tienen chances matemáticas de controlar a 120 mil, es necesaria la responsabilidad individual».

Considerados como “el mejor amigo del hombre”, ante semejante pandemia no es de extrañar que hagan su aporte. Detectan explosivos, estupefacientes o pérdidas de gas, porque la capacidad olfativa de los perros es muy sensible y efectiva. Por eso, ahora desde la UBA investigan si pueden colaborar en la detección del COVID-19.

“Los cambios que se producen en los compuestos orgánicos volátiles que emite el cuerpo humano al contraer una enfermedad son aislados a partir de muestras de sangre, piel, sudor y orina para ser utilizados en el adiestramiento de los perros detectores”, explicaron desde la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Buenos Aires (FCV-UBA) en un escrito enviado a Télam.

La Escuela de Medicina Veterinaria de Alfort (Francia), bajo el programa Nosaïs, comenzó una investigación que dio un resultado altamente efectivo en la identificación de las muestras con coronavirus. La estadística indica una efectividad del 86 al 100 por ciento, según el ejemplar canino.

“Nuestro objetivo es incorporarnos al proyecto, adaptarlo a las necesidades locales y sumar evidencia científica sobre la capacidad de los perros para detectar personas afectadas por el COVID-19”, explica Paula Carancci, secretaria de Extensión de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la UBA.

En la Argentina, el programa se encuentra en etapa de diseño y planificación para iniciar las prácticas con perros. Está coordinado por la Secretaría de Extensión y la Dirección de la Especialización en Bienestar Animal de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la UBA.

“Para la investigación, los profesionales utilizarán animales ya entrenados en la detección de explosivos, ya que estos perros fueron adiestrados para señalar un olor compatible con esta tarea”, detalla la veterinaria.

El entrenamiento se realizará a partir de un aprendizaje asociativo que se activa al reconocer un olor. Cada vez que eso suceda, le dará al perro un acceso a su juguete o alimento preferido como premio.

El proceso de detección

Al encontrar el lugar con la muestra positiva, el perro lo indicará con una conducta específica, Puede ser sentándose y dirigiendo su mirada hacia ese dispositivo, por ejemplo. Luego recibirá la recompensa por la marcación, y después deberá discriminar entre muestras de pacientes positivos y negativos, marcando los primeros e ignorando a los segundos.

“Los canes y las personas involucrados en el entrenamiento no estarán expuestos a riesgo alguno porque las muestras serán tomadas por personal de salud. Al ser de sudor, no se encuentra el agente viral”, describe Carancci.

Fuente: Télam

El equipo de investigaciones de la empresa Aguas y Saneamientos Argentinos (AySA) desarrolló un método propio para rastrear material genético del SARS-CoV-2 en la red cloacal, lo que servirá para monitorear el comportamiento de la pandemia a partir del virus que excretan los infectados.

La técnica de detección, que verifica si aumenta o disminuye la concentración del virus en aguas cloacales, permitirá ejercer la vigilancias epidemiológica y generar alertas tempranas, al evaluar la dinámica de la infección en los líquidos residuales, especialmente en la fase de salida de la cuarentena.

El método, que fue puesto a punto y validado en sólo dos meses, fue presentado al Ministerio de Salud de la Nación y al Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas de la Administración Nacional de Laboratorios e Institutos de Salud ANLIS- Malbrán para efectuar estudios conjuntos, y este viernes será compartida por videconferencia a todos los operadores de servicios sanitarios del país.

La metodología de detección de fragmentos del ARN del virus en los líquidos que transporta la red cloacal comenzaron a implementarse primero en Europa, en países como España y Holanda, y luego en Estados Unidos.

Los estudios demostraron que si bien la presencia del virus es baja y no hay evidencia de que en esas cantidades tenga la capacidad de infectar a la población, según informa la comunidad científica internacional, su detección permite evaluar de manera indirecta cómo evoluciona la pandemia.

En este sentido, los investigadores de AySa desarrollaron la técnica y la estandarizaron para uso local. Tras una primera fase de desarrollo y puesta a punto, en menos de dos meses dejaron lista la herramienta cuyo uso va a permitir a las autoridades de Salud hacer un seguimiento epidemiológico en barrios o distritos, ver si la concentración del genoma del virus aumenta o no, y, así, poder tener un alerta temprana de la curva de infectados.

Alejandro Barrios, a cargo del proyecto y de la dirección Técnica y Desarrollo Tecnológico de AySA, dijo a Página/12 que «esta herramienta si bien es importante ahora, va a tener más importancia cuando se empiecen a flexibilizar distintas zonas para salir de la cuarentena al poder monitorear posibles rebrotes».

Agregó que están «armando distintas líneas de trabajo con el Ministerio de Salud y el Malbrán, y avanzando en lo que tiene que ver con compartir el desarrollo con el resto de Lationamérica, ya que somos los primeros en poner operativa esta herramienta en la región. Y este viernes en videoconferencia con el Consejo Federal de Entidades de Servicios Sanitarios (Cofes) vamos a compartirlo con el resto del país».

La metodología para detectar el virus implementada por la empresa, que brinda el servicio de agua a más de 10 millones de habitantes en el principal conglomerado urbano del país, es el método RT-q-PCR (PCR cuantitativa con transcriptasa reversa), y se aplica en muestras de líquido cloacal de plantas depuradoras y sistema de transporte cloacal.

Lo que se sabía es que los pacientes infectados eliminan el virus a través de sus excreciones, incluso antes de que empiecen los síntomas. Diversos estudios, internacionales y locales, entre ellos una investigación de la Universidad Nacional de Quilmes y del Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS) de Buenos Aires, constataron que el material genético del SARS-Cov-2 está presente en las aguas cloacales. Pero el problema fundamental a la hora de rastrear la presencia del virus es que los líquidos cloacales son una matriz compleja en la que hay material que interfiere y enmascara el virus.

Por esta razón, «la preparación de la muestra es un punto clave en el desarrollo de la prueba. Cada muestra requiere mucho trabajo para que luego se pueda extraer el ARN del virus, que luego será analizado con el método PCR, la misma técnica que se utiliza en los estudios clínicos», detalló Barrios.

«La parte mas compleja del desarrollo es la preparación de la muestra. Una cosa es un hisopado y otra una muestra cloacal que lleva varias horas obtener y preparar. Hay una etapa de concentración y decantación hasta obtener un concentrado que es al que en una segunda etapa se extrae el material genético, a través de un kit comercial, incorporando distintos insumos para que tenga cierta pureza de material genético. En una tercera etapa se verifica esa pureza con un equipo que mide cuánto hay de material genético, cuánto de proteínas, de polisacáridos o de distintos elementos que hacen interferencia . Y si la muestra es válida, recién ahí se hace el PCR», explicó Barrios. «Si bien la técnica es la misma, esto tiene que adaptarse a cada zona», aclaró.