Tag

Despidos

Browsing

Se trata del primer empleado despedido de la sucursal Trelew, en febrero pasado. Javier Gutiérrez tenía 28 años de antigüedad y tanto un jefe de Neuquén y del gremio, le ofrecieron que renunciara a la acción legal por las sumas no remunerativas para que fuera reincorporado. Desmintió al sindicalista que había dicho el día anterior por Radio 3 que habían sido notificados: “llegué el 1º de febrero y me dieron el telegrama, no sabíamos nada”.

El sueldo promedio de un empleado del Correo Argentino supera hoy los 30 mil pesos. Pero las actas refrendadas por las entidades sindicales y avaladas por el Ministerio de Trabajo de la Nación, en contra de los intereses de los trabajadores, muestran datos inequívocos: 10 mil pesos forman parte de la suma en blanco (remunerativa) y los otros 20 mil son no remunerativos (en negro).

En efecto, un trabajador del Correo despedido en abril, con once años de antigüedad, sólo recibió 100 mil pesos como indemnización, porque lógicamente en la liquidación final no se computó su haber no remunerativo.

La misma abogada defensora de los trabajadores, Susana De los Ríos (con base en Capital Federal) le había contado a Radio 3 que eran cerca de 5 mil de los 18 mil trabajadores del Correo Argentino los que habían iniciado el reclamo.

Claro que si el Correo debiera pagar un millón de pesos por cada uno, será imposible pensar que pueda afrontar un resarcimiento de 5 mil millones de pesos.

Sin embargo, mucho de los empleados que iniciaron el reclamo, se mostraron dispuestos a desistir de la acción legal, siempre y cuando la patronal se comprometiera a blanquear las sumas no remunerativas.

La respuesta del Correo Argentino fue totalmente diferente: comenzó a despedir a los trabajadores que iniciaron el juicio y cuando tenían el telegrama en la mano les ofrecía la reincorporación a cambio del desistimiento de la acción legal. Para eso cuenta con la complicidad de los gremios, que operan en el mismo sentido. De hecho, desde que comenzaorn los despidos, no hubo ninguna acción directa impulsada por los sindicatos que permitiera visibilizar la situación.

“No pensé que iba a estar fuera del Correo, arranqué hace 28 años en la sucursal de Camarones, pero hasta acá llegamos”, lamentó en diálogo con Radio 3, Javier Gutiérrez, el primer empleado despedido de la sucursal Trelew, en febrero pasado.

“Al menos a los cinco primeros que nos despidieron, nunca tuvimos un indicio que nos iban a echar por el juicio laboral que le hicimos al Correo. Yo volví el 1º de febrero y me encontré con el telegrama”, explicó.

“Estaban refrendadas en actas firmadas por el gremio, venía todo de Buenos Aires”, dijo sobre cómo se iban aplicando las sumas no remunerativas.

“Nunca fuimos consultados por las sumas no remunerativas, pero nos dábamos cuenta que nos estaba afectando en nuestros aportes”, señaló el ex trabajador.

“En su momento estuve siete años sin estar en el gremio, pero tuve que afiliarme porque el aporte solidario ya era más alto que la propia cuota gremial, no me quedó otra”, sostuvo.

“El día que me echaron, a las 8 de la mañana, me llamaron al mediodía del sindicato para decirme “¿Gutiérrez que te pasó? Nos enteramos de lo tuyo”, cuando ya sabían todo”, recriminó.

“Nos echaron por el artículo 245, te pagan lo que corresponde y te fuiste. No dice más nada el telegrama”

“El jefe zonal de sucursal, Diego Idiarte, me dijo que hablara Mariano Bauer, uno de los gerentes de la sucursal de Neuquén, que lo primero que me dijo fue que renunciara al juicio. Le pregunté quién me garantizaba que si renunciaba al juicio me iban a reincorporar y me contestó que nadie, solamente él, todo por teléfono”, narró sobre el vergonzoso accionar de las cadenas de mando del Correo.

“Después me llamaron del gremio y me dijeron, che bueno, renunciá al juicio así te reincorporan. Nosotros te salimos de garantes, una vergüenza”, reprochó.

“Fui el primer despedido en la sucursal Trelew, aunque en total son 10, en dos tandas de cinco. En la primera fuimos dos de Trelew y tres de Comodoro”, recordó.

“Yo opté por contratar una abogada particular (Marisa De los Ríos), obvio que tengo que sacar plata de mi bolsillo”, señaló.

“Escuché lo que dijo por radio el gremialista, dijo que la empresa te mandaba un aviso y después te echaba; mentira, nos echaron sin decirnos nada. Nos mandaron el telegrama del Correo Argentino de Buenos Aires”, retrucó.

“Es más, cuando fui a la ANSES para cobrar el fondo de desempleo, para ellos somos del Estado, y si somos del estado, nos tendrían que haber hecho un sumario previo, y a nosotros directamente nos echaron”, sostuvo.

“Es todo muy sucio, pero yo le metí abogado y veremos qué pasa. Yo ni siquiera cobré la indemnización, la última vez que cobré el sueldo fue en febrero, por suerte mi señora es docente, aunque hay que rebuscársela”, remarcó.

“En Comodoro echaron a un empleado de 35 años, aunque él terminó acordando la reincorporación a cambio de renunciar al juicio”, referenció.

“Acá sí tenemos un caso de un cartero que echaron con 9 años de antigüedad, renunció al juicio y lo volvieron a tomar, pero con un nuevo contrato de trabajo. Le “comieron” esos nueve años”, reflexionó.

“Además si vos renunciás, tenés que pagar 20 mil pesos por desestimar el juicio y el 20 por ciento de lo que estamos reclamando, arriba de un millón de pesos, a la abogada”, enfatizó en el final.

EN CAMARONES, CORREO CERRADO

 

El despido del único empleado, Luis Rosas, que recibió el telegrama el último lunes, dejó a la localidad costera sin el servicio de la empresa postal pública.

«Cerrado hasta nuevo aviso», reza un cartel en la puerta de la emblemática sucursal.

 

Radio 3

Los treinta trabajadores despedidos por la empresa fabricante de pinturas Alba pedirán su reincorporación en la puerta de la planta ubicada en la localidad bonaerense de Garín, en el partido de Escobar.

Los operarios afectados por las cesantías convocaron a un acto para el miércoles a las 13:00 en el ingreso de la planta ubicada en el kilómetro 37,5 de la Autopista Panamericana, en Garín.

«Estamos convocando a todas las Comisiones Internas, sindicatos y delegados a participar del evento, a traer su solidaridad, hacer uso del micrófono y a establecer los vínculos para futuras acciones comunes», dijeron los trabajadores en un comunicado.

Según denunciaron los despedidos, «en Alba no hay situación de crisis» dado que la compañía ha logrado alcanzar «grandes ganancias en los últimos ejercicios», por lo que los 30 despidos «forman parte de un plan de ajuste» de la firma.

«Ese plan de ajuste había comenzado con aumento infernal de los ritmos de producción en algunos sectores, pero que incluye inminentes tercerizaciones, violaciones del Convenio Colectivo y flexibilidad laboral», dijeron los trabajadores.

La empresa en cuestión es la multinacional Akzonobel, que en la Argentina opera con la marca Alba.

Al despedir a los operarios, la empresa argumentó un «bajo nivel de producción que implica desenvolverse en un mercado local deprimido» por la crisis económica.

La compañía holandesa Akzonobel está entre las 500 empresas que más facturan a nivel global y en la Argentina fabrica pinturas para Alba en un establecimiento en Escobar.

 

 

iProfesional

La empresa Correo Argentino despidió a diez empleados en Chubut desde que empezó el año y hay alerta por una profundización de la medida empresarial, que según expresan los propios afectados se debería a un represalia por juicios laborales iniciados contra esa firma.

Javier Gutiérrez contó que lo echaron el 1 de febrero de este año, pese a contar con 28 años de antigüedad y no haber tenido problemas durante el transcurso de su vida laboral.

“Yo tenía 28 años en el Correo, de los cuales hice 4 en Camarones y el resto en Trelew, siempre en atención al público” indicó el exempleado, quien indicó que su caso no fue el único, y en total 7 personas fueron echadas en Trelew y tres en Comodoro Rivadavia.

“Por un tema de malas liquidaciones se inició un juicio laboral contra Correo Argentino y al salir favorable estos juicios la empresa hoy opta por echarnos; después que te echan te llaman, te dicen que renuncies al juicio y te reincorporan”, contó Gutierrez sobre su caso, aunque aseguró que por el contacto que tuvo con los otros despedidos fue igual y de hecho algunos de los que recibieron telegrama en primera instancia luego fueron reincorporados.

Los juicios contra la empresa de correos se iniciaron tras descubrir que un gran porcentaje de los sueldos se abonaban en sumas no remunerativas. “Cada aumento que venía no iba al básico, lo pagaban con actas, en negro y en cuotas; por eso se llegó a este juicio laboral contra empresa y fue por lo que nos echaron” contó.

Su caso fue el primero pero después fueron se fueron sumando despedidos en la zona. Con respecto a su despido, contó que ya le hicieron la liquidación final, “pero no me pagaron nada de lo que tenían que ganar” e informó que ha iniciado otra acción judicial por esa situación.

 

 

Jornada

Loma Negra, una de las mayores cementeras del país, anunció que a raíz de la caída de las ventas reducirá a solo un turno la producción en su planta de Barker, en el partido de Benito Juárez. En consecuencia, la empresa decidió achicar su plantel y el ajuste de 100 operarios, de los 230 empleados directos y 90 contratados que trabajan en ese establecimiento.

«La decisión se toma en un contexto en el cual la compañía tiene sobrecapacidad, sumado a los altos costos de producción y a los costos logísticos que insume el funcionamiento de esa fábrica», argumentó la firma en un comunicado.

La propuesta de la cementera es iniciar un plan de retiros voluntarios, relocalización de empleados en otras plantas de Loma Negra (en Olavarría, Zapala, Catamarca, etc) y prejubilaciones. En total, tiene que reducir en 100 personas el plantel.

Loma Negra, propiedad del grupo brasileño Camargo Correa, emplea a 3.000 operarios en todas sus fábricas.

La planta pasaría a trabajar un único turno de 8 a 16 horas de lunes a viernes, y de 4 a 12 horas los días sábado, con 220 empleados.

«Dado que hasta la fecha el sindicato local ha mostrado intransigencia y falta de respuesta, se han iniciado ante las autoridades nacionales los procedimientos previstos por la Ley», aseguró Loma Negra.

La postura de la compañía es que, si no se llega a un acuerdo con el gremio, existe la posibilidad de cerrar la fábrica de Barker por completo.

El achique de Loma Negra se produce en la misma semana en que Arcor decidió cerrar su planta de La Campagnola, en Mendoza.​

 

 

Clarín

Ya se convocó para audiencia de Conciliación Obligatoria con la empresa textil Alter tras haber cerrado sus puertas y despedir a 42 operarios.

Ya llegó la mayoría de los telegramas, que serán rechazados ya que la empresa pretende pagar la indemnización al 50%, bajo el argumento del Procedimiento Preventivo de Crisis presentado el año pasado ante el Ministerio de Trabajo de Nación.

El delegado de los trabajadores, Javier Caripán, aseguró en A Tiempo, que se emite por Cadena Tiempo, que “hasta ahora estamos en la misma situación. Rechazamos los telegramas. Esperando la respuesta de la empresa. Se presentó la conciliación obligatoria para 20 días más”.

Caripán aseguró que “no nos llamaron las autoridades de la empresa”. Aunque reconoció que el viernes se pagó parte de las quincenas adeudadas y esta semana se estaría completando la parte que faltaba.

“La mayoría de los compañeros estamos con el gremio esperando la respuesta de la empresa y cada compañero sabrá que hacer. Esperamos que nos dicen porque rechazamos el telegrama para pedir el 100% de la indemnización”.

El extrabajador de la firma del Parque Industrial de Trelew aseguró que “ellos tienen otra sucursal en Berazategui, provincia de Buenos Aires y dijeron que iban a seguir trabajando. Es por ese motivo que adoptamos esta postura de rechazar el telegrama para cobrar al 100% porque tienen expectativas de seguir produciendo allá, donde tienen 120 trabajadores. Todo lo que es tintorería”.

Destacó el acompañamiento que ha habido desde el municipio en estos días y el asesoramiento permanente. “Ha sido complicado y tratando de llevar adelante y salir adelante por la familia y pensar en el futuro, es lo único que queda. Toda mi vida en fábrica, al igual que mi familia”.

 

 

Diario Jornada

Durante la jornada de este miércoles 17/4, los trabajadores de Clarín dieron a conocer la medida tomada por la empresa. Se realizaron despidos a buena parte del personal de Clarín, Olé y otros sectores de Arte Gráfico Editorial Argentino (AGEA), se habla de unos 56. Para prevenir una protesta, se pusieron vallas en el ingreso a la redacción, ubicada en Tacuarí 1846.

Según los delegados del medio, el ajuste llegó «sin mediar aviso para los compañeros ni establecer ningún tipo de diálogo al respecto con los representantes gremiales». «Los compañeros se enteraron de la situación al llegar a la empresa, cuando se toparon con un vallado y agentes de seguridad privada les consultaban su nombre para autorizar o no el ingreso. Mientras tanto, cada trabajador de AGEA recibía un mail según su situación«, publicaron en un comunicado.

«El plan además, incluyó, otra comunicación dirigida a los sectores no periodísticos (marketing, sistemas, administración, etc) en la que les indicaron no presentarse a trabajar en la empresa y cumplir sus tareas a través de home office«, revelaron los delegados.

La periodista del medio, Victoria De Masi, lo relató así en Twitter: «Lo que pasa afuera del diario es desolador: durante la madrugada colocaron unas puertas en la vereda; nos preguntan el nombre y chequean una lista; si estamos, tenemos que empujar una reja y pasar a un corralito. Dentro hay seguridad, cierran puertas con llaves«. Otros mostraron la situación a través de fotografías y videos que difundieron a través de la red social.

Los trabajadores despedidos recibieron un mail del gerente general Héctor Aranda, que explicaba un proceso de «restauración» que provoca la desvinculación de decenas de empleados. «Se abrieron en este marco procesos de retiros voluntarios con condiciones superiores a las de mercado, pero aún persisten desequilibrios que obligan a AGEA a una reducción en su plantel, lo que ha sido comunicado en el día de la fecha, garantizando el total de las indemnizaciones correspondientes«, informó el gerente.

Desde el gremio, los delegados convocaron a una movilización afuera de la redacción: «Convocamos a todos a las 12hs frente a la puerta de Tacuarí 1846 a una asamblea extraordinaria por despidos en los diarios Clarín, Olé y otros sectores de AGEA. Está vallado el edificio y toman lista para entrar«.

En la misma, se votó para realizar una asamblea permanente para exigir la apertura de una mesa de negociación, además del cese de tareas «hasta la medianoche». Según los delegados, la Gerencia de Capital Humano notificó a la Comisión Interna la cifra de 56 despidos, pero el verdadero número de afectados es mayor.

«En este momento, las redacciones de Clarín, Olé, Viva, Ñ, ELLE, Genios y demás productos editoriales se encuentran realizando una retención de tareas hasta recibir respuesta por parte, tanto de la Jefatura Periodística como de la Gerencia de Capital Humano«, concluyeron los delegados en el comunicado.

Hace pocos días, el propio diario Clarín publicó una nota en la que explicaba la «transformación» que sufriría la empresa para adaptarse a la era digital. Bajo el título «Clarín rediseña la redacción para acelerar la transformación digital», la empresa comunicó una «nueva organización» que «dividirá el trabajo en tres grandes áreas: contenidos originales, noticias masivas y edición impresa».

 

 

Urgente24

El Sindicato de Empleados de Comercio, representado por su subsecretario general Damián Pérez, junto a trabajadores y el asesor legal, se presentaron ayer en la Secretaría de Trabajo Delegación Trelew para reunirse con responsables de la firma Lucaioli, que cerró en varios lugares del país y suspendió a unos 20 empleados de Trelew, Rawson y Puerto Madryn. Por Lucaioli no se presentó nadie. Acordaron nueva audiencia para la próxima semana.

Pérez aseguró que “teniendo en cuenta la situación de los muchachos solicitamos que se infraccione a la empresa siguiendo los pasos en el expediente, donde reclamábamos el pago de los sueldos de marzo, todo el aguinaldo y el bono decreto de fin de año”.

Resaltó el sindicalista que “los empleados vienen cobrando sueldo en partes. Es de público conocimiento lo que pasa con la empresa. Antes del fin de semana nos encontramos con la notificación de suspensión de actividades. Está fuera de la ley. Los chicos siguen siendo empleados”.

Aclaró el subsecretario general que “en la notificación no explica si es con o sin goce de haberes ni el tiempo que la empresa necesita. Por eso impugnamos esa designación. Se seguirá la vía administrativa con nuestros abogados y seguiremos por Trabajo. Solicitamos una nueva audiencia para que la empresa dé la cara”.

Sobre los trabajadores, “algunos tienen 10, 15 y más de 20 años en la empresa. Los trabajadores hicieron lo imposible para aguantar la fuente laboral y por eso se llegó a esta instancia”.

Apuntó que “la situación es la misma en todo el país. A no ser que tenga un representante legal en la zona pero tienen que dar la cara. La otra audiencia se presentó un gerente o que alguien tenga poder para tomar decisiones”.

Ante la inasistencia de los responsables de Lucaioli, Pérez adelantó que “en una semana más vamos a tener otra audiencia. Vamos a hacer todo lo legal para que los trabajadores sigan cobrando el salario. Trataremos de hacer las presentaciones ante el juez como para obtener la mercadería que hay dentro de Lucaioli que no es mucho, pero para que tenga algo para resguardar”.

En cuanto al rubro, “La verdad que estamos aguantando algunas situaciones. El sector de electrodomésticos es uno de los más golpeados. Tuvimos pago de sueldos en grandes cadenas en dos partes. Son empresas grandes de todo el país. Argumentan bajas de ventas, impuestos y todo lo que se sabe a nivel nacional. Está muy sensible todo”.

 

 

Diario Jornada

Este jueves habrá una fuerte protesta de los gremios y movimientos sociales contra la política económica del Gobierno, en una manifestación que será encabezada por la CGT. En la previa Héctor Daer, uno de los dos líderes de la central obrera, dijo que la movilización será «importantísima» y dejó abierta para el futuro la posibilidad de un paro.

La marcha será desde Plaza Once, por avenida Rivadavia, hasta 9 de Julio y Avenida de Mayo. Tendrá como consigna «Por la industria y el empleo» y fue convocada por la CGT, las dos CTA y otras organizaciones políticas y sindicales.

«Tenemos las mejores expectativas respecto de la marcha del jueves. Creo que será importantísima, y pondrá el acento en la discusión de un modelo de país distinto al que lleva adelante este gobierno», dijo el jefe del gremio de Sanidad.

Daer habló además sobre la posibilidad de realizar un paro. «No podemos descartar nada, estamos en una inestabilidad muy grande, no se puede descartar una medida de acción directa», advirtió.

Con críticas al Gobierno, dijo que la coyuntura económica llevó a que impulsaran esta movilización, sumado a los paros que dispusieron el año pasado. Dijo que «es muy difícil que este gobierno cambie» y que es necesaria «una alternativa».

El sindicalista se mostró a favor de «un gran acuerdo político que contenga a todos» y explicó que trabajan «por la unidad» del peronismo, para derrotar al oficialismo en las elecciones presidenciales. «Solo la sumatoria permitirá sacar al país adelante, con un gran acuerdo político», insistió, en una entrevista a FM Futurorock.

La protesta será encabezada por Daer y su par de la CGT Carlos Acuña, el consejo directivo y dirigentes de otros sectores gremiales y sociales. La movilización partirá desde las 14 del jueves desde Misiones y la Avenida Rivadavia con una enorme bandera de color celeste alusiva a la defensa de la producción, la industria nacional y el trabajo.

Cuando pasen por el Congreso entregarán a los titulares de los bloques opositores y de cada comisión legislativa los proyectos de emergencia alimentaria y para las pequeñas y medianas empresas (Pymes).

 

 

TN

La automotriz Volkswagen (VW) confirmó ayer la aplicación de suspensiones rotativas a lo largo de todo el año para 300 trabajadores de su planta de Pacheco. El achicamiento, equivalente al 10 por ciento de la plantilla de la empresa alemana, guarda relación con el recambio de modelo que se produce en ese establecimiento, desde la Suran al nuevo Tarek. Pero la medida también se lleva bien con el bajo grado de utilización de la capacidad industrial instalada ante la caída del mercado interno. Los trabajadores suspendidos cobran el 75 por ciento de su salario. Además, VW mantiene suspensiones a todo el personal de producción los días lunes y martes, en línea con el resto de las automotrices. Fiat anunció apertura de retiros voluntarios.

Hace dos años, el Gobierno lanzaba el plan “un millón de vehículos”, que consistía en una supuesta hoja de ruta para que empresas, trabajadores y sector público logran alcanzar aquella marca. Las inversiones y el aumento de la producción permitirían generar 30 mil puestos de trabajo en el sector. La actualidad automotriz está muy lejos de tal ilusión. La producción de autos en el primer bimestre está en 32.662 unidades, una caída interanual del 22,1 por ciento. Si se extiende la serie, se observa que el nivel actual de actividad está además un 16,5 por ciento por debajo que los niveles de 2015, que a su vez ya estaba en caída frente a los mejores años del sector. Entre la caída de la producción y algunos paradas técnicas de las plantas, la industria automotriz trabajó apenas al 15,7 por ciento de su capacidad instalada en el primer mes del año.

El principal factor de caída de la actividad automotriz es el derrape del mercado interno, que registra una merma interanual del 47,5 por ciento en el primer bimestre. Ese desempeño se explica por la magra evolución de los ingresos en relación a la suba de los precios de los vehículos, asociados a la marcha de la cotización del dólar. Por el otro lado, se derrumbó la herramienta del financiamiento para la compra de vehículos. Acara, que nuclea a los concesionarios, informó ayer que las ventas de autos con crédito prendario cayeron un 40,3 por ciento en enero y 44,1 en febrero.

Prácticamente todas las automotrices están aplicando suspensiones masivas acordadas para eludir conflictos laborales por despidos. Ayer Volkswagen anunció un sistema de suspensiones rotativas en forma mensual sobre 300 empleados para lo que resta del año. Implica reducir en un 10 por ciento la carga de trabajo de la fábrica de Pacheco. Desde la firma aclararon que las suspensiones forman parte del “programa de adaptación de la línea de producción de la fábrica”, aunque están en línea con la situación general del sector. Además, VW tiene suspensiones a todo el personal de planta los días lunes y martes para reducir stocks.

 

 

 

Pagina 12

El martes por la mañana, la empresa ENAP Sipetrol impidió que los trabajadores pudieran subir a planta y cuatro subcontratistas enviaron telegramas a 67 trabajadores de mantenimiento, helicóptero y servicios de catering. Ante esta situación, el Sindicato de Petróleo y Gas de la Cuenca Austral cortó la Ruta Nacional N° 3, a la altura de Chimen Aike y determinó un paro en la Batería de Recepción Magallanes.

Desde el sindicato denunciaron que, sumado a la tensa situación que se vive, la operadora desvinculó a varios trabajadores “de manera arbitraria e ilegal” y ahora buscan que el Ministerio de Trabajo dicte la conciliación obligatoria y retrotraiga los despidos, según indicó La Opinión Austral.

Las empresas que cursaron los despidos fueron Edevesa, Modera, Aramark y Pecom.

 

 

 

ADN Sur