Tag

Despidos

Browsing

El congelamiento del precio del crudo pega con fuerza cerca de Vaca Muerta. Ocurre que las empresas subcontratistas enfrentan diferimientos de pagos, caída en las ventas y falta de materiales indispensables porque lo que ya analizan despedir personal.

Según publica urgente24.com, “La petrolera me paga por avance de obra pero no puedo avanzar porque no se está entregando hierro desde la fábrica. Entonces no tengo más opción que empezar a hacer suspensiones de personal”, explicó Raúl Martin ofreciendo un claro panorama de la crítica situación que enfrentan cientos de pequeñas empresas que trabajan como subcontratistas en Vaca Muerta.

El congelamiento del precio de los combustibles y del barril de crudo dispuesto por el gobierno nacional fue el golpe de gracia a una compleja situación que comenzó a plasmarse en la víspera de las elecciones primarias del pasado domingo 11 de agosto y que se agudizó con la devaluación del peso. Pero sin dudas el mayor impacto fue el traslado del precio congelado del dólar a toda la industria vinculada al petróleo.

Raúl Martin es el titular de Concretar SRL, una empresa neuquina dedicada tanto a la construcción como al alquiler de equipos especiales; Aldo Bruschi es el propietario de Tecnoplús, una firma dedicada a la venta de todo tipo de piezas importadas para la industria, desde materiales eléctricos, instrumental de medición y hasta el servicio de calibración, e Ignacio Iranzi es el titular de la transportista Megant SRL y de Vegetales Procesados Patagónicos, una fábrica hidropónica y de viandas. En diálogo con el diario ‘Río Negro’, explicaron la situación que viven las empresas vinculadas a la industria petrolera.

Ellos forman parte del Cluster Vaca Muerta, y aseguran que no podrán resistir los 90 días que se marcó para el congelamiento del barril que en la práctica terminó creando un “dólar petrolero”, que hoy es de 45 pesos.

“Yo suspendí las ventas porque muchas de las piezas que vendo son importadas y las compro a 60 pesos el dólar, pero las tengo que vender a 45”, contó Bruschi y remarcó que “no puedo vender así porque me descapitalizo pero no se cuánto voy a aguantar porque si no vendo no puedo pagar los sueldos”.

Para Iranzi el panorama es complejo en sus dos empresas. “Lo que estamos viendo es un estiramiento en la cadena de pagos, pasaron de 45 a 60 días y hasta a 90 días pero yo tengo que pagar los sueldos todos los meses”, señaló y agregó que “incluso hay suspensión de pagos porque llegó el mail de una empresa que nos avisa que no nos van a pagar hasta nuevo aviso”.

Y explicó que en su caso “en el alquiler de camionetas para transporte ya me han devuelto un par y eso es gente que pierde su trabajo en la empresa que me las alquilaba y trabajadores que se quedaron sin transporte”.

En tanto que en la firma elaboradora y procesadora de vegetales el panorama es aún peor. “Tengo a los 35 empleados en situación de despido inminente porque creo que después de 15 años voy a tener que cerrar”, señaló y agregó que “el último contrato que tenía para viandas lo dieron de baja ahora porque a los trabajadores les están dando viandas ‘low cost’, puro pan y nada de verduras”.

El panorama del sector de las subcontratistas es muy malo. Martin ya analiza suspender a un 30% de los 35 trabajadores que tiene, Iranzi está muy cerca de cerrar la fábrica dado que ya ni puede pagar la luz y dejar 30 empleados en la calle, en tanto que Aldo saca cuentas y se lamenta de la suerte de sus 15 empleados porque “en 20 años nunca había echado a nadie”.

“La variable de ajuste somos las pymes, somos el cordero del sacrificio que hicieron con la gallina de oro que era Vaca Muerta”, indicó Iranzi y agregó que “esto va a terminar en un quebranto masivo de pymes porque el que trabaja se funde y no hay financiamiento posible”.

El congelamiento en el precio del precio del barril y de los combustibles cayó como un balde de agua fría para toda la cadena de valor de la industria hidrocarburífera. A priori el golpe más fuerte se lo llevaron las operadoras y las empresas de servicio grandes, pero -ante la negativa de Nación de dar marcha atrás con el Decreto 566- trasladaron el impacto a las pymes locales.

En diálogo con ‘Energía On’, desde la Federación de Cámaras del Sector Energético de la Provincia del Neuquén (Fecene) manifestaron que algunas de las empresas que agrupan fueron notificadas mediante una circular que las consecuencias del congelamiento iban a ser “trasladadas” al resto de la cadena de valor.

La federación representa a tres cámaras del sector que agrupa alrededor de 400 empresas asociadas y tienen aproximadamente 12.000 empleados en total. “Nosotros pensamos que de alguna medida esto es un abuso de posición dominante porque resulta imposible para una pyme cuestionar desde el punto de vista legal este tipo de medidas”, indicó el secretario de la Fecene, Edgardo Phielipp.

Lo concreto es que el Decreto 566 afectó al precio y al hacer eso tiene un impacto en la cadena de valor esté dolarizada o no. Vale recordar que la semana pasada la compañía de mayoría estatal YPF anunció la pesificación de los contratos con sus proveedores. Si bien fue la única, es la empresa que representa buena parte de la actividad del sector.

Si bien aclararon desde Fecene que “no están en contra” del congelamiento del precio de venta de los combustibles para los usuarios, señalan que la medida a tomar debe ser consensuada con toda la cadena de valor.

La fábrica de motos le comunicó  el despido a 60 operarios de su planta de San Nicolás. Es por la caída de las ventas. La producción está virtualmente paralizada y temen que haya más ajuste.

El derrumbe industrial no se detiene y un total de 60 operarios de la planta que Motomel posee en San Nicolás quedaron sin sus puestos de trabajo. Es por la virtual paralización de la producción en un escenario de franca recesión.

Fabián Gigli, secretario de Prensa de la UOM San Nicolás, detalló al medio local El Informante que se trata de trabajadores con distintas antigüedades, en general con un promedio de 2 años prestando servicio, cuyos contratos habrían culminando sin renovación.

Respecto a la operatividad en la empresa, expresó: «Hoy hay poca producción y cero ventas, muchas de ellas se cayeron luego de las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO)».

Tras el despido de los operarios, quedarían en planta alrededor de 180 trabajadores, un número muy inferior al que tenía Motomel en actividad hace unos años.

La situación para este año sigue siendo de incertidumbre ya que el mercado no detiene su caída y el temor de una nueva etapa de ajuste sigue latente.

Trabajadores se manifiestan en la puerta de la empresa Lanera Unilán con quema de gomas hasta el lunes.

Luego de que varios empleados firmaron sus vacaciones, 9 de ellos se presentaron  a las 06 de la mañana para trabajar el último día antes de su receso y se encontraron con que no lo dejaron ingresar a la planta, estaban despedidos, así lo reseña El Chubut.

Un total de 35 obreros fueron despedidos de la empresa constructora Cemyc en Seguí. Los obreros informaron a Elonce que estaban trabajando en la refacción de la Escuela Técnica N° 68, Facundo Arce de dicha localidad del departamento Paraná.

Según indicaron a este medio la obra «contaría con financiamiento nacional», pero desde la empresa no les brindaron explicaciones acerca de la medida dispuesta.

Es por ello, que los afectados estarán hoy, desde las 7.30, reclamando en la zona de la obra, con el apoyo de la delegación entrerriana de la Unión de Obreros de la Construcción de la República Argentina (Uocra).

Las obras 

El objetivo de los trabajos en el lugar eran reorganizar el complejo educativo. Para su realización, se demolió el edificio existente y sólo se conservaron las instalaciones donde funcionan los talleres. La organización se planteó alrededor del patio existente, a la vez que se construirán galerías que unificaran el edificio.

También estaba previsto construir 11 aulas nuevas; un aula laboratorio; una sala de informática; dos aulas especiales (multimedios y recursos pedagógicos; un nuevo sector de gobierno; preceptoría; un Salón de Usos Múltiples; cocina y despensa con ingreso vehicular independiente; tres grupos sanitarios nuevos; patio y espacios recreativos. Además el edificio contará con escalera y ascensor, así lo informó Elonce.

La UOCRA denunció que la empresa lo sacó, se llevó las máquinas y echó a varios obreros. Aseguran desde el gremio que la firma despide «a cuentagotas».

La obra de la doble trocha Trelew-Puerto Madryn no tiene fin. Cuando todo indicaba que avanzaba a buen ritmo una vez adjudicada a la empresa CN SAPAG, la Unión Obrera de la Construcción denunció que se llevaron maquinarias, el obrador apostado a la vera de la ruta 3 y que despidieron a 5 empleados de ese gremio.

Se advirtió que la cantidad de gente que trabajaba en un primer momento se redujo a cuentagotas. Si bien los trabajos no se paralizaron, prescindieron de mano de obra e infraestructura laboral.

Claudio Paredes, secretario adjunto de la UOCRA, reveló que “todos los días recibimos esas noticias no gratas. La empresa se llevó las maquinarias. La firma CN Sapag había comenzado a avanzar. Primero abandonaron todo, planta y maquinarias. Se fueron a Bariloche y no dijimos nada. A esta obra ya le decimos ´doble vida´. No sé quién va a verla terminada. Pasamos muchos malos momentos con los compañeros, que lo sufren”.

Apuntó el gremialista que “desmantelaron todo progresivamente. Se acercaron las partes en una audiencia. Estuvimos dos horas escuchándolos. Pero no dejan hablar. No hay mayores necios. No quieren escuchar. Defendemos la fuente laboral de los compañeros. Nos dieron de baja de a dos, tres, ahora son 5 trabajadores. No los van a reincorporar”.

“No sé cómo vamos a trabajar ahora. La obra no se paralizó. Si estaba en un momento a un 100%, bajó muchísimo. Se trabaja con el mínimo personal. Como mucho, 50 personas. Llegó a haber 90 compañeros. Sacaron 5 compañeros nuestros y trajeron otros 2 de Neuquén. Acá hay mucha necesidad, mucha cantidad de desocupados. Hay ayuda social y alimentos. Pero no alcanza. Quieren trabajar”.

Paredes aseguró que la firma se llevó el obrador y “no nos notificaron. Solo hicieron un escrito en Madryn. Dijeron que sacaban gente sin ninguna explicación. La empresa sigue pero aducen que Vialidad Nacional no les paga. Pero desde ahí dicen que están al día”.

El gremio exige un cronograma de avances a futuro. “Juegan con la gente”, concluyó Paredes.

El Patagonico

Se trata del primer empleado despedido de la sucursal Trelew, en febrero pasado. Javier Gutiérrez tenía 28 años de antigüedad y tanto un jefe de Neuquén y del gremio, le ofrecieron que renunciara a la acción legal por las sumas no remunerativas para que fuera reincorporado. Desmintió al sindicalista que había dicho el día anterior por Radio 3 que habían sido notificados: “llegué el 1º de febrero y me dieron el telegrama, no sabíamos nada”.

El sueldo promedio de un empleado del Correo Argentino supera hoy los 30 mil pesos. Pero las actas refrendadas por las entidades sindicales y avaladas por el Ministerio de Trabajo de la Nación, en contra de los intereses de los trabajadores, muestran datos inequívocos: 10 mil pesos forman parte de la suma en blanco (remunerativa) y los otros 20 mil son no remunerativos (en negro).

En efecto, un trabajador del Correo despedido en abril, con once años de antigüedad, sólo recibió 100 mil pesos como indemnización, porque lógicamente en la liquidación final no se computó su haber no remunerativo.

La misma abogada defensora de los trabajadores, Susana De los Ríos (con base en Capital Federal) le había contado a Radio 3 que eran cerca de 5 mil de los 18 mil trabajadores del Correo Argentino los que habían iniciado el reclamo.

Claro que si el Correo debiera pagar un millón de pesos por cada uno, será imposible pensar que pueda afrontar un resarcimiento de 5 mil millones de pesos.

Sin embargo, mucho de los empleados que iniciaron el reclamo, se mostraron dispuestos a desistir de la acción legal, siempre y cuando la patronal se comprometiera a blanquear las sumas no remunerativas.

La respuesta del Correo Argentino fue totalmente diferente: comenzó a despedir a los trabajadores que iniciaron el juicio y cuando tenían el telegrama en la mano les ofrecía la reincorporación a cambio del desistimiento de la acción legal. Para eso cuenta con la complicidad de los gremios, que operan en el mismo sentido. De hecho, desde que comenzaorn los despidos, no hubo ninguna acción directa impulsada por los sindicatos que permitiera visibilizar la situación.

“No pensé que iba a estar fuera del Correo, arranqué hace 28 años en la sucursal de Camarones, pero hasta acá llegamos”, lamentó en diálogo con Radio 3, Javier Gutiérrez, el primer empleado despedido de la sucursal Trelew, en febrero pasado.

“Al menos a los cinco primeros que nos despidieron, nunca tuvimos un indicio que nos iban a echar por el juicio laboral que le hicimos al Correo. Yo volví el 1º de febrero y me encontré con el telegrama”, explicó.

“Estaban refrendadas en actas firmadas por el gremio, venía todo de Buenos Aires”, dijo sobre cómo se iban aplicando las sumas no remunerativas.

“Nunca fuimos consultados por las sumas no remunerativas, pero nos dábamos cuenta que nos estaba afectando en nuestros aportes”, señaló el ex trabajador.

“En su momento estuve siete años sin estar en el gremio, pero tuve que afiliarme porque el aporte solidario ya era más alto que la propia cuota gremial, no me quedó otra”, sostuvo.

“El día que me echaron, a las 8 de la mañana, me llamaron al mediodía del sindicato para decirme “¿Gutiérrez que te pasó? Nos enteramos de lo tuyo”, cuando ya sabían todo”, recriminó.

“Nos echaron por el artículo 245, te pagan lo que corresponde y te fuiste. No dice más nada el telegrama”

“El jefe zonal de sucursal, Diego Idiarte, me dijo que hablara Mariano Bauer, uno de los gerentes de la sucursal de Neuquén, que lo primero que me dijo fue que renunciara al juicio. Le pregunté quién me garantizaba que si renunciaba al juicio me iban a reincorporar y me contestó que nadie, solamente él, todo por teléfono”, narró sobre el vergonzoso accionar de las cadenas de mando del Correo.

“Después me llamaron del gremio y me dijeron, che bueno, renunciá al juicio así te reincorporan. Nosotros te salimos de garantes, una vergüenza”, reprochó.

“Fui el primer despedido en la sucursal Trelew, aunque en total son 10, en dos tandas de cinco. En la primera fuimos dos de Trelew y tres de Comodoro”, recordó.

“Yo opté por contratar una abogada particular (Marisa De los Ríos), obvio que tengo que sacar plata de mi bolsillo”, señaló.

“Escuché lo que dijo por radio el gremialista, dijo que la empresa te mandaba un aviso y después te echaba; mentira, nos echaron sin decirnos nada. Nos mandaron el telegrama del Correo Argentino de Buenos Aires”, retrucó.

“Es más, cuando fui a la ANSES para cobrar el fondo de desempleo, para ellos somos del Estado, y si somos del estado, nos tendrían que haber hecho un sumario previo, y a nosotros directamente nos echaron”, sostuvo.

“Es todo muy sucio, pero yo le metí abogado y veremos qué pasa. Yo ni siquiera cobré la indemnización, la última vez que cobré el sueldo fue en febrero, por suerte mi señora es docente, aunque hay que rebuscársela”, remarcó.

“En Comodoro echaron a un empleado de 35 años, aunque él terminó acordando la reincorporación a cambio de renunciar al juicio”, referenció.

“Acá sí tenemos un caso de un cartero que echaron con 9 años de antigüedad, renunció al juicio y lo volvieron a tomar, pero con un nuevo contrato de trabajo. Le “comieron” esos nueve años”, reflexionó.

“Además si vos renunciás, tenés que pagar 20 mil pesos por desestimar el juicio y el 20 por ciento de lo que estamos reclamando, arriba de un millón de pesos, a la abogada”, enfatizó en el final.

EN CAMARONES, CORREO CERRADO

 

El despido del único empleado, Luis Rosas, que recibió el telegrama el último lunes, dejó a la localidad costera sin el servicio de la empresa postal pública.

«Cerrado hasta nuevo aviso», reza un cartel en la puerta de la emblemática sucursal.

 

Radio 3

Los treinta trabajadores despedidos por la empresa fabricante de pinturas Alba pedirán su reincorporación en la puerta de la planta ubicada en la localidad bonaerense de Garín, en el partido de Escobar.

Los operarios afectados por las cesantías convocaron a un acto para el miércoles a las 13:00 en el ingreso de la planta ubicada en el kilómetro 37,5 de la Autopista Panamericana, en Garín.

«Estamos convocando a todas las Comisiones Internas, sindicatos y delegados a participar del evento, a traer su solidaridad, hacer uso del micrófono y a establecer los vínculos para futuras acciones comunes», dijeron los trabajadores en un comunicado.

Según denunciaron los despedidos, «en Alba no hay situación de crisis» dado que la compañía ha logrado alcanzar «grandes ganancias en los últimos ejercicios», por lo que los 30 despidos «forman parte de un plan de ajuste» de la firma.

«Ese plan de ajuste había comenzado con aumento infernal de los ritmos de producción en algunos sectores, pero que incluye inminentes tercerizaciones, violaciones del Convenio Colectivo y flexibilidad laboral», dijeron los trabajadores.

La empresa en cuestión es la multinacional Akzonobel, que en la Argentina opera con la marca Alba.

Al despedir a los operarios, la empresa argumentó un «bajo nivel de producción que implica desenvolverse en un mercado local deprimido» por la crisis económica.

La compañía holandesa Akzonobel está entre las 500 empresas que más facturan a nivel global y en la Argentina fabrica pinturas para Alba en un establecimiento en Escobar.

 

 

iProfesional

La empresa Correo Argentino despidió a diez empleados en Chubut desde que empezó el año y hay alerta por una profundización de la medida empresarial, que según expresan los propios afectados se debería a un represalia por juicios laborales iniciados contra esa firma.

Javier Gutiérrez contó que lo echaron el 1 de febrero de este año, pese a contar con 28 años de antigüedad y no haber tenido problemas durante el transcurso de su vida laboral.

“Yo tenía 28 años en el Correo, de los cuales hice 4 en Camarones y el resto en Trelew, siempre en atención al público” indicó el exempleado, quien indicó que su caso no fue el único, y en total 7 personas fueron echadas en Trelew y tres en Comodoro Rivadavia.

“Por un tema de malas liquidaciones se inició un juicio laboral contra Correo Argentino y al salir favorable estos juicios la empresa hoy opta por echarnos; después que te echan te llaman, te dicen que renuncies al juicio y te reincorporan”, contó Gutierrez sobre su caso, aunque aseguró que por el contacto que tuvo con los otros despedidos fue igual y de hecho algunos de los que recibieron telegrama en primera instancia luego fueron reincorporados.

Los juicios contra la empresa de correos se iniciaron tras descubrir que un gran porcentaje de los sueldos se abonaban en sumas no remunerativas. “Cada aumento que venía no iba al básico, lo pagaban con actas, en negro y en cuotas; por eso se llegó a este juicio laboral contra empresa y fue por lo que nos echaron” contó.

Su caso fue el primero pero después fueron se fueron sumando despedidos en la zona. Con respecto a su despido, contó que ya le hicieron la liquidación final, “pero no me pagaron nada de lo que tenían que ganar” e informó que ha iniciado otra acción judicial por esa situación.

 

 

Jornada

Loma Negra, una de las mayores cementeras del país, anunció que a raíz de la caída de las ventas reducirá a solo un turno la producción en su planta de Barker, en el partido de Benito Juárez. En consecuencia, la empresa decidió achicar su plantel y el ajuste de 100 operarios, de los 230 empleados directos y 90 contratados que trabajan en ese establecimiento.

«La decisión se toma en un contexto en el cual la compañía tiene sobrecapacidad, sumado a los altos costos de producción y a los costos logísticos que insume el funcionamiento de esa fábrica», argumentó la firma en un comunicado.

La propuesta de la cementera es iniciar un plan de retiros voluntarios, relocalización de empleados en otras plantas de Loma Negra (en Olavarría, Zapala, Catamarca, etc) y prejubilaciones. En total, tiene que reducir en 100 personas el plantel.

Loma Negra, propiedad del grupo brasileño Camargo Correa, emplea a 3.000 operarios en todas sus fábricas.

La planta pasaría a trabajar un único turno de 8 a 16 horas de lunes a viernes, y de 4 a 12 horas los días sábado, con 220 empleados.

«Dado que hasta la fecha el sindicato local ha mostrado intransigencia y falta de respuesta, se han iniciado ante las autoridades nacionales los procedimientos previstos por la Ley», aseguró Loma Negra.

La postura de la compañía es que, si no se llega a un acuerdo con el gremio, existe la posibilidad de cerrar la fábrica de Barker por completo.

El achique de Loma Negra se produce en la misma semana en que Arcor decidió cerrar su planta de La Campagnola, en Mendoza.​

 

 

Clarín

Ya se convocó para audiencia de Conciliación Obligatoria con la empresa textil Alter tras haber cerrado sus puertas y despedir a 42 operarios.

Ya llegó la mayoría de los telegramas, que serán rechazados ya que la empresa pretende pagar la indemnización al 50%, bajo el argumento del Procedimiento Preventivo de Crisis presentado el año pasado ante el Ministerio de Trabajo de Nación.

El delegado de los trabajadores, Javier Caripán, aseguró en A Tiempo, que se emite por Cadena Tiempo, que “hasta ahora estamos en la misma situación. Rechazamos los telegramas. Esperando la respuesta de la empresa. Se presentó la conciliación obligatoria para 20 días más”.

Caripán aseguró que “no nos llamaron las autoridades de la empresa”. Aunque reconoció que el viernes se pagó parte de las quincenas adeudadas y esta semana se estaría completando la parte que faltaba.

“La mayoría de los compañeros estamos con el gremio esperando la respuesta de la empresa y cada compañero sabrá que hacer. Esperamos que nos dicen porque rechazamos el telegrama para pedir el 100% de la indemnización”.

El extrabajador de la firma del Parque Industrial de Trelew aseguró que “ellos tienen otra sucursal en Berazategui, provincia de Buenos Aires y dijeron que iban a seguir trabajando. Es por ese motivo que adoptamos esta postura de rechazar el telegrama para cobrar al 100% porque tienen expectativas de seguir produciendo allá, donde tienen 120 trabajadores. Todo lo que es tintorería”.

Destacó el acompañamiento que ha habido desde el municipio en estos días y el asesoramiento permanente. “Ha sido complicado y tratando de llevar adelante y salir adelante por la familia y pensar en el futuro, es lo único que queda. Toda mi vida en fábrica, al igual que mi familia”.

 

 

Diario Jornada