Tag

desconfinamiento

Browsing

Chile suma 1.556 casos de coronavirus y la capital registra aglomeraciones por el desconfinamiento. Largas filas y aglomeraciones de personas se registraron desde tempranas horas en distintos comercios del centro de Santiago, que este lunes salió de una de las cuarentenas más largas del mundo, al tiempo que Chile sumó 1.556 nuevos casos de la COVID-19 y 61 muertes.

Las televisiones locales mostraron imágenes de personas haciendo fila y sin guardar la distancia de seguridad a las puertas de distintos almacenes de venta al por mayor en los barrios de Santiago Centro y Estación Central, que este lunes abrieron por primera vez tras más de cinco meses clausurados por la pandemia.

El alcalde de la ciudad, Felipe Alessandri, anunció el cierre durante una semana de uno de los centros comerciales que registraron aglomeraciones y pidió a la ciudadanía y a los comerciantes cumplir con los protocolos sanitarios, que incluye entre otras medidas la solicitud de citas previas para ir a comprar.

«No hay mejor vacuna que la responsabilidad individual, lamentablemente no podemos tener un fiscalizador en cada esquina, pero apelo a la responsabilidad individual de la ciudadana, tuvimos la cuarentena más larga de todas», dijo Alessandri.

El concurrido centro de Santiago pasó este lunes a la segunda de cinco etapas del plan de desconfinamiento puesto en marcha por el Gobierno chileno, que avanza con más rapidez en otras zonas de la ciudad y que permite la libertad de movimiento entre semana y la apertura de algunos comercios que no sean de primera necesidad.

La movilidad es uno de los grandes desafíos en los barrios de Santiago Central y Estación Central, que tienen solo 660.000 habitantes pero que registran un gran volumen de circulación entre semana, sobre todo en la Plaza de Armas y en arterias como la Alameda.

Las autoridades sanitarias de Chile no realizaron este lunes su habitual rueda de prensa diaria para hablar del avance de la pandemia e informaron que estas solo se celebrarán tres días a la semana (miércoles, viernes y domingo) y que el resto de partes se darán por escrito.

El balance total de este lunes ascendió a 387.502 infectados y 10.513 muertes desde principios de marzo, a los que habría que añadir cerca de 4.000 fallecidos «sospechosos» o «atribuibles» al nuevo coronavirus pero que no cuentan con un examen y que están en fase de verificación.

Con apenas 19 millones de habitantes y más de 2 millones de test PCR realizados, Chile es el noveno país con más infectados del mundo, por delante de naciones como España, Reino Unido e Italia, según la Universidad John Hopkins.

En cuanto a los pacientes hospitalizados, las autoridades informaron que actualmente hay 1.177 personas en cuidados intensivos, de las cuales 191 se encuentran críticas.

Chile, el tercer país en Sudámerica y el octavo en el mundo con más casos, registró 76 muertos en las últimas 24 horas, elevando la cifra a 8.914. Además, reportó 2.545 contagios, por lo que los casos alcanzan los 341.304, informaron las autoridades sanitarias.

En este contexto, el Gobierno chileno anunció la primera fase del plan «Paso a paso», creado para aliviar las restricciones sanitarias.

La subsecretaria de Salud, Paula Daza, explicó que siete comunas (municipios) de la región Metropolitana -a la que pertenece Santiago de Chile- y dos de la vecina región de Valparaíso, avanzarán a la segunda fase del plan de desconfinamiento, que permite el levantamiento de las cuarentenas de lunes a viernes.

Nueve zonas serán las primeras en comenzar la apertura gradual de las docenas que hay en todo el país aún bajo las restricciones de movilidad.

El avance hacia el paso 2 o paso de «Transición» implica, entre otras medidas, la capacidad de salir a la calle desde el próximo martes, aunque la cuarentena se mantendrá los fines de semana, así como un toque de queda nocturno a nivel nacional, que sigue vigente todos los días.

Las reuniones serán solo de cinco personas puertas adentro y de 10 en el exterior, y la libertad de movilidad en estas zonas no permitirá desplazarse a otras comunas que siguen en cuarentena.

Santiago, Vitacura, Lo Barnechea, Las Condes, Ñuñoa, La Reina, junto a las ciudades del extrarradio capitalino, serán las primeras, además San Felipe y San Antonio, en Valparaíso.

Por otra parte, el ministro de Salud, Enrique Paris, también informó que la sureña región de La Araucanía pasará a la cuarta de las cinco fases del plan de apertura, la llamada etapa de «Apertura inicial», y se sumará a las también sureñas regiones de Los Ríos y Aysén que ya están en esa situación.

Es decir, podrán retomar ciertas actividades de menor riesgo de contagio y con limites a la concentración de personas.

En un contexto completamente contrario, cuatro nuevas comunas -Copiapó, La Calera, La Cruz e Isla de Maipo- del centro-norte del país entrarán a la fase de cuarentena desde el próximo martes por el aumento de casos, según Paris.

Pese al comienzo de la apertura de las restricciones en algunas zonas del país, Chile mantiene el estado de excepción por catástrofe y el toque de queda nocturno, así como el cierre de las fronteras y de los negocios no esenciales, con excepción de las tres regiones sureñas mencionadas.

Con casi 19 millones de habitantes, Chile es el octavo país del mundo con más casos, por delante de Reino Unido, Italia y España, y el tercero en Sudamérica, después de Brasil y Perú.

En este contexto, el presidente del Servicio Electoral de Chile, Patricio Santamaría, anunció hoy que se mantiene firme la idea de celebrar un plebiscito constitucional el 25 de octubre próximo, y que la consulta se realizará solo en ese día, y no en dos como se había especulado recientemente.

Un acuerdo político de todos los sectores logrado el año pasado, en medio de la masiva protesta social que sacudía entonces al país, concluyó que la sociedad entera debe decidir en un plebiscito si pone fin a la constitución heredada de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) y escribe una nueva.

El presidente Sebastián Piñera había ratificado ayer el plebiscito y su convocatoria para el 25 de octubre.

El presidente chileno, Sebastián Piñera, presentó este domingo un plan gradual de desconfinamiento para el país, que registra hasta ahora más de 330.000 contagios y unas 8.500 muertes por el coronavirus.

«Quiero que todos sepamos que esos esfuerzos y esos sacrificios son necesarios y han sido fecundos, porque están dando frutos», señaló Piñera en referencia a las restricciones a las que han debido someterse los chilenos desde marzo para afrontar la pandemia.

«Estamos cumpliendo 5 semanas de mejoría (…) Estas 5 semanas de mejoría nos permiten hoy iniciar una nueva etapa», añadió el mandatario, quien hizo la presentación junto al ministro de Salud, Enrique Paris.

PASO A PASO

El plan, llamado «Paso a Paso», se aplicará de manera diferenciada en cada una de las comunas (ciudades o sectores de ciudades) y consta de 5 etapas: cuarentena, transición, preparación, apertura inicial y apertura avanzada.

La estrategia contempla ir disminuyendo las restricciones impuestas a la ciudadanía «con cautela» y de forma «paulatina», explicó Piñera.

El presidente chileno advirtió que el plan también permite retrocesos en las etapas en el caso de empeorar los criterios que se utilizarán para medir el avance de la pandemia en cada comuna.

CRITERIOS OBJETIVOS

De acuerdo con el ministro Paris, se tomarán en cuenta tres criterios «objetivos» y que responden a recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el grupo de expertos en pandemias del Ministerio de Salud, expertos y sociedades científicas.

«La decisión para avanzar o retroceder en las etapas de apertura se tomará considerando el conjunto de estos indicadores y de las características de cada comuna e incluso de su contexto regional», señaló el titular de la cartera de Salud.

«Para dar un paso tienen que cumplirse ciertas condiciones en tres áreas críticas que son: indicadores epidemiológicos, red asistencial y trazabilidad», detalló Paris.

LAS 5 ETAPAS

El primer paso es el de cuarentena, en el cual, además de dicha medida de confinamiento, se incluyen otras 22 restricciones y la prohibición de movilizarse «para disminuir al mínimo la interacción y propagación del virus», de acuerdo con lo explicado por la subsecretaria de Salud Pública, Paula Daza.

Actualmente existen 63 comunas (de un total de 346 que existen en el país) que se encuentran en esta etapa.

Posterior a la primera fase, vendría la de «transición», en donde se levantará la cuarentena para los días de semana, relegando la medida solamente para los fines de semana y días festivos.

La tercera etapa es corresponde a la «preparación» en donde se levanta la cuarentena para la población general, exceptuando los grupos de riesgo (adultos mayores, enfermos crónicos). Sin embargo, se mantienen las otras 22 restricciones.

Dentro de esta fase se encuentra la mayor parte del territorio chileno.

La penúltima etapa es la «apertura inicial», paso en que algunas de las restricciones se irán levantando. Asimismo, se podrán retomar «actividades de menor riesgo de contagios y minimizando aglomeraciones», de acuerdo con la presentación de la subsecretaria.

Dentro de esta fase se encuentran la totalidad de las regiones sureñas de Los Ríos y Aysén, que comprenden 22 comunas.

Finalmente, se pasaría a una etapa llamada «apertura avanzada», en la cual se permitiría aumentar la cantidad de gente en las actividades permitidas en la fase anterior (como ir a cines, cafés, restaurantes).

Con 330.930 casos hasta la fecha, según las cifras de la universidad estadounidense Johns Hopkins, Chile es el octavo país en el mundo que cuenta con la mayor cantidad de contagios por coronavirus.

La zona metropolitana de Santiago cumplió el vienes nueve semanas en cuarentena, aunque algunos barrios del centro de la ciudad llevan encerrados desde marzo.

Chile, que prevé dar inicio a un plan de desconfinamiento gradual, cifró este sábado en 2.185 los casos nuevos de coronavirus, totalizando 328.846 contagios, mientras que con 98 decesos registrados en las últimas 24 horas, la cantidad de muertos asciende a 8.445 personas.

El país, uno de los más afectados del mundo por el coronavirus, sigue mostrando «mejoría» en la evolución de la pandemia, según el Gobierno, que anunció hoy el estreno de un plan de desconfinamiento para este domingo

El plan, llamado “Paso a Paso”, ya fue presentado por el ministro de Salud, Enrique Paris, este viernes a más de 300 alcaldes.

La estrategia consistirá de 5 etapas: cuarentena, transición, preparación, apertura Inicial y apertura avanzada.

Paris dijo el viernes que las cuarentenas que afectan a más de la mitad de los 19 millones de habitantes del país siguen vigentes. Sin embargo, de acuerdo con algunos alcaldes, contactados por el periódico local La Tercera, ya existe un grupo de comunas (ciudades o sectores de ciudades) que pueden pasar a la segunda etapa.

Al ser consultado por la posición de algunos gobernantes locales sobre el plan, el ministro de Salud se refirió al alcalde de Valparaíso, Jorge Sharp, quien criticó la iniciativa diciendo que estaba completamente zanjada y que no se podían sugerir cambios.

“Parece que no vio la presentación, porque el plan dice: Sujeto a cambios”, señaló Paris. ”Además se les pidió a los alcaldes que enviaran sus modificaciones y propuestas (…) obviamente que las propuestas y modificaciones que nosotros consideramos atendibles las vamos a introducir en el plan”, agregó.

ENSAYOS CLÍNICOS DE VACUNAS

En el balance entregado este sábado, el ministro de Ciencia, Andrés Couve, se refirió a las gestiones para comenzar ensayos clínicos de vacunas. El ministro informó que ya se firmó un acuerdo entre la Universidad Católica de Chile y la empresa china Sinovac y que se estarán preparando para realizar los ensayos entre agosto y septiembre.

«Esto conlleva una negociación de un suministro preferente de vacunas de 10 millones de dosis en el primer año y podrían llegar hasta 60 millones de dosis en el curso de 3 años», detalló Couve.

Después de dos meses de confinamiento en Francia y tras una apertura inicial a partir del 11 de mayo, el Ejecutivo aplicará ahora medidas más relajadas.

«La libertad, finalmente, volverá a ser la regla y la prohibición será la excepción», dijo el premier francés, Edouard Philippe, al presentar el plan de desconfinamiento del país tras la pandemia.

«El virus sigue presente en todo el territorio, pero su velocidad de propagación está en este momento bajo control. Estamos donde esperábamos encontrarnos a final de mayo incluso un poco mejor de lo que esperábamos», destacó Philippe.

Después de dos meses de confinamiento en Francia y tras una apertura inicial a partir del 11 de mayo, el Ejecutivo aplicará ahora medidas más relajadas, reseñaron las agencias de noticias EFE y Ansa.

A excepción de la región parisina y los territorios ultramarinos de Guayana y Mayotte, que se quedan en alerta naranja con ciertas restricciones, toda Francia pasará a partir del 2 de junio a ser «zona verde».

La medida más esperada es sin duda la reapertura de bares, cafés y restaurantes en zonas verde, aunque con precauciones como la obligatoriedad de llevar mascarilla, una distancia de un metro entre las mesas, grupos máximos de diez personas y la prohibición de consumir de pie.

En cambio, las zonas más afectadas, entre ellas París, sólo podrán ver el martes la reapertura de terrazas y también con restricciones.

Reabren además parques y jardines a partir de este mismo fin de semana en todo el territorio y, desde el día 2 de junio, museos y monumentos, donde será obligatorio el uso de mascarillas o barbijos.

Philippe anunció el fin de la limitación de desplazamientos en Francia en un perímetro de 100 kilómetros, disposición con la que pretendían controlar la circulación del virus entre territorios con mayor o menor incidencia de casos.

Mientras, las fronteras nacionales permanecen regidas por el principio de reciprocidad entre países de la Unión Europea hasta al menos el próximo 15 de junio.

En cuanto a las escuelas, se confirma la reapertura general en todo el territorio a partir del 2 de junio con el progresivo retorno de los alumnos de enseñanza secundaria, siempre en grupos máximos de 15 estudiantes, aunque el Ejecutivo ha anulado totalmente las pruebas orales de acceso a la universidad.

El ministro de Educación, Jean-Michel Blanquer, insistió en que la reapertura de los centros es un asunto de urgencia social «y más en período de crisis».

Tras más de 28.600 muertos en Francia desde el inicio de la epidemia -66 en las últimas 24 horas- y algo más de 180.000 casos positivos, el gobierno se apoya sobre todo en los datos de los bloques de cuidados intensivos en hospitales, que han bajado de la barrera de los 2.000 pacientes en las UCI, lo que aún así supone el 30% de la capacidad total de estas unidades.

El ministro de Sanidad, Olivier Véran, detalló también que las pruebas de detección de infección están ofreciendo resultados en menos de 36 horas, lo que permite ampliar el número de test realizados y constatar que «hay menos enfermos y menos casos de contagio».

El gobierno insistió en que las medidas son reversibles y podrían ser desactivadas si se registran nuevos repuntes, sobre todo cuando aún no está claro si la tendencia a la desaparición del virus es temporal o no.

Para ello, recomendó a los ciudadanos hacer uso de la aplicación «StopCovid», no exenta de polémica, que permitirá al ciudadano saber si ha estado en contacto con personas infectadas. El primer ministro insistió en que el Ejecutivo francés no guardará la geolocalización de los usuarios ni tendrá acceso a sus datos privados.