Tag

desaparición

Browsing

El paradero del periodista es desconocido desde la tarde del jueves, cuando fue detenido por un control policial en las afueras de La Habana.

El corresponsal en Cuba del diario español ABC, Jorge Enrique Rodríguez Camejo, se encuentra desaparecido desde el día jueves, después de que fuera detenido en un control policial en las afueras de La Habana.

Así lo reportó el mismo diario, que informó por su parte que su director, Bieito Rubido, se puso en contacto con el embajador de España en la capital cubana, Juan Fernández Trigo, tan pronto como supo la noticia, para recabar información sobre su paradero.

Según ABC, su amigo y también periodista Manuel Alejandro León Velázquez aseguró que intercambió algunos mensajes con Jorge Enrique a primeras horas de la tarde del jueves, quien le explicó que el autobús en el que viajaba había sido detenido «en un punto de control al salir de La Habana», por una patrulla donde «reconoció al oficial de la Seguridad del Estado que se hace llamar Camilo».

León Velázquez aseguró que este oficial, identificado como Camilo, fue el mismo que le interrogó a él, a Jorge Enrique y a otros dos compañeros en el aeropuerto de La Habana hace apenas dos semanas, cuando regresaban de un viaje a Madrid.

Su colega fue además quien aseguró que tras ese intercambio de mensajes no pudo volver a contactarse con Rodríguez Camejo, ya que su teléfono celular se encuentra apagado.

Amigos y colegas en la isla han acudido a su domicilio en La Habana, pero no obtuvieron respuesta, lo que aumentó su preocupación.

Recientemente, el representante diplomático de Cuba en Madrid, Gustavo Machín, había enviado una carta a ABC cuestionando a Rodríguez Camejo por sus informaciones críticas con las autoridades cubanas.

Varias organizaciones, entre ellas la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) han puesto énfasis recientemente en la represión sufrida por los comunicadores independientes en la isla y en las limitaciones a las libertades de prensa y expresión.

Infobae

Hernán tenía solo 10 años cuando fue visto por última vez para una celebración de Año Nuevo, en el camping San Carlos. Desde entonces su familia pide por su aparición con vida. Mañana a las 14 horas en la plazoleta que lleva su nombre su familia convoca a un acto.

La familia de Hernán Soto convoca mañana a las 14 horas en la plaza ubicada en la intersección de Pieragnoli y Juan Carlos Altavista para hacer recordar que han pasado 21 años desde la última vez que lo vieron.

Cabe recordar que el 1 de enero de 1997 Enrique Hernán Soto, de tan solo 10 años, desapareció mientras compartía junto a su familia la llegada del año nuevo en el cámping San Carlos, al norte del barrio Astra. Hasta allí se había dirigido junto a su papá Sergio Soto, su mamá Marcela Muñoz, y sus hermanos Rodrigo, de 5, Alejandro de 3, y Cinthia de 8 meses. Tampoco faltaban los primos y los tíos. Entre todos eran una familia numerosa con ganas de divertirse y pasarla bien.

La familia había partido desde su casa en la calle Luis Sandrini al 4.500 del barrio Máximo Abásolo en un transporte que el hermano de Sergio, Raúl, había pactado para las 9 de la mañana. El chofer, Dicker Baca, luego diría que subió a 23 personas en el vehículo y que los llevó hasta el cámping. El resto viajaba en un Ford Falcon azul detrás del transporte. Así llegaron todos juntos y en caravana, para festejar el año nuevo. Era algo que solían hacer cada año. Se ubicaron en el fogón número 40, muy cerca de la proveeduría del cámping. En el ingreso, la encargada de cobrar la entrada anotó a 20 personas.

Comieron y alrededor de las 15 Hernán se retiró de la mesa a jugar con sus primos. A las 16 debía volver porque tenía que tomar su medicamento para la epilepsia, enfermedad que sufría a raíz de las convulsiones que padecía desde que nació. Pero Hernán no volvió. La familia se desesperó e inició una búsqueda desesperada que no ha tenido resultado hasta la actualidad.

Hernán vestía al momento de su desaparición una remera amarilla con inscripciones violetas, un pantalón corto celeste y zapatillas blancas. Con su 1,30 metro y su pelo castaño, pasó desapercibido entre más del millar y medio de personas que almorzaban y jugaban en el césped y entre los árboles del camping.

Marcela, su madre nunca se dio por vencida en la búsqueda de su hijo. Cree que se lo llevaron engañado. Le quitaron la inocencia, la niñez y la adolescencia de su hijo, pero no le quitaron las esperanzas de hallarlo con vida.

El Patagónico

La Justicia Provincial solicitará que el expediente que vincula la causa al comercio de drogas y vínculos con el narcotráfico vaya a la Justicia Federal, mientras que la investigación por la desaparición continuará en la esfera provincial.

En un allanamiento se detectaron numerosas manchas de sangre que habían sido lavadas.

Por la causa que investiga el paradero de Héctor López (25), en la madrugada del sábado se realizó un allanamiento que arrojó un saldo positivo en cuanto al hallazgo de rastros hemáticos. En un domicilio, en base a nuevos testimonios, se pudo detectar numerosos rastros de sangre lavada.

La medida procesal se realizó durante casi nueve horas y se descubrieron numerosas manchas hemáticas que habían sido limpiadas. La pericia se realizó con un reactivo químico conocido como Luminol, que se utiliza para detectar trazas de sangre en las posibles escenas del crimen.

Los rastros serán enviados para la realización de pericias de ADN para determinar si pertenecen a López, o se trata de otra persona.

Según los investigadores, en base a la cantidad de rastros de sangre que había en el domicilio es que ese sería el lugar de una escena del crimen cometido contra López o contra otra persona.

EL CASO

López fue visto por última vez el pasado lunes 10 y su vehículo fue encontrado abandonado el martes 11 en la zona de las chacras de El Doradillo, en una zona cercana a la ruta 3.

El automóvil estaba limpiado con solventes y había rastros de sangre. Al día siguiente, familiares de López encontraron prendas y elementos en cercanías de lugar. Algunas de ellas no fueron reconocidas por sus familiares como propias de Héctor.

La línea investigativa más fuerte del expediente indica que la desaparición de López se encuentra vinculada al comercio de estupefacientes.

En la causa también declaró como testigo Nicolás Cerrudo (20), quien al día siguiente apareció ahorcado en el domicilio donde vivía junto a su familia. Según relatos de testigos y otros indicios colectados, el día domingo sucedió un hecho grave.

En esa fecha, Lopéz aún no había sido denunciado como desaparecido.

Asimismo, una persona cercana a López también es buscado por la Policía ya que se desconoce su paradero. Se trata de Federico Lomeña, quien era amigo de López y de Cerrudo. En el marco de las hipótesis que manejan los investigadores, no descartan que la sangre hallada en el domicilio pueda pertenecer a Lomeña.

BÚSQUEDA CON PERROS “K9”

Los “Perros K9” de Buenos Aires y de Punta Alta realizaron rastrillajes en busca de cadáveres en la zona donde se encontró el vehículo.

Los resultados fueron negativos.

Los “K9” hacen referencia a perros usados como unidades de búsqueda de personas, explosivos o drogas.

ADN Y CELULARES

La causa está a cargo de la fiscal Silvana Salazar y el funcionario Ismael Cerda junto con personal policial, tanto de las comisarías como de la División de Investigaciones y de Criminalística, quienes se encuentran abocados a la investigación

En el marco del expediente ya declararon varios testigos y se encuentran en trámite diversas pericias. En el día de hoy, numerosos rastros y elementos fueron enviados para ser peritados sobre las trazas genéticas de ADN.

Asimismo, también se encuentra trabajando peritos del Equipo Técnico Multidisciplinario de la Procuración General para el análisis de los teléfonos celulares secuestrados.

 

Lu17

Lleral dio por probado que en el procedimiento realizado por Gendarmería Nacional el 1 de agosto de 2017 en el marco de una protesta de la comunidad Mapuche «no resultó detenido Santiago Maldonado ni persona alguna».

También determinó que Maldonado falleció «a causa de una asfixia por sumersión coadyuvado por un cuadro de hipotermia» el mismo día de su desaparición.

A partir de las pericias realizadas, Lleral sostuvo que el cuerpo del artesano permaneció todo el tiempo en el Río Chubut, desde el 1 de agosto hasta el hallazgo del cuerpo, el 1 de octubre de 2017.

Fuente. El Chubut