Tag

desaparecida

Browsing

Julia Leal aseguró que vio a María Cash desaparecida en 2011, en su propia casa donde su ex marido -un policía penitenciario – la tenía cautiva como esclava sexual. Desde hace dos años reclama la tenencia de sus hijos.

Julia Leal tiene 42 años y es mamá de 5 chicos. A 3 de ellos no los ve desde hace más de 2 años, cuando su ex pareja – papá de ellos-, Martín Miguel Altieri, quien es Policía Penitenciario Federal, decidió llevárselos a Salta y no devolverlos más a su hogar en Tucumán.

El pasado viernes, Julia se presentó de manera espontánea en la Fiscalía N°4 de esa provincia para insistir con el pedido de ver a sus hijos y se encontró con que tenía una orden de captura por un “impedimento de contacto” en 2015.

Estuvo cuatro días presa en la Brigada Femenina sin acceder a un defensor oficial ni a los medicamentos que toma para evitar convulsiones, que sufre por estrés post traumático. No es la primera vez que es hostigada, ni que se vulneran sus derechos. “Tengo miedo de que me maten”, contó a minutouno.com.

La mujer conoció a Altieri cuando tenía 29 años y era profesora de teatro. Ya tenía dos hijos de una pareja previa. Él tenía 34 y hacía changas. Tuvieron tres hijos y cuando en 2009 a él lo asignaron como Policía Penitenciario en Salta, toda la familia se fue a vivir a Campo Quijano, una localidad ubicada a 30 kilómetros de la capital provincial. Según contó, antes de mudarse “no me daba cuenta de la violencia, pero años después mi hija mayor me contó que él la había violado allí, cuando tenía 12 años”.

En Salta Altieri comenzó a violarla. También a uno de sus hijos: “lo filmaba mientras le hacía hacer juegos sexuales”, contó la mujer. La golpeó en varias oportunidades, hasta que en una ocasión perdió un embarazo de 7 meses por una patada que él le dió.

“Hice 15 presentaciones ante la policía de Quijano por violencia de género y violación. Todas fueron archivadas”, recordó y añadió que también “fue víctima de trata y pasó 10 días en cautiverio, sin comer ni tomar nada”.

En 2013 se escapó a Tucumán con sus hijos. Por un tiempo, Altieri perdió contacto con ellos, hasta que en Marzo del 2016 la Fiscalía Civil a cargo de la jueza Claudia López le permitió retirarlos los fin de semana, pero sin salir de la provincia. El policía se los llevó a vivir a Salta.

Julia los recuperó, pero pese a las denuncias, los niños fueron obligados otra vez a ver a su papá todas las semanas.

“Llegaban siempre aterrorizados por los maltratos que recibían por parte de él y su pareja”, recordó la mamá.

En octubre de 2016, luego de que Altieri volviera a golpearla, decidió escapar con sus hijos a Buenos Aires. Hizo una denuncia en la oficina de Violencia Doméstica (OVD) y un juez decidió llevarlos a un Refugio de Puertas Cerradas.

A mediados de diciembre, le informaron que la justicia ordenó restituir a los menores con el padre. De ahí en más no pudo verlos. Ella volvió a Salta a buscar a sus hijos y fue amedrentada, golpeada con palos y le escribieron con un cuchillo en la panza “el macho siempre gana”. Ahora pelea por poder verlos.

María Cash

La palabra de Julia tomó relevancia pública el año pasado cuando denunció en una fiscalía de la Ciudad haber visto a María Cash, la joven desaparecida en 2011, en su casa de Campo Quijano mientras era víctima de trata de personas. Vinculó a su ex marido con el secuestro de la joven y denunció una red de trata de personas en la región que implicaba además a políticos y a la policía.

“Vi a María sólo una vez en 2013, junto a otras dos mujeres que eran esclavas sexuales. No hice la denuncia antes por la violencia que podía ejercer sobre mi familia”, y agregó que su hijo mayor también la recuerda: “En ese entonces tenía 10 años y era el encargado de llevarle agua a las muchachas”.

Según recuperó Minuto Uno, a partir de su denuncia la Justicia la colocó bajo el régimen de protección de testigos. La citaron a declarar pero determinaron que su testimonio “no era consistente”.

El Patagónico

El cuerpo de Paula Giménez Carrizo, de 15 años y oriunda de Buenos Aires, de quien no se sabía nada desde el lunes en la localidad catamarqueña de Aconquija, fue encontrado sin vida en un barranco. Demoraron a un primo de la chica por el hecho.

Según confirmó el Jefe de Policía de la Provincia, Orlando Quevedo, Paula Giménez Carrizo, la menor de 15 años que se encontraba desaparecida desde el lunes pasado fue hallada en un “barranco profundo” de dificil acceso.

En declaraciones a Radio Valle Viejo, Quevedo mencionó que la zona donde estaba el cuerpo, fue “marcada” por uno de los perros policías que estaban abocados al rastrillaje, por lo que se decidió profundizar la búsqueda en ese lugar.

“Es triste y lamentable, teníamos la esperanza de encontrarla con vida y éramos optimistas, pero bueno, es la realidad”, confirmó.

Luego del proceso de rescate del cuerpo, el mismo será sometido a una operación autopsia con el propósito de determinar de manera fehaciente las causas del deceso.

El objetivo es determinar si su primo mayor de edad, que se encuentra demorado preventivamente, tiene alguna relación con el fatal desenlace.

Paula, oriunda de Buenos Aires, había salido el lunes, a las 13, en compañía de su familiar Samuel Federico Carrizo, de 22 años. Según informa FM La Perla, la intención de la adolescente era ascender a un cerro a buscar señal de Internet.

Su primo, quien había bajado hacia el llano a cuidar a los animales, se encuentra demorado a disposición de la fiscalía de instrucción en feria, Dra. Soledad Rodríguez.

Diario Crónica

Gissella Solís Calle está desaparecida desde el miércoles 16 de enero. Efectivos prosiguen con el operativo en La Plata tras haberlo suspendido por el mal tiempo.

Tras suspender el rastrillaje desde la ruta 11 y el arroyo El Pescado hacia la ciudad de Magdalena previsto para este viernes a la mañana por malas condiciones climáticas, el operativo para tratar de hallar a Gissella Solís Calle fue reanudado.

La odontóloga de 47 años está desaparecida desde el último 16 de enero. La titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Nº 1, Ana Medina, había anticipado que el operativo de búsqueda se reanudaría este viernes por la tarde en La Plata si mejoraban las condiciones climáticas.

La búsqueda sobre la ruta 11 y el arroyo El Pescado continua en esa zona ya que una testigo llamó al 911 para denunciar que la semana pasada había visto una camioneta Nissan X Terra amarilla, similar a la que tenía Abel Casimiro Campos, la pareja de la odontóloga.

El jueves, los rastrillajes realizados dieron resultados negativos. El primero se concretó durante la mañana en la ruta provincial 6 desde la ruta 215 a la ruta 53, en un radio de unos 11 kilómetros entre la Plata y Brandsen, donde la policía secuestró algunos elementos como ropa y sábanas hallados en la zona.

También fueron encontradas dos fundas de auto con manchas que podrían ser de sangre y que ahora serán sometidas a pericias por personal de la Policía Científica para determinar si corresponden a la mujer.

El rastrillaje fue ordenado tomando en cuenta el posible recorrido de la camioneta de Campos, que se suicidó el lunes en un hotel de La Plata cuando agentes policiales llegaron al lugar.

Una fuente de la investigación explicó que se rastrilló ese lugar tras la declaración de un testigo que aseguró que estuvo con Campos el miércoles 16 de enero en la localidad bonaerense de Guernica, a 50 kilómetros de La Plata.

Por el momento, no hay novedades de la odontóloga que se sospecha, fue envenenada por el Campos quien se suicidió cuando iba a ser aprehendido por la policía en un hotel céntrico de La Plata.

Crónica

La joven tenía 28 años. La reconocieron por la ropa, un tatuaje y un piercing

El cuerpo encontrado esta mañana en Riachuelo pertenece a Carla Soggiu la mujer de 28 años que estaba desaparecida desde el martes, según confirmaron a Infobae fuentes de la investigación.

La confirmación llegó luego de que en la morgue cotejaran que el cadáver tenía el mismo tatuaje, la misma ropa y un piercing que Carla. Sin embargo, según aclararon a este medio, el cuerpo estaba en un estado de descomposición avanzado, por lo que la familia no la va a poder identificar. Resta hacerle un análisis de las huellas, que se haría el lunes.

La principal hipótesis es que la joven se perdió y se ahogó. Los investigadores no creen, por el momento, que haya habido un plan criminal.

El hallazgo del cadáver fue en la zona de Barracas y se realizó a las 7 de la mañana por parte de personal de limpieza de esa zona. Inmediatamente dieron aviso a Prefectura Nacional. El lugar donde apareció el cadáver es a 30 cuadras de la zona de búsqueda y de donde vivía la mujer.

“Nosotros llegamos a las 6.40 y vimos el cuerpo. Apareció contra una barrera de contención que hay acá. Estaba muy hinchado. Nuestro encargado llamó a prefectura”, dijo un empleado del lugar al canal de noticias C5N.

El fiscal Augusto Troncoso fue avisado de inmediato y apenas conoció la noticia se presentó en el lugar. A la zona llegaron también distintas divisiones de la Policía de la Ciudad que rápidamente comenzaron con la identificación.

Pasadas las 11.30 de la mañana el cuerpo fue retirado del agua y trasladado a la morgue judicial por efectivos de Prefectura. Cerca de las xx se confirmó que se trababa de Carla, mamá de dos hijos de 2 y 4 años. Los padres de Carla fueron quienes reconocieron el cuerpo de su hija.

Carla Soggiu había desaparecido el martes pasado cerca de las 20. La joven se había comunicado por última vez con su madre a las 18. Luego, según descubrieron en la investigación, estuvo junto a un amigo, de nombre Cristian, que la acompañó hasta tomarse el colectivo 32. Esta última secuencia quedó registrada en cámaras de seguridad que se difundieron anoche. Desde ese momento, nada más se supo de ella.

Carla padecía una hidrocefalia y los familiares desde un principio se mostraron preocupados porque al sufrir un golpe o un estado de estrés fuerte podía perderse y desorientarse.

Al momento de la desaparición Carla tenía un botón antipático. El papá contó que el 26 de diciembre pasado su hija fue atacada por su ex, llamado Sergio Fuentes, e incluso habría estado retenida contra su voluntad hasta que pudo liberarse. También contó que la golpeó y la violó. Un día después, el hombre fue detenido. Hasta el día de hoy sigue en prisión. La conexión entre este suceso y la desaparición y posterior hallazgo del cuerpo no sería la principal hipótesis para los investigadores, aunque no descartan nada.

El mismo día de la desaparición, a las 20.07, Carla activó por primera vez el botón antipánico. Se mantuvo una breve comunicación con la mujer en la que refirió que estaba “desorientada”. No pudieron ubicarla con los datos del GPS.

Una hora después, a las 21.14, se recibió otra alerta. Vuelven a comunicarse con Carla, en esta oportunidad la mujer refiere que estaba en una calle de barro y que vio pasar un auto. También que sentía olor a combustible. Sin embargo no pudo dar más detalles y la comunicación se cortó.

Dos móviles policiales de la división Búsqueda de Personas de la Policía porteña fueron primero a la calle Berutti, entre Cachi y Einstein y luego a Río Cuarto al 400, las últimas coordenadas que había enviado de manera automática el rastreador satelital del botón antipánico, pero no lograron encontrarla.

Con el hallazgo del cuerpo, ahora los investigadores deberán esperar la autopsia para poder determinar las causas de muerte. Será fundamental esta pericia para saber si el cuerpo presentaba lesiones previas a su contacto con el agua del Riachuelo.

Infobae

El fiscal general de Dolores le confirmó a Clarín que el cotejo de huellas dactilares dio negativo.

“El cotejo dio negativo”, dice a Clarín el fiscal general de Dolores, Diego Escoda. Este jueves la Justicia había allanado dos viviendas de la localidad bonaerense de Ayacucho y había ordenado realizar comparaciones de huellas dactilares en Dolores para determinar si una chica de 14 años hallada en el lugar era Sofía Herrera, la nena desaparecida el 28 de septiembre de 2008 en un camping de Tierra del Fuego. Según informó Escoda, esa posibilidad quedó completamente descartada.

La noticia del procedimiento había sido confirmada por Francisco Ibarra, abogado de la familia Herrera. “Alguien se comunicó con la Policía Científica para sostener que en esa casa había una nena de rasgos similares a los de Sofía. A la vez, Policía Científica se contactó con el juzgado de Río Grande que investiga la causa, y se dispuso el allanamiento y la recolección de pruebas”, contó el letrado.

“Estamos expectantes de los resultados”, había dicho Ibarra antes de que el fiscal asegurara a Clarín que las pruebas fueron negativas. “Queremos ser sumamente cautos, porque ya se vivieron situaciones similares en muchas oportunidades”, advertía el abogado. Según contó, este año se recibieron entre 20 y 25 fotos a través de personas que aseguraban haber visto a una chica de rasgos similares a los que podría tener Sofía diez años después de su desaparición.

“Ya se había investigado el caso de esta nena, que vive con una familia gitana, pero esta vez se detectó que la documentación de la nena estaba adulterada”, describió Ibarra. Por el contrario, el fiscal Escoda sostuvo: “Esta familia tenía papeles que acreditaban efectivamente la guarda de la nena desde 2004, y la desaparición fue en 2008. Hubo un apresuramiento al contar toda esta información.”.

Antes de que el fiscal general de Dolores se refiriera a los documentos de la chica a la que se tomaron huellas, el abogado de los Herrera sostenía en diálogo con TN: “Que los documentos fueran falsos llamó la atención y por eso el juez Daniel Cesari dispuso estas medidas de prueba. Se está pidiendo la extracción de huellas digitales para tener toda la información que se pueda respecto de la menor”. El abogado explicó a Clarín que, si las huellas digitales hubieran arrojado similitudes, el paso siguiente habría sido un análisis de ADN.

Sofía Herrera desapareció el 28 de septiembre de 2008 en un camping ubicado a 58 kilómetros de la ciudad fueguina de Río Grande, cuando tenía 3 años.

 

Clarin

Una adolescente es intensamente buscada en Comodoro desde el sábado a la tarde, cuando se fue de su casa del barrio San Martín. Se trata de Karina Vejar, de 13 años. La menor había discutido con sus padres porque no quiere estudiar, según confirmaron fuentes policiales a ADNSUR.

La joven vive en San Martín y Claveles, en el barrio San Martín, y se fue de su casa el sábado a las 17 horas, según informaron fuentes policiales a ADNSUR.

Días anteriores había discutido con los papás porque “no estudia y anda todo el día en la calle”, según explicaron a esta agencia fuentes de la Brigada de Búsqueda de Personas.

Cuando se fue de su casa la adolescente llevaba buzo negro, remera blanca, camisa blanca y zapatillas azules.

Quien pueda aportar información de la joven desaparecida puede comunicarse a los teléfonos 297-4162368 o 2994108895.

Fuente: ADNSUR