Tag

Del Potro

Browsing

Luego de más de un mes de descanso, el circuito mayor del tenis emprenderá el regreso a las canchas en los próximos días, con el arranque de la temporada 2019. El estreno será con varios torneos, entre competencias oficiales y exhibiciones, con la cabeza puesta en lo que será el primer Grand Slam del año, el Abierto de Australia, que empezará en apenas tres semanas. Aquí, un repaso a cada competencia, incluida la posible vuelta de Juan Martín del Potro, luego de la fractura en la rótula de la rodilla derecha, que lo marginó del Masters 2018.

Mubadala World Tennis Championships: en Abu Dhabi se juega la última exhibición de 2018, entre el 27 y el 29 de diciembre, con la participación de seis jugadores. El torneo empieza con los partidos Kevin Anderson vs Hyeon Chung y Dominic Thiem vs Karen Khachanov.

En las semifinales esperan al ganador de cada duelo Rafael Nadal y Novak Djokovic, respectivamente. Hopman Cup: en Perth se disputa una de las principales exhibiciones, casi un torneo más del tour.

El torneo por equipos mixtos se disputará del 29 de diciembre al 5 de enero, con la participación de Alemania, Australia, España, Francia, Gran Bretaña, Grecia, Suiza y Estados Unidos. Entre otros, jugarán Roger Federer, Alexander Zverev, Stefanos Tsitsipas y Serena Williams.

Desde el 31 de diciembre: ATP Doha: Novak Djokovic, el número 1 del ranking, encabeza la nómina del certamen qatarí, en el que también participan Dominic Thiem y Karen Khachanov.

Guido Pella está dentro del grupo de inscriptos del main draw. En la qualy están anotados Guido Andreozzi y Marco Trungelliti. ATP Pune: el torneo que anteriormente se disputaba en Chennai, también en la India, tendrá como primeros preclasificados al sudafricano Kevin Anderson, sexto del ranking, y al croata Marin Cilic (7°).

Sin argentinos en la llave principal, en la qualy asoma el cordobés Juan Ignacio Londero. Challenger de Noumea: en este torneo de Nueva Caledonia empezaría la gira de Federico Delbonis , que partiría como primer cabeza de serie. Vale recordar que, a partir de 2019, los Challengers contarán con cuadros de 48 jugadores.

Challenger de Orlando: también comenzará el 31 de diciembre. Con la participación de Federico Coria y Andrea Collarini. Desde el 6 de enero: Fast4 Tennis: otra exhibición de preparación para el Open australiano. Se jugará el lunes 7 de enero en el Qudos Bank Arena de Sydney, con Rafael Nadal, Grigor Dimitrov, Milos Raonic y Nick Kyrgios como protagonistas

Kooyong Classic: la tradicional exhibición que se disputa en Melbourne aparece como el punto de partida de Juan Martín del Potro en el calendario 2019 del tandilense, y como única prueba de preparación antes del Abierto de Australia.

Si bien Delpo aún no ratificó su presencia, si continúa su recuperación aquí sería el estreno. Se jugará entre el 8 y el 10 de enero, y además se prevé que también participen Kevin Anderson y Marin Cilic. ASB Classic de Auckland: se disputará del 7 al 12 de enero, con John Isner como primer favorito.

Están anotados Leonardo Mayer y Guido Pella. Challengers: en Canberra, Australia, sólo estará Renzo Olivo. En Columbus, Estados Unidos , jugarán Federico Coria y Andrea Collarini. Abierto de Australia: el primer Grand Slam comienza el lunes 14 (la noche del domingo 13 en nuestro país), en el Melbourne Park, con la presencia de Del Potro, Schwartzman, Mayer, Pella, Andreozzi y Delbonis.

En la qualy asoman Juan Ignacio Londero, Carlos Berlocq, Marco Trungelliti, Facundo Bagnis, y Facundo Argüello. Entre las mujeres, Nadia Podoroska y Paula Ormaechea.

 

Lanación

El tandilense Juan Martín Del Potro, quien sigue recuperándose de la fractura de rótula que sufrió en octubre pasado, aseguró hoy que todavía quiere jugar al tenis por “un par de años más”, aunque le cerró las puertas a volver a ser parte del equipo argentino de Copa Davis.

“Durante un par de años más me veo jugando al tenis. ¿En 5 años? No lo sé. Seguro esté mucho más cerca de Tandil”, manifestó el actual número 5 del mundo en una entrevista con Juan Pablo Varsky por la plataforma digital Spotify.

“Hay momentos en los que se te cruza por la cabeza dejar el tenis, pero el amor propio, el orgullo y la pasión por esto hace que, ante un nuevo golpe, siga luchándola para volver a jugar lo antes posible”, sostuvo Del Potro, de 30 años.

Por otra parte, el mejor tenista argentino le cerró definitivamente las puertas a la Copa Davis, al señalar que “ahora es momento para los más jóvenes. El año que viene va a ser un formato distinto y para mí es el final”.

“Está apareciendo gente joven y es el momento de ellos”, afirmó el campeón de la Ensaladera de Plata en 2016, en la memorable final que el equipo albiceleste le ganó a Croacia en Zagreb.

“En lo personal, esa Copa fue única. Ese equipo quedó en la historia y la coronación hizo que yo pueda dormir tranquilo”, destacó el tenista que en el último trimestre llegó al puesto 3 del ranking de la ATP.

Sobre su retorno al circuito, Del Potro todavía no confirmó si podrá jugar el Abierto de Australia desde mediados de enero, primer Grand Slam del año. “Tengo mucha ilusión y hago todo lo que puedo. Pero más cerca de la fecha veré si estoy preparado para competir”, declaró.

Del Potro contó que el golpe en octubre, por la lesión que sufrió durante el Masters de Shanghai, fue duro pero lo “fortaleció”. “Nunca antes creí que tenía la fuerza interior para sobreponerme a todos estos problemas. Hay momentos en los que se me cruzó lo peor porque ya tuve bastante con las muñecas, pero aunque fue un mazazo me lo tomé como algo que me dio fuerzas”, explicó.

“Pensé que fui el 3 del mundo por primera vez en mi carrera a los 30 años, pero después me fracturé tontamente, de torpe. Pensé en que en el auge de mi carrera, antes de las lesiones, nunca pude romper la barrera de Federer, Nadal, Djokovic y Murray, y lo logré ahora después de todo lo que me pasó”, añadió.

Del Potro recordó que la semana de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016 que marcó su regreso tras años de lesiones, le ganó en el debut a Djokovic (el 1° del mundo) y luego terminó ganando la medalla de plata. Esa semana fue “la más linda” de su vida, consideró.

“Desde Río volví a disfrutar del tenis. Aprendí a disfrutar por todo lo que me tocó sufrir. Fue la semana más linda de mi vida, no sólo por el resultado sino por lo que se generó con el correr de los partidos, con el compartir con los otros deportistas, hasta algunos brasileños terminaron hinchando por mí”, comentó ‘Delpo’.

“Encontré fortaleza y tengo una conexión con la gente que no sé de qué otra manera la hubiese conseguido si no fuera por todo lo que me pasó. Volvería a elegir hacer mi carrera en el momento donde juegan Roger, Rafa y Nole. A mí me han hecho mejor tenista”, subrayó el tandilense.

Consultado por qué cosas llora, Del Potro manifestó que “hoy lloro por cosas que a mis amigos les sorprenden, como lo del River-Boca. Pero mejor no hablar de eso. También me emociono con los momentos en familia, los recuerdos. Me volví más sensible”.

Fanático de Boca, el tenista dijo que “el final de Guillermo (Barros Schelotto, el DT saliente) no fue lo esperado, pero siempre voy a estar agradecido por lo que hizo como jugador y entrenador. Es un gran tipo y dio todo por Boca”. Además, sobre Martín Palermo como entrenador, Del Potro expresó que “ojalá tenga su chance, se lo deseo como hincha y amigo”.

Fuente: Diario Jornada

El tandilense que perdió el primer set, estuvo muy sólido en el resto del encuentro y ahora espera por Nadal o el austríaco Dominic Thiem,

Los gigantes quedaron cara a cara bajo los 33 grados sofocantes del cemento estadounidense. Por los cuartos de final del último Grand Slam del año, Juan Martín Del Potro (3° del ranking ATP) llegaba con viento a favor a una escala exigente contra el local John Isner (11°).

Sólido y sin haber cedido un set en sus cuatro presentaciones anteriores (era el único de los ocho tenistas que llegaban a esta instancia en conseguirlo), el tandilense había gastado poca energía en el torneo, algo muy valorable para afrontar el calor que tanto perturbó a los tenistas.

Pero enfrente estaba un especialista en canchas duras, dueño del mejor servicio del circuito: Isner registra la mayor efectividad en la temporada y es el líder en aces en esta edición del US Open. Y un rival que obliga a agudizar la paciencia.

Por eso no llamó la atención el arranque del juego, con ambos sosteniendo el juego desde su servicio. Alcanza con un dato para graficar el trámite: en apenas 16 minutos se jugaron los primeros cinco games: fueron al primer descanso con el marcador 3-2 para el local y sin ninguna chance de quiebre.

La primera chance de quiebre fue para Delpo con el partido igualado en 5 y después de 40 minutos de juego. Encima Isner falló su primer servicio con un saque centrado que se fue apenas ancho. Por eso el tandilense se le fue encima en busca de esa ansiada chance: se metió en la cancha para tomar la iniciativa en el segundo servicio. Pero no pudo. El saque alto del estadounidense obligó a un revés incómodo que quedó flotando del otro lado de la red. Isner ganó el punto con una derecha invertida. Y otra vez a seguir batallando. Directo al tie break.

El número 58 de Isner en el año, lo que marca un rasgo distintivo en el juego del gigante número 11 del mundo, acostumbrado a juegos de largo aliento. Y en el desempate estuvo más fino. Supo meterse en la cancha cuando Del Potro falló su primer servicio, se aferró a un mini quiebre y se llevó el primer set 7-6 (5). El primero que cedió el argentino en el torneo.

En el segundo set empezó a romperse la estructura del juego. Isner volvió a usar el comodín de su saque cuando estuvo en apuros (ace para salvar un quiebre en el segundo juego) y Delpo de a poco soltó más su derecha, el famoso martillo que cuando sale limpio no encuentra resistencia.

Ya no llevaban la contundencia de antes los saques de Isner. Entregó otras dos chances quiebre en el cuarto juego. Hasta que finalmente su drive de sobrepique se fue ancho. Y por primera vez el argentino tomó las riendas del tanteador. Ahora están 1 a 1 y empieza otro partido. Isner parece estar sintiendo los efectos del calor.

El tercer set volvió a ser un concierto de saques, los que llevaron la definición a un nuevo tiebreak y ahora sí el argentino se movió con más inteligencia para pasar a estar 2 a 1 arriba y a un set de convertirse en semifinalista.

Ese andar positivo se ratificó en el comienzo del cuarto set, cuando el argentino quebró en el segundo game. Por como se había dado el partido hasta ahí, sin breaks a favor del estadounidense, parecía una diferencia muy difícil de descontar.

De golpe aparecieron algunas dudas en Del Potro, que después de haber desaprovechado un doble break point que prácticamente liquidaba el partido en el cuarto game, cometió dos dobles faltas en el juego siguiente que lo pusieron contra las cuerdas. Pero también de eso salió indemne y consiguió conservar el saque.

Fue la sentencia para Isner, que ya sufría el partido. Y en el octavo game, con un nuevo quiebre, Del Potro consiguió el 6-2 definitivo para ratificar que es uno de los más grandes del tenis actual. Su tenis le da alas para soñar con todo y creer que su segundo Grand Slam es posible. Ya solo le quedan dos pasos más.

El tenista argentino, campeón del US Open 2009, tiene un historial favorable de ocho triunfos contra cuatro de su rival. En lo que va de 2018 hubo entre ambos tres enfrentamientos: el primero fue para Isner en semifinales del Masters 1000 de Miami por 6-1 y 7-6 (2), mientras que el segundo fue para Del Potro tras ganar en octavos de final de Roland Garros por 6-4, 6-4 y 6-4 a lo que hay que sumarle el de hoy.

 

Los Andes