Tag

Default

Browsing

Nuestra provincia podría convertirse en corto plazo en la primera en declarar el default de su deuda. Si eso se concreta, desataría un efecto cascada con complicaciones para la economía nacional. Para tratar de evitarlo, el gobernador Mariano Arcioni envió el 19 de junio un llamativo proyecto a la Legislatura en el que pide autorización para la “reestructuración de deuda”.

Según publica El Extremo Sur, la provincia posee una deuda estimada en más de 1.000 millones de dólares, y debería pagar U$S 80,4 millones durante el segundo semestre de 2019 y U$S 125,6 millones en 2020.

De ese modo, el gobernador explicitó de modo indirecto la situación crítica que atraviesan las finanzas provinciales y admitió tácitamente que no está en condiciones de afrontar los próximos vencimientos.

Arcioni no cuenta en este momento con los votos necesarios para que el proyecto se apruebe. Tanto los del FpV como los desairados ex dasnevistas consideran que no resultaría “conveniente” para la provincia ni para sus propios intereses políticos.

Sin embargo, el gobernador está haciendo lobby para conseguir los 14 votos que necesita junto a Rafael Cambareri, una consultora radicada en Buenos Aires y otros operadores de su extrema confianza.

Hay que considerar una cuestión obvia: una inmensa mayoría de los diputados (22) se va en diciembre a la casa, y varios podrían ser proclives a movimientos de acercamiento de quien tiene y tendrá la caja hasta 2023 y a propuestas que “no podrían” rechazar a cambio de su voto.

Técnicamente Chubut no ha dejado de pagar todavía los vencimientos; por lo que no puede considerarse a la provincia en default. Es cierto que conceptualmente el gobernador está anunciando a los tenedores de bonos chubutenses que la provincia considera seriamente la posibilidad de generar un default de su endeudamiento -tanto de amortización como de intereses- para estirar los plazos de los vencimientos.

Como complemento del escenario económico, se revela la necesidad de afrontar el pago de los aguinaldos que implica una erogación de unos 5.000 millones de pesos. Según información publicada por diario El Chubut, la provincia recibió adelantos del gobierno nacional de alrededor de 600 millones de pesos.

El proyecto
En la fría tarde-noche del pasado 19 de junio ingresó a la Legislatura de Chubut el proyecto número 65/19 con el que -basándose en los decretos de declaración de emergencia provincial números 164, 382 y 534 de 2019- el Poder Ejecutivo busca renegociar su deuda provincial por un total de 1.006 millones de dólares que vence a partir del segundo semestre de este año y hasta 2026.

El diario El País de España publicó un artículo en su portada cuyo título es «Argentina se asoma al abismo económico entre dudas sobre la gestión de (Mauricio) Macri» y describe que «la posibilidad de un default argentino existe, con (Cristina) Kirchner o sin ella».

«Para hacerse una idea de la desconfianza internacional hacia Argentina, conviene subrayar que ningún otro país de la región, salvo Venezuela, paga un riesgo-país superior a 250», señala el periódico internacional.

El diario de negocios Financial Times ayer sus redactores escribieron una nota con la situación económica y su encabezado fue «Argentina está al borde» mientras que los cables de agencias internacionales apuntaron a la caída de los bonos.

El reporte en el diario español dice que «la crisis de confianza se agudiza. A la creciente incertidumbre política, con el presidente Mauricio Macri bajando en los sondeos y con la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner cada vez mejor situada, se suma a la incertidumbre económica: pesan grandes dudas sobre la capacidad gubernamental de controlar la inflación».

«El hombre que prometió resolver de una vez por todas los males endémicos de la economía (inflación y devaluación, pobreza, corrupción) se enfrenta al final de su mandato con una crisis devastadora, en gran medida por sus propios errores», finaliza la nota.

 

 

Ambito

El Presidente Mauricio Macri tenía pensado no viajar a los EE.UU. a una nueva reunión de la Asamblea General de la ONU pero finalmente lo hará, con otras motivaciones: reunirse con grandes operadores de Wall Street a intentar convencerlos que la Argentina no caerá nuevamente en default.

La confianza entre los mercados y el gobierno de Cambiemos está en su punto más bajo desde que Macri asumió la Presidencia en diciembre 2015. Ni el préstamo de 50 mil millones de dólares del FMI logró calmarlos, que ven cómo la recesión golpea a la recaudación y el déficit financiero crece producto de la alta deuda que toma el Gobierno y ya ronda el 60% del PBI, un guarismo similar al que tenía el país cuando Adolfo Rodríguez Saá anunciaba el cese del pago de la deuda externa en 2001.

Según reportó el matutino Ámbito Financiero, Macri no tenía pensado viajar a Nueva York a la reunión de la Asamblea General de la ONU y pensaba mandar a Gabriela Michetti en su lugar, tal como hizo en 2017. Sin embargo, las señales que le enviaron sus funcionarios desde los EE.UU. le hicieron cambiar de opinión.

Los inversores dudan que Argentina pueda conseguir los cerca de 20 mil millones de dólares que aun le faltan al país para cerrar las cuentas a fines del año próximo y creen que el Gobierno la tendrá difícil para aprobar en el Congreso el super ajustado Presupuesto 2019, que traerá en su letra el acuerdo con el FMI.

Por eso, Wall Street teme que la Argentina de Macri vuelva a caer en default y el Presidente intentará convencerlos que no hay nada de que temer, pese a que los números dicen lo contrario.

 

 

El Destape Web