Tag

Daniel Arroyo

Browsing

«La salida es el trabajo y tenemos que construirlo desde acá. Nuestra tarea desde el Ministerio de Desarrollo Social es ayudar a rearmar el encadenamiento productivo con máquinas y herramientas. Iniciamos hoy el programa Recuperar, de capitalización, de subsidios y de sostener el ingreso de los trabajadores», señaló Arroyo.

El lanzamiento se desarrolló por teleconferencia desde la Cooperativa Envases Flexibles Mataderos, donde estuvo a acompañado por el secretario de Economía Social, Emilio Pérsico, y el funcionario a cargo de la iniciativa, Eduardo Murúa.

«Es un ejemplo para la clase trabajadora del mundo esta tarea que hacen las empresas recuperadas en la Argentina. Es muy importante ayudarlos desde el Estado. El Ministerio abrió las puertas a las organizaciones populares y esto es un orgullo», agregó Pérsico.

Argentina tiene más de 400 empresas recuperadas de los distintos sectores de la economía que implican alrededor de 18.000 puestos de trabajo fortaleciendo el desarrollo local y generando nuevos empleos y a su vez espacios de cultura, educación, cuidados y formación, señaló el Ministerio.

Durante la recorrida por la empresa, que fue recuperada en 2009 y fabrica envases flexibles para diferentes productos, estuvieron también el presidente de la cooperativa Alfredo Condori y el síndico Jorge Obolewicz, junto con el secretario de Cooperativismo de la Federación Gráfica Bonaerense, Juan Litwiller.

El programa Recuperar es una línea de asistencia específica para el sector con financiamiento no bancaria a una tasa de interés del 3 por ciento anual, para maquinas, herramientas o bienes de capital.

También incluye subsidios (no reembolsables) para empresas en proceso de recuperación o que están iniciando su actividad como cooperativa, para empresas que necesiten volver a ponerse en funcionamiento o para capacitación de los cooperativistas.

En paralelo a la atención de la emergencia alimentaria para los sectores vulnerables de la Argentina que ya se puso en marcha, el Gobierno empezó a diseñar un “camino de salida de la cuarentena” con un fondo especial de 20.000 millones de pesos destinado a programas de capacitación, créditos y compra de maquinarias para aquellas personas de la economía informal.

“Estamos atendiendo fuertemente a los sectores desprotegidos en cuanto a la cobertura de alimentos pero también ya pensamos un plan para armar una salida ordenada con trabajo de esta cuarentena”, explicó hoy a Infobae el ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo.

De esta manera, el Gobierno buscará atender a unos 4,5 millones de personas que se encuentran en la economía informal a quienes se asistirá en adelante con créditos para comprar maquinaria, capacitación en diferentes oficios y elaboración de proyectos de la economía popular.

Esta etapa de atención del Ministerio de Desarrollo Social que apunta a ir saliendo de la cuarentena de manera escalonada y reforzando la economía informal se terminará de acordar mañana en una reunión de Arroyo con sus pares de todas las provincias.

Según el ministro de Desarrollo Social, “la idea es ir estableciendo un camino de salida paulatino y ordenado que les permita a los que hacen changas y a la gente que está en el trabajo informal contar con herramientas y fondos para tener trabajo después de esta parálisis de la economía que hubo por el aislamiento social obligatorio destinado a frenar el coronavirus”.

Arroyo confirmó así que los 20.000 millones de pesos que se inyectarán en lo inmediato en estos proyectos de capacitación, generación de empleo y créditos se irán coordinando en aquellos distritos donde empiecen a flexibilizar la cuarentena. Es decir, todo dependerá de la situación particular de cada provincia o municipio.

Se estima que los sectores de la economía informal como los textiles, cartoneros, la construcción en pequeña escala y el sector de reciclado de basura serán los primeros que empezarán a salir de la cuarentena. Son estos los sectores de la economía informal a los que pretende financiar el Gobierno.

Este fue también uno de los mayores reclamos que escuchó el presidente Alberto Fernández la semana pasada luego de un encuentro que mantuvo en Olivos con una veintena de dirigentes de movimientos sociales que le trasladaron preocupaciones y quejas por los efectos de la cuarentena obligatoria. Allí el jefe de Estado se comprometió a reforzar la ayuda social y se mencionó la creación de un fondo para la economía popular que aún no se materializó.

Parte de esta estrategia de salida ordenada de la cuarentena en el trabajo informal que implementará el Ministerio de Desarrollo Social lo habló Arroyo con los intendentes del conurbano bonaerense de la tercera y primera sección electoral. Pero se irá trabajando con el resto de los intendentes y gobernadores del país.

En paralelo, desde el Gobierno destinaron desde hoy un refuerzo de $7.000 millones para incorporar un adicional de $4.000 y $6.000 para los beneficiarios de la tarjeta Alimentar.

Se trata de una ayuda extra que anunció el presidente Alberto Fernández la semana pasada y que busca atender a 1,1 millones de personas que tienen la tarjeta Alimentar y 400.000 que no la tienen pero que recibirán ese ingreso por medio del programa Asignación Universal por Hijo (AUH).

Arroyo destacó que la atención alimentaria en los barrios creció de 8 millones de personas a 11 millones que hoy reciben alimentos a raíz de la cuarentena y de la crisis social que se vive en medio de la pandemia de COVID-19.

A la vez, desde el Ministerio de Desarrollo Social se abrió en estos días otra compra de alimentos por parte del Estado con un nuevo esquema de precios máximos mayoristas como referencia y un sistema de seguimiento del proceso bajo la plataforma ComprAr que permitirá, aseguran, establecer un mecanismo más transparente de compra. Esto se hizo luego del escándalo de sobreprecios en la compra de alimentos para sectores desprotegidos que hizo la cartera de Arroyo y que investiga la Justicia.

Unas “240 mil tarjetas Alimentar están activadas en todo el país” y algo más de la mitad de las compras fueron orientadas a productos de calidad nutritiva, como leche, carne, frutas y verduras, detalló el ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, impulsor del plan Argentina contra el Hambre.

Arroyo participó de un acto en el que se entregaron 17 mil tarjetas en el municipio bonaerense de Tigre, donde estuvo acompañado por la presidenta de Aysa, Malena Galmarini; la ministra de Desarrollo de la Comunidad bonaerense, Fernanda Raverta, y el intendente de Tigre, Julio Zamora.

En la recorrida, realizada por la Universidad Tecnológica Nacional de General Pacheco, donde se encuentra el centro de distribución de la tarjeta, Arroyo indicó que los registros de consumo de las tarjetas repartidas hasta ahora muestran que el “58 por ciento” estuvo destinado a la compra de “leche, carne, frutas y verduras”.

Al respecto, Galmarini señaló que “el Estado tendiendo la mano a los sectores más sensibles es el primer paso de la solidaridad del gobierno”. “La tarjeta Alimentar y el Argentina Hace para generar recuperación del empleo son dos pilares fundamentales de la recuperación de la Argentina”, completó.

A su turno, Zamora celebró que la tarjeta ayudará a “mover la economía local y el comercio, abriendo también la posibilidad de generar empleo”.

El ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, informo  que el Gobierno espera llegar con la tarjeta alimentaria «prácticamente a todo el país» en el mes de marzo y detalló que, además de los convenios ya firmados con las provincias de Entre Ríos, Chaco, Catamarca y La Rioja, próximamente se suscribirán con Santa Fe y Tucumán.

«Vamos a llegar con la tarjeta al 80% del país», dijo Arroyo en diálogo con el canal C5N, e indicó que esperan «extender rápidamente» la Tarjeta Alimentaria, en el marco del plan Argentina contra el Hambre, incluso en «zonas alejadas», hasta donde se llegará con «módulos sanitarios y de otras maneras».

El ministro indicó que el plan original era comenzar a distribuir las tarjetas en el mes de febrero, pero la gravedad de la situación económica aceleró la entrega, ya que no sólo se trata de «los precios de los alimentos», sino también de la problemática del «endeudamiento de las familias», una situación que se aceleró «en agosto, cuando fue la última devaluación».

Desde su implementación a mediados de diciembre, «el 93% de las madres ha retirado la tarjeta», según informó Arroyo, y explicó que «con ese 7% que no lo hizo, empezamos a cruzar datos y luego las vamos a buscar», para que puedan retirar la tarjeta.

De acuerdo a los primeros datos, añadió el funcionario. «mucha gente fue a comprar leche y eso es muy positivo», porque «en Argentina hay un problema de hambre y otro de malnutrición», por lo que «la clave está en los más chicos, porque si come mal se le va a complicar» en el futuro.

«Vamos a llegar con la tarjeta al 80% del país», dijo Arroyo en diálogo con el canal C5N, e indicó que esperan «extender rápidamente» la Tarjeta Alimentaria, en el marco del plan Argentina contra el Hambre, incluso en «zonas alejadas», hasta donde se llegará con «módulos sanitarios y de otras maneras».

El ministro indicó que el plan original era comenzar a distribuir las tarjetas en el mes de febrero, pero la gravedad de la situación económica aceleró la entrega, ya que no sólo se trata de «los precios de los alimentos», sino también de la problemática del «endeudamiento de las familias», una situación que se aceleró «en agosto, cuando fue la última devaluación».

Desde su implementación a mediados de diciembre, «el 93% de las madres ha retirado la tarjeta», según informó Arroyo, y explicó que «con ese 7% que no lo hizo, empezamos a cruzar datos y luego las vamos a buscar», para que puedan retirar la tarjeta.

De acuerdo a los primeros datos, añadió el funcionario. «mucha gente fue a comprar leche y eso es muy positivo», porque «en Argentina hay un problema de hambre y otro de malnutrición», por lo que «la clave está en los más chicos, porque si come mal se le va a complicar» en el futuro.

«En enero, vamos a comenzar en el Gran Buenos Aires con la entrega de la Tarjeta Alimentaria. Rápidamente va a llegar a todo el Conurbano con unas 400 mil tarjetas. La semana que viene lo vamos a anunciar oficialmente», sostuvo Daniel Arroyo ministro de Desarrollo Social

En declaraciones a Radio La Red, el titular de la cartera social explicó que este jueves se firmará un convenio con el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires para la entrega «acelerada» de 1,4 millón de estas estas tarjetas en todo el territorio bonaerense.

El pasado lunes el ministro lanzó en Resistencia el Plan Nacional contra el Hambre y firmó un convenio con el gobernador chaqueño, Jorge Capitanich, para entregar 66 mil tarjetas en esa provincia.

Arroyo explicó que el Gobierno nacional «fijó claramente las prioridades y una de ellas, que es central, es la lucha contra el hambre».

«Por eso, vamos a extender el Plan contra el Hambre a todo el país», añadió.

El funcionario alertó que «la situación social está agarrada con alfileres, está muy complicada. Y el Plan contra el Hambre no es sólo el acceso a la canasta básica y la buena nutrición: es también la producción de alimentos».

«Es que la la producción de alimentos es una de las salidas fuertes de la pobreza. En la Argentina, en términos generales, hay una pobreza con trabajo: alguien tiene un plan social y es gasista, es plomero, o tiene otro oficio», enfatizó.

En ese sentido, el ministro resaltó: «La salida de la pobreza es con trabajo. Tenemos que reconstruir la movilidad social ascendente».

Según indicó, no sólo hay que «resolver el problema del hambre», sino también «desendeudar a las familias, armar un sistema de crédito para máquinas y herramientas e ir saliendo de los planes sociales».

El diputado nacional y jefe del bloque Red por Argentina, Daniel Arroyo, planteó hoy la necesidad de «decretar de manera urgente la emergencia alimentaria» tras el «impacto muy fuerte» que se produjo en los costos fijos de las familias más vulnerables, producto de los vaivenes económicos tras los resultados de las PASO del 11 de agosto.

«El Gobierno debe decretar de manera urgente la emergencia alimentaria, lo cual significa que el Poder Ejecutivo pueda tomar partidas de otras áreas par volcar a comedores y merenderos, donde hay mucho más demanda en las últimas semanas», dijo Arroyo en diálogo con radio Mitre.

«Hay una diferencia muy grande entre comer y no comer

Para el ex viceministro nacional y ex ministro de Desarrollo Social bonaerense, tras las PASO hubo un «impacto muy fuerte» ya que «subieron muchísimo los costos fijos de la familia», y con «el aumento de los alimentos la cosa se ha desacomodado mal, y se ve más gente en comedores comunitarios y más chicos en los escolares», así lo informó Télam.

«Hay que hacerlo ya. Es muy serio el problema de la alimentación. Hay una diferencia muy grande entre comer y no comer. Esto genera situaciones de violencia cotidiana. Hay mucha tensión, mucha gente reclamando», advirtió el diputado del espacio liderado por Felipe Solá.