Tag

cuarentenas

Browsing

La Organización Mundial de la Salud (OMS) asegura que el mundo todavía no alcanzó el pico de casos y que el ritmo de contagios crece rápidamente a cada día, pero pide que los gobiernos flexibilicen las medidas de circulación para evitar desastres sociales y económicos que puedan ser letales junto con la pandemia. Además, estima que la vacuna puede demorarse dos años y medio hasta que pueda ser distribuida en todo el mundo.

Así lo dejó saber David Nabarro, responsable de la OMS en Europa “La pandemia no deja de acelerarse en todo el mundo, más y más personas morirán y no pienso que esta situación vaya a terminar rápido”, advirtió el médico que desde su oficina en el Reino Unido monitorea día a día el avance del COVID.-19.

El panorama parece empeorar aún más cuando explica que la circulación comenzó a acelerarse en las regiones más vulnerables del mundo: “Observamos con preocupación la situación en el norte, centro y sur de América, en Medio Oriente, el sudeste de Asia y algunos grandes focos en África”, detalla Nabarro. Según las cifras que maneja el organismo internacional, el ritmo de contagio en el mundo hasta triplica al que había en febrero y marzo, cuando el virus se desató en Europa.

Más allá de este panorama, Nabarro aconseja flexibilizar las cuarentenas más estrictas para evitar un agravamiento de la situación económica y social. “Las cuarentenas duras sirven para cortar con el ritmo de contagio y en una situación de gran emergencia, pero no terminan con la enfermedad”, explica quien también supo ser consejero del secretario general de la ONU, para luego agregar: “Es necesario tener los sistemas preparados para atacar rápidamente cuando haya un rebrote”.

Cientos de proyectos científicos avanzan en búsqueda de la ansiada vacuna, pero Nabarro advierte que el proceso será largo. “¿Sí la encontraremos? La encontraremos. Pero entre que podamos testearla, producirla a gran escala y que llegue a todo el mundo pueden pasar hasta dos años y medio. Es necesario que las personas se mentalicen a convivir con el virus, porque ese período es mucho tiempo”, remarca el médico británico.

Es en este contexto que Nabarro instó a los líderes mundiales “a trabajar juntos por los más vulnerables” y no dejó pasar la oportunidad de criticar duramente la decisión de Donald Trump de retirar a Estados Unidos de la OMS. “Estamos confundidos y decepcionados con la decisión del presidente Trump”, sentenció el experto en salud pública para luego finalizar: “Ojalá el pueblo norteamericano lo haga reflexionar y Estados Unidos revea su posición. No es momento para dar este tipo de señal”.

 

Según el estudio, que comprende a China, Estados Unidos, Corea del Sur, Italia, Irán y Francia, muchas infecciones por coronavirus son relativamente leves y la mayoría de los aproximadamente 500 millones de casos evitados no se habrían detectado.

Las cuarentenas y otras medidas de salud pública pueden haber evitado cerca de 500 millones de infecciones por coronavirus en seis países, entre los cuales se mencionan a China y Estados Unidos, según un estudio de la Universidad de California, publicado en la revista Nature.

El primer análisis revisado por pares del impacto de las políticas de salud sugiere que el número de víctimas habría sido mucho peor sin confinamientos, distanciamiento social, restricciones de viaje y otras intervenciones, sostiene el informe, citado por la agencia Bloomberg.

El nuevo coronavirus ha causado hasta ahora en el mundo unos 7 millones de casos de Covid-19, con más de 400.000 muertes.

Según el estudio, que comprende a China, Estados Unidos, Corea del Sur, Italia, Irán y Francia, muchas infecciones por coronavirus son relativamente leves y la mayoría de los aproximadamente 500 millones de casos evitados no se habrían detectado.

“Las demoras aparentemente pequeñas en el despliegue de políticas probablemente produjeron resultados de salud dramáticamente diferentes” en distintos países, afirma Solomon Hsiang, autor principal del artículo de la Universidad de California, Berkeley.

Los autores distinguieron entre la prevención de casos que habrían sido reportados y aquellos que nunca habrían sido diagnosticados.

El estudio encontró que el aislamiento en el hogar, el cierre de negocios y los confinamientos produjeron los beneficios más claros.

Las restricciones de viaje y las prohibiciones en las reuniones tuvieron buenos resultados en Italia e Irán, pero su impacto fue menos claro en Estados Unidos.

No hubo pruebas contundentes de que el cierre de escuelas tuviera un efecto en ningún país, y el equipo dijo que se debería hacer más investigación para informar las decisiones sobre abrir o cerrar escuelas, agrega Bloomberg.

La mayoría de las intervenciones tomaron tres semanas para lograr su impacto total.

Ahora que algunos países están relajando sus políticas, “podríamos esperar razonablemente que surjan señales de cualquier propagación renovada en un plazo similar de dos a tres semanas”, dice Hsiang.

En Estados Unidos, donde ya se registran cerca de 98.000 muertos y más de 1,6 millones de infectados, mucha gente aprovechó el feriado por el Día de los Caídos y se volcó en masa a playas, parques, bares y zonas comerciales.

Mientras las imágenes de playas, bares y calles abarrotadas en Europa y Estados Unidos demostraron hoy que las medidas de precaución se cumplen parcialmente en las reaperturas, en América latina las cuarentenas se mantienen con fuerza en partes de Brasil, Chile, Perú, Ecuador y la Argentina ante el crecimiento de casos y muertos por coronavirus.

En Estados Unidos, donde ya se registran cerca de 98.000 muertos y más de 1,6 millones de infectados, mucha gente aprovechó el feriado por el Día de los Caídos y se volcó en masa a playas, parques, bares y zonas comerciales.

Muchos lo hicieron sin barbijo y casi siempre sin cumplir el distanciamiento recomendado por las autoridades y los expertos.

En el sureño estado de Florida, en la zona de Tampa, en la costa del Golfo, las aglomeraciones fueron tan grandes que las autoridades cerraron parques para dispersarlas, según el canal CNN.

En Missouri, la gente desbordó restaurantes y bares en el embalse del Lago de las Ozakars, un popular destino turístico.

En California, en cambio, las autoridades dijeron que la mayoría de las personas cumplió y usó mascarillas y mantuvo la distancia social en sus salidas por el estado.

En la costa este, muchas playas abrieron en el estado de Carolina del Sur, aunque solo para nadar, correr y otras actividades, no para tomar sol.

En los países europeos más golpeados por la pandemia, las escenas de aglomeraciones también se repitieron.

En España, Madrid y Barcelona empezaron este lunes una relajación progresiva del confinamiento con la reapertura de bares y restaurantes, y eso se tradujo en un mayor tránsito y bullicio en las dos principales ciudades del país.

Al mismo tiempo, en algunas regiones como el norteño País Vasco, niños y adolescentes regresaron a la escuela en grupos reducidos.

En Italia, en tanto, las imágenes de calles abarrotadas de jóvenes celebrando el final de la cuarentena total a la noche llegó a encender alarmas en el gobierno nacional.

«Entiendo a los jóvenes, pero no podemos anular los esfuerzos hechos; si siguen así corremos el riesgo de no poder abrir las fronteras entre regiones», advirtió el ministro de Asuntos Regionales, Francesco Boccia, en una entrevista que publicó hoy el diario La Stampa.

En total, la pandemia registra casi 3,5 millones de contagiados y cerca de 345.000 muertos por coronavirus en el mundo, según la Universidad Johns Hopkins.

La directora de Salud Pública y Medio Ambiente de la Organización Mundial de la Salud OMS), María Neira, destacó hoy que la pandemia sigue creciendo en el mundo a un ritmo acelerado de alrededor de 100.000 casos diarios y las regiones en donde la curva de contagio sigue en claro y rápido ascenso son el sudeste asiático, Europa, Medio Oriente, Asia central y, especialmente, América, el continente epicentro desde hace un tiempo.

Mientras el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos informó hoy de una inusual caída del número de muertos diarios -620 frente a los 1.047 de ayer, según la agencia DPA-, en gran parte de América latina los números siguen creciendo con fuerza.

En Chile, con protestas en los barrios populares de Santiago en reclamo de trabajo y alimentos, el país volvió a registrar hoy un récord diario de más de 4.800 casos de coronavirus, lo que elevó el total a casi 74.000, con 761 muertos.

El país vecino decidió reinstalar una cuarentena dura en la zona metropolitana de la capital por el aumento de los casos y muertos, y hoy el subsecretario de Redes Asistenciales, Arturo Zúñiga, reiteró un de los datos más preocupantes de la situación actual: «El estado de nuestras unidades de cuidados intensivos están al límite».

En tanto, en Brasil, el segundo con más casos en el mundo con más de 363.000 infectados, uno de los expertos que asesora al gobierno de San Pablo, el distrito epicentro del brote de coronavirus en el país, pidió hoy endurecer aun más la cuarentena, pese a las presiones del presidente Jair Bolsonaro por reabrir la economía.

«No es el momento de flexibilizar la cuarentena, es necesario aumentar el aislamiento social», explicó el médico Paulo Rossi Menezes, miembro del Comité de Contingencia del Coronavirus de San Pablo, en una entrevista con CNN, citada por la agencia de noticias ANSA.

Apenas ayer, la cartera de Salud del estado había informado que las unidades de terapia intensiva del Gran San Pablo se acercaban a una ocupación del 92%, mientras en todo el estado ya superaban el 75%.

Mientras Ecuador aún tiene gran parte de su país en rojo, el color del sistema de semáforo que demanda continuar las medidas de aislamiento social, en Perú, el presidente Martín Vizcarra extendió hoy el estado de emergencia nacional hasta el 30 de junio, según el diario local El Comercio.

Esto significa, por ejemplo, la inmovilización total durante los días domingos y una reducción de los horarios de toque de queda, que aún regirá durante la noche y parte de la tarde.

Una situación muy distinta mostraron hoy Uruguay y Paraguay, dos países que no registran números tan grandes de contagios y muertos por coronavirus, y que, por lo tanto, continuaron sus reaperturas.

Paraguay entró en su fase 2 de la cuarentena con la reapertura de comercios, mientras en las calles de Uruguay cada vez se ve más gente, aunque el gobierno volvió a endurecer los controles en las zonas fronterizas por miedo a un aumento de casos importados, especialmente desde Brasil, un temor que también existe en Paraguay.

A mitad de semana, Gustavo Sastre anunciará nuevas medidas de la cuarentena. Sobre las que alcanzan a adultos mayores dijo “las hemos dejado para lo último, pero no por falta de compromiso. Al contrario, tengo adultos mayores en mi grupo familiar, y cuando todo esto pase quiero abrazarlos otra vez” dijo el Intendente

“Entre el martes y el miércoles vamos a dar a conocer los nuevos alcances de la flexibilización en esta etapa de cuarentena. Lo que tiene que entender el vecino es que no podemos decir ‘bueno aprobamos todo y salgamos a la calle todos juntos’, no es así. La Provincia salió a anunciarlo, y de allí hasta elaborar las nuevas resoluciones, lleva un tiempo. Es un compromiso muy grande el que vamos a tomar, porque acá se pone en juego el trabajo que venimos haciendo. Yo entiendo que la gente tiene ansias de salir, todos las tenemos. Nosotros vamos a seguir respetando las medidas que hemos tomado, con el fin de seguir cuidando a los vecinos. Y más allá de las medidas que anunciemos, claramente confiamos en la gente, y en que cada uno va a seguir cuidándose” pidió el intendente.

Además, admitió respecto al tema de los hoteles y los locales gastronómicos, que “lo estuvimos estudiando, y no estamos aún de acuerdo. Porque nada nos garantiza que no haya un brote de contagios con esos establecimientos, y no hay un protocolo marcado sobre ese sector. Pero eso no significa que no estemos trabajando en el tema. Prefiero el enojo de un sector, antes que poner en riesgo la totalidad de la población”.

Más adelante señaló que “hoy pareciera que algunos objetivos pasan por ver quién flexibiliza primero, quien permite antes. La verdad es que vamos a seguir priorizando a los vecinos. Y a futuro seguiremos trabajando codo a codo con todos los sectores para poder reactivar la economía de la ciudad, y seguir impulsando a esta provincia”.

Con respecto a las flexibilizaciones, el intendente admitió que “no se permitirán deportes grupales, y será de ejecución personal cada actividad como en el caso de atletismo, caminatas y demás. Serán individuales, y estará controlas. En eso hemos acordado con los referentes de cada deporte, para que ellos transmitan eso mismo a sus grupos. Las actividades acuáticas están en carpeta, como el kayac, el buceo, iremos avanzando todos juntos, pero con muchísima responsabilidad”.

“Todas las decisiones que tienen que ver con nuestros adultos mayores, las hemos dejado para lo último. Pero no por una falta de preocupación o de compromiso. Lo hacemos, porque es a quienes más tenemos que cuidar. Yo tengo adultos mayores en mi grupo familiar, y cuando todo esto pase, quiero abrazarlos otra vez” dijo el Intendente.

Sobre el final de sus declaraciones, Sastre confirmó que “ante cualquier incumplimiento, o falta de responsabilidad por falta de la gente, las decisiones van a retrotraerse a cómo están al día de hoy. Depende de los vecinos que podamos seguir avanzando con distintas flexibilizaciones. Somos conscientes que de a poco debemos ir reactivando muchas cuestiones, pero yo no voy a poner en riesgo la salud de la gente”, dijo el Jefe Comunal.

Y cerró diciendo que “ninguna medida de las que se toman desde el Municipio, tiene como objetivo generar un enojo. Espero que la gente lo entienda. Estamos atravesando algo pocas veces visto, y es lo que nos tocó, así qué hay que afrontarlo así, con esfuerzo, trabajo, y por sobre todo, unidad. No hay pueblo unido que no haya soportado los peores escenarios”, culminó.

Un estudio a gran escala descubrió que las medidas de atención temprana, como el distanciamiento social y las restricciones severas al movimiento de las personas, han sido críticas para frenar la propagación del coronavirus y ya han salvado decenas de miles de vidas en toda Europa.

Científicos del Imperial College London estudiaron medidas en once países europeos y concluyeron que “juntos tuvieron un impacto sustancial en la transmisión”. Estiman “que las prevenciones en los 11 países habrán evitado 59.000 muertes hasta el 31 de marzo”.

Los investigadores del Imperial College estiman que en Italia se han evitado 38.000 muertes (al 31 de marzo, es casi cuatro veces la cantidad de muertes registradas); y en España 16.000, en comparación con una situación en la que no se habían implementado restricciones.

En el caso de Italia, dicen que “a pesar de la creciente presión sobre los sistemas de salud, las intervenciones han evitado una catástrofe de atención médica”.

Los investigadores lanzaron advertencias contra las restricciones laxas y distendidas, diciendo que “se evitarán muchas más muertes asegurando que las restricciones sean severas hasta que la transmisión caiga a niveles bajos”.

El grupo del Imperial College también cree que la cantidad de casos de coronavirus identificados positivamente es probablemente mucho menor que la tasa general de infección. “Estimamos que ha habido muchas más infecciones de las que se informan actualmente”, dicen, “debido al enfoque en las pruebas en entornos hospitalarios en lugar de en la comunidad”.

En Italia, sus resultados sugieren que 5,9 millones de personas habían sido infectadas al 28 de marzo, o el 9,8% de la población. En España, creen que el 15% de la población ha sido infectada.

El estudio advierte que “muchas intervenciones solo se han producido recientemente, y sus efectos aún no se han observado completamente debido al retraso entre la infección y la muerte”. Alemania, por ejemplo, se estima que tiene una de las “tasas de ataque” más bajas en 0,7%, con 600.000 personas contagiadas. Pero está en una etapa más temprana en la propagación del coronavirus que España o Italia.

En los once países estudiados, los investigadores estiman una tasa promedio de “ataque” o infección del 4,9%, lo que según ellos implica “que las poblaciones en Europa no están cerca de la inmunidad colectiva”.

Pero llegan a una nota de esperanza en sus conclusiones, diciendo: “No podemos decir con certeza que las medidas actuales han controlado la epidemia en Europa; sin embargo, si las tendencias actuales continúan, hay motivos para el optimismo”, publicó CNN.