Tag

Cristina

Browsing

Pasado el mediodía un grupo de efectivos de la Policía Federal se presentó en su domicilio de la calle Balcarce, en el centro de Córdoba.

Eduardo Miguel Prestofelippo, más conocido en las redes sociales como «El Presto», fue detenido este miércoles en el centro de la ciudad de Córdoba capital, luego que fue denunciado por amenazar de muerte a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner

El Presto tiene 28 años, se rotula como periodista y fue candidato a primer legislador en Córdoba del partido Libertario que lidera José Luis Espert a nivel nacional. Nació en Entre Ríos, pero se mudó a Córdoba para estudiar en el Colegio Universitario de Periodismo. En público se presenta como director del portal de noticias Data 24. En la intimidad conforma la “mesa chica” de un intimidante grupo de jóvenes militantes ultra libertarios, que agrede, descalifica, apremia, coacciona y amenaza de muerte a dirigentes políticos y periodistas que piensan distinto a la ideología liberal de Espert, Ricardo López Murphy y Javier Milei.

A través de su abogado, Gregorio Dalbón, la vicepresidenta denunció a Prestofelippo en el área de cibercrimen de la Justicia por los amenazantes mensajes publicados en su perfil de Twitter. El joven youtuber vaticinó un “estallido social» en las próximas semana y aseguró que la ex primera mandataria no “va a salir” de ese caos. «Te queda poco tiempo», le juró.

«Vos no vas a salir VIVA de este estallido social. Vas a ser la primera -junto con tus crías políticas- en pagar todo el daño que causaron. TE QUEDA POCO TIEMPO».

En mayo pasado el intendente de Paraná, Adán Bahl, lo denunció por instigación a cometer delitos e incitación a la violencia previsto en los artículos 209 y 212 del Código Penal, con pena de prisión de 2 a 6 años, por haber incitado a los trabajadores de la Municipalidad a que vayan a su casa y le prendan fuego con la familia adentro. La amenaza la dejó grabada en un video subido a Youtube el 2 de mayo del 2020, que se titula “violadores y asesinos libres, ¿dónde están las feministas? Interna K”.

Quizás no los una el amor… pero el espanto (diría Borges) de la crisis económica, que podría agravarse aún más como efecto de la cuarentena, ha acercado posiciones entre el campo y el Gobierno. Así quedó reflejado en la reunión que el presidente Alberto Fernández mantuvo con dirigentes agroindustriales este martes en la Quinta de Olivos, tras lo cual se acordó avanzar en una estrategia conjunta de reactivación “exportadora, inclusiva, sustentable y federal”.

En rigor, el Consejo Agroindustrial Argentino (CCA) es un nucleamiento de 45 cámaras y entidades con base en la producción rural pero que también involucra el procesamiento manufacturero de productos agrícolas y ganaderos, en cadenas de producción que llegan hasta los alimentos, las fibras para la nutrición animal, las bioenergías e incluso la elaboración de bienes para la cosmética y la farmacopea, como por ejemplo se ha valorado últimamente ante la demanda de alcohol común o en gel.

Ese entramado no sólo genera, desde hace años, dos tercios de las exportaciones argentinas. También representa al sector que más posibilidades tiene de dinamizar la actividad productiva en todas las provincias del país, de modo de fomentar el empleo e incrementar el ingreso de dólares en la economía. La condición de actividad esencial le ha permitido demostrar eso, quizás con una visibilidad inédita, en estos meses de cuarentena.

Por ese camino, en junio se llegó a un récord desde que se tenga registro: el 77% de las exportaciones se repartieron entre los denominados productos primarios (granos, por ejemplo, aunque tengan valor agregado implícito), con un 35,7%, y las manufacturas de origen agropecuario (desde las harinas y aceites hasta las carnes, los lácteos y los vinos), que sumaron un 41,3% de todas las ventas externas argentinas.

Semejante cuadro de situación no pasa desapercibida para los líderes políticos, incluida Cristina Kirchner, que el jueves pasado dejó atrás sus históricos desencuentros con el sector agropecuario y recibió a tres representantes del CCA, a quienes felicitó y les ofreció colaboración para avanzar en un proyecto de ley que brinde el marco normativo y fiscal para tener reglas claras a 10 años, tanto para facilitar inversiones como para planificar mejoras de infraestructura.

En la búsqueda de conciliar los intereses privados con los del sector público, en la reunión de casi dos horas realizada en Olivos se evaluaron caminos para aprovechar el potencial del sector agroindustrial, para exportar y generar empleo. Para ello, el Presidente afirmó que conformará un equipo interministerial, coordinado por Cancillería –por el objetivo central de que los productos argentinos lleguen a los mercados del mundo- y la Jefatura de Gabinete, con activa participación de los ministerios de Agricultura y Desarrollo Productivo, entre otros.

Alberto Fernández estuvo acompañado por el ministro de Agricultura, Luis Basterra; el de Relaciones. Exteriores, Felipe Solá (casualidad o no tanto, ambos son ingenieros agrónomos), la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca, y el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Béliz. Como representantes del CAA, estuvieron José Martins, presidente de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires; Gustavo Idígoras, presidente de la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina; Roberto Domenech, presidente del Centro de Empresas Procesadoras Avícolas; Patricia Calderón, presidenta de la Federación Olivícola Argentina y Dardo Chiesa, Coordinador de la Mesa Nacional de Carnes.

El gran atractivo que los dirigentes agroindustriales lograron poner sobre la mesa es un plan que llevaría las exportaciones anuales de los US$ 65.000 millones registrados en 2019 (42.000 correspondieron a la agroindustria) a más de US$ 100.000 millones en 2025. Además, se propone como objetivo aumentar los empleos en todo el país: se sumarán 210 mil empleos directos y cerca de 700 mil indirectos. Esta reactivación tendría un impacto fiscal neutro, sin solicitar al Gobierno ningún tipo de subsidio, llevándose a cabo de forma sustentable, cuidando el ambiente con prácticas y procesos que no impacten en el ecosistema.

Con todo, tanto Alberto Fernández como Cristina Kirchner elogiaron al CCA por la construcción de consensos lograda hacia el interior de la cadena agroindustrial. Los que los escucharon en vivo y en directo, interpretaron que fue una manera de decirles que quieren dejar atrás los desencuentros. En ese sentido, vale aclarar que la Mesa de Enlace –histórica contendiente con los gobiernos K- está representada en el CCA por tres de las cuatro entidades: Coninagro, Federación Agraria y Confederaciones Rurales Argentinas. La Sociedad Rural no se sumó, pero la reciente presencia de su presidente Daniel Pelegrina en los actos por el Día de la Independencia al lado de Alberto Fernández expone que también están a favor de consensos políticos que favorezcan el desarrollo productivo.

La especulación política es más fuerte que las implicancias sociales. Es lamentable, pero así funciona la política. Chubut sufre la peor crisis de su historia en todos sus aspectos: sociales, económicos, culturales y financieros. También, políticos y empresariales. Un letargo profundo que viene desde hace años y que cada vez provoca heridas más crueles en gran parte de su población.

Hace poco circulaba en las redes sociales un mensaje ingenioso dirigido al gobernador de Chubut, pero no solo a él: «Decí Mariano que todavía Alberto no se enteró de lo que pasa en Chubut, porque el día que se entere él, que nos cuida tanto, no te va a perdonar». El mensaje entrecruza la ironía con el deseo inocente de una sociedad que todavía piensa en salvadores.

Alberto Fernández obtuvo en la última elección el 51,83% en la provincia de Chubut. Los números develan cierta esperanza de un pueblo que no tuvo ninguna respuesta. Si bien es cierto que el presidente de la Nación nada tiene que ver con la crisis de Chubut y que la responsabilidad recae inexcusablemente sobre el gobierno de Arcioni y en aquellos que lo antecedieron, también es cierto que Fernández se llamó a silencio.

El presidente y sus funcionarios -como el mismo ministro de Educación de la Nación- decidieron callar ante la situación agónica de una provincia en la que se denuncian violaciones a los derechos humanos por abusos policiales; callar cuando los docentes      -que parecen estigmas crónicos de una sociedad hipócrita- no cobran desde hace 64 días; callar ante el pago escalonado para todo el sector público; callar ante el aumento desmesurado de los sueldos de la planta política. Callar siempre durante largos meses.

Cuando todo sucede al mismo tiempo, en un contexto tan crítico y sensible como una pandemia, el silencio se puede convertir en complicidad. Porque la política se significa con gestos y justamente eso es lo que falta de parte de un gobierno nacional que tanta empatía muestra en distintas circunstancias. El silencio proviene tanto de Alberto Fernández como de Cristina Fernández, quien -según fuentes directas del Instituto Patria – mostró su descontento puertas adentro y exigió que se haga «algo» con Chubut, territorio que conoce al detalle desde que lo recorría junto a su esposo.

No se desconoce el delicado y vulnerable equilibrio de poder que asume esa especie de triunvirato que integran en distintos escalones de poder Fernández, Fernández y Massa. Sin embargo, los tres callan ante una provincia expuesta a la más absoluta vulnerabilidad, cuya sociedad nunca apeló a la violencia como forma de reivindicación. Una muestra de verdadera conciencia republicana.

Afrenta tras afrenta, el silencio envuelve el triunvirato revelando que la especulación política es más fuerte -praxis pura- que el posicionamiento simbólico.

¿Importa Chubut?

Una provincia donde los votos para él presidente -y fundamentalmente, para su Vice- superó el 50% es una provincia que merece un gesto, una declaración pública de repudio, un abrazo de apoyo. Algo.

Porque el silencio de aquellos que fueron la esperanza de un cambio exhiben una nueva forma de connivencia en la que los intereses políticos o el control de daños mediáticos pueden más que el padecimiento social.

¿Será que Chubut importa solamente por la posibilidad de obtener en su territorio importante divisas a través de la minería insustentable y no por su gente?

¿Cuándo fue que Chubut se convirtió en una ecuación económica? Parafraseando a Walter Benjamin cuando analiza el cuadro de Paul Klee: mirar para atrás y ver ruinas. Eso es hoy Chubut: ruinas de una sociedad desintegrada por la corrupción en todos sus niveles.

Ese gesto que muchos temen pedir porque creen falsamente que al hacerlo caerían en una telaraña opositora no resolverá los problemas de la provincia. Es cierto que no pagará los sueldos. No hará que se respeten las libertades civiles. No priorizará el pago de los empleados por sobre la deuda. Nada de eso sucederá solamente con un gesto.

Sin embargo, si ese gesto se emitiera desde la máxima conducción político-institucional de la Nación constituiría algo significativo, un resquicio de apoyo, agua en el desierto.

Fernández y Fernández harían «algo» que el pueblo chubutense espera de sus máximos representantes. Algo que vale mucho y retumbaría ante la nada que ofrece un gobierno provincial cebado en el autoritarismo y al cual nadie le pone límite hasta ahora. Sería muy doloroso tener que responder «nada» a la pregunta formulada en el título de este artículo.

“¡Cristina, Cristina corazón, acá tenés los pueblos para la liberación!”, cantaban en la sala Nicolás Guillén en la 29º Feria Internacional del Libro de La Habana cuando Cristina Fernández de Kirchner apareció en el escenario para presentar por primera vez en el exterior Sinceramente junto al escritor y periodista Marcelo Figueras. La vicepresidenta explicó ante una sala repleta que en 2015 dejó un gobierno con cero pesos de deuda con el FMI y cuatro años después el macrismo “nos entregó el país con una deuda de 44 mil millones de dólares” con el Fondo Monetario Internacional. “Nunca se había debido una suma de esta magnitud. Eso no fue casual; claramente hay un ciclo de endeudamiento fenomenal mucho más grave que en 2003”, alertó la vicepresidenta. “De la misma manera que Alfonsín entendió que había una deuda con la democracia en materia de derechos humanos, tiene que haber un ‘Nunca más’ sobre la deuda”, agregó Fernández de Kirchner.

En la sala, a CFK la escuchaban en primera fila el presidente de Cuba, Miguel Díaz Canel Bermúdez, además de varios escritores e intelectuales locales, como el poeta y editor Alpidio Alonso Grau, ministro de Cultura de Cuba; el narrador y ensayista Abel Prieto, presidente de Casa de las Américas; Mariela Castro, directora del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex); el autor de libros testimoniales Orlando Cardoso Villavicencio, la novelista Marta Rojas, la autora de literatura infantil Olga Marta Perez y la ensayista, investigadora y crítica Cira Romero, entre otros.

Marcelo Figueras reconoció estar “muy honrado de estar en este país que siempre ha sido tan generoso con nosotros y en esta ciudad que cumple 500 años de vida”. Desde que presentó Sinceramente en mayo de 2019 en la Feria del Libro de Buenos Aires, la ex presidenta estuvo recorriendo distintas ciudades del país, pero en cada sitio en que estaba con Figueras se trataba “más que de la presentación de un libro, de algo más parecido a un concierto de los Rolling Stones”, comparó el escritor y actual director de Radio Provincia. “En cada lugar donde presentaba Cristina este libro, que fue un fenómeno editorial y político, yo siempre decía ‘hoy toca Cristina en Santiago del Estero o Rosario’. Así que corresponde que dega ‘Hoy toca Cristina en La Habana’”, subrayó Figueras al principio del diálogo.

El lawfare
CFK precisó que el primer capítulo del libro lo terminó de escribir en La Habana. Ahí se refirió al lawfare como mecanismo para arrinconar a los líderes populares en base al sistema mediático primero, y de los aparatos judiciales después, que en América Latina tuvo un capítulo especial con las persecusiones contra Lula da Silva, Rafael Correa y Evo Morales. “En Argentina el lawfare tuvo además un componente mafioso porque extendió el ataque a toda la familia. En mi caso, se tradujo en la persecución a Florencia, tal vez por verla vulnerable, tal vez porque advirtieron que era un lugar especial para mí, donde podían horadarme”, reconoció la vicepresidenta. Allí agregó que su hija, que está bajo tratamiento en Cuba desde el 17 de febrero de 2019, “hoy está muchísimo mejor” y agradeció a las autoridades de la isla y a “la humanidad de los médicos cubanos”.

La ex presidenta reflexionó entonces sobre la evolución de las herramientas políticas utilizadas contra las disidencia en América latina y planteó que durante las dictaduras militares en la región tenía vigencia la doctrina de seguridad nacional y se usaron a las fuerzas armadas para la represión de los militantes políticos. “En aquel momento desaparecían a dirigentes y militantes porque no había forma de doblegarlos. En el período neoliberal que se instauró después de 24 de marzo del 76 era impensable convencer a los militantes de abjurar de lo que creían y el único método que se encontró fue la desaparición. En el posmodernismo, donde se desarrolla el lawfare, ya no era necesario desaparecer sino invalidar políticamente primero por la condena mediática y luego por una decisión judicial”, advirtió la vicepresidenta. “Se sustituyó la desaparición física por la desaparición mediática de la estigmatización. Eso fue lo que intentaron hacer conmigo. Condenarme socialmente, aislarme de modo tal que no fuera un peligro para lo que querían hacer”.

Graciela Ramírez, sobreviviente de la ESMA que vive en La Habana desde agosto de 1994, estaba en las primeras filas de la sala Nicolás Guillén. Ramírez dirigió la campaña para liberar a los cinco militantes cubanos que estuvieron presos en Estados Unidos durante 15 años desde 12 de septiembre de 1998 hasta 17 de noviembre del 2014. Teresa Muñoz Lopera, de Colombia, que leía muy atentamente el libro de Cristina, confesó que la persecución de Cristina la viven también en su país con el asesinato de líderes sociales y culturales. En enero de 2020 asesinaron a 21 líderes y lideresas en Colombia.

La deuda

Sobre la trampa del endeudamiento, Figueras recordó que hay un refrán en inglés que dice: “si me engañas una vez, la vergüenza es tuya, pero si me engañas dos veces, el que debería sentir vergüenza soy yo”, para referirse a lo sucedido en Argentina con el regreso al sobreendeudamiento durante el gobierno de Macri. A partir de ello, Fernández de Kirchner dijo que este momento tiene que ser un punto de inflexión en la historia del endeudamiento en la argentina. “El no haber investigado es lo que permitió volver a hacer lo mismo con los mismos personajes. Sturzenegger estuvo en el megacanje, vino por segunda vez como presidente del Banco Central y volvió a hacer lo mismo. Hoy está dando clases en una universidad americana, mientras los argentinos nos debatimos en una situación económica y social terrible”, resumió la ex mandataria que volvió a cuestionar la responsabilidad de los organismos de crédito internacionales como el Fondo Monetario Internacional (FMI) por haber «violado su normativa interna» respecto de no otorgar préstamos que permitan la fuga de capitales. “No fueron préstamos para hacer represas o carreteras” sino “para que se fugara el dinero”, alertó Fernández de Kirchner.

“Las soluciones tienen que ser expuestas ante la sociedad porque es la sociedad la que va a pagar; son los 45 millones de argentinas y argentinos. Todos tenemos que estar de acuerdo en que se apliquen las normas, pero el deudor va respetar las normas si el acreedor también las respeta”. Hubo también otro mecanismo de fuga con el incremento de las tarifas porque “con los pesos que les sacaron a los argentinos de los bolsillos con aumentos del 2500 por ciento las empresas compraban dólares y se los llevaban al exterior”. “Lo importante es que ahora podamos tener un diagnóstico de lo que pasó. No podemos pagar si no nos dejan crecer y no podemos crecer si el Estado no inyecta fondos a la economía. En una recesión el único que puede invertir es el Estado”, analizó la vicepresidenta y mencionó que Roosevelt salió de la recesión con una gran inversión pública.

“Las tarifas públicas tienen que ser revisadas”, expresó CFK, que manifestó su confianza en que el presidente Alberto Fernández realizará una revisión tarifaria en sintonía con lo prometido en la campaña. “Contamos con todos los instrumentos para hacerla. Estoy convencida de que se va a hacer. Lo he hablado con Alberto y lo va a hacer porque tiene ese compromiso con la sociedad. No tengo dudas”, confirmó la vicepresidenta.

La grieta

“En mi país hay muchos admiradores de lo que pasa en Estados Unidos, que quisieran vivir ahí y lo ponen como modelo de lo que hay que hacer. Ustedes vieron que en el discurso de Trump, estaba Nancy Pelosi de los demócratas y Trump no solo no le da mano, le dio vuelta el cuerpo, y después Nancy Pelosi le rompió el discurso. ¿Ustedes se imaginan eso en la Argentina? ¿Escucharon algún comentario acerca de la grieta en Estados Unidos? Se dan cuenta lo tilingos que somos los argentinos al adoptar comportamientos que te imponen un modo de pensamiento. A nosotros nos hubieran excomulgado. Es hora de dejar de ser un poco tilingos”, propuso la autora de Sinceramente. “Si hay grieta en Argentina, no sé que hay en Estados Unidos entre demócratas y republicanos”.

En cuanto a la salud de las democracias, precisó que «hay una insuficiencia para regular las relaciones económicas y sociales. La gran disputa que se está dando hoy es quién conduce el proceso capitalista de producción. El capitalismo en el modelo americano lo conduce el mercado. El capitalismo en el modelo chino lo conduce el Estado asociado con empresas. En China hay 1500 millones de personas, si el mercado condujera no tendríamos la China potente. No hay proceso de inclusión capitalista más grande que el de China. La discusión va por dos andariveles complementarios y paralelos: quién conduce el proceso económico y de qué representaciones nuevas dotamos a las constituciones. Que el mercado conduzca todo nos conduce al desastre, hasta al desastre climático; es la gran discusión que se viene”, auguró hacia el final de la presentación libro y mencionó una vieja pelea que tuvo que dar. “Hasta tuve que pelear, que me dijeran presidenta. Hasta que una señora consultó que la RAE le dijo que era más conveniente que me dijeran presidenta. Finalmente la Real Academia Española nos dio la razón”.

Varios argentinos presentes en la sala, como Víctor Santa María, titular del Grupo Octubre, la diputada del Frente para la Victoria (FpV) Gisela Marziotta, Hugo Soriani, director general de PáginaI12, Javier Figueroa, el embajador argentino en Cuba, y el sociólogo Atilio Borón consiguieron entre sonrisas que hasta los cubanos cantaran con entusiasmo “la marcha peronista”. Un mulato repetía con entusiasmo “combatiendo al capital” (una interpelación que moviliza el imaginario revolucionario de los cubanos); algunos hacían la V peronista cuando pronunciaban “Perón, Perón sos el primer trabajador”. Antes de dejar la sala, Cristina se quedó firmando casi 300 ejemplares de su libro. CFK tocó por primera vez en La Habana y la rompió.

La vicepresidenta Cristina Kirchner reveló durante la presentación de su libro Sinceramente en Cuba este sábado, por qué no quería saludar a Mauricio Macri durante la ceremonia de traspaso de mando donde asumió la Presidencia Alberto Feranández . «Me parecía un gesto de hipocresía», explicó.

«Quiero contar la historia verdadera», manifestó Cristina ante el público presente en La Feria del Libro de La Habana y allí recordó lo que le pasó el 10 de diciembre en el Congreso cuando Macri se acercó a saludarla y ella cambió su cara de alegría por una notoria seriedad: «Cuando me extendió la mano, debo ser sincera, no es que puse esa cara, ¡me salió! Pero, voy a explicar por qué. Cuando me extendió la mano, quiero contarles que por un instante pensé en no dársela», expresó.

«La verdad que no se la quería dar, porque no soy hipócrita. Después de todo lo que había hecho contra mí y mi familia me parecía casi un gesto de hipocresía. No soy de las personas de que si no te quiero te hago una sonrisita y te abrazo. No me gusta fingir. Me respeto a mi misma. La cuestión es que cuando me extiende la mano yo pensaba ‘se la doy, no se la doy, ¿qué van a decir?, esto mañana va a ser un escándalo, es una bruja’. Entonces agarré y le dí la mano al final pero mientras pensaba todo eso la cara se me iba transformando, ese es el resultado de la cara», completó entre risas.

Mauricio Macri y Cristina Kirchner y el distante saludo que se dieron durante el traspaso de mando. "La verdad no le quería dar la mano", aseguró.  (FOTO: REUTER)
Mauricio Macri y Cristina Kirchner y el distante saludo que se dieron durante el traspaso de mando. «La verdad no le quería dar la mano», aseguró. (FOTO: REUTER)

Asimismo, la miembro del Frente de Todos comparó: «En mi país hay muchos admiradores de lo que pasa en el gran país del norte, siempre lo ponen como modelo de lo que hay que hacer. Y resulta que en el discurso de (Donald) Trump el otro día, estaba la líder de los demócratas, Nancy Pelosi, y Trump no solo no le da la mano, le da vuelta el cuerpo y la cara. ¿Y qué hizo Pelosi?, le rompió el discurso. ¿Ustedes se imaginan eso en la Argentina, si yo hubiera agarrado el bastón y lo hubiera tirado? ¿Ustedes escuchaban algún comentario acerca de la grieta en Estados Unidos?¿ Se dan cuenta lo tilingo que somos los argentinos? Y me incluyo». con información del portal de noticias TN.

«Todos tenemos algo de eso aún los que nos creemos bien formados. A nosotros nos hubieran descomulgado si hacíamos algo así. Yo me siento orgullosa de pensar lo que pienso y ser como soy. Quería decir esto sobre la famosa grieta, si hay grieta en Argentina, en Estados Unidos no se qué hay», concluyó la vicepresidenta.

Acaso por el desgaste de ocho años de gestión, en 2015 se dio una particularidad: aún como presidenta, Cristina Kirchner quedó novena en el ranking de los personajes más influyentes para los argentinos. Ahora tuvo su revancha: según la encuesta nacional que hace la consultora Giacobbe & Asociados desde mediados de los 90, la actual vice volvió a la cima.

El estudio incluye un relevamiento de 1.500 casos, encuestados por celular. El sondeo se hizo entre el 10 y el 13 de diciembre; es decir, con el clímax de la asunción de Alberto Fernández. Sin embargo, el flamante mandatario quedó en el tercer puesto, relegado por su contraparte electoral y política, Mauricio Macri. Lo del ex jefe de Gabinete, de todos modos, resultó fulgurante: desde 2007, ni siquiera figuraba entre los 100.

ranking-influyentes

– «Más de la mitad de los consultados (57%) incorporó a Cristina Kirchner en sus respuestas. Al igual que para ejercer el voto, algunos piensan en ella en términos de esperanza y otros de miedo. Ambas son formas de ser influyente, y lo mismo sucede para Mauricio Macri».

– «Después de 25 años continuos realizando el Ranking de Influyentes, sabemos que es excepcional que el listado no sea encabezado por el presidente en ejercicio».

– «Resultados como los de éste año han sucedido pocas veces, y aparecen en cada momento en que los argentinos dudan sobre ‘quién corta el bacalao’ en el poder. En 2008 y 2009 por ejemplo, Néstor encabezó ambos rankings, pero su esposa ejercía la presidencia».

– «Es obvio que con el correr de las semanas ésta confusa situación tenderá a aclararse. Así debería ser para bien de todos. De resultar como suponemos, Alberto Fernández irá convirtiéndose en el más influyente, pero aún tiene que lograrlo. Y la tarea no es menor, pues la dimensión política de Cristina lo jaquea».

El top ten de la encuesta se completa con algunas perlitas: en el noveno y décimo puesto figuran dos muertos, Juan Domingo Perón y José de San Martín. Una proporción, hay que decirlo, que se replica en el resto de la tabla, con otros 21 fallecidos en el centenar más votado.

Debajo de Cristina, Macri y Alberto, y encima de Perón y San Martín, quedan María Eugenia Vidal, Axel Kicillof, el Papa Francisco, Marcelo Tinelli y Elisa Carrió.

El que salió de esa lista privilegiada fue Jorge Lanata: el periodista pasó al puesto 12 (en 2018 estaba 7). También cayeron Mirtha Legrand (del 9 al 15) y la ex ministra Patricia Bullrich (del 6 al 17).

actividad-influyentes

Una particularidad se da con los deportistas más destacados de la nómina: Lionel Messi (13) queda justo arriba de Diego Maradona (14). El primer extranjero de la lista, en tanto, es el presidente de Estados Unidos, Donald Trump (20).

En la lista de «egresos respecto de 2018», al tope quedan Christine Lagarde (ex titular del FMI, 16 en aquel año), Nicolás Dujovne (ex ministro de Hacienda, 34) y Jaime Durán Barba (consultor macrista, 38).

En la lista de «ingresos respecto de 2018», además de Alberto Fernández se destacan Juan Román Riquelme (dirigente de Boca, 26 entre los influyentes de 2019) y Máximo Kirchner (jefe del bloque K en Diputados, 32).

composicion-influyentes

En el resumen de resultados de los 100 más influyentes, también se detalla que hay 82 argentinos y 11 extranjeros; 76 varones y 17 mujeres; y 70 vivos y 23 muertos. En todos los casos, el total se completa con «personas jurídicas/otros», como pueden ser los diarios Clarín (puesto 43) y La Nación (100), el FMI (53), el canal C5N (67), la CGT (98) o la Corte Suprema (99).

El Gobierno Nacional aumentó las retenciones al campo a través de un decreto publicado este sábado en el Boletín Oficial. Además, suspendió por el lunes el registro de exportaciones. En reemplazo de los 4 pesos por dólar exportado que estableció el gobierno de Mauricio Macri en plena crisis, las retenciones a los granos pasan a tener una alícuota de 9%.

“Déjase sin efecto el límite de pesos cuatro ($4) por cada dólar estadounidense, establecido en el artículo 2° del Decreto N° 793 del 3 de septiembre de 2018 y sus modificaciones”, sostiene el decreto publicado este sábado en el Boletín Oficial. Con este cambio, el gravamen por derecho de exportación para la soja alcanzará al 27% (ya que hasta el momento se ubicaba en el 18% a lo que había que sumarle los $4 por dólar).

Al mismo tiempo, en otra resolución se suspende de forma temporaria el registro de nuevas exportaciones: «El Gobierno Nacional ha adoptado la decisión de proceder a modificar algunos de los derechos de exportación, por lo que la necesidad de preservar la transparencia del mercado mientras se procede con la adopción de dicha medida, torna recomendable la suspensión temporaria del Registro de Declaraciones Juradas de Venta al Exterior (DJVE)»

El ministro de Agricultura, Luis Basterra, había dicho en las últimas horas que las retenciones a las exportaciones agropecuarias «son decisiones que hay que jugar de manera equilibrada».

«Queremos que produzca materia prima como base de cadenas de agregación de valor para que el trabajo argentino adquiera relevancia y sea parte de la dinamización de la economía argentina y lo que hemos visto es que Mauricio Macri tuvo que apelar a las retenciones porque se quedó sin crédito», sostuvo.

«El campo es generador de dólares para pagar la deuda de Argentina, que es algo central para poder tener equilibrada la macroeconomia», remarcó el flamante ministro. Y, reiteró que «todos los sectores que más tienen van a seguramente tener que hacer mayor esfuerzo de los que menos tienen que realmente están atravesando una situación angustiante».

El decreto 37/2019 explica que “la aplicación de derechos de exportación e importación constituye un instrumento esencial de la política económica nacional” y que “teniendo en cuenta la grave situación por la que atraviesan las finanzas públicas, resulta necesaria la adopción de urgentes medidas de carácter fiscal que permitan atender, al menos parcialmente, las erogaciones presupuestarias con recursos genuinos”.

“Desde la fecha de publicación del Decreto N° 793 del 3 de setiembre de 2018 se produjo un deterioro del valor del peso con respecto al dólar estadounidense, lo que ha representado, al 10 de diciembre de 2019, una devaluación mayor al 60%”, concluye.

El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, descartó hoy que el gobierno de Alberto Fernández vaya a impulsar una reforma previsional y negó que esté evaluando un desdoblamiento cambiario. Además, anticipó que buscarán aprobar la ley de emergencia económica en sesiones extraordinarias del Congreso.

En una entrevista que concedió a Radio La Red, el funcionario aseguró que hoy no anunciarán medidas económicas, aunque confirmó que el ministro de Economía, Martín Guzmán, presentará los «lineamientos generales» de su programa durante una conferencia de prensa, prevista para esta tarde.

«No estamos pensando en desdoblamiento cambiario. Sí, en ver cómo empezamos a atacar este súper cepo que nos dejaron y cómo lo hacemos convivir con el poco nivel de reservas que tenemos», dijo. «No habrá distintas cotizaciones. Queremos avanzar en tratar de recuperar nuestras reservas y que esto nos permita tener un plan macroeconómico sostenible», agregó.

Cafiero ratificó que el Ejecutivo elevará al Congreso un pedido de sesiones extraordinarias para tratar las leyes de emergencia económica y sanitaria. Evitó dar pistas sobre la posibilidad de nuevos impuestos.

La presentación del ministro de Economía estaría vinculada al plan integral que posibilite al país alcanzar la sustentabilidad macroeconómica. En ese sentido, se espera que Guzmán se refiera a los aumentos de emergencia a los ingresos mínimos, ofrezca pistas sobre los flujos de ingresos y gastos futuros y presente a su nuevo equipo de trabajo.

El comunicado, dirigido por la conducción del Frente Renovador de la Concordia Social (FRCS) al senador Maurice Closs, habla de «inconducta partidaria» y «resoluciones individuales». Y advierte que «el tribunal de conducta resuelve separarlo mientras dura la investigación al respecto». Así, con esos argumentos y términos, la fuerza que conduce hace años en Misiones Carlos Rovira decidió desplazar al ex gobernador del espacio. ¿Qué pasó? Lo acusan a Closs de haber hecho un acuerdo con Cristina Kirchner a espaldas del partido.

Como contó Clarín hace dos semanas, la ex mandataria decidió darles lugares de privilegio en el Senado -que ella conducirá como vice- a dirigentes del interior. La presidenta provisional será Claudia Abdala, mujer del gobernador santiagueño Gerardo Zamora; el jefe del bloque, José Mayans, hombre del mandatario formoseño Gildo Insfrán; y el vice primero de la Cámara, el misionero Closs. Pero esta última designación, que también parecía inmersa en el marco de un acuerdo más amplio, terminó revelándose casi como un premio personal.

Hubo dos señales que anticiparon el quiebre: por un lado, a diferencia de los diputados santiagueños que responden a Zamora, los tres legisladores misioneros del FRCS no se incorporaron a la bancada que conducirá Máximo Kirchner. Finalmente se plegaron al nuevo interbloque que incluye al trío ex PRO que Mauricio Macri tildó de «traidores». Se supone que negociarán con el kirchnerismo, pero lo concreto es que los misioneros no se sumaron al Frente de Todos.

A principios de septiembre, el ex gobernador tuvo una charla personal con Cristina cuando la ex mandataria, en campaña, fue a presentar su libro Sinceramente a la provincia. Y desde entonces, se empezó a especular con qué puesto le otorgaría. Se mencionaba la estratégica Comisión de Presupuesto del Senado, pero finalmente Closs se quedó con una vicepresidencia de la Cámara.

Una fuente del Senado cuenta un detalle importante: «Maurice (Closs) fue uno de los que no bajó a dar quórum cuando se votó el allanamiento a la casa de Cristina, por una causa judicial, y eso ella se lo valora mucho». Fueron aquellas sesiones en las que Miguel Angel Pichetto, ya enfrentado con la ex presidenta, quebró el bloque del PJ y arrastró a algunos legisladores para sumar número al macrismo. Uno de los que siguió a Pichetto fue el cordobés Carlos Caserio.

En paralelo a estos movimientos legislativos, se produjo la llegada de otro importante dirigente misionero al próximo Gabinete nacional: Sergio Lanziani, hombre del FRCS, será secretario de Energía, área que conducía hasta ahora a nivel provincial. Más dudas: ¿hay tensión de Rovira con Cristina y sintonía con Alberto Fernández?

​Para las elecciones nacionales, Rovira y el gobernador Hugo Passalacqua -de buena convivencia con el macrismo- habían decidido ir con boleta corte, para despegarse de la grieta. Luego del contundente triunfo en las PASO, Passalacqua se acercó rápidamente a Fernández, aunque mantuvo su oferta electoral autónoma.

Wado de Pedro fue clave en el acuerdo con Massa y también tejió un vínculo fuerte con Alberto Fernández. El Ministerio del Interior será un centro permanente de procesión política.

Wado de Pedro volverá a tener despacho en la Casa Rosada. No en el primer piso como en 2015, cuando fue secretario general de la Presidencia al final del segundo mandato de CFK, sino en la planta baja, donde residen desde siempre los ministros del Interior. Entrando por la explanada de Rivadavia a la izquierda, después del Salón de los Bustos.

Es fácil imaginar una procesión permanente de gobernadores, intendentes y legisladores. Ya conoce y trató a la mayoría. Wado manejará un Ministerio del Interior a secas. Sin aditamentos, como diría Juan Perón. No incluirá Transportes, como en tiempos de Florencio Randazzo. Ni Seguridad, como le correspondió a Aníbal Fernández entre 2004 y 2007. Tampoco obras públicas, como le tocó a Rogelio Frigerio con Mauricio Macri. Será un ministerio dedicado a la construcción política y la relación con las provincias. Un ministerio de la rosca y de los cablecitos entrelazados, a veces cruzados, de la coparticipación federal y la deuda de las provincias. Sobre todo de una, la provincia de Buenos Aires, donde el Frente de Todos ya en el Gobierno jugará una parte importante de su destino político nacional.

De Pedro viene fogueado en los diálogos largos. Una noche él y otros negociadores vieron una luz extraña, como suspendida sobre la casa de San Telmo. Lo miraron bien hasta que descubrieron que era un dron. Entre risas, supieron que tanta discreción no había sido suficiente. Gran Hermano había ordenado filmarlos o grabarlos también desde el aire. De todos modos ya estaba avanzado el 2018 y Máximo Kirchner, Raúl Pérez y Wado de Pedro, el dueño de casa, habían alcanzado a tejer las bases del acuerdo entre Cristina Fernández de Kirchner y Sergio Massa.

Máximo y Wado venían conversando desde el 2016 con el propio Massa y con Pérez, un veterano negociador del peronismo bonaerense. Pérez siempre estuvo convencido de que las fuerzas separadas en 2013, cuando Massa se abrió de Cristina y terminó construyendo el Frente Renovador, debían volver a unirse. Si no, habría macrismo para rato y, en sus palabras, “la gente se va a joder más todavía”. En 2018 el propio Alberto Fernández llegó a la misma conclusión. “Cada uno ya hizo su aventura y no funcionó”, empezó a decir AF, que también construyó vínculos de confianza con Wado.

Como Pérez y Máximo, Wado tiene una idea de la política que incluye la dimensión personal. Cree que la confianza siempre acaba por edificarse cara a cara. Que lleva mucho tiempo y mucha conversación. Incluyendo, naturalmente, mucha conversación sobre la vida. Y humor. Él mismo se lo autoaplica. Sabe de su dificultad para hablar y en su cuenta de Twitter dice: “Mercedino. Militante. Peronista kirchnerista. Diputado nacional por la provincia de Buenos Aires Frente de Todos. Acá sí soy @wadodecorrido”. Y después viene el signo de la V. Omite un dato importante: como buen natural de Mercedes, hace salame.

Asimilados a veces a una categoría, la de “políticos profesionales”, los cultores de este tipo de vínculo personal deberían ser considerados, simplemente, políticos. Políticos a tiempo completo, capaces de combinar el dominio territorial con el tejido diario. Escuchar al otro permite ponerse en su lugar y superar rencores. Es un requisito básico para cualquier arreglo duradero.

En el caso de Eduardo “Wado” de Pedro, la historia podría autorizarlo a sentir desconfianza. Nacido en Mercedes el 11 de noviembre de 1976, abogado por la UBA, con un posgrado en Administración y Políticas Públicas de la Universidad de San Andrés, su padre fue asesinado en 1977 cuando militaba en la Juventud Universitaria Peronista.

Su madre, Adela Révora, fue secuestrada. El chiquito, Wado, fue retenido, pero gestiones de la familia en Mercedes hicieron posible que en 1979 el nene fuera entregado a un sacerdote, que a su vez lo entregó a su tía, Estela Révora, y a su compañero Javier Ustarroz. Wado es uno de los fundadores de H.I.J.O.S. Luego, en 2006, sería uno de los fundadores de La Cámpora. Lleva ocho años como diputado nacional, conoce el paño judicial desde su puesto de representante en el Consejo de la Magistratura y es apoderado del PJ bonaerense.

“Néstor y Cristina nos dieron lugar a los que integrábamos esa generación que tenía ganas de participar y no sabía ni dónde ni cómo”, dijo este futuro ministro que el 20 de diciembre de 2001, mientras era militante de la agrupación de Derecho NBI, Necesidades Básicas Insatisfechas, se fue a Plaza de Mayo y fue secuestrado. Como a los dos años.

Wado lleva encima esa biografía. En 2012 declaró que rescataba de Kirchner “no haber reprimido la protesta social y haber elegido un peronismo nacional, popular y democrático”.

En el Twitter colgó el último discurso de Máximo Kirchner, flamante presidente del bloque, cuando dice que la diversidad actual del Frente de Todos “proviene de una arquitectura electoral trabajada, discutida y debatida”. Por eso el dron de Gran Hermano estaba tan curioso.