Tag

Crisis migratoria

Browsing

La tragedia volvió a golpear a los inmigrantes y refugiados que intentan alcanzar Europa a través del Mediterráneo central, donde anoche naufragó una embarcación frente a la costa de la isla italiana de Lampedusa con unas 50 personas a bordo.

De las personas que estaban a bordo, una una veintena fueron rescatadas con vida, mientras el barco español Open Arms salvó a otras 40 personas que iban a bordo de una patera.

«No pueden seguir muriendo así a pocos kilómetros de la isla. Se necesita un dispositivo de rescate», aseguró el alcalde de Lampedusa, Toto Martello, citado por el diario La República.

La Guardia Costera italiana logró salvar a 22 migrantes y recuperó los cadáveres de dos mujeres que se encontraban entre los ocupantes de la embarcación, que se encontraba a la deriva a solo seis millas de la costa, y volcó debido a las malas condiciones del mar.

«A pesar de la intervención, no pudimos evitar el hundimiento del barco con unas 50 personas a bordo», lamentó por su parte la ministra de Infraestructura y Transporte italiana, Paola De Micheli.

«Hace cuatro días advertíamos de la situación (…) qué vergüenza da todo esto», escribió en Twitter el fundador de la ONG española, Pro Activa Open Arms, quien también lamentó la pérdida de vidas.

Oscar Camps recordó que el barco de su ONG permanece a pocas millas de la costa de Malta a la espera de que las autoridades decidan si autorizan el desembarco de otras 40 personas rescatadas.

Un niño y un bebé fueron hallados sin vida y otras cuatro personas estaban desaparecidas, tras naufragar hoy una embarcación con 18 migrantes o refugiados cerca de la isla griega de Quíos, en el mar Egeo, informaron autoridades.

A media mañana, un barco de la Agencia Europea de la Guardia de Fronteras y Costas​ (Frontex) detectó una embarcación volcada, dijo la Guardia Costera griega.

El barco rescató a 12 migrantes o refugiados: cinco hombres, tres mujeres y cuatro niños, tres de ellos menores de 6 años y el cuarto de 12 años, así lo reseña Télam.

Unos 24.000 migrantes y refugiados permanecen «atrapados en terribles condiciones» en los campos de las islas de Grecia, denunció hoy Médicos Sin Fronteras (MSF), que acusó a las autoridades tanto locales como europeas de ignorar «deliberadamente» las necesidades de este colectivo.

El coordinador general de la ONG en Grecia, Tommaso Santo, subrayó que no se trata de «una nueva emergencia», sino que el «grave hacinamiento» en los centros de registro se prolonga «desde hace años».

«Lo hemos visto en el pasado y lo seguimos viendo hoy», lamentó en un comunicado recogido por la agencia de noticias Europa Press.

Santo se preguntó si este «vergonzoso fracaso del sistema de recepción» ha servido para disuadir a los nuevos migrantes, así lo reseña Télam.

Más de 150 inmigrantes subsaharianos lograron hoy ingresar de manera irregular a España saltando la valla fronteriza que separa la ciudad española de Ceuta de Marruecos, en el norte de África, en el primer intento de este tipo en un año.

El salto a la peligrosa valla fronteriza coronada con alambres de cuchillas se produjo a primera hora de la mañana, en la zona del espigón marítimo fronterizo de Benzú, en uno de los extremos del perímetro de 8,2 kilómetros de longitud.

Entre 150 y 200 inmigrantes, según las diferentes fuentes, consiguieron superar el doble vallado y llegaron corriendo hasta el CETI (Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes) de El Jaral, en Ceuta.

En cambio, siete jóvenes que se quedaron enredados en las cuchillas de la valla, desde donde rezaban e imploraban llorando que los dejaran pisar suelo español, fueron devueltos a Marruecos por los agentes fronterizos españoles, informó el diario local El Faro de Ceuta, así lo reseña Télam.

Un centenar de migrantes, entre ellos 26 mujeres, varias embarazadas y 28 menores, fueron rescatados hoy por el barco rescatista Mare Jonio, perteneciente a la ONG italiana Mediterranea Saving Humans, de una barca inflable que se estaba hundiendo en el Mediterráneo.

Según indicó la ONG, el rescate se produjo esta mañana después de que el barco localizara la embarcación en problemas con su radar.

«Estaba sobrecargada, a la deriva y una parte ya se había desinflado. Por suerte, hemos llegado a tiempo para rescatarlos», añadió la organización que señaló además que muchos de los migrantes mostraban signos de maltrato sufridos aparentemente en Libia.

La ONG precisó que entre el centenar de migrantes y refugiados rescatados, hay 26 mujeres, al menos ocho de ellas embarazadas, y 28 menores, entre ellos al menos 22 de menos de diez años, así lo reseña Télam.

Los equipos de una ONG socia del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (Acnur) «están en el punto de desembarco de Al Joms asistiendo a unos 60 refugiados y migrantes recientemente rescatados en el mar después de que su embarcación comenzara a hundirse frente a la costa libia y tememos que haya unos 40 desaparecidos», refirió a su vez esta agencia de la ONU.

La organización Alarm Phone había sido la encargada de dar la voz de alarma por este nuevo naufragio. Según contó, a las 3.30 recibieron una llamada de un barco con unas 100 personas a bordo que había partido tres horas antes de Al Joms y que estaba en peligro.»Gritaban y lloraban, diciendo que algunos de ellos ya habían muerto», añadió Alarm Phone en su Twitter.

Aunque intentaron conseguir la posición GPS de la embarcación, los migrantes a bordo no fueron capaces de comunicarla ya que estaban «en pánico», por lo que dada su proximidad con Libia, alertaron a las autoridades de este país y a las italianas.

La embarcación fue localizada por un barco de los guardacostas libios, que rescató a 65 migrantes y recuperó los cuerpos de cinco personas -tres hombres, una mujer y un niño-, informó la Marina libia, según la agencia de noticias DPA, precisando que los rescatados proceden de Sudán, Egipto, Marruecos y Túnez, así lo reseña Télam.

 

El gobierno español advirtió hoy que el barco de la ONG española Pro Activa Open Arms afronta una posible multa de casi un millón de euros a pesar de haber salvado la vida de más de 160 personas en su última misión en el Mediterráneo, que terminó con el desembarco de 83 migrantes la pasada madrugada en la isla italiana de Lampedusa por una orden judicial.

«El Open Arms no tiene permiso para rescatar, lo sabe el capitán del barco», afirmó hoy la vicepresidenta del gobierno español, Carmen Calvo, al referirse a la sanción de hasta 900.000 euros que pesa sobre el barco, al que España autorizó a zarpar de Barcelona en abril con licencia exclusiva para transportar ayuda humanitaria, así lo informó Télam.

«Nuestro país es un Estado de derecho y las instituciones, poderes públicos y ciudadanos estamos sometidos todos a las leyes, nadie está a salvo de esto, incluido un barco», insistió Calvo en declaraciones a la radio española Cadena Ser.

Tras el desembarco de los 83 migrantes del barco de la ONG española Pro Activa Open Arms en la isla italiana de Lampedusa por orden judicial, el buque humanitario Ocean Vikings, con 365 náufragos rescatados hace más de una semana en el Mediterráneo, alertó hoy de una «emergencia psicológica».

Médicos Sin Fronteras (MSF) y SOS Mediterranée, las organizaciones a cargo del Ocean Vikings, solicitaron el pasado 13 de agosto autorización para desembarcar en Malta o Italia, por ser los puertos de esos países los más cercanos a la zona de rescate, frente a la costa de Libia, pero no obtuvieron respuesta favorable.

La resolución de la crisis del Open Arms, después de que varios migrantes saltaron por la borda para alcanzar la costa a nado, generó una gran inquietud y nerviosismo a bordo del Ocean Vikings, que navega todavía lejos de la costa, en aguas internacionales, a la espera de un puerto seguro, según informó Télam.