Tag

Crisis

Browsing

La abrupta caída de la ventas y un sobre stock llevó a la empresa a tomar la decisión. La compañía y la UOM de San Nicolás refrendaron el acuerdo en el Ministerio de Trabajo. Para el gremio es lo más conveniente para evitar nuevos y masivos despidos

La empresa Motomel suspenderá por 15 días a los 450 empleados que participan de las diferentes líneas de producción en la fábrica ubicada en la localidad de La Emilia, a 14 kilómetros de San Nicolás, debido a la disminución de las ventas y la escasa demanda de sus vehículos.

Fuentes de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) indicaron que la medida se extenderá durante las dos últimas semanas de agosto, tras el acuerdo firmado en el Ministerio de Trabajo entre representantes de la firma y de la UOM San Nicolás.

La Unión Obrera Metalúrgica nicoleña interpreta que este acuerdo es lo más conveniente ya que evita que se avance con despidos, y focalizan las expectativas en la reactivación de un mercado que en el mes de julio volvió a caer fuertemente.

Ese acuerdo, entre diversos puntos, dice que Motomel descontará del salario una de las dos semanas de suspensión, y que se compromete a renovar los contratos laborales que vencen en los próximos días.

La empresa ya había recurrido a esa medida en julio, cuando decidió adelantar las vacaciones de sus obreros para volver a sus actividades en los posteriores 30 días.

El conflicto con la empresa tiene varios meses. A principio de este año se anunció el despido de 130 trabajadores y posteriormente comenzó con suspensiones rotativas.

Según el informe de la división Motovehículos de la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (Acara), el patentamiento de motos registró en julio una caída del 22,8% contra igual período del 2017, aunque contra julio reveló un incremento del 4,9%.

Existe cierta esperanza que con la llegada de la época de mayor uso y venta de motos, la comercialización pegue un repunte, aunque mucho más tendrán que ver las condiciones macro económicas y el escenario cambiario.

La zona norte de la provincia de Buenos Aires vive un clima de tensión laboral ya que además del caso de Motomel, está como antecedente inmediato los 84 despidos en Bunge Ramallo, a los que hay que sumar los empleos que se pierden en “cuentagotas” y que se ve reflejado en los comercios que sufren una la drástica baja del consumo de bienes.

Motomel es una empresa de 25 años de trayectoria, líder en el mercado de las motocicletas, además de fabricar bicicletas, máquinas y herramientas de trabajo, entre otros productos.

 

NotiFe

Según publicó el sitio web EDairyNews, a partir de esta semana, la Cooperativa Láctea dejará de elaborar leche refrigerada, la cual llegaba al público en sachet y en diferentes variedades.

Los motivos por los que se tomó esta decisión serían: que es un producto que ya no genera rentabilidad; y la falta de fondos para la compra de insumos.

El mencionado portal lechero, accedió a una comunicación interna de la empresa dirigida a los distribuidores donde se informa la decisión, aunque no se especificó si la misma es por un determinado tiempo o de manera definitiva.

Recordemos que en la actualidad Sancor se encuentra en negociaciones con el grupo Adecoagro para la venta de algunos activos, tal como se aprobó en abril pasado por unanimidad por parte de los accionistas de la Cooperativa.

Ahora la negociación atravesaría momentos complicados, ya que en el camino aparecieron deudas impositivas que la Cooperativa Láctea mantenía con los entes recaudadores. Pero también, por los efectos de la última devaluación, se generó un incremento de los costos lo que deriva en complicaciones para la marcha del negocio.

Esto habría llevado a Adecoagro a frenar la operación de conformar una Sociedad Anónima, y ahora solo tendría la intención de quedarse con dos plantas de la Cooperativa

La cuestión es que si bien Adecoagro no tendría interés en seguir, ya tiene firmados contratos, los cuales podrían derivar en acciones legales en caso de no cumplirlos.

Crisis láctea

La crisis que está atravesando Sancor está inmersa en una problemática profunda de toda la cadena láctea. Los últimos datos aportados por el Observatorio de la Cadena Láctea Argentina (OCLA) demuestran que en la cadena, los dos eslabones más importantes -producción e industria- se encuentran en niveles importantes de resultados negativos.

Los resultados negativos se acentúan más en el sector de la producción, donde en el mes de junio “el precio necesario para que el sector de la producción primaria, en promedio, pueda retribuir a todos los factores de la producción (tierra, trabajo, capital y gerenciamiento) fue de $7,61, pero el precio percibido alcanzó los $6,87 y la industria (sin contemplar rentabilidad por encima del costo de oportunidad) podría haber pagado $6,59, lo que marca a las claras el resultado negativo de la cadena y la pérdida en ambo eslabones”, precisaron desde el OCLA.

Los integrantes del Observatorio de la Cadena Láctea, aseguraron que la problemática actual se genera por la “inflación, tasa de interés, presión impositiva, incrementos de costos por deficiencias de infraestructura básica, costo y productividad de la mano de obra industrial, costos burocráticos, marginalidad impositiva que genera competencia desleal, etc.”.

 

Infobae

Los clásicos “enganchados” al alumbrado público no son novedad pero tampoco el mayor inconveniente económico para la Cooperativa Eléctrica de Trelew. La clandestinidad es un delito y afecta sólo el 1% o 2 % de ingresos. Hay unos 36 mil usuarios que están al día y lo que sí se nota es la retracción en la demanda: un 12% menos de consumo energético de 2016 a 2107 en la zona residencial. “La gente economiza más y tiene que ver con el incremento de precios mayoristas tarifarios”, explicó el gerente de Energía de la Cooperativa, Alfredo Montes.

El panorama de su área conjuga las conexiones clandestinas en asentamientos, las adulteraciones en medidores en barrios de clase media alta y la retracción del consumo por la crisis económica y el aumento en el precio de los precios mayoristas tarifarios. “La energía la compramos a Nación y se multiplicó el precio por 10. El usuario está haciendo un uso más racional y se nota”.

Las conexiones clandestinas no son un “gran fenómeno” en Trelew. “Pero sí hay zonas expandiéndose. En algunos lugares vamos con servicios con inversiones propias y de Provincia y municipio. Se llega pero con una velocidad menor a la que se expande”. La clandestinidad es un us0uario que se conecta a la red sin cumplir con los requisitos. “Lo fundamental son las medidas de seguridad y medición para luego hacerse cargo de la energía que se consume. Es un delito hacerlo ilegal. Es apropiarse de un servicio sin pagarlo. El problema de la clandestinidad afecta en los países subdesarrollados y tiene un contexto ligado a lo social, económico, político y legal. Hablo de los niveles que se dan por zona”.

Según Montes, en Trelew hay zonas con más clandestinidad. “Son los sectores con menor poder adquisitivo, asentamientos, que tienen una dinámica aleatoria. Tiene que ver con lo urbanístico, social y económico. Se producen en forma espontánea. A veces, el Estado y las empresas corremos detrás de las situaciones. Lo ideal sería que se urbanice el asentamiento, se organicen las calles y luego el habitante se conecte”.

En condiciones de precariedad la legalidad no se da. “Hay un cierto nivel de población que establece asentamiento precario sin esas condiciones. Responde a causas socioeconómicas, urbanísticas y políticas, tiene un grado de complejidad importante. Si no intervienen todas las partes, es difícil de solucionar”.

El delito no es exclusivo de sectores de bajos recursos. Se dan casos de vecinos con trabajo, casa e ingresos normales. “Se conecta por avivado y es otra situación. Esas situaciones las tenemos detectadas. Estamos en la calle y lo vemos. Con la persona que puede pagar y sin embargo hace conexión clandestina, somos inflexibles. Cortamos todos los días el servicio a ese tipo de gente”.

Hay adulteración de medidores, una forma atípica de clandestinidad. La Cooperativa tiene un protocolo para hacer cumplir. “En el domicilio detectado, vamos con escribano y hacemos la denuncia. Podemos cobrarle el servicio a posteriori y aplicarle penalidades. Está bastante acotado el segundo caso. Vendría a ser el intento clandestino que se constituye como un delito en persona que no tiene justificación social lo haga. El usuario a veces pretende que demos a conocer cuestiones y son privadas. Hay demandas. Hacemos las acciones que tenemos que hacer”.

“A quien comete ese delito, le queda como precedente para sacar otro medidor. El contrato tiene pautas, quien detecta uno adulterado cobro dos años para atrás. Puedo presumir que viene desde ese tiempo y hacer demanda penal. Lo legal es complejo y por eso vamos con escribano”, reiteró.

“Otro es el problema cuando advertimos que la gente tiene necesidades y condiciones sociales adversas. Hay lugares donde se producen asentamientos. No hay redes convencionales y se conecta en forma clandestina. Hacemos campañas seguidas. Es entrar a un barrio y desconectar 300 usuarios con el impacto de lo que eso significa. El problema es la reincidencia. Es ir con cuadrilla y desconectar pero a la media hora se conectan otra vez. Con una nota planteamos en zonas específicas este problema en el OMRESP. Esto excede la clandestinidad del vivo y a nosotros”.

Sin la autorización municipal, los esfuerzos de la Cooperativa son infructuosos. “Cuando son tan extensos los barrios, excede la capacidad operativa. La situación se restituye a la antigua condición de clandestinidad en pocos minutos y nuestro personal sufre agresiones físicas”. En casos puntuales se informa al OMRESP y al municipio solicitando intervención. “No sirve que les corte a todos y al otro día el fenómeno persiste. No es sustentable. Le corto el lunes y el martes se conecta. Hay un fenómeno social, político y urbanístico”.

El OMRESP y Acción Social “están intentando trabajar para ver el enfoque de este tema. Todos piensan en lo económico. No es importante en ese plano. Las pérdidas no llegan a ser el 2 % de la energía total. Hay un mito que la tarifa es cara porque pagamos lo que no paga el otro. Influirá en 10 centavos a cada ciudadano. Son 36 mil usuarios que financian, por ejemplo, por dar un número estimativo a 1.000. No quiere decir que uno subestime el tema. Tenemos tratamiento y hacemos gestiones”.

Lo grave de la clandestinidad es la inseguridad. “Al no hacerse la conexión con reglamentación, hay riesgo y tenemos que velar por la seguridad de la gente”. Sobre la cifra de conexiones ilegales, deslizó que “es muy difícil dar un número. Son focos puntuales. Hay zonas que no son más del 10% de la ciudad”, se sinceró. Serían ser entre 500 y 700 usuarios

La Cooperativa tiene 36 mil usuarios y la morosidad no supera el 4%. “El residencial tiene una disciplina de pago razonable porque si no pagás te cortan el servicio”. Pero los clandestinos son “el 2 o 3 % de la cantidad total. No afectan el servicio.  Provoca trastornos porque cargan líneas por no cumplir con condiciones técnicas. Hay cortocircuitos, riesgo eléctrico y afectación de redes porque las pinchan, las conectan en forma clandestina, no con los elementos que corresponde y destruyen las instalaciones. Lo central es la posibilidad de que municipio y Cooperativa incorporen a esos usuarios en condiciones regulares”, sostuvo. “Si no podés pagar hace lo que puedas, pero no asumas un riesgo para vos y tu familia”.

Montes explicó que “regularizar los sectores implica invertir y hacer redes en barrios periféricos y populosos. Hay que tener urbanizada la zona. La forma que la gente se radica es aleatoria. En la periferia se radica gente sin ningún orden, sin apertura de calles ni nada. Técnicamente, si tuviera los recursos económicos no puedo hacerlo porque no están dadas las condiciones. El problema debería atacarse con políticas de servicios”, ejemplificó. “Lo mismo pasa con agua, cloacas y gas, servicios que no están dispuestos en las condiciones que deberían y tienen una velocidad de crecimiento que el Estado no puede acompañar”

 

 

Diario Jornada

Según el informe mensual del ministerio de Trabajo que conduce Jorge Triaca, el pasado mes de mayo se perdieron 30.500 puestos de trabajo en el sector privado en todo el país.

Todos los componentes del sector privado cayeron, acumulando una pérdida total de 35.100 puestos de trabajo. Además de los asalariados (que cayeron a 6,2 millones), 2.900 empleados autónomos dejaron su trabajo.

Además 1.100 monotributistas perdieron su trabajo. Por último, se perdieron 500 puestos de trabajo en casas particulares.

En cambio, el sector público -pese a la ola de despidos- reportó crecimiento: si bien cayó en 2.900 la cantidad de monotributistas sociales, hay 10.800 nuevos puestos de trabajo en el sector público.

 

 

Portal de Noticias

José Arenas, secretario general de la Asociación Obrera Textil (AOT), le apuntó con dureza a senadores y diputados nacionales de la provincia por no preocuparse y aparecer sólo en tiempos electorales.

«A muchos de ellos (legisladores nacionales) les gusta pasear en Buenos Aires y tienen los zapatos con el mismo número, que no lo han borrado en los últimos cuatro años porque viven arriba de un avión. Y donde tienen que estar es arriba de los problemas», graficó Arenas en diálogo con FM EL CHUBUT. Criticó a los diputados y senadores de todos los sectores políticos por su falta de interés en el padecimiento de los textiles.

“No ha venido nadie”

Enfatizó el líder sindical que pese a los despidos permanentes, el cierre de fábricas, las suspensiones y las empresas que siguen en convocatoria de acreedores, «nadie ha venido a la AOT a decir: ¿Qué podemos hacer? Nos ponemos a disposición para ver en qué podemos ayudar. No ha venido nadie», aludiendo a los legisladores de Chubut en el Congreso Nacional.  «Eso es triste -se lamentó Arenas- porque ahora que viene un año electoral aparecen todos y siempre tienen algo mágico», pero después no pasa nada.  El dirigente de AOT repasó que en la actualidad quedan en el Parque Industrial de Trelew 870 trabajadores, entonces piden «por lo menos proteger los puestos que quedan de trabajo».

 

 

El Chubut

  En ese lapso, acumula un total de USD 80.000 millones en obligaciones en dólares. La cifra no incluye el préstamo del FMI y otros organismos

Antes de que las corrientes del mercado se volvieran en contra de la Argentina, el equipo económico logró navegar las aguas internacionales del crédito durante suficiente tiempo. Tanto que desde diciembre de 2015 a julio de este año, la deuda soberana argentina fue la primera en volumen entre los países emergentes.

En parte por las necesidades de financiamiento del Gobierno y en parte por el tamaño limitado del mercado interior, la mayoría de las emisiones de deuda soberana fueron en la plaza internacional.  En el último informe de Bull Market Brokers, compilando datos de Bloomberg, se ve que la búsqueda de dólares para sostener el gradualismo en el frente fiscal posicionó a Argentina por sobre países como China, Rusia y Corea.

Al 30 de julio, la deuda soberana argentina en los últimos tres años llegó a USD 80.000 millones. Eso representa un 7,75% de la plaza total de emisiones por emergentes y no incluye el préstamo del FMI de USD 50.000 y otros desembolsos de organismos multilarales de crédito. 

El listado refleja una evolución fuerte respecto de los mismos datos a fines del año pasado. En ese entonces, el monto de deuda soberana informada por la agencia Bloomberg llegaba a USD 41.922 millones en septiembre. Es decir, en nueve meses el monto equivalente a bonos en dólares colocados en el exterior aumentó en un 90 por ciento.

Aunque en realidad la evolución del monto se dio en un margen de tiempo mucho menor, ya que desde Bull Market Brokers consignan que se ve un estancamiento claro desde marzo. Es decir, ese salto en el monto de deuda pública en realidad ocurrió a lo largo de seis meses.

“Por el lado de la deuda del gobierno nacional, lo que se ha observado es un descenso en el nivel de endeudamiento colocado en el mercado en relación a años anteriores. Esto se debe a una sencilla razón, parte de los fondos recibidos del FMI permiten financiar el déficit que antes se cubría con estas emisiones de deuda“, explica Axel Cardin, analista de Research en BMB.

En el mismo período, la acumulación por parte de Argentina fue seguida solo por países con un tamaño bastante superior, y con necesidades de financiamiento correspondientes. A través del Banco de Desarrollo de Corea, el monto emitido llegó a USD 63.565 millones, mientras que la deuda soberana de China hasta julio de este año fue de 50.000 millones de dólares.

En ambos casos, el PBI de estos países es superior al billón de dólares. El valor de la economía china durante todo el año pasado llegó a USD 12 billones, mientras que la surcoreana totalizó USD 1,53 billones. Sin embargo, la deuda emitida por Argentina es considerablemente mayor al de las dos potencias asiáticas.

Cambio de flujo

A principios de año, el mercado externo se encontraba fresco de dólares buscando retornos en mercados de la región. Cuando comenzaron las señales de reversión de ese flujo, Argentina se encontró entre los más golpeados por el corte de divisas entrantes.

“Lo que pasó desde el aumento de tasas de la Reserva Federal es que se empezó a evidenciar un poco más la crisis de confianza que había en general hacía el país porquelos inversores de afuera consideraban que el ajuste fiscal que se pedía brillaba por su ausencia“, explica Amilcar Collante, economista de CESUR (Centro de Estudios Económicos del Sur).

Durante su presentación en el Congreso este año, el entonces ministro de Finanzas Luis Caputo había consignado que desde 2015 ese tipo de deuda “subió aproximadamente en USD 80.000 millones”.  Además, el actual presidente del Banco Central también estimó que la deuda pública bruta superaba los USD 300.000 millones, cuando se toma en cuenta los pasivos en pesos y en dólares en el mercado interno, la deuda entre organismos del sector público y lo debido al sector privado y a organismo multilaterales.

  • VÍA: INFOBAE
  • FUENTE: FRANCISCO BUENO

La medición es en unidades; supermercados provinciales sufren bajas de hasta 4 por ciento. El aguinaldo no fue un factor que empujara el consumo masivo, frente a las paritarias bajas. El dato positivo es que los comercios de frontera recuperaron ventas por la reciente devaluación.

Por Francisco Martirena (@martirena74)

La caída del consumo masivo en los supermercados no encuentra un piso. Por efecto directo de la devaluación, la suba de precios y el fuerte deterioro en el poder de compra, las ventas en los hipermercados durante el mes de julio cayó 2% en unidades contra julio de 2017, y 4% en las cadenas provinciales, sosteniendo un nivel negativo que se registra desde enero.

Así lo adelantaron fuentes de las grandes superficies comerciales, quienes explicaron que las compras en estos comercios registraron una merma explicada por varios factores, principalmente por el traslado a los precios de la devaluación del peso frente al dólar y el factor especulativo de los industriales proveedores. El nivel de ventas frente a junio se mantuvo estable en un contexto recesivo.

En tanto, las cadenas provinciales, nucleadas en la Federación Argentina de Supermercados (FASA) y la Cámara Argentina de Supermercados (CAS), sufrieron un descenso de hasta el 4% en las ventas en julio, en la comparación interanual, según fuentes consultadas. “Al dólar como elemento central, se suma el retraso en las paritarias que, o bien no cerraron o acordaron por el 15 por ciento. A pesar del cobro del aguinaldo en un pequeño universo de consumidores, las decisiones de las familias a la hora de distribuir el gasto mensual sigue de la misma forma”,explicaron desde ese segmento.

El único dato positivo, dentro del análisis que realizan en los supermercados del interior del país, es que los comercios situados en localidades de frontera comenzaron a recuperar su rentabilidad, debido a la depreciación del peso frente al dólar. “Antes las compras se hacían en supermercados de Paraguay o Brasil y ahora es a la inversa”, manifestaron.

Luego del último trimestre del 2017 que tuvo un alza frente al año anterior por el cobro de incrementos en las paritarias, vino este período de siete meses de caídas en este año. “En los supermercados, la situación es terminal porque los proveedores nos matan con los aumentos. Además, las reformas previsional y tributaria no nos han beneficiado, en el consumo en el primer caso (impacto en jubilaciones y la asignación universal por hijo) y a nosotros mismos en el segundo, por el aumento en Ingresos Brutos en las provincias”, expresaron.

Sobre el comportamiento del consumidor, se repite la variante de los meses previos ya que “la gente compra en cantidades reducidas, aunque venga varias veces en el mes. Además, compró marcas más baratas”, señalaron desde las cadenas. A las primeras marcas de consumo masivo no les alcanzó con mantener su posicionamiento histórico de precios para sostener el nivel de ventas y tuvieron que hacerse más competitivas. Aun así, está demostrado en todos los análisis de las consultoras privadas que las segundas y terceras marcas son las que están dominando las compras cada vez más deterioradas de la mayor parte de los consumidores.

Incluso, los supermercados, especialmente en el interior, se aferran a que el Gobierno deje de lado la inacción y comience a impulsar el plan de Precios Cuidados, que aún se mantiene pero no tiene peso en el mercado. Las promesas oficiales son que habrá mayores controles a los abusos o casos de desabastecimiento.

  • VÍA: PORTAL DE NOTICIAS
  • FUENTE: FRANCISCO MARTIRENA