Tag

crimen narco

Browsing

El caso tenía nueve personas en la cárcel hasta este miércoles; ahora son siete. Los dos que recuperaron la libertad estaban presos por uno de los crímenes, el de Federico Lomeña (27). Nicolas Wild (34) y Genaro Martínez (21) fueron beneficiados con la falta de merito por la Cámara Federal de Apelaciones de Comodoro Rivadavia, que consideró que no había pruebas de peso para sospechar que estuvieron involucrados en el asesinato. Así lo explicó en exclusiva por Radio 3 AM 780 el abogado de Wild, el doctor Guillermo Hervida, a las pocas horas que se conociera la resolución judicial.

Los crímenes de Héctor López (25) y Federico Lomeña (27) ocurrieron los primeros días de diciembre del año pasado, pero sus cuerpos fueron hallados el 18 y 19 de ese mes. Varios días después que fueran denunciados en la policía como desaparecidos.

En el caso de López, sus familiares hicieron la denuncia el 11 y su auto, un Volkswagen Vento; fue hallado al día siguiente en El Doradillo, en un campo cercano a la ruta 3. En el coche, la policía encontró manchas hemáticas y constató que había sido lavado con nafta. En las proximidades del vehículo apareció su celular manchado de sangre y los documentos.

El cadáver del joven sería encontrado el lunes 18 semienterrado en la zona de El Doradillo, en las inmediaciones de donde fue hallado el automóvil y, según la autopsia, presentaba un severo traumatismo de cráneo y ambas manos mutiladas.

El cadáver de Lomeña fue encontrado el martes 19 enterrado en Playa Paraná y al igual que en el caso de López, el hallazgo se produjo gracias a los datos aportados por testigos de identidad reservada. El joven fue asesinado de más de 20 puñaladas el 6 de diciembre en un domicilio situado en calle Berwin al 200 de Puerto Madryn.

Unos días antes que se descubriera los aberrantes asesinatos –de los que se sospecha tienen que ver con el narcotráfico—un amigo de las victimas decidía quitarse la vida ahorcándose en la casa de sus padres. Era Nicolas Cerrudo, un joven de 20 años a quien se le adjudicó que unos días antes de su muerte y de las de sus amigos les había pedido que lo ayudaran a “matar a un transa”.

Cerrudo, al suicidarse, dejó una carta en la que exponía a sus familiares que se había implicado en una situación que ponía en riesgo su vida. “Esto nos pasa por jugar con fuego”, dicen que dejó expresado en el mensaje escrito.

Los investigadores dicen que habría sido quien aportó datos a la causa con los que habría puesto en evidencia que él también había participado en los homicidios, además de las personas que paulatinamente fueron cayendo presas como implicadas en los asesinatos.

Entre estas personas están Wild y Martínez, hoy en libertad y con una falta de merito que puede terminar siendo un sobreseimiento con el correr del tiempo si es que no aparece una nueva prueba que los incrimine y los devuelva a la cárcel. El abogado de Wild, el doctor Guillermo Hervida dijo en las declaraciones que hizo este miércoles por Radio 3 AM 780 que su cliente no tiene nada que ver con la participación que le endilgan en el homicidio de Lomeña.

Escuchá lo que decía el experimentado penalista.

 

Radio 3

Lo resolvió la Cámara Federal de Comodoro Rivadavia pronunciándose sobre la competencia del fuero provincial en la investigación del doble crimen de Federico Lomeña y Héctor “Pato” López.

Los camaristas Javier Leal de Ibarra, Hebe Corchuelo de Huberman y Aldo Suárez dieron curso a la apelación presentada por el fiscal federal Fernando Gelvez luego de la negativa del juez federal de Rawson, Gustavo Lleral, de rechazar la causa.

Consideraba que no había elementos suficientes que indiquen vínculos del narcotráfico con los asesinatos.

Gelvez, al igual que la juez provincial Stella Eizmendi, entendían que la causa debe ser llevada adelante por el fuero federal.

La cámara consideró que ambos asesinatos se relacionan con episodios ligados al comercio y tráfico de estupefacientes y por eso debe ser investigados por el fuero federal y no por la justicia provincial.

En el caso hay seis imputados: Se trata de Aaron Sepúlveda, Genero Carrizo, Giulio De Cecco, Nalib Zajur, Nicolás Valencia y B.B. (16 años).

Todos están detenidos en prisión preventiva bajo los cargos de “homicidio doblemente agravado por la participación de varias personas y por ensañamiento”, que prevé una pena de prisión perpetua.

El cuerpo de Héctor “Pato” López, de 25 años, fue encontrado en la zona del Barrio El Doradillo, semi enterrado y con sus manos seccionadas.

Días después encontraron el de Federico Lomeña, de 27 años, en el final del pavimento que llega a Playa Paraná.

La fiscal del caso, Silvana Salazar, dijo a La 17 que, por las pericias psicológicas, los imputados tenían “plena conciencia de lo que hacían.”

LU17

Este sábado la División Drogas de Puerto Madryn realizó cinco allanamientos en los barrios Alta Tensión, Porvenir y Sur de esa ciudad, y otro en el barrio Belgrano de la localidad de Mendoza.

Según se informó desde la Policía del Chubut, en ese marco se detuvo a cuatro sujetos. Se trata de dos hombres de 50 años, uno de 20, y un adolescente de 17. Uno de ellos estaría vinculado a los crímenes narco de Madryn que incluyeron el suicidio de uno de los sospechosos.

En los procedimientos la Policía secuestró un revólver calibre 22, 6 celulares, dinero, notebook, balanza, 4 equipos HT, un Fiat Uno, una Toyota RAV, 130 dosis de éxtasis, una carabina calibre 22 y documentación.

Por el momento, se investiga la vinculación de las drogas sintéticas con los homicidios y suicidios de las últimas semanas, e interviene la Justicia Federal.

El Jefe de Drogas, Eduardo Alonso, explicó que “es una investigación sobre Drogas, que demandó 6 meses, que está al margen de los homicidios de Lomeña, López y el suicidio de Cerrudo. Hay algunos sujetos que están relacionados pero las diligencias de hoy fueron independientes”.

En ese marco precisó que uno de los detenidos (50) es de Bolivia y otro de Mendoza, de quien se investiga su participación en los homicidios y el suicidio. Los jóvenes en tanto, serían vendedores al menudeo.

ADNSUR

La decisión deberá recaer ahora en la Cámara de Apelaciones de Comodoro Rivadavia

El Fiscal Federal Fernando Gélvez apeló la medida del Juez Gustavo Lleral, quien se declaró incompetente en la causa relacionada al doble crimen narco y un suicidio vinculado a esos hechos sucedido en Puerto Madryn en el pasado mes de diciembre.

Gélvez sostuvo en su fundamentación presentada el pasado domingo en horas de la tarde que hay suficientes indicios y pruebas para que ese caso pase a la órbita federal, en relación entre las muertes y una red de narcotráfico orquestada desde una asociación ilícita y que el mismo magistrado federal la estaba investigando desde septiembre del año pasado.

Ahora, dicha apelación del fiscal federal con asiento en Comodoro Rivadavia, deberá ser concedida por el propio Lleral y remitirla a la Cámara Federal de Apelaciones con sede en Comodoro Rivadavia. Allí, ese órgano decidirá si la causa, cuyos ribetes conmocionó a la comunidad chubutense, pasa la órbiba federal o a la provincial. Si sucediese este último hecho, se especula que la justicia chubutense trabaría la competencia e iría con un recurso ante la Corte Suprema.

Es dable destacar que el juez federal de Rawson, Gustavo Lleral, rechazó el expediente que la jueza Stella Maris Eizmendi había enviado desde Puerto Madryn por el doble crimen en esa ciudad. Sostuvo que las dos muertes no encuadran «en ninguna figura penal cuya investigación, persecución y represión corresponda a la Justicia Federal». Sin embargo Gélvez apeló esa medida.

Jornada

Se estima que el caso irá directamente a la Corte Suprema de Justicia de la Nación, que será la que defina quién debe investigar los homicidios de Lomeña y López.

Hasta el momento no avanza la investigación sobre los violentos homicidios de Federico Lomeña y Héctor López, ocurridos en Puerto Madryn, ya que ningún juez acepta la competencia.

La semana pasada, la jueza original de la causa, Stella Maris Eizmendi, declaró que el fuero provincial no tenía competencia en la investigación de ese doble crimen y derivó el expediente a la Justicia Federal. Es más, cuando esa elevación pasó por las manos del fiscal federal, Fernando Gelvez, este coincidió con la magistrada del fuero provincial.

Sin embargo, la novedad es que el juez federal de Rawson, Gustavo Lleral, escribió un extenso oficio de rechazo en el que asegura que “prima facie” las dos muertes no encuadran “en ninguna figura penal cuya investigación, persecución y represión corresponda a la Justicia Federal, y al estar ante la presunta comisión de delitos de competencia ordinaria, corresponde no aceptar la competencia atribuida por la Señora Jueza Penal de Puerto Madryn”, escribió el titular del Juzgado Federal N° 2 de Rawson.

Tras el rechazo de competencia que hizo Lleral, el legajo volverá ahora a la Oficina Judicial de Puerto Madryn, que lo devolverá a la jueza Eizmendi. Se estima que la magistrada volverá a rechazar su competencia, por lo que el caso irá directamente a la Corte Suprema de Justicia de la Nación, que será la que defina quién debe investigar los homicidios de Lomeña y López. Ese trámite puede llevar varios meses, informó Diario Jornada.

El rechazo de competencia de Lleral lo vuelve a dejar a merced de las duras críticas que el juez federal de Rawson recibió en las últimas semanas por parte del ministro de Gobierno de Chubut, Federico Massoni, y del propio fiscal federal Gelvez.

El funcionario provincial cargó contra Lleral por la poca actividad del juzgado que comanda en los temas vinculados al narcotráfico. Gelvez fue más duro: dijo que el magistrado es un “paredón” que impide avanzar en las investigaciones por narcotráfico y trata de personas.

También coincidió con Massoni: “En muchas investigaciones que hicimos con Policía Federal, Gendarmería, Prefectura y Policía del Chubut, hemos tenido el obstáculo de que el juez federal no nos ha concedido órdenes de allanamiento ni intervenciones telefónicas”, dijo Gélvez.

El fiscal federal graficó que como fiscal argumenta el pedido de medidas con un escrito de ocho a diez hojas, “analizando todo esos elementos, y en cuatro renglones me dice que no hay elementos de juicio. Entonces ¿qué entiendo yo? Que me parezco a un nene que me dejan jugar en el patio y cuando quiero entrar a la casa me dicen no, no entrás”.

Jornada