Tag

Corea Del Sur

Browsing

El ensamblaje del primer prototipo de caza KF-X ha dado comienzo en Corea del Sur, informa Yonhap.

En el marco del proyecto de construcción de aviones KF-X valorado en 8,8 billones de wones (7.300 millones de dólares), Corea del Sur ha estado trabajando desde finales de 2015 en el desarrollo de un avión de combate de vanguardia de fabricación nacional que reemplace a los aviones F-4 y F-5 de la Fuerza Aérea del país asiático.

Se prevé que el prototipo esté listo en la primera mitad de 2021 y realice su primer vuelo en 2022. Se espera que para 2026 el país complete su puesta a punto después de someterlo a pruebas en tierra y en vuelo.

Además, la Agencia de Desarrollo para la Defensa produjo el mes pasado un prototipo de un radar de barrido electrónico activo, también conocido como AESA como parte clave del futuro caza. «A pesar de la pandemia global de covid-19, el proyecto KF-X marcha según lo planeado, y se espera que el prototipo esté disponible el próximo año», ha comentado un funcionario de la Administración del Programa de Adquisiciones de Defensa (DAPA), Jung Kwang-sun.

Este caza será capaz de volar a una velocidad máxima de Mach 1.81 con un rango de vuelo de 2.900 kilómetros. Con una carga útil máxima de 7.700 kilogramos, constará de 10 vainas para misiles y barriles de combustible. Asimismo, podrá portar varios tipos de misiles aire-aire.

 

Cancillería Argentina culpa a Twitter por mensaje sobre Corea del Sur con foto de Kim Jong-un.

Ayer por la tarde el Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto de la Nación, encabezado por el canciller Felipe Solá, posteó en Twitter la noticia de la donación de máscaras protectoras hecha por Corea del Sur al país. Pero de lo que terminaron hablando todos en esa red social fue de la foto que acompañaba el posteo: una imagen del líder de Corea del Norte, Kim Jong-un.

«El gobierno argentino agradece a la república de Corea la donación de 200.000 máscaras protectoras KF94 como parte de la cooperación bilateral entre ambos países para combatir la pandemia de Covid-19», escribieron en la cuenta e ilustraron el mensaje con una fotografía del norcoreano, con su traje característico negro y anteojos, en vez de utilizar una del presidente surcoreano, Moon Jae-in.

La voluntad de la publicación era destacar la ayuda de Corea del Sur, que entregó ayer al Ministerio de Salud esa cantidad de insumos sanitarios tras el diálogo entablado el 2 de julio por el presidente Alberto Fernández con su par surcoreano, quienes acordaron «continuar con la colaboración mutua en el diseño de aplicaciones para el autodiagnóstico y seguimiento de personas que se encuentran en aislamiento», según la web de Cancillería.

Sin embargo, por la foto equivocada, la atención se centró en ello.

Tras el error, desde el ministerio borraron el posteo y escribieron otro con la misma información pero con una imagen de la sede del Palacio San Martín y un link que lleva a la nota en la página oficial. Después subieron un tercer mensaje sobre el tema en el que aseguraron: «Hoy se publicó un tuit enlazado a una nota de la web de Cancillería que Twitter ilustró con imágenes que no provenían del sistema del ministerio. El hecho está bajo investigación». Así buscaron deslindarse de la equivocación y señalar como responsable a la red social del pajarito.

Si bien un error de esta magnitud siempre es entendido como grave, en este caso la acción parece aún peor debido a que técnicamente Kim y Moon están en guerra luego del conflicto bélico de 1950 entre ambos países limítrofes que no concluyó con un tratado de paz sino con un armisticio, un acuerdo para dejar de combatir, en 1953. De hecho, la tensión entre ambos mandatarios es una constante en la región, pese a los intentos de alcanzar un acuerdo.

A siete meses de registrarse el primer caso de coronavirus en Wuhan, China, científicos pusieron el foco de atención en el nuevo brote de Covid19 que tiene lugar en Corea del Sur y que significaría una nueva cepa seis veces más infecciosa que la original.

Esta nueva cepa de coronavirus provendría de una persona infectada que viajó desde Estados Unidos o Europa e ingresó a Corea del Sur antes de que se intensificaran las medidas restrictivas para extranjeros.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Corea del Sur llegaron a esas conclusiones luego de analizar 526 muestras de genomas pertenecientes a infectados con coronavirus, según informa el diario Korea Herald.

El GISAID – una iniciativa internacional que registra las secuencias del genoma de los virus en conjunto con la Organización Mundial de la Salud (OMS)-, clasificó al Covid19 en seis cepas: S, V, L, G, GH y GR. En China, donde se originó el coronavirus, las cepas eran de tipo S y V.

De las 526 personas analizadas con Covid-19 en Corea del Sur, en 333 encontraron la variedad GH y en 127 la cepa tipo V.

Es por estos motivos que suponen que el virus ingresó al país entre marzo y abril: «Según lo interpretamos, el virus que pertenece a la cepa de GH está circulando recientemente porque tuvimos muchas llegadas de Europa y Estados Unidos”, explicó Jeong Eun-kyeong, director del Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Corea del Sur.

Además, informaron que en la provincia de Gyeongsang del Norte se halló también la cepa GH, detectada a principios de mayo en Itaewon, Seúl. En tanto, en las localidades de Daegu y Gyeongsang, las cepas de Covid-19 detectadas entre febrero y marzo eran de los tipos S y V.

Hasta el día de la fecha, Corea del Sur registra 13.181 casos de Covid-19 de los cuales 285 fallecieron.

En la ciudad de Gwangju, en el suroeste del país, donde se registró un nuevo brote, el gobierno municipal cerró cientos de escuelas y prohibió las reuniones en grandes salones y centros de asistencia social para detener las transmisiones.

Las provincias vecinas están proporcionando docenas de camas de hospital y planean enviar personal médico para ayudar a Gwangju a lidiar con el aumento de las infecciones.

Los pacientes que dan positivo al coronavirus semanas después de recuperarse de COVID-19 probablemente no pueden transmitir la infección, según una investigación de Corea del Sur.

Científicos de los Centros Coreanos para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) estudiaron 285 supervivientes de COVID-19 que dieron positivo al coronavirus tras aparentemente recuperarse de la enfermedad, según indicaba un resultado negativo anterior de la prueba. No se concluyó que los pacientes que volvían a dar positivo propagaran la infección, y las muestras de virus recogidas de estos individuos no proliferaron en cultivos, lo que indica que los pacientes expulsaban partículas de virus no infecciosas o muertas.

Las conclusiones, informadas el lunes por la noche, son un dato positivo para las regiones que quieren reanudar la actividad económica a medida que más pacientes se recuperan de la pandemia que ha enfermado al menos a 4,8 millones de personas hasta el momento. Los datos que emergen de Corea del Sur indican que aquellos que se han recuperado de Covid-19 no presentan un riesgo a la propagación del coronavirus cuando las medidas de distanciamiento físico se relajan.

Los resultados indican que las autoridades de salud en Corea del Sur ya no considerarán que las personas que se han recuperado de la enfermedad son infecciosas. La investigación del mes pasado mostró que las llamadas pruebas de PCR para el ácido nucleico del coronavirus no pueden distinguir entre partículas virales muertas y viables, lo que puede dar la impresión equivocada de que alguien que da positivo al virus sigue siendo infeccioso.

Las autoridades de Corea del Sur dijeron que, según los protocolos revisados, ya no se debería exigir a las personas que den negativo al virus antes de regresar al trabajo o la escuela después de haberse recuperado de la enfermedad y haber completado el período de aislamiento.

“Según los nuevos protocolos, no se requieren pruebas adicionales para los casos que han sido dados de alta tras el aislamiento”, dijo el CDC coreano en un informe.

Algunos pacientes con coronavirus han dado positivo al virus nuevamente hasta 82 días después de infectarse. Casi todos los casos para los que se tomaron análisis de sangre tenían anticuerpos contra el virus.

El caso de Corea del Sur

A finales de febrero, Corea del Sur era el segundo país más afectado por el coronavirus en el mundo, después de China, donde apareció. Pero las autoridades lograron controlar la situación mediante una estrategia agresiva de “rastreo, pruebas y tratamiento” por la que le han llovido los elogios. Lugares públicos como museos y galerías de arte acaban de reabrir y las temporadas profesionales de algunos de los deportes más populares del país, como el béisbol y el fútbol, acaban de comenzar, con semanas de retraso. Se espera que las escuelas reabran esta semana.

En la historia reciente de Corea del Sur hay otra epidemia de coronavirus, en la que el país hizo muchas cosas mal. El 20 de mayo de 2015, un hombre de 68 años proveniente de un país de Medio Oriente fue diagnosticado con MERS (sigla en inglés del Síndrome Respiratorio de Medio Oriente), causado por el virus conocido como MERS-CoV.

Ese caso dio lugar al mayor brote de la enfermedad fuera de la región en la que se originó, con 186 infectados, de los cuales murieron 36. La tasa de mortalidad fue de casi 20%, 20 veces superior a la del coronavirus actual.

“Corea tiene experiencia por el manejo de emergencias anteriores, incluyendo el brote de MERS de 2015. Este antecedente reciente ha proporcionado importantes lecciones a la población coreana”, dijo a Infobae Gerardo Chowell, profesor del Departamento de Ciencias de la Salud de la Universidad Estatal de Georgia e investigador de la División de Epidemiología Internacional y Estudios de la Población del Centro Internacional Fogarty.

En la historia reciente de Corea del Sur hay otra epidemia de coronavirus, en la que el país hizo muchas cosas mal. El 20 de mayo de 2015, un hombre de 68 años proveniente de un país de Medio Oriente fue diagnosticado con MERS (sigla en inglés del Síndrome Respiratorio de Medio Oriente), causado por el virus conocido como MERS-CoV.

Ese caso dio lugar al mayor brote de la enfermedad fuera de la región en la que se originó, con 186 infectados, de los cuales murieron 36. La tasa de mortalidad fue de casi 20%, 20 veces superior a la del coronavirus actual.

“Corea tiene experiencia por el manejo de emergencias anteriores, incluyendo el brote de MERS de 2015. Este antecedente reciente ha proporcionado importantes lecciones a la población coreana”, dijo a Infobae Gerardo Chowell, profesor del Departamento de Ciencias de la Salud de la Universidad Estatal de Georgia e investigador de la División de Epidemiología Internacional y Estudios de la Población del Centro Internacional Fogarty.

El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Corea del Sur (KCDC), según sus siglas en inglés) registró este miércoles cuatro casos importados de Covid-19, pero ninguno de transmisión local por primera vez desde que comenzó el brote del nuevo coronavirus en el país asiático hace más de dos meses.

Corea del Sur, que llegó a ser uno de los países más afectados por la pandemia, ha reducido drásticamente sus cifras de contagios y fallecimientos. El último balance contempla 10.765 casos positivos y 247 víctimas mortales, después de que se haya registrado una el miércoles.

Los últimos cuatro casos importados son también el menor aumento diario en más de dos meses, después de que el 29 de febrero se registrara el mayor pico de contagios, 909.

En relación a los pacientes que han sido dados de alta, el KCDC confirmó que hasta el momento 9.059 personas se han recuperado de la enfermedad. Estas cifras indican que el 85 por ciento de quienes se infectaron han logrado superar al nuevo coronavirus.

El total de casos importados es de 1.065, mientras que 619.881 personas se han sometido a la prueba del nuevo coronavirus en un país de aproximadamente 50 millones de habitantes.

Foto de archivo de un trabajador de salud, usando un traje de protección, controla a un visitante a la entrada del Yeungnam University Medical Center en Daegu, Corea del Sur, en medio de la pandemia de coronavirus.
Mar 3, 2020. REUTERS/Kim Kyung-Hoon

La duodécima mayor economía del mundo sufrió uno de los peores brotes iniciales de la epidemia fuera de China, aunque parece haber contenido la situación en gran medida gracias a un extenso programa de “rastreo, prueba y tratamiento”.

El país introdujo una campaña generalizada de distanciamiento social en febrero, instando a las personas a quedarse en casa.

El distanciamiento físico general seguirá vigente en Corea del Sur hasta el 5 de mayo. Sin embargo, el país, que llegó a ser uno de los más afectados en los primeros momentos de la pandemia, ya considera avanzar hacia la “prevención epidemiológica de la vida cotidiana” si después de esa fecha el número de nuevos contagios continúa estancado.

El Gobierno de Corea del Sur, que sospecha de una nueva ola de contagios para finales de año, no descarta aliviar las medidas de distanciamiento social en los próximos días si la situación actual continúa como hasta ahora.

La cifra de víctimas mortales por el Covid-19 en el país asiático se mantiene en 240. Pese a las claras señales de desaceleración que la pandemia muestra, las autoridades surcoreanas permanecen alerta por el creciente número de infecciones importadas

El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Corea del Sur (KCDC, por sus siglas en inglés) ha comunicado este viernes que no se ha registrado ninguna muerte por coronavirus en las últimas 24 horas, siendo la primera vez que no se confirma ningún fallecimiento en un mes.

Por lo tanto, la cifra de víctimas mortales por el Covid-19 en el país asiático se mantiene en 240, mientras que los casos positivos han ascendido hasta los 10.708, tras registrar este jueves seis adicionales, según ha trasladado la agencia de noticias surcoreana Yonhap.

Estas cifras constituyen una drástica caída en los datos del coronavirus en Corea del Sur, después de que las autoridades sanitarias registraran hasta 909 en un día, el 29 de febrero. El país asiático confirmó su primer contagio de Covid-19 el 20 de enero.

No obstante, pese a las claras señales de desaceleración que la pandemia muestra en Corea del Sur, las autoridades surcoreanas, que han justificado la reducción de los casos con las medidas de distanciamiento social, permanecen alerta por el creciente número de infecciones importadas. En concreto, de los seis nuevos casos, dos han sido calificados provisionalmente como infecciones importadas.

Por otra parte, la economía de Corea del Sur experimentó en el primer trimestre de este año su peor desempeño en más de una década, con caída de 1,4%, a raíz de la propagación de la epidemia de coronavirus, señaló el Banco Central el jueves, aunque las autoridades advirtieron que aún se avecina un impacto mayor.

FOTO DE ARCHIVO: Personal médico con equipo de protección se prepara para tomar muestras de los visitantes en sus coches en un centro de pruebas del COVID-19 en el Centro Médico de la Universidad de Yeungnam, en Daegu, Corea del Sur, 3 de marzo de 2020. REUTERS/Kim Kyung-Hoon/Archivo Foto

La duodécima mayor economía del mundo sufrió uno de los peores brotes iniciales de la epidemia fuera de China, aunque parece haber contenido la situación en gran medida gracias a un extenso programa de «rastreo, prueba y tratamiento».

El país introdujo una campaña generalizada de distanciamiento social en febrero, instando a las personas a quedarse en casa.

El global de los casos importados asciende hasta los 1.021. De estos, el 92 por ciento corresponden a ciudadanos surcoreanos. Además, esta cifra representa casi un 10 por ciento del total de casos confirmados.

El distanciamiento físico general seguirá vigente en Corea del Sur hasta el 5 de mayo. Sin embargo, el país, que llegó a ser uno de los más afectados en los primeros momentos de la pandemia, ya considera avanzar hacia la “prevención epidemiológica de la vida cotidiana” si después de esa fecha el número de nuevos contagios continúa estancado.

Los investigadores intentan determinar que hay detrás de las infecciones reiteradas, si se trata de nuevos contagios o de una reactivación del virus.

Corea del Sur parece haber controlado la pandemia del coronavirus, si bien está experimentando un rápido crecimiento de recaídas de pacientes que, aparentemente, habían superado con éxito la infección por covid-19.

Según informaron este viernes los Centros de Control y Prevención de Enfermedades del país (KCDC), en la última jornada el número total de pacientes curados que han vuelto a dar positivo por coronavirus aumentó en 22 casos, sumando un total de 163 personas, lo que supone un 2,1 % de todas las altas (7.829) en el país asiático.

Casos similares también se han reportado en China, donde pacientes dados de alta volvían a ser ingresados en hospitales por covid-19. En cualquier caso, no hay estadísticas oficiales al respecto.

Para declarar a un paciente ‘recuperado’ y liberarlo de la cuarentena, Corea del Sur requiere que dos pruebas consecutivas realizadas con intervalos de 24 horas den negativo. En los 163 casos detectados en el país, el tiempo promedio entre la liberación del aislamiento y la nueva detección del virus fue de 13,5 días (1 día como mínimo y 35 como máximo).

Por lo general, aquellos que dan positivo de nuevo son detectados a través de pruebas regulares requeridas por algunos municipios surcoreanos. Otros se someten a una prueba por voluntad propia tras experimentar síntomas de la enfermedad. Según la KCDC, la mayoría de los 163 pacientes reinfectados son asintomáticas o presentan síntomas leves.

¿Por qué se producen las recaídas?

Los motivos exactos que causan este fenómeno aún se desconocen. Para esclarecerlos, las autoridades sanitarias de Corea del Sur (que hasta la fecha ha confirmado 10.661 casos de infección y 234 casos mortales) han lanzado una investigación, si bien no parecen inclinarse a favor de la versión de la reinfección, indica The Korea Herald.

Según el medio surcoreano, les parece más creíble que el virus se haya reactivado en vez de tratarse de un nuevo contagio. Otras teorías sugieren que el fenómeno pudiera deberse a un fallo en las pruebas, o que podría originarse a partir de restos del virus no activos que permanecen en el organismo del paciente, pero que no son infecciosos ni peligrosos para la persona que los tiene ni para los demás.

«No pudimos encontrar un virus activo [en pacientes recuperados que dieron positivo de nuevo], por lo que creemos que no será altamente infeccioso», declaró este viernes la directora general de KCDC, Jeong Eun-kyeongen, en una sesión informativa.

Según la especialista, en la mayoría de los casos repetidos de contagio que se detectaron en la semana transcurrida desde la recuperación, los pacientes primero dieron resultados «negativos y positivos alternativamente, debido a los restos del virus en el organismo».

El Gobierno surcoreano ha pedido a sus ciudadanos que sigan cumpliendo con las restricciones y que mantengan el distanciamiento social. Además, introdujo el denominado ‘plan de respuesta’ a los casos reiterados de covid-19, de tal forma que las personas dadas de alta del aislamiento deberán mantenerse en cuarentena domiciliaria y monitorear sus síntomas durante otras dos semanas.

Actualmente, la posibilidad de que el SARS-CoV-2 vuelva a activarse en un paciente que se cure y dé negativo en los análisis es un tema abierto que preocupa en todo el mundo. La Organización Mundial de la Salud (OMS) sigue sin tener respuesta a la pregunta de si los pacientes recuperados del covid-19 pueden volver a contagiarse o desarrollan inmunidad al nuevo coronavirus.

La respuesta inmunitaria

Una de las claves para entender el proceso de recuperación del coronavirus pasa por comprender la respuesta de los anticuerpos de los pacientes curados y por determinar si sus organismos tienen inmunidad ante el patógeno, y por cuánto tiempo.

Las inmunoglobulinas tipo G y M (IgG e IgM) actúan como anticuerpos específicos contra el covid-19, y un estudio realizado a 173 pacientes en China a finales de marzo demostró que estos anticuerpos siguen presentes en el organismo de las personas hasta 39 días desde el inicio de la enfermedad, el período máximo observado hasta el momento.

Las Fuerzas Armadas de Corea del Norte lanzaron hoy hacia el mar de Japón varios proyectiles de corto alcance, que según el Estado Mayor Conjunto de Corea del Sur podrían ser misiles de crucero antibuque, según informa la agencia de noticias surcoreana Yonhap.

El lanzamiento de los misiles ocurre en la víspera del aniversario del nacimiento de Kim Il Sung, primer líder de Corea del Norte y abuelo del actual mandatario norcoreano, Kim Jong Un, y antes de que se celebren las elecciones generales en Corea del Sur.

El Estado Mayor Conjunto surcoreano señaló que los proyectiles serían misiles de crucero tierra-barco y que fueron lanzados en dirección noreste desde las zonas cercanas a las ciudad de Munchon, en la costa oriental norcoreana en torno a las 7 de este martes.

Los misiles volaron unos 150 kilómetros hasta caer en el mar frente a la costa oriental norcoreana, en lo que configura el tercer ensayo armamentístico del año del gobierno comunista.

Las Fuerzas Armadas de Corea del Sur señalaron en un comunicado que están evaluando la situación ante la posibilidad de nuevos lanzamientos, al tiempo que mantienen su nivel de preparación y alerta, precisó la agencia Europa Press.

El disparo de estos misiles es la última de una serie de acciones militares por parte de Pyongyang en un momento en que el régimen que lidera Kim Jong Un está tratando de reforzar sus capacidades de defensa ante el clima de estancamiento del diálogo con Estados Unidos, señaló Télam.

Las autoridades sanitarias de ese país colaborarán con otras organizaciones con vistas a elaborar un tratamiento para el covid-19 lo antes posible.

Corea del Sur ha identificado 38 anticuerpos capaces de neutralizar el coronavirus para tratar a pacientes con covid-19, según informó la agencia de noticias Yonhap.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Corea del Sur aseguraron que el Instituto Nacional de Salud y la empresa biofarmacéutica local Celltrion obtuvieron anticuerpos neutralizantes del SARS-CoV-2 de la sangre de personas que dieron positivo por covid-19.

Esos 38 anticuerpos poseen propiedades que pueden hacer que el patógeno resulte inofensivo, pero 14 han demostrado poseer capacidades neutralizadoras muy potentes.

Las autoridades surcoreanas planean colaborar de manera estrecha con otras organizaciones para llevar a cabo experimentos en animales y elaborar procesos de tratamiento basados en anticuerpos lo antes posible.

Hasta el pasado 12 de abril, Corea del Sur registró 10.537 contagios con el nuevo coronavirus, de los cuales 7.447 se recuperaron y 217 fallecieron.

La decisión se tomó ante el aumento del número de personas que están violando el confinamiento en sus hogares.

Corea del Sur anunció hoy que colocará pulseras electrónicas a aquellas personas que violen las órdenes de aislamiento, un paso controvertido que llega en medio de un endurecimiento de las medidas de vigilancia para detener la propagación de coronavirus.

El primer ministro, Chung Sye-Kyun, explicó que la decisión llega después de una «intensa deliberación» y ante el aumento del número de personas que están violando el confinamiento en sus hogares.

Corea del Sur no ha cerrado fronteras ni limitado el movimiento de los ciudadanos aunque sí impone una cuarentena obligatoria de 14 días a aquellas personas que hayan mantenido contacto directo con personas infectadas y a aquellos que entran al país.

Las pulseras se las colocarán a aquellas personas que hayan violado estas cuarentenas, algo que además ya implica hasta un año de cárcel y multas de hasta 10 millones de wones (más de 500.000 pesos).

Hasta ahora el gobierno venía controlando el movimiento de estas personas mediante el uso de una aplicación móvil, pero no solo no era obligatoria su descarga sino que además el solo hecho de no llevar el teléfono encima permitía burlar los controles.

Actualmente hay más de 50.000 personas en cuarentena obligatorio en Corea del Sur y al menos unas 160 han violado la restricción, según datos del gobierno.

Un alto funcionario del Ministerio de Salud, Yoon Tae-ho, admitió que la medida pone en cuestionamiento los límites de la privacidad y las libertades civiles.

Pero subrayó que las autoridades necesitan un monitoreo más efectivo porque la cantidad de personas puestas en confinamiento se ha disparado después de que empezaran a aplicar cuarentenas a los viajeros, el 1 de abril.

Corea del Sur también está tratando de contener los casos importados, que en las últimas semanas están suponiendo en torno a la mitad del total de nuevos contagios diarios.

Lee Beom-seok, un funcionario del Ministerio del Interior y Seguridad, admitió que los fundamentos legales para obligar a las personas a usar las pulseras son «insuficientes» y dijo que lo que harán es ofrecer formularios de consentimiento sobre el uso de los dispositivos.

Agregó que aquellos que acepten usarlas podrían tener penas más leves.

Corea del Sur, que ha pasado de ser el segundo país más afectado por el Covid-19 a ser uno de los que mejor está gestionando la situación, registró hoy 30 nuevas infecciones, 12 de ellas importadas, informó la agencia de noticias EFE.

En total el país suma 10.480 contagios, pero solo 3.026 son casos activos, dado que al haber logrado aplanar la curva de infecciones diarias, 7.243 personas, casi el 70% del total, ya se han curado.

A su vez, 211 personas han fallecido a causa del virus en Corea del Sur, donde la tasa de letalidad es de algo más del 2 %, señaló EFE.