Tag

Copa Libertadores

Browsing

Después de la gran actuación de Rossi en la Bombonera y del buen regreso de Andrada ante Patronato, el DT estaba ante una difícil elección para el Superclásico.

La última pelota ante Patronato, ese tiro de Matías Garrido con destino de batacazo, terminó de convencer a Guillermo Barros Schelotto. El número uno mendocino voló y evitó el empate del equipo entrerriano. Boca ganó gracias a esa atajada. Y el Mellizo ya lo decidió: el sábado ante River, Estaban Andrada será titular en el Monumental.

Sí, a pesar de la magnífica actuación de Agustín Rossi en la Bombonera que le dio vida a Boca, Guillermo prefiere devolverle el puesto al arquero de 27 años que estuvo 57 días sin jugar oficialmente por la fractura en la mandíbula. “Lo vio muy bien”, le dijeron a Clarín cerca del cuerpo técnico.

Cuando Andrada sufrió la lesión producto del choque con Dedé en el partido de ida de los cuartos de final ante Cruzeiro, los pronósticos médicos no eran tan optimistas. Todos creyeron que el guardameta recién estaría disponible para la pretemporada de enero. Por eso, los dirigentes salieron al mercado a buscar un reemplazo. Llegó el boliviano Carlos Lampe, de Huachipato de Chile, como alternativa para Rossi. El Mellizo consideraba que todavía no estaban maduros los juveniles Javier Bustillos (21 años) y Manuel Roffo (18) ante la contingencia de debutar en la Copa Libertadores.

Así y todo, la inmediata intervención quirúrgica a la que fue sometido Andrada y la predisposición que mostró para trabajar en la recuperación, aceleraron los tiempos. Pero Guillermo quería verlo en acción. Por eso, le pidió al presidente Daniel Angelici adelantar el partido de la 13ª fecha contra Patronato, para utilizarlo como banco de pruebas, pero fundamentalmente, para evaluar el rendimiento del arquero.

Y Andrada respondió con solvencia. Dos veces en el primer tiempo y una en el segundo, la que casi se transforma en el gol visitante. Hay otras situaciones que juegan a favor del arquero nacido al pie de la Cordillera: la seguridad en el juego aéreo, su porcentaje de vallas invictas y sus antecedentes en las definiciones por penales.

En apenas 10 partidos disputados bajo los tres palos xeneizes, Andrada apenas recibió 4 goles, 2 contra Libertad en Paraguay y 2 frente a Estudiantes. En los restantes 8 encuentros, mantuvo el arco en cero. Con el mendocino en el arco, Boca ganó 8 partidos, empató uno y perdió uno.

El año pasado fue figura de Lanús en la definición por penales ante San Lorenzo. Le tapó uno a Matías Caruzzo y otro a Nicolás Blandi y el granate se metió en las semifinales de la Libertadores.

Siete veces jugó Andrada contra River. Dos con Arsenal que terminaron en empates (1 a 1 en 2014 y 3 a 3 en 2015) y cinco con Lanús. Fue protagonista de una victoria resonante por la Supercopa Argentina (3 a 0 en La Plata). Después ganó otros dos partidos: 1 a 0 en la Superliga y 4 a 2 por las semis de la Copa del año pasado. Perdió dos encuentros: 3 a 1 en el campeonato y 2 a 0 en la ida de la Libertadores 2017 que se jugó en Núñez.

Las tres tapadas de Rossi no alcanzaron para volcar la balanza a su favor. A pesar de ser el arquero bicampeón y de su buen Superclásico, el número uno de 23 años lo verá desde el banco. Andrada se calzará los guantes para la Superfinal.

¿Quién reemplazará a Pavón?
Así como Guillermo tiene claro que Andrada recuperará la titularidad, todo lo contrario ocurre con el sustituto de Pavón. El cordobés se desgarró el isquiotibial de la pierna izquierda ante River y, a pesar de los esfuerzos, no será de la partida.

Bajo esta coyuntura, el Mellizo maneja cuatro nombres: Darío Benedetto, Carlos Tevez, Mauro Zárate y Edwin Cardona. El técnico deberá decidir entre el gol del “9” de oro, el impulso anímico del referente de Fuerte Apache y el juego que pueden proponer el ex Vélez y el colombiano.

Sebastián Villa estaría de entrada. En un contexto en el que puede ser decisivo el contragolpe, la velocidad del atacante antioqueño puede ser clave. Aunque el entrenador observará qué decisiones toma Marcelo Gallardo para reemplazar a Rafael Santos Borré. Será un juego de ajedrez, claro.

Fuente: Clarín

El ganador se quedará con 6 millones de dólares, además de abrirse una nueva puerta con el Mundial de Clubes.

El éxito deportivo, el título continental más grande de todos y también un premio a la economía. River y Boca van detrás de la final de la Copa Libertadores para sumarse una estrella enorme en su historia, pero también para enriquecer sus tesorerías.

Solo por estar en la final de la Copa, River y Boca se aseguraron 3 millones de dólares como premio. Es el mínimo que percibe el que juega los encuentros decisivos de la Libertadores. Al campeón se le dan 6 millones de la moneda estadounidense. Además de la gloria eterna, claro.

Ya en el recorrido, Boca y River -más comprometido con su economía en el último tiempo- también se fueron llenando de dólares. Cada uno percibió US$1,8 millones por jugar la primera fase. Luego sumaron US$750 mil cuando avanzaron desde los octavos de final y US$950 mil por atravesar los cuartos de final. Por alcanzar las semifinales percibieron US$1,3 millones. Con los 3 millones que le otorgan al subcampeón, hasta ahora ambos equipos se aseguraron US$7,8 millones de dólares.

El premio mayor, lógico, será el título, que significaría la cuarta Libertadores para los de Núñez o la tan ansiada séptima Copa para Boca. Pero el recorrido, sumado a las recaudaciones en sus estadios (River juntó 60 millones de pesos para las semifinales y Boca, que pone menos a la venta porque tiene abonados, recaudó 30). Para la primera final, en Boca sumaron 65 millones de pesos a su tesorería. En Núñez la calculadora está a full: esperan una cifra cercana a los 100 millones.

Otro ítem que hoy pasa de largo pero que también ayuda en los números es lo que se cotizaron sus planteles para futuras ventas. ¿Cuánto pasarían a valer Exequiel Palacios o Agustín Almendra con actuaciones consagratorias? El análisis de ingresos económicos se pone en juego también. En River se esperan las ventas de Pity Martínez (Atlanta United) y de Palacios (¿Real Madrid?) para quedarse con más de 30 millones de dólares. En la otra vereda, las salidas de Cristian Pavón y de Wilmar Barrios parecen un hecho y esperan casi 40 millones.

La intención para la edición de 2019 (el sorteo será la primera semana de diciembre) es que los premios de la Copa vuelvan a duplicarse, tal como ocurrió entre 2017 y 2018. Eso responde a las exigencias de los clubes, que tuvieron en Brasil a su principal exponente: solo la Copa de Brasil este año entregó 13 millones de dólares al ganador. La final única de 2019 (en Santiago de Chile) es lo que lleva a una exigencia en la búsqueda de mejores premios y también a que se cotice mejor la venta publicitaria de las camisetas de ambas instituciones.

Para la Copa de 2019, el equipo de Barros Schelotto ya está clasificado por ser el campeón de la Superliga pasada, mientras que los de Gallardo todavía tienen que acceder. Tienen dos vías: ganar esta Libertadores o alzarse con la Copa Argentina que los tiene en instancias de semifinales. Se cree que solo por participar de la Libertadores del año que viene se embolsarán 3 millones de dólares.

Estar en el Mundial de Clubes también generará ingresos. Los gastos de logística corren por parte de FIFA, pero los premios por el torneo van desde 4,6 millones de euros al campeón, 3,5 al subcampeón, 2,5 al tercer lugar y 1,9 al cuarto. El campeón de América accede en instancias de semifinales.

Ganar la Copa será la gloria eterna para Boca o River. En la tesorería, justo en un año en el que el país sufrió una gran crisis económica, ambos ya son campeones.

Fuente: Diario Clarín

Boca Juniors buscará hoy en Brasil asegurarse su pase a las semifinales de la Copa Libertadores de América cuando se enfrente con Cruzeiro, en Belo Horizonte, en el partido de vuelta de los cuartos de final.

El encuentro se jugará desde las 21:45 en el estadio Mineirao, con el arbitraje del uruguayo Andrés Cunha, secundado por sus compatriotas Nicolás Tarán y Mauricio Espinosa, y televisación del canal de cable Fox Sports (TV en internet Fox Play).

Boca se impuso en el encuentro de ida, jugado el 19 de septiembre en la Bombonera, por dos a cero, con goles convertidos por Mauro Zárate y Pablo Pérez, uno en cada tiempo, por lo que le alcanzará hasta perdiendo por un gol de diferencia para clasificarse a las semifinales.

Probables formaciones

Cruzeiro: Fabio; Edilson, Dedé, Leo, Egidio; Henrique, Silva; Robinho, De Arrascaeta, Neves; Barcos. Entrenador: Mano Menezes.

Boca Juniors: Agustín Rossi; Julio Buffarini, Carlos Izquierdoz, Lisandro Magallán, Emmanuel Mas; Nahitan Nández, Wilmar Barrios, Pablo Pérez; Sebastián Villa, Mauro Zárate y Cristian Pavón. Entrenador: Guillermo Barros Schelotto.

Estadio: Mineirao de Belo Horizonte.

Árbitro: Andrés Cunha (Uruguay).

Hora: 21.45.

 

La Voz

River derrotó por 3 a 1 a Independiente, en el partido de vuelta de los cuartos de final de la Copa Libertadores.

El duelo en líneas generales fue muy intenso, cuidado, disputado y con pocas situaciones de cara al gol. En la primera mitad, el Millonario fue un poco superior al Rojo, mostrándose muy activo en la presión y cuando perdía la pelota la recuperaba con gran rapidez. Sobre el tramo final los dirigidos por Ariel Holan fueron más dinámicos pero no llegaron a inquietar el arco de Franco Armani.

El segundo tiempo arrancó con todo. El Diablo llegó al arco del local a los dos minutos, sin embargo un gran cierre de la defensa evitó que Emmanuel Gigliotti adelante a la visita en el tanteador. De esa jugada nació el contra ataque de la Banda que, gracias al buen manejo de Santos Borré, Ignacio Scocco pudo definir a los tres minutos y poner el 1 a 0. A partir de ese momento, el partido comenzó a ser de ida y vuelta con ocasiones de peligro por parte de ambos clubes.

A los 10 minutos del complemento, luego de una gran corrida del Puma y un rebote de Armani, el ex Instituto Silvio Romero remató con firmeza y le dio la igualdad a los de Avellaneda. Tras la igualdad el entrenador de River, Marcelo Gallardo, decidió que el colombiano Juanfer Quintero ingresará en lugar de Lucas Pratto. El cambio se fue de utilidad ya que a los 23 minutos el colombiano definió de gran manera, inatajable para Martín Campaña, y volvió a posicionar a los de Núñez arriba en el marcador.

Luego de la seguidilla de goles, el encuentro fue dominado por River que contó con situaciones para continuar marcando. Cuando todo parecía que finalizaba sin más emociones, apareció Borré que, con una gran pegada, colocó el balón lejos de Campaña para que estalle el Monumental.

Con la victoria y el empate sin goles en el partido de ida, el Millonario logró meterse en las semifinales de la Copa.

En tanto, al cierre de esta edición Atlético Tucumán se enfrentaba ante Gremio, en el partido de vuelta de los cuartos de final Libertadores.

 

 

Hoy Día

El elenco de Guillermo Barros Schelotto quiere completar la faena ante los guaraníes. El 2-0 de la ida parece lejano pero es una buena base para esta noche. Con la vuelta de Gago y Benedetto, el Xeneize quiere meterse entre los 8 mejores. Espera Cruzeiro.

Envuelto en dudas, con un clima interno con algunos nubarrones y la enorme responsabilidad de no poder trastabillar. Así llega Boca a enfrentar a Libertad, en Asunción. El 2-0 de la ida parece tranquilizador, pero los últimos resultados no son todo lo confiable que se esperaba.

Con la vuelta de Fernando Gago a la Copa Libertadores y de Darío Benedetto, tras su lesión en la pretemporada, Boca buscará dejar atrás sus propios demonios y meterse entre los 8 mejores de América. En cuartos espera un hueso duro de roer: el Cruzeiro de Belo Horizonte. El duelo ante el elenco guaraní empieza 19.30, transmite Fox Sports.

 

Doble Amarilla

En medio de la polémica por el tema de Bruno Zuculini, quien no podrá jugar por una suspensión incumplida, River y Racing definirán cuál de los dos continuará en la Copa Libertadores, cuando se midan por los octavos de final.

El partido comenzará a las 19.30 en el estadio “Antonio V. Liberti”, el arbitraje del ecuatoriano Mauro Díaz de Vivar y televisación de Fox Sports.

La polémica del tema de Zuculini, mal incluido por River en el torneo ante un error de la Conmebol al no informarlo a tiempo, hizo que el partido de vuelta de la serie estuviera teñida de temas extrafutbolísticos.

En el partido de ida disputado hace dos semanas en Avellaneda, terminaron igualados sin goles, pero con el problema para River de no poder contar con Leonardo Ponzio, quien fue expulsado en el Cilindro.

En caso de terminar igualados sin goles, el partido se definirá con remates desde el punto del penal, aunque si empatan 1 a 1, o por más goles, -más allá de la victoria de algunos de los dos- el clasificado será la “Academia”, ya que el gol de visitante vale doble.

Ante la ausencia de Ponzio, por la expulsión, el reemplazante natural es Zuculini, pero tampoco podrá ser de la partida por que la Conmebol decidió suspenderlo con dos fechas.

Por ese motivo Marcelo Gallardo apostará por un doble cinco diferente, casi seguro con Lucas Martínez Quarta y Enzo Pérez, y ante la lesión de Gonzalo “Pity” Martínez el lugar lo ocupará el colombiano Juan Fernando Quintero.

La dupla atacante estará conformada por Ignacio Scocco, quien logró recuperarse a tiempo de una lesión, y Lucas Pratto, al que se le reclama por su falta de gol.

Lo único que no se alteró en River, teniendo en cuenta el partido en Avellaneda, es la defensa, ya que Franco Armani estará en el arco, acompañado por Montiel, Maidana, Pinola y Casco.

El entrenador Eduardo “Chacho” Coudet afrontará el partido revancha con los mismos once que estuvieron en la ida en Avellaneda, más allá de que el pasado fin de semana hubo jugadores de alto vuelo en la goleada 3-0 ante Patronato en Paraná, por la Superliga.

La dupla atacante estará conformada por Lisandro López y Gustavo Bou, con Ricardo Centurión como enlace, y Matías Zaracho, quien mantiene su posición con respecto a la buena actuación de Guillermo “Pol” Fernández.

En la contención y recuperación estarán Nery Domínguez y Neri Cardozo, y en esa elección Coudet dejará en el banco al chileno Marcelo Díaz.

 

 

Ambito

Tras el 0-0 entre Boca y Huracán un fuerte rumor comenzó a dispersarse por los pasillos del Tomás Adolfo Ducó. Según algunos medios allí presentes, el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) iba a exigir la suspensión de todos los partidos de la Copa Libertadores de América que se juegan en esta semana.

Esto causó revuelo en todas partes del continente. Rápidamente medios de Brasil, Chile, Colombia y Paraguay se hicieron eco de estas versiones y comenzaron a preguntarse qué sucedería si esto efectivamente se terminaba cumpliendo.

Por este motivo, Conmebol debió emitir un comunicado para aclarar esta situación. “La Dirección de Competiciones de la Conmebol informa que no hay alteraciones en la programación de la Libertadores  y que todos los partidos programados se llevarán a cabo en tiempo y forma”, sostiene el escueto comunicado.

Así, el organismo que está en el centro de las críticas por sus omisiones a la hora de detectar jugadores que estuvieron mal incluidos, desmintió los rumores que con el correr de la noche comenzaban a acrecentarse. Los partidos de vuelta se jugarán y la Libertadores seguirá más allá de los groseros errores de Conmebol en este último tiempo.

 

 

El Intransigente

Con el duelo entre Estudiantes y Gremio se reanudó la Copa Libertadores de América. El torneo continental continuará hoy con el encuentro entre Boca y Libertad. El Xeneize recibe desde las 19.30 al elenco paraguayo que buscará dar el batacazo en el Alberto J. Armando.

Boca comienza su camino en la fase final de la Copa Libertadores. El elenco dirigido por Guillermo Barrros Schelotto buscará obtener una buena ventaja en el duelo ante el Gumarelo para llegar al partido de vuelta –que se jugará el jueves 30 de Agosto- con una diferencia más holgada que le de margen de error.

El elenco guaraní no llega bien a este partido. Hace poco más de una semana despidió a su entrenador, Aldo Bobadilla, luego de una serie de malos resultados. Ahora, con Eduardo Villaba de director técnico el equipo sigue sin obtener buenos resultados y marcha último en el campeonato paraguayo con dos puntos en cuatro partidos.

Por su parte, el Xeneize jugará su segundo partido de la temporada por lo que el cansancio puede aparecer rápidamente. Finalmente, jugaría Edwin Cardona y no Sebastián Villa como se especuló hasta hace unos días y nuevamente Carlos Tévez estará en el banco de los suplentes. También debutará Esteban Andrada  que ocupará el puesto de Agustín Rossi.

Boca formará con: Esteban Andrada; Leonardo Jara, Paolo Goltz, Lisandro Magallán y Emmanuel Mas; Wilmar Barrios, Pablo Pérez; Cristian Pavón, Mauro Zárate y Edwin Cardona; Ramón Ábila. Por su parte, Libertad jugará con: Muñoz; Aldo Benítez, Lucas Cardozo, Paulo Da Silva y Salustiano Candia; Edgar Benítez, Egidio Arevalo Ríos, A. Cardozo y  Juan Manuel Salgueiro; Antonio Bareiro y Oscar Cardozo.

 

 

 

El Intransigente