Tag

Copa del Rey

Browsing

«Estoy contento por la gente de Bilbao», aseguró tras el partido el técnico del Athletic, Gaizka Garitano.

El Athletic se medirá en una final vasca de Copa del Rey el próximo 18 de abril en Sevilla a la Real Sociedad, que el miércoles ganó 1-0 en el campo del Mirandés (2ª división).

El Athletic volverá a pelear por la Copa cinco años después de que en 2015 perdiera su última final frente al Barcelona (3-1), tras aguantar este jueves las embestidas del Granada en un partido muy trabado, en el que los visitantes sufrieron mucho para sellar su pasaje.

«Hemos cometido un error'»

El equipo andaluz, que llegaba con el marcador en contra a este partido, dominó a su rival para acabar recibiendo un tanto en su único fallo defensivo del partido.

«Hemos hecho una segunda parte donde hemos merecido el pase. El gol fue en el 81 y frena esa reacción, hemos cometido un error, un detalle y se nos ha ido» el partido, se lamentó el entrenador del Granada, Diego Martínez.

El Granada presionó muy arriba a sus rivales buscando tener el control del balón.

El equipo local, que no ha vuelto a jugar una final copera desde su derrota en 1959 frente al Barça (4-1), se hizo el amo en el centro del campo frente a un Athletic que esperaba sus ocasiones para salir al contraataque.

El equipo vasco buscaba las entradas en velocidad de Iñaki Williams, que en el 23 ponía un centro al área que cabeceó a su propia portería Víctor Díaz, poniendo en apuros a su arquero Rui Silva.

El partido se iba al descanso cuando apareció Yangel Herrera para rematar picado de cabeza en el área un balón que con el portero batido sacó bajo los palos Williams (45+1).

El centrocampista venezolano, uno de los hombres más activos de su equipo, se tuvo que retirar lesionado en la segunda parte dejando su sitio al camerunés Eteki (60).

Yuri rescata al Athletic 

Nada más volver al campo tras el descanso, Carlos Fernández remató de cabeza un centro al área para poner el 1-0 (48).

El gol dio alas al Granada que intensificó su presión sobre un Athletic que pasó por unos momentos de desconcierto.

El equipo vasco se vio empujado hacia atrás desde donde tenía muchos problemas para salir, limitándose a achicar balones.

Apareció entonces Germán Sánchez para cabecear picado un saque de esquina haciendo el 2-0 (76), que metía al Granada virtualmente en la final.

Con la ventaja en el marcador, el Granada no se vino atrás y siguió atacando, pero cuando mejor estaba llegó el gol del Athletic.

Yuri recogió el balón en el área, se fue en diagonal y soltó un disparo cruzado que ponía el 2-1 en el marcador (81), dando el pase a la final al Athletic.

El conjunto vasco, segundo equipo que más Copas ha ganado por detrás del Barcelona, buscará ahora su 24º trofeo frente a la Real Sociedad en Sevilla el 18 de abril.

 

La Real Sociedad ganó sin sufrir en Anduva y se plantó en la gran final de la Copa del Rey 32 años después. Con un once muy reconocible que llevan a los aficionados txuri-urdines a comparar a los Arconada, Zamora, Satrústegui, Periko Alonso, Gajate y compañía de los años 80 con los Remiro, Zaldua, Zubeldia, Oyarzabal o Mikel Merino del siglo XXI. Otro once de memoria que tanto en San Sebastián como en el resto de España empieza a recitarse de memoria.

EQUIPAZO. En mayúsculas, desde el portero al último integrante del banquillo. En esta Real Sociedad todos suman, todos aportan, todos juegan y juegan muy bien. Conjunto serio, fiable y que ya está en la final de la Copa del Rey por méritos propios. No dio opción alguna al Mirandés a pesar de llegar a Anduva con un resultado escaso y en todo momento vio peligrar su presencia en la final de La Cartuja.

Más allá de Oyarzabal, Januzaj, Odegaard o Isak, el artista y el mejor de esta Real Sociedad es su entrenador, Imanol Alguacil. Principal responsable de formar un equipo, de ser fiel a su idea de juego y de gestionar una plantilla que ha llegado a ser la mejor del club donostiarra en los últimos años. Sin dar titulares, sin hacer ruido y sin crear polémicas, Imanol Alguacil es un peazo entrenador y el tiempo solo dirá hasta donde puede llegar este equipo con tiempo, paciencia y plenos poderes sobre los jugadores. De momento a la final del torneo copero 32 años después.

A 100 días de iniciarse la Eurocopa en esta Real Sociedad hay muchos nombres que pueden no solo sonar para la lista de Luis Enrique sino formar parte de la convocatoria que pelee por alzarse por título de ser campeón de Europa el próximo verano. Mikel Merino, Remiro, Zubeldia o Zaldua hacen que esta Real sea muy nacional.

Era el minuto 51 de partido, el Mirandés necesitaba dos goles para forzar una prórroga y seguir con vida en la eliminatoria y seguir teniendo al alcance de la mano el sueño de disputar la final de la Copa del Rey, y un rechace recogido porGuridi tras un saque de falta y despejado casi bajo palos por Zubeldia supuso la mejor ocasión del partido para el conjunto de Iraola. Puede ser jugar un poco a fútbol ficción pero de haber entrado ese remate el partido habría sido otro.

Una mano que acabó con todas las ilusiones de un club y de una ciudad. Al borde del descanso, en un centro lateral que no entrañaba demasiado peligro y que incomprensiblemente Malsa lo cortó con la mano yendo al suelo. Penalti indiscutible que prácticamente ponía punto y final a la aventura del Mirandés en la Copa del Rey. Una mano que nunca debió aparecer para las ilusiones del Mirandés.

Ponerse en pie para ovacionar al Mirandés tanto a su plantilla como al club, a Iraola y su cuerpo técnico, a la ciudad de Miranda de Ebro y a Anduva por volver a creer en la Copa del Rey, por volver a ser revelación en el torneo del KO, por haber dado vida a un nuevo formato y por haber hecho una temporada más que la afición española al fútbol se hiciera un poquito del conjunto rojillo y haber puesto de nuevo en el mapa a Miranda de Ebro y a Anduva. Felicidades por su trayectoria en esta edición de Copa del Rey.

En una noche atípica en el Santiago Bernabéu, el equipo dirigido por Zinedine Zidane cayó 3-4 ante la Real Sociedad y quedó eliminado de la Copa del Rey en los cuartos de final.

Atípica porque no muchos equipos le marcan cuatro goles al Real Madrid en su estadio. El marcador lo abrió Martin Odegaard a—quien justamente juega en la Real Sociedad cedido por el cuadro merengue— los 22 minutos y así terminó la primera mitad.

En el segundo tiempo, el colombiano James Rodríguez fue sustituido por Luka Modric, pero solo para ver cómo se imponía la superioridad del equipo rival: Alexander Isak marcó dos goles en dos minutos (al 54 y 56).

El silencio se respiraba en la casa blanca que no salía de su asombro ante tamaña realidad. El encuentro, que hasta ese momento iba 0-3, vio la reacción del Madrid con un gol de Marcelo al minuto 59.

Diez minutos más tarde la Real Sociedad enmudecía el Bernabéu con un cuarto gol ejecutado por Mikel Merino.

Zidane movió el banco. Vinicius marca al minuto 78 pero fue anulado y se ahogaba la esperanza de una remontada. El recién ingresado Rodrygo sí concreta gol al minuto 81 y el 2-4 se dibujó en el tablero.

Llegó el reloj a los 90 minutos y añadieron 6 más. Nacho Fernández hace gol en el 93, el Real Madrid está a un paso de otra hazaña. El marcador: 3-4.

Minuto 95, expulsan a Gorosabel, doble amarilla tras una falta a Vinicius. La Real se queda con 10 hombres en la cancha y defiende su resultado como puede. El Madrid empuja, pero el tiempo acaba.

Debacle madridista en la Copa del Rey. Los dirigidos por Imanol Alguacil sorprendieron al merengue casi desde el comienzo con un fútbol directo, un libreto bien aprendido y la lucidez de pegar en los momentos claves.

Real Sociedad avanza a semifinales cortando una racha, y una sensación de imbatibilidad, de 21 partidos que ya comenzaba a fortalecer al Real Madrid.

La semana ha sido difícil en el Barcelona. A la crisis abierta entre Eric Abidal y Leo Messi, que obligó a mediar a Josep Maria Bartomeu, se le sumó anoche la eliminación de la Copa. Los culés ya se han despedido de dos títulos, en el mes de febrero, este curso. La Liga y la Champions League son ahora los únicos objetivos. El equipo se ha resentido de la polémica en los despachos y pide respeto y unión.

«La dinámica que hay en el club acaba afectando un poco al vestuario», señaló contundente Gerard Piqué. «Tirarnos las cosas a la cara no ayuda. Hay que centrarse en ganar. Tenemos que volver a la senda del triunfo. La unidad del vestuario con el staff es máxima», insistió el central. «Ya nos tiran mierda desde fuera, tenemos que estar todos juntos, y no tirarnos mierda entre nosotros desde dentro», señaló Jordi Alba, quien se mostró incluso aún más tajante.

El Barcelona se quedó sin la Supercopa al caer contra el Atlético de Madrid en Arabia y anoche se despidió de la actual Copa del Rey en San Mamés, donde ya fue derrotado en La Liga. El conjunto catalán no era apeado en cuartos del torneo doméstico desde la temporada 09-10, cuando el Sevilla, en doble partido, le dejó fuera. Además, desde 2013, el conjunto catalán había sido uno de los finalistas. La crisis institucional ha afectado al bloque sobre el césped. «Sobre todo cuando las cosas van mal, hay que estar unidos», señaló Guillermo Amor.

Satisfechos

La derrota acentúa, aún más, el mal momento culé, pese a que al equipo acabó satisfecho de su juego. «Es un día triste para todos. No queríamos caer eliminados, pero nos quedan aún dos competiciones en las que tenemos que seguir luchando. Así que hay que seguir. Creo que hemos hecho cosas bien, hemos tenido ocasiones», comentó Busquets.

«Estoy orgulloso del equipo hoy. Hemos merecido ganar, claramente. Hemos tenido más ocasiones y hemos generado más juego. Es injusto. Pero el partido nos va a dar mucha moral y fuerza para seguir», reiteró Jordi Alba.

 

El sorteo determinó que los dos clubes más grandes de España, Barcelona y Real Madrid, se crucen por vigésima vez en Copa de Rey. Será en semifinales, donde se han enfrentado en otras seis oportunidades con el Merengue inclinando la balanza a su favor.

Es también el Real Madrid el que manda en el historial general entre ambos en la Copa, con diez victorias sobre nueve del Barsa. Todo un desafío para Messi, que apenas pudo imponerse una vez ante el Madrid en esta competencia: fue en año 2012, cuando lo venció en cuartos de final.

Olé