Tag

Consumo

Browsing

La crisis cambiaria, el proceso recesivo y la inflación impactaron con fuerza en las ventas de shoppings y supermercados durante julio de este 2018, con caídas cercanas al 4 por ciento en las ventas interanuales, informó este lunes 24 el INDEC (Instituto Nacional de Estadística y Censos).

El organismo indicó que las ventas por cantidades en los supermercados cayó 3,7 por ciento durante julio, comparado con el mismo mes del 2017, mientras que en los centros de compras, la contracción del consumo llegó al 3,8 por ciento.

Para estos establecimientos comerciales, julio fue el mes en que más se reflejó la preocupante situación económica y financiera que atraviesa el país, ya que en meses anteriores el entusiasmo por el Mundial motorizó las ventas de televisores y con eso se equilibró en parte el nivel del consumo.

Tras once meses consecutivos de continuo crecimiento interanual, el consumo en los centros de compras o shopping tuvo la primera caída.

Las bajas de las ventas en los supermercados durante julio es la cuarta baja mensual en el año y se produjo después de un bimestre de variaciones interanuales positivas.

Las ventas a precios corrientes, teniendo en cuenta la inflación de precios, totalizaron $ 37.443 millones, señaló el INDEC. De ese total, $29.930,5 millones (79,9 por ciento) correspondieron a las grandes cadenas y 7.512,5 millones (20,1 por ciento), a las medianas.

Las jurisdicciones donde se registraron las subas de ventas más importantes fueron las de Santa Fe con un 35,8 por ciento, Neuquén, 31,7 por ciento, Entre Ríos, 29,5 por ciento y Salta 28,1 por ciento.

En los supermercados, los sectores con los aumentos interanuales más importantes fueron: indumentaria, calzado y textiles para el hogar con un 32,5 por ciento, panadería, 31,9 por ciento, verdulería y frutería, 30,2 por ciento y almacén, 29,9 por ciento.

En los centros de compras, en las ventas a precios corrientes en comparación con julio del año anterior, los rubros con mayor incremento fueron: juguetería con el 41,4 por ciento, otros, 40,3 por ciento, ropa y accesorios deportivos, con el 40,1 por ciento, perfumería y farmacia, con el 29,7 por ciento e indumentaria, calzado y marroquinería, con el 23,8 por ciento.

En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, los rubros que en julio pasado registraron los aumentos de ventas más altos en la medición interanual fueron: ropa deportiva y accesorios con el 43,1%, diversión y esparcimiento, 29,6%, librería y papelería, 26,6% y perfumería y farmacia, 26,2%.

En los 24 partidos del Gran Buenos Aires, las mayores ventas, efectuando la comparación interanual en julio, fueron: juguetería, con 47,4%, ropa y accesorios deportivos, con el 38,1%, perfumería y farmacia, con el 35,8%, indumentaria, calzado y marroquinería, con el 23,7% y patio de comidas, alimentos y kioscos, 22,1%.

 

 

Perfil

El consumo masivo mostró una variación interanual negativa de un 3% en julio, y es el tercer mes consecutivo de caída –después del 1% en mayo, y del 2% en junio-, según se desprende del análisis Consumer Thermometer que realiza mensualmente la consultora Kantar Worldpanel en base al consumo de los hogares.

En paralelo a la caída en volumen, los aumentos de precios se intensifican y llegan al 27% respecto de julio del año pasado –en junio la variación interanual había sido de un 25%-.

“Este escenario valida nuestra proyección para el cierre de año, donde el consumo masivo no será ajeno al contexto país y cerrará un segundo semestre con una baja similar a la de julio; así 2018 caerá entre un 1% y un 2% y será el tercer año consecutivo con signo negativo”, afirmó Federico Filipponi, director comercial de Kantar Worldpanel.

En el acumulado de los últimos tres meses -a julio- todos los sectores pierden volumen, excepto cuidado personal. Se acelera, además, la caída de primeras marcas, y únicamente las propias de las cadenas y especialmente las de bajo precio (low price), muestran avances en volumen.

En términos de niveles socio-económicos se mantiene el quiebre en la pirámide social, niveles altos y medios todavía sostienen valores positivos con respecto a 2017, mientras que en los niveles bajos se acentúa la caída, señalaron en la consultora.

“La primera reacción de los hogares -en marzo- fue espaciar las compras, pero los datos de julio muestran que ahora directamente abandonan productos: en los últimos tres meses el 57% de las categorías perdió compradores respecto del año anterior, algo que se acentuó especialmente en junio (74%) y julio (71%)”, detalló Filipponi.

 

 

Clarín