Tag

Consumo

Browsing

«El consumo viene desacelerando su crecimiento no sólo por el stockeo inicial de las familias tras decretarse el aislamiento, sino también por una restricción del ingreso y pérdida del poder adquisitivo del consumidor», analizaron desde una consultora.

El consumo de productos masivos durante los primeros días de junio ratifica la marcada desaceleración de su crecimiento en relación con las primeras semanas del aislamiento obligatorio por la pandemia de coronavirus, por factores vinculados a un stockeo ya logrado de las familias y a menores ingresos del consumidor, que llevan a una racionalización del gasto.

Así se desprende de un informe elaborado por la consultora Focus Market vía Scanntech -lector de código en 640 puntos de ventas en todo el país -sobre el comportamiento de la microeconomía a 80 días de cuarentena.

Damián Di Pace, director de Focus Market, analizó que «el consumo viene desacelerando su crecimiento no sólo por el stockeo inicial de las familias tras decretarse el aislamiento, sino también por una restricción del ingreso y pérdida del poder adquisitivo del consumidor».

«El efecto por ingreso refleja las dificultades de un sector amplio integrada por autónomos, monotributistas, pequeños minoristas y a la vez el recorte salarial de los empleados bajo dependencia», afirmó a Télam.

Según Di Pace, «otro factor que incide en la caída del consumo es la racionalización del gasto importante, con selectividad en distintas categorías por parte del consumidor».

Finalmente, el especialista resaltó que «por acto de compra cae el ticket promedio, es decir que cada vez que los argentinos van al supermercado se está comprando un poco menos, lo que presenta otra fotografía en el consumo de la racionalización del gasto con una retracción desde el inicio del aislamiento a las semanas posteriores».

En el trabajo se destaca que en la primera semana de junio se mantiene la tendencia de las ultimas tres semanas, persistiendo la cantidad de transacciones semanales promedio entorno a los 800.000 tickets.

También se mantiene estable el valor del ticket y cantidad de unidades, en la ultima semana; con un valor promedio de $474 incluyendo 6,4 unidades; pero comparado contra la semana pico donde comenzó a regir la cuarentena esto implica una retracción del -18% en valor y -23% en unidades.

Alimentos es el rubro cuyo valor de ticket mas se incrementó a partir del aislamiento, capturando un +63% frente a semanas anteriores e incluyendo 3 unidades adicionales.

Desde el inicio del aislamiento  es mayor la caída en las últimas semanas, ya que todos los segmentos desaceleran el valor del ticket desde la primera semana de confinamiento, excepto Bebidas y Cuidado Personal que mantienen estable el valor del ticket llevando menos unidades.

El efecto Covid-19 cambió la relevancia de lo facturado en el canal de consumo masivo, siendo bebidas la más afectada con 3,3% menos de importancia en la variación interanual (recuperando contra abril 20 pero sólo en manos de las alcohólicas) y distribuyéndose esta merma a favor de alimentos (Canasta Básica) y limpieza.

A la vez el informe indica que parecería cambiar el rumbo de las categorías de limpieza en la variación de mayo a abril pasados, ya que comienzan a perder relevancia.

La canasta de mayo cerró con un crecimiento de 2,8% en consumo versus el mismo periodo del año anterior, pero con una marcada desaceleración quedando lejos de las variaciones a doble digito de marzo, mientras que junio no arranca muy bien, y se convierte en la primera semana con datos negativos en consumo.

Un estudio del CONICET reveló que durante la cuarentena por el coronavirus se triplicó la cantidad de gente que toma alcohol todos los días.

Motivados por lo que se veía en las redes, el grupo de investigadores del CONICET en el Instituto Gino Germani (IIGG) hizo un relevamiento online con 5 mil vecinos de Provincia y la Ciudad de Buenos Aires para conocer cuánto alcohol se tomana antes y cuánto durante el aislamiento.

Según la encuesta, que se realizó entre el 4 y el 8 de mayo a mayores 18 años que cumplían entre 45 y 50 días, durante la cuarentena se incorporó el consumo de alcohol a nuevas situaciones de la vida cotidiana: casi un 20% comenzó a tomar durante la cena y cerca de un 15% mientras lee o escucha música o mira televisión. Por otro lado, se vio especialmente el consumo de vino, el 40% de estas personas aumentó la cantidad de copas, y la cerveza se tomó más en el 25% de los casos.

En el grupo que va de los 35 a 44 años, casi se cuadruplicó el consumo de alcohol. Paso de 4.6% a 18.1% durante el aislamiento. Entre quienes tienen de 18 a 24 años, este porcentaje también se cuadruplicó (de 5.2% a 20.7%). En tanto, se redujo a la mitad el porcentaje de quienes tomaban únicamente los fines de semana (sin distinción entre si algunos al mes o todos).

Consumo de alcohol en la cuarentena

“Cuando había transcurrido un mes de la cuarentena, empezamos a percibir en las redes sociales y en charlas con nuestras amistades cómo se bromeaba sobre el mayor consumo de alcohol. La circulación muy extendida de memes en los grupos de Whatsapp nos llamó la atención. Así nos propusimos indagar si tras esas alusiones a través del humor algo estaba cambiando.

Como vemos, la repetición de un día tras otro en aislamiento se traduce en una indiferenciación entre días de trabajo o de descanso y, así, también en lo que refiere a tomar alcohol”, explica Daniel Jones. Es el investigador del CONICET que junto a Ana Clara Camarotti, que encabezó el estudio, integra el equipo del Área de Salud y Población del IIGG.

Entre las razones para tomar más alcohol, prevalecen las que suponen una desorganización del tiempo. El 42.2% dijo que toma porque tiene más tiempo libre y 29.4%, por la falta de una rutina estable. Pero también está la «afectación emocional» provocada por la cuarentena, motivo que señaló el 33.6%.

«El alcohol siempre fue un método de evasión del dolor, de las penas que no se soportan. Es una manera de quedarse afuera de lo que se está viviendo. Depende de la situación psíquica que la persona esté atravesando en cuarentena. Puede ser que se toma por dolor, depresión, fobias. Pero entre tanto aislamiento psíquico y social, el resultado de este estudio me parece lógico», suma Alberto Álvarez, psicólogo y psiquiatra de la Asociación de Psiquiatras Argentinos (APA) y presidente del Capitulo Psicoanálisis, Subjetividad y Comunidad.

El consumo de yerba mate aumentó en la cuarentena y fue el mejor abril de la última década
Como causa «generalizada» o «disparadora» del beber más, Alvarez señala la incertidumbre, dice, «tanto en lo económico como el no saber cuándo termina esta situación».

En este cambio de los patrones de consumo de alcohol, a Jones le llama la atención que «el consumo de alcohol sea percibido como no problemático por 9 de cada 10», en el sentido de que declararon que haber tomado más en cuarentena no implica que les haya afectado a la salud, a sus vínculos o en el trabajo. Esto, para los investigadores, sí es una cuestión de clase. Y de género.

“Cuando se estudia consumo de drogas, legales e ilegales, casi siempre se trabaja sobre sectores populares. Una originalidad de este estudio es trabajar sobre sectores medios con alto nivel educativo. La clase media, en general, si no es alcoholismo, no ve tomar así como algo problemático. Un varón puede jactarse de su ‘cultura alcohólica’ por tomar mucho y no emborracharse. Mujeres jóvenes o de mediana edad pueden salir a un bar y mostrarlo en su Instagram. Vivimos en una cultura donde el consumo de alcohol, a diferencia de las drogas ilegalizadas, tiene alta legitimidad”, subraya Jones.

Consumo en cuarentena: las empresas trabajan contrarreloj para adaptar sus productos a la nueva demanda
En la encuesta también creció el otro extremo: se duplicó el número de los que no toman alcohol (eran 8.5% antes de la cuarentena, y 15.95% durante) .Y quienes afirmaron estar consumiendo menos alcohol durante la cuarentena, señalaron mayoritariamente la falta de salidas o eventos sociales (70%) como motivo. Ahí está la relación entre salir y tomar, para los jóvenes.

Los varones fueron mayoría entre los que a partir del aislamiento tomaron menos «por salud». Eso llamó la atención del equipo porque, en general, «por la construcción social del rol de cuidado para ellas», son las mujeres quienes muestran una mayor preocupación por la salud propia y de sus familiares.

Pero, claro está, la multiplicación de la frecuencia de consumo se dio con mayor énfasis entre quienes sí lo hacen a diario y en mayor medida. Si la cuarentena se prolonga hasta el 21 de junio, como trascendió hasta este martes, ¿aumentará aún más el consumo de alcohol? Por el momento, los investigadores del CONICET no tienen pensado repetir la encuesta. Pero tienen proyecciones.

«Si la crisis económica producto de la pandemia se sostiene o agrava, no resulta claro qué formas puede adquirir el consumo de alcohol. Hay que considerar que un tercio de quienes aumentaron el consumo habla de la angustia como motivo, y la mayoría no percibe tomar como algo problemático. Habría que relevar y analizar qué sucede de sostenerse la situación sanitaria», cierra Jones.

La habilitación de numerosas actividades productivas y, en consecuencia, la puesta en marcha progresiva de miles de empresas en todo el país, aunque con menos intensidad en el área metropolitana, se vio reflejada en el crecimiento que registró en mayo la demanda eléctrica.

El sector eléctrico registró en mayo una leve recuperación de la demanda respecto a abril, en particular en la rama industrial que cerró el mes en un nivel equivalente al 80% de los registros previos a la cuarentena, mientras que el consumo total del sistema promedió una baja del 10%, según el reporte de la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (Cammesa).

«Al observarse la evolución de la demanda los Grandes Usuarios (GUMAs) en relación a la semana previa a la cuarentena para días hábiles, se mantiene el recupero de la demanda desde los últimos días de abril», reseñó el trabajo.

Se observó un aumento comparado de los Gumas, «partiendo de valores de alrededor de un 60% hasta alcanzar valores cercanos al 80% de la demanda previa a la cuarentena, estabilizándose en este nivel en las últimas dos semanas».

Hacia el interior de la rama industrial, que es la que explica la variación en la gran demanda, en general aumentó en todas las actividades fabriles.

Como venía ocurriendo en las últimas semanas, hacia finales de mayo se destacaban las actividades relacionadas a productos metálicos no automotor, con aumentos en las principales empresas del sector como Siderca, Siderar y Acindar, que alcanzaron el 65% de su demanda previo a la cuarentena.

También se destacó en el informe de Cammesa, la evolución de las empresas de la construcción, por la mayor producción en Loma Negra, Avellaneda o Minetti, que alcanzaron el 75% de la demanda de electricidad previa a la cuarentena.

El análisis industrial, también contempló a las empresas relacionadas con madera y papel que en mayo alcanzó una demanda similar a los días previos a la cuarentena.

La Industria textil, en tanto, alcanzó algo más del 60% de su demanda previa a la cuarentena, a pesar de ser uno de los rubros que aún no tiene habilitada mayormente los canales de venta minoristas y en los grandes centros comerciales, situación que restringe la demanda.

El reporte puso de manifiesto que en el segundo mes de pleno de aislamiento social -que comenzó el 20 de marzo pasado-, marcó un leve incremento en la industria automotriz, explicado por la puesta en marcha de las primeras terminales como Volkswagen, Toyota, Fiat, Mercedes Benz o Renault, aunque con plantillas limitadas y niveles de producción inferiores a los meses precios.

Por el contrario, se mantuvo en mayo la tendencia de caída en la Industria de la alimentación y consumos masivos y en extracción de petróleo.

Un punto importante entre los mayores consumidores de energía eléctrica del país es el caso de Aluar, la productora de aluminio, que registra desde los primeros días de mayo la baja relativa en la demanda pero por un aumento de autogeneración por parte de la planta respecto a los días previos, requiriendo menor demanda de energía desde el sistema interconectado.

En cuanto a la demanda de las distribuidoras eléctricas, las que abastecen a todo el sistema menos a los grandes usuarios, el comportamiento desde su definición varía mucho con la temperatura y el tipo de día hábil o feriado.

Por eso, si se compara una semana típica del periodo de cuarentena con el año 2019 para días similares en cuanto a temperatura (para este caso 14°C), en valores medios se observó este mes una baja de 1600 Mw interanual, representando una caída total del orden de 10%.

En el caso de las distribuidoras, con una demanda de 12.598 Mw, en mayo se registró una merma interanual promedio de 923 Mw, los que representan una caída de 6,8%.

Al tomarse como referencia la demanda media total entre 2019 y 2020, el requerimiento eléctrico sufrió una caída de alrededor de 2 GWh medios diarios en relación a días similares en cuanto a temperatura y características.

El trabajo realiza también algunas observaciones operativas que reflejan que la actividad a primera hora de la mañana disminuye, produciendo un apagado similar a un día domingo, y reduce la pendiente de crecimiento hacia el mediodía, mientras que el pico nocturno se adelanta aproximadamente media hora por la actividad hogareña y se extiende por mayor tiempo.

El Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM) informó este jueves que a pesar del contexto generado por la pandemia de Coronavirus, el consumo de yerba mate se mantuvo estable, tanto en el mercado interno como en los despachos con destino de exportación.

En ese sentido, las declaraciones juradas referidas a la “salida de molino” durante el mes de abril de este año alcanzan los 24,3 millones de kilos, mientras que en abril de 2019 el volumen por ese mismo concepto sumó 23,4 millones de kilos.

De esta forma, se dio cuenta de un incremento en el cuarto mes del año del 3,67% en la medición interanual y registrándose como el nivel más alto de los últimos 10 años para el mes de abril.

En cuanto a las exportaciones, el ritmo de los embarques también se mantuvo y en el transcurso de abril los despachos sumaron 3,08 millones de kilos, acumulando un volumen de 11,9 millones de kilos para el periodo enero – abril de 2020.

Respecto a la cosecha, las declaraciones juradas indican que en abril ingresaron a secaderos 119, 68 millones de kilos de hoja verde, totalizando un volumen de 241,71 millones de kilos para los cuatro primeros meses del año en curso.

Fuente: Radio 3

 

El presidente de la Cámara de Comercio, Guillermo Ceriani, se refirió a la reapertura de los comercios tras 47 días de inactividad por la cuarentena decretada para evitar la expansión del Coronavirus. “A los comercios antes de cerrar sus puertas les pedimos que se acerquen a la Cámara de Comercio para buscar en forma conjunto soluciones para que no haya más cierres”, sostuvo.

En este sentido, señaló que “estamos con mucho entusiasmo y optimismo porque la gente se volcó a la calle a las compras, sabemos que no será un consumo extraordinario pero se le da una posibilidad al comerciante”.

“Hemos tenido un muy fuerte apoyo del Gobierno municipal al cual le estamos agradecido”, dijo en diálogo con Radio LU4.

Asimismo, aclaró que “este mediodía se entregarían los 100 primeros créditos al sector”.

“Estamos haciendo una encuesta en este momento con los socios. A los comercios antes de cerrar sus puertas les pedimos que se acerquen a la Cámara de Comercio para buscar en forma conjunto soluciones para que no haya más cierres”, concluyó.

El Gerente de Agua y Cloacas de la Cooperativa Eléctrica de Trelew, Federico García, reconoció que durante la cuarentena se ha experimentado un fuerte aumento del consumo de agua, aunque consideró que “el sistema responde bien” más allá de que “siempre es necesario que se cuide el recurso”.

García reveló también que “se han incrementado las intervenciones en conexiones domiciliares, sobre todo en cloacas”, aunque en contrapartida “disminuyeron en las calles, en las bocas de registro”.

“Tener a la población en las viviendas genera mayor presión en el sistema, sobre todo por la utilización del servicio público”, señaló.

El directivo explicó que “todo lo que es riegos, que es el elemento que nos descompensa la ecuación de agua, se ha ido disminuyendo porque ya estamos entrando en el otoño y también los fríos hacen que haya menor disponibilidad de agua” y agregó que “desde Cooperativa hemos establecido el régimen de oferta de agua a niveles de invierno, o sea que de alguna forma estamos quitando presión en la red porque si hay mucha agua disponible, sumado al frío, se producen muchas roturas de conexiones domiciliarias”.

Contó también que los niveles del río Chubut no generan preocupación porque “están aceptables, se mantienen constantes, no hemos tenido picos de turbiedad por lo que la potabilización está trabajando en forma normal”.

“Estamos con niveles de consumo de agua muy fuerte pero aun así no alcanza los picos del verano, pues allí está el consumo por riego que aumenta en casi un 25% el total” y señaló que “se debe considerar también que las escuelas no están funcionando y ese tipo de establecimiento consume muchísima agua, por lo que de alguna manera se compensa”.

Recomendaciones

García recordó que “el sistema cloacal está diseñado para utilizarlo en el aseo personal, el lavado de ropa y el consumo” por lo que “todo lo que no forma parte de esas tres situaciones no debe hacerse. Es decir, las cloacas no es el lugar donde se tira la basura, ni las esponjitas metálicas, ni restos de algodón, trapos de piso, estopas, pedazos de esponjas de acero, de viruta, porque todo eso encontramos cuando intervenimos por algún reclamo”.

Explicó también que “el sistema cloacal trabaja en funciones forzadas porque hay un sector en el centro de la ciudad que ya tiene un periodo de funcionamiento de muchos años, lo que nos genera roturas porque los camiones tienen que ir y limpiar esa cañería que está muy frágil”.

Dato

Según la estadística que mantiene la Cooperativa Eléctrica de Trelew en su sector de Agua y Cloacas, 1 de cada 2 socios requiere de los servicios de guardia al menos 1 vez al año.

En ese marco, Federico García explicó que “algunos años atrás teníamos en promedio unas 13 mil intervenciones sobre cloacas y otras 5 mil de agua por año, número que ha bajado casi en un 30 por ciento a raíz del trabajo de limpieza y reparaciones en sectores puntuales del sistema”.

La demanda eléctrica suele ser un indicador del comportamiento de las empresas. A medida que requieren menos suministro, se trata de una señal de disminución de la actividad. Desde el 19 de marzo al 29 de marzo, el consumo de luz cayó un 50% en la industria. Con la excepción de alimentación y petróleo, casi todos los otros sectores muestran datos negativos.

El ranking de los que menos demandan lo que encabeza construcción, cuyo suministro eléctrico disminuyó un 93%. La industria textil demandó un 84% menos de electricidad en la cuarentena. Los productos metálicos que no son para automotores bajaron un 82%, según datos de Cammesa, la empresa mayorista del sector eléctrico.

A tono con las suspensiones en la actividad de las terminales, la industria automotriz disminuyó en un 70% su consumo eléctrico. Las actividades fabriles dedicados a madera y papel retrocedieron un 46%. Los menos golpeados, siempre en industrias, son químicos, caucho, plástico y otros materiales, con un descenso del 21,7%, y derivados del petróleo, con un 15,8%.

La industria de alimentación y productos de consumo masivo muestra su buen momento, al caer el uso de energía sólo 11%. Los servicios públicos y transporte también son de los que menos caen, con un 15,7%. Aunque la mayoría de los supermercados está facturando bien, para la medición de Cammesa están encuadrados dentro de comercios y servicios, que incluye a centros comerciales. De esa forma, su caída es del 44%.

La actividad de petróleo y minerales reportó un 5% menos que antes de la cuarentena. Pero eso sería transitorio, según las empresas. Ya en abril se notará la disminución de esas compañía.

Para comparar contra los hogares, la demanda de las distribuidoras (las que llevan electricidad a las casas y usuarios comerciales comunes) bajó un 19%.

Los datos miden el comportamiento del 19 al 29 de marzo, en comparación con el 1 al 19 de marzo.

Según explicó Cammesa, en general, la actividad por la mañana disminuye, produciendo un apagado similar a un día domingo, y reduce la pendiente de crecimiento hacia el mediodía. El pico nocturno se adelanta aproximadamente media hora por la actividad hogareña y se extiende por mayor tiempo.

Estos números no contempla el rol de Aluar. La fabricante de aluminio es una de las industrias que más electricidad demanda. Tiene autogeneración térmica, pero esta vez le estuvo pidiendo al sistema Cammesa, por lo que hubo un «aumento neto» en su demanda.

En las alimenticias confirman que están con el pie en el acelerador, las ventas todavía les responden en canales como supermercados y autoservicios chinos. En cambio, observan caídas en almacenes tradicionales de barrios. El despacho de lácteos, panificados, galletitas y otros productos básicos es firme. Incluso -pese al decreto del Gobierno que obliga a retrotraer todos los precios de artículos que se despachan en supermercados los valores que tenían el 5 de marzo-, hay aumentos en rubros no esenciales: desde cereales hasta cepillos dentales.

De todas formas, hay comisiones sindicales en las empresas que quieren eliminar turnos de trabajo. Es para alimentos «no esenciales» y argumentan temor al contagio del coronavirus,

Las compañías buscan reconvertir líneas de producción ociosas en otras que se dediquen a segmentos con mayor dinamismo en las ventas.

Aunque el Gobierno asegura el suministro eléctrico está bajo control, los generadores advierten que no les están pagando las facturas. Hay altos niveles de morosidad en los clientes de las distribuidoras de luz y gas.

Las distribuidores de gas vieron en la semana a Federico Bernal, el presidente de Enargas. En Buenos Aires y el conurbano, Naturgy BAN (mitad del Gran Buenos Aires) reportó que su recaudación se hundió un 75%, mientras que Metrogas (la otra mitad del área metropolitana de Buenos Aires) bajó en un 70%.

En el interior, «Camuzzi Gas Pampeana reportó una disminución de la recaudación del 60% mientras Camuzzi Gas del Sur informó un desplome del 63%», según difundió Enargas. «Distribuidora de gas del Centro cayó un 69%; Distribuidora de Gas Cuyana , un 71%, Litoral Gas, un 66%; Gasnea, un 61% y Gasnor, 71%». Dos terceras partes de los hogares no está pagando el gas.

En la ciudad de Buenos Aires y el conurbano, por ejemplo, también cayó la recaudación de facturas de luz hogareñas disminuyó un 50% en una semana. Allí operan Edenor y Edesur. La situación se repite en casi todo el país. Salvo San Juan y La Plata (Edelap), cuyas distribuidoras juntaron la mitad de la recaudación prevista al viernes pasado, en el resto de las provincias están debajo del 50% de facturas pagas.

El titular de la cartera productiva lanzó el programa “Consumo Responsable” junto a supermercados de la provincia. Habrá descuentos de hasta el 15% en la canasta básica para jubilados, empleados públicos, beneficiarios de tarjetas sociales y veteranos de guerra.

El ministro de Agricultura, Ganadería Industria y Comercio del Chubut, Leandro Cavaco, lanzó la campaña de Consumo Responsable junto a los supermercados de la provincia. Habrá descuentos de hasta el 15% en la canasta básica para jubilados, empleados públicos, beneficiarios de tarjetas sociales y veteranos de guerra. “En este período de emergencia sanitaria buscamos la manera de que los vecinos puedan acceder a una canasta básica más económica”, sostuvo.

“Lo importante es que mientras dure esta situación seamos responsables, yendo al supermercado pensando en que el que viene atrás es nuestro vecino. Hay que evitar el pánico y comprar pensando en los demás”, afirmó el Ministro.

Los supermercados que brindan este beneficio son La Anónima, 15% los días martes para empleados públicos; en Carrefour 15% de descuento todos los miércoles a empleados públicos y municipales, y 10% de lunes a jueves a jubilados. En supermercados Vea y Jumbo el beneficio es de 15% los días lunes para empleados públicos y municipales, y 15% los martes para jubilados.

En supermercados Changomás y Wal-Mart, el descuento es de 15% los días martes para empleados públicos y municipales, y los lunes un 15% a jubilados.

Esta mañana se brindaron detalles de la Fiesta del Pescador que abrirá los festejos por un nuevo aniversario. Desde Km. 8 hasta la playa de Barrancas Blancas habrá controles de alcoholemias en el ingreso y el egreso desde la mañana del sábado 15 de febrero.

En la conferencia de prensa que brindaron autoridades municipales y policiales se anunció que están previstos equipos generadores de energía. Además, se preparó un amplio sector para acampar con casillas, motorhome y carpas. Desde la Municipalidad adelantaron que ya tienen preparado un plan B en caso que el clima no permita realizar el evento en la playa, se trasladaría al Predio Ferial.

El secretario de Gobierno de la Municipalidad Ricardo Gaitán destacó que se coordinaron tareas de seguridad para lo que será el evento del sábado 15 de febrero en Barrancas Blancas. Allí el Ejército Argentino montará una carpa para hacer el apoyo de seguridad. Se delimitó un sector para lo que será el concurso de pesca, donde participarán cerca de 200 parejas, como también otro sector para el concurso de cocina.

Gaitán aclaró que están previstos equipos generadores de luz para garantizar la iluminación, con 10 palmas autosustentables que pondrán en el lugar con mayor flujo de gente. Habrá dos núcleos de baños químicos, ambulancia de traslado, tráiler sanitarios, y equipo de guardavidas durante todo el evento.

El funcionario municipal indicó que se preparó un amplio sector, que estará identificado, para la gente que desee acampar con casillas, motorhome y carpas. “El viernes no se podrá acampar sino recién desde las 8 de la mañana del sábado. Habrá estrictos control de seguridad”, afirmó el funcionario.

Por otro lado, aclaró que estará prohibido por completo la venta y consumo de bebidas alcohólicos, habrá estrictos controles de la municipalidad y seguridad vial. “Desde km 8 hasta barrancas blancas habrá controles de alcoholemias en el ingreso y el egreso”, dijo.

Finalmente, pidió a la comunidad “evitar exceso de velocidad, no consumir alcohol. Las personas que ingresen a la playa serán requisadas”, y agregó que habrá food trucks en un sector delimitado en los que no se venderá alcohol, y cerca de 60 puestos de artesanos, informó El Comodorense.

La cartera sanitaria provincial realizó actividades en lugares estratégicos de Trelew, Puerto Madryn y Playa Unión, en conjunto con los Municipios locales.

El Ministerio de Salud del Chubut, a través de la Dirección Provincial de Prevención y Asistencia de las Adicciones, comenzó a realizar, en conjunto con los Municipios locales, diversas acciones de Prevención del Consumo Problemático de Sustancias en la vía pública de Trelew, Puerto Madryn y Playa Unión, que se encuadran dentro de la “Campaña de Verano 2020”.

Lugares estratégicos

Al respecto, la jefa del Departamento Provincial de Prevención, Valeria Nazar, señaló que “si bien estas acciones continúan las del año pasado, con la reciente creación de las Mesas de Gestión Local sobre Consumo de Alcohol en Trelew y Puerto Madryn, se decidió agregar a la presencia de preventoras en la vía pública, la difusión de material audiovisual en recitales de la costa y cartelería para comercios sobre la restricción de venta de alcohol a menores”.

Asimismo, la referente provincial precisó que, durante el transcurso del verano, “las actividades se llevarán a cabo en lugares estratégicos de Trelew, como la zona céntrica y el Parque Recreativo Laguna Chiquichano; en la zona de la rambla y eventos gastronómicos y culturales de la agenda local de Puerto Madryn; y la zona de la rambla de Playa Unión”.

Objetivos

Los objetivos de la iniciativa de la cartera sanitaria provincial, que conduce Fabián Puratich, son: brindar información y sensibilizar a la comunidad de los riesgos asociados al consumo de alcohol, por ejemplo en relación a la conducción vehicular; y contribuir a la disminución de los potenciales riesgos o daños asociados a determinados consumos.

Así como promocionar hábitos saludables en la comunidad y potenciar el sistema de referencia y contrarreferencia de los Centros Integrales de Tratamiento (CIT) de las Problemáticas de Consumo, que funcionan en las ciudades de Comodoro Rivadavia, Trelew, Puerto Madryn, Esquel y Rawson, y los hospitales de la provincia.