Tag

Consumo

Browsing

Tras conocer la historia de una mujer de Pinamar de 106 años que contó los beneficios de tomar agua de mar, el fotógrafo “Chino” Arturo aseguró que también la consume desde 2017 y contó su experiencia.

Este lunes, ADNSUR replicó la historia de una mujer de Pinamar, de 106 años que relató –en diálogo con Infobae- que bebía agua de mar todos los días. Ante la repercusión de esta historia, el fotógrafo comodorense “Chino” Arturo contó su experiencia.

“En casa tomamos agua de mar que busco a 30 km al sur. Ahí está muy limpia”.

El fotógrafo comodorense que fue sometido a un transplante renal explicó que toma agua de mar desde el 2017 y asegura que la práctica le ha ocasionado notorias mejoras a su cuerpo y su salud.

“De acuerdo a mi patología como trasplantado tenía que buscar una alternativa, tomaba muchas pastillas. Salió esto del agua de mar, me contacté con distintas personas en el mundo y un especialista de 80 y pico de años me dijo que hace más 30 años toma agua de mar y me dijo te tenés que animar, las pastillas te arreglan por un lado y te arruinan por otro”, dijo Arturo.

“Todos los días, todos los años, aunque llueva o haga frío, siempre al agua. No puedo vivir sin el mar, no me puedo ir de Pinamar”, dice sonriente.

Además , el fotógrafo comodorense relató – a Radio Del Mar – que: “Un 13 de febrero de 2017 fui al mar, nadé un poco y me llené un bidón con agua; brindé con el universo, la tomé pura, me hizo limpieza colónica. Después empecé a tomar agua de mar rebajada”.

Detalló que “es una parte de mar más tres partes de agua dulce a la que le agrego un cítrico para cambiarle un poco el sabor; las mascotas también toman, regamos las plantas”.

“En casa tomamos agua de mar que busco a 30 km al sur. Ahí está muy bien, muy limpia”, remarcó.

“No me animaría a sacar agua de nuestras costas porque los efluentes cloacales están muy cerca, mejor asegurarse y tomar de 30 km al sur. Colaboro con muchas familias”, aseguró.

Por último, Arturo indicó que las personas deberían investigar más sobre el tema: “yo investigué un año hasta que tomé la decisión. De a poquito vamos a empezar a tomar agua de mar. Ahora tomo 13 pastillas, antes tomaba casi 30. Fue buenísimo, hacemos el pan casero, masa de pizza con agua de mar. El agua de mar sirve para mejorar todas las patologías, en algunos casos se curan permanentemente”, dijo.

ADN Sur

Con Impulso del Concejal Nicolas Caridi, se aprobó en la última sesión del año 2018 el pedido al Poder Ejecutivo Municipal de una campaña de concientización sobre el uso de medicamentos

Por unanimidad y luego de un trabajo previo junto al secretario de salud Carlos Catalá; el Colegio de Farmacéuticos; el departamento de Farmacia de la Facultad de Ciencias Naturales de la UNPSJB; y el área de residuos patogénicos de la Subsecretaria de Ambiente de la Municipalidad, se aprobó el pedido para llevar a cabo la implementación de una campaña de concientización respecto al consumo adecuado y disposición sustentable de medicamentos en el ámbito domiciliario.

El proyecto de comunicación impulsado por el concejal del PJ, Nicolás Caridi, surge luego de un análisis de la problemática que presenta para la salud el mal uso de los medicamentos en los hogares, en especial en el sector etario más alto. Con respecto al mismo, Caridi argumentó que “tanto la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología médica (ANMAT) como la Organización Mundial de la Salud (OMS), han advertido sobre las complicaciones a nivel mundial respecto al mal uso y el bajo seguimiento responsable de los tratamientos con fármacos por parte de los pacientes”.

En los últimos años se ha constatado un alto porcentaje de ingresos hospitalarios por errores en el uso de la medicación y reacciones adversas a los medicamentos. Por lo cual el concejal advirtió que “el riesgo de estos efectos aumenta con la edad del paciente, ya que una característica de los adultos mayores es la polifarmacia, derivada de la necesidad de tratar patologías que se van acumulando con los años”.

También Caridi enfatizó sobre la responsabilidad en el segmento de la distribución de los medicamentos: “La información y el seguimiento por parte del farmacéutico del tratamiento farmacológico a través de la Atención farmacéutica, son imprescindibles para el uso racional del medicamento.”

En este sentido, “la idea es trabajar en programas de concientización y consumo adecuado”. Y más adelante “trabajar en una ordenanza para disponer de lugares para la disposición final de medicamentos, porque hoy no está establecido un mecanismo y los medicamentos vencidos se desechan junto a los desechos sólidos, cuando están considerados como residuos peligrosos y deben tener una disposición sustentable y específica”, señaló Caridi.

Las ventas al exterior de indumentaria cerrarán 2018 en 22 millones de dólares, cinco veces menos que el nivel que habían alcanzado en 2012, cuando acumularon 110 millones de la misma moneda, de acuerdo con un informe difundido hoy por la Cámara Industrial Argentina de la Indumentaria (CIAI).

Según la entidad empresaria, la crisis que sufre ese sector “impactó negativamente en las ventas al exterior de prendas nacionales, que aún no muestran reacción a la mejora cambiaria. Durante el acumulado enero-noviembre de 2018, las exportaciones de ropa totalizaron 20 millones de dólares, 35,3 por ciento menos que en el mismo período de 2017”. “Con estos valores, se estima que las exportaciones cerrarán 2018 en 22 millones de dólares, muy por debajo del nivel de 2012, cuando habían alcanzado 110 millones”, estimó CIAI.

Por su parte, las importaciones de ropa cayeron 19,5 por ciento en noviembre de 2018 en relación al mismo mes de 2017, mientras que si la medición se realiza en kilogramos, la contracción fue de 13,2 por ciento.

La reducción de las importaciones en el período está asociada a la mejora de 40,5 por ciento en el tipo de cambio real con China (país de origen de más de la mitad de nuestras importaciones de ropa) entre diciembre de 2018 y mismo mes de 2017, indicó el informe.

Y añadió que en el acumulado enero noviembre de 2018, las importaciones fueron de 479,3 millones de dólares, por lo cual la balanza comercial del sector mostró un déficit de 459,3 millones de dólares –según publica Página 12-.

La CIAI advirtió, además, que la demanda de ropa continúa en caída: en los 300 comercios minoristas relevados por CAME, las ventas de indumentaria y lencería se contrajeron 11,5 por ciento anual en diciembre de 2018; según el INDEC, en octubre las ventas de ropa en shoppings del Gran Buenos Aires cayeron 9,5 por ciento comparadas con el mismo mes de 2017, mientras que en supermercados de todo el país se redujeron 11,5.

“Estas caídas se relacionan con la reducción del poder de compra de los asalariados”, señaló la entidad, que también alertó que la caída en la producción de ropa “provocó la pérdida de puestos de trabajo en blanco generados por nuestro sector”.

Según los últimos datos disponibles en el Ministerio de Producción y Trabajo, entre el segundo trimestre de 2018 e igual período de 2017, se destruyeron 3056 puestos, cifra que equivale a una reducción de 6,9 por ciento en el plantel del personal esta industria.

El Comodorense

Con el 3,2 de noviembre, la inflación acumula 48,5 por ciento en 12 meses. Alimentos y Salud son los rubros que registran los mayores aumentos, lo que denota el grave perjuicio para los sectores más necesitados. A pesar de la sequía monetaria y la fuerte retracción del consumo, la inflación no se detiene.

La inflación en noviembre fue del 3,2 por ciento, alcanzó el 43,9 por ciento desde diciembre y un 48,5 por ciento en los últimos doce meses a nivel nacional, informó el Indec. De este modo, la marcha de los precios quedó al borde de un 50 por ciento anual, el mayor número desde 1991, cuando terminaba el proceso hiperinflacionario para dar lugar al consenso neoliberal alrededor de la convertibilidad. Este año, la inflación destrozó el poder adquisitivo de los ingresos y generó un derrumbe en el consumo interno. El capítulo que más creció en noviembre fue salud, a partir del nuevo incremento en medicamentos. También avanzaron por encima del promedio alimentos y bebidas, que impacta de lleno en las canastas de pobreza e indigencia y equipamiento y mantenimiento del hogar.

En 2018, la inflación terminará unos 35 puntos porcentuales por encima de la pauta prevista por el Gobierno, que era del 15 por ciento para todo el año. Ese grosero error de predicción se fue gestando de a poco. En el primer cuatrimestre, la suba de los precios circuló entre el 1,8 y el 2,7 por ciento, valores que ya en ese momento exigían una baja posterior para lograr apuntar a una banda del 20-25 por ciento de inflación anual. Pero el estallido cambiario y la profundización de la política de aumentos tarifarios y de suba de los combustibles elevó la inflación mensual al escalón del 3-4 por ciento entre junio, julio y agosto. Con el nuevo salto del dólar hasta los 40 pesos, septiembre y octubre marcaron el peor momento inflacionario del gobierno de Cambiemos, con subas del 6,5 y 5,4 por ciento, respectivamente. Si bien la inflación en noviembre se desaceleró frente al descalabro del bimestre previo, los precios se movieron al ritmo que mostraban a mitad de año, luego del primer capítulo de la primera crisis cambiaria. Sigue siendo un valor de suba de precios mensual muy alto. Se espera que en diciembre los precios aminoren la marcha un poco más, aunque todavía por arriba del 2 por ciento frente al mes previo.

El rubro que mayor aporte hizo a la inflación de noviembre fue alimentos y bebidas, con un alza del 3,4 por ciento frente al mes anterior. Se destacó el incremento mensual del 6 por ciento en el arroz blanco, del 6,7 por ciento en fideos secos guiseros y 6,3 por ciento en hamburguesas congeladas. Entre los lácteos, la leche entera subió en el mes un 7,6 por ciento, el queso cremoso lo hizo en un 3,7 y el yogur firme, un 21,4. Entre las bebidas, la Coca-Cola subió 4,9; el agua sin gas, un 7,2; la cerveza, 13,6 por ciento y la yerba mate, 3,8 por ciento.

Otro rubro que subió por encima de la media es equipamiento y mantenimiento del hogar, por efecto retardado de la suba de insumos por la devaluación y del costo financiero, mientras que prendas de vestir y calzado subió un 2,3 por ciento, algo amortiguado por la denominada cyber-week junto con la contracción en el consumo. El capítulo de transporte subió 2,7 por ciento a partir del incremento del subte hasta 13,50 pesos aunque estuvo contrarrestado por la baja del precio de las naftas aplicado por las petroleras gracias a la caída del dólar y del precio del barril a nivel internacional. Comunicaciones tuvo una suba del 3 por ciento. Salud subió un 5,7 por ciento a raíz de fuertes aumentos en los precios de los remedios.

A nivel general, los bienes subieron en noviembre un 3,7 por ciento y los servicios, un 2,1 por ciento. El “IPC Núcleo”, que excluye a los estacionales y los regulados por el Estado, subió 3,3 por ciento.

La medición del Indec en determinados productos puntuales muestra el grado de impacto de la inflación en los hogares con menos recursos. En el último año, el pan francés subió un 80 por ciento y la harina, un 200 por ciento. El arroz blanco lo hizo en un 76 por ciento y el pollo entero, 63 por ciento. El aceite de girasol subió un 76 por ciento. La leche en sachet subió 41 por ciento y el yogur firme, 75 por ciento. La sal fina subió un 67 por ciento y la yerba mate, 70 por ciento. Además, otros consumos esenciales como el colectivo y las boletas de luz y gas subieron por arriba del ciento por ciento y la nafta casi un 70 por ciento. El panorama por el lado de los ingresos nominales es todavía muy incierto, con sectores del movimiento obrero mejor organizado con paritarias del 40 por ciento, otras paritarias con 15 o más puntos de pérdida frente a la inflación y un amplio universo de trabajadores no registrados y desocupados que vieron un recorte dramático de su poder adquisitivo.

El consumo masivo de los argentinos cayó 9,6% en noviembre, respecto del mismo mes del año pasado, y registró así su sexto descenso consecutivo.

Así lo reportó un informe del Instituto de Trabajo y Economía de la Fundación Germán Abdala. La serie sin estacionalidad arrojó una caída de -3,3% mensual en noviembre.

“De esta manera el consumo continúa débil, afectado por la caída de los ingresos reales y las altas tasas de interés”, dice el informe económico.

La venta de autos nacionales en noviembre cayó a la mitad de la registrada el mismo mes de 2017, mientras que el IVA Neto subió sólo 0,5% anual.

Por su parte, de acuerdo a la Confederación Argentina de la Mediana Empresa, las ventas minoristas se desplomaron un 15,6% y cerca de un 85% de los comercios registraron una baja en sus ventas.

“En particular, esta caída es la más profunda del indicador desde que hay registros en 1998”, dice el informe.

El crédito real en pesos cayó un 13,4% anual, con fuertes bajas respecto a octubre en adelantos (-6,2%), documentos (-7%), hipotecarios (-1,2%), personales (-2,0%) y prendarios (-3,1%).

Fuente: Jornada

Con el objetivo de analizar y avanzar sobre propuestas laborales y edilicias que beneficien a los trabajadores que cumplen funciones en dichos Centros.

Los subsecretarios de Programas de Salud, Mariano Cabrera y de Planificación y Capacitación, Jimena Marcos presidieron este martes, en Comodoro Rivadavia una reunión con profesionales de la salud que desempeñan sus actividades en los Centros Integrales de Tratamiento de las Problemáticas de Consumo (CIT).

Este segundo encuentro se realizó en el Área Programática zona Sur, y de la misma participó la directora del Hospital Regional de Comodoro Rivadavia, Miryám Monasterolo, representantes gremiales y profesionales de la salud.

Al respecto, el subsecretario de Programas de Salud, Mariano Cabrera comentó que “es el segundo encuentro que tenemos con los trabajadores que desarrollan sus funciones en estos dispositivos y con voluntad de ambas partes vamos a llegar a un acuerdo”.

“Los trabajadores realizaron diferentes tipos de reclamos, desde lo edilicio, lo contractual y lo salarial” dijo Cabrera, agregando que “nuestra propuesta es hacer una ampliación horaria para que trabajen en un horario extendido con la remuneración que corresponde y dar más respuestas a la demanda que hay desde la población”.

“Ellos están funcionando en un inmueble que está alquilado y cuando hagamos el reacondicionamiento del inmueble que fue dado en comodato funcionará el CIT de zona sur en ese lugar ubicado en el barrio Quirno Costa” dijo Cabrera, agregando que “en los CIT de zona sur y zona norte trabajan psicólogos, psiquiatras, trabajadores sociales, enfermeros y administrativos”.

“Cierre de año positivo”

“Estamos haciendo un cierre de año positivo con un cierre de paritarias importante” destacó Cabrera, mencionando que “el trabajador realmente lo verá reflejado en el bolsillo y desde el área salud estamos contentos porque somos gente trabajadora y sabemos que la manera de reconocer a los empleados es a través de lo económico”.

En ese sentido, el subsecretario dijo que “tuvimos el acompañamiento del gobernador, Mariano Arcioni, quien entendió que la recomposición salarial es importante para la gente y no solo eso sino darle estabilidad”.

“Terminamos el año con 800 trabajadores que pasarán a la planta del estado y eso para gente es importante porque tendrán la tranquilidad de un trabajo estable” agregó el funcionario.

La recesión económica impulsada por la caída del consumo y las elevadas tasas de interés se acentuó en el sector productivo. En septiembre, la totalidad de los sectores industriales registraron una merma con respecto al 2017, entre los cuales de destacó la caída interanual del 21% de la producción automotriz.

El Índice de Producción Industrial (IPI), que elabora la consultora Orlando Ferreres & Asociados (OJF) y la Fundación de Investigaciones Económicas (FIEL) todos los meses, arrojó en septiembre una caída interanual de 8,1% y 8,7%, respectivamente, y así se sumó al sexto mes consecutivo de baja en relación al 2017. En los primeros nueves meses del año, la contracción acumulada fue del 3%.

“Durante septiembre todos los sectores industriales que componen el índice registraron números negativos, reflejo de una crisis generalizada”, indicó el informe de OJF. Y agregó: “El actual contexto de caída salarial, alza inflacionaria, baja del consumo  un nivel de tasas muy elevado, no nos permite pronosticar un rebote de la actividad industrial en lo que resta del año”.

En el análisis sectorial, OJF destacó a Maquinaria y Equipo con “la peor caída desde 2014”. El segmento sufrió una baja de 20,1% con respecto al mismo mes de 2017 por los malos resultados de la producción de maquinaria agrícola, electrodomésticos de línea blanca y el derrumbe del 20,6% de la industria automotriz

Se suma al arrastre de la industria los sectores de Refinerías (cayó un 17,6% frente a 2017), que acumula casi 12% de baja en el año; Plásticos, con una caída de 9,2%; y Minerales no Mecánicos (merma de 8,3%), básicamente por la caída de 10% en la producción de cemento portland, aunque acumula suba de 2,5% en los primeros nueve meses de 2018.

Entre las únicas noticias positivas dentro de cada sector, el informe de FIEL indicó que la caída del mes fue amortiguada por la siderurgia, con un leve aumento de actividad en relación a 2017, pero que acumula hacia el tercer trimestre un aumento de 10,8%.

“En síntesis, la industria volvió a mostrar en septiembre un retroceso. La rama siderúrgica ha contenido una mayor caída en el mes. La fase recesiva se prolonga y en el corto plazo no aparecen aún indicios que sugieran una rápida reversión de la misma”, concluyó el informe de FIEL, en línea con el de OJF.

El último mes que la industria tuvo un desempeño tan pobre fue en febrero de 2017, luego de un año recesivo donde la economía se achicó un 1,8%. Ese mes la actividad manufacturera cayó un 9% interanual. Además, septiembre significó para el sector productivo el sexto mes consecutivo de caída.

 

 

Cronista

La crisis cambiaria, el proceso recesivo y la inflación impactaron con fuerza en las ventas de shoppings y supermercados durante julio de este 2018, con caídas cercanas al 4 por ciento en las ventas interanuales, informó este lunes 24 el INDEC (Instituto Nacional de Estadística y Censos).

El organismo indicó que las ventas por cantidades en los supermercados cayó 3,7 por ciento durante julio, comparado con el mismo mes del 2017, mientras que en los centros de compras, la contracción del consumo llegó al 3,8 por ciento.

Para estos establecimientos comerciales, julio fue el mes en que más se reflejó la preocupante situación económica y financiera que atraviesa el país, ya que en meses anteriores el entusiasmo por el Mundial motorizó las ventas de televisores y con eso se equilibró en parte el nivel del consumo.

Tras once meses consecutivos de continuo crecimiento interanual, el consumo en los centros de compras o shopping tuvo la primera caída.

Las bajas de las ventas en los supermercados durante julio es la cuarta baja mensual en el año y se produjo después de un bimestre de variaciones interanuales positivas.

Las ventas a precios corrientes, teniendo en cuenta la inflación de precios, totalizaron $ 37.443 millones, señaló el INDEC. De ese total, $29.930,5 millones (79,9 por ciento) correspondieron a las grandes cadenas y 7.512,5 millones (20,1 por ciento), a las medianas.

Las jurisdicciones donde se registraron las subas de ventas más importantes fueron las de Santa Fe con un 35,8 por ciento, Neuquén, 31,7 por ciento, Entre Ríos, 29,5 por ciento y Salta 28,1 por ciento.

En los supermercados, los sectores con los aumentos interanuales más importantes fueron: indumentaria, calzado y textiles para el hogar con un 32,5 por ciento, panadería, 31,9 por ciento, verdulería y frutería, 30,2 por ciento y almacén, 29,9 por ciento.

En los centros de compras, en las ventas a precios corrientes en comparación con julio del año anterior, los rubros con mayor incremento fueron: juguetería con el 41,4 por ciento, otros, 40,3 por ciento, ropa y accesorios deportivos, con el 40,1 por ciento, perfumería y farmacia, con el 29,7 por ciento e indumentaria, calzado y marroquinería, con el 23,8 por ciento.

En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, los rubros que en julio pasado registraron los aumentos de ventas más altos en la medición interanual fueron: ropa deportiva y accesorios con el 43,1%, diversión y esparcimiento, 29,6%, librería y papelería, 26,6% y perfumería y farmacia, 26,2%.

En los 24 partidos del Gran Buenos Aires, las mayores ventas, efectuando la comparación interanual en julio, fueron: juguetería, con 47,4%, ropa y accesorios deportivos, con el 38,1%, perfumería y farmacia, con el 35,8%, indumentaria, calzado y marroquinería, con el 23,7% y patio de comidas, alimentos y kioscos, 22,1%.

 

 

Perfil

El consumo masivo mostró una variación interanual negativa de un 3% en julio, y es el tercer mes consecutivo de caída –después del 1% en mayo, y del 2% en junio-, según se desprende del análisis Consumer Thermometer que realiza mensualmente la consultora Kantar Worldpanel en base al consumo de los hogares.

En paralelo a la caída en volumen, los aumentos de precios se intensifican y llegan al 27% respecto de julio del año pasado –en junio la variación interanual había sido de un 25%-.

“Este escenario valida nuestra proyección para el cierre de año, donde el consumo masivo no será ajeno al contexto país y cerrará un segundo semestre con una baja similar a la de julio; así 2018 caerá entre un 1% y un 2% y será el tercer año consecutivo con signo negativo”, afirmó Federico Filipponi, director comercial de Kantar Worldpanel.

En el acumulado de los últimos tres meses -a julio- todos los sectores pierden volumen, excepto cuidado personal. Se acelera, además, la caída de primeras marcas, y únicamente las propias de las cadenas y especialmente las de bajo precio (low price), muestran avances en volumen.

En términos de niveles socio-económicos se mantiene el quiebre en la pirámide social, niveles altos y medios todavía sostienen valores positivos con respecto a 2017, mientras que en los niveles bajos se acentúa la caída, señalaron en la consultora.

“La primera reacción de los hogares -en marzo- fue espaciar las compras, pero los datos de julio muestran que ahora directamente abandonan productos: en los últimos tres meses el 57% de las categorías perdió compradores respecto del año anterior, algo que se acentuó especialmente en junio (74%) y julio (71%)”, detalló Filipponi.

 

 

Clarín