Tag

congelamiento de precios

Browsing

Lo dijo el secretario general Carlos Acuña, y advirtió que los salarios tienen que tener como piso el monto de esa canasta.

El secretario general de la CGT, Carlos Acuña pidió este sábado al Gobierno que se congelen los precios de la canasta básica y que los salarios tengan como piso el monto de esa canasta.

Lo hizo en declaraciones radiales, e insistió que el ajuste deben pagarlo «los grandes sectores financieros y las empresas como las de energía y gas».

«Acá los que no han puesto han sido los grandes sectores financieros, empresas que ganaron mucho como las de energía o el gas, y hoy hay compañeros trabajadores que están empeñados y sin poder pagar los servicios, y eso significa la caída del consumo», sostuvo Acuña.

Y agregó: «Tiene que haber un congelamiento de precios de la canasta básica. Y también los salarios tendrían que tener el piso de la canasta básica«.

En una entrevista con AM 750, Acuña redobló la apuesta y destacó que hay un gran problema «si los que más tienen no entienden que son los que más tienen que poner. Y si hay alguien que tiene que empezar a poner son los que ganaron mucho».

Confía el sindicalista en las promesas del presidente electo Alberto Fernández porque, según precisó, «está poniendo el foco en la producción nacional, el consumo interno y los acuerdos entre sectores».

Además, Acuña dio cuenta del pedido de la CGT a la Iglesia Católica para que se beatifique a Evita. Para el dirigente, el milagro que sustenta el pedido es que «tuvo la posibilidad de ayudar a los que no tenían nada y su compañero (Juan Domingo Perón) dignificó a la gente que trabaja.

El pedido formal se hizo con una carta al arzobispo de la Ciudad de Buenos Aires, Mario Poli. Acuña y Héctor Daer aluden al centenario del nacimiento de Eva Perón -que se cumple este año- para promover el proceso que podría convertir en santa a la esposa de Juan Perón.

A cien años de su nacimiento, superadas dilaciones y divisiones inconducentes para el bien común (…) solicitamos que nuestra Iglesia acompañe el sentir popular y la coloque en los altares oficiales para Felicidad de nuestros fieles y santos», dice la carta, informó Clarín.

En dos semanas caducará el congelamiento vigente en el mercado petrolero que el Gobierno estableció en agosto, luego de la devaluación post PASO, por 90 días. Eso significa que las estaciones de servicio aplicarán una remarcación en los surtidores. La misma arrancaría en un piso del 6%, según fuentes del sector.

El desfasaje entre los importes congelados y los estimados por las compañías está en torno al 20%. Sin embargo, en el mercado creen que un incremento de esa magnitud sería inaplicable, ya que la demanda no podría procesarlo bien.

Hace un mes, luego del aumento de 4% que se había dispuesto excepcionalmente, el presidente de YPF Miguel Ángel Gutiérrez había dicho que este año los combustibles subieron mucho menos que la inflación y que los precios en ese momento estaban entre 17 y 20% por debajo de la paridad de exportación.

Por eso, en las empresas también están tratando de que el Gobierno dé luz verde para un incremento previo, de aquí hasta el 13 de noviembre. La idea sería que, una vez liberado, la remarcación que tengan que disponer no sea tan abrupta, publica Clarín.

Las grandes cadenas de supermercados resolvieron frenar la suba de precios en sus productos, en una demostración de apoyo al proceso de transición luego de las elecciones presidenciales del domingo que le dieron el triunfo a Alberto Fernández y en medio de una profunda crisis social y económica.

Las que tomaron la delantera fueron Carrefour y Walmart, que resolvieron congelar precios por el término de 15 días, con el propósito de invitar a los proveedores a hacer lo propio.

El compromiso abarca a todos los productos que se comercializan: desde los de almacén, pasando por los de limpieza hasta electrodomésticos y mercadería en general.

La medida se toma luego de advertir la conducta de muchos de los clientes que, previo a las elecciones del pasado domingo, realizaron compras masivas a modo de stockeo ante la incertidumbre sobre el comportamiento del dólar.

16 mil productos
El pasado viernes, la francesa Carrefour avisó: «Hoy es momento de elegir, y en Carrefour elegimos acompañar a nuestros clientes con responsabilidad. Para darles tranquilidad, Carrefour no aumentará los precios de los alimentos durante 15 días e invitará a todas las empresas a sumarse a este compromiso». El congelamiento abarca alimentos y bebidas en todas las sucursales. En sus hipermercados, por ejemplo, habrá 16.000 artículos sin incrementos.

«Ante la preocupación y consultas transmitidas por nuestros clientes decidimos realizar una acción para seguir acompañándolo», cuentan en la empresa francesa. «Nos sentaremos con cada proveedor para analizar precio por precio y producto por producto, con el objetivo de seguir brindándoles a nuestros clientes las mejores opciones en las 22 provincias en donde estamos presentes», agregan.

Pese a los incrementos
La norteamericana Walmart también adhirió hoy: «Nosotros también vamos a mantener los precios e invitamos a nuestra cadena de valor y socios a asumir el mismo desafío».

«Recogimos el guante y nuestra aspiración es no limitarnos a los 15 días (propuestos por su competencia) sino mantenernos el mayor tiempo posible. Es cierto que en las últimas dos semanas hemos recibido de los proveedores aumentos de entre el 8% y el 12% en promedio, sobre todo en almacén, perfumería y limpieza», admiten en Walmart.

Medidas que vencen
Además, hay dos medidas económicas tomadas por el gobierno de Mauricio Macri que vencerán próximamente: uno es el programa de Precios Esenciales, que contempla el congelamiento por 6 meses del precio de 64 productos y que finalizaría esta semana; y la otra es la eliminación del IVA para productos de la canasta básica.

El programa de Precios Esenciales podría quedar absorbido por el programa Precios Cuidados; mientras que la exención del IVA podría ser sostenida por el gobierno de Alberto Fernández, aunque con alguna reforma.

Aunque el congelamiento de precios de los combustibles líquidos (naftas y gasoil) se extiende formalmente hasta el 13 de noviembre, el Gobierno analiza desde hace dos semanas el momento preciso para habilitar un nuevo aumento, tal como lo hizo a mediados de septiembre con un 4%.

Fuentes oficiales advirtieron que dependerá exclusivamente de la decisión del presidente Mauricio Macri. El rumor que corre en el sector es que el congelamiento caería el lunes 28 de octubre, derogación de decretos mediante, publica el sitio El Cronista.

Según una empresa consultada, el Gobierno planeaba habilitar un incremento de 3% para recompensar en parte la inflación de septiembre y que no se siga acumulando un atraso en los precios, que los directivos de las petroleras ubican en un 17%.

El congelamiento de precios, dispuesto en agosto, impactó en toda la cadena petrolera y produjo incertidumbre en los ejecutivos.

De hecho, hace semanas vienen señalando que la inversión caerá en 2020: en petróleo por las malas señales de la política, mientras que en gas falta capacidad de transporte y demanda local.

Mientras tanto, YPF, la compañía líder, logró instalar en la agenda sectorial que los aumentos en los combustibles no están ligados de manera directa con la inflación.

Su presidente, Miguel Ángel Gutiérrez, exhibió que las naftas y gasoil subieron 22% en lo que va de 2019, contra una inflación acumulada a septiembre que estimaron cercana a 39% (solo el mes pasado el índice de precios habría saltado 7,1%).

«Si de golpe incrementamos un 17% los precios, el efecto va a ser peor porque caerán fuerte las ventas», matizaron en una petrolera.

En agosto, incluso, bajó por primera vez el consumo de nafta súper, la variedad más barata. La crisis ya se manifestaba en la demanda de nafta premium, que baja a más de 20% interanual.

El Gobierno nacional anunció la extensión del congelamiento de las tarifas de la telefonía móvil prepaga hasta fines de noviembre y la entrega de $300 al mes en crédito para su línea de celular a los beneficiarios de las becas educativas Progresar, que representan un universo potencial de 552.000 personas.

La primera de las iniciativas extiende una de las «medidas de alivio» que está vigente desde comienzos de mayo. Se trata del congelamiento de los precios de líneas de telefonía móvil prepaga, parte del paquete de anuncios lanzados a fines de abril, que incluyó la suspensión de aumentos de tarifas de servicios públicos y el transporte y la creación del programa Precios Esenciales (estableció una canasta de 64 productos con precios fijos).

Telefónicas

Esta medida comprende a más de 35 millones de líneas activas a nivel nacional, que ofrecen precios más caros que los planes con abonos o postpago y son utilizados mayoritariamente, por segmentos poblacionales de menores ingresos. Según estimaciones del sector, representan el 60% del mercado de celulares del país. La decisión, que se terminó de pulir ayer, involucra a los tres grandes operadores (Personal, del grupo Telecom; Movistar y Claro, de la mexicana Telmex), que aplicaron su último ajuste tarifario para este segmento de planes en abril.

Beneficiarios Progresar

El paquete de medidas confirmado incluye, además, la bonificación de consumos mensuales para estudiantes que reciben las becas Progresar, a cargo de la Anses. El plan comprende la entrega de $300 mensuales a los beneficiarios que tengan una línea de celular a su nombre.
En el caso de que el usuario utilice una línea prepaga, el monto se acreditará automáticamente en la cuenta, mientras que aquellos que utilicen una línea postpago recibirán un descuento equivalente en su factura mensual.

Inscripción

Si bien hoy en la Argentina hay 552.000 beneficiarios de becas Progresar, el alcance del plan será menor porque, según estiman en el Gobierno, un grupo de estos jóvenes utiliza un celular a nombre de otra persona o dentro de un grupo familiar, situación que los excluye de esta bonificación.
La inscripción a este plan se realizará a través del sitio web de Progresar y se habilitará a partir del 7 de octubre, luego de que el Enacom concrete la autorización formal. El plazo disponible será de 15 días, así lo reseña Elonce.

La petrolera YPF prevé una reducción de su actividad de 2020 por efecto del congelamiento de precios y de las dificultades de financiamiento que impone la actual coyuntura en el país, aunque no implicará una menor producción de gas y petróleo en sus recursos no convencionales de Vaca Muerta, afirmaron el presidente de la compañía, Miguel Gutiérrez y el CEO Daniel González.

«La coyuntura nos va a afectar en algo hacia adelante pero de ninguna manera estamos pensando en desaprovechar esta oportunidad de largo plazo», afirmó Gutiérrez a la prensa en la Exposición Internacional Oil & Gas que se desarrolla hasta el jueves en el predio porteño La Rural, tras anticipar una baja en la actividad para el año próximo.

Gutiérrez detalló que la industria está teniendo «dos problemas centrales: el de los controles de precios y el tipo de cambio, y el de la reprogramación de la deuda. Y esto es muy importante para toda la cadena de valor».

«De la misma manera que queremos salir del congelamiento de precios lo más rápido posible también es necesario salir del reperfilamiento de deuda porque para la industria es muy importante poder contar con el financiamiento necesario para sus inversiones», agregó el presidente de la petrolera.

Esta tarde, González destacó que «YPF adapta la inversión al flujo que puede generar. Si genera menos tiene menos para invertir, pero la realidad es que recién estamos planeando el año próximo con nuestros socios, lo que no necesariamente signifique menor producción con los niveles de eficiencia que están alcanzando los equipos».

«No va sufrir nada la producción ni el desarrollo en general», reafirmó el CEO a la prensa y anticipó que, para 2020, la empresa «va a lograr exportación permanente de petróleo de origen no convencional (luego de algunos embarques puntuales de este año), y se estima que podrá estar en alrededor de los 60.000 barriles provenientes de la Cuenca Neuquina».

Tras la fuerte devaluación posPASO y el impacto en la inflación que se espera para este y los próximos meses, el Gobierno se vio obligado a acercarse a los laboratorios dejando de lado la desconfianza mutua que marcó los últimos dos años, con el fin de lograr un congelamiento de precios voluntario en la mayoría de los medicamentos por un plazo de entre 60 y 90 días. Sin embargo, las intenciones no fueron suficientes y no hubo acuerdo.

Tras una ardua negociación con los laboratorios nacionales y extranjeros, el Gobierno de Mauricio Macri no podrá finalmente realizar uno de los anuncios que más esperaba: el congelamiento de los precios de medicamentos.

“La negociación está empantanada porque los laboratorios no tienen voluntad de colaborar en la emergencia mediante un congelamiento (de precios)”, dijeron desde el Gobierno, a la vez que anoche desde la Cámara Industrial de Laboratorios Farmacéuticos Argentinos (CILFA) afirmaron que “es imposible congelar precios, cuando el dólar tuvo un salto del 27%, se disparó la inflación, y hay tasas de interés por las nubes, entre varias situaciones”.

Sin embargo, en el Gobierno mantienen la postura de que las empresas deberían aceptar un congelamiento hasta el próximo 30 de noviembre, con una suba de hasta 10% respecto del valor que tenían los medicamentos el pasado viernes 9 de agosto.

Según publicó esta mañana el Diario ‘BAE Negocios’, las conversaciones se enfriaron a tal punto que en las últimas dos semanas no hubo contactos personales, sino telefónicos y sin mayores avances, hasta que las posibilidades de acercamiento se agotaron.

Para Cilfa, Cooperala y Caeme, en estas condiciones no es posible congelar precios, entre otros factores, porque después de que se iniciaran las conversaciones hubo una nueva devaluación que llevó el dólar a $62, con mayores costos aparejados.

La volatilidad del dólar es el principal escollo para sellar el pacto ya que los medicamentos tienen un alto componente importado (por los principios activos) y, por ende, son muy sensibles al precio de la moneda norteamericana.

El borrador que estaba sobre la mesa se refería a más de cincuenta tipos de drogas. Las empresas siempre rechazaron un plazo de freno por 90 días, al tiempo que proponían otro más corto de 60 días, pero sin retrotraer los incrementos que hubo desde el fatídico lunes 12 de agosto, cuando no hubo intervención oficial para frenar la devaluación.

El diálogo buscaba contener subas en drogas para tratamientos comunes o ambulatorios, y otras de alto costo para tratamientos especiales. Los pretendidos precios congelados iban a alcanzar a los antibióticos, analgésicos, antihipertensivos, betabloqueantes, medicamentos oncológicos, entre muchos otros.

Los medicamentos aumentaron más del 50% entre enero y agosto, superando la inflación, a la vez que las compras por parte de la población se derrumbaron un 6% interanual el mes pasado.

Mientras piden que el Gobierno cumpla rápidamente y acorte plazos de pago del PAMI, así como los gobiernos provinciales con las obras sociales, la crisis ya liquidó a 74 farmacias desde enero pasado, lo que implicó una pérdida de empleo superior a las 800 personas.

De esas 74, 8 cerraron desde las PASO, según Marcelo Peretta, secretario general del gremio sectorial.

El ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, ratificó que «se va a mantener congelado» el valor del boleto de colectivos y trenes metropolitanos, tal como se había anunciado en abril pasado, pese al aumento de 4% en el precio de los combustibles que rige desde este jueves.

«Los boletos y las tarifas que maneja el gobierno nacional, como ya lo anunciamos hace un tiempo y lo reconfirmamos, se van a mantener congelados hasta fin de año», remarcó Dietrich en declaraciones formuladas desde Jujuy a radio Continental.

El ministro descartó, por otra parte, que el reordenamiento de partidas del actual Presupuesto por unos $ 10.000 millones, para atender la emergencia alimentaria, vaya a afectar obras en autopistas, rutas o aeropuertos.

«Siempre hay reordenamiento, el Presupuesto tiene dinamismo y eso lo está trabajando (la ministra de Desarrollo Social) Carolina Stanley con las áreas correspondientes y con las provincias», dijo Dietrich.

El titular de Transporte, que acompaña al presidente Mauricio Macri en su visita a Jujuy, rechazó asimismo que se vaya a revertir la política de competencia en el sector aeronáutico, con el ingreso de las low cost.

«Es la revolución de los aviones, esperamos toda la vida esto y es innegable que el país tiene una oportunidad con el desarrollo del turismo», de modo que «sí o sí las low cost, porque es lo que pasa en todo el mundo: la Argentina era el único país en que no existían las low cost», enfatizó Dietrich.

El funcionario descartó que Aerolíneas Argentinas y Austral puedan suplir a las compañías que comenzaron a prestar sus servicios en los últimos años.

«No hay ningún lugar donde haya una sola compañía que hace todo y Aerolíneas puede competir perfectamente», sostuvo Dietrich.

Agregó que «excepto un grupo de sindicalistas o personas con una mirada de lo que era el sector aéreo hace 50 años, la gente de Aerolíneas está muy contenta de competir, porque está mucho mejor que en 2015 y tiene hoy tarifas mucho más baratas».

«Cuatro años atrás en un montón de tramos la tarifa era diez veces más cara que en la actualidad, por eso la gente no viajaba; hoy es mucho más barato y hay más conectividad», resaltó el ministro por último, así lo reseña Télam.

Las estaciones de servicio de la ciudad vuelven a mostrar, como hace dos días atrás, largas filas de automovilistas que esperan para cargar combustible. Si bien el lunes pasado esta situación la generó el bloqueo a la playa de tanques que realizaron por algunas horas los trabajadores estatales, en esta oportunidad se trata del aumento del 4% previsto para después de esta medianoche.

El Gobierno Nacional autorizó una suba en las naftas a partir de las 0hs de este jueves, tras el congelamiento de precios anunciado luego de las PASO. Indicaron que el descongelamiento responde al aumento del precio del crudo a nivel internacional y la suba del dólar.

La suba será del 4% y marca el fin del congelamiento de precios que debía extenderse por 90 días, pero que en la práctica duró solo un mes.

El decreto de congelamiento de los combustibles del 2 de septiembre habilitaba a la Secretaría de Energía a dictar, en caso que las circunstancias lo ameriten, la posibilidad de autorizar incrementos en los valores.

Debido a este decreto, varias provincias productoras de hidrocarburos recurrieron a la Justicia, considerando que esa decisión atentaba contra la recaudación de los distritos además de ser cuestionado por las petroleras, que veían afectados sus ingresos.

Este miércoles el Ejecutivo decidió autorizar esta suba de combustibles, en función del al incremento a nivel nacional del precio del barril de petróleo, a lo que se le suma la devaluación del peso frente al dólar, informó ADN SUR.

El congelamiento del precio de las naftas duró apenas un mes. Luego de que el valor internacional del barril de petróleo se disparara en los últimos días por el ataque a dos terminales petroleras en Arabia Saudita, y en un contexto de alza inflacionaria, el Gobierno puso fin a la medida anunciada el 14 de agosto y autorizó un aumento del 4% en el precio de los combustibles en el mercado local, que entrará a regir a partir de esta medianoche.

«Las transferencias que se dieron al sector hace unos días fue un primer parche después de haber dado varios pasos atrás. Entendemos que los precios tienen un atraso significativo, que se vio agravado por la volatilidad internacional», admitieron en el Gobierno al comunicar la decisión.

El aumento, según explicaron en el Gobierno, entrará en vigencia desde el jueves 19 de septiembre y se aplicará a la venta de combustibles en todo el territorio nacional. El ajuste establecido, a su vez, es equivalente a la inflación minorista que estimó el Indec para agosto (4%).

En la cartera de Energía indicaron que la suba en el precio internacional del petróleo fue el motivo principal por el cual se decidió abandonar la fijación de precios, una de las medidas de alivio anunciadas por el presidente Mauricio Macri luego de su derrota electoral en las PASO. El lunes, luego del ataque a las refinerías de Aramco en Arabia Saudita, el precio del petróleo saltó un 14% y pasó de US$59 a US$68, aunque cedió en los días posteriores y hoy opera debajo de US$64.

«Estos acontecimientos conllevan a una situación imprevista y significativa de incremento de precios que inevitablemente impactan en la producción, la comercialización y el normal abastecimiento de los combustibles en nuestro país», indicaron en Energía.

Las empresas dedicadas a la venta de combustibles reclamaban un aumento que les permitiera recomponer sus márgenes, golpeados por la suba del tipo de cambio, que pasó de US$46,55 el viernes previo a las PASO a más de US$58.

El último aumento en el precio de las naftas en el mercado local se había concretado en los primeros días de julio. Tras ese ajuste, el quinto del año, los valores de referencia en la ciudad de Buenos Aires de YPF, la firma que concentra la mayor participación en el mercado, eran de $43,71 para la nafta súper; $50,43 para la premium (subieron 2,5%); y $40,94 y $47,92 para los combustibles diésel e Infinia diésel (aumentaron 1,75%). Desde entonces, la inflación acumulada a nivel nacional supera el 6%.

Desde las compañías aún no confirmaron el ajuste que aplicarán en sus precios. Si se proyecta el 4% autorizado por el Gobierno, el litro de nafta súper pasaría a $45,49, mientras que el litro de nafta premium tendría un precio de $52,45. En tanto, los valores del gasoil en sus dos versiones pasarían a $42,58 y $49,84, respectivamente.

Aumenta el petróleo local

Por otra parte, el Gobierno decidió autorizar un aumento del 5,58% del precio del barril reconocido a los productores de petróleo en el mercado local. De esta manera, ese valor pasa de US$59 a alrededor de US$62,29, valor que se mantiene debajo de las cifras del mercado internacional. Luego de tocar picos de US$68 en la semana, el Brent hoy cae alrededor del 1% y cotiza a US$63,53.

A su vez, agregaron que en la decisión pesaron las demandas judiciales que suscitó el decreto, que realizaron las provincias de Neuquén y Río Negro, y la empresa Vista Oil, fundada por el exCEO de YPF, Miguel Galuccio.

Aumento de naftas: decisiones que cambiaron el escenario

El lunes, la Secretaría de Energía reglamentó las transferencias económicas a provincias petroleras y a empresas para aumentar el tipo de cambio fijado en $45,19 a $49,50, como paliativo por el congelamiento de precios, pero pidió a cambio que se renuncie a todo derecho de demanda. Neuquén, Río Negro y Vista rechazaron la medida e indicaron que continuarán con sus reclamos en la Justicia.

Tras el alza que tuvo en los últimos días el Brent (el índice internacional que se toma de referencia en el mercado doméstico), se había ampliado la diferencia entre el precio del petróleo con el valor del barril criollo. Si bien en los días posteriores al ataque, el precio había llegado a los US$68 por barril, hoy está cotizando en US$64, aunque aun por arriba de los US$59 a los que se había fijado el barril local. Con el ajuste, ese valor sube a US$62,29.

Por otro lado, el tipo de cambio quedó fijado para aquellas empresas y provincias que aceptaban las transferencias a $49,50, muy por debajo de los $56,50 que vale actualmente el dólar mayorista.

Según estimaciones de mercado, antes del ajuste autorizado hoy los precios de las naftas habían quedado atrasados 40%, mientras que para el Gobierno estaban un 25% abajo de su valor de mercado. Este contexto, con un nivel de inflación que se espera creciente para este mes y octubre, generaba un problema mayor para el día posterior al fin del congelamiento de precios, el 13 de noviembre, informó La Nación.