Tag

comunidades

Browsing

Las comunidades Mapuche Tehuelche de la Meseta centro norte y vecinos de las localidades, queremos dirigirnos hoy al periodista Carlos Di Filippo.

Ante su visita a las localidades de la meseta queremos exponer que, como siempre, solo da voz a los pobladores con una postura claramente prominera. Y no le ha dado la misma posibilidad a quienes rechazamos la megaminería. Sin bajarse a conversar con los vecinos en las comunidades donde se pueden leer carteles de rechazo a dicha actividad en los accesos y en las casas.

Esta censura a nuestras voces, al negarnos la oportunidad de expresar nuestra opinión en medio tan importante como el que usted representa, no nos sorprende. Pero nos obliga a tomar cartas en el asunto y a dirigirnos por este medio a usted, y a toda la población.

Primero, vemos con preocupación que usted pueda moverse sin ninguna restricción o control por las localidades de la meseta. En un momento cuando en las ciudades de la costa Chubutense está aumentando el número de casos de Covid 19. Por lo que lo instamos a ser más responsable con sus acciones a futuro.

En cuanto a la entrevista que realizó en el pueblo de Gan Gan queremos aclararle algunos errores malintencionados de su parte.

El comparar a un inmigrante Español como el Sr. Rial con la familia Cual es muy grave, pues desconoce la realidad desigual y la historia que vivieron estos pobladores, y da una información equívoca a sus oyentes.

La familia Cual es originaria de estas tierras y hay registros de sus antepasados habitando la zona de Gan Gan que datan de fines del siglo XIX. El cacique José María Cual (Kalagapa) es quien solicitó las tierras en 1902, luego de haber padecido él y los suyos los actos genocidas de la campaña de Roca (que incluyeron asesinatos, violaciones, desapariciones y traslados forzados). Además, Kalagapa es recordado por haber dejado gran cantidad de registros de la lengua y la cultura Gününa Küna. Por eso no hay régimen de comparación.

Creemos que su comentario busca dar crédito a un poblador antiguo como Rial. Pero sepa usted ahora que la familia Cual, es la verdadera originaria, autóctona, que fundó la localidad de Gan Gan y habita ancestralmente estos territorios. Como otras familias Mapuche Tehuelche de la meseta.

Respecto a los campos abandonados que a usted tanto le llama la atención, queremos que sepa que esto es consecuencia de la ambición de los terratenientes de la meseta. Que despojaron y desarraigaron a los pobladores originarios, con la complicidad de agentes del Estado como el IAC, jueces y la policía. Ahora bien, cuando faltan los apropiadores sus descendientes venden o, como usted vio, abandonan estos campos. Causando graves dificultades para los productores ganaderos que siguen apostando a esta producción. Mientras resisten la embestida minera, el abandono del Estado y los depredadores.

De manera que es un error decir que los campos están abandonados porque «no hay trabajo». Al contrario, no hay trabajo porque los campos están abandonados.

Por último, le queremos decir que los pobladores de la meseta que rechazamos la Megaminería, vivimos y en su mayoría nacimos en la meseta. Nadie viene a decirnos que tenemos que hacer. Sostenemos que La Meseta No es Zona de Sacrificio y lo hacemos bandera. Somos conscientes de que es lo que queremos y de cómo queremos vivir en nuestros territorios, según nuestra cosmovisión ancestral.

Comunidad Yalalaubat

Comunidad Chacay Oeste – Laguna Fría

Comunidad Mallín de los Cual

Comunidad los Pino

Comunidad Ñuke Mapu El Escorial

Diez hogares de las comunidades Quilodrán y Larenas, junto con otras familias de la localidad alejadas de la red eléctrica, recibieron paneles de energía solar para abastecerse del servicio, mientras continúa abierta la inscripción para que más hogares de zonas rurales puedan obtener el equipamiento para cubrir las necesidades básicas de energía.

Las entregas fueron coordinadas por la referente del Área de Pueblos Originarios y Comunidades del Municipio, Érica Agüero, gracias a los equipos de energía solar provistos por el Gobierno Nacional en el marco del Proyecto de Energías Renovables en Mercados Rurales (PERME), y administrados en Chubut por el Ministerio de Ciencia.

Este programa busca facilitar el acceso a la energía para las familias de entornos rurales carentes de servicio eléctrico y residentes en zonas muy alejadas del tendido, con equipos de fuentes renovables que garantizan las necesidades básicas de iluminación.

Con la instalación realizada la semana pasada en la comunidad Quilodrán, en El Hoyo son diez los hogares que ya pueden cubrir sus necesidades de energía básicas con estos equipos de fuentes renovables.
Las vecinas y vecinos que estén interesados en adquirir los paneles solares pueden anotarse en la Secretaría de Desarrollo Social de la Municipalidad llamando al 4471880.

Diez hogares de las comunidades Quilodrán y Larenas, junto con otras familias de la localidad alejadas de la red eléctrica, recibieron paneles de energía solar para abastecerse del servicio, mientras continúa abierta la inscripción para que más hogares de zonas rurales puedan obtener el equipamiento para cubrir las necesidades básicas de energía.

Las entregas fueron coordinadas por la referente del Área de Pueblos Originarios y Comunidades del Municipio, Érica Agüero, gracias a los equipos de energía solar provistos por el Gobierno Nacional en el marco del Proyecto de Energías Renovables en Mercados Rurales (PERME), y administrados en Chubut por el Ministerio de Ciencia.

Este programa busca facilitar el acceso a la energía para las familias de entornos rurales carentes de servicio eléctrico y residentes en zonas muy alejadas del tendido, con equipos de fuentes renovables que garantizan las necesidades básicas de iluminación.

Con la instalación realizada la semana pasada en la comunidad Quilodrán, en El Hoyo son diez los hogares que ya pueden cubrir sus necesidades de energía básicas con estos equipos de fuentes renovables.

Las vecinas y vecinos que estén interesados en adquirir los paneles solares pueden anotarse en la Secretaría de Desarrollo Social de la Municipalidad llamando al 4471880.

Los equipos de rescate y asistencia, tanto aérea como terrestre, continuaron hoy desarrollando sus tareas en los parajes aledaños a la comuna de Cushamen, que sufrió en los últimos días un persistente temporal de nieve.

Los trabajos fueron llevado adelante por organismos nacionales y provinciales, y en la jornada se logró asistir con víveres y medicamentos a cinco familias en El Tropezón y otras cinco familias en Costa de Ñorquinco.

Además, vía aérea el helicóptero del Ejército Argentino se dedicó a asistir a personas en las zonas de los parajes Rinconada y Cordillera, donde en total hay unas doce familias.

En tanto, mañana con equipos y máquinas se buscará llegar a Mina de Indio, a unos 60 kilómetros de Cushamen, ya que la zona está afectada por una gran acumulación de nieve en las vías de acceso. Además en camionetas se trasladarán víveres y medicamentos también hasta allí.

Por otra parte, se informó que las diferentes donaciones que se realizan desde distintos lugares están llegando con normalidad a Cushamen, donde son acopiadas en el gimnasio local.

A última hora de hoy se reunirá el Comité de Emergencia y allí se coordinarán las tareas de rescate y asistencia que se efectuarán mañana, para llegar a todos los parajes y zonas afectados por el temporal de nieve.

Entre fuertes nevadas y temperaturas bajo cero, las comunidades mapuche tehuelche se pronunciaron contundentemente contra la megaminería y las políticas extractivas de los gobiernos provincial y nacional. Entre otras cosas, cuentan cómo los proyectos megamineros vulneran sus derechos repetidamente, incluso profanando y trasladando un chenque (sitio sagrado y cementerio).

La declaración pone en palabras el protagonismo de las Comunidades de la Meseta en la Segunda Iniciativa Popular (IP) para lograr una ley que prohíba la megaminería y proteja los territorios. La IP, aún con cuarentena covid 19, avanza con paso arrollador por toda la provincia, consiguiendo firmas y apoyo político de organizaciones sociales, productores/as, comerciantes, Concejos Deliberantes (ver nota sobre Declaración de interés municipal de la IP en Puerto Madryn), sindicatos y trabajadorxs de base en lucha. Y aunque para presentar el proyecto de ley las firmas deben superar el 3 % del padrón provincial, en muchas localidades sigue la recolección de firmas pese a ya superar el 10 % de lxs empadronadxs.

La preocupación y nerviosismo crece en el lobby minero, que intenta con noticias pagas y declaraciones de funcionarixs comprados, ocultar el sol con la mano.

En Chubut hay clara consciencia popular de los impactos nefastos que la megaminería acarrearía independientemente de dónde se emplace.

«Ni la crisis económica, ni los duros inviernos, ni el lobby minero y sus dirigentes marionetas, ni la persecución y represión, logran doblegar a los pueblos que habitan estos territorios, dispuestxs cada vez con más newen (fuerza) a multiplicar la resistencia y seguir gritando fuerte y claro: No es No!» manifestó un integrante de la población local.

Comunicado difundido:

Al pueblo mapuche tehuelche y a la población consciente en general

Mari mari kom pu che, pu peñi ka pu lamngen. Los abajo firmantes, habitantes de la meseta, comunidades mapuche – tehuelche, queremos levantar hoy nuevamente nuestra voz por nuestros derechos y por el territorio que habitamos. Y expresamos, que QUIENES VULNERAN NUESTRO DERECHO A PARTICIPAR, Y A DECIDIR SOBRE NUESTRO FUTURO, SON LAS EMPRESAS MINERAS EN COMPLICIDAD CON EL ESTADO.

En la meseta chubutense desde comienzos de este siglo se dieron permisos de cateo y exploración para decenas de proyectos mineros metalíferos. Solo hasta 2012, había 40 proyectos mineros en el departamento Gastre, 12 en Telsen y 34 en Paso de Indios, en etapas de prospección y exploración.

En ningún caso se nos respetó el derecho a la consulta previa, libre e informada a los Pueblos Originarios, como precisa el convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (art. 6 y 15), entre otras declaraciones de derechos humanos a los que Argentina suscribe. El cual debió respetarse especialmente, siendo que estos proyectos nos afectarían (y nos terminaron afectando), en muchos casos por estar dentro de territorios de comunidades indígenas, y más que nada, porque sus procesos utilizan y contaminan el agua de las cuencas que usa la gente para su sustento propio y de sus actividades, así como el aire, el suelo, y la biodiversidad existente. Alterando y destruyendo irremediablemente elementos esenciales de nuestra realidad cultural y espiritual.

Un ejemplo claro de esto fue la profanación y traslado del chenque que se encontraba en la zona donde se realizó la exploración para proyecto Navidad, a Blancuntre. Cuando, no solo se pasó por alto la voluntad de las comunidades que se vieron afectadas por aquel acto, sino que también se demostró la falta de escrúpulos de estas empresas y del Estado para violar nuestros derechos, si ello representa un obstáculo a sus intereses.

Tampoco podemos dejar de mencionar en este sentido, el silenciamiento que se da a nuestras voces críticas de la actividad megaminera, de parte de medios de comunicación importantes, que solo muestran y repiten un discurso a favor de esta actividad extractivista, jugando con los intereses y las necesidades de los habitantes de la meseta. Y ocultando que en la realidad, la experiencia indica que la cantidad de puestos de trabajo (en muchos casos insalubres) que se prometen nunca llegan a la población local, que solo queda sumida en la pobreza al no poder, a la larga, realizar otras actividades productivas.

Y esto queremos recalcarlo: la megaminería NO es una actividad PRODUCTIVA, es una actividad EXTRACTIVISTA, NO PRODUCE NADA, solo extrae minerales del subsuelo hasta su agotamiento para su exportación. Contando con enormes beneficios económicos y fiscales gracias a leyes de saqueo como la 24.196, y con vía libre para contaminar por leyes como la 24.585.

Hoy nuevamente nuestro derecho a la participación se ve vulnerado por el gobierno Chubutense, puesto que en momentos donde se quiere definir el «futuro productivo» de la provincia, en ningún momento se convocó a los pueblos originarios.

Pero cada vez nos vamos informando más, y ya no nos pueden amenazar para callarnos. E invitamos a toda la población consciente a informarse, y a no dejar que decidan por ellos. A participar en las movilizaciones y acciones que se van a realizar en los siguientes meses, especialmente a nivel provincial el próximo 4 de agosto (y de los meses que siguen). Y en este momento en el que tenemos la oportunidad de expresar nuestro rechazo a la megaminera por medio de la Iniciativa Popular, invitamos a que se informen de que se trata la ley y a apoyarla con su firma. Las planillas están en Gan Gan, Chacay Oeste y Laguna Fría, Yalalaubat y El Escorial, desde el comienzo de esta movida, y se van a seguir repartiendo por cada punto de la meseta donde la población quiera ejercer su derecho legítimo a participar y expresar su opinión.

EL PUEBLO MAPUCHE TEHUELCHE VIVE

EL AGUA Y EL TERRITORIO NO SE VENDEN, SE DEFIENDEN

NO A LA MEGAMINERÍA

FUERA PAN AMERICAN SILVER

Comunidad Yalalaubat

Comunidad Chacay Oeste y Laguna Fría

Comunidad Mallín de los Cual

Comunidad El Escorial

Fuente: ANRed

La realidad que vive la localidad de Cushamen es sólo una muestra de lo que ocurre en muchos pueblos y comunidades que permanecen totalmente olvidados de las decisiones gubernamentales. La desidia y el abandono forman parte de una política estatal; y no es una casualidad o producto del destino que ello ocurra.

Cushamen -que cuenta a su alrededor con 17 parajes habitados por miembros de comunidades mapuche-tehuelche y con un gran porcentaje de adultos mayores- sufre las inclemencias de un temporal de nieve que ha dejado a la localidad sin servicios -energía eléctrica, agua, gas- y el impedimento de llegar con asistencia a los cientos de pobladores que habitan en los campos.

Cushamen es el lugar donde Miguel Ñancuche Nahuelquir se asienta junto a su gente luego de la conquista militar llevada a cabo por el Estado Argentino a fines del siglo XIX.

Lo que hoy conocemos como comunidades indígenas eran en esa época verdaderos campos de concentración en donde la población indígena quedó confinada luego de la conquista genocida que incluyó la matanza de personas, desmembramiento de familias, apropiación de niños y niñas para el servicio de las aristocracias locales y la exhibición de cuerpos en museos como trofeo científico.

Todo esto tuvo como fin la apropiación de los territorios aptos para la ganadería a gran escala y la población indígena fue confinada en lugares áridos y pedregosos, mesetas y grandes arenales. Aun así, nuestra gente logró permanecer en esos lugares, muchos de ellos hoy codiciados por la industria extractiva.

La nieve que cubrió el paisaje en estos días volvió a destapar las inequidades de siempre. La mayoría de los políticos o aspirantes a serlo hablan del «interior profundo», de la paisanada, del gauchaje, del reconocimiento a la gente del campo. Sin embargo, solo son expresiones que guardan un profundo desconocimiento de las reales condiciones de vida en esos lugares, a los cuales llegan por algunas horas en épocas de campaña electoral y casi siempre a la hora del asado. Hablan de reparación histórica cuando desconocen el genocidio fundante en estos territorios.

La urgencia de destinar recursos

Los representantes de la provincia del Chubut y quienes toman decisiones deben saber que es urgente destinar los recursos necesarios para resolver los problemas estructurales para minimizar los coyunturales. El mantenimiento de los caminos es crucial para mantener la comunicación de los pueblos con los centros de servicios o sanitarios de mayor complejidad.

La comuna y el hospital rural de Cushamen solo cuentan con un medio de movilidad y la policía no dispone de vehículos para movilizarse y los bomberos, con los escasos recursos que cuentan, solo pueden asistir a nivel local. Una simple emergencia puede transformarse en una tragedia debido a la ausencia de los recursos necesarios.

De igual forma, la provisión de energía eléctrica es un problema estructural, dado que los motores que se envían no cubren la demanda y constantemente deben ser reparados por una empresa con sede en la ciudad de Comodoro Rivadavia, distante más de 700 kilómetros.

Por otro lado, es urgente la puesta en funcionamiento de los puestos sanitarios que se encuentran en los parajes y que están cerrados por falta de personal y recursos, así como la provisión de medicamentos e insumos hospitalarios debido a las grandes distancias que deben recorrer para llegar a El Maitén o Esquel por caminos con escaso mantenimiento.

Recientemente se declaró la emergencia agropecuaria a raíz de la plaga de langostas que afectó la zona en los últimos años. El mejoramiento en la provisión y almacenamiento de agua, la realización de cuadros con mallines y pasturas, la compra de vientres y el arreglo de los corrales son solo algunas de las tantas deudas pendientes que se tiene con más de doscientos pobladores que son productores.

Finalmente es necesario reconocer el enorme trabajo y compromiso del personal de las diversas dependencias del pueblo que, inclusive con sueldos atrasados y sin insumos ni recursos, ponen todo lo que está a su alcance para poder sobrellevar esta situación.

Cushamen es solo una muestra dolorosa de la situación de pueblos y comunidades históricamente relegadas y abandonadas. La inequidad y la injusticia persisten desde su propio origen: un campo de concentración indígena luego de la conquista militar del Estado Argentino.

Por Daniel Loncón.

“Conocer para Proteger” busca que referentes de comunas y pequeñas localidades conozcan las Áreas Naturales Protegidas y reservas de la provincia. El plan comenzó con una asociación civil de Gualjaina, que visitó el Parque Nacional Los Alerces.

El Ministerio de Turismo y Áreas Protegidas del Chubut, que encabeza Néstor Garcia, lanzó el Plan “Conocer para Proteger”, que tiene como objetivo que los referentes de las localidades del interior provincial visiten los atractivos naturales de sus regiones. “Buscamos que todos se conviertan en promotores y difusores de nuestros atractivos turísticos, y la única manera de hacerlo es conociéndolos de primera mano”, explicó el Ministro.

“Dentro de este plan se seguirá incentivando la visita por parte de pobladores a sus atractivos cercanos, para profundizar sus conocimientos y que comienzan a ser protagonistas de su conservación, uso racional y difusión de atractivos turísticos. El plan lo iremos armando a las propias comunidades y el Ministerio apoyará con capacitaciones, guías y apoyo institucional”, agregó Garcia.

El primer paso del plan fue una visita de un grupo de mujeres de Gualjaina al Parque Nacional Los Alerces. La excursión contó con el apoyo del Ministerio, la Municipalidad de Gualjaina, el Instituto de Seguridad Social y Seguros y la Intendencia del Parque. El grupo pernoctó en el establecimiento Pucón Pai, de SEROS.

El viaje fue realizado en el marco de un proyecto de alcance local denominado SOCORE (Solidario de Contención Recreativo), integrado por más de una veintena de mujeres de la comunidad y la zona rural. A partir de ese espacio

–que pone a la mujer en el centro de la escena– se llevan adelante talleres de interés que promueven el amor por la lectura, el diálogo abierto, el intercambio de experiencias, la escucha y juegos de corte recreativo, entre otras actividades.

A raíz de los encuentros semanales surgió la posibilidad de proyectar viajes enmarcado en el Plan del Ministerio de Turismo y Áreas Protegidas. Es así como la pasada semana recorrieron el Patrimonio Natural de la Humanidad de la UNESCO y se maravillaron con el corredor de lagos. El grupo, integrado por mujeres de diferentes edades, visitó el emblemático Alerzal Milenario, el Lago Verde y la Villa Futalaufquen.