Tag

Combustible

Browsing

El lunes se registró un nuevo golpe al bolsillo de los consumidores cuando el valor de los combustibles volvió a aumentar en el país. En el caso de Comodoro las naftas subieron 3,5% mientras que el gasoil sufrió un incremento del 1,74%. La suba fue superior a la que se registró en otras zonas del país como en Buenos Aires donde el promedio fue del 2,5%. Con el último aumento, el litro de nafta Super cuesta 39,41 pesos en esta ciudad. Es decir en lo que va del año ha sufrido un aumento de 7,64 pesos por litro.

A pesar de la estabilización del precio del dólar y de la caída del precio internacional del crudo, los combustibles siguen aumentando su precio y presionando a la inflación, considerando que se trata de un componente básico para la producción y el transporte.

Así, el último lunes YPF, que domina el 54% del mercado, seguida de otras compañías en los días posteriores remarcaron sus precios en sus surtidores del todo el país, bajo el argumento de un retraso en la aplicación de aumentos y por la influencia de los impuestos que Nación aplica a los combustibles.

El aumento en Buenos Aires y en otras zonas del país fue del 2,5% en promedio pero en Comodoro Rivadavia y el resto de Chubut se registró una suba del 3,5% en las naftas y un incremento del 1,74% en los dos tipos de gasoil. De esa manera, el litro de nafta Super pasó de costar 38,07 pesos a valer 39,41 pesos. En tanto, el litro de nafta Infinia –de mayor octanaje en el mercado- valía 45,62 pesos hasta el último día de junio y ahora vale 47,22 pesos.

El litro de Diesel 500 (o comúnmente llamado Ultra Diesel) se conseguía a 41,90 pesos y ahora cuesta 42,63 pesos. Mientras que el litro de Infinia Diesel –de mayor octanaje- valía 47,54 pesos y, con un último incremento, su precio se elevó a 48,37 pesos.

Este es el sexto incremento en los combustibles en lo que se da en el año. Si se toman los valores desde enero cuando se registró una baja de 1,2, las naftas aumentaron desde entonces en un promedio cercano al 32% mientras que los dos tipos de gasoil subieron en un 22% en promedio.

Es que en los primeros días de enero, el litro de nafta Super valía 31,99 pesos y hasta llegar a su valor actual la suba ha sido de 7,42 pesos con respecto a su valor actual. El litro de nafta Infinia valía 38,59 en ese mes, por lo que la suba a lo largo del año ha sido de 8,63 pesos. En tanto, el litro de Diesel 500 costaba a comienzos de año 34,99 pesos, con un ajuste de 7,64 pesos hasta la fecha y el Diesel Infinia que costaba 36,69 pesos en enero sufrió un ajuste en su valor de 11,68 pesos.

LOS AUMENTOS CONTINUARAN

La situación es preocupante si se tienen en cuenta que las petroleras ya advirtieron que los incrementos continuarán en lo que resta del año. Así lo estableció el presidente de YPF, Miguel Gutiérrez cuando recorrió la refinería de Luján de Cuyo, en Mendoza.

“Durante muchos meses de 2018 y 2019, hemos cobrado muy por debajo de los valores que correspondía cobrar. Los precios de los combustibles en valor dólar y con impuestos muy altos, están muy por debajo de los de la región, son de lo más barato de Latinoamérica. Más barato que Brasil, Chile, Uruguay, y a la par de Paraguay”, justificó.

Gutiérrez también aseveró que habrá que esperar a la exportación neta (dejar de importar) para equilibrar el precio de los combustibles. “Todavía hoy importamos petróleo, cuando pasemos a ser exportadores netos a todos nos va beneficiar”, consideró.

Además, el presidente de YPF afirmó que hoy se producen 62 mil barriles diarios de petróleo “y, en los próximos años, estaremos cuadruplicando la producción de crudo. El año que viene, la industria va a exportar 65 mil y 70 mil barriles día de la Cuenca Neuquina”, proyectó.

Vecinos de la localidad de Alto Río Senguer se han comenzado a manifestarse por una urgente solución ante la falta de suministro de combustible, situación que viene persistiendo desde hace más de dos meses.

La realidad se vuelve cada vez más crítica dada la altura del año y las condiciones climáticas que hacen cada vez más difícil el abastecimiento de combustible para particulares e incluso instituciones locales.

Pese a que fue declarado a nivel municipal el estado de emergencia, no se han recibido respuestas por parte del gobierno provincial de Mariano Arcioni, quien hace pocos días se encontró cerrando campaña en la localidad del sudoeste del Chubut.

Es por esto que un grupo de vecinos nucleados en el Partido del Trabajo y del Pueblo exigen inmediatas soluciones al gobierno provincial para paliar la crítica situación que atraviesan en dicho pueblo.

La actualización impositiva debía regir desde el sábado 1. Para la Secretaría de Energía, se recortaría el incremento en los combustibles previsto en 1,5 puntos porcentuales.

El Gobierno decidió postergar por un mes el aumento en los impuestos a los combustibles que debían regir desde el sábado 1 de junio.

De esta manera, la Secretaría de Energía espera moderar la suba en las naftas previstas para el sábado. Los aumentos estipulados se recortarían en alrededor de 1,5 puntos porcentuales, de acuerdo con las estimaciones del Ejecutivo.

Como es habitual, con el cambio de mes las petroleras remarcan los precios de los combustibles para que estos vayan acompañando las fluctuaciones del dólar.

Si bien el tipo de cambio estuvo relativamente calmo en mayo, las grandes compañías pasan a precios en tandas la suba del dólar de marzo, del orden del 10 por ciento.

Según fuentes del sector, el aumento de junio rondaría entre 3 y 4 por ciento.

Según trascendió entre los estacioneros, se preparan para una remarcación cuyo piso será del 3% y que se sumará al 13% de incremento que acumulan los combustibles desde principios de año.

A partir de junio subirá el impuesto que grava al carbono y a los combustibles líquidos, que se incluye en el precio de las naftas y se ajusta por inflación.

Según la variación de los precios minoristas, ese impuesto tendrá un aumento del 11,8%, que tendrá un impacto del 1% en los importes en los surtidores.

Pero además, habrá encarecimiento adicional por la inflación y la devaluación del dólar frente al peso, que producirá una suba cercana al 3%, aunque dependiendo de la aplicación del impuesto puede llegar al 3,5% o casi al 4%.

En el interior del país los reajustes suelen ser mayores por el costo de la logística, que implica el abastecimiento de las estaciones de servicio.

En la última revisión de los impuestos a los combustibles, de marzo pasado, la secretaría de Energía desdobló el incremento impositivo en dos tandas, una parte en marzo y otra en abril.

En el sector estiman que ahora puede suceder lo mismo, desdoblando el aumento del impuesto con una parte en junio y otra en julio.

Según fuentes de las compañías petroleras, el precio aumentará desde el próximo primero de junio cuando comienza a regir la suba impositiva.

Las compañías estiman que el atraso en el precio de los combustibles va del 6% al 20%, por el impacto de la inflación y que el aumento en la comercialización de los combustibles ubicaría cera del 4% promedio.

Ayuda a que el aumento no sea más alto que la cotización del dólar se mantuvo en el último mes y el precio internacional del petróleo crudo tampoco tuvo variaciones significativas.

Un nuevo golpe al bolsillo se aproxima con otro aumento al combustible previsto para junio. Es que después de aumentar un 4% en mayo, las petroleras deberán marcar el precio una vez más para compensar un impuesto del 11,8% en ITC e Impuesto al Dióxido de Carbono.

La suba de este impuesto es por la inflación acumulada entre enero, febrero y marzo. De esta manera, los surtidores de nafta y gasoil volverán a hacer sentir la delicada situación financiera del país. Además, desde las firmas petroleras sostienen que el incremento también apunta a ajustar los precios a la devaluación del peso frente al dólar.

“En junio sí o sí van a aumentar los combustibles. Está fijado por ley, cada tres meses”, manifestó el presidente de la Federación de Expendedores de Combustibles del Centro de la República Argentina FECAC, Gabriel Bornoroni, en diálogo con FM La Patriada. El titular de la entidad dijo: “Los precios de combustibles todavía están atrasados, pero nosotros no subimos los precios, eso lo hacen las petroleras”.

Mientras tanto, el Gobierno deberá evaluar cómo hará frente a esta inminente suba en un contexto de plena definición electoral, con buena parte de la población atenta a cada movimiento en el escenario político, en especial en materia de gestión económica.

Cabe recordar que, a principios de mayo, la nafta registraba un aumento del 13% en lo que va del 2019. El último día de abril, las tres petroleras más importantes,Axion, YPF y Raízen –que opera la firma Shell- anunciaron subas del 3,9% y 6% en los surtidores.

 

 

Diagonales

Desde las 0 de este martes, la petrolera Axion elevó los precios de sus combustibles un 6 por ciento y horas más tarde lo hizo YPF ajustando los valores de sus surtidores un 4 por ciento en promedio.

La empresa estatizada subió 3,9% las naftas y 4,5% el gasoil mientras que la compañía de la familia Bulgheroni aumentó un 6 por ciento.

Se trata del primer paso de una serie de aumentos que, en mayor o menor medida, implementarán todas las empresas distribuidoras de naftas en la Argentina.

La novedad de esta nueva suba en el costo de los combustibles llega en el mismo día que comienza el programa de Precios Esenciales, que el Gobierno lanzó para contener el acelerado ritmo inflacionario.

Causas del aumento

El crudo Brent (la referencia para el mercado local) se negoció este viernes a u$s73,33 por barril y subía 7,8% en un mes. En el año, el incremento en dólares es del 35,4%.

A esto hay que sumarle la suba del dólar en lo que va del mes, lo que terminará impactando en un sector que está dolarizado en más de 80%.

La última actualización fue concretada a finales de marzo, cuando YPF puso en marcha una suba del 4,5%; mientras que los combustibles de Shell habían saltado un 9,5% promedio en todo el país.

El titular de la Cámara de Empresarios de Combustibles, Raúl Castellanos, antició el jueves un incremento que rondaría el 5 por ciento promedio. «Los números están para que aumenten las naftas, pero también hay una intención del Gobierno para contener los aumentos de precios», dijo a radio La Red.

El CEO de YPF, Daniel González, aseguró que «hay un pequeño atraso» en el precio de las naftas y anticipó movimientos graduales. «Estamos tratando de acompañar la realidad económica con acomodamientos graduales de precios, esa es la intención», dijo en Neuquén, al participar en un seminario sobre energía.

 

 

iProfesional

Si la divisa y el crudo se mantienen en los valores actuales, el incremento sería de 5%, o más. La suba de los precios impacta en el impuesto a los combustibles y fija un piso de aumento de 2 por ciento.

En una semana en la que la sensación térmica superó los 40 grados y el dólar también cerró por encima de los $40, las petroleras también analizan llevar el precio del litro de la nafta cerca de ese valor. Es que en marzo deben realizar la revisión de precios en función de diversas variables que se vienen moviendo al alza durante el último mes: el precio del petróleo, la inflación, que incide en el impuesto a los combustibles, y el tipo de cambio.

Fuentes de las empresas precisaron que el aumento podría ser de 5%, si es que los valores del crudo y del dólar se mantienen en los niveles actuales o crecen aún más. En lo que va del mes, el dólar se encareció casi 5% y el Brent escaló desde los USD 62,60 el barril que estaba a comienzos de febrero hasta los USD 66,20 del cierre de ayer, lo que equivale a una suba de 6% en lo que va del mes.

Lo que ya fija un piso de 2% de aumento de la nafta y el gasoil para marzo es la incidencia del impuesto a los combustibles, que se actualiza trimestralmente en función de la inflación del período anterior. En este caso, la de octubre a diciembre, que en promedio fue de 3,7%, precisó el presidente de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines de la Argentina (CECHA), Carlos Gold.

«Eso es inevitable. Pero para ver cómo va a incidir el precio del crudo y el tipo de cambio hay que esperar hasta fin de mes. Si se mantuvieran ambas variables con los valores actuales, también incidirán en los precios», aclaró. También afecta en el valor de las naftas el precio de los biocombustibles se que usan de corte para los combustibles.

Actualmente, el litro de nafta súper se vende a $ 37,62 en las estaciones de servicios de YPF de la Ciudad de Buenos Aires, apenas por encima en Axion y a $38,52 en Raizen (que opera la marca Shell). A su vez, la Infinia cuesta $43,40 en YPF y la V-Power de Shell, $44,43. Si el aumento que se defina en marzo alcanza el 5%, la súper pasará a costar $39,50 en YPF y $40,44 en las estaciones Shell.

En el caso del gasoil, se iría de $35,18 a $36,9 el común, y el Infinia Diesel, de los $41,18 actuales a $43,20. Mientras que en el caso de Raizen, el gasoil comun cuesta $36,79 y el V-Power Diesel, $42,82. Cuánto más alejada esté la estación de Capital Federal, el precio se encarece más.

Por lo tanto, llenar un tanque de 50 litros con nafta súper hoy sale $1.881, que escalaría a casi $2.000. Con gasoil, el total a pagar sería de $1.845. Claro que las cifras dependerán de cuánto finalmente sea el aumento.

Durante el año pasado, los automovilistas sufrieron 14 incrementos en el precio de los combustibles debido al brusco impacto de la devaluación. Recientemente hubo algunas bajas, pero la mayoría fueron subas. Ello hizo que en un contexto recesivo, con aumentos de tarifas fuertes y salarios en baja, muchas personas dejen el auto para movilizarse y caiga el consumo de combustibles. En una de las petroleras precisaron ayer que durante febrero se había percibido una mejora, que podía ser atribuible, entre otros factores, a los movimientos en el sector agropecuario.

 

INFOBAE

El suministro de gasolina a la capital y una decena de estados del centro de México volverá a la normalidad «pronto», aseguró el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador, al presentar un balance de tres semanas de una operación contra el robo de combustible, con intervención de 5.000 efectivos militares.

«En esencia, se va regularizando el abasto [de combustible], la tendencia es que pronto vamos a regresar a la normalidad (…), se va avanzando el combate al robo de combustible», y para enfrentar la emergencia «ha sido muy importante la participación del Ejército, la Marina y la Policía Federal», dijo el mandatario en conferencia de prensa junto con altos funcionarios del Gobierno.

Sputnikmundo

La decisión del Gobierno mexicano de detener el hurto de gasolinas provoca la escasez del hidrocarburo en el centro y occidente del país

Las estaciones de gasolina del centro y occidente de México han acumulado largas filas de clientes en los últimos días. La escasez del hidrocarburo ha desencadenado la alarma entre los consumidores y algunas gasolineras han cerrado. El Gobierno mexicano ha explicado que el desabasto del producto es una de las consecuencias del plan de combate al robo de combustibles que el presidente, Andrés Manuel López Obrador, presentó en diciembre. La estrategia busca disminuir la cantidad de hidrocarburo que es robado en diversos puntos del país, debido a que los robos se han duplicado en los últimos dos años. Estas son algunas de las claves sobre la situación actual sobre los combustibles en México:

¿Por qué hay escasez de combustible en México?

Los hidrocarburos comenzaron a escasear en el occidente y centro de México desde el fin de semana. López Obrador ha explicado que desde el 21 de diciembre se han cerrado algunos ductos donde se sospecha que existe robo de combustibles. Para seguir con la distribución, Petróleos Mexicanos (Pemex) ha trasladado miles de litros de gasolina en pipas (camiones cisterna). El proceso es más lento y la petrolera ha tenido que reorganizar su cadena de abasto, lo que ha generado que no todas las estaciones tengan combustible. “Estamos cambiando el sistema de distribución, utilizando pipas y esto significa demoras, retrasos y desabasto en algunas gasolinerías”, ha dicho el presidente.

¿Cuál es el plan contra el robo de combustibles del presidente?

Desde el 21 de diciembre, el Gobierno mexicano comenzó con tres estrategias para detener el hurto de gasolina: desplegó a 4.000 elementos del Ejército y la Policía en las instalaciones de Pemex que distribuyen combustibles; ordenó el cierre de algunos de los ductos en el centro y occidente del país, donde han ocurrido los robos; intervino el sistema de monitoreo de presión de los ductos de Pemex para investigar la posible conexión de los trabajadores de la petrolera con los robos.

¿Cuándo volverá a ser normal el servicio?

Hasta ahora no existe una estimación exacta sobre cuándo podría restablecerse el abasto en las estaciones. La secretaria de Energía, Rocío Nahle, ha reconocido que existió una fallo en el cálculo sobre la logística para repartir las gasolinas. El Gobierno mexicano asegura que existe suficiente combustible en inventario y que solo se trata de una demora en la distribución del hidrocarburo. México importa el 68% de los combustibles que se consumen en el país, a pesar de ser productor de crudo.

¿Cómo se roban la gasolina?

El robo de combustible ocurre, principalmente, por la perforación y succión de los ductos que Pemex tiene en el país para distribuir hidrocarburos. México tiene 17.000 kilómetros de ductos que distribuyen gas, crudo y gasolinas. En la última década, esta técnica para extraer los combustibles —conocida como huachicoleo— se ha popularizado en estados como Puebla, Guanajuato, Jalisco y el Estado de México. Los robos han aumentado exponencialmente hasta alcanzar los 60.000 millones de pesos (3.120 millones de dólares) en 2018.

¿Por qué están investigando a Pemex?

La extracción de miles de litros de gasolina de los ductos de Pemex supone una tarea compleja que requiere de conocimientos técnicos sobre la operación de esta infraestructura. Una información fundamental para extraer hidrocarburos es la presión a la que el producto está viajando dentro del ducto, así como los horarios de suministro. En 2017, la petrolera despidió a 100 trabajadores al demostrarse que proporcionaban información interna a grupos que sustraían el combustible, según dijo el exdirector Carlos Treviño al diario Reforma. “Tienen un protocolo, si a las dos horas ven que hay una caída de presión en la línea, una caída de presión de tal magnitud, cierran la válvula por protocolo; bueno, aquí no la cerraban nunca. Y la persona que estaba en el monitoreo veía seis, siete, ocho, nueve horas, que la caída de presión estaba baja y no cerraba, no hacía nada”, ha confirmado en la radio mexicana la secretaria de Energía, Rocío Nahle.

¿Cuáles son los resultados de la investigación hasta ahora?

El presidente López Obrador ha confirmado que hasta ahora tres funcionarios de Pemex se encuentran en procesos penales, aunque no se han hecho públicos sus nombres o el rango de sus cargos en la firma. Además, el Gobierno mexicano ha comenzado una investigación contra el general Eduardo León, exjefe de seguridad de Pemex. López Obrador ha asegurado que el robo a combustible ha caído significativamente desde que comenzó la estrategia en diciembre y que el martes fue el día que menos hurtos se han registrado desde que se contabiliza la sustracción ilegal de combustibles.

El País

Cierran decenas de estaciones de servicio, mientras filas de automovilistas se agolpan en otras por miedo a quedarse sin gasolina

La alarma por la escasez de suministro ha alcanzado la capital del país, donde decenas de gasolineras han cerrado y el miedo por quedarse sin combustible se ha extendido entre los automovilistas. Pese a los llamados de las autoridades por evitar las compras de pánico, Ciudad de México, donde hay casi cinco millones de vehículos registrados según datos oficiales, ha amanecido este miércoles con largas filas de coches frente a las estaciones de servicio. Esto se produce tras varios días de escasez en al menos siete Estados del país, provocado por el corte de las tuberías ordenado por el presidente Andrés Manuel López Obrador para combatir el robo de combustible.

La alarma por la escasez de combustible se extiende a Ciudad de México La cruzada de López Obrador contra el robo de gasolina provoca el caos en varias zonas de México.

La escasez afecta a la capital desde el martes, impulsada por la preocupación entre los ciudadanos. Si bien la Secretaría de Energía aseguró el martes que solo se tenía constancia del cierre de 12 gasolineras, este miércoles la cifra había crecido a una de cada cuatro, según el Gobierno local. Tras negar inicialmente que hubiese desabasto, la jefa de Gobierno de la capital, Claudia Sheinbaum, sí ha utilizado este miércoles esa palabra en twitter para describir la situación. Por otro lado, Sheinbaum ha asegurado que se está buscando el restablecimiento y que algunas habían reabierto esta mañana, tras ser surtidas.

Pero la reapertura no ha sido generalizada y hay otros puntos de abastecimiento que han cerrado este miércoles, tras quedarse sin combustible. “No nos han dicho nada; hasta nuevo aviso”, dicen los empleados de una estación de la colonia Roma, en el centro de la capital, que lleva cerrada desde ayer. El taxista Enrique Terrazas, que utiliza un promedio de 30 litros al día para desplazar a clientes, ha tenido que buscar otra gasolinera cercana para llenar su depósito. Lleva una hora en la fila y hay límites para la recarga, pero se encoge de hombros: “No hay otra; de esto vivo”.

En algunas de las estaciones de servicio que se mantenían abiertas empezaba a escasear el producto, ante el fuerte incremento de la demanda. Maricarmen Espinosa, empleada de una estación de servicio gestionada por la empresa Hidrosina en la colonia Condesa, no da abasto. Corre de un lado para otro para atender a las decenas de vehículos que se agolpan enfrente, ocupan varios carriles y entorpecen el tráfico. “Tenemos hasta la tarde”, explica. “Nos deberían haber recargado esta mañana pero no vinieron”.

Unas cuadras más allá, otra estación de servicio también empezaba a notar la urgencia. “De la gasolina normal nos quedan 15 minutos, después solo podremos vender la Premium (más cara)”, dice Juan Hernández, un empleado. “Llevamos 26 horas con filas de coches”. En la cola, Gerardo Mercado espera paciente. Ayer pasó por unas 20 gasolineras, la mayoría cerradas y otras saturadas, y ahora apenas le queda un cuarto del depósito lleno. “Como salgo de viaje hacia Guanajuato no sé lo que me voy a encontrar”.

Precisamente el Estado de Guanajuato, una de las regiones más afectadas por la crisis de combustible, lleva casi una semana con problemas de escasez. Ante esta situación, Pemex, la empresa estatal de petróleo, se ha comprometido a aumentar el envío de barriles a los Estados afectados con la ayuda de 5.000 unidades de reparto. Su director anunció el martes el envío a Guanajuato de 40.000 barriles en los próximos dos días y a Jalisco, otro de los Estados golpeados por la crisis, de 94.000 barriles diarios para volver a la normalidad. Sin embargo, Alejandro Guzmán, coordinador de Crecimiento y Desarrollo Económico de Jalisco, ha denunciado este miércoles que el compromiso no se está cumpliendo y que, además, la crisis se está extendiendo al interior del Estado.

En Guadalajara, la segunda área urbana más poblada del país con cuatro millones y medio de personas, las autoridades estatales llamaron a compartir vehículos y anunciaron que se reforzaría la presencia policial en las estaciones de servicio para evitar altercados. Solo el 70% del consumo diario de gasolina de la ciudad está siendo cubierta, según ha señalado Alejandro Guzmán este miércoles.

Frente al caos provocado por la nueva estrategia contra el robo de combustible, López Obrador ha vuelto a reconocer el problema en su rueda de prensa matutina del miércoles, pero ha pedido calma: “En algunas gasolineras va a haber colas; que se resista”. La normalización del suministro aún no tiene fecha. Tanto el Gobierno como Pemex insisten en que esto se hará “lo antes posible”, sin dar más detalles.

El País

Una ligera baja de precios en los combustibles.

La rebaja en los precios de los combustibles, que inició el lunes YPF, continúa hoy con Shell y le seguirían otras importantes redes como Axion y Puma. La decisión la tomó Raizen, empresa que tiene la licencia para utilizar la marca de Shell en el país.

En Axion Energy, que tiene esa marca y la red que era de Esso, todavía no hay notificaciones oficiales, sin embargo en las estaciones de servicios de esa bandera ya circulaba que habrá una disminución. Axion suele seguir de cerca los precios de YPF. De hecho, la última vez que YPF bajó sus precios y Axion no la emuló, tuvo una ligera fuga de sus clientes y tuvo que cambiar de estrategia.

En la red de estaciones de Puma también viene alguna rebaja. Esperaban qué iban a hacer Axion y Shell antes de tomar una decisión, pero la decisión de Shell de disminuir los importes es probable que empuje a Puma en esa misma dirección.

YPF es el mayor jugador del mercado de naftas, con más de un 55% de participación. Shell posee un 20% de las ventas. Entre ambos, despachan tres de cada cuatro litros de combustibles en el país. Axion está en tercer puesto, cerca de Shell. Puma (de Trafigura) viene ganando participación de mercado.

El Comodorense