Tag

Combustible

Browsing

La petrolera estatal YPF anunció que realizará un aumento de sus combustibles en todo el país del 3,5 % promedio, con el objetivo de sostener la actividad de producción, en el marco de las particularidades del contexto macroeconómico del país. La suba se hará efectiva a partir de las cero horas de este sábado.

«Este aumento se encuentra en línea con la decisión de recomponer asimetrías históricas a nivel federal, recortando brechas entre la Capital Federal y el interior del país», expresaron desde la compañía. En agosto pasado, YPF ya había aumentado sus combustibles un 4,5% tras meses de congelamiento.

El ajuste fue del 5,25% en las estaciones de servicio YPF. El combustible que más subió fue el Infinia Diesel. El litro de gasoil Premium vale 63 pesos, estableciendo un incremento del 5,9%.

YPF incrementó el valor de sus combustibles en todas las estaciones de servicio del país. La empresa justificó el ajuste en la necesidad de avanzar con sus objetivos de producción y teniendo en consideración, al mismo tiempo, las particularidades del contexto macroeconómico del país. Por esta razón, los surtidores sufrieron cambios a partir de la medianoche.

Se espera que en las próximas horas también aumenten sus valores las demás petroleras. Varias de ellas ya lo habían decidido, pero esperaban el movimiento de YPF como líder del mercado.

La suba no fue la misma en todo el país. En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, la plaza más económica del país con excepción de la Patagonia, el litro de nafta Súper se encareció un 6%: pasó de 53,47 pesos a 56,68 pesos. La «premium» también escaló un 6%.

En tanto, el litro de Diesel 500 también subió un 6,2% en Buenos Aires: estaba en 49,84 pesos y se fue a 52,94 pesos. Ese mismo combustible, pero en versión premium, también avanzó un 6%, ubicándose en 61,95 pesos. Hasta ayer, estaba en 58,44 pesos.

EN COMODORO

La suba de combustibles en esta ciudad varió entre 4,8% y un 5,9%. El litro de nafta Súper pasó de 48,69 pesos a 51,25, por lo que el aumento fue del 5,25%. El litro de Infinia, en tanto, sufrió un ajuste del 5,77%, ya que el martes costaba 58,39 pesos y ahora 61,76 pesos.

La misma suerte corrió el Diesel 500 con un incremento del 4,86%. El litro de gasoil costaba 52,44 pesos y ahora se consigue a 54,99 pesos.

El combustible que más aumentó fue el Infinia Diesel. El gasoil de mayor octanaje subió un 5,9% y pasó de valer 59,49 pesos a comercializarse 63 pesos.

No solamente Comodoro sufrió incrementos mayores, dado que en las estaciones de servicio de Trelew la nafta Súper pasó de 48,81 pesos a 51,25 pesos, la Infinia de 58,54 pesos a 61,76 pesos, el Diesel 500 de 51,79 pesos a 54,27 pesos e Infinia Diesel de 59,94 pesos a 63,24 pesos.

Las compañías que dominan el mercado minorista de combustibles incrementaron hoy el 4,5% promedio sus variedades de nafta y gasoil, mientras en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) la suba fue del 6%, en el marco de un esquema que tiene por objetivo comenzar a ajustar la brecha de precios.

La primera en implementar la suba fue YPF, a la que luego se sumaron las compañías Raizem -licenciataria de la marca Shell-, y Puma, mientras que Axxion anunció que el nuevo precio estará en sus surtidores en las próximas horas.

De esta manera, en el Área Metropolitana Buenos Aires la suba fue del 6%, mientras que en el resto del territorio, a pesar de una gran disparidad de precios, los aumentos fueron en torno del 3,5% para las provincias del Noroeste, el Noreste y Tierra del Fuego, y del 4,5% en el resto del país.

Se trata del primer incremento que se registra en los surtidores desde el 1 de diciembre pasado.

La medida venía siendo analizada en las últimas semanas por el Gobierno nacional junto a YPF, en función de un retraso del precio en surtidores estimado entre el 10% y el 12%, según marca y producto.

El ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, resaltó hoy que la decisión de aumento de precios en los combustibles adoptada por YPF debería contribuir a que las compañías «tengan la fortaleza financiera para aumentar la inversión, incrementar la producción de petróleo y gas en Vaca Muerta y en muchos otros pozos petroleros que también explota la compañía».

A pesar de la sucesión de reuniones que en las últimas semanas mantuvieron el presidente de YPF, Guillermo Nielsen, y el CEO de la petrolera, Sergio Affronti, con distintos funcionarios del Gobierno nacional, Kulfas aseguró que «la decisión de subir los precios de los combustibles pertenece en un ciento por ciento a las compañías que los producen y los proveen».

Hace una semana y en el marco de esas reuniones, Affronti expresó -en línea con lo dicho hoy por Kulfas- que los precios de los combustibles necesitaban «algún ajuste para reforzar la capacidad de generación de caja, que es lo que se necesita para mejorar mejorar el capex y revertir la tendencia de declino de la producción».

Esta decisión de incrementar los precios de los combustibles «se da en pos de avanzar con los objetivos de producción de la compañía teniendo en consideración las particularidades del contexto macroeconómico del país», reseñó YPF en una comunicación a la prensa.

La empresa detalló, en ese sentido, que «la actualización de precios tendrá en esta oportunidad, como en el futuro, el objetivo de recomponer asimetrías históricas a nivel federal, recortando brechas entre la Capital Federal y el interior del país», se explicó.

A modo de ejemplo, una vez calculados los costos logísticos, la provincia de Jujuy está hoy en un +7% con respecto a la capital del país.

En este marco, luego se sumaron  las compañías Raizen -licenciataria de la marca Shell-, y Puma, Gulf y Voy, mientras que Axxion anunció que el nuevo precio estará en sus surtidores en las próximas horas.

Los nuevos valores de referencia de la petrolera estatal -lider con el 57% del mercado- que rigen en las estaciones de la Ciudad de Buenos Aires son para la nafta súper $56,68; nafta premium Infinia $65,39; diesel $ 52,94 y diesel premium Infinia $61,95.

La petrolera Raizen -la segunda en importancia en el segmento con poco más del 20% de mercado- comunicó también un aumento de 4,5% promedio en todo el país para sus combustibles, excepto en CABA, donde el incremento es de aproximadamente un 6%.

Así, los nuevos precios para los combustibles Shell serán para la nafta súper $57,68; la nafta premium V-Power $ 66.73; la fórmula diesel $54.99, y el diesel premium V-Power $ 62.99.

Axion -la marca que pertenece al grupo Pan American Energy- no había informado hasta entrada la tarde los nuevos valores de sus combustibles

Finalmente, la petrolera Trafigura, que opera en el país bajo la marca Puma en sus estaciones de servicio, también decidió acompañar los aumentos decididos por YPF.

Así, Puma tiene dos posicionamientos de precios de entre el 0,5% y el 1,5% por encima de YPF según productos en al zona metropolitana y el corredor norte hasta la terminal de la localidad bonarense de Campana, pero entre un 1,5 y un 3% abajo para la zona centro y sur del país que abastece desde Bahía Blanca.

La decisión de aumentar los precios se aceleró luego que YPF dio a conocer los resultados del segundo trimestre con una pérdida neta de $85.000 millones, en el marco de los efectos de la pandemia que llegaron a retraer la demanda hasta en un 90% respecto a las semanas previas al 19 de marzo.

Desde diciembre la industria mantuvo precios en surtidor congelados en pesos, situación que se disimuló desde marzo cuando el avance de la pandemia hizo derrumbar a niveles históricos el precio internacional del crudo, y en consecuencia restó presión al atraso de los combustibles.

Eso generó un «spread positivo» de los precios locales comparados con lo de paridad de importación, pero esa situación cambió con la recuperación parcial de los precios internacionales de crudo hasta alcanzar los actuales niveles en torno a los US$ 45 el barril de crudo tipo brent.

Desde una estación de servicio de YPF aseguraron que si bien “los aumentos han sido considerables” era imposible seguir sosteniendo los precios en los combustibles.

En este sentido, Matías Ortego, señaló que “la nafta súper de 48.69 pesos  pasó a 51.25 -o sea un aumento de 2.44-, que significa un 5% más. La infinia paso de 58.54 a 61.76  -o sea  un 3.22 más- el cual hace un incremento del 5.5%”.

“El gasoil pasó de 52.54 pesos a 54.99 o sea un 4.86%. Y la infinia diesel pasó de 59.49 a 63, es decir un 5.9% más”, dijo.

Asimismo, aclaró que “vemos que los aumentos han sido considerables pero había un desfasaje en los precios que hacía imposible mantener los precios. De todas formas, no se habían registrado incrementos desde el 01 de Diciembre del año pasado”.

Finalmente, Ortego concluyó que “no hubo aglomeración de automovilistas en las estaciones de servicio a diferencia de otras veces que se anunciaban aumentos en los combustibles”, señaló El Comodorense.

YPF informó esta noche a través de un comunicado que incrementará los precios de los combustible un 4,5% en promedio. Será a partir de las 0 horas de este miércoles 19 de agosto.

“YPF realizará un aumento promedio de los combustibles a nivel país del 4,5%. Esta decisión se da en pos de avanzar con los objetivos de producción de la compañía teniendo en consideración las particularidades del contexto macroeconómico del país” afirmó la petrolera.

La actualización de precios, añadió el comunicado, ”tendrá en esta oportunidad como en el futuro el objetivo de recomponer asimetrías históricas a nivel federal, recortando brechas entre la Capital Federal y el interior del país”. El comunicado de YPF ejemplificó que, una vez calculados los costos logísticos, la provincia de Jujuy tiene precios un 7% superiores a los de la Ciudad de Buenos Aires.

“La propuesta de YPF sostiene el descuento al personal de salud del 15%, el cual es un colectivo muy sensible de unas 100.000 personas que se encuentran adheridas al programa” agregó, en relación al beneficio otorgado en respuesta a la emergencia de la pandemia.

Luego que trascendiera durante la jornada del sábado que el Gobierno se dispondría a autorizar un aumento de combustibles que podría oscilar el 7 por ciento, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, aseguró este domingo que el tema «no está definido».

Sin embargo, consultado en una entrevista por Radio 10, el funcionario del gobierno de Alberto Fernández aclaró que están «en estudio» el reacomodamiento de distintos precios y tarifas.

En ese sentido, Cafiero se refirió a que » se estudian «correcciones de muchos precios de la economía», aunque evitó dar la precisión.

De todas formas, en las próximas horas se conocería la definición final en un sector que cuenta con tarifas congeladas desde hace varios meses, en un mercado centralizado por YPF.

«Con la nafta nosotros lo que hacemos son estudios de estructura de costos, hacemos una comparación internacional si es un commodity como en este caso el petróleo y en última instancia se autorizan o no los aumentos, pero en este caso no lo hemos definido», señaló el funcionario en declaraciones a Radio 10.

Agregó que esto «se viene estudiando pero no decidimos cómo se tiene que avanzar en esta corrección».

«Lo que hacemos es como con cualquier otro producto que reclama algún tipo de corrección, porque hace un tiempo que no aumentan o se les corrieron los costos, lo que hacemos es estudiar la estructura de costos y ahí evaluamos», explicó.

Cafiero observó que «tenemos necesidad de correcciones de muchos precios de la economía pero vamos evaluando la oportunidad» y en este contexto aseguró que «los servicios públicos no tenemos pensado que aumenten, el congelamiento rige hasta octubre, no está en el horizonte hoy aumentar nada de eso».

En los últimos días, el presidente de YPF, Guillermo Nielsen, se refirió a los precios que se fijaron el pasado 6 de marzo y sostuvo que «el atraso en los precios de los combustibles es muy significativo».

Santiago Cafiero aseguró que «hay una mesa de negociación para establecer si es necesario corregir y fijar nuevos valores, por lo que se está analizando producto por producto”.

Sería desde el próximo viernes. Hubo acuerdo entre los integrantes del Frente de Todos para permitir que YPF aplique una recomposición. El Gobierno decidió avanzar en un aumento en el precio de los combustibles, congelados desde diciembre de 2019. Debutará en los incrementos de la nafta, tras ocho meses en el poder. Guillermo Nielsen, presidente de la petrolera, quiso tomar esta decisión desde el primer día de gestión, pero no pudo por la oposición de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

El incremento será de alrededor del 7% y está previsto para la semana próxima, a más tardar el viernes informó Clarín. Ya tiene el aval del presidente Alberto Fernández, de la vicepresidenta y de los ministros de Economía -Martín Guzmán- y Desarrollo Productivo -Matías Kulfas-. El aislamiento por la pandemia puede demorar la decisión, pero el consenso interno en el Frente de Todos para esta decisión ya se logró.

El litro de nafta súper está a $ 53,47 en la ciudad de Buenos Aires y la premium se despacha a $ 61,69. En dólares, al tipo de cambio oficial, son menos de 70 centavos, uno de los valores más bajos de la región. “Está más barata la nafta que la leche”, defienden en casi todo el sector petrolero, como una señal del atraso de precios. Las compañías hablan de un aumento pendiente del 15%, pero asumen que eso no se podrá trasladar de inmediato. “Menos de la mitad”, explicaron funcionarios, lo que situaría el aumento en alrededor del 7%. Ese promedio suele tener distinta aplicación. En general, los combustibles “premium” suben más.

Los precios de las naftas no se modifican desde el 1° de diciembre de 2019. Las modificaciones posteriores fueron por tributos o costos de biocombustibles, pero no en los márgenes de las empresas.

Con la tarifas de luz y gas congeladas, será el primer movimiento de productos energéticos de esta gestión. En los mandatos de Cristina Fernández, los aumentos de combustibles eran una constante, en especial desde que se expropió y se estatizó.

El precio del barril de petróleo crudo Brent, que se utiliza como referencia en la Argentina, también está en alza. Y su comportamiento podría decidir el tiempo de comunicar el aumento local.

El decreto que promulgó el “barril criollo” -un precio “sostén” para la producción local- establecía que ese piso podía derogarse si el Brent cotizaba más de 10 días por arriba de los US$ 45. Eso vino pasando en las últimas jornadas. Si se cumple una decena de días del Brent en aumento, el “criollo” podría quedar sin efecto.

La suspensión del “barril criollo” habilitaría a las productoras a tratar de cobrar más caro sus producto. Y si los refinadores -los que transforman el petróleo en combustible- cuentan con márgenes, también podrían afrontar esa erogación, según entienden en la industria.

Las ventas de combustibles están en caída por el aislamiento. Solo hubo una recuperación -y en algunos casos, hasta mejoría interanual- en ciertos bolsones del campo que consumen gasoil.

La inversión en energía está en su mínimo desde 2011. La formación Vaca Muerta tiene pocos equipos operativos en petróleo y el Gobierno busca reactivar la producción de gas a través de un nuevo plan de estímulo.

Con los subsidios en alza, los funcionarios designados por Cristina Fernández de Kirchner denuncian al macrismo. Federico Bernal, interventor del Enargas, impugnó un plan de pagos de 30 cuotas, de la cual ya se había abonado la primera. Andres Cirigliano, de Ieasa (ex Enarsa) también formuló una denuncia contra el ex presidente Mauricio Macri y sus funcionarios (Javier Iguacel, Gustavo Lopetegui) por la venta de dos centrales de generación eléctrica, a la que considera “fraudulenta”.

El Gobierno apuesta a que el mayor financiamiento -por la reestructuración de la deuda- y los estímulos servirán para alentar la inversión. En las empresas domina la prudencia, a la espera de un escenario más claro, señaló El Comodorense.

El Informe de Tendencias Energéticas del Instituto Argentino de Energía (IAE) “General Mosconi” señala que las ventas interanuales de naftas y gasoil en abril se redujeron 43,9% debido a los efectos de la cuarentena. Por otra parte, en los últimos 12 meses se presenta una caída de 5,4% en las ventas acumuladas respecto a igual periodo anterior.

La disminución observada en la comercialización interanual de combustible –abril de 2020 frente a igual mes de 2019- está explicada por una caída del 29,3% en las ventas de gasoil y del 66,9% en las ventas de las naftas. En este sentido, se observa una menor caída en el gasoil debido a su utilización intensiva para el transporte de cargas (actividad esencial) y transporte público durante el periodo de aislamiento.

Desagregando las ventas de naftas, en abril se observa una disminución respecto a igual mes del año anterior en la nafta súper (-64,4%) y en las ventas de nafta de máximo octanaje (74,6%) Por su parte, la caída interanual en las ventas de gasoil está motivada por una reducción del consumo de gasoil ultra del 49,7% mientras que las ventas de gasoil común cayeron 23% en abril.

A la vez, las ventas de gasoil acumuladas durante los últimos doce meses disminuyen 3,9% respecto a igual periodo anterior: las ventas de gasoil de máximo octanaje fueron 5,4% menores mientras que las de gasoil común, que ocupa el 75% del gasoil comercializado, disminuyeron 3,5%.

Las ventas acumuladas de naftas disminuyeron en los últimos doce meses 7,5% debido a la caída del 12,2% en las ventas de nafta de mayor octanaje (25% del total comercializado) y del 5,7% en la nafta súper.

El gobernador de Neuquén, Omar Gutiérrez, consideró que sostener las fuentes de trabajo del sector hidrocarburífero da previsibilidad, seguridad y confianza.

Solicitó “reglas de juego claras” sobre la decisión del Gobierno nacional de fijar por decreto el valor del barril “criollo” de petróleo en 45 dólares.

“Es una decisión federal en defensa de las economías regionales y del valor de los recursos provinciales no renovables”, expresó el gobernador neuquino para el medio Radio3.

Sostuvo que esa decisión fue «fruto del diálogo con todos los actores de la industria para promover la inversión, el desarrollo económico y energético y la defensa de los puestos de trabajo”.

En este sentido, agregó que “el precio sostén permite distribuir equitativamente el esfuerzo que hacen todos los argentinos al adquirir combustible y esta distribución se hace en toda la cadena del valor”.

También, Gutiérrez estimó que “esta es una situación transitoria que surge de la situación nunca vista de un conflicto internacional, y de la estrepitosa caída de la demanda por el efecto del coronavirus”.

Reveló que “la producción de petróleo neuquina cayó en el mes de abril un 25 por ciento, y era necesario un horizonte que acompañe la inversión en una industria que piensa y trabaja en el mediano y largo plazo”.

En las próximas horas se publicará el decreto que establece la vuelta del denominado barril criollo, la noticia supone un precio sostén a la producción local de petróleo por un lado y, por el otro, las restricciones para importar y el congelamiento del valor del combustible al público, al menos hasta octubre.

Según el borrador del decreto al que accedió Infobae, el acuerdo al que llegó el sector con el Gobierno es establecer un valor de USD 45 para el barril de producción local hasta el 31 de diciembre, la quita de las retenciones a las exportaciones del petróleo y el congelamiento de la tarifa del litro de combustible, por lo menos, hasta los primeros días de octubre.

La medida del congelamiento del litro de nafta fue reclamada por la administración nacional a las compañías que producen los combustibles y la razón es bastante simple. El valor del litro del combustible que hoy tienen los surtidores es de cuando el valor del barril del petróleo cotizaba por arriba de los USD 60, por lo que el margen todavía sigue mayor.

Además, el precio del barril del Brent, que es el se utiliza en el mercado local, ayer quedó por debajo de los USD 30, por lo que aún tiene mucho margen. Este fue uno de los argumentos que se pusieron sobre la mesa a la hora de contrarrestar las quejas de las petroleras que no se mostraban muy de acuerdo con la no modificación del valor de venta.

Lo único que pueda modificar esta decisión es que la Argentina entre en un nuevo proceso de devaluación o que la cotización del Brent que hace unos días llegó a tocar su piso de los últimos 18 años vuelva a incrementar de manera exponencial su cotización.

El problema de los impuestos es más complicado porque del valor de un litro de combustible casi el 50% corresponde a la carta tributaria, por lo que una modificación de parte de la administración nacional de alguno de los impuestos se trasladaría directamente al valor del litro.

En octubre se revisará el precio de los impuestos que impactan en el precio final de las naftas y el gasoil y en ese momento, eventualmente, podría haber impacto en los surtidores.

“Compran el barril a 45 dólares y venden combustible con un valor de más de 60 dólares. Sigue siendo negocio, no tanto como cuando lo compraban el barril a 20 dólares pero continúa”, explicó un conocedor del sector hidrocarburífero.

Otro problema que se buscará resolver es el de incentivar la vuelta al consumo para así, por un lado, desagotar los espacios de almacenaje que frente a la fuerte caída de la demanda de combustibles están colapsados y, por el otro, generar un salvavidas en las estaciones de servicio que aunque están abiertas vieron caer las ventas en un 90 por ciento.

Aunque no existe mucha exportación de crudo, la medida beneficia a los gobernadores que cobran regalías, algo que les preocupaba a los gobernadores.

El otro punto es el de las retenciones y los gobernadores. Un trabajo de la consultora Aerarium señala que los grandes beneficiarios de la medida son las provincias productoras, las cuales se ven beneficiadas por las regalías cobradas sobre el valor en boca de pozo de la producción.

Si bien existen 9 provincias productoras de petróleo, el 86% de la producción se concentra en la Patagonia, por eso “concluimos que el restablecimiento del barril criollo representa un salvavidas para los fiscos (y la actividad económica) de dicha región, teniendo en cuenta que los ingresos por regalías representan una fuente de recursos fundamental para las jurisdicciones integrantes, teniendo en cuenta que las regalías al petróleo representan casi el 70% de esta fuente de recursos”, explicaron desde la consultora.