Tag

Colombia

Browsing

Las autoridades colombianas dieron este jueves el primer paso para que se haga justicia en el caso de los policías que agredieron hasta la muerte a un hombre en Bogotá al ordenar la detención de los dos principales implicados y arrestar a uno de ellos, mientras que el paradero del otro se desconoce.

Los agentes están involucrados en la muerte de Javier Ordóñez, de 46 años, que la semana pasada desató violentas manifestaciones contra la brutalidad policial que se cobraron la vida de otras 13 personas, diez de ellas en Bogotá y tres en la vecina localidad de Soacha.

El ministro de Defensa de Colombia, Carlos Holmes Trujillo, aseguró este sábado que las violentas protestas contra la brutalidad policial fueron infiltradas por las guerrillas del Ejército de Liberación Nacional (ELN) y disidencias de las FARC, entre otros grupos de “anarquistas y terroristas”.

“Hay que señalar que el carácter organizado y sistemático de lo que hemos vivido recientemente es producto, también, de las infiltraciones”, dijo Trujillo en una declaración en la Casa de Nariño, sede del Ejecutivo.

Agregó: “Infiltraciones del ELN, de las disidencias de las FARC y de otros grupos con distintas denominaciones de anarquistas y terroristas que no hacen más que destruir la propiedad pública y la infraestructura ciudadana dedicada a la seguridad, como ocurrió recientemente en Bogotá y en otras capitales”.

Al menos 13 personas han muerto en Colombia durante las violentas protestas contra los abusos policial que comenzaron por la muerte de Javier Ordóñez en un operativo en el que al menos dos uniformados lo sometieron con brutalidad.

Trujillo manifestó que lo ocurrido esta semana es “una manifestación de violencia y de vandalismo, articulado, sistemático y organizado”.

“El Gobierno siempre respetará la protesta legítima y pacífica. Las autoridades existen para garantizarla, como también existen para hacerle frente legítimamente a esas manifestaciones de violencia, de vandalismo y de destrucción”, añadió.

RESPUESTA A LA PROPUESTA DE CLAUDIA LÓPEZ

Por otra parte, la alcaldesa de Bogotá, Claudia López llevó el viernes al presidente Iván Duque una propuesta para “que se reconozca de una vez por todas que la Policía debe ser un organismo civil, que no tengan ni formación, ni operación, ni fuero militar, sino que sea un organismo civil que responda ante la ciudadanía y ante la justicia ordinaria”.

“El señor presidente dice que descarta el plan, esa reforma. Yo lo lamento mucho porque creo francamente que se necesita. Pero le agradezco al procurador (Fernando Carrillo), que me ha dicho que va a examinar la probabilidad de convocar una reforma interinstitucional (…) para proponerle al Congreso”, añadió la alta funcionaria.

Al respecto, el ministro de Defensa aseguró este sábado que, contrario a lo que dice López, la Policía está en “un proceso de reforma” y “modernización” que viene “desde hace rato”.

“La modernización hace parte de esa política e incluye distintos aspectos como, por ejemplo, su fundamento en derechos humanos, en legalidad, en diálogo ciudadano, en confianza ciudadana, en la profesionalización de la Policía, en el mejoramiento de los procesos de selección, de actuación”, expresó.

Recalcó además que Duque “tiene la disposición de estudiar cualquier iniciativa que le sea presentada”.

La tercera jornada de protestas en Colombia contra la violencia policial se vivió anoche con menor intensidad, aunque los manifestantes denunciaron nuevos abusos de los uniformados en Bogotá, y otras ciudades.

Las protestas, que en los últimos tres días dejaron 13 muertos, estallaron en repudio a la muerte del abogado Javier Ordóñez a manos de uniformados, quienes el martes pasado lo sometieron en el suelo a varias descargas con un arma eléctrica Taser para luego rematarlo de un «golpe en la cabeza con un objeto contundente», según el dictamen forense preliminar.

El centro de las nuevas protestas fue Bogotá, donde los manifestantes se enfrentaron al Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) en lugares como el Portal Norte, el Centro y Villa Luz, zona en la que trabajaban los dos uniformados involucrados en la muerte de Ordóñez.

Precisamente en Villa Luz prendieron fuego por tercer día consecutivo al Comando de Acción Inmediata (CAI) de la Policía, mientras eran reprimidos con gases lacrimógenos.

Sobre las ruinas de varios CAI destruidos en las últimas 48 horas los manifestantes improvisaron «centros culturales» y bibliotecas populares.

Uno de ellos fue en el barrio La Gaitana, en la populosa localidad de Suba, que fue rebautizado como Centro Cultural Yulieth Ramírez, en memoria de una estudiante de psicología de 18 años que, según su familia, murió alcanzada por una bala perdida dado que no participaba de las protestas sino que había salido para encontrarse con una amiga.

La fachada de la estructura fue pintada con el rostro de la joven y con frases de rechazo a la violencia policial, mientras que las personas fueron poniendo un libro sobre el otro sobre una mesa que sobrevivió a la destrucción.

Lo mismo hicieron en el del barrio La Soledad, donde incluso pusieron música a todo volumen y colgaron una foto de Ordóñez con sus dos hijos en una de las paredes de un edificio destruido, incendiado en las noches anteriores.

El comandante encargado de la Policía, el general Gustavo Moreno, pidió perdón a la familia de Ordóñez «en nombre de todos los policías de Colombia».

«Perdón por esas acciones que en este momento son objeto de investigación pero que de acuerdo a lo que se viene manejando, a lo que todos vimos en el video, se constituye en un actuar que no es propio de los policías de Colombia», expresó.

En ese sentido, la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, convocó para el domingo a un acto de reconciliación y perdón para «reconstruir la confianza entre todos, respetando los derechos y los deberes de los ciudadanos y las instituciones, para que retomemos el propósito de vivir en una ciudad en paz».

Igualmente calificó lo ocurrido en las últimas 48 horas como una «auténtica masacre de jóvenes» en la ciudad, donde desde el miércoles 72 ciudadanos fueron heridos por armas de fuego.

La dirigente manifestó que «hubo uso indiscriminado de armas por parte de algunos miembros de la Policía Nacional» para controlar las manifestaciones, aunque señaló que «también hubo actos vandálicos».

«Reconocemos la justa indignación y protesta de la ciudadanía, pero también por supuesto hay intereses y actos criminales. No se queman 15 buses de Transmilenio por jóvenes exaltados, ni se incendian ni vandalizan 45 CAI por indignación, sino por manos criminales», aseveró .

Por otro lado, resaltó que se documentaron «119 denuncias de abuso policial en 48 horas», mientras que la cifra en lo que iba del año era de 141.

Las protestas generaron una reacción internacional, con entidades como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), la Unión Europea (UE) y Amnistía Internacional (AI) haciendo un llamado para que cesen los abusos policiales, señaló Télam.

La muerte de otra persona elevó al menos a 11 el número de fallecidos, en su mayoría jóvenes que fueron baleados, por las protestas contra la violencia policial que estremecieron a Bogotá los últimos dos días, informaron hoy autoridades.

Cientos de personas más resultaron heridas en los choques y disturbios, que estallaron en repudio a la agresión que sufrió Javier Ordóñez, de 43 años, a manos de uniformados que lo sometieron en el suelo a varias descargas con un arma eléctrica.

El ingeniero murió después de ser llevado a un estación de policía en circunstancias bajo investigación.

Anoche se desencadenaron nuevas protestas, aunque parecían menos intensas en Bogotá que en ciudades como Medellín, en el noroeste del país, y la sureña Cali, donde hubo fuertes enfrentamientos con la policía.

El ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, denunció en un audio a medios «dos días de vandalismo sistemático y coordinado».

En tanto la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, lamentó más temprano que la policía, blanco de las revueltas, hiciera «uso indiscriminado» de la fuerza y armas de fuego.

«¿Qué clase de entrenamiento reciben para tener esa respuesta absolutamente desproporcionada ante una protesta?», se preguntó la mandataria opositora.

En Bogotá perecieron siete jóvenes entre los 17 y 27 años a causa de heridas de bala, mientras tres personas más murieron en el vecino municipio de Soacha, según autoridades.

Además, una mujer murió atropellada por un colectivo hurtado por «un vándalo», dijo Trujillo.

Las protestas dejan además 209 civiles y 194 uniformados heridos, junto con decenas de puestos de policía destruidos y daños en vehículos de servicio público.

López remarcó que una violencia así no se registraba ni «en un combate en las peores épocas del conflicto armado en Colombia».

Uno de los heridos es Frankpierre Charry, de 23 años, quien según su familia quedó atrapado en uno de los enfrentamientos en el sur de Bogotá. Hoy está al borde de la muerte en un hospital.

La agresión policial desató el caos

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos, un órgano de la OEA, condenó «enfáticamente los casos de brutalidad y abuso policial» en el país.

El Gobierno reportó 101 detenidos en las protestas, que amenazan con propagarse en las próximas horas.

La agresión policial que desató el caos ocurrió en la madrugada del miércoles en el noroeste de Bogotá.

Un video muestra a dos efectivos cuando reducen a Ordóñez, a quien, ya en el suelo, propinan al menos cinco descargas de varios segundos con un arma eléctrica.

«Ya, por favor, no más», se le escucha suplicar. El hombre, que estaba divorciado y tenía dos hijos de 11 y 15 años, fue conducido luego a un puesto policial y de ahí a una clínica donde falleció.

Las investigaciones y necropsia en curso deberán esclarecer las causas del deceso.

La policía colombiana dijo que atendió un llamado por desórdenes por consumo de alcohol. Según esa versión, Ordóñez intentó golpear a dos uniformados que lo inmovilizaron y activaron su arma eléctrica.

Sin embargo, Eliana Garzón, excuñada de la víctima, dijo a la agencia AFP que Ordóñez fue abordado por los policías cuando «iba a comprar más tragos con sus amigos». Uno de ellos grabó el video que se volvió viral.

Los efectivos que lo detuvieron ya fueron suspendidos, según el Gobierno.

El presidente Iván Duque volvió a prometer ayer una investigación «con total rigor para tener absoluta certeza sobre los hechos». Sin embargo, rechazó que se «estigmatice y se les llame asesinos» a los uniformados por «responsabilidades» puntuales, informó Télam.

Diez personas murieron, cientos más sufrieron heridas de bala y decenas de puestos policiales fueron destrozados en Bogotá y sus alrededores, durante protestas contra la violencia policial de la que fue víctima un hombre que falleció tras recibir en el suelo múltiples descargas con un arma eléctrica.

En medio de un clima de creciente tensión, la alcaldesa de Bogotá, Claudia López descartó imponer un toque de queda para esta noche, aunque pidió que la ciudadanía trate de quedarse en su casa, en medio de nuevas convocatorias de protestas, según el diario El Tiempo.

López informó que siete de las 10 víctimas fallecieron dentro de Bogotá -“en su inmensa mayoría jóvenes”-, mientras que los otros tres murieron en el vecino municipio de Soacha, según la agencia de noticias AFP.

Las manifestaciones y los disturbios estallaron a la madrugada, tras una agresión policial a Javier Ordóñez, un hombre de 46 años que murió al recibir las descargas propinadas por dos policías en circunstancias que las autoridades están investigando y que indignaron a la población cuando un video se viralizó rápidamente.

El presidente Iván Duque ofreció sus condolencias y solidaridad a la familia de Ordóñez y prometió una investigación interna para determinar quiénes fueron los responsables de la represión policial en las protestas, reseñó el diario bogotano El Espectador.

El presidente dijo que la fuerza pública, al ser la que monopoliza el uso de la fuerza, tiene que conducirse por estándares muy altos y debe estar abierta al escrutinio de la ciudadanía.

“Cuando se presentan hechos que desdicen ese estándar alto tenemos cero tolerancia. Por supuesto, estos hechos deben individualizarse para que la investigación se conduzca con éxito y haya sanciones que sean entendidas por la ciudadanía”, comentó.

A su vez, la alcaldesa de Bogotá, opositora del gobierno nacional, denunció que la policía usó indiscriminadamente la fuerza y las armas de fuego, justamente cuando lo que se le reclamaba era la brutalidad en el ejercicio de su tarea.

“Hay evidencia sólida del uso indiscriminado de armas de fuego por parte de miembros de la policía (…) ¿Qué clase de entrenamiento reciben para tener esa respuesta absolutamente desproporcionada ante una protesta?, dijo.

“A quienes mataron anoche son jóvenes de nuestra ciudad, incluso menores de edad”, manifestó la alcaldesa sobre las víctimas fatales, de entre 17 y 27 años.

Además, hasta el momento se reportaron 175 personas heridas, de las cuales 66 se deben a disparos de armas de fuego, 12 por armas blancas y 97 por otro tipo de elemento.

En la capital se desataron fuertes choques que quedaron registrados en celulares, al igual que una cadena de ataques a puestos de mando conocidos como Centros de Atención Inmediata.

“La policía empezó a disparar como loca, él salió corriendo, iba por una cuadra, se encontró con dos policías que estaban escondidos y le dispararon”, declaró a la agencia de noticias AFP Blanca Clavijo, madre de Walter Chaparro, uno de los heridos de gravedad que dejó el suceso.

En las grabaciones compartidas por testigos en redes sociales se ve a gente despavorida huyendo entre estruendos y disparos. “¡Le dieron!, ¡le dieron!” se escucha decir a un hombre mientras otro ensangrentado, tendido en el suelo, es arrastrado por manifestantes.

La agresión que desató las violentas protestas ocurrió en la madrugada de ayer en el noroeste de Bogotá,y se viralizó en un video tomado desde un celular.

La secuencia de unos dos minutos muestra a los efectivos cuando reducen a Javier Ordóñez, un abogado de 46 años y padre de dos hijos. Ya en el suelo, le propinan al menos cinco descargas de varios segundos con un arma eléctrica.

“Ya, por favor, no más”, se escucha suplicar a Ordóñez en repetidas ocasiones.

Luego de recibir las descargas, Ordóñez fue conducido a un puesto policial y de ahí a una clínica, donde murió.

El caso evocó al del afroestadounidense George Floyd, quien en mayo murió asfixiado en Minneapolis a manos un policía blanco que desoyó sus suplicas mientras lo inmovilizaba en una detención.

Tras su deceso se desataron fuertes protestas en Estados Unidos que todavía se mantienen.

Colombia recupera 248 hectáreas de un parque natural amenazado por la deforestación. Más de 248 hectáreas del Parque Nacional Natural de La Macarena, situado en el departamento del Meta y amenazadas por la deforestación y los cultivos ilícitos, fueron recuperadas al culminar la sexta fase de la Campaña Artemisa, informó este jueves el Gobierno colombiano.

La operación fue desarrollada por las Fuerzas Armadas, la Policía, el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, la Fiscalía General, Parques Nacionales Naturales y el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (IDEAM) en esa área protegida del centro del país.

Colombia entrará en un período de cuarentena “selectiva” después de más de cinco meses de aislamiento preventivo obligatorio para contener la pandemia de coronavirus y el país hará parte de los ensayos de la vacuna de Johnson & Johnson, anunció el lunes el presidente Iván Duque.

El aislamiento obligatorio que comenzó el 25 de marzo terminará a finales de agosto, pero las restricciones para los eventos masivos y la concentración de grandes multitudes continuarán durante septiembre mientras el Gobierno sigue evaluando la propagación del virus e impulsa la reactivación económica con protocolos de seguridad.

“Tenemos que entrar en una nueva fase en donde está la corresponsabilidad de todos. El primero de septiembre empieza una nueva fase en donde cambiamos el concepto de aislamiento preventivo obligatorio, con un número importante de excepciones, a que tengamos un concepto de aislamiento selectivo de distanciamiento y responsabilidad individual”, aseguró el mandatario en su intervención diaria sobre el COVID-19. Los pacientes confirmados o sospechosos de coronavirus deberán seguir aislados, dijo por su parte el Ministro de Salud, Fernando Ruiz.

El país sudamericano también participará en las pruebas de la fase tres de la vacuna de Johnson & Johnson, aseguró Duque. “Colombia hoy ha firmado un acuerdo con (Johnson & Johnson) para que se pueda adelantar pruebas de la fase tres de la investigación de su vacuna”, sostuvo el mandatario. Mientras tanto, Bogotá pondrá fin a las estrictas cuarentenas por sectores cuatro días antes de lo previsto, debido a que los índices de ocupación en las unidades de cuidados intensivos disminuyeron, dijo la alcaldesa, Claudia López.

La capital colombiana de ocho millones de habitantes en donde se encuentra más de una tercera parte de los casi 552.000 casos confirmados de COVID-19 en el país, implementó varios cierres estrictos por localidades, pese a que las restricciones de la cuarentena nacional se relajaron.

El último turno se había fijado hasta el 30 de agosto, pero terminará el miércoles.

“Este miércoles a la media noche terminan completamente todas las cuarentenas por localidades y empieza la nueva realidad de Bogotá”, anunció López en una conferencia de prensa. La ocupación de la Unidades de Cuidados Intensivos alcanzó un máximo del 93,2% a finales de julio y actualmente se ubica en 77,6%.

La alcaldesa dijo que autorizará el reinicio de la mayoría de las actividades comerciales, educativas, deportivas y sociales con altos niveles de seguridad, incluyendo la apertura de restaurantes a un 25% de su capacidad y del aeropuerto El Dorado para algunos vuelos nacionales.

Las restricciones para ingresar a centros comerciales, bancos y otros establecimientos se mantendrán de acuerdo con el último dígito del número de identificación personal y continuarán cerradas las iglesias, casinos, teatros, cines, discotecas y piscinas.

La funcionaria explicó que el nuevo modelo de actividades para la ciudad regirá hasta diciembre. Más de 17.600 personas en Colombia han muerto a causa de COVID-19, según el Ministerio de Salud.

Colombia registró este viernes un nuevo récord de 385 muertes diarias por la COVID-19 que elevó a 16.568 las defunciones por la pandemia en el país, según el boletín del Ministerio de Salud.

Durante la jornada también se informó de 8.419 contagios nuevos, con lo que el total de casos del país ascendió a 522.138.

De ese total, 155.576, es decir el 29,8 %, permanecen activos y más del doble, 348.940, equivalentes al 66,82 %, se han recuperado.

En cuanto a los fallecimientos contabilizados en la jornada, 107 corresponden a Bogotá y le siguieron los departamentos de Antioquia (41), Valle del Cauca (38), Cundinamarca (37), Santander (36), Cesar y Norte de Santander (19), Magdalena y Córdoba (14), y Tolima (10).

El resto sucedieron en Atlántico (8), Putumayo (7), Caquetá (6), Cauca (5), Sucre y Meta (4), La Guajira y Huila (3), Boyacá, Caldas y Risaralda (2), y Bolívar, Chocó, Nariño y Quindío (1).

En la jornada en Colombia  se realizaron 34.808 pruebas, 30.654 de ellas PCR y 4.154 de antígeno, para un total de 2,34 millones de muestras de la COVID-19 procesadas en el país.

Sobre las que resultaron positivas en las últimas 24 horas, 2.235 fueron tomadas en Bogotá, 1.279 en Antioquia, 628 en Valle del Cauca, 537 en Santander, 375 en Córdoba, 315 en Cundinamarca, 286 en Sucre, 272 en Nariño, 221 en Norte de Santander, 219 en Cesar, 216 en La Guajira y 202 en Meta.

También hubo números elevados de contagios en Atlántico (195), Risaralda (185), Magdalena (181), Huila (177), Caquetá (175) y Cauca (134), entre otros.

Los principales focos de la pandemia son Bogotá, con 181.775 casos acumulados, seguida de Antioquia (68.313), Atlántico (62.464), Valle del Cauca (41.887), Bolívar (22.738), Cundinamarca (18.441), Córdoba (16.727), Nariño (12.363), Santander (12.392) y Magdalena (10.996).

ALCALDE FALLECIDO POR COVID-19

El alcalde del municipio caribeño de Repelón, Eduardo Polo Mendoza, se convirtió en el primer mandatario local de Colombia en fallecer a causa de la COVID-19.

La información fue confirmada por Elsa Noguera, gobernadora del departamento del Atlántico (norte), en donde está ubicado el municipio de Repelón.

«Hoy es un día muy triste para el Atlántico y para Repelón, nuestro alcalde Eduardo Polo perdió la batalla contra la COVID-19. Desde el primer momento que llegó la pandemia al Atlántico trabajamos en equipo por su municipio», publicó Noguera en su cuenta de Twitter.

CERCA DE 80 CASOS EN UN GERIÁTRICO

Por otra parte, Carlos Humberto Orozco, secretario de Salud de Manizales, ciudad ubicada en la céntrica región del Eje Cafetero, confirmó este viernes que hay más de 80 casos positivos de coronavirus en un hogar geriátrico de la capital del departamento de Caldas.

«El 17 de agosto se presenta un primer caso positivo para COVID-19 en la Fundación Geriátrica Guadalupe, institución que alberga 94 adultos mayores de los cuales se encuentran en este momento 74 positivos para COVID y se encuentran pendientes de resultados nueve personas», expresó el funcionario.

Colombia dice que Venezuela restringirá el paso de los retornados por la frontera. El Gobierno colombiano aseguró este jueves que las autoridades de Venezuela le notificaron que a partir de mañana suspenderá la entrada de sus propios ciudadanos por el principal paso fronterizo común, situado en las afueras de Cúcuta, en el departamento de Norte de Santander.

«Acabamos de ser notificados de la decisión de Venezuela de restringir el ingreso de sus nacionales a ese país, partir del día de mañana por el Puente Internacional Simón Bolívar, en Norte de Santander», informó Migración Colombia.