fbpx
Tag

Colombia

Browsing

El mandatario bolivariano rechaza la asistencia enviada por EEUU y otros países y, en cambio, anunció la llegada de unas 300 toneladas de ayuda procedentes de Rusia. El lunes pasado, se había anunciado el cierre de las comunicaciones por aire, mar y tierra con las islas caribeñas de Aruba, Curazao y Bonaire.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, anunció este jueves el cierre de la frontera terrestre con Brasil y advirtió que evalúa tomar idéntica medida con relación a los pasos limítrofes que comunican a su país con Colombia.

“He decidido en el sur de Venezuela, a partir de las 20 horas (19 de Argentina), que queda cerrada total y hasta nuevo aviso la frontera terrestre con Brasil”, anunció Maduro durante una videoconferencia con el alto mando militar desde el Comando Estratégico Operacional de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Ceofanb), informaron los medios de prensa locales.

La drástica medida del gobernante venezolano se conoció en medio de la puja política desatada en torno a la ayuda humanitaria que pretenden hacer ingresar a Venezuela los países que apoyan a Juan Guaidó, quien se autoproclamó como presidente del país el 23 de enero pasado por encargo de la Asamblea nacional (AN, Parlamento), dominada por la oposición.

Esa ayuda fue almacenada en centros de acopio situados en la fronteriza ciudad colombiana de Cúcuta, en el estado brasileño de Roraima y en la isla caribeña de Curazao, bajo dominio del Reino de los Países Bajos.

“Estoy evaluando un cierre total de la frontera con Colombia. Hombre prevenido vale por dos, pueblo prevenido vale por dos”, dijo Maduro tras anunciar la decisión de bloquear los pasos con Brasil.

Maduro rechaza la ayuda humanitaria, mayormente medicinas y alimentos, enviada por Estados Unidos y otros países que reconocen a Guaidó como presidente y, en cambio, anunció la llegada de unas 300 toneladas de ayuda procedentes de Rusia, que mantiene con firmeza su apoyo al chavismo.

El lunes pasado, se había anunciado el cierre de las comunicaciones por aire, mar y tierra con las islas caribeñas de Aruba, Curazao y Bonaire.

“Las provocaciones continúan con la supuesta y falsa ayuda humanitaria. Ya lo he dicho en varias oportunidades, es una campaña de un cinismo sin límites, cínica, farisea, hipócrita. Qué ayuda humanitaria van a ser cuatro gándolas de comida podrida que le sobraban al Ejército de Estados Unidos, que ha provocado incluso heridos y hasta fallecidos en Cúcuta”, afirmó Maduro.

 

ambito.com

Hay al menos ocho muertos y 38 heridos. El vehículo que explotó se encontraba dentro de las instalaciones de la escuela.

Un coche-bomba explotó este jueves en el interior de la Escuela de Policía General Santander de Bogotá, en Colombia. Por la explosión hay al menos ocho muertos y 27 heridos. La policía que trabaja en el lugar no descarta que se haya tratado de un atentado terrorista.

El vehículo que explotó se encontraba dentro de las instalaciones de la escuela, ubicada al sur de la capital colombiana. Por el momento, no se dispone de información sobre el estado de las personas que resultaron heridas en la detonación, excepto que fueron derivadas a dos hospitales diferentes.

El presidente de Colombia, Iván Duque, se encontraba de viaje en el municipio de Quibdó, en el noroeste del país, y decidió regresar a Bogotá tras conocerse la explosión.

Según medios locales, en la escuela estaba prevista una ceremonia de graduación de ascensos a Brigadieres esta mañana.

Perfíl

“El otro lado de Colombia que los medios de comunicación no enseñan al mundo o simplemente le dan poca importancia para que ni los colombianos se den cuenta de las grandes capacidades que tienen y desarrollan a diario”

Un diseñador industrial de la Universidad Nacional inventó este Minibus impreso en 3D que puede comunicarse con sus pasajeros por medio de comandos de Voz.

Su nombre es Édgar Sarmiento, y es diseñador industrial de la Universidad Nacional de Colombia, es el inventor del primer vehículo autónomo impreso en 3D y con inteligencia cognitiva, lo que significa que es capaz de hablar con sus pasajeros por medio de comandos de voz.

El vehículo puede recibir órdenes sencillas, como por ejemplo: “detente”, “gira a la Derecha”, y hasta más complejas como, “llévame al centro de la ciudad”, o “¿Cuánto falta para mi destino?”. De igual manera puede responder preguntas sobre los restaurantes o lugares históricos que están a poca distancia o en la ruta programada.

En el año 2015, Édgar ganó el concurso internacional Urban Mobility Challenge: Berlín 2030, lanzado por la empresa local Motors, gracias a la estructura futurista del vehículo, las aplicaciones que cuenta en su interior que permite a los pasajeros planear o cambiar su trayecto y mirar el camino más adecuado (advierte de accidentes automovilísticos y de trancones) y, lo primordial, es que el minibus es cero emisiones.

La empresa estadounidense, con su casa matriz en Phoenix (Arizona) y sucursales en National Harbor (Maryland), Las Vegas (Nevada), Knoxville (Tennessee) y Berlín (Alemania), tiene previsto comercializar el vehículo en campus universitarios o de negocios, grandes centros comerciales, parques recreativos o temáticos, y en cualquier otro sitio que tenga una demanda de transporte colectivo.

Este minibus tiene una capacidad para 12 personas, está equipado con varios sensores, cuenta con 2 caras que le permiten cambiar de sentido en cualquier momento, 2 puertas a los costados y soportes para llevar bicicletas. Aparte, es eléctrico, pero también puede alimentarse con paneles solares que están ubicados en el techo. Como pueden ver es un vehículo autosustentable que aparte de ofrecer un servicio tambien ayuda al cuidado con el medio ambiente.

De acuerdo con el creador, no hubo una idea inspiradora concreta, pues, “La inspiración es un tema que en varios casos es ajeno al diseñador. Los demás nos ven como personas que sólo tratamos de hacer cosas bonitas, pero no. Tenemos un conocimiento base en muchos temas, el cual materializamos por intermedio de la comunicación gráfica y 3D, tanto física como digital”.

libertad y pensamiento

Otra muerte relacionada con el caso Odebrecht sacude Colombia.

Este jueves fue hallado muerto en Bogotá Rafael Merchán, testigo del caso Odebrecht en el país latinoamericano.

Merchán, de 43 años, es el segundo testigo del caso en aparecer muerto en menos de dos meses, luego de que también fuera hallado sin vida Jorge Enrique Pizano.

Pizano falleció de un infarto a principios de noviembre, según el informe del hospital donde fue atendido. Tres días después falleció su hijo Alejandro Pizano Ponce de León, envenenado con cianuro al beber de una botella que halló en el escritorio de su padre.

El director del Instituto de Medicina Legal de Colombia, Carlos Valdés, renunció el 20 de diciembre en medio de la controversia por el manejo de las pruebas sobre el fallecimiento de Jorge Pizano.

 

 

BBC

Fabiola vive en Bella Vista y está embarazada de siete meses. Hace casi dos meses, su novio arrancó una travesía a pie desde Cúcuta, Colombia, hasta Buenos Aires. Quiere llegar a tiempo para el nacimiento de su hijo

Fabiola resistió en Caracas todo lo que pudo. Su familia completa había emigrado a la Argentina pero había una razón por la que ella, que tenía 23 años, había decidido quedarse: en Venezuela estaba su novio.

—Hasta que un día no aguantamos más —interrumpe, con una tristeza estructural en la voz.

Fue hace un año que sus padres y sus hermanos vinieron a la Argentina. “Tuvieron que vender todo lo que tenían para salir: la casa, el carro, todo. En Venezuela, o compras comida o compras un champú, tú decides. En mi familia prefirieron vender todo a morir de hambre”, cuenta Fabiola Navarro (24) a Infobae.

El dinero les alcanzó para pagar cuatro pasajes en micro a la Argentina. Alquilaron una casa en Bella Vista. La mamá de Fabiola -que en Venezuela era maestra jardinera- empezó a limpiar casas y a cuidar chicos. El papá de Fabiola -que en Venezuela era ingeniero en sistemas– empezó limpiando una inmobiliaria, un gimnasio y pintando paredes.

Con esos trabajos juntaron los 400 dólares que necesitaban para resolver su último drama: pagar otro pasaje de micro para sacar a la mayor de sus tres hijos de Caracas.

Fabiola se había negado a irse sin su novio, Reinaldo Perger. “Los dos teníamos trabajo pero las cosas empezaron a andar peor”, cuenta. Fabiola ganaba 4 dólares por mes y ya había tenido que abandonar la universidad: “Estudiaba Relaciones Industriales. Iba a una universidad privada, porque la pública es imposible: los docentes no iban porque no les pagaban, porque habían matado a algún estudiante o porque la inseguridad es tan grave que se metían a robar en plena clase”.

Reinaldo trabajaba de ayudante de cocina en un puesto de comida. “Lo que ganábamos alcanzaba para comer una semana, siempre y cuando comiéramos puros vegetales, nada de carne”. Fabiola iba a hacer la cola del supermercado a las 3 de la madrugada para comprar harina y arroz en los llamados “productos regulados”: las colas eran tan largas que nunca volvía antes de las 3 de la tarde.

No era solo el hambre: ya la habían apuntado y perseguido con un arma de fuego para robarle el celular. “Yo corrí, me podrían haber matado. Pero el teléfono era lo único que tenía para estar en contacto con mi familia”. El día en que asumieron que no aguantaban más, idearon un plan. Ella iba venir a la Argentina con el pasaje que podían comprarle sus padres, iba a trabajar y, con el dinero que juntara, iba a comprar un pasaje para él.

Fabiola se despidió de su novio a comienzos de junio. “Vine en bus, sola. Comí galletas y pan durante todo el viaje”. Tardó 10 días en llegar a Buenos Aires. En la Argentina empezó a tener un malestar generalizado. Creyó que estaba enferma, pero estaba embarazada.

“No lo podía creer. Cuando le conté a Reinaldo se puso como loco. Quería venir y estar conmigo, pero era imposible reunir el dinero para el pasaje”. El joven esperó casi cinco meses hasta que llamó a Fabiola y le dijo: “Me voy para allá, no puedo más”.

—¿Cómo? ―preguntó Fabiola.

—Caminando ―contestó Reinaldo.

En Cúcuta, en la frontera, pero ya del lado de Colombia, conoció a otros venezolanos que habían iniciado la misma odisea de emigrar a pie, pero con una diferencia sustancial: iban a Perú, la mitad del viaje de 8.000 kilómetros que pensaba hacer Reinaldo.

Su novio salió de Caracas hace casi dos meses, no tiene teléfono y es poco lo que Fabiola sabe de él: “Me llamó a comienzos de diciembre. Pidió un teléfono prestado y me dijo que iba por la costa de Perú, que la gente lo ayuda con agua y comida. Que descansa en alguna plaza o duerme en la calle, donde lo agarre la noche. Dijo que había hecho dedo, que un camión lo había avanzado un poco, pero que se había tenido que bajar tan rápido que había dejado el bolso con su ropa. Ahora sí que no tiene nada”.

Reinaldo le dijo que estaba ardiendo por el sol, que le sangraban los labios y que tenía los pies hinchados. Y que iba a ofrecerse para pescar en la costa, que eso iba a demorar el viaje, pero iba a permitirle comer y ganar algo de dinero para comprar agua. Nunca habló de abandonar: su cálculo era que le faltaban dos días de caminata para llegar a Bolivia.

“Él sabe que en Venezuela no se puede tener un niño hoy. No se consiguen remedios, todos los días muere un recién nacido o personas mayores, por desnutrición o porque se fue la luz del quirófano en medio de una operación”.

El viernes, después de dos semanas de silencio, Reinaldo consiguió un teléfono prestado y volvió a escribir. Ya había entrado a la Argentina: estaba en Salta. Fabiola tiene esperanza de que llegue a tiempo: ya está en el séptimo mes de embarazo y espera un varón que nacerá en un hospital público, en San Miguel.

“Es desesperante, pero le pido a Dios que pueda. No imagino luchar tanto para no poder llegar a tiempo al parto”. El 24 de diciembre cumplieron dos años de novios. Fue ella quien eligió uno de todos estos días de silencio para poner una foto con él en su cuenta de Instagram con una leyenda: “Para pruebas de amor se creó la distancia. Te amo vida mía. Pronto juntos”.

Infobae

Los nukak mañú tienen más de 690 mil dólares como compensación de un desplazamiento por la guerra contra las FARC, pero la ley no se los deja utilizar

Como indemnización por el desplazamiento que sufrieron a causa de las amenazas de las FARC en 2006, la comunidad indígena nukak makú ubicada en San José del Guaviare recibió más de 697.700 dólares. El problema es que no han podido sacar un solo peso de la cuenta y llevan varios años aguantando hambre.

Los cultivos de la coca y la guerra obligaron a los nukak a dejar sus casas en la selva, sus tierras y, por ende, su sustento de vida. Y debieron llegar al casco urbano de la capital de Guaviare sin saber qué iban a hacer. Pese a que tienen dinero, la ley no se los permite sacar y sus miembros siguen pasando necesidades, reportó El Tiempo.

“El Gobierno Nacional nos ha consignado la plata, pero estamos amarrados debido a que ellos no tienen un gobierno propio. Así veamos que ellos la requieren con carácter urgente, no podemos disponer de ella”, dijo al medio nacional Efraín Rivera, alcalde de San José.

La única posibilidad de sacar el dinero es que los nukak tengan una organización legalmente constituida, y no la tienen porque en su tradición la organización se hace por familias. De hecho, no tienen un líder visible o un representante, y muy pocos hablan español.

“El Ministerio del Interior debe ayudar en eso, debe ayudarlos a organizarse. Creo que el Ministerio debe colaborar con la modificación de la ley”, expresó el alcalde a El Tiempo. En el municipio son unos 250 nukak los que viven en condiciones precarias y con escasa asistencia de salud, sobre todo para los niños.

Otra preocupación es que están perdiendo sus costumbres para adaptar las de los hombres blancos. Mientras, el Ejército se encuentra buscando la forma de que puedan regresar a sus lugares de origen en la selva, que es una reserva de 200.000 hectáreas, mientras que hoy están en menos de 5.

Infobae

La noche de este viernes, el Gobierno de Colombia confirmó la muerte del principal disidente de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Iván Duque, el Presidente, informó que Walter Patricio Arizala fue abatido durante una operación de las fuerzas armadas en Tumaco, zona fronteriza con Ecuador.

“Guacho”, como era conocido, era comandante del frente Oliver Sinisterra, uno de los que se restó del acuerdo de paz firmado por el expresidente Juan Manuel Santos.

Arizala estaba acusado de narcotráfico y homicidio, incluyendo uno en abril pasado donde murieron tres periodistas ecuatorianos.

Más de 13 mil integrantes de las FARC, entre ellos 6 mil combatientes, dejaron las armas para integrarse a la vida civil.

 

 

ADN Radio

Los secuestradores de una sobrina-nieta del fallecido escritor colombiano y Premio Nobel de Literatura, Gabriel García Márquez, exigen cinco millones de dólares para liberarla, dijo un alto jefe de la Policía Nacional.

Melissa Martínez García, de 34 años, fue secuestrada a finales de agosto por un grupo de hombres armados que interceptaron el vehículo en el que se desplazaba cerca a la caribeña ciudad de Santa Marta, capital del departamento de Magdalena, en el norte del país, donde administraba una finca de producción de banano.

“En dos llamadas que han hecho pidieron cinco millones de dólares”, dijo a periodistas el director de la unidad de lucha contra el secuestro de la Policía Nacional, general Fernando Murillo. “De acuerdo a las circunstancias de los hechos, creemos que se trata de delincuencia común”.

El oficial ofreció una recompensa de 33.000 dólares por información que permita la ubicación y el rescate sana y salva de la rehén, nieta de Jaime García Márquez, uno de los hermanos del ganador del premio Nobel de Literatura en 1982, quien murió en abril de 2014 en Ciudad de México a los 87 años.

El secuestro ha sido un delito frecuente en Colombia en medio del conflicto armado de más de medio siglo que ha dejado 260.000 muertos y ha sido utilizado como mecanismo de financiación y de presión política de grupos armados ilegales como la guerrilla izquierdista.

Sin embargo, grupos de delincuentes comunes también raptan personas a cambio de millonarios rescates en el país sudamericano que alcanzó a registrar hasta 3.000 casos de secuestros en la década de 1990. En 2017 se reportaron 193 secuestros, según estadísticas del Ministerio de Defensa.

 

 

Ambito

Tres personas fueron linchadas por una multitud el viernes pasado en la ciudad de Bolívar, en Colombia, a raíz de la propagación de una noticia falsa en redes sociales. Uno de ellos murió.

Entre 150 y 200 personas leyeron, creyeron y compartieron la noticia falsa de que un obrero de 23 años residente del barrio Acapulco, en Bolívar, era responsable del robo de bebés junto a sus secuaces, informó El Tiempo de Colombia.

Aunque no está confirmado el nombre de la víctima fatal, el sitio colombiano deslizó que podría haber sido Maikel Eduardo Marbello, de Cartagena de Indias, que había estado viviendo en Venezuela y acababa de volver a Colombia para radicarse con sus dos hijos.

La policía de Bolívar había desmentido que Marbello tuviese que ver con una organización criminal, pero el daño ya estaba hecho en la web: la cadena viral no se cortó y un enorme grupo de gente decidió hacer “Justicia por mano propia”.

La cadena que lo tenía como ladrón de bebés se volvió viral en redes sociales y programas de mensajería instantánea para celular y el 26 de octubre pasado el hombre fue acorralado junto a dos personas en Bolívar.Fue apedreado, golpeado y atacado con machetes.

En el hecho fueron heridos dos acompañantes de Marbello y cuatro policías que acudieron a proteger a los hombres.

El triste episodio hace eco de un ataque multitudinario muy similar ocurrido la semana pasada en Ecuador, y de otro parecido que tuvo lugar en México a principio de año, siempre con una turba enardecida contra una persona que fue acusada sin pruebas en las redes sociales.

 

 

 

Diario San Rafael

Ya pasaron tres décadas. Sin embargo, a Ricardo Gareca se le debe erizar la piel al leer las declaraciones de Jhon Jairo Velásquez Vásquez, mejor conocido como Popeye. El exsicario de Pablo Escobar reconoció que el Tigre estuvo “bajo la mira” del Cartel de Medellín, durante su paso por el América de Cali entre 1985 y 1989.

El escenario de violencia que se vivió en Colombia durante los años 80 como consecuencia de las guerras por narcotráfico llegó al mundo de la pelota. “La mafia dañó mucho al fútbol colombiano. Escobar tenía el control de DIM y el Atlético Nacional, así como su socio Gonzalo Rodríguez Gacha tenía al Millonarios y los hermanos Gaviria al América de Cali”, sostuvo Popeye una entrevista al diario El Popular de Perú.

“Pablo Escobar, los Rodríguez, Gonzalo Rodríguez Gacha, todos compraban árbitros. En Colombia había mafia en el fútbol”, completó su idea este criminal que llegó a matar a su propia novia por pedido del “Patrón”.

Se trataron de años complicados en los que además de arreglar partidos, se llegó a secuestrar jugadores y a atacar familiares de los mismos. En este contexto, la vida del Tigre Gareca corrió un serio riesgo. “Él siempre estuvo en la mira. Sin embargo, no llegaron a él. El amor por el fútbol del Patrón salvó a Ricardo Gareca. A él y a los otros jugadores de América de Cali se contempló colocarles un carro bomba, ya que el Cártel de Cali le colocó un carro bomba a la familia de Pablo”.

“Estábamos en guerra. Incluso se secuestró a jugadores de Cali para que entregaran a los Rodríguez (los hermanos Gilberto Rodríguez Orejuela y Miguel Rodríguez Orejuela). Como no cooperaron mataron a la familia de Pedro Enrique Sarmiento, quien actualmente es un técnico exitoso, pero no cooperó”, completó Popeye.

Por esas cosas del destino, Gareca se salvó de un final trágico. Actualmente, es un entrenador exitoso: tras distintas experiencias en clubes de Sudamérica, en 2015 se hizo cargo de la Selección de Perú y volvió a hacerlo participar de un Mundial después de 37 años. Recientemente, renovó contrato y buscará llevarlo a Qatar 2022.

 

 

TN