Tag

clínicas

Browsing

Desde el Hospital Andrés Isola, Ariel Urbano, informó que a la fecha hay 14 pacientes en clínica médica y 3 pacientes con diagnóstico Covid-19 en terapia intensiva, uno con asistencia respiratoria mecánica.

Hay una ocupación de camas del «60 por ciento» en terapia intensiva y de entre un 80 y 85 por ciento en clínica médica.

El profesional médico informó que desde el Hospital se reiniciaron los contactos con la parte privada para poder enviar «eventualmente «servicio de ginecología a la Clínica Santa María para que «nos den apoyo en el caso de necesitar mas camas».

También señaló que hay otras conversaciones con clínicas privadas para derivar pacientes que tienen obra social y que están internados en el hospital con síntomas leves. El objetivo es poder liberar camas para quienes vayan llegando.

 

“Este semana estuvieron las terapias con 90% de ocupación, algunas en algún momento al 100% y eso es un punto bastante crítico”, aseguró a ADNSUR Viviana Romero, terapistas de nuestra ciudad. Y manifestó su preocupación porque la curva de contagios de coronavirus sigue en ascenso y admitió que el recurso humano es escaso.

Viviana Romero, representante de Terapia Patagónicas por la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva, habló en exclusivo con ADNSUR y brindó detalles acerca de la difícil situación que se vive en la terapia intensiva ante el aumento de los casos de coronavirus en Comodoro Rivadavia, donde ya se registran 525 casos activos.

“Estamos preocupados porque nuestra curva va en ascenso”, dijo la especialistas, mientras destacó que hay muy pocos terapistas en Comodoro “son 20 en total para las cuatro terapias (dos hospitales públicos y dos clínicas)”. En este contexto de aumento de casos de Covid-19, Romero afirmó que comienzan a ingresar más pacientes a las terapias intensivas “esta semana estuvieron las terapias con 90% de ocupación, algunas en algún momento al 100% y eso es un punto bastante crítico”, puntualizó.

Asimismo, indicó que hay muy poco personal y señaló que lo agravante se da porque un terapista trabaja en dos o tres terapias intensivas, “cada terapia no tiene más de dos terapistas de forma exclusiva, eso es una limitante”, dijo.

Romero reconoció que hoy el recurso humano es escaso, por eso en vez de ampliar camas se invierte la cantidad de camas covid y no covid, “pero esto es un riesgo igual porque quizás pacientes que vienen por otras patologías tienen camas limitadas en este momento en la salud pública. Estamos justos y seguramente vayan a faltar (camas)”, aseveró.

Además, valoró que en la ciudad tenemos un sistema mixto, donde desde el día cero de la pandemia se resolvió que se iba trabajar en sector público y privado, “hubo capacitación, equipamiento y eso es lo que está ayudando a tener una respuesta medianamente adecuada, pero empiezan a faltar las camas para los pacientes ya esta semana”, indicó.

Por último, Romero afirmó que “la curva sigue ascendiendo en Comodoro, la ciudad sigue abierta y como terapistas creemos que no hemos llegado muy bien con el mensaje a la población, sabemos que se necesita la circulación para que necesita trabajar, pero tenemos internados dos o tres integrantes de una misma familia, las reuniones siguen existiendo, apelamos a la responsabilidad individual”, manifestó.

“A mediados de marzo, en el marco de la pandemia, el Gobierno de la Provincia a través de su comité de crisis pone en marcha un Plan Sanitario de Emergencia. En ese plan, los sanatorios privados somos convocados como un sector clave para llevarlo a cabo. Así es que el Ministerio de Salud dispuso que todo paciente con sintomatología respiratoria y nexo epidemiológico sea atendido en los hospitales públicos (Trelew y Puerto Madryn) y el resto de las patologías en los sanatorios, independientemente de si tienen o no cobertura social”.

De este modo comienza la solicitada hecha pública este domingo por la Asociación de Sanatarios del Este de Chubut (ASECH), llamando la atención sobre la situación económica que atraviesan.

Tras detallar las inversiones que debieron realizar en el marco de la pandemia del Coronavirus, con el fin de informar y prevenir, destacan que “las cirugías programadas prácticamente se suspendieron, bajaron significativamente los accidentes laborales y los pacientes acuden menos a sus médicos. En este contexto, los sanatorios vienen trabajando a un 25 % de su capacidad y concretamente no pueden sostenerse ya que su estructura de costos fijos les resulta letal”.

Asimismo, “no es menor la problemática que tenemos con las diferentes Obras Sociales, por ejemplo: SEROS (que representa el 65% de la facturación) y adeuda a la fecha parte del mes de enero y todo el mes de febrero, el cual debería por contrato estar cancelado”.

En tanto, varias Obras Sociales Sindicales, Pre Pagas y ART, tienen suspendidas sus cuentas corrientes por falta de pago, cerrando otra vía de ingresos para las instituciones. En éste contexto, la situación es de extrema gravedad y peligra la normal continuidad de todas las prestaciones del sector Privado de la Salud”.

Sobre las respuestas de las autoridades provinciales que encabeza el gobernador Mariano Arcioni, indicaron que “por el momento hay pasividad en las acciones concretas y si a eso le sumamos los aumentos de ausentismo del personal, la escalada de precios, los aumentos salariales y la exclusión de salarios complementarios de Nación (ATP), no tenemos dudas en diagnosticar que la salud está en terapia intensiva”.

La conclusión de los sanatarios de Trelew y Madryn no deja de ser inquietante: “de no haber respuesta, nos veremos obligados a tomar medidas de acción directa”.

El objetivo es transitar conjuntamente la emergencia sanitaria por COVID-19, asistiendo a las instituciones privadas que se ven seriamente afectadas por las medidas adoptadas.

El gobernador del Chubut, Mariano Arcioni, recibió esta mañana en Sala de Situación de Casa de Gobierno, a miembros de la Asociación de Sanatorios del Este del Chubut, con el fin de buscar alternativas que garanticen ingresos para el sostenimiento de las instituciones privadas de la provincia a través de la Obra Social SEROS.

Del encuentro, en el que se respetaron los protocolos de sanidad establecidos, participó también el ministro de Salud, Fabián Puratich, quien señaló que “venimos teniendo una ronda de conversaciones con las clínicas y sanatorios del Valle por la situación compleja que están pasando debido a la suspensión de las cirugías programadas, determinada a nivel nacional, y la baja de las consultas”.

En ese sentido, explicó que “las personas están reticentes a ir los Centros de Salud y trae una complicación desde el punto de vista económico bastante importante. Fue un planteo que se venía haciendo hacia el Ministerio de Salud, nosotros lo hemos transmitido al Consejo Provincial de Obras Sociales, tenían la intención de reunirse con el Gobernador, y nos convocó inmediatamente”.

“Hicieron una propuesta para que el Gobernador le transmita a la Obra Social provincial, y en eso se va a trabajar para la semana que viene tratar de acercar una solución. La salud es una sola y tenemos que ser partícipes tanto el sector público como privado”, destacó el Ministro Puratich.

El funcionario provincial agregó que “la idea es tratar de acercar o garantizar los ingresos necesarios para el sostenimiento de las instituciones privadas. Independientemente de la situación económica y financiera de la provincia, se sabe que la salud es una prioridad. La semana que viene se les va a acercar alguna propuesta para tratar de que el sistema privado también se pueda sostener”.

“El problema es económico y financiero, hemos sacado resoluciones del Ministerio respecto a que la salud privada tiene que seguir trabajando de igual forma, pero ha habido una retirada de ciertos sectores, lo que implica que las clínicas no facturen al nivel que venían facturando. Además, hay Obras Sociales que han cerrado y ellos no tienen la confirmación si van a recibir los pagos o no; nosotros sabemos que la Obra Social provincial es el termómetro del resto de las obras sociales de la provincia”, manifestó Puratich.

Por último, remarcó que “el Gobernador dio su compromiso, ahora vamos a tener una reunión con el Presidente de SEROS para ver cómo podemos acercar para ayudar al susbsistema privado para que se sostenga porque nosotros también lo necesitamos. La estrategia que tenemos es que el sector público se haga cargo de todo lo que está relacionado al COVID-19 y que el sector privado esté para el resto de las enfermedades. La gente se sigue enfermando, y es nuestro compromiso como Gobierno provincial junto al Gobernador y el Ministerio de Salud estar arriba de esta situación para que el subsistema privado se pueda sostener y dé las respuestas que necesita dar”.

Es una condición genética que arruga la piel y causa un envejecimiento acelerado de las células del organismo.
Stacey y Kyle, esperaban a su segunda hija, Isla. Durante el embarazo, la madre se realizó los controles correspondientes y nunca presentó signos de que su bebé sufriera alguna enfermedad.

El día del parto llegó con complicaciones. Los médicos del “Hospital Real”, de Leicester, Reino Unido, los asistieron en todo momento. Isla nació con dos kilos y medio, tenía sus signos vitales estables, pero notaron que algo andaba mal cuando cortaron el cordón umbilical. El nivel de oxígeno en sangre no superaba el 60 por ciento, cuando lo normal debe estar en 90.

Las enfermeras la estabilizaron despejando sus vías respiratorias y la llevaron a la sala de cuidados neonatales. Ahí la entubaron y a los cinco días entró en un coma inducido. “Su cuerpo luchaba contra todo lo que le hacían”, expresó su mamá. La terapia intensiva duró dos semanas y luego, sus padres recibieron la buena noticia de que estaba lista para irse a casa.

Sin embargo, un día mientras la alimentaban con leche a través de un tubo nasal, su rostro se tornó azul y dejó de respirar. Llamaron a emergencias, le practicaron reanimación cardiopulmonar (R.C.P.) y tuvieron que internarla. Los médicos le realizaron análisis clínicos y los resultados mostraron que tenía una mutación en sus genes que nunca habían visto.

Isla fue diagnosticada con displasia mandibuloacral, una condición poco conocida que provoca una variedad de anomalías que involucran el desarrollo óseo, las vías respiratorias, el sistema cardiovascular, y la pigmentación y textura de la piel. Esta enfermedad suele relacionarse con el popular caso de “Benjamin Button” ya que produce el envejecimiento acelerado de las células del organismo y causa una apariencia similar a la de un anciano.

La opinión local

“Este es un síndrome llamado progeroide, mutaciones en genes que son muy relevantes para distintas funciones del organismo y cuando aparecen, las personas tienden a envejecer más rápidamente”, afirma a Con Bienestar el doctor Sebastián Menazzi, médico genetista (M.N. 135.855) del Hospital de Clínicas “José de San Martín”.

El especialista señala que son acontecimientos poco frecuentes y el pronóstico suele ser grave porque comienzan a padecer complicaciones del envejecimiento prematuro a una edad muy temprana. “Estos chicos generalmente crecen muy poco y desarrollan diabetes, problemas cardíacos, oculares y de la piel”. Además, agrega: “En este caso particular, existe un 25 por ciento de probabilidades de que sus padres vuelvan a tener un hijo igual por la combinación de mutaciones genéticas que ambos poseen”.

Por el momento no existe un tratamiento curativo pero a raíz de conocer la causa genética a futuro se podrán realizar tratamientos más especializados.

“Los especialistas dijeron que ella es la única en el mundo con este error genético”, anunció Stacey. Actualmente, la nena tiene dos años y está fuera de peligro. Se alimenta por medio de un tubo de 2,5 milímetros que tiene en su garganta, por ello no puede hablar correctamente y se comunica a través de señas. Gatea y también puede caminar con ayuda de un andador, señaló Todo Noticias.

No nos une el amor, sino el espanto… Queda flotando este refrán como vehículo que motorizó a Claudio Belocopitt, presidente de Swiss Medical; Gabriel Barbagallo, gerente de relaciones institucionales de OSDE y Guillermo Lorenzo, vicepresidente de ADECRA, a juntarse con la prensa y oficializar el lanzamiento de la Confederación Unión Argentina de Entidades de Salud (UAS), que nuclea clínicas, sanatorios y hospitales de toda la Argentina.

En una oficina del octavo piso de la Avenida Libertador, Belocopitt, Barbagallo y Lorenzo coinciden en que el surgimiento «medio de apuro» de esta confederación es porque «el agua llegó hasta el cuello del Sistema de Salud argentino…y un poco más también. Es un último intento, un pedido de auxilio que ya hicimos de manera independiente y ahora nos unimos a través de distintas cámaras».

La UAS tiene como objetivo unirse, defender a las empresas más pequeñas y todos juntos darle más visibilidad a los problemas que, afirman, tienen «en coma y tambaleando», a un sistema de salud que colapsa. «Tiene como objetivo macro plantear desafíos más profundos a los que veníamos realizando hasta aquí. Hace 50 años que el sector está dominado por problemas estructurales que no han sido abordados por ningún gobierno. Directamente no existimos en la agenda de ninguna autoridad», exclama Belocopitt.

La Confederación UAS engloba a ADEMP, CIMARA, CEMPRA, ADECRA, ACAMI, CEDIM y FAOSDIR, las cuales hasta ahora cada una «tiraba para su lado, defendiendo sus propios intereses. No nos fue bien así, por eso es fundamental conciliar, es una responsabilidad como dirigentes que nosotros tenemos que encarar», concuerdan los disertantes.

Belocopitt quiere ser cuidadoso y separar la precarización de la salud de la coyuntura política. «No queremos politizar ni pecar de oportunistas. Simplemente buscamos plantarnos desde un rol de mayor fuerza, entendiendo que se trata de la salud, que nos afecta a todo. La salud no tiene precio, pero sí tiene costo, por eso queremos subrayar que se trata de una unión de cámaras, no de empresas».

Para llevar a cabo esta unión hubo que dejar de lado diferencias para buscar los intereses comunes «para sostener el área, que a nivel nacional está atravesada por graves problemas económicos», afirma Barbagallo. «Cuando se tiene una inconsistencia entre el ingreso y el egreso, empiezan los problemas aguas abajo. Si la inflación es del 10 por ciento y el gobierno nos autoriza un aumento del 7, comienza a formarse esta bola de nieve».

Belocopitt enfatiza en que «estamos en el momento más crítico de la salud, que el sistema está deteriorado, que es el momento mancomunarnos y de ver el problema que se extiende desde La Quiaca a Ushuaia todos juntos». «Ya han habido quiebres de sistemas de prepagos chicos y de sanatorios que cerraron sus puertas en el interior», acotan Barbagallo y Lorenzo.

Es Belocopitt quien toma las riendas de la presentación. Es el más efusivo y enfático. «La salud es unos de los principales déficits de la Argentina, pero la salud no aparece entre las prioridades del Estado, que no aporta absolutamente nada económicamente, y encima saca con impuestos carísimos. Y es imposible, no aquí, sino en el mundo, que un sistema de salud sobreviva sin el aporte del Estado».

La UAS ya está funcionando, aunque el horizonte es muy lejano. «Esto no es una carrera de 100 metros, es un maratón duro y desgastante. Son muchos los cambios que tenemos que hacer, muy profundos y complejos, que no se verán en los próximos meses, sino que se cristalizarán en diez años. Pero sí sabemos que hay necesidades inmediatas, urgentes en un área de tal sensibilidad que puede pensarse que nosotros estamos defendiendo intereses», señala el presidente de Swiss Medical, que defiende a rajatabla el sistema de salud argentino, «como pocos en el mundo, pero no hay que dejarlo morir».

Uno de los temas candentes que la UAS le hará saber al Estado es cómo financiar tratamientos que pueden costar un millón de dólares. «Nosotros no discutimos que haya que llevarlo a cabo, sino cómo lo vamos a financiar. Es un debate que nos urge tirar sobre la mesa. Hay medicamentos que valen miles de dólares, tienen costos exorbitantes como sucedió con el Spinraza (para la atrofia muscular espinal), por eso remarco una y otra vez que es imperioso establecer reglas claras. Para eso creamos la UAS y el Estado no podrá mirar más para otro lado». Dicho medicamento no es un punto de inflexión, sino un emergente. «Hay muchos casos similares quizás menos caros pero más frecuentes», precisa Barbagallo.

¿Por qué ahora la creación de la UAS y no hace dos años? «Más vale tarde que nunca -responden los tres-. No tenemos que mirar para atrás, no se dio vaya a saber uno por qué, pero ahora todas las partes entendimos que tocamos fondo». Ante semejante cuadro clínico, los tres revelan que «no hay optimismo de cara al futuro inmediato, pero no hay peor gestión que la que no se hace. Y no haber hecho nada nos llevó hasta acá».

Belocopitt, Barbagallo y Lorenzo piden que «el Estado respete al sector privado, que ha crecido infinitamente y en los últimos dos años le ha sumado 20.000 personas, cuando en todos las crece el número de desempleados. Entonces por favor escúchennos, creo que la salud merece una discusión seria, porque un día sucederá y no habrá más clínicas ni sanatorios… ¿Y entonces?».

 

 

Clarín

El concejal Oscar Villarroel presentó un proyecto de ordenanza que apunta a no sobrecargar la salud pública.

A través de un proyecto de ordenanza en Trelew buscan que todas las clínicas y sanatorios tengan guardias de noche y feriado.

La iniciativa fue presentada por el concejal Oscar Villarroel y apunta a no sobrecargar la salud pública.

«Hay una ley que los obliga a tener guardias. En los últimos años no se cumple. Terminamos siempre en la salud pública y está colapsada», consideró en sus argumentos Villarroel.

Y consideró: «debe haber un compromiso de la actividad privada. Hay mucho malestar. Recibimos inquietudes. Lo viví personalmente. Si hay algo que caracteriza a Trelew es tener fin de semana deportivo. Si hay alguna lesión un chico o grande no tiene dónde dirigirse. Y que no haya otro tipo de siniestro porque toda esa gente queda esperando. No pasa por tener plata, pasa porque no hay lugar para atenderse. Antes, las guardias existían”.

El proyecto establece sanciones para las instituciones que no cumplan la normativa y será analizado por el recinto legislativo.

ADNSUR