Tag

clases

Browsing

La brecha digital mostró su extensión y confirmó desigualdades preexistentes ante la situación que impuso la pandemia, que obligó a suspender la presencialidad en las aulas y confinó el proceso educativo a la virtualidad.

A seis meses de la implementación de la educación a distancia como único mecanismo para garantizar la continuidad pedagógica de millones de alumnos argentinos, funcionarios y especialistas señalaron que el sistema «respondió con celeridad y compromiso» de cada uno de sus actores pero la conectividad fue el elemento distintivo de las desigualdades que ya existían en el área educativa.

De acuerdo a los datos de la Encuesta de Evaluación sobre la continuidad pedagógica, 65% de los alumnos de nivel primario que asisten a escuelas privadas se encuentra en condiciones óptimas de conectividad frente al 38% de las estatales que sólo logra conectarse a través del celular, valor que en el el sector privado es de 8%.

En tanto, el 25% de los hogares no tiene acceso fijo a Internet y un tercio de ellos donde viven niñas, niños y adolescentes que cursan en escuelas públicas primarias y secundarias carecen de recursos para la continuidad pedagógica.

El investigador y escritor Emilio Tenti Fanfani dijo a Télam que tener conectividad en tiempos en que millones de alumnos están fuera de las aulas se convirtió en «la garantía del derecho a la educación» en este contexto de pandemia, por lo que instó a los gobiernos a dejar la inversión en obras públicas y apostar fuertemente al área educativa con dotación de conectividad con banda ancha.

El investigador de la Universidad Pedagógica Nacional (UNIPE) y profesor de Sociología de la Educación de la UBA, calificó como «catástrofe educativa» la pérdida de la presencialidad y aseguró que en en esa situación «pierden los que antes ya perdían, los sectores más desfavorecidos» .

Sonia Alesso, jefa de la Confederación de Trabajadores de la Educación (Ctera), destacó en diálogo con Télam que «hemos visto un esfuerzo de docentes para llevar adelante la educación en contextos de pandemia en situación inédita, en momentos donde ocurre la mayor concentración de pibes en el mundo sin ir a la escuela, de unos 1.500 millones de chicos».

«En este contexto de tanta complejidad, seguimos trabajando a pesar de todo en múltiples formas por medio de la computadora, con celulares, con fotocopias con cuadernillos, aún en provincias con mucho nivel de contagio y repartiendo el material casa por casa a los chicos», sostuvo Alesso.

Los datos de la evaluación a docentes sobre la continuidad pedagógica son contundentes: en el nivel secundario el 40% de los docentes informó tener hasta 100 estudiantes a cargo, 32% entre 101 y 200, 22% entre 201 y 300, y 6% más de 300 estudiantes a cargo.

Además, casi la mitad de las y los docentes (46%) logró adecuar la propuesta de continuidad pedagógica en una y dos semanas, y alrededor del 30% desde el inicio. Por otra parte, 20% de las y los docentes indicaron que la adaptación les llevó un mes aproximadamente

El ministro de Educación Nicolás Trotta afirmó que el Gobierno nacional quiere acompañar a la Ciudad de Buenos Aires para llegar a los 6.500 chicos que perdieron vínculo con la escuela desde el inicio de la pandemia, y manifestó que «tenemos listas 6.500 netbooks con conectividad por parte del Enacom para empezar a fortalecer la presencia del Estado Nacional y de la Ciudad con esos chicos».

El titular de la cartera educativa precisó con respecto a la propuesta de la Ciudad de Buenos Aires, sobre volver a clases presenciales en espacios al aire libre, que «el lunes vamos a tener una reunión con los ministros de salud de la Nación y Ciudad, Ginés Gonzales García y Fernán Quirós, respectivamente y con la ministra de educación porteña, Soledad Acuña».

«Para -poniendo el foco en el aspecto epidemiológico- saber si están dadas las condiciones para el regreso de actividades escolares: a la escuela, que nosotros consideramos que la escuela es el lugar al que hay que volver una vez que la Salud lo permita, aclaró, o esta alternativa que presentó la Ciudad», precisó.

Asimismo, Trotta señaló que «es muy importante dejar en claro que no podemos politizar estas cuestiones. Tenemos alguna mirada distinta de acuerdo a la realidad epidemiológica que queremos que los especialistas discutan y marquen un camino».

El Ministro de Educación mencionó que le pidió a la Ministra Acuña que «agilicen la individualización de esos 6.500 chicos que han tenido menor nivel de contacto, ya que uno de los elementos para restablecer el contacto es la falta de conectividad».

Al respecto Trotta dijo que por ahora -según le manifestó la Ministra porteña- tienen individualizados a unos 1.500.

Sobre las notebooks que el Ministro declaró «están listas» para entregar, aclaró que «se les borrará el contenido pedagógico que ya tenían para que el Gobierno de la Ciudad pueda cargar su propio contenido. No queremos que nada debilite la posibilidad de llegar»

«Lo que si nos falta aún, dijo, es la georreferenciación de cada uno de los chicos para que el Enacom con las tres empresas de telefonía celular, pueda determinar cuál es la mejor conectividad que le tenemos que dar a cada una de las computadoras», explicó.

Además, de este recurso, el ministro Trotta contó a TN que «la Universidad de Buenos Aires se ha comprometido a acompañar con trabajadores sociales y educativos para reinstitucionalizar el vínculo de esos chicos con la escuela».

«Que nos parece que inclusive es una propuesta superadora, porque no implica exponer al riesgo de contagio a todos estos chicos, sino que la escuela vaya a ellos», añadió.

La situación en el resto del país

Sobre la situación en el resto del país, el Ministro de Educación manifestó que «aprobamos los protocolos para un regreso seguro a las aulas, lo que ha permitido regresar en cinco provincias, pero en tres de ellas tuvimos que retroceder (San Juan, Catamarca, y Santiago del Estero) porque se modificó la realidad epidemiológica, sin responsabilidad de la escuela, porque afortunadamente no se produjo ningún contagio dentro de las aulas».

«Si hemos logrado sostener el regreso en la provincia de Formosa y el lunes pasado regresamos en la provincia de La Pampa, donde 12.500 estudiantes que habían tenido menor nivel de contacto con la escuela en estos meses», afirmó.

Finalmente, Trotta expresó: «Somos promotores del regreso a la escuela en todo momento, porque sabemos del fuerte impacto educativo, subjetivo y psicosocial que tienen los chicos, pero también somos conscientes que tenemos que priorizar el cuidado de la salud y generar consenso con cada jurisdicción para regresar en un momento seguro».

Fuente: Telam 

Seis meses pasaron, en algunos lugares más, desde que la pandemia de coronavirus cerró las puertas de sus escuelas. Desde entonces, millones de chicos y adolescentes en el mundo de golpe dejaron de encontrarse -cara a cara- para aprender, para divertirse, para hacerse amigos.

Y aunque la pandemia está lejos de exhibir su punto final, los gobiernos de la mayoría de los países parecen entender que ya es tiempo de volver a las aulas, que eso no solo “normaliza” la vida de los chicos, sino también la del resto de la sociedad y, por consiguiente, puede apuntalar la economía.

Septiembre es el mes del inicio de clases en los países del hemisferio norte, tras las vacaciones de verano de julio y agosto. Y la mayoría de las administraciones en ese lado del globo empiezan a probar cómo se traduce a la realidad los largos y estrictos protocolos que estuvieron preparando mientras los chicos estaban en sus casas.

Muchos gobiernos ven la vuelta a clases como algo urgente: la ONU pidió recientemente la reapertura de las escuelas “en cuanto sea posible” en todo el mundo “para evitar una catástrofe educativa”.

Hace dos semanas movió China, el mismo país en el que arrancó la pandemia. Casi 200 millones de estudiantes, desde jardín de infantes hasta la secundaria, volvieron en las escuelas públicas de ese país. En los Estados Unidos no hay una política única y las definiciones corren por cuenta de cada distrito escolar. Italia puso a prueba su protocolo este lunes, con 5,6 millones de alumnos que volvieron a clases, siguiendo a otros países como España, Francia o Gran Bretaña. En Suecia las escuelas nunca cerraron.

En América latina, epicentro de la enfermedad ahora, hay distintas estrategias: desde Uruguay que ya volvió a clases hasta Bolivia, Paraguay o Venezuela, que ya anunciaron que no volverán en 2020.

En la Argentina solo Formosa y La Pampa tienen clases ahora en escuelas de localidades pequeñas de esas provincias. San Juan y Catamarca habían empezado, pero dieron marcha atrás. La Ciudad quiere volver con los chicos que se desconectaron, pero la Nación no la deja.

China
Paradojas del destino, la primera ciudad china que abrió las aulas fue Wuhan, el centro original de la pandemia. El martes 1° de septiembre volvieron casi 1,4 millones de estudiantes de más de 2.840 escuelas primaras y secundarias.

Desde entonces, China adoptó un ambicioso programa de regreso a las clases que busca que vuelvan la mayoría de los estudiantes, con excepción -en principio- de los de la región de Xinjiang en el Oeste de ese país, donde se registraron brotes en varias ciudades.

El protocolo de vuelta a clases en China no es muy diferente al del resto de los países del mundo, aunque sí lo es la capacidad de mando y control del Partido Comunista sobre la vida social. Las crónicas cuentan que ha movilizado gran cantidad de funcionarios locales y cuadros del partido para inspeccionar las aulas, al tiempo que implementaban aplicaciones y otras tecnologías para monitorear a los estudiantes y al personal, y restringían sus movimientos.

En todos los países la negociación y el acuerdo con los gremios docentes es fundamental para garantizar la reapertura de los colegios. Pero en China, los sindicatos independientes están prohibidos y se desalienta el activismo. Además, el gobierno obliga a los estudiantes universitarios a quedarse dentro de los campus, prohibiéndoles salir para comer o reunirse con amigos, algo difícil de imaginar en las universidades de occidente.

Con respecto a las medidas sanitarias, los directores de las escuelas deben instruir a estudiantes y maestros a mantener la distancia dentro de las aulas. Los barbijos son, en la mayoría de las regiones de China, opcionales. Las reglas son más estrictas en áreas que el gobierno considera particularmente vulnerables a un brote. En Beijing, por ejemplo, se obliga a usar barbijo en todo momento.

Europa
Europa fue el territorio del segundo foco de la pandemia del coronavirus. En la mayoría de los países se interrumpieron las clases a principios de marzo y ahora están haciendo los mayores esfuerzos para pasar a una “nueva normalidad”. Todo esto en medio de una segunda ola de coronavirus en muchos de los países de la región.

La noticia de la semana fue la vuelta a clases este lunes de 5,6 millones de alumnos en doce regiones de Italia. Otras ocho postergaron el comienzo, la mayoría de ellas para el 24 de septiembre. En total se destinaron 4.000 millones de dólares para adaptar todo el sistema.

Por el protocolo escolar, cada aula en Italia fue dividida a la mitad. En los espacios escolares rigen estrictas medidas de seguridad, tanto en las distancia social como en el uso de barbijos y medidas de higiene continuas.

Italia siguió a países como Francia, España y Gran Bretaña, que habían vuelto en casi todas sus escuelas a principios de septiembre. En España, el regreso escolar es progresivo, por etapas educativas, y empezó antes en jardín y primaria. Los protocolos son similares a los de Italia.

Antes del regreso, y como medida preventiva, en España se testeó a todos los docentes. En Madrid, más de 2 mil dieron positivo. La ministra de Educación, Isabel Celaá, pidió confianza porque “el lugar más seguro es el colegio”, aunque dijo que “nadie puede estar tranquilo ni dentro ni fuera de la escuela” en estas circunstancias.

Gran Bretaña

El primer ministro Boris Johnson dijo que reabrir las escuelas es un “deber moral”. Allí no hay ninguna regulación nacional sobre el uso de barbijos en las escuelas. El gobierno ha dejado esta decisión en manos de cada escuela y ha dicho que los niños de primaria no necesitan hacerlo.

En Suecia, en cambio, las escuelas nunca cerraron. Anders Tegnell, el hombre de referencia de ese país en cuestiones sanitarias, sostuvo siempre la decisión de mantener las escuelas abiertas con el argumento de que abrirlas y cerrarlas continuamente -por la aparición de focos de contagios- no sería bueno para la confianza en las autoridades y en la lucha contra el virus.

Estados Unidos

Si bien están en el hemisferio norte, a los Estados Unidos la pandemia llegó unos meses más tarde que a China y Europa, y el comienzo del año escolar los encontró en un serio debate acerca de si es el momento o no de abrir las aulas. Con un poder mucho más descentralizado que otros países, las definiciones ahora corren por cuenta de cada distrito escolar, aunque la mayoría está optando por continuar con las clases a distancia, según informó una crónica del New York Times.

Nueva York

Los oficiales de seguridad escolar controlan la temperatura de un maestro por razones de seguridad afuera de un edificio escolar, mientras comienzan los preparativos para el inicio retrasado del año escolar.

La ciudad de Nueva York es el único sistema escolar importante que planea ofrecer algo de educación presencial, aunque retrasó su fecha de inicio del 10 de septiembre al 21. El protocolo establece el uso de barbijos todo el día, distanciamiento social, una mejora en la ventilación de los salones, menos alumnos por salón, un enfermero en cada escuela. Y si la tasa de contagio del virus supera el 3% (actualmente es de 0,9%) las clases serán suspendidas.

Muchas universidades estadounidenses que han reabierto han visto brotes en los campus, lo que obligó a algunas a cerrar de nuevo.

Las medidas de seguridad recomendadas por la mayoría de los estados de ese país incluyen el uso de barbijos dentro de las escuelas y limitar el movimiento para que los chicos permanezcan en la misma aula todo el día. También se aconseja separar los pupitres, cancelar las reuniones adentro del colegio y las comidas en las cafeterías, tan características de ese país.

América Latina

América Latina es, hoy, el epicentro de la pandemia en el mundo. Por aquí todavía la primera curva está en ascenso y son pocos los países que ya planean una vuelta total a las aulas. Si bien Nicaragua es el único país que dice no haber interrumpido nunca las clases (hay voces que lo relativizan), lo cierto es que el primero que se animó al regreso fue Uruguay.

Los uruguayos sorprendieron en mayo cuando mostraron sus planes de regreso progresivo a las aulas a partir del 1° de junio. En rigor, el proceso de normalización arrancó el 22 de abril con la reapertura de las escuelas rurales, como parte de un cronograma que concluyó el 28 de junio con el retorno de todos los niveles escolares, aunque con menor carga horaria y de días.

Uruguay

Las escuelas cumplen un estricto protocolo sanitario, que incluye la división de los grupos en dos para asegurar el distanciamiento físico. Mientras, los estudiantes que no asisten mantienen un acompañamiento a distancia a través de las plataformas tecnológicas.

Por ahora, las escuelas rurales son las únicas que funcionan en horario completo y con los comedores abiertos.

De la experiencia uruguaya, muchos destacan el apoyo que recibió del Plan Ceibal, que desde 2007, y en forma ininterrumpida, entrega computadoras a los estudiantes y capacita a docentes en educación digital. Con la pandemia se puso en marcha «Ceibal en casa», que busca asegurar la continuidad de las clases a distancia.

En la otra punta, hay otros países de la región -como Paraguay, Bolivia y Venezuela- ya anunciaron que este año no tendrán clases presenciales.

En el medio de las dos estrategias anterior, la Argentina dejó en manos del Gobierno nacional, a través del Ministerio de Educación, la potestad de autorizar la apertura de las escuelas en cada una de las provincias.

En todos los casos, se deberá seguir un protocolo base que fue elaborado en esa cartera por una comisión especial y que contó con el aval de todas las provincias en el Consejo Federal de Educación.

En estos momentos, solamente Formosa y La Pampa tienen clases presenciales en escuelas de localidades pequeñas de esas provincias. San Juan y Catamarca habían empezado, pero dieron marcha atrás por el aumento de contagios. Santiago del Estero que tenía previsto arrancar, también canceló el cronograma.

La Ciudad de Buenos Aires, en tanto, propuso el retorno a “espacios digitales” dentro de las escuelas para unos 6.500 estudiantes que perdieron todo contacto con la escuela. Los gremios porteños manifestaron su oposición. La Ciudad presentó el protocolo ante el Ministerio de Educación nacional, pero éste se lo rechazó.

El gobierno de la Ciudad de Buenos Aires presentó una nueva propuesta para que 6500 alumnos porteños que «perdieron contacto con la escuela» vuelvan a tener clases presenciales. El plan contempla que la actividad se realice en espacios públicos como calles, plazas y parques, a partir del 28 de septiembre.

a ministra de Educación porteña, Soledad Acuña, le llevó a su par nacional, Nicolás Trotta, una iniciativa diferente a la que fue rechazada semanas atrás, cuando propuso abrir gabinetes informáticos en las propias escuelas.

La iniciativa plantea «la necesidad de reforzar el apoyo y acompañamiento presencial a aquellos que no pudieron sostener los procesos de enseñanza-aprendizaje para evitar que pierdan la escolaridad».

Espacio público
La utilización del espacio público contempa una franja horaria de 9 a 12, en una plaza a designar por barrio. Los grupos pueden ser de hasta diez personas, ocho alumnos y dos adultos. Todos deben usar barbijos y alcohol en gel. La actividad se realizaría dos veces por semana y estaría a cargo de docentes socioeducativos y narradores.

En el caso de los talleres de lectura, que también se llevarían a cabo en el espacio público, están dirigidos a alumnos de primer grado, tanto del ámbito público como del privado, quienes «poseen menor grado de autonomía para el aprendizaje y requieren de mayor acompañamiento para reforzar el proceso de aprendizaje», evaluaron desde el ministerio porteño.

Alumnos de 5º y 6º año

La propuesta incluye «generar un espacio de socialización, encuentro y aprendizaje comunitario para estudiantes del último año del nivel secundario», es decir los quintos y sextos años, mediante la utilización «del mobiliario de la escuela en la calle».

Para este nivel, el plan abarca a 170 escuelas de nivel medio de gestión estatal. La frecuencia sería de dos veces por semana, en una franja horaria de 10 a 12. La actividad estaría a cargo de la conducción y personal de la escuela, que también debería usar, al igual que los alumnos, barbijos y alcohol en gel.

En este esquema se prevé utilizar los muebles escolares, como mesas y sillas, en calles de poca circulación que estén en el entorno urbano de los establecimientos escolares.

Nivel superior

Por último, la propuesta de CABA plantea la conformación de espacios evaluativos para estudiantes del nivel superior y de formación profesional en condiciones de recibirse para que puedan rendir exámenes prácticos finales. Se trata de adultos que se encuentran estudiando profesiones y oficios.

Reunión de ministros

La iniciativa del gobierno porteño fue presentada en reunión que mantuvieron los ministros de Educación nacional, Nicolás Trotta, y la ministra porteña del área, Soledad Acuña.

«Analizaremos la propuesta y les daremos una respuesta. Lo que quedamos es no dar ninguna respuesta formal hasta que tengamos la reunión con ambos ministros de Salud», afirmó Trotta.
En el encuentro, el titular de la cartera educativa a nivel nacional le informó a Soledad Acuña que están disponibles las computadoras para las chicas y los chicos de los barrios más vulnerables de la Ciudad de Buenos Aires, que no habían podido continuar su vínculo con la escuela por la pandemia.

Se trata de 6500 unidades –reacondicionadas– que habían sido abandonadas por el gobierno de Mauricio Macri en un depósito del Correo Argentino.

“La escuela debe ir a los hogares de quienes más lo necesitan. El Estado debe estar presente y garantizar el derecho a la educación», manifestó Trotta.

 

A partir de la Pandemia por el virus COVID 19 en Chubut, se modificaron bruscamente nuestras vidas, nuestras rutinas, la convivencia en ámbitos públicos, actividades sociales, productivas, etc. Esto también se vio reflejado en la Educación: la imposibilidad de asistir a la escuela nos hizo llevar las aulas a nuestras casas. ¿Fue este virus el que nos sacudió y puso al sistema escolar en terapia intensiva? Lo que me queda claro es que esta situación profundizó lo que veníamos viviendo, generando más incertidumbre impactando en la educación y generando consecuencias.

En Chubut hace mas de 2 años que la Educación se encuentra en “terapia intensiva”, con prolongados conflictos en el sistema educativo; desde los conflictos por incumplimientos en la relación contractual entre la provincia y los docentes, hasta los problemas propios de la política educativa; lo cierto es que el ciclo lectivo 2020 no inició en la mayoría de las escuelas públicas, los padres, madres y estudiantes no saben si pasaron de año, qué ocurre con los espacios que adeudan y con los exámenes que aún no se han tomado, debido a la demora de los salarios y los pagos escalonados que hasta la fecha inciden en algunos casos en demora de salarios adeudados hasta de 3 meses y el sueldo anual complementario, derecho adquirido para los trabajadores desde el año 1945, pero que ante la situación pcial. hoy no solo genera incertidumbre, sino la impotencia de no poder tener un horizonte de previsibilidad.

Un párrafo aparte tiene en este contexto, la falta de condiciones edilicias por el incumplimiento del plan de infraestructura escolar, abandono, falta de refacciones y de cuidado del espacio público para el desarrollo de las clases. Los gobernantes de Chubut se han olvidado que la Educación es prioritario en términos de derechos y debe ser Política de Estado y tener continuidad más allá de los gobiernos de turnos y de las situaciones que se pudieran enfrentar.

El 20 de marzo el presidente Alberto Fernández estableció el “aislamiento social preventivo y obligatorio” (A.S.P.O.), bajo el lema “QUEDATE EN CASA” trayendo un respiro para el Gobierno de Chubut, imposibilitado para hacer frente a los reclamos de los trabajadores provinciales por la crisis económica que vive esta Provincia. Esos reclamos ya no solo son de índole salarial: el impacto social en las familias chubutenses, incluyendo a las familias de los empleados provinciales está generando resquebrajamientos en las economías familiares, la vida cotidiana y la posibilidad de subsistir en la emergencia.

El Ministerio de Educación del Chubut propuso como forma de continuidad pedagógica la plataforma virtual classroom, que permite el intercambio entre alumnos y docentes, compartiendo archivos, tareas y corregir en la misma plataforma los trabajos recibidos; al mismo tiempo la cartera ministerial explicó que no era obligatorio el uso de aulas virtuales, pudiendo implementar además el uso de otras herramientas tecnológicas como redes sociales – aplicaciones tal como el WhatsApp, Facebook, meet, Zoom y otros.

¿Cuál es el camino para hablar de “Calidad Educativa”? ¿Cómo superaremos el déficit para lograr que los contenidos mínimos exigidos por la Nueva Ley de Educación el Consejo Federal de Educación en el que participan por todas las provincias, ¿ Qué decisiones se tomarán para acompañar la promoción de los estudiantes? Este desconcierto ahoga, genera estrés en las familias, los chicos y los docentes que a pesar del contexto en que nos encontramos, hemos optado por todos los días trabajar en nuestras casas, sin horarios establecidos, sin recursos, peleando con la falta de acceso a internet o la mala conectividad entre otras cosas…

No se NOS está garantizando la continuidad pedagógica, dejando a los docentes y estudiantes que construyan alternativas educativas con los recursos con los que cuentan y tienen a mano, teléfonos, redes sociales, cuadernillos, u otras formas…. No siempre efectivos como querríamos, y aún pero: No para todos.

El Ministerio de Educación Nacional, acordó con los ministros de Educación de las provincias la aprobación de una resolución para “profundizar los lineamientos pedagógicos de la educación obligatoria, por la que se estableció la “articulación del ciclo 2020 y 2021 como si fuera un continuo aprendizaje, como unidad pedagógica. También se acordó que habrá Evaluación y acreditación de saberes, dejando a criterio o de cada provincia como se realizará la validación de los aprendizajes de cada estudiante, teniendo en cuenta que no todos tuvieron las mismas posibilidades de acceder de manera remota y frecuente a clases virtuales.

Volviendo a nuestro contexto provincial, vivimos en un real caos, no hay lineamientos claros, los estudiantes colapsan por la incertidumbre, las familias, docentes no saben qué va a pasar, la Educación parece un barco fantasma que no tiene destino, la mayoría de los docentes continúan en medidas de fuerza, presentando día a día sus retenciones de servicios, tal como lo venían haciendo antes de la pandemia. Esto quizás es invisibilizado por encontrarnos en esta contingencia. Pero no se puede dejar de tener en cuenta.

Preocupa la profunda desigualdad social y educativa que nos esta demostrando la pandemia, muchos chicos no han tenido ni un día de clase, presencial, virtual, trabajos, o como quieran llamarlo, otros tantos no pueden acceder a herramientas tecnológicas para continuar estudiando, muchos han abandonado. La falta de interacción cara a cara, el entusiasmo inicial nos prueba que comenzado el 2 cuatrimestre el porcentaje de trabajo realizados por los estudiantes es medio – bajo y la interacción con los ellos demanda mucho más tiempo de trabajo que si uno estuviera en el aula. Hay preocupaciones en los jóvenes vinculadas a cuestiones contextuales que producen depresión, bajones anímicos, desgano. Necesitan hablar con pares y docentes.

La Epidemia mundial y principalmente la crisis que vive esta Provincia tienen un impacto muy grave en la trayectoria educativa de los estudiantes chubutenses, ya que no solo van a profundizar la grieta que ya existe, muchos chicos por la crisis económica se han alejado de la escolaridad.

¿Qué “Normalidad seria la que se está tratando de sostener – implementar en Chubut? El Estado, las Instituciones y los docentes tenemos la obligación de promover y garantizar el Derecho a la Educación, sino lo hacemos todos seremos responsables y cómplices por acción y por omisión de haber profundizado las desigualdades sociales y educativas de nuestros chicos y jóvenes.

Quizás no es políticamente correcto decirlo, pero es más irresponsable seguir mirando para el costado.

Fuente: Prof. Marcelina Angiorama, Lic en Ciencia Política

La pandemia de coronavirus registró un récord diario de 304.626 nuevos casos en el mundo, según el recuento que realiza la Universidad Johns Hopkins, en el que India impulsó la suba con 86.432 infecciones en las últimas 24 horas y se acercó a Brasil como el segundo país más afectado por el virus, mientras otros estados continúan con el reinicio del ciclo lectivo.

India, el tercer país más afectado por la pandemia que se desató en diciembre en la ciudad china de Wuhan, marcó un nuevo récord y superó los 4 millones de casos de coronavirus al sumar 86.432 nuevas infecciones en la víspera, informó el Ministerio de Salud, mientras que las muertes ascendieron a 69.561, tras sumar 1.089 en el último día.

El país asiático de más de 1.300 millones de habitantes registró en la última semana sus cifras más altas de contagios y la tendencia sugiere que podría sobrepasar en los próximos días a Brasil, el segundo país más afectado, después de Estados Unidos, que según el recuento de la Universidad Johns Hopkins tiene 6,2 millones de casos y más de 188.000 muertes.

Mientras los expertos temen que la cifra de casos entre los jóvenes estadounidenses crezca aún más cuando reabran universidades y escuelas que todavía permanecen cerradas por la Covid-19, la institución North Star, de Wisconsin, parece haber logrado detener la propagación durante la primera mitad del año con una modalidad que combina campamento y anunció la apertura de un nuevo ciclo.

Paralelamente, varios países de Europa y Asia retomaron el ciclo lectivo o lo harán en los próximos días.

En ese contexto, los ministros de Educación del G20 apoyaron hoy las clases virtuales como alternativa ante la pandemia de Covid-19, consideraron «fundamental» el papel de la equidad en el acceso a la tecnología y abogaron por promocionar la concientización sobre ciberseguridad y el entrenamiento a profesores.

«Reconocemos el valor de la enseñanza y el aprendizaje a distancia y combinados, y subrayamos la importancia de mejorar el acceso a la educación de calidad, el desarrollo profesional de los educadores, la infraestructura y el contenido digitales», acordaron los ministros en una declaración conjunta al término del encuentro virtual.

Entre los distintos escenarios está el de Francia, por ejemplo, que completó hoy la primera semana de clases en pleno pico de contagios de coronavirus, con 22 escuelas cerradas, de un total de 61.500, por detección de nuevas infecciones.

España, después de un verano de aumento incesante de infectados, unos 8,3 millones de alumnos comenzaron a retornar a las aulas esta semana, sobre todo en escuelas infantiles, aunque será a partir del lunes próximo que reabrirán gradualmente las instituciones en la mayoría de las regiones del país.

Las autoridades enfatizaron que la educación será presencial, como mínimo hasta el segundo de los cuatro cursos de la secundaria obligatoria, tras la experiencia de la primera mitad del año con enseñanza virtual y pese al recelo de sindicados docentes.

A falta de datos oficiales en España durante los fines de semana, varias regiones informaron este sábado más contagios, con lo cual se estima que el impacto epidémico sobrepasa ya el medio millón, y el número oficial de muertos ronda los 29.500, informó la agencia de noticias EFE.

Rusia, por su parte, reportó 5.205 nuevos casos de coronavirus en las últimas 24 horas, por lo que el total acumulado desde el inicio de la pandemia superó el millón, mientras que el número de fallecidos superó los 17.700.

Entretanto, en Irán las escuelas reabrieron hoy combinando educación presencial y virtual, tras siete meses cerradas debido a la pandemia de coronavirus, que causó más de 22.000 muertes y 380.000 contagios en el país.

Las clases presenciales se concretaron en un 62% del total de las 116.000 escuelas, elegidas por no tener más de 100 alumnos, mientras que el resto de las instituciones estableció un método virtual y presencial, informó el Ministerio de Educación.

En Cisjordania se espera que mañana inicien las clases unos 2 millones de alumnos primarios y el 20 de septiembre el resto de los grados, mientras que Gaza seguirá sin clases tras registrar un máximo de 110 contagios en la víspera y por el confinamiento decretado para detener el brote de coronavirus detectado hace dos semanas.

«Las condiciones de salud en la Franja de Gaza no son adecuadas para la reanudación de clases en escuelas y universidades. Esperamos la mejora de las condiciones y las recomendaciones de los comités especializados al respecto», explicó en un comunicado el Ministerio de Educación en el enclave, luego de que la ONU alertara del precario sistema sanitario, tras más de una década de bloqueo israelí.

Brasil, el segundo país más afectado del mundo, superó hoy los 4,1 millones de contagios, mientras que las muertes llegan ya a 126.203, según el boletín divulgado por el Ministerio de Salud.

En Ecuador, en tanto, un grupo de jóvenes desarrolló un cementerio digital para honrar a las personas fallecidas por coronavirus durante la cuarentena, que en su mayoría no pudieron ser despedidos por sus seres queridos.

En ese espacio, familiares y amigos podrán publicar obituarios, mensajes y galerías de fotos, e incluso encender una vela en memoria de sus seres queridos fallecidos, según la agencia de noticias EFE.

Ecuador suma 118.045 contagios de coronavirus (870 en las últimas 24 horas), 6.724 muertes confirmadas por la enfermedad (50 nuevas) y otras 3.752 defunciones sospechosas de haber tenido la misma causa, informó esta tarde el Ministerio de Salud Pública.

Más de 160 millones de estudiantes en América Latina y el Caribe no pudieron volver a las aulas debido a los cierres para evitar la propagación del coronavirus desde el inicio de la pandemia, según un reporte publicado recientemente por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, Unesco, con muchos países sin noticia de cuándo podrían volver a las aulas millones de niños y jóvenes.

El regreso a clases para millones de estudiantes de escuelas en la región es aún una incógnita, pues luego de seis meses de bloqueos para evitar la propagación del coronavirus, muchos países de América Latina aún luchan para detener los contagios. En la región países como Brasil, Perú, Colombia, México y Argentina tienen algunas las cifras más altas de covid-19 del mundo, posicionándose entre los 10 países con más contagios, según datos de la Universidad Johns Hopkins.

Los cierres masivos provocaron una «crisis sin precedentes» en todos los ámbitos, según la Unesco. Y en cuestión de educación los bloqueos hicieron que «más de 1.200 millones de estudiantes de todos los niveles de enseñanza» dejaran de tener clases presenciales en todo el mundo.

«Hasta la fecha de la revisión», dice el reporte publicado en agosto pasado, «la población estudiantil afectada por estas medidas en los 32 países [de América Latina y el Caribe] llegó a superar los 165 millones de estudiantes» que no pudieron volver a las aulas de clase.

Así está la situación en algunos países de América Latina
En la región, la gran mayoría de los países «han establecido formas de continuidad de los estudios en diversas modalidades a distancia», como por ejemplo clases por internet, modalidades fuera de línea o aprendizaje mixto, dice el reporte.

«En gran parte de los países (29 de los 33) se han establecido formas de continuidad de los estudios en diversas modalidades a distancia», dice la Unesco.

«Entre ellos, 26 países implementaron formas de aprendizaje, por Internet y 24 establecieron estrategias de aprendizaje a distancia en modalidades fuera de línea, incluidos 22 países en que se ofrece aprendizaje a distancia en ambas modalidades (fuera de línea y en línea), 4 que cuentan con modalidades exclusivamente en lín

Mientras el Gobierno dispuso que el uso de tapabocas en las aulas no sea obligatorio si se cumple el distanciamiento social para el reinicio de clases previsto el 14 de septiembre, varias escuelas de Italia reabrieron hoy sus puertas para los alumnos que deben tomar cursos de recuperación antes del comienzo del ciclo lectivo.

«Para facilitar el aprendizaje y el desarrollo relacional, el barbijo se puede quitar en condición estática respetando la distancia de al menos un metro», informó el Comité Técnico Científico que asesora al Gobierno italiano sobre el coronavirus, al difundir una nota pública con las guías para el reinicio de clases.

Al mismo tiempo, el CTC y el Ministerio de Transporte dieron el visto bueno a que se aumente al 80% de la capacidad del transporte público el número máximo de pasajeros que podrán viajar, como forma de facilitar el desplazamiento de alumnos y profesores hacia y desde los centros educativos.

En un anticipo del inicio de clases el 14 de septiembre, varias escuelas de todo el país reabrieron hoy sus puertas para los alumnos que deben tomar cursos de recuperación.

«Trabajamos todos juntos y devolvemos las escuelas a nuestros alumnos: el país nos lo agradecerá. Tenemos una gran responsabilidad histórica. Será un año duro. Pero también el inicio de un camino diferente», planteó en ese marco la ministra de Educación Lucia Azzolina en una carta dirigida a la comunidad educativa publicada en sus redes sociales.

Hasta el momento, 35.483 personas fallecieron en toda Italia a causa del coronavirus desde el 21 de febrero, aunque el país registra una estabilización de los fallecimientos desde que inició la reapertura de fronteras internas y a los países de Europa a partir del 3 de junio, señaló Télam.

Un tribunal de segunda instancia revocó hoy el fallo del lunes 24 contra el reinicio del ciclo lectivo y restableció una orden para que las escuelas públicas retomen las clases presenciales en medio de la pandemia en Florida, Estados Unidos, y la Asociación de Educación de la región (FEA, en inglés) prometió seguir luchando para impedirlo porque «hay vidas en juego».

El Tribunal de Apelaciones del Primer Distrito falló en contra de la decisión del juez Charles Dodson, quien el lunes pasado había declarado inconstitucional la reapertura de escuelas en el estado Florida, ordenada por el gobierno regional sin tener en cuenta, a su juicio, la seguridad de los estudiantes y los docentes en medio de la pandemia de coronavirus.

Fedrick Ingram, presidente de FEA, una organización sindical de la que forman parte más de 145.000 maestros, cuestionó la decisión del tribunal y enfatizó que «no se trata de cerrar escuelas o abrir escuelas», sino de permitir que «los distritos locales hagan lo mejor para proteger a las familias locales».

«¿Quién tiene derecho a tomar estas decisiones con respecto a la seguridad? ¿Son los funcionarios estatales de la burbuja del Capitolio o la gente de nuestras comunidades? Ese poder debería quedarse con los distritos, a los que pertenece; los educadores y los padres no necesitan directivas, necesitan buenas soluciones para educar a los niños durante una pandemia», dijo Ingram.

El lunes, la resolución de Dodson, juez de circuito del condado de Leon, donde está la ciudad de Tallahassee, la capital de Florida, había hecho lugar a la demanda interpuesta por la FEA, que argumentó que el gobernador Ron De Santis “presionó” la apertura de las escuelas bajo la amenaza de retirarles fondos estatales si no lo hacían.

La petición presentada por el sindicato formaba parte de una demanda judicial que busca bloquear definitivamente la orden de emergencia del secretario de Educación, Richard Corcoran, de comenzar clases presenciales este mes en las escuelas públicas.

El fallo de Dodson precisó que “los acusados esencialmente ignoraron el requisito de seguridad escolar al exigir la apertura de escuelas tradicionales en todo el estado para recibir fondos ya asignados».

Asimismo estableció que «la reapertura de las escuelas en todo el estado durante el mes de agosto de 2020, sin que las juntas escolares locales tengan la oportunidad de determinar si es seguro hacerlo, pone a las personas en peligro», quienes podrían sufrir «posibles daños irreparables».

Florida, que mantiene su tasa contagios de coronavirus por debajo del 10% desde hace más de 15 días, es la tercera región con más casos en todo Estados Unidos, superada por California y Texas, y la quinta con más muertes por la enfermedad, detrás de Nueva York, Nueva Jersey, California y Texas.

Desde el inicio de la pandemia, acumula 619.003 casos y 11.249 muertes, de los cuales 3.197 y 148, respectivamente, se detectaron en las últimas 24 horas, informó el Departamento de Salud.

En tanto, Estados Unidos se acercaba hoy a los seis millones de casos de coronavirus y se afianza como el país más afectado con una tasa ascendente de contagios.

En concreto sumaba más de 5.94 millones enfermos de Covid-19 y más de 182.000 víctimas fatales.

Fuente: EFE

Continúan los cruces entre el gobierno porteño y el Ministerio de Educación de la Nación por el protocolo para abrir las escuelas públicas y privadas en la Ciudad. El jefe de gobierno Horacio Rodríguez Larreta afirmó este viernes que va a insistir en su propuesta, que apunta al regreso a clase de los estudiantes que perdieron contacto con los docentes. En tanto, el ministro Nicolás Trotta señaló que «no están dadas las condiciones epidemiológicas» para esa actividad en este distrito.

«Vamos a insistir todas las veces que sean necesarias, tenemos que encontrar un punto de acuerdo. Lo hicimos en muchos temas dialogando y trabajando juntos con el gobierno nacional y el de la Provincia», afirmó el titular del ejecutivo porteño.

Durante la conferencia prensa en donde presentó las nuevas condiciones de aislamiento en la Ciudad de Buenos Aires, Rodríguez Larreta explicó que identificaron a 6 mil alumnos con los cuales «perdieron el contacto» y que requieren de «una revinculación con la escuela lo antes posible».

«Es un tema mucho más profundo que el de la conectividad», señaló en respuesta a los gremios docentes que le exigieron distribuir dispositivos electrónicos a los estudiantes en lugar de «ponerlos en riesgo y estigmatizarlos».

Por su parte, la ministra de Educación de la Ciudad, Soledad Acuña, estuvo reunida a la tarde con el titular de la cartera nacional, Nicolás Trotta, en donde le presentó nuevamente el protocolo. «Es un plan de apertura y de puesta en marcha progresiva de la presencialidad en las escuelas. La semana que viene van a cumplirse 100 días de que los chicos y chicas no ven a sus maestros y compañeros. Necesitamos volver a recuperar esos espacios», señaló la funcionaria.

«Nos sentaremos a trabajar las horas que hagan falta para llegar a los detalles que el ministro Trotta considera necesarios para abrir de a poco las escuelas, sobre todo para aquellos que han perdido el vínculo con sus docentes», agregó.

La respuesta del ministerio de Educación de la Nación no tardó en llegar. Si bien Nicolás Trotta aseguró que tienen una «voluntad constante de diálogo», aseguró que siguen sosteniendo que «para abrir las escuelas es necesario que haya nulo o muy bajo nivel de contagio».

En ese sentido, concluyó: «Reafirmamos la necesidad de que los chicos no vayan a la escuela en esta región metropolitana sino redoblar los esfuerzos para que la escuela vaya a esos los chicos».